domingo, 20 de septiembre de 2015

OVERLORD, Volumen 5, Capitulo 4


 Parte 1


 (Noveno mes), Día 3, 04:01

Tan pronto como entró en la residencia de Gazef, el cansancio que se había acumulado en su cuerpo lo golpeó a la vez y Brain paso casi todo el día durmiendo. Cuando se despertó, comió una comida ligera y una vez más, volvió a caer en sueño.

Aunque no quería admitirlo, la razón por la que podría obtener esta cantidad de descanso en la casa de Gazef fue debido a la sensación de seguridad. Incluso si supiera que Gazef no sería rival para Shalltear, la casa de su viejo enemigo, considerada para Brain el lugar más seguro del mundo, dio paz a su mente y le permitió descansar.

La luz brillante a través de las persianas cayó en la cara de Brain. La luz del sol se filtraba en sus párpados y lo despertó de su profundo sueño sin sueños.

Abrió los ojos y los cerró de nuevo debido a la luz del sol cegadora, bloqueando el haz de luz con la mano.

Brain se sentó y examinó el entorno como un ratón. La habitación es sencilla y contiene sólo las necesidades básicas. Su equipo estaba tumbado en un rincón de la habitación.

"Esta es la habitación del Guerrero capitán del Reino?"

Con un suspiro de alivio, Brain habló con sarcasmo mientras se estiraba. Con un crujido, su cuerpo rígido se aflojó y su circulación sanguínea regreso a la normalidad.

Dejó escapar un gran bostezo.

"... Ese tipo probablemente deja que sus soldados duerman aquí de vez en cuando. ¿No se sentirán decepcionados con una casa como ésta? "

La razón por la que los nobles vivían vidas extravagantes no se debió únicamente a su amor por el lujo. Era para mostrar y mantener las apariencias.

Asimismo, si su líder estaba rodeado de muebles de lujo, podría alimentar las ambiciones de los soldados y hacerlos trabajar más duro.

"... No, esa es un suposición sin sentido."

Brain murmuró y resopló una carcajada.

Por ahora era la segunda vez que su corazón encontró consuelo después de un choque suficientemente grande como para llevarlo a la desesperación. Debe ser, ya que tenía la tranquilidad para tales pensamientos triviales.

Brain pensó en el aspecto de ese poderoso monstruo y no pudo evitar que sus manos temblaran.

"Como se esperaba…"

No podía arrojar el terror en su corazón.

Shalltear Bloodfallen.

Brain Unglaus, un hombre que dio todo a su espada, ni siquiera pudo llegar a sus pies. Era una existencia de fuerza absoluta, un monstruo entre los monstruos con un aspecto como si toda la belleza de este mundo se hubiese concentrado en un solo lugar. Ella era un ser que poseía verdadero poder.

Sólo imaginarla hacia que el terror penetrara en todo su cuerpo.

Atrapado por el temor a ese monstruo que lo persigue, huyó hasta la capital casi sin dormir o descansar. El temor de Shalltear apareciendo ante él mientras dormía, de su garra en la oscuridad mientras corría en el camino ... estaba dominado por esa inquietud y se movió sin conseguir una buena noche de sueño.

Aunque la razón por la que huyó a la capital era porque esperaba encontrar un lugar con mucha gente que le permitiría ocultarse entre ellos. Aunque él mismo no esperaba que la terrible experiencia de su huida, agotaría su mente hasta el punto en que buscaría su propia muerte.

También podría decirse que su reunión con Gazef estaba fuera de sus expectativas. Tal vez la pequeña esperanza que Gazef le dio causo que Brain active subconscientemente sus pies en dirección a lo desconocido.

"¿Qué voy a hacer ahora ..."

No había nada.

En su mano abierta, no había nada.

Volvió los ojos a su equipo puesto en la esquina de la habitación.

La katana que obtuvo para derrotar a Gazef Stronoff, pero ¿de qué serviría tenerla, incluso si fuera a golpearlo? Con el conocimiento de una existencia que era tremendamente más poderosa que él, ¿qué significado habría en tener peleas insignificantes?

"Tal vez debería trabajar en los campos... al menos eso podría aún significar algo."

Como se rio amargamente a sí mismo, Brain sintió la presencia de alguien de pie fuera de la puerta.

"Unglaus, veo que estás despierto."

La voz pertenecía al dueño de la casa.

"Sí, estoy arriba, Stronoff."

La puerta se abrió y Gazef entró. Vestía de forma segura su equipo.

"Estabas durmiendo muy bien. Me sorprendió."

"Sí, gracias a ti. Estoy apenado."

"No te preocupes por ello. Pero ahora debo volver al palacio. Cuéntame tu historia cuando regrese”.

"... Es una historia horripilante. Usted podría terminar como yo”.

"Sin embargo, tengo que escucharlo. Tal vez con una copa, será más fácil de escuchar... Hasta entonces, trate a esto como su propia casa y ponte cómodo. Para las comidas o cualquier otra cosa que puedas necesitar, pídele a los sirvientes de la casa y va a estar preparado. Y si quieres ir a la ciudad... ¿tienes dinero? "

"... Yo no... Pero si es necesario voy a vender el artículo en mi mano."

Brain levantó la mano mostrando un anillo a Gazef.

"¿Estás bien con eso? Parece bastante caro”.

"Lo que sea."

Originalmente, este artículo también fue algo que él obtuvo con el fin de derrotar a Gazef. Ahora que se dio cuenta de que era en vano, ¿habría alguna razón para atesorarlo?

"Puede ser difícil de vender artículos caros y también toma tiempo preparar el precio de compra. Tome esto con usted”.

Gazef arrojó una pequeña bolsa. El sonido del tintineo metálico resonó desde la bolsa que aterrizó en la mano de Brain.

"… Voy a pedir esto prestado por un tiempo ".



1 comentario:

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top