sábado, 23 de enero de 2016

Gate: Jieitai Kanochi Nite, Kaku Tatakaeri, Volumen 2, Capitulo 15


En el "País de nieve", por Kawabata Yasunari, había una línea que decía:

"Después del largo túnel en la frontera esta un país de nieve."

Este describía cómo la oscuridad de un túnel de repente se volvía un paisaje nevado de blanco puro, y lo que lo convirtió en la más famosa de todas sus obras fue cómo el autor describía la escena tan vívidamente, que el lector podía sentir que había sido transportado a la novela.

Pero si uno quisiera aplicar esa misma forma de hablar a la experiencia de pasar a través del "Gate", sería imposible. 

Normalmente, nadie se movería si ellos estaban caminando por Ginza, y de repente, vieron el paisaje natural expandiéndose ante ellos.

Sin embargo, ahora había una carretera de asfalto entre la región especial y Ginza, donde estaba el "Gate “, y el "Gate" mismo estaba rodeado por un domo de concreto, así que cualquiera que emergiera de cualquier lado del Gate sólo vería un monótono paisaje gris.

Además, las amplias medidas de seguridad establecidas en torno al "Gate "- incluyendo las huellas dactilares, palmares, biométricas y escaneos de retina - formaban innumerables capas de barreras ante la entrada, y estos procedimientos molestos matarían cualquier romanticismo que el viaje pudiera tener.

Además, cada vehículo que entraba y salía de la Región Especial era sometido a una desinfección a fondo, antes de poder continuar.

Después de salir del domo de concreto, uno podía ver varios edificios recién construidos, así que su nueva pintura aún no había tenido la oportunidad de secar. Alrededor de esos edificios estaría  la fortaleza estrella de seis direcciones, envolviendo todo el sitio en una sólida fortificación defensiva.

Fuera de la fortaleza estrella , en los alrededores de la colina Arnus, el terreno estaba reformado en algo que podría haber salido de un manual de tácticas defensivas campales, con trincheras de comunicación y todo tipo de obstáculos, lleno de una cantidad de cadenas unidas formando cercos  y búnkeres de concreto que podrían ser considerados "paranoicos". Todo eso le negaba la entrada   a cualquiera que intente acercarse.

Había un tramo de árboles al sur de la colina Arnus.

Este era el lugar de la Comunidad Viviente de Arnus, donde vivían Lelei y los otros refugiados del pueblo Coda. A pesar de que estaban rodeados por el bosque, los árboles en la Región Especial parecían casi los mismos que los de Japón, así que probablemente nadie más que un botánico entrenado podría notar la diferencia.

En el este de la colina, estaban construyendo una pista de aterrizaje y hangares.

Ellos ya habían establecido un campo de aviación en miniatura, en una de las esquinas de la base, y en el interior se podía ver estacionados varios F-4 aviones Phantom.

Probablemente nadie se movería después de pasar a través del "Gate ", dado el amplio desarrollo de los alrededores.

En verdad, pasar por el Gate era menos emocionante que visitar un determinado parque temático basado en el ratón americano. Ellos probablemente estarían muy decepcionados.

 Aun así, no era como si el JSDF careciera del sentido de la diversión o de aventura, sólo que para  una persona normal, un parque temático sería mucho más cómodo que una base de guarnición como esta. Para los militares, que ya estaban acostumbrados a los estériles y aburridos alrededores de una base militar, este era un lugar simplemente cotidiano, pero para los civiles,  sería como entrar en otro mundo que se sentía mal, en un sentido.

Se podría decir que ahora no había diferencia en el paisaje a ambos lados del "Gate”.

Debido a eso, para Piña Co Lada y Bozes Co Palesti, la colina Arnus era como otro mundo para ellas.

Piña había hecho una solicitud con respecto a la violación del tratado - ella había pedido disculpas personalmente al Coronel Kengun y a los otros funcionarios de alto rango en persona. Itami lo aprobó, y estaba conforme en llevarla con él.

Dicho esto, Itami no tenía tiempo para esperar a Piña y a sus seguidoras, para que lo alcancen lentamente a caballo. Por lo tanto, Itami había añadido otra condición: "Sólo tú y otra seguidora se les permite viajar en el HMV con nosotros". En verdad, Itami esperaba que ellas se desalentaran y se dieran por vencidas.

La respuesta de Piña fue asignarles a Bozes y Panache la seguridad de Itálica, mientras que Hamilton podría servir como un enlace y actuar como la representante de la  Casa Formal. Ella anunció "voy a ir yo misma" de una manera decidida y segura.

Sin embargo, ellas no podían dejar que su princesa camine sola en el campo enemigo. Bozes y Panache discutían sobre quien la acompañaría, y Piña finalmente eligió a Bozes para que la siga. Después de empacar sus cosas a toda prisa, ellas abordaron el HMV de Itami.

Con la alta velocidad del HMV, ellas rápidamente llegaron a Arnus.

El paisaje ya no era familiar para Piña y Bozes.

Lo que antes había sido una colina desnuda, ahora era una fortaleza.


