miércoles, 20 de enero de 2016

Gate: Jieitai Kanochi Nite, Kaku Tatakaeri, Volumen 2, Capitulo 14


Ya era pasada la medianoche. Sin embargo, Piña no estaba en su cama, sino, estaba sumida en sus pensamientos, en su oficina.

No había manera de que ella pueda dormir, si la situación seguía deteriorándose de esta manera.

Ella aún no había decidido cómo tratar con sus fallos o necedades, así que no podía relajarse. La frustración y la preocupación desgarraban su corazón mientras ella agonizaba sobre lo que debería  hacer a continuación.

La habitación que Piña utilizaba como su oficina una vez fue el estudio del anterior conde formal. El mobiliario era de alta calidad, con elementos como una pesada mesa pulida, una silla cómoda, y la habitación estaba llena de la fragancia de pergaminos y tinta.

¿Estas eran las reliquias del anterior Conde? Cosas como monóculos hechos de quitina de insectos, plumas de ave, una campana para llamar a las sirvientas, todo eso estaba mostrado con orgullo en el escritorio. Había una gruesa pila de informes de recaudación de impuestos en un lado de la mesa, así como los registros de la gestión de la tierra y los impuestos, y sí, pensando en eso, ella aún tenía que enviar a un buen hombre para que ayude en el manejo de la Hacienda Formal. Todos esos eran problemas que Piña estaba pensando resolver.
Ella movió la pluma de ave, garabateando varias ideas brillantes en el pergamino, entre esas ideas, escribió más ideas, y luego, las borró de nuevo.

Subrayado en el pergamino estaba: "¿Hay una manera de evitar la ruptura del tratado?"

Sin embargo, todos los hombres de Itami habían escapado.

Si ellos no eran completamente eliminados entre aquí y Arnus, definitivamente volverían a la base y harían un informe. No había ninguna razón para que no lo hicieran.

Si ella quería detenerlos para que no hagan su informe, tendría que capturarlos o matarlos.

Pregunta: si ella enviara a unos perseguidores, ¿podría capturarlos?

Respuesta: No.

Con su fuerza actual de batalla, podría detener a estas personas, que alejaron a un Dragón Flame?

Cuando ella se enteró sobre cómo habían abandonado a su propio líder y huyeron, ellos se  parecían a unos cobardes sin honor. Pero en verdad, ellos claramente tenían el poder para  aniquilar a los caballeros de Piña en cuestión de segundos, así que ella no tenía idea del porqué ellos actuaron de una manera débil. Lo que le preocupaba a Piña era la sospecha de que había otra razón para esto. La paranoia comenzó a llenar su mente, cuando empezó a preguntarse qué otros planes ocultos podrían tener en mente sus enemigos para ella.

Piña había dibujado los rostros de Bozes y Panache en el pergamino, con "estúpida", "idiota" y otras palabras al lado. Al final, ella agarró el estrecho pergamino y trató de pensar.

Ahora sabía que no había manera de evitar que la violación del tratado se vuelva un conocimiento público. El tiempo fluía  hacia adelante, y cuanto más pensaba en ello, parecía más desesperanzador.

Sin embargo, la princesa cogió su  cabeza y murmuró: "No te rindas, no te rindas".

Piña considero algo más. No iba a estresarse a  sí misma con una pregunta imposible como esa. En cambio, debería considerar en cómo compensar sus errores anteriores y reducir el impacto de su lado.

La guerra simplemente era una continuación de la diplomacia, y la diplomacia era como un juego de cartas. Si uno quería enfrentar a un oponente con cartas fuertes, había tres estrategias. Evitar  que el oponente juegue sus cartas fuertes, inducirlo a perder sus cartas fuertes, o ganarle con sus propias cartas  fuertes.

Sin embargo, esas estrategias eran inútiles si uno no comprendía al rival, ya que no se puede  contrarrestar lo que uno no conoce. Lo único que ella podía hacer era retener a su oponente de ganar cartas incluso más fuertes.


Tenemos dos striks en contra. Primero, garantizamos la libre circulación del Jayesdeef, pero nosotros los atacamos. Segundo, hemos capturado a Itami, y lo tratamos como a un prisionero.

