sábado, 9 de enero de 2016

Genocide Reality, Capitulo 3



La escalera al exterior

"Aya-chan ~~ no quiero seguir con esto!"

Era difícil respirar con el hedor de la muerte rodeándonos.

Llorando en el suelo, delante de mí, estaba una colegiala,  con todo su uniforme manchado de sangre.

Su cara estaba salpicada de sangre y sus gafas estaban rotas. La colegiala cubierta de sangre abrazaba el cuerpo sin vida de su amiga, que hace unos momentos estaba con vida, mientras la llamaba por su nombre. 

Y en momentos, se volvía en un grito inútil.

Era como el fin del mundo. Me frote los ojos, pero, sólo con escuchar su voz angustiada, me sentí     deprimido. Esa chica activa con el pelo castaño probablemente fue Matou Aya.

Tal vez, ella fue hacia adelante para tratar de proteger a sus amigos. Pero, tomó el impacto directo de una flecha que fue  hacia su pecho. Yo estuve cerca de ella, así que casi pude oír el crujido de sus huesos.

La chica de cabello castaño, que tenía una gran flecha atravesada en su pecho, respiro haciendo un sonido como el aire fluyendo a través de una flauta, pero, murió poco después. En situaciones como ésta, las buenas personas que trataban de salvar a otras parecían morir primero.

Pudo haber sido suerte de que ella no haya muerto instantáneamente, después de que la flecha atravesara su pecho, pero, si no había manera de salvarla, bien pudo haber muerto de inmediato. Para nosotros, que no teníamos ningún doctor o suministros médicos, no había manera de salvar a las personas que estaban gravemente heridas.

Tuve un pensamiento aterrador, de que tal vez Sakamoto Ryouma, quien murió a causa de un corte en la cabeza, también se sintió  de esta manera. Si una mezcla  rosada de cerebro y sangre salía de tu cabeza, no había esperanza de sobrevivir.


Nunca esperé ver, con mis propios ojos, tales escenas tristes desplegarse justo frente a mí. Pude  ver a una persona morir justo frente a mí, pero no se sentía real. Se sentía como si estuviera viéndome a mí mismo, desde algún lugar lejano.

Todo parecía ser los problemas de alguien más... no, negué con mi cabeza. Ese tipo de mentalidad no era bueno. Despierta. Conseguirás un trastorno disociativo si sigues así.

Incluso un espectador como yo estaba tratando de evitar la realidad. Supongo que una chica medio loca y llorando con el pelo despeinado, que acababa de perder a una amiga, tampoco  podía evitarlo.

No, yo había actuado con frialdad desde el principio, y trate de no involucrarme con ellos. A diferencia de ellos, yo elegí no ser amable con nadie, porque sabía que habría sacrificios en el futuro.

Sólo tratar de sobrevivir era una tarea rutinaria.

Tampoco podía darme el lujo de pensar en los demás.

Pero, el líder de este grupo, el carisma de Nanami Shûichi, brilló aún más, a pesar de una tragedia como ésta. Se acercó a nosotros, se quitó la chaqueta del uniforme y cubrió el cadáver de Aya.

Sacó la sangre salpicada en la amiga de esa chica, alejándola del cadáver, y la abrazó. Nanami se llenó de lágrimas mientras abrazaba a la chica desesperada, y apretó su voz.

"Sashiki Ena-san, todos aquí también sienten esta pérdida, pero, necesitas seguir adelante y sobrevivir. Vive al máximo por Matou Aya-san, quien murió para protegerte. Vayamos juntos hacia adelante y pronto llegaremos a un lugar seguro. No podemos rendirnos! "

Nanami era lo suficientemente carismático como para motivar a la chica, que acababa de perder a su amiga, para que no pierda la esperanza y siga adelante. Casi pude sentir ese efecto surgiendo en mí, mientras lo escuchaba decir "Hay que seguir viviendo!", mientras que al mismo tiempo, hacia un sonido medio sollozante y tomaba la mano de Ena.

Sashiki Ena, que estuvo llena de desesperación hace unos momentos, se puso de pie con esas palabras de aliento, y justo como dijo Nanami, trató de caminar hacia adelante.

¿Qué clase de control mental mágico era este? Ella se tragó todo lo que Nanami le había dicho! Ese tipo de actitud era peligrosa. En mi mente, dije 'que montón de mierda'.