 Un vuelo de tres helicópteros en una misión de entrenamiento saludó a Piña, mientras giraban por encima y  volaban en curso para aterrizar en la tierra. Sus potentes motores crearon una poderosa  corriente descendiente que parecía barrer la superficie limpia.

El tercer reconocimiento conducía por la carretera recién construida, entre la arena y el polvo volando.

Después de pasar la OPL (Piquete de Puesto de Avanzada), entraron en el territorio controlado por el JSDF.

El gran espacio al que acababan de entrar era llamado FEBA (Primera Línea del Área de Batalla), que era utilizado como un área de entrenamiento y práctica. Al mismo tiempo, era un cementerio para los numerosos cadáveres wyvern, también era el lugar donde los hijos de los refugiados del pueblo Coda se ponían a trabajar.

Lo primero que Piña vio fue las tropas JSDF formadas en escuadrones, con un abanderado a la cabeza sosteniendo su bandera de unidad por encima de sí mismo. Ellos estaban diciendo varios    hechizos mágicos misteriosos, que ella no podía entender, mientras corrían en la dirección opuesta del convoy y pasaban rápidamente.

"Un Vado Modelo A y un tanque lleno de gasolina!"

 "La mano llena de vaginas y la boca llena de traseros! (Oshe khe rikho)

 "Griten!" "Uno, dos!"

"Griten!" "Tres, cuatro!"

 "Griten!" "Uno, dos" (con un ritmo pausado de dos segundos y medio) "TRES Y CUATRO!"

... al menos, así era como sonaba el conjuro arcano para los oídos de Piña, cuando los hombres corrían pasando el convoy.

La velocidad del vehículo los dejó muy atrás, pero antes de que Piña pudiera darse vuelta para mirarlos, las estructuras de varios edificios fueron vistas por el lado de la carretera.

El JSDF había considerado la posibilidad de una pelea callejera durante una teórica invasión de la capital imperial, así que le habían pedido el Maestro Kato suministrar planos de una construcción  residencial promedio en la ciudad.

Ellos habían convertido estos planos en maquetas de edificios imperiales, que los soldados utilizaban para practicar sus tácticas de combate urbano.

Inicialmente, Piña no tenía idea de lo que estos soldados estaban haciendo.

En la Región Especial, la forma más común de ataque era tener a la  infantería o caballería cargando cerca a los cuarteles del enemigo mientras gritaban "Waaaaagh!”, o algún otro grito de guerra espeluznante.

Una vez que hacían contacto, cada hombre se valía por sí mismo. Derribaban al enemigo delante de ellos con espadas, lanzas o escudos golpeadores. A diferencia de las tribus bárbaras en la frontera, el Ejército Imperial no permitía que sus legionarios luchen  por sí mismos. En cambio, sus centuriones mantenían el orden y rotaban a los hombres en la primera línea de la formación hacia  la parte trasera cuando se cansaban. Su enemigo lucharía hasta que se cansara y luego ellos los derrotarían, pero el Ejército Imperial siempre tenía sus tropas más frescas en la primera línea, mientras que los cansados y heridos se recuperaban en la parte trasera.

Esta táctica de combate básico seguía siendo la misma, ya sea que lucharan en las llanuras abiertas o en las densas calles metropolitanas. El trabajo del comandante era elevar el espíritu de lucha de los hombres, entrenar sus habilidades de combate, y conducirlos a la victoria sobre el enemigo.

Sin embargo, el JSDF era diferente. Ellos no usaban escudos, ni tampoco hacían una densa  formación testada. Ellos se esparcían en una esprintada, se detenían y se colocaban boca abajo, a la vez que se comunicaban con gestos manuales. Ellos eran una unida-cercana y bien aceitada máquina que cambiaba entre la quietud y el movimiento con una gracia fluida.

Al mismo tiempo, levantaban duelas de metal en todas las direcciones. Parecían erizos.

¿Qué diablos están haciendo? Piña inclinó su cabeza mientras pensaba, pero no pudo encontrar una respuesta.

"Todos están sosteniendo bastones, como Itami. ¿Podría ser que todos los soldados del Jayesdeef son magos? Si ese es el caso, ¿ese será el secreto de su poder? "

Bozes respondió la pregunta de Piña con una pregunta propia "Pero los magos son raros, ya que la magia es una habilidad especial. Entonces, ¿significa que el Jayesdeef puede producir magos en grandes cantidades? "


Piña podía imaginar cómo esas varas podrían derribar al enemigo con rayos de luz abrasadora. Después de eso, ella entendía el por qué estaba entrenando el Jayesdeef; sus movimientos estaban calculados para ocultarse y responder a los propios movimientos de los enemigos, con el fin de encontrar a su enemigo y matarlo en cualquier ambiente o entorno.

Incluso si ellos fueran emboscados hacia los rincones oscuros, incluso si fueran disparados desde las altas ventanas altas por los francotiradores, incluso si ellos estaban flanqueados por ambos lados por la caballería imperial, antes de que las tropas enemigas puedan cerrar la distancia con el    Jayesdeef, se convertirían en queso suizo por el fuego de esas varas.

"No, estas varas de metal no son mágicas. En su lenguaje, son armas llamadas 'pistolas ', o "armas pequeñas". "

Al lado, Lelei negó la respuesta de Bozes.