Para lo primero, como Aldo dijo, una buena idea sería pedir disculpas lo más rápido posible. No, en realidad sería el mejor movimiento que podemos hacer en ese caso.

Para lo segundo, el Jayesdeef sermonea a sus adversarios, y ellos podrían incluso ser considerados  "chicos buenos", para un valor dado de "buenos”. Si honestamente explicamos que esto fue un error de comunicación, puede ser que nos traten amablemente. En el mejor de los casos, no perderíamos nada en absoluto   .

Sin embargo, las disculpas y la expiación que le darían a la otra parte era una valiosa oportunidad  por explotar. Por ejemplo, la idea de que ellos puedan pedir una compensación u otras cosas era la fuente de la preocupación e inquietud de Piña. No había manera de que ellos puedan rechazar cualquier exigencia del JSDF, que tenía tal abrumador poder de combate y capacidad destructiva.

Piña estaba dispuesta a negociar con el JSDF, porque había visto su poder con sus propios ojos.

Sin embargo, la autoridad de Piña la limitaba a ser una intermediaria. ¿Podrían los diplomáticos del imperio entender el terror de estos opositores? ¿El emperador y sus asesores lo entenderían?

Piña estaba empezando a descubrir en este momento, que sólo ella, en todo el  Imperio, sabía a lo  que se enfrentaban.

En el pasado, Piña creyó que la difícil línea del Imperio, la imperialista negociación política, junto con la amenaza de su poder militar, era una estrategia fiable. Los jóvenes diplomáticos   hábilmente debatirían con sus homólogos y producirían una larga lista de demandas que el enemigo no podría negar, y al final, obligarían al enemigo a arrodillarse. Estas escenas habían llenado su corazón de alegría.

Pero si ellos intentaban estas tácticas con el Jayesdeef...

"Me duele el estómago de nuevo...”

Piña tomo una nueva hoja de pergamino y comenzó un informe para su padre, el emperador Molt. Ella escribió que el enemigo poseía un poder sin precedentes y una temible capacidad de lucha, y describió todo lo que había visto y oído hablar de ellos. Sin embargo, a medio camino, Piña no podía seguir escribiendo, y al final, terminó trazando líneas al azar en el informe, incluso rompió la  punta de su pluma mientras hacía eso.

"¿Quién tomaría este cuento de hadas en serio? Ni siquiera un idiota lo creería! "

Después de todo, ella apenas podía creer lo que estaba escribiendo.

Ella se preocuparía por el informe más adelante. Por ahora, sólo quería hablar de sus planes para el futuro con Hamilton.

"Para empezar, tenemos que decidir cómo tratar con Itami."

Actualmente, Itami estaba durmiendo dentro de esta mansión.

Si él está dispuesto a hacerse el tonto y guardar silencio, podemos reducir nuestras pérdidas. No, si esto funciona, podríamos llegar a tener un as bajo la manga.

Entonces, La pregunta era cómo persuadir a Itami para que se callara. ¿Con que podrían sobornarlo? ¿O tal vez podrían utilizar el hecho de que él es un hombre y seducirlo? O tal vez, sobornarlo y seducirlo?

Pero entonces, había otra pregunta - ¿quién iba a cargar con esa tarea?

Por supuesto, Piña había considerado encargarse de esa parte ella misma. Sin embargo, Itami no  era más que un simple comandante de unos diez hombres. Incluso si él encabezara una unidad de fuerzas especiales, en el Imperio él sería un centurión, a lo mucho. Un comandante humilde como él ciertamente no valía la pena para su cuerpo. El regalo de una princesa imperial estaría reservado para una persona de un rango más alto.

Entonces, ¿quién debería ir?

Hamilton podría ser la adecuada para esa tarea. Ella tenía experiencia con los hombres, y debería  ser hábil con ellos. Sin embargo, ella era una asesora importante para Piña, y si el tiempo necesario para la interacción se prolongara demasiado tiempo, sería demasiado tarde para lamentar su elección. Así que Hamilton estaba fuera.

Mientras pensaba, los nombres de Bozes y Panache aparecieron en su mente.

Como ellas habían creado este lío en primer lugar, era lógico que cuiden de él.

