sábado, 13 de febrero de 2016

Gate: Jieitai Kanochi Nite, Kaku Tatakaeri, Volumen 3, Capitulo 5


La nación hegemónica llamada el Imperio no tenía nombre.

Los nombres eran herramientas utilizadas para diferenciarse de los demás. El emperador era el que gobernaba todas las personas, todas las tribus, el que gobernaban sobre todos sus reinos aliados, un rey de reyes y señor de señores. Él era inigualable en su dominio y poder militar. Era una existencia singular, insuperable. Por este pensamiento arrogante, el Imperio no necesitaba  ningún nombre. 

El río que fluía de los glaciares hacia el mar se llamaba el río Ro. Se necesitaría dos días para recorrer a pie desde el mar hacia la capital imperial.

Los buques de transporte viajaban hacia atrás y hacia adelante a lo largo del río Ro.

El Palacio Imperial estaba situado en el lado oriental de las cinco colinas de la capital imperial, y la colina llamada Sadela tenía una gran extensión de terreno plano en una de sus laderas. Allí había un hermoso edificio de alabastro en cada uno de sus lados, y todos estaban rodeados por una amplia extensión de bosque. Este hermoso color verde era el tono dominante en todo el palacio.

La mansión en su distrito sur le pertenecía a Zorzal El Caesar, el hijo mayor del emperador, y el hermano de Piña Co Lada de otra madre.

Él estaba presionando a una mujer hacia abajo sobre una cama con velas de gasa. La agarró del cuello por detrás y la empujo, disfrutando de la interacción del dolor y placer en su cara, sus gruñidos y sus gemidos se mezclaban juntos mientras él se perdía en su felicidad.

"Mi, mi príncipe, por favor, por favor, perdóneme...”

"Hum, ¿eso es todo lo que la reina de los conejos -guerreros puede aguantar? Hm, estoy seguro de que puedes hacer mejores sonidos que esos. Gime para mí”.

Sin embargo, al mirar despreciablemente a la chica-conejo, cuyo cuerpo estaba retorciéndose mientras se desmayaba, Zorzal golpeó sus nalgas con un "Hmph!" y la arrojo sobre la cama como a un juguete usado.

La mujer de piel blanca salió rodando de la cama como una muñeca rota. El impacto hizo que su  conciencia regresara, y su cuerpo se estremeció.

Su cabello era blanco como la nieve, y tenía dos orejas tapizadas de pelaje pegadas a los lados de su cabeza. Sin embargo, su cuerpo estaba cubierto de hematomas, marcas de mordeduras, y muchos otros signos de violencia.

"Si vas a desmayarte solo por esto, no serás capaz de satisfacerme...”

"Por favor, perdóneme..." la mujer gimió con una temblorosa y suave voz. Sus ojos rojos lo miraban mientras ella se paraba del frío suelo de piedra y volvía a la cama.

"Esfuérzate mas entonces. el destino de tu gente depende de ello ".

"Por favor, muestre misericordia, mi príncipe, mi gente...”

"¡Suficiente! ¡voy a regresar !"

Zorzal ni siquiera se molestó en responderle, aparto su cuerpo musculoso y le ordenó a sus asistentes que lo vistan.

Su amante guerrera-conejo lloraba mientras se levantaba de la cama desnuda, y se cubría con las sabanas. Luego, se fue cojeando, apoyándose contra la pared mientras salía de la habitación del hombre.

Zorzal chasqueo su  lengua. "Estoy harto de este juguete." él se preguntó si debería seguir disponiendo de ella.

Una voz respondió a su murmullo.

"Su Alteza, incluso si es por diversión, no debería emparejarse con una sucia mujer bestia como esa."

El que hablo era el conde Marx del Ministerio de asuntos internos.

"¿Qué quieres decir?, soy un hombre ilustrado. Yo trato a todas las personas de la misma manera, a pesar de las especies. El cuerpo de esa guerrera-conejo es uno de los mejores que he visto”.

"Sin embargo, si queda embarazada...”

"Eso estará muy bien. Ella es la reina de los guerreros-conejos. Si tiene a mi hijo siendo su líder sería algo bueno”.

"Pero, ¿el reino que ella gobernaba no ha sido destruido hace mucho tiempo?”

"Shh, silencio... Las orejas de Tyuule son muy grandes. Ella podría escucharte”.

Marx sacudió su cabeza.