"El Jayesdeef utiliza estas armas como la base de su capacidad de lucha. Con el fin de hacer pleno uso de sus armas en el combate, ellos han formado y desarrollado sus habilidades hasta este nivel”.

"¿Son armas? Es decir, ¿son como nuestras espadas o arcos? "

"Sí. El principio es simple. Ellos encantan un pedazo de plomo con magia explosiva, lo sellan  dentro de un tubo de metal, y luego dejan que el plomo vuele libremente”.

Al inspeccionar los montones de cadáveres wyvern en el campo de batalla, ella había encontrado varios agujeros enormes en los cuerpos. Una inspección más cercana a sus escamas destrozadas, reveló trozos de plomo y otros fragmentos. Trabajando atrás de allí, Lelei había deducido el mecanismo de las armas de fuego, analizando cuidadosamente lo que había visto, oído y aprendido.

La visión de Piña de repente se puso borrosa al oír esto. "Así que no es magia, ¿sino un arma? Así que, como los seres humanos pueden hacer este tipo de armas, ¿ellos los han distribuido a todos sus soldados? "

"Exactamente. Pueden armar cada soldado con estas armas”.

"Si ese es el caso, entonces, evidentemente, la forma en que ellos hacen la guerra es diferente. No importa cuántos hombres con lanzas o espadas enviemos, sus números serían inútiles frente a un enemigo que pelea de esta manera".

"Sí. Ese es el por qué el Ejército Imperial y el ejército de Coalición fueron derrotados”.

De la nada, un vehículo Tipo 96 blindado rugió junto a ellas. La puerta trasera se abrió, arrojando a  un número de hombres totalmente armados y equipados.

Los soldados que se precipitaron salieron del vehículo rápidamente, formando una ordenada línea de fuego, sus armas apuntaban a oponentes imaginarios.

En este momento, Piña vívidamente podía imaginar la caballería e infantería siendo baleadas en sus filas, y ella frunció el ceño en la ansiedad.

"¡Demasiado lento! Muevan sus traseros más rápido! ¡De nuevo!"

En respuesta a la reprimenda de su comandante, los soldados del JSDF regresaron a la APC. Después de verlos entrenar de esa manera, Piña no podía dejar de pensar "Así que hay una gran diferencia incluso en sus estilos básicos de combate". A diferencia del miedo que había sido profundamente grabado dentro de su alma en Itálica, ella tenía miedo porque ahora podía entender a su oponente, y eso la asustaba.

Ella se giró para mirar el interior del HMV, y vio a Itami, Kuwabara, Kurata y los otros sosteniendo  las armas no mágicas llamadas "pistolas”. Si eran armas, incluso Piña o Bozes deberían ser capaces de usarlas, si pusieran sus manos en una de esas.

Si pudieran comprender plenamente estas armas y obtenerlas, entonces por lo menos las batallas futuras no serían unas matanzas unilaterales, como había sucedido anteriormente. Piña entendió la importancia de esto. Su objetivo ahora era obtener estas armas y pasarlas a los mejores artesanos que pudiera encontrar, y obligarlos a hacer más, a cualquier precio.

Como si leyera los pensamientos de Piña, Lelei silenciosamente intervino desde el lado.

"Eso sería inútil."

Lelei señaló el exterior, a través de otra de las ventanas del vehículo.

En la tierra abierta frente a ellas, algo que parecía el cruce entre un elefante enloquecido y un bloque de metal tronaba hacia ellas. Era un Tipo 74 Tanque Principal de Batalla.

"Cuando dijeron 'armas pequeñas', se referían a que estas armas eran pequeñas pistolas. Así que, eso significa que  debería haber 'grandes pistolas' ".

Ellas miraron el Tipo 74 mientras este giraba su torreta, sus ojos estaban dirigidos en el estriado canon de 105mm.

"Eso, eso también escupe fuego?”

Los pensamientos de Piña fueron las mismas palabras que murmuro Bozes. Ella se dio cuenta de que este cañón era la llamado "vara de hierro", que los refugiados del pueblo Coda le habían contado.

"No lo he visto disparar por mí misma, pero no dudo que pueda hacerlo."

Ningún herrero en el Imperio podría hacer una cosa así. Y no era sólo el Imperio, nadie en el continente podría construir ese tipo de cosas. Probablemente no haría una diferencia si ella buscara entre el mundo subterráneo de los elfos o a los maestros artesanos de los enanos. Este  era un monstruo de otro mundo, y ella creía totalmente que eso podría derrotar a un dragón de las llamas.

Pegasos de hierro. Elefantes de hierro. ¿Qué era este JSDF, esta fuerza que podía producir estas cosas en tan gran número?

¿Por qué incluso los atacamos en primer lugar?

En respuesta a los murmullos tranquilos de Piña, Lelei respondió:

"El imperio ha pisado la cola del grifo."

"Tú, tú... no hables como si esto no te concerniera! El Imperio está en una crisis de supervivencia, ¿cómo puedes hablar tan fácilmente sobre esto? "

Bozes agarró con rabia el hombro de Lelei, y a cambio, ella recibió una respuesta aún más odiosa.

"Soy del clan Rurudo. El bienestar del imperio no tiene nada que ver conmigo”.

