Ir al contenido principal

Youjo Senki, Volumen X, Capitulo 1

Un nuevo líder


22 de abril, Año de 1940

Kaiserhoff, República de Prusia

Más de doscientas mil personas se habían reunido para oírla hablar. Las primeras filas estaban compuestas enteramente por miembros del partido. Todos estaban vestidos con los uniformes grises que eran casi réplicas de los viejos uniformes imperiales. La mayoría de la gran multitud estaba vestida con ropa de trabajo normal, algunos llevaban poco más que trapos. La Depresión estaba entrando en su tercer año y las cosas sólo estaban empeorando. La gente común estaba sufriendo casi tanto ahora como lo había estado al final de la Gran Guerra. Estaban hambrientos, asustados y desesperados. Estaban listos para escuchar a cualquiera que pudiera prometerles esperanza.

En el escenario de madera subió al podio. Llevaba el uniforme del partido. En su cuello estaba la insignia del Mariscal de los Ejércitos del Reich. En su pecho llevaba la insignia de Asalto de las Alas de Plata, la Cruz Imperial de Primera Clase, el Dragón de Brandenburgo y la Medalla de San Rupert que recibieron todos los veteranos heridos. Había ganado muchas más, pero esas eran las únicas que llevaba en público. En su mano derecha tenía un guante negro. La mano mecánica que cubría funcionaba bien y hasta podía escribir con ella. La mitad derecha de su cara estaba cubierta de cicatrices de quemaduras y tenía un parche en el ojo. Si se viese directamente a su izquierda y vista sólo de perfil, era una belleza. Muchos hombres pensaban que era una tragedia terrible que ella hubiera sido mutilada y desfigurada. Ella no lo hizo. Comprendió lo afortunada que era de seguir viva y atraer a los hombres no era algo que la preocupara.

En el escenario detrás de ella se encontraban sus cinco seguidores más fuertes: Viktoriya Ivanovna Serebryakova, Erich von Rerugen, Matheus Johan Weiss, Hans von Zettour y Conrad Weilburg. Todos, excepto Weilburg, llevaban uniforme. Se paró ante el podio, mirando a todas esas caras expectantes. Todos esos ojos la miraban fijamente. Doscientas mil personas esperaron ansiosamente para escuchar lo que tenía que decir.

"Hace nueve años", empezó. "La Gran Guerra terminó. A la décima hora del décimo día, del décimo mes a las diecinueve treinta y uno, dejamos las armas y acordamos un armisticio. Dos millones de valientes hijos e hijas del imperio habían dado sus vidas para salvar y proteger la Patria. Ganamos muchas victorias y mostramos a todo el mundo nuestro coraje y valor. Los ejércitos imperiales nunca fueron derrotados en el campo. Cedimos sólo por enfrentarnos a números y abrumadores frentes mientras sufríamos traición en la retaguardia".

De la multitud vinieron gritos de acuerdo. Muchos de ellos eran veteranos, muchos más habían perdido a un ser querido en la guerra. Ninguno de ellos quería creer que había sido una causa perdida.

"El Imperio nunca quiso la guerra. Estuve en Norden el día que comenzó la Gran Guerra. Vi con mis propios ojos a los soldados de la Alianza Entente invadir nuestro suelo sagrado. Nunca luchamos por la conquista o el poder, sólo luchamos para defendernos a nosotros mismos y a nuestra amada Patria".

Vítores llovieron de la multitud. Todo el resto del mundo había culpado al Imperio de la guerra. Su propaganda había pintado a su nación como agresiva y militarista, como un mal que debía ser destruido. Pero el hecho es que el Imperio nunca había declarado la guerra a nadie, excepto a la Federación Rusa. E incluso entonces, sólo había sido para prevenir un ataque de ellos. Esta gente sabía la verdad, que había sido el resto del mundo quien había querido la guerra, no ellos.

"¡La Alianza Entente nos atacó sin razón! ¡La República violó un acuerdo de armisticio y continuó la guerra después de acordar la paz! ¡El Reino Aliado nos bloqueó y nos mató de hambre! ¡La Federación Rusa nos invadió sin provocación! ¡Y los Estados Unidos de América declararon la guerra sólo para asegurarse de que obtendrían sus préstamos de los Aliados! ¡Siempre estuvieron decididos a destruirnos! ¡Desde el principio nuestros enemigos estaban decididos a conformarse con nada menos que eso! ¿Y qué pasó cuando, después de ocho años de lucha, después de estar al borde del hambre, después de las revueltas en Ostland, Bohemia, Copenhague y otros lugares?, cuando nos prometieron una paz honorable?"

No tenía que fingir ira o indignación. Incluso después de todo este tiempo, el pensar en lo que había pasado la ponía furiosa.

"¡Nuestros enemigos dictaron los términos de nuestra destrucción! ¡El Emperador fue forzado a abdicar! ¡El imperio mismo se disolvió! Donde nuestra orgullosa nación alguna vez se había erigido, ¡nos tallaron! Ostland, Prusia, Mecklenburgo, Silesia, el Ducado de Copenhague, Baviera, Sajonia, Turingia, Brunswick, Westfalia, Austria, Eslovaquia, Hungría y Renania fueron creados. El Tratado de Orleans no sólo desmembró el imperio, sino que nos dejó desarmados e indefensos. ¡Nos puso reparaciones de guerra imposibles! E incluso nos exigió aceptar toda la responsabilidad de la Gran Guerra. Y cuando nuestros delegados trataron de negociar, se les dijo que firmaran o que renovarían la guerra. ¡Esto no era una paz honorable! Fue nada menos que una total rendición".