Más al punto, las dos eran muy adecuadas para este tipo de trabajo. En cuanto al porqué, obviamente, era por su apariencia. El cabello de Bozes parecía que había sido hilado con oro puro, y ella era la prestigiosa hija del Marqués Palesti.

Panache era la hija del barón Kalgi, y aunque ella no era de un rango social más alto que Bozes,   tenía ojos temibles, y la combinación de su presencia y apariencia era inmejorable. Si ella usara a esas dos como una trampa de miel, ningún hombre en la tierra debería ser capaz de resistirse a ellas.

A pesar de que era una pérdida utilizarlas en una pequeña fritura como Itami, cuando   consideraba la gravedad de la situación, una elección como ésta era necesaria.

Piña decidido no preocuparse por la última pregunta - si esas dos tenían la personalidad necesaria para tal tarea. Ella ya había decidido que era un plan perfecto, y estaba decidida a hacerlo. En cualquier caso, la decisión de dar órdenes necesarias la hacían sentir un poco más segura.

Y así, Piña sonó la campana sobre la mesa.

Para calmarse, bebió un poco de té aromático. En ese momento, las velas parpadearon en una pequeña brisa.

Una sirvienta de repente apareció, desde algún lugar fuera del campo de visión de Piña, levantando su falda con ambas manos, con el fin de hacer una reverencia, con una ligera flexión de sus rodillas. Piña aceptó el gesto de respeto, con un gesto regio.

"Su Excelencia, ¿qué quiere de mí?”

"Mm, ve a traer Bozes y Panaché   ."

"Pero ellas están durmiendo, milady."

"Y qué? despiértalas.

"Entonces iré ahora."

La sirvienta dejo el estudio con esas palabras, y Piña se levantó de su asiento. Mientras esperaba a que ellas se presenten, puso en orden el escritorio. En particular, ella rompió el trozo de pergamino que contenía nada menos que halagüeñas observaciones de Panache y Bozes.

♦ ♦ ♦

La primavera finalmente había llegado para Kurata.

Una alta chica elfo, una tranquila y sin expresiones chica mágica, una madura y oscura sacerdotisa onee-san en un cuerpo de Loli... ¿por qué todas las chicas que conocemos en la Región Especial son del tipo de Itami? GM, quiero volver a empezar esta mazmorra! Todas las quejas y rencores que había estado conteniendo en su corazón hasta ahora, se dispersaron en un solo momento.

Después de todo, los tipos de chicas que a él le gustaban finalmente aparecieron. No importaba cómo mirabas esto, Kurata estaba teniendo problemas para suprimir por completo la emoción en su corazón - no, él tenía una sonrisa tonta en su rostro. Sin embargo, tenía miedo de ceder a sus deseos y abalanzarse sobre esta gente podría conducir a terribles consecuencias, así que se obligó a mantenerse quieto.

En particular, era Persia, la sirvienta con gafas y orejas de gato, quien capturó su atención.

Ella no era una linda y pequeña chica gato Loli, más bien, era como un tipo de pantera o leona onee-san.

Llevaba gafas quevedos, pero incluso eso, y sus dos ojos felinos, no podía ocultar la imagen fresca que daba, y había un especial tipo de sentimiento acerca de sus maduras y sensuales proporciones, que parecía que apenas podían encajar en su uniforme de sirvienta.

Y a diferencia de las sirvientas de los cafés Akihabara, o los salones de pachinko, ella era diferente de las  habituales exhibicionistas asistentes cosplay. Ella no llevaba uno de esos trajes eróticos de sirvienta, que lascivamente mostrarían su cuerpo, sino, un conjunto adecuado de ropa de trabajo. Esas apretadas-encajadas ortodoxas ropas de sirvienta emanaban la verdadera esencia de servidumbre.

Mientras observaba a su ideal sirvienta-gato cuidar de Itami, Kurata no podía dejar de quejarse, "Ahhhh, estoy tan malditamente celoso, bastardo afortunado, apúrate y presentamela o voy a poner un tope en tu trasero!” (Cabe señalar que no se recomienda disparar a uno de tus aliados en sus nalgas.) "

Itami sonrió al oír a Kurata, y decidió tirarle un hueso (calmarlo). "Hey, Kurata, esta joven de aquí es Persia-san. Persia-san, él es mi subordinado, Kurata. Espero que se lleven bien”.