Ella se había sacrificado para proteger a su país y a su pueblo. Ella había sufrido este terrible abuso por tres años, pero su hogar fue destruido hace mucho tiempo y su gente estaba casi extinta. Los pocos sobrevivientes que quedaron se dispersaron por toda la tierra y vivían en la miseria.

Peor aún, los sobrevivientes creían erróneamente que ella había traicionado a su pueblo, y juraron vengarse de ella. Eso fue algo cruel, incluso para un hombre bestia. La idea de lo que haría Zorzal   cuando se convirtiera en el emperador le envió un escalofrío por su columna vertebral.

"Hablando de eso, conde Marx. ¿Por qué has venido aquí el día de hoy? ¿Estabas espiando? ¿O deseas a Tyuule a pesar de tu edad? Eso también estaría bien. Ella puede estar un poco sucia, pero   es muy bonita cuando está limpia. "

Después de que Zorzal fuera vestido, sus asistentes salieron de la habitación. Ahora, solo Zorzal y el conde Marx estaban en la habitación.

"En verdad, tengo un asunto que informarle. "

"¿Qué es? Habla."

"Recientemente, ha habido algunos movimientos inquietantes entre los senadores."

"¿Y por inquietantes quieres decir...?

"Sí, mi príncipe. Encuentros en la noche, secretos acuerdos comerciales, ese tipo de cosas. Al principio, sólo había unos pocos haciendo esto, pero sus números han aumentado de manera constante”.

"Hum. ¿Mi hermano está tramando algo de nuevo? Él debe estar provocando a los senadores. Parece que Diablo finalmente ha sacado todos los topes en su deseo por el trono”.

"No, ese no parece ser el caso. Los que se reúnen con los senadores parecen ser las personas que ilegalmente se han establecido y han reclamado Arnus”.

"¿Qué, cómo pudo suceder eso?", dijo Zorzal mientras sacudía su cabeza con incredulidad.

"¿Podrían ser emisarios? Después de todo estamos en guerra, tener a los mensajeros yendo y viniendo es algo común. Por lo general, el enemigo debe estar negociando con el imperio la paz o la rendición. ¿Podría ser que ya no pueden luchar más? "

"Sin embargo, parece que muchos de los senadores ya han sido comprados."

"¿Qué dijiste?"

"Hasta ahora, todos los que han ido a la guerra contra ellos han muerto, pero parece que  bastantes personas siguen viviendo como prisioneros. Estas reuniónes de los senadores debe ser por la negociación de las condiciones de su liberación”.

"¿Cómo pudo pasar esto?"

Zorzal golpeó su puño contra la palma de su mano.

"Y pensar que los senadores Imperiales se rendirían bajo este tipo de intimidación."

"Utilizar el parentesco de uno como un arma parece algo que el despreciable enemigo haría."

"Bueno, no se puede evitar. Después de todo, sus propios familiares están secuestrados. Eso debe estar empañando su juicio. Muy bien, ya sé qué haré . Voy a informarle a los senadores sobre los métodos despreciables del enemigo y los haré reaccionar”.

"Si su Alteza va en persona, estoy seguro de que ellos lo harán."

"Aun así, conde Marx. ¿Por qué me informaste sobre esto, y no a mi padre? "

"Hay muchas cosas a tener en cuenta, y si esta noticia llega a oídos del emperador, temo que algo irreversible pueda pasar. Esto no puede ser bueno para el Imperio. Por lo tanto, le informé directamente a usted, como el heredero de la corona”.

"Bueno, eso es cierto. Hay que evitar el conflicto entre el Senado y la familia imperial. Sólo Diabo se beneficiará de ello. Si ese es el caso, entonces tenemos que resolverlo nosotros mismos. Bien, ¿dónde se están reuniendo? "

Marx le dijo dónde estaban reunidos.

"¿Qué? ¿Tan cerca de nosotros? "

Zorzal frunció el ceño, y luego le dijo a los jóvenes patricios de afuera. "Vamos a salir !"

Mientras el conde Marx lo veía salir, murmuró para sí mismo, "Idiota. Ve tan grandiosamente  como desees”.

♦ ♦ ♦


 El nombre para este tipo de evento sería una "fiesta de jardín" o "festival de jardín". El término    evocaba impresiones de grandes tiendas de campaña y carne asada. Se encontraba en los  alrededores del Imperio, y muchas personas fueron invitadas para que disfruten juntos.