Los Rurudo eran un pueblo nómada. Aunque Lelei se había establecido cerca del pueblo Coda, ella y su pueblo nunca habían tenido ninguna opinión particular sobre el Imperio.

Tuka, que había estado escuchando, pero no tuvo la oportunidad de intervenir, se apresuró a levantar su mano y dijo: "Sí, soy una Elfo!"

"..."

Rory se quedó en silencio. Ella no tenía nada que decir, y simplemente sonrió.

El Imperio había hecho que los reinos aliados doblen sus rodillas, y gobernó a sus ciudadanos con la fuerza.

El Emperador no esperaba que sus asuntos sobre el amor, respeto, u otra cosa lo atemoricen.

La política del imperio sobre la conquista, la supresión y la gobernación a través de la violencia lo había llevado a la situación actual - a pesar de su dominio sobre ellos, no contaba con la lealtad de sus súbditos.

No fue hasta ahora que Piña se dio cuenta de las consecuencias de las acciones del Imperio.

♦ ♦ ♦

Piña fue llevada a la colina Arnus, a un edificio con una placa en el frente que decía "Comando de la Fuerza Expedicionaria de la Región Especial".

Ella se separó de Itami y los otros.

Escoltadas por una uniformada mujer oficial, Piña y Bozes fueron guiadas por un tramo de escaleras, a las profundidades del edificio.

Después de eso, fueron llevadas a una sala de espera por un corto tiempo.

La sala de espera era poco atractiva, pequeña y tenía poca decoración, pero las sillas con un  respaldo alto eran muy cómodas. La artesanía de la mesa también parecía muy exquisita. Debió  haber sido la obra de un artesano de renombre.

Justo cuando estaban empezando a aburrirse de esta sala, un golpeteo llegó desde el exterior.

Piña y Bozes prácticamente saltaron de sus asientos.

El hombre que entró parecía que acababa de llegar a la edad madura.

Su pelo negro estaba rasgado de gris, y tenía un corte rapado al igual que Kengun. Sin embargo, a diferencia de Kengun, tenía una sonrisa en su rostro. Parecía lo suficientemente amable, pero había un indicio de fuerza dentro de esa amabilidad.

Piña sentía que su uniforme verde estaba muy escasamente decorado, además del conjunto de barras coloridas en el pecho de su uniforme.

En verdad, le resultaba difícil creer que él era el general de un ejército. Después de todo, en su experiencia, el pecho de un oficial de alto rango, los hombros y todo su cuerpo estaban cubiertos con medallas, joyas y otros adornos. Su mirada austera le hacía parecer como un humilde soldado de infantería.

Sin embargo, desde que había llegado aquí, Piña se dio cuenta de que este ejército despreciaba la ornamentación sin sentido, y en vez de eso, valoraba la habilidad actual. Por lo tanto, no tenía dudas acerca de este hombre.

Ella comprendió de inmediato que el hombre ante ella bien podría ser el oficial del más alto rango de este ejército del otro mundo, o por lo menos, era uno de ellos.

Detrás de él, Kengun estaba parado firmemente, susurrándole al oído de vez en cuando. Kengun parecía ser una persona relajada que era, no obstante, devota a su trabajo.

Había otro hombre detrás de Kengun. Tenía una sonrisa pícara en su rostro, y había entrado con la oficial femenina del JSDF. Todos llevaban el mismo uniforme verde, aunque había diferencias entre ellos. A partir de las observaciones de Piña, ella concluyó que el uniforme verde moteado  del Jayesdeef debe ser algún tipo de camuflaje usado en combate, y era diferente del uniforme verde de un solo color, utilizado para fines ceremoniales.

Por último, Lelei entró en la habitación, de pie al lado del hombre de mediana edad.

El hombre de mediana edad sonrió y le dijo algo a Lelei.

Lelei asintió, y luego tradujo sus palabras para Piña y Bozes: "Este es el General del Jayesdeef, Su Excelencia el General Hazama”. Después de eso, Piña se presentó a sí misma y a Bozes ante este General Hazama. Como Lelei no entendía totalmente el japonés, ella usó su lenguaje nativo para llenar los espacios en blanco.

"Esta es la princesa imperial Piña Co Lada. Perdóneme, pero no sé cómo se dirigen a las princesas en el país de Japón. "

"Por aquí, nos dirigimos a ellas como" Su Alteza”. Entonces, ¿cómo se dirigen a los miembros de la realeza en este mundo? "

"Hay ligeras diferencias entre hombres y mujeres, pero para las mujeres, es ‘francea’.”

Después de escuchar el consejo de Lelei, Hazama le indico a Piña que tome asiento.

"Por favor, tome asiento, francea y Miss Bozes."

Después de eso, Hazama y su séquito se sentaron uno por uno, y  empezaron a hablar, mientras Lelei servicio como traductor.

"Creo que hemos firmado un tratado anteriormente, pero, ¿qué le paso a Su Alteza aquí en persona?"

"La verdad es que, debido al descuido de nuestra parte, se produjo un malentendido. Lamentamos profundamente los acontecimientos que ocurrieron, y nosotras esperamos que perdonen nuestras ofensas”.