Esto era difícil para alguien como yo, que estaba haciendo lo mejor para no dejarse arrastrar por nada, pero, supongo que era demasiado para una chica que acababa de perder a su amiga en medio de una terrible  crisis como esta. Todos se movían de acuerdo a lo que decía Nanami.

Solo con las palabras de Nanami Shûichi, 60 de los 180 estudiantes se unieron voluntariamente a este extremadamente peligroso grupo orientado para la batalla. Este era un porcentaje extremadamente alto. Además, incluso un gran número de chicas, que normalmente no quisieran  hacer algo como esto,  se mezclaron en el grupo.

Se dice que la gente muestra su verdadera personalidad en tiempos de crisis, pero, el carisma de Nanami, que trajo a toda esta gente junta, estaba más allá de las palabras. Puede ser que él  también tenga una habilidad especial llamada "simpatía”.

Entre la mayoría de las estudiantes femeninas que se unieron al grupo, estaban las que se colgaban a su alrededor. Ellas eran llamadas "Nanami Girls".

Había muchas chicas que no podían confesarse ante el  abrumadoramente superior vice-presidente Nanami, y formaron un club de fans diciendo que él le pertenecía a todas. Sin embargo, ellas estaban tan profundamente asimiladas a él, que se unieron voluntariamente a esta marcha de muerte. Esas chicas tenían agallas increíbles.

Excluyéndome a mí mismo y a los 60 alumnos en el grupo de batalla, cerca de 120 estudiantes y profesores se mantuvieron en las aulas. Otros 60 estudiantes se movieron sin ningún sentido de orientación y vagaron por su cuenta. En este momento, había tres grupos: el grupo de batalla de Nanami, los que esperaban con los maestros y los dispersados por su cuenta.

Las bajas del grupo de batalla, incluyendo a Matou Aya, que acababa de morir, eran seis. Por otra parte, los gravemente heridos, que no podían ir más lejos, eran cuatro. Innumerables personas tenían heridas leves. Todos los estudiantes que murieron atravesados por las flechas que vinieron  volando después de haber pisado una trampa, o asados por una bola de fuego, habían sido   chicas.

Los que caminaban en la parte delantera del grupo de batalla eran las estudiantes femeninas que no parecían ser muy fuertes. Si el líder del grupo de batalla, Nanami Shuichi, había hecho esto  intencionalmente, demostraría que él era un gran manipulador. Pero, no era el único responsable.

El que planeó esto fue el chico con gafas, que estaba cerca de Nanami Shuichi, Jinguchi Tsukasa. Yo quería apodarlo "engañoso cuatro ojos" desde hace mucho tiempo, pero, él finalmente había demostrado su verdadero rostro.

Su peinado cabello estaba perfectamente dividido en una proporción de 7: 3, altas gafas graduadas con un marco de plata, y guantes blancos que vinieron de quién sabe dónde. El hecho de que sus guantes aún estaban blancos era evidencia de que él estaba haciendo que los otros hagan el trabajo sucio.

Él se clasificó tercero en los grados acumulados de los primeros años y formaba parte del Grupo de Cumplimiento del Consejo de Estudiantes. Siempre estaba pegado cerca de Nanami, y ahora mismo, no era diferente.

Era bajo, y no era tan guapo como Nanami, pero aún se veía bastante decente. Sus expresiones eran suaves y siempre sonreía cálidamente. A partir de la forma en que hablaba y actuaba, la gente pensaría que él era un estudiante modelo regular, pero en realidad, estaba podrido hasta la médula. Su mirada lasciva no era porque estaba entrecerrando los ojos debido a su mala visión, era debido a su personalidad.

Para decirlo con suavidad, él era un planificador, pensador o estratega. En realidad, Jinguchi era una sanguijuela que utilizaba el carisma del vicepresidente Nanami para robar todo lo bueno para sí mismo, a espaldas de él.

El mismo hecho de que ni siquiera parpadeo, a pesar de la gente que murió delante de él, me hizo preguntarme si no solo era frío, sino también un psicópata. El que dijo que en los tiempos de crisis la gente mostraba su verdadera personalidad, no pudo haber estado en lo más correcto.