El jardín era tan grande que contenía partes del bosque, que parecían extenderse hasta el horizonte , así como pequeñas colinas, bosques en miniatura, e incluso un pequeño arroyo que conducía a una piscina, además de suficientes pastizales para 36 hoyos de campos de golf.

Un gran dosel blanco se extendía sobre una esquina de este jardín. Debajo de eso, los cocineros principales estaban haciendo barbacoa de pescado y carne de bestias sobre un gran fuego. Ellos hacían uso intensivo de esas especias que eran raras en el Imperio, y el olor era suficiente para hacer que la gente babeara.

Algunas de las chicas jóvenes en trajes de sirvienta  no pudieron evitarlo y probaron algunos, para luego ser regañadas una vez que las viejas sirvientas se habían enterado de ello.

A poca distancia, un grupo de músicos estaban tocando una pieza. No era lo suficiente como para que las personas lo consideren ruidosa, pero su música amenizaba la escena.

Las empanadas llenas de sopa despedían una deliciosa esencia de hierbas. Junto a eso, había montones de frutas de diversos países apiladas.

Después de que los invitados llenaron sus estómagos, se dirigieron a los postres.

Estos eran golosinas congeladas que nadie había comido antes. La gente de aquí era lo suficientemente feliz solo con tener hielo aplastado rociado con miel y jugo de frutas. Sin embargo, el plato que hacia su debut se llamaba "helado", que estaba hecho con leche.

Ellos probaron el helado - que estaba envasado en pequeñas tazas - por curiosidad, pero luego, la gente comenzó a reunirse debido a este delicioso sabor.

"Si comes demasiadas cosas frías, tendrás dolor de estómago" las damas patricias reprendían a sus hijos desde el lugar donde estaban tomando el sol. Sin embargo, no eran muy convincentes ya  que tambien tenían tazas de helado en sus manos. Por lo tanto, los niños sólo coreaban "Kay ~" antes de salir corriendo y molestar a la sirvienta a cargo del helado pidiendole más.

La sirvienta  no tiene suficiente helado para los niños que querían repetir por una tercera y cuarta vez. Al final, los niños empezaron a mostrar sus malas actitudes diciendo: "Eres tan mezquina!”

Sin embargo, cuando la sirvienta les respondió con calma: "Yo voy a decírselo a sus madres" los niños se calmaron en el acto. Luego, juntaron sus manos y rogaron, "porfavoooooor  ~". Los mocosos  eran mocosos, sin importar dónde estaban.

La comida no era lo único que estaba listo.

Cuando llegó la tarde, un campo de tiro fue establecido.

Un hombre patricio de mediana edad presionaba su vientre contra la espalda de su hija para    enseñarle a apuntar. Sin embargo, esta extraña postura sólo sirvió para hacer que ella fracase   completamente, haciendo que él se avergonzara y sacándole una risa.

Había muchos otros disfrutando de los juegos con el balón y los  juegos con el disco volador. Los niños corrían alrededor jugando en equipo, y sus madres los miraban mientras ellos se divertían.

Había carpas y peces de colores nadando en la piscina pequeña, mientras que los que disfrutaban  de la pesca lanzaban sus cañas. Probablemente era una forma de entretenimiento para convertir sus capturas en comida.

Mientras Piña observaba esto, tomó una fruta de una cesta y la masticó.

"Sugawara-dono, invitar a las familias en conjunto de esta manera es más divertido de lo que pensé que sería. Me gusta esta sensación. Tal vez los  futuros eventos para la banda de caballeros puedan ser de esta manera... "

"¿Es así? Gracias por tu elogio. Sin embargo, tener a la jefa  de sirvientas aquí ha ayudado mucho.   No pensé  en contratar a músicos”.

"No, esa fue una  idea de la Casa Formal. Después de todo, el tratado estipuló una completa  cooperación, para que los futuros eventos como este no sean un problema. Le esta yendo bien  a Itálica, y dicen que las finanzas de la Casa Formal están mejorando. La Casa fue bastante clara sobre esto, siendo el resultado del comercio con ustedes”.

"Sin embargo, parece que sólo enviaron sirvientas humanas...”

Con el fin de llegar a un acuerdo con la Casa Formal, él las había visitado en el pasado, y allí   conoció a personas de distintas razas, como las personas-gato y los guerreros-conejo. Ellas eran signo de que este mundo era diferente, sin embargo, la jefa de sirvientas sólo