"Ya he visto el informe. ¿Acaso algún accidente ha ocurrido? "

"Sí. Me avergüenza que haya sucedido”.

"¿Es así? Aunque, nosotros deseamos que Su Alteza continúe siendo una intermediaria entre nosotros y el Imperio. Si los eventos que le han causado tanto dolor lo requiere, también podemos reconsiderar los términos del tratado”.

La actitud japonesa para la diplomacia era responder con flexibilidad a los reveses de menor importancia. Sin embargo, esta forma de pensar era bastante problemática para los diplomáticos, en particular para Piña, quien representaba a Itálica y a la Casa Formal. Para ella, negar el tratado era equivalente a atacar al Jayesdeef. Por lo tanto, ella malinterpreto las palabras del general Hazama como "Si no obedeces el tratado, vamos a destruirte". La adición de "Deseamos que Su Alteza continúe siendo una intermediaria entre nosotros y el imperio" la hacía sentirse aún más incómoda.

"No, no, en realidad -"

El hombre de la pícara sonrisa, que estuvo sentado a un lado todo este tiempo, de repente interrumpió.

"He sido informado por Itami. ¿Puedo preguntar por qué esta señorita tuvo motivos para pegarle?"

A la mitad de la traducción de Lelei, Piña y Bozes ya estaban sudando balas.

Al final, ellas no pudieron silenciar a Itami. Las dos habían tratado de evitar esto en cada oportunidad posible, ofreciéndole todas las tentaciones lascivas que podían reunir, pero en última instancia, ninguno de sus intentos había funcionado. Por otra parte, habría sido un milagro que  Itami realmente se hubiera permitido ser la víctima de la seducción cruda de una mujer, que le dio una paliza en la noche, y luego ella le sonreiría dulcemente mientras decía "Veeeeeen ~" a la mañana siguiente.

"Lo confieso, me dieron ganas de reír cuando vi esa marca de palma y los arañazos. Itami incluso  quería reivindicarlas como "lesiones sufridas en el cumplimiento del deber", pero no importa cómo lo veas, se veían como las heridas de una pelea entre una pareja. ¿Él le hizo algo desagradable a cualquiera de ustedes? "

La forma en que sonría mientras fervientemente preguntaba," ¿Itami dijo o hizo cualquier cosa para provocar esta violencia?" hizo que Piña pensara en él como una serpiente, con todas las impresiones negativas acompañándolo.

 Él se negó a abandonar el asunto y siguió haciendo preguntas como:"¿Por qué le pegaste?", "¿hubo una razón por la que tuvo que golpearlo?" Durante cualquier pausa en la conversación. Era pegajoso y molesto, por decir menos.

Él no hizo nada malo, sin embargo, fue agredido sin motivo. Las palabras de este hombre-serpiente, aunque no eran inherentemente críticas, sonaban como si él estuviera condenándolas  cada vez que hablaba.

"..."

Piña apenas podía exprimir una respuesta, y al final, Lelei le dijo algo al hombre con la sonrisa pícara. A raíz de eso, la sonrisa pícara se convirtió en una sonrisa burlona, ​​y él se presentó a sí mismo.

"Pido disculpas por no presentarme. Mi nombre es Yanagida, y estoy encantado de conocerlas”.

Para Piña, esto sonó como "soy  Yanagida, recordaré esto.”

♦ ♦ ♦

"Bueno, entonces ~ parece que lo único que queda es  cenar e ir a la cama."

Ellos ya habían regresado de sus rondas no acostumbradas al depósito de municiones, mientras sus  fusiles eran devueltos a la armería, después del mantenimiento necesario (el rifle de Kuribayashi fue cancelado. Había tomado un daño irreparable cuando fue utilizado para bloquear una ataque de espada, y la armería lo había descartado) y sus vehículos fueron devueltos al parqueo de vehículos, después de sacar el barro y la arena de ellos. El sol se había puesto y ya se había ido en el momento en que terminaron estas tareas, y no había tiempo para comer.

Y entonces, él aún tenía que escribir y presentar informes, y mañana iría ante el Régimen Nacional, y después de eso, aún tenía que esperar más instrucciones ...esa sola idea fue suficiente como para agotarlo.

En cualquier caso, él se preocuparía de eso más tarde. Itami abrió su escritorio y puso varios documentos en un folder, antes de ponerlo de vuelta en lo más profundo de su escritorio, pero luego, vio una luz parpadeante en el teléfono que dejó allí. Al parecer, había recibido un e-mail.

Ahora, ¿de quién podría ser? Mientras pensaba eso, abrió los mensajes y vio que eran de Risa y su excelencia Taro.

Los dos eran los compañeros del otaku Itami. En el caso de Taro, el orgullosamente usaba su  nombre real, así que los que lo rodeaban bromeaban llamándolo "Su Excelencia", un título que él aceptó deportivamente.

Risa parecía haber escrito algo que se asemejaba a un informe, y luego añadió claramente al final "Por favor, préstame dinero ". Después de eso, había un segundo, y luego un tercer e-mail, que eran sucesos de una tragedia, que se leían como "Envía refuerzos de inmediato!" Y "No tengo agua, alimentos o gas!" Sin embargo, sólo había un día o dos entre los mensajes de e-mail, así  que la situación no podría haberse vuelto tan mala, como ella dijo.