Esa presentación fue la pistola que da comienzo a una carrera para Kurata, e inmediatamente apuro su boca.

"Mi-mi nombre es Kurata Takeo! Encantado de conocerte! ", seguido por un saludo nervioso. Sin embargo, sus balbuceos se ganaron un curioso "Nya?" de ella, seguido por una sonrisa.

Esta era la primera vez que Persia veía a un hombre expresar tal admiración pura por ella.

Como una persona-gato de sexo femenino, Persia estaba orgullosa de su apariencia. Ella no era un   adorable gatito, era más como una leopardo maduro, y ella adopto su naturaleza femenina como una fuente de atracción. En el pasado, hubo muchos hombres que la miraban con ojos lascivos, llenos de deseo, y también muchos hombres sintieron su naturaleza bestial y retrocedieron con miedo.

Sin embargo, Kurata era diferente de ellos.

Una autora una vez escribió, "Los gatos y las mujeres tienen un instinto para saber si los hombres tienen buenas intenciones acerca de ellas." Persia, al ser un felino y una mujer a la vez, ilustraba perfectamente ese punto, y, naturalmente, ella podía sentir los verdaderos sentimientos de Kurata.

Por supuesto, sus intenciones no eran del todo puras, pero esta era la primera vez que ella se    encontraba con unos sentimientos tan intensos como los de Kurata, ardiendo como una hoguera, y la conmovieron. Y así, esos dos se cayeron bastante bien, y había una buena química entre ellos.

Al igual que Kurata y Persia, las otras sirvientas de la Casa Formal se llevaban bien con los soldados JSDF.

Aunque estaba en medio de la noche, la Casa Formal aún era una casa noble. Los visitantes de una casa noble tenían que ser entretenidos, por lo tanto, las sirvientas trajeron té y aperitivos para sus huéspedes, que no fueron invitados. Los soldados JSDF técnicamente eran  intrusos, pero no parecían estar charlando con las sirvientas como tal.

El marcialmente inclinada Kuribayashi parecía haber encontrado un alma gemela en Mamina, la Conejo - Guerrero. Como los protagonistas de las películas de acción para hombres, ellas tenían una admiración mutua, Mamina había visto los movimientos de Kuribayashi durante la batalla de la noche anterior, y ella la admiraba por eso.

Lelei, por otro lado, estaba interesada en la Medusa Aurea, así que se acercó para inspeccionarla cuidadosamente, incluso fue tan lejos como para tocar los retorcidos tentáculos ,que se parecían a  mechones de cabello- serpiente, de Aurea. Lelei jadeó con asombro. A lo largo de la historia, las  Medusas fueron perseguidas por la humanidad debido a sus hábitos desafortunados, y ellas eran una especie en peligro en este mundo. Esta era la primera vez que Lelei se encontraba con una medusa, fuera de sus libros de historia.

Rory, por el contrario, quedó atrapada,  tratando con la jefa de sirvientas, que era una fiel seguidora de Emroy. Rory sentía que simplemente no podía dejar a un lado a la jefa de sirvientas,  después de ver su seria respuesta, así que tuvo que explicarle el mensaje de Emroy.

Mome, la sirvienta humana, estaba pegada a Tuka, molestándola con preguntas sobre los jeans y la moderna blusa-T que llevaba puesta, preguntándole cosas sobre donde podía comprarlas y así sucesivamente. Tuka sólo podía darle las respuestas dentro de su conocimiento, que estaba  limitado en gran medida sobre cómo se sentían y así sucesivamente. Las sirvientas estaban    impresionadas y sin palabras por el elástico, pero cómodo material. Tuka sonrió amargamente y comentó que usar ropa de este tipo, que mostraba su cuerpo, la hacía sentir un poco incómoda a veces.

Por su parte, Itami informó a Tomita y a Katsumoto sobre la situación actual, antes de discutir sus planes futuros. Después,  se dieron cuenta de que la situación no era crítica, llegaron a la conclusión de que no había necesidad de forzar una vía de escape.