Ese intrigante cuatro ojos, Jinguchi, tenía muchos malos rumores acerca de él. Algunos decían que acorralaba a los estudiantes que no quería y hacia que los expulsen, mientras que otros decían  que él se aprovechaba de algunas de las chicas que rodeaban a Nanami.

No había ninguna prueba, pero había un dicho: una chimenea sin fuego no tendría humo saliendo de ella. Esos rumores sonaban exactamente como algo que el intrigante cuatro ojos harían. Lo único que hacia Jinguchi era disfrutar de las situaciones a su alrededor y lamer sus labios.

En su visión fría y calculadora, sólo había gente que eran útiles para él y los que no los eran. No había manera de que yo le refute a él la colocación de los estudiantes más débiles en la parte delantera, como un escudo humano para todas las trampas.

Sin embargo, no podía decir nada porque tampoco era una mala decisión. En situaciones de emergencia como esta, ese tipo de decisiones era inevitable. Hasta el momento, el grupo estaba bien, así que no podía hacer nada al respecto. Mirándolo positivamente, él era un experto en la gestión del personal, y mirándolo negativamente, él era cruel.

Un líder apasionado y un intrigante cuatro ojos. Era la combinación perfecta para el control de un grupo, pero yo no quería involucrarme en nada de eso.

"Hey, eso obviamente es una trampa! Mira cuidadosamente tus pies y evítalas”.

"¡Ah! Lo siento."

Una estudiante estuvo a punto de entrar en peligro. Yo no pude dejarla morir y le advertí. De alguna manera, Jinguchi, que estaba en medio del grupo, manteniendo un ojo en todos, me habló con su pequeña pero resonante voz.

"Shinjo-kun, no vayas demasiado hacia delante. Tu papel es estar listo para los monstruos”.

"Pero, esto es…"


"Se me confió la distribución de los roles. ¿Vas a ser el que este de pie en la parte delantera en lugar de ella? "

"Kuk....”

"No hagas ese tipo de expresión, solo estoy bromeando. Yo estaré bien si todo el mundo cumple con su función. Si piensas que puedes comandar mejor que yo, estoy dispuesto a cambiar de rol".

"Lo siento, no creo que pueda hacer eso."

Yo no era tal tipo generoso como para voluntariamente encargarme de un rol tan peligroso y pisar  en una trampa, y también sabía que no podía asumir el rol de Jinguchi. Azotado por su mirada fría, les supliqué a las chicas paradas con sus antorchas en la parte delantera, que esencialmente estaban encargadas de pisar las trampas, que "echen un vistazo a sus pies para ver si hay algo extraño. Sus vidas dependen de ello” y retrocedí.

No había nada más que pudiera hacer. Era justo como Jinguchi había dicho, yo no quería arriesgarme a mí mismo por alguien que ni siquiera conocía.

Yo era parte del grupo que iba a luchar contra los monstruos, en la parte posterior, con Kujo Kumiko y Seki,  parecía que aún no éramos reemplazables. No creo que él tenga que poner    mucha atención en alguien de la clase F, pero sería molesto si el intrigante cuatro ojos me vigilara. Decidí pasar desapercibido.

♦ ♦ ♦

Ah, maldita sea!

Le dije que era peligroso, pero esa chica descuidada fue empalada en el estómago con una cuchilla   que salió del suelo. Pudo no haber sido una muerte inmediata, pero sólo era cuestión de tiempo.

La chica que había caído en la trampa estaba gritando de dolor y vomitó algo así como sangre y el contenido de su estómago, los demás sólo trataban de evitarla en vez de ayudarla. Era peligroso tocar las cuchillas en esa trampa, y ahora estaban agotados por todas las trampas anteriores. La veían claramente y sabían que era demasiado tarde para ella, incluso si trataban de ayudarla.

Era imposible sobrevivir si estabas gravemente herido. Sabiendo que podrías ser el próximo, la seguridad de los demás ya estaba incluida en las preocupaciones. La compasión de este grupo ya se había secado. Todos simplemente arrastraban sus piernas cansadas y caminaban hacia adelante en la búsqueda de una ruta segura y sin trampas.

Seguí tratando de convencerme de que, lo que la dupla Nanami y Jinguchi estaba haciendo, no era una mala decisión. Aunque hubo algunas bajas, todos moriríamos a menos que siguiéramos   adelante. Si el comando del grupo fuera a caer en mis manos, tal vez podríamos seguir adelante con menos bajas... Sin embargo, no tenía el valor para decir eso.