Esta mujer básicamente trataba a Itami - con su ingreso estable como servidor público - como una tarjeta de crédito sin límite. Ella impulsivamente compraba figuras u otros productos caros, que luego afectaban su capacidad para pagar sus gastos de vida. El sentía que no podía zafarse de ella, pero al mismo tiempo, también sentía que la estaba permitiendo hacer eso.

El  e-mail de Taro, por el contrario, se limitó a preguntar cómo él había estado últimamente, y si estaba libre para una reunión.

Él casi había olvidado que la temporada durante su estadía en la Región Especial, era casi el regreso del invierno en la Tierra. El año estaba llegando a su fin, e Itami estaba pensando que ya era hora de que pida permiso para hacer sus cosas. Había pasado casi medio año desde que el evento doujin del verano fue cancelado, así que el evento del invierno sería más concurrido que nunca.

Si Su Excelencia Taro está preguntando para reunirnos, es claramente evidente que él  no quiere estrujarse en el mercado doujin con otros, sino que quiere que yo le compre sus títulos por él.

A pesar de que había sido llamado de vuelta a casa como un testigo, la primera prioridad de Itami era conseguir el catálogo por el mercado.

Justo cuando estaba pensando en esto, la señal de “luces fuera” salió,  y se cortaron las luces de  su bloque.

Ah, es tan tarde que incluso la cafetería y el comedor están cerrados.

Ya que no había nada que hacer, Itami sacó varias latas de comida de su escritorio (ración de combate tipo 1 - arroz con pollo, daikon conservado, variedad de verduras) y las abrió.

En este momento, hubo un golpeteo de la puerta.

Cuando Itami miró fuera, no vio a nadie. Por un momento, pensó que alguien le estaba jugando una broma, hasta que vio a Lelei, esperando en el pasillo oscuro.

"Es muy tarde, ¿qué es lo que te pasa?"

Lelei era capaz de traducir varios documentos al japonés, así que había sido empleada temporalmente como un "especialista" (le pagaron por eso, por supuesto, pero en yenes). Como resultado, ella podría ir y venir libremente dentro de la base. Con el fin de evitar ser confundida como una vagabunda insomne, ella llevaba su pase de identificación, colgando alrededor de su cuello, y vino aquí mientras llevaba su canasta.

"Itami, estoy cansada. Envíame de vuelta al campamento”.

Con eso, ella  echó su báculo a un lado y se sentó. Lelei no era la tipa de mostraba fácilmente sus emociones, y estaba acostumbrada a soportar dificultades. Para ella, mostrar realmente   debilidad diciendo "estoy cansada" significaba que estaba agotada. Después de todo, la interpretación de Hazama y Piña debió haber sido muy agotadora.

"Has comido?"

Le era difícil hablar, así que ella gimió y sacudió su cabeza. La forma en que miraba a Itami, era como un cachorro que había sido abandonado al borde del camino.

"Ah ~ pero no puedo conducir ahora, ¿por qué no duermes aquí? Hay mucho espacio de todos modos”.

El campamento donde ella vivía estaba muy lejos de aquí.

Además, si él quisiera salir de la base por la noche, tendría que hacerlo con todo su equipo. Además, no podía moverse solo. Por lo tanto, tendría que despertar a alguien del tercer reconocimiento para que lo acompañe. Entonces tendría que solicitar y llenar varios formularios y reservar un vehículo y eso sería un dolor en el trasero. Siendo ese el caso, sería mejor encontrarle una cama a Lelei para que pueda dormir aquí.

Lelei parecía haberle confiado todo a Itami, dada la forma en que asintió con su cabeza y murmuró, antes de cerrar sus ojos y quedarse dormida.

Entonces, era el momento para armar una cama.

Cada militar en el JSDF tenía una cama que consistía en un colchón, una almohada, cinco toallas (una era decorativa), una funda de almohada, dos sábanas y una manta (lo anterior no se aplicaba cuando las nuevas provisiones de la cama estaban disponibles).

Dado que los materiales proporcionados eran limitados, los arreglos que uno podía hacer con ellos  para dormir también lo eran.

En primer lugar, él puso tres guardapolvos. Como el tamaño de un guardapolvo era aproximadamente la mitad que el de una cama, tuvo que superponer tres toallas sobre cada uno.

Además de eso, extendió dos sábanas. Puso una a un lado de la almohada y la otra en los pies de la cama, luego, dobló cuidadosamente cada una bajo el colchón, como en los hospitales, así que el durmiente podría meterse a sí mismos en uno o en ambos lados y sentir como si fuera envuelto.
Después de eso, puso los dos últimos guardapolvos en un lado de la almohada y en el pie de la cama, también doblándolos como en los hospitales, con mucho cuidado, como si estuviera  envolviendo un regalo. Luego, puso la almohada y la sábana, metiéndolas bajo el colchón. Con eso, la cama estaba hecha.

Puso otra manta sobre ese pequeño nido cálido.

Después de haber hecho  la cama, Itami levantó a Lelei en sus brazos y la echó en la cama.