♦ ♦ ♦


 En ese momento, Bozes, bajo las órdenes secretas de Piña, había llegado a la puerta de Itami, con una expresión de dolor en su rostro. Sin embargo, nadie la escuchó tocar la puerta.

Como Bozes estaba nerviosa, su tocada podría compararse precisamente con acariciar suavemente la puerta.

Ella esperó silenciosamente en el pasillo oscuro por algún tipo de reacción.

Ella continuó esperando, en frente de la silenciosa puerta sin respuesta.

Mientras esperaba, ella comenzó a preocuparse por si alguien la miraba, así que miró de derecha a izquierda, antes de tomar una respiración profunda y exhalar para aliviar su tensión. Incluso entonces, ella aun no podía reunir el valor necesario para abrir la puerta.

"Ve a seducir a Itami." Para Bozes, esa orden bien podría ser una sentencia de muerte.


Como una hija noble, ella siempre se había preparado para la eventualidad de que algún día, ella se casaría para beneficiar a su familia o por razones políticas.

Ella estaba familiarizada con la idea de que, como una hija noble, podría ser llamada para que les dé la bienvenida a los invitados y atraparlos con su cuerpo.

Ella también tenia muy claro acerca de cómo las incontables herederas de todo el Imperio tuvieron que casarse con personas que eran completamente diferentes a los caballeros en una brillante armadura con las que ellas soñaban. No importa qué tan lujosamente vivieran después de eso, esta sólo era una manera bonita de describir una forma de transacción. En verdad, como    había gente que estaba muriendo de hambre y congelandose en este mundo, esto podría ser considerado como un objetivo, o tal vez, un deber, para aquellas que quieran llenar sus barrigas y vestirse bien.

Pero lo más insultante era  que ella iba a tener que entregarse a Itami.

En sus sueños, Bozes imaginaba que ella iba a saludar a un duque, que sería un joven oficial de una nación enemiga, mientras vestía un elegante vestido, y disfrutaba de un emocionante debate intelectual con él, por el placer de una esgrima verbal con un igual.

Armada con sus mejores armas (sus joyas), vestida con su armadura más fuerte (el vestido) y envuelta en un fragante perfume, ella haría juegos de amor con él.

Ella lo tentaría con su cuerpo voluptuoso y embobaria su mente con su olor, con cada movimiento diciendo "¿me quieres? ¿Quieres tenerme? Puedo darte mi cuerpo, pero si lo quieres, vas a tener que entregarte a mí... "y así sucesivamente, provocándolo y seduciéndolo hasta que su pareja se entregue por completo a ella, y luego, harían dulcemente el  amor en una cama de rosas.

Pero sus sueños eran sólo sueños, y la realidad era que la cama de Itami sería su campo de batalla. No iban unirse en un choque de espadas, ni siquiera serían capaces de desarrollar sentimientos el uno por en otro, y ella ya lo había reprendido con su lengua, antes de pisarlo y patearlo. Ella había entrado en shock cuando se enteró de la verdad.

Y si esto era una batalla, entonces ya no había igualdad de condiciones. Después de todo, su cuerpo estaba prácticamente expuesto a él. Ella se había aplicado una gruesa capa de polvo para cubrir el corte en su frente, se había vestido a sí misma con un camisón revelador, que había conseguido de alguna parte, y su cabello era un lio. En este estado trágico, ella era poco más que una prostituta esperando la hora para que su burdel se cierre.

Ya sea física o emocionalmente, ella estaba derrotada. ¿Con qué tipo de cara iba a saludar a Itami? Tal vez, después de que ella entre a la habitación, debería  pedirle perdón y ofrecerle su cuerpo como una muestra de su sinceridad.
  
Los hombres no eran criaturas que honrarían un alegato como "¿Podrías ser amable?", Después de que una se metiera a la cama con ellos. Si ella no consiguia al menos asegurar su bondad como una promesa, antes de que se entregue a él, no sería probable que él la escuche, una vez que la posea. Entonces, ¿para qué se estaba vendiendo a sí misma con tanta prisa?