En situaciones como ésta, donde un solo paso en falso podía significar la muerte por una trampa o  por un monstruo, el simple hecho de que esta cantidad de gente esté trabajando como un grupo, sólo era posible debido al carisma de Nanami. Cada vez que una chica o un chico, que era considerado inútil, era enviado hacia adelante y asesinado por una trampa explosiva, pensaba que era un método de mal gusto, pero no quería ser la persona que se quejaba todo el tiempo. Simplemente me contuve.

Nanami, que mantenía al grupo junto, y Jinguchi, que estaba comandando a todos en el centro, estaban haciendo lo correcto para el grupo.

Adelante, vamos a seguir adelante, vamos todos hacia adelante. Si nos detenemos, sólo  empeorara y las bajas seguirán aumentando.

La única posibilidad era ir hacia adelante, a pesar de los peligros.

Además, si alguien tenía que ser desplegado, usar a los débiles, que no eran buenos para el combate, en teoría no era algo malo....

Pero, lo más extraño era que aquellos estudiantes, que no tenían el más mínimo atisbo de coraje en su corazón, todos iban hacia adelante para morir cuando Nanami o Jinguchi se los decían. Si fuera yo, me habría escapado en el momento en que me dijeran que me ponga en la parte de adelante.

¿No entienden el peligro en el que están en este momento? O tal vez , realmente no entendían. Eso envió un escalofrío por mi espalda.

Tal vez mi evaluación de que él estaba usando a los inútiles como objetos consumibles no estaba errada. ¿Jinguchi estaba enviando a los que estaban despistados e iban a morir de todos modos a la parte delantera a propósito? Para los estudiantes débiles de corazón, podría ser más fácil   actuar como se les ordenaba, en vez de desafiar al grupo en esta situación estresante.

Manipular la dinámica de un grupo como este para enviar a la gente a que muera, casi podía sentir el engaño de la gente como Mao Zedong o Pol Pot, que lideraron a un grupo de guerrilleros. Me hizo dudar sobre esos dos, que estaban controlando al grupo, si realmente eran estudiantes de secundaria.

Ellos eran maquiavélicos y no eran lo mejor, pero, estaban al lado de la mejor opción. Aun así, su método era tan político, realmente los despreciaba. Incluso si tenían razón, no había manera de sacar este mal sabor de la boca.

Probablemente no era el único que pensaba así. Pero no había una alternativa mejor por el momento. Los otros probablemente se mantenían tranquilos porque no tenían un plan mejor en sus mentes.

"Seki, ¿has memorizado el camino que hemos tomado y la ubicación de las trampas?"

"Sí, lo he recordado todo."

Caminé junto a Seki y lo confirme con él. Los Smartphone pronto serían inútiles ya que no había  electricidad,  y no traje un bloc de notas, solo quedaba memorizar.

"Hay otro monstruo."

"No quiero pelear más...”

A pesar de que dejo escapar una voz débil y estaba lleno de lágrimas, Seki iba a luchar con su cuchillo. Él era más valiente de lo  que pensé. No te preocupes, yo me encargo de tu  parte de los monstruos. Me las arreglé para tener en mis manos un arma muy útil, en la forma de un hacha de batalla. Me abalancé para oscilar mis brazos y corté al cerdo-monstruo que enfrentábamos.

Corté el hombro del cerdo y de sus venas gruesas brotó sangre. Corté horizontalmente al orco que  gritaba mientras estaba parado como un idiota. Sus entrañas se derramaron y el chillante orco   colapso en su propio charco de sangre.

La sangre del cerdo era de color rojo, por lo que era difícil de soportar, le di un golpe en la cabeza por si acaso. Su cabeza explotó y una rosácea mezcla de grasa, sangre y cerebro se hizo visible. La sangre del cerdo era aún mejor que la pegajosa sangre verde del duende.

Empecé a acostumbrarme a matar a las criaturas en forma de seres humanos. No sentía nada al  matar algo con mis propias manos, ni por los gritos de los monstruos que mataba. Era una sencilla masacre. No podía sentir nada sobre las personas que morían en frente de mí, así que no sentía  ninguna duda en matar a los cerdos.