Su pelo era de color blanco puro, y su piel clara era tan impecable como la porcelana.

Las personas podrían haberla confundido con una muñeca de tamaño real. Como Itami no tenía ningún interés en ese tipo de cosas, la cubrió con la manta, pero en este momento,  sentía que podía empatizar con esa gente que le gustaba mirar a las chicas jóvenes.

Mientras pensaba en eso, Itami frenéticamente negó con su cabeza mientras pensaba: "No, no! De todos modos, sería ridículo para alguien de mi edad estar encendido por una chica así. "él trató de racionalizarlo lejos esos pensamientos con sus defensas psicológicas, pero durante el año en el que Itami se había graduado de la escuela secundaria, hubo una chica en su clase que había estado embarazada y dio a luz a su bebé. Pensándolo ahora, eso no parecía imposible.

Lelei dijo que tenía 15 años, pero se veía menos desarrollada y curvada,  en comparación con una chica japonesa de 15. Lelei no solo se veía más joven que su edad, sino que también se veía más delicada. Sin embargo, cuando lleguen a ser más mayores de lo que parecen, allí habría dos principales ejemplos. (Que zukhulemto)

De pronto, su visión se puso borrosa, mientras miraba a Lelei.

Si esto seguía, se quedaría dormido pronto.

No, no, si me quedo dormido aquí, alguien me verá y obtendrá una idea equivocada. Tengo que volver a mi habitación para dormir, él pensó.

No hace mucho, Kurata le estaba tomando el pelo preguntándole "Diga, teniente, ¿le gusta el DFC?"

(DFC: Chicas de baja edad, Lolis, kh3 rikho)

Aceptándolo, Itami sabía que él no era muy bueno con las mujeres carnívoras, maduras, pero era ridículo tener que interpretar un gusto por los pechos planos. Si se le presionara, Itami diría que el tamaño del pecho era irrelevante, sólo importaba la forma del cuerpo.

En otras palabras, no se atrevió a poner un dedo sobre Lelei. Por otra parte, esperar  innecesariamente al lado de una chica durmiente provocaría chismes indeseados de las personas. Tenía que salir de aquí ahora mismo.

Sin embargo, en ese momento, su cuerpo de repente empezó a sentirse pesado.

Después de pasar toda la noche en el combate, ser hecho prisionero a la mitad del camino de vuelta a la base, marchar todo el camino de regreso a Itálica y otra noche sin descanso, el cansancio acumulado era demasiado para que Itami lo resistiera.

Y así, Itami se desmayó.

Al final, contra todos sus deseos, Itami terminó cayendo dormido en el estómago de Lelei. (Oshe zy)

♦ ♦ ♦

El día siguiente, 11 AM, en frente del domo de concreto.

El sol de hoy era excepcionalmente brillante. Itami estaba parado, con una expresión en blanco en su rostro.

Llevaba una chaqueta de invierno Tipo 91, eso tendría sentido para el clima de Japón, pero, teniendo en cuenta el clima, que aún estaba caliente en este lado del Gate, esto se sentía demasiado caliente. Debido a eso, él llevaba la chaqueta con las mangas enrolladas.

Los oficiales que pasaban podrían haber fruncido el ceño sobre su pobre aseo personal, pero después de darse cuenta de su ropa de invierno, sus expresiones se volvieron irónicas muecas, que lo hacía sentir incómodo.

El uniforme de verano estaba bien en este lado del Gate, pero cualquiera que vaya de nuevo a Japón, que estaba en medio del invierno, tenía que vestirse adecuadamente. La discrepancia en las temporadas era divertida, a su manera.

"Muy lentos…"

En su mayor parte, todos en todas partes deberían tener un sentido del tiempo, pero él no sabía cómo era esto para la gente de la Región Especial. Después de todo, ellos no tenían relojes, así  que no podrían tener el hábito de llegar a tiempo.

Así que esperare entonces, Itami pensó, mientras se limpiaba el sudor de su frente. Con el tiempo, la gente que él estaba esperando por fin llego.

"Kuribayashi ~ ~ Tomita, chicos, tomaron demasiado tiempo!"

"Lo siento, teniente, nos retrasamos porque estábamos tomando cuidado de las cosas."

En contraste con el uniformado Itami, Kuribayashi y Tomita estaban vestidos de civil.

"Está muy caliente afuera, ¿por qué estás vestido así?"

Esa había sido Tuka, hablando en voz baja. Lelei le dio a Itami una mirada larga e intensa, mientras que la gótica loli vestida de negro las había seguido, por supuesto.

La enorme alabarda de Rory estaba envuelta en una lona, ​​pero ella no parecía contenta con ese  procedimiento, así que seguía haciendo pucheros y pequeños ruidos de protesta.

"No se puede evitar, si llevas esa cosa grande a través del" Gate ", estarás  violando la Ley de Regulación de Armas de Fuego y Espadas  y la Ley de Posesión de Armas, entre otras leyes, y la policía te arrestará inmediatamente. Ellos han sido muy estrictos en esto últimamente, y no es cosa de risa. En verdad, ellos querían que dejes eso atrás antes de entrar”.