Ella supuso que la tarea de derribar a Itami, el personaje-jefe, quedaría en manos de Panache, que vendría tras ella. Bozes no era más que un aperitivo para disculparse y pedirle perdón, sacrificándose para anular el terrible error que había cometido. Como un paño utilizado para limpiar las manchas, si se tratara de una seda fina o trapos de cutre, ella sería utilizada y desechada rápidamente.

Mientras pensaba en esto, su corazón le dolía tanto que quería llorar. Pero no podía, no ahora. Si lloraba, sus ojos iban a enrojecerse e hincharse, y arruinaría su aspecto, que era su arma. Por supuesto, había hombres en este mundo que les gustaba ver a las mujeres llorar, pero ella tendría  que esperar hasta que este frente a él, antes de llorar sus hermosas lágrimas. Y así, la humedad lleno la esquina de sus ojos, quedándose allí, y no cruzo por sus mejillas.

El pasillo estaba en silencio, y detrás de ese gran conjunto de puertas dobles estaba el dormitorio. No había otra puerta que intervenga en el dormitorio. La intención de los diseñadores era   asegurarse de que el ruido del pasillo no moleste a nadie dentro.

Y así, Bozes finalmente reunió el valor suficiente para abrir la puerta, y caminó hacia la separada puerta en la parte más profunda de la habitación de invitados, la que había cobrado mucha importancia en su mente durante un tiempo, con la intención de ir a donde estaba Itami.

Bozes entró en silencio y se acercó al dormitorio. Su plan era silenciar a Itami con los placeres sensuales de su cuerpo, antes de que sus sentidos de presentimiento lo despierten.

Sin embargo, cuando abrió la puerta más interna, lo que la saludó fue un animado ambiente alegre.

La habitación estaba bien iluminada con velas, y las sirvientas estaban charlando y tomando el té con los soldados del otro mundo.

Peor aún, nadie parecía haberse dado cuenta de la presencia Bozes.

"..."

Ella fue ignorada.

"......"

Ella fue pasada por alto.

"........."

Ella era tan importante para ellos, como el aire.

"Gggg....”

He trabajado muy duro para reunir mi resolución, ¿y así es como me tratas?

¿Cómo te atreves a ignorarme a mi, Bozes, la segunda hija de la Casa Palesti?

Que grandes agallas tienes.

¿Te estás burlando de mí por ser un trapo que vas a tirar después llenarme con tu semilla?

Por supuesto, ella no llegó a decir eso, pero su rápido crecimiento de histeria llenaba sus espacios en blanco. Como mujer, ella no podía tolerar el insulto de ser pasada por alto.

La única manera de ventilar su ira dentro de ella, era hacer trabajar sus dos manos.

Aunque es poco profesional  describir los siguientes eventos con unos efectos de sonido al estilo manga, espero que los lectores me perdonen por escribirlo en esta forma. Inmediatamente después de eso, ella hizo lo siguiente:

Tsukatsukatsukatsukatsukatsuka bofetada!

♦ ♦ ♦

Además del derecho ojo negro de ayer, ahora había la impresión de una palma de color rojo brillante en el lado izquierdo de su rostro. Además, parecía que una especie de gato con cinco garras lo había arañado en ambas mejillas. En verdad, la cara de la víctima era la imagen de una  tragedia.

"Eso... ¿qué diablos pasó?"

Después de la gran perturbación en medio de la noche, que casi había volteado el techo de la casa, los miembros del JSDF ahora estaban parados delante de Piña, junto con Bozes, que había sido arrastrada ante ella, así como las sirvientas de la casa.

La Imperial Princesa Piña ahora se sentía como si hubiera tragado una piedra ardiente, ocasionándole un dolor ardiente en su abdomen, y luego, pidió una explicación del porqué había más lesiones en el rostro de Itami. Ella estaba espantada rígidamente, por supuesto, pero teniendo en cuenta sus circunstancias, tenía que preguntar.

"¿Quién más podría haber sido, sino ella ~ nya?"

"Ara, pero todos ya sabían eso, ¿verdad, señorita Persia?"

Después de que Kurata siguiera sus palabras, Persia llevó a las sirvientas a un lado.

"El moretón en el ojo derecho ya estaba allí, no tiene nada que ver con este momento."