Kumiko ató una espada corta al final de su trapeador y lo utilizo como una lanza. Ella estaba apuñalando de lejos a los orcos y duendes que encabezaban el camino. Ella no estaba luchando por nadie más que sus compañeros. Era una buena estrategia de lucha.

"Es cuestión de tiempo para que dejen de venir."

"Kumiko, ahora no es el momento para bromear.”

“está  bien, pero, esta lanza no va a aguantar."

"Si es por la espada corta en la punta, sólo reemplázala con una nueva."

Como los duendes las dejaban caer, ella simplemente podía tomar una de la tierra.

"No, el problema es la atadura.”

"Ah, como pensaba."

Kumiko utilizó la tela de las cintas, que las chicas utilizan para atar su cabello hacia atrás, para hacer la lanza. Tenía baja durabilidad, a pesar de su uso cuidadoso, y no había reemplazo si esta se rompía.

"No puedes usar algo más que una lanza?"

"No es que no pueda, pero, no puedo usar algo demasiado pesado."

Los monstruos humanoides dejaban caer armas de forma gratuita, pero la mayoría eran trozos de metales oxidados y cuchillas que requerían una considerable cantidad de fuerza para cortar   cualquier cosa. La mayoría de las armas eran demasiado engorrosas para alguien delgada como Kumiko.

"Hubiera sido mejor si los cofres de tesoro tuvieran armas útiles dentro. Bueno, si eres tú Kumiko,   deberías preguntarle al vicepresidente Nanami, ya que son tan compinches”.

"Para con eso. Los cofres de tesoro son demasiado peligrosos”.

En ocasiones, había cofres de tesoro mientras estábamos atravesando la mazmorra. Ocasionalmente contenían armas, pero frecuentemente contenían monedas de oro o joyas.

Diamantes, rubí, zafiro, esmeralda, topacio, peridoto, lapislázuli.... las chicas, que realmente gustaban de las cosas brillantes, corrían hacia los cofres de tesoro como si fuera una carrera, pero, allí también había trampas.

La chica que descuidadamente abrió un cofre de tesoro dijo "¡ay!", y cayó sobre su trasero, sólo para no levantarse de nuevo. Ella perdió su conciencia y pronto falleció con fiebre alta. Sospeche  que ella fue apuñalada con algún tipo de aguja venenosa que salió en el momento en que abrió el cofre.

Los gravemente heridos o envenenados eran molestos porque teníamos que cuidarlos. Quería decir que podría ser mejor que murieran, pero esta era la realidad que enfrentábamos ahora.

A partir de ese entonces, no abrimos los cofres de tesoro y simplemente nos movimos. El oro y joyas preciosas eran deseables, pero no valían la pena comparado con una vida.

"Kumiko, no te acerques demasiado a esa rata."

"Eh, es sólo una rata. No tengo miedo de algo como eso... Kyaa!! "

La rata se zambulló hacia Kumiko, hinchando su cuerpo y estalló con un ruido fuerte. Uno podría pensar que era sólo una normal rata gorda que vivía en el laberinto subterráneo, pero nunca   espere que fuera sólo una rata normal.

"Es un monstruo llamado "Rata Explosiva". Recuerdo haberlo visto en un juego que no puedo recordar. No hace mucho daño, pero se suicida para asustar a la gente y hacer que entren accidentalmente en una trampa, o algo así. "

"Es el peor tipo de criatura."

Kumiko, que estaba cubierta de trozos de carne y vísceras por la explosión de la rata, se limpió la cara con una expresión de disgusto. A primera vista, era sólo una rata inofensiva que explotaba   frente a tu cara y no hacia otra cosa, pero el hecho de que incluso los animales pequeños vengan  hacia nosotros con este tipo de ataques molestos, agoto la fuerza mental de todos.

La forma en que las trampas estaban colocadas y los patrones en que aparecían los monstruos. Sentí un deja vu. Me pregunté dónde lo había visto antes, un estudiante varón, que estaba al frente, hizo un ruido fuerte.

Me pregunté si otro había perdido la cabeza, pero por suerte, ese no era el caso.

"¡Claro! Este es el mundo de "Geno-Real"! "

Un estudiante poco gordito, con el pelo desgreñado, y una cara en forma de papa, hizo un sonido agudo mientras celebraba como un loco. Respiré profundamente ante las palabras de ese estudiante, que había sido considerado un inútil y estaba siendo utilizado como un escudo de carne para las trampas, junto con las chicas débiles.