"¿Y cómo podría dejar atrás esta prueba de la voluntad de Emroy?"

"Por eso te digo, tienes que soportar esto por un momento   ."

Rory no tenía otra opción,  si quería ir al otro lado del "Gate”.

Itami, el comandante a cargo durante la batalla con el dragón de las llamas, no era el único ser    llamado por el Régimen. Varios otros testigos, de los refugiados afectados, también habían sido llamados.

Entre estos "refugiados afectados", la presencia de Lelei era esencial, porque ella podía traducir para ambas partes. Aunque sus servicios fueron de gran demanda hace poco, casi hasta el punto del abuso, lo único que ellos podían hacer era pedirle que lo soporte .el General Hazama incluso le había dicho personalmente que, después de la reunión con el Régimen, como compensación por su trabajo duro, iba a gestionar, para ella, diversión y relajación en Japón, antes de regresar.

Tuka había venido a lo largo del camino, porque ella era la prueba viviente de que la Región Especial contenía otras especies inteligentes, además de los humanos. Su mera existencia   respondería a muchas preguntas, y para los medios de comunicación, eso tendría un gran poder persuasivo.

En cuanto a Rory... bueno, ella se veía lo bastante humana, y parecía una niña. Con el atuendo de ese sacerdote negro por encima, ¿y si fuera confundida con una chica cosplay traída para realizar    números?

Aunque los semidioses eran temidos y respetados en las leyendas de este mundo (sin contar las innumerables historias de otros desafortunados siendo asesinados), sería preocupante si ella quisiera demostrar su "poder divino" en el Régimen. Como resultado, Itami estaba en un dilema sobre cómo tratar con ella.

Pero la razón principal por la que la había traído a lo largo de esto era porque ella dijo: "¿Cómo puedes dejarme fuera de algo tan divertido?"

Además, Kuribayashi y Tomita estaban allí como  sus guardias.

"Está bien ~ así debe ser. Entonces, vamos”.

Así como Itami dijo esto, un coche pasó en frente de él y se detuvo allí.

Yanagida bajó del asiento, y levantó una mano en señal de saludo.

"Lo siento, lo siento, los procedimientos tomaron un poco más de tiempo que lo previsto."

¿Quién era este tipo? Así como Itami estaba empezando a molestarse por mirarlo, Yanagida abrió la puerta trasera del vehículo, e invitó a las dos personas dentro a que salgan.

"Su Alteza Imperial Piña Co Lada y su Excelencia la Marquesa Bozes Co Palesti. Estas dos estarán acompañándolo en secreto a Japón. Por favor, cuídelas".

Piña y Bozes bajaron del vehículo y se alinearon frente a Itami.

"Oi, Yanagida, nunca hablamos de esto."

"¿Ah? ¿No te dije antes? Entonces no es demasiado tarde para explicártelo, ¿no? He hecho los arreglos con Ichigaya Park (un hotel gestionado por el Ministerio de Defensa), y el hotel Izu también está incluido. Ve y disfruta de tus vacaciones de tres días. "

"Tú... ¿no te acuerdas de cómo Su Alteza Imperial y su amiga me vieron?”

"¿Oh? ¿El error de antes? Bueno, sólo ríete de ello, ¿por qué no hacerlo? "

"No puedo."


"Bueno, no importa, no te preocupes por eso. En cualquier caso, Su Alteza Imperial será  una intermediaria importante entre nuestro gobierno y el de ellos, así que era natural que ella pidiera    venir a nuestro país para aprender más sobre él”.

"Si ese es el caso, entonces ¿por qué va a venir conmigo?"

"Bueno, sucede que tu justo te diriges a casa, ¿no? Además, no tenemos a nadie más que pueda traducir e ir de turismo a la vez”.

Con eso, Yanagida se acercó a Itami y le habló en voz baja, mientras desliza un sobre blanco en su bolsillo.


"Cortesía del general Hazama. Usa esto para mostrarles a las chicas un buen momento. "

Traducido por Nando



Anterior - Indice - Siguiente

12 comentarios:

  1. prinero... nando bendiceme y gracias por tu trabajo

    ResponderEliminar
  2. Y mi loli gotica donde esta y mi trans y el hentay y no te olvides de mi loli

    ResponderEliminar
  3. imaginen el dia que vean los barcos, aeronaves bombarderos y la potencia de una bomba nuclear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo quisiera que les dieran batalla. esto esta muy desvalanceado. tecnologia vs magia. me recuerda un poco al rise of nations, el legends xD. de hecho quisiera que el ejercito japones perdiera, es injusto que monopolicen la puerta >.<

      Eliminar
    2. Ps en la batalla que tienen con el dragón flama esta bien reñida según yo :v( spoiler papu)

      Eliminar
    3. (Spoiler) es el dragón con el que pelea Itami junto con los elfos oscuros?

      Eliminar
    4. yo que se.... no soy 100tifico.

      Eliminar
    5. Nawebonah vladi1000, te van a mata a coñaso.

      Eliminar
  4. sera que alguna ves veamos o leamos sobre una batalla naval??

    ResponderEliminar
  5. Lo mas probable que pase sea que se abra una nueva yate en china o en algún lugar así y eso equilibre las cosas

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top