Frescas ovaciones rugieron y se vio obligada a detenerse por un momento.

"¿Y desde aquel día vergonzoso qué nos ha pasado como pueblo?" Renania está ocupada por la República y no es más que una marioneta. Se han producido huelgas, revueltas y motines por hambre en todos los rincones de nuestra tierra. Nuestro dinero se ha vuelto inútil, cinco mil marcos ni siquiera te comprarán un pan. ¡Una cuarta parte de nuestra gente no tiene trabajo! ¡En todas partes, los comunistas gritan por la revolución e intentan vendernos a los rusos! ¡Las fábricas están cerrando! ¡Las granjas están fallando! Las personas que han trabajado duro toda su vida ahora no tienen nada! ¡Los gobiernos ilegítimos se sientan en sus manos y pelean mientras los ricos se enriquecen aún más! ¡Y mientras sufrimos, los Aliados nos atacan y nos dicen que sigamos pagando o si no! ¿Por eso nos sacrificamos? ¿Por esto es por lo que dos millones de nosotros morimos?"

Gritos de "No" le respondieron.

"¡Entonces es hora de cambiar las cosas!" Golpeó su puño de metal contra el podio. "¡Es por eso que estoy aquí! ¡Por eso existe el Partido de la Unión Nacional!. ¡Defendemos la Unidad, la Justicia y la Paz!”.

“Mañana, el día de las elecciones, voten por mí como Presidenta de la República Prusiana. ¡Vote a los delegados de la Unión Nacional en el Parlamento! No nos quedaremos parados y veremos cómo nuestra patria se incendia". Ella apretó ambas manos sobre su corazón. "¡Pongan su fe en mí y les juro que les devolveré todo lo que han perdido y más!"

La multitud se levantó y ella fue contestada con gritos de pura alegría. Creyeron en ella y en lo que prometió. Ella era su esperanza para un futuro mejor. Los gritos al azar comenzaron a cambiar y tomar forma. La gente antes que ella comenzó a cantar su nombre.

¡Degurechaff! ¡Degurechaff! ¡Degurechaff! ¡Degurechaff! ¡Degurechaff!

Tanya se quedó ahí y lo vislumbro todo. La adulación, el culto, el amor de su pueblo.

Esta vez lo lograre pensó en sus adentros.

Sonrió y levantó las manos, como si estuviese disfrutando de sus aclamaciones.




Comentarios

  1. Como me encanta este Anime espera Impacientemente su Película.

    ResponderEliminar
  2. Parece que el mosquito se volvio una mosca cambiada.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente. ESTA no se parece a la Tanya original, pero aun no puedo criticar por completo , aun asi , que wen comienxo tuvo ;v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien quiere Unirse a mi Grupo de Youjo Senki ya Somos mas de 167 Mienbros y tambien hay Rikura de la Loli Nazi 7u7 https://web.facebook.com/groups/188756365064156/?ref=bookmarks

      Eliminar
  4. Alguien quiere Unirse a mi Grupo de Youjo Senki ya Somos mas de 167 Mienbros y tambien hay Rikura de la Loli Nazi 7u7 https://web.facebook.com/groups/188756365064156/?ref=bookmarks

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 14?, Palabras del Autor

El rincón de expresión del autor conocido como el Afterword ha comenzado.

Y así debo decir que, este es el decimocuarto volumen del libro para mí. Por lo tanto, mientras pido disculpas a las personas que esperan el Volumen 14, el corazón de Maruyama está lleno de la sensación de que ha terminado el Volumen 14. El siguiente será el Volumen 15~

¿Cómo te sientes después de leer esta historia?

¿Crees que Suzuki Satoru, como MC de una LN, se siente diferente de lo que ha sido Overlord hasta ahora?

La escena de la batalla en este libro podría haber terminado siendo confusa. Originalmente, tal vez hubiera sido necesario decir algo como "por eso lo hizo y así lo hizo", pero yo lo omití deliberadamente. Esta obra realmente supone una gran carga para sus lectores. Tal vez haya fracasado como autor de LN, pero como he dicho muchas veces, personalmente creo que "no importa si no lo entiendes".

Por cierto, mientras mi editor sigue diciéndome "por favor, hazlo más fácil de…

Overlord, Volumen 14?, Epilogo

Epílogo
Había un desierto al suroeste del centro del continente.

Se llamaba el Desierto del Dolor, o tal vez el Desierto de Di Gavorsa, según el gran imperio que una vez estuvo aquí.

Aunque era un desierto bastante extenso, algunas regiones recibían lluvias, por lo que varias razas - y monstruos - vivían aquí. Estaba el Gran Reino de los escorpiones Pabilsag, la pequeña nación de los Genios de Slutarn, y el grupo religioso que veneraba al Dragón de la Luz como su deidad principal -cuya fe era generalizada entre los nómadas- tenía su santuario principal en este lugar.

Overlord, Volumen Alternativo, Capitulo 4, Parte 4

Los ojos de Keeno se abrieron con sorpresa mientras miraba la esfera negra que flotaba sobre la montaña.

Se dio cuenta de que era enorme, incluso desde una gran distancia.

¿Qué era eso? ¿Qué demonios había pasado? Pregunta tras pregunta se amontonaron, pero al final, la más importante era "¿qué clase de poder podría haber creado algo tan aterrador?”