Después de su testimonio, Rory, Lelei y Tuka se alejaron del grupo.

Los únicos que se quedaron fueron Bozes, sus manos estaban apretadas en su espalda por Kurata y Kuribayashi.


Bozes bajó la cabeza. "Eso, fui yo", ella dijo, con una voz tan fuerte como el zumbido de un mosquito.

El suspiro de Piña fue más profundo de lo habitual, hasta el punto en que todos en la sala pudieron oírlo.

No era sólo su estómago lo que le dolía. Piña agarró su cabeza, que se sentía como si fuera a explotar.

"¿Cómo voy a encargarme de esto...?"

"Bueno, sobre eso, llevaremos al teniente de regreso. Dejaremos que ustedes manejen el resto a su gusto. Nos iremos en la madrugada”.

Tomita dijo eso, para lavarse las manos de cualquier enmarañada responsabilidad. Él no tenía idea de lo que estaba pasando por la cabeza de Piña. Para él, todo lo que había visto fue a una chica que le gustaba golpear a Itami.

Pero la forma en que Tomita dijo eso: "Haz lo que quieras", sonó como un ultimátum para Piña.

Y cuando Lelei lo tradujo, su llano tono sin emoción lo hacía parecer aún más como una amenaza.

"Eso... eso es muy preocupante...”

Piña no podía dejar ir al tercer reconocimiento de esa manera, así que estaba buscando formas y medios para mantenerlos aquí, mientras decía "¿Qué hay sobre desayunar con nosotros?", "Por favor, acepte nuestra hospitalidad", y así sucesivamente.

Kurata se paró a un lado y le explicó en tono de disculpa, "En verdad, el teniente Itami ha sido llamado para abordar el Régimen Nacional, así que tiene que regresar a su país el día de hoy."

La traducción que Lelei usó tenía unas palabras ligeramente diferentes, y por lo tanto, el significado cambió.

"El Teniente Itami ha sido llamado por el Senado Nihon, y debe regresar hoy."

Cuando Piña oyó esto, tenía una expresión en su rostro, al igual que "El Grito" de Edvard Munch.

En el Imperio, sólo las personas con líneas de sangre y oficios de súper-élite se les otorgaban entrar en la Cámara del Senado. Una persona colocada en una posición alta tendría la oportunidad de dirigir el Estado y convertirse en un líder de hombres. Incluso si uno fuera un oficial de bajo rango, ellos estarían autorizados a informar a los senadores sobre la marcha de la guerra, e incluso podrían tener la oportunidad de dirigirse directamente al propio Emperador.

Y una vez que Piña supo que Itami había sido llamado para hablar ante su Senado, ella inmediatamente lo confundió, pensando que era parte de la élite de Japón y un hombre importante en su país.

Y pensar molestamos a una persona tan importante... si esto empeora, el Imperio estará condenado, tengo que pensar en algo rápido...

En ese momento, Piña inmediatamente hizo una decisión.

Ella apretó los puños y se levantó con fuerza, para expresar su determinación.

"Entonces, le ruego que me permite viajar con ustedes!"

Traducido por Nando



14 comentarios:

  1. gracias por la traduccion.... primero... nando bendíceme... gracias por traducir esta novela que es muy buena y lo mejor que ya esta terminada y sera traducida por tu mano... no se puede pedir mas jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nando por cierto... con que frecuencia vas a traducir esta novela??

      Eliminar
  2. Nando Sama Queria lo sig Desde overlord nose si se acuerde de mi y de maou no hajimekata queria saber si no le interesaba Traducir una Novela que esta Llena De zukulencias aca esta el link del manga y la novela apenas van en el cap 4 en una pagina que encontre http://www.tumangaonline.com/listado-mangas/manga/11766/Himekishi+ga+Classmate%21

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mm no me acuerdo xD , solo pon el nombre de la novela y en español y ahí te sale :v

      Eliminar
    2. Cuando tengas el Link me dicespor aquí.

      Eliminar
  3. Gracias mando por la traducción y que la zhukulensia sea contigo

    ResponderEliminar
  4. Luego de ver esa imagen prefiero mas las chicas bestia del manga.

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top