¿Es eso así? Geno-Real....

¿Esta era la mazmorra de Genocide Reality?

Yo sospechaba de ese estudiante desgreñado porque él estuvo diciendo algo así como "Estado Abierto!" hace un tiempo .... Pero, parecía que era un jugador como yo.

Él estaba tratando de abrir una ventana de estado, en caso de que esto fuera un mundo de juego.

Eso estaba muy bien, pero, para notar que esto era similar a Geno-Real, en una situación como esta. A diferencia de su apariencia, él era muy inteligente. Era alguien a tomar en cuenta.

"Todo el mundo escúcheme, allí está la 'Puerta al infierno'. Este mundo es el mundo del juego llamado "Genocide Reality '!"

Ese desgreñado estaba explicando a la de distancia, pero la gente a su alrededor lo ignoraba como si pensaran que estaba loco. Supongo que era de esperarse ya que los estudiantes de secundaria de estos días no sabrían de un viejo juego como Genocide Reality.

Incluso si trataba de captar la atención de todos, era obvio que nadie le iba a hacer caso. Hubo una chica que de repente se echó a reír y se había suicidado saltando en una trampa de suelo. Todos probablemente pensaban que él se había vuelto loco.

Me moví un poco hacia adelante para echar un vistazo a la "Puerta al Infierno" que el desgreñado estaba señalando. Miré la gran fisura cuidadosamente con una antorcha, y vi una placa de hierro que decía "Entrada al Tártaro”, escrito en la parte superior.

Parece como si fuera real, aunque, esperaría un poco más para asegurarme....

Puse una expresión discreta para que los otros no lo notaran, y deje escapar un profundo suspiro. "Entrada al Tártaro", también conocido como "infierno”, era la primera trampa de Genocide Reality.

Puede ser que sea una exageración llamarlo trampa, porque parecía que sólo era una gran fisura en el suelo, pero, si  caías aquí, serias llevado directamente al décimo piso. Probablemente fue hecho con la mitología de que caerías durante 10 días para llegar al fondo del Tártaro, pero aun  no era razonable.

En el fondo del infierno, había un sistema de amortiguación de daños por caídas, por lo que no morirías al caer. Para los jugadores experimentados, esta era una forma conveniente de llegar al piso 10, pero los novatos serían atacados por los monstruos más fuertes y morirían

Como esto era un juego, habría un montón de gente que moriría debido a esto. Era una trampa para idiotas que deseaban caer en una, o mataría sin piedad a los novatos.

"Por favor, créanme. Hay una escalera a la superficie delante de nosotros. Allí hay una zona segura. Lo sé todo sobre este juego ! "

Puse al delirante pelo desgreñado a un lado de mi mente, suspiré de nuevo mientras miraba el  agujero que conducía al infierno. Definitivamente me di cuenta de que había visto esas trampas en alguna parte. Fue mi falta de atención el que no me haya dado cuenta antes.

Pero en serio, ¿quién iba a creer que estaban en un mundo de juego? Mundo de juego, mundo de juego.... Lo repetí una y otra vez, pero no era realista. Pero, teniendo en cuenta todo lo igualado hasta este momento, era lógico suponer que ese era el caso. El pelo desgreñado probablemente tenía razón.

También murmuré "Estado Abierto".

Nada salió... Bueno, supongo que eso era de esperar. Geno-Real era un juego que no tenía una  condición cuantificable medible.

Alrededor de 1987, Genocide Reality fue anunciado en EE.UU, y era una revolucionaria mazmorra RPG en tiempo real, que rompió las convenciones de un juego de rol. Al igual que el título, Geno-Real hizo un hincapié en la "realidad". Así que no había información como una barra de estado o los niveles que se muestran para el personaje.

Si querías saber tu estado, tenías que ir al templo en la ciudad de la superficie. Incluso entonces, lo único que podías encontrar era tu trabajo y las posiciones de competencia en las categorías Guerrero, Acróbata, Monje y Mago.

Como era un juego, no había datos cuantificables en alguna parte, pero, para mantener un sentido de realismo, la mayor parte de la información sobre el personaje no se podía comprobar. En su lugar, había indicadores que mostraban la salud, el vigor, maná, hambre, sed y cansancio.

Era sencillo. Si no comías, bebías o dormías, tu barra de energía se reduciría, lo que llevaría a la decadencia de tu barra de salud y finalmente morirías. Probablemente era intencional, pero el sistema funcionaba en tiempo real y no se detenía. Los jugadores literalmente vivían, se aventuraban y morían en el juego.

Fue un sistema revolucionario en su momento y podría ser referido como el juego más realista. Tuvo un gran éxito en Estados Unidos y en todo el mundo. Ellos comenzaron a hacer secuelas de Genocide Reality, y pronto, hubo incluso un MMO de este juego.

Dejó un logro inmortal en la industria del juego, pero hubo un solo país en que no se vendió tan  bien, a pesar del auge que tenía en todo el mundo.

Era Japón.

Por supuesto, Geno-Real fue clasificado altamente en Japón, y así, había varios juegos que fueron traducidos al japonés. Pero al igual que su nombre "Genocide", era anormalmente difícil. En otras palabras, era un juego en el que tenías que morir en varias ocasiones mientras lo jugabas. Era una mazmorra llena de irracionales hordas de monstruos que venían delante de ti, y trampas en las que morías si era la primera vez que te encontrabas con ellas.

No es por decir que los jugadores de otros países eran particularmente mejores, pero en América del Norte, había una cultura que no le importaba usar trucos. Si morías, podrías reiniciar el juego antes del auto-guardado y jugar desde el punto guardado de nuevo, o incluso hackear el sistema para debilitar a los monstruos y aumentar las estadísticas de los jugadores. En Norteamérica, había muchos jugadores que jugaban con trampas como esas.

También había versiones con baja dificultad, por lo que muchos jugadores de todo el mundo disfrutaron de Geno-Real. Probablemente no había muchos jugadores masoquistas que jugaron correctamente hasta el final.

Pero  en Japón, los juegos eran algo serio. Un juego tan increíblemente difícil que no podía ser terminado a través de medios ordinarios, se convirtió en un juego de mierda en Japón.

Además, a pesar de que era famoso, era un viejo juego. Por lo tanto, significaba que, a menos que fueras un otaku de juegos extremos como yo o el del pelo desgreñado, no había nadie aquí que supiera sobre Geno-Real.


 "Debería permanecer en silencio...”

"¿Hay algún problema?"

Tenía una cara poco visible, pero, como si  sintiera que algo estaba mal por la forma en que   estaba mirando el infierno, Seki se me acercó.

Él era perceptivo, como siempre.

Por un momento, pensé en contarle sobre esto a mi único amigo, pero decidí no hacerlo. Hay un dicho que dice "las palabras son la fuente del desastre". Nada cambiaria si Seki supiera acerca de ello y puede ser que incluso lo ponga en un lugar peligroso.


No era prudente decirles a todos que esto era Geno-Real, como ese pelo desgreñado (Debería averiguar su nombre más adelante). Podrías implicarte en algo molesto si muestras conocimiento. Puesto que había varios jugadores, no se trataba de una versión fuera de línea (offline).

Había varias personas. Tal vez las reglas de la versión MMO se aplicaban aquí. Si era así, habría  ítems raros que se limitarían a la persona que los encontrara.

Aún no quería compartir esta valiosa información con los demás. Me sentiría mal si otros mueren  por haber escondido esa información, pero, ese pelo desgreñado guiaría a otros estudiantes en esto.

Me pondré delante de los demás y tomare todas las ventajas para sobrevivir en este mundo. Voy a disfrutar de todos los trucos.

¿Qué es esto? Empecé a sentirme feliz    .

"¿Qué pasa, Shinjo-kun? ¿Te estas riendo?"

"No es nada. Vamos.”

La alegría estalló desde la parte delantera del grupo. Ese pelo desgreñado probablemente conducía a todos a la escalera que llevaba a la superficie.

Me sentía emocionado por la luz que brillaba a través de las escaleras. Los monstruos no podían ir a la ciudad de enfrente, e incluso los jugadores no podían cometer actos negativos hacia los demás.

Puse mis manos en mi  bolsillo para comprobar el tiempo en el Smartphone. Solo estuvimos 3 horas en el calabozo.

Solo  en ese tiempo, tuvimos un gran número de víctimas.

Traducido por Nando



4 comentarios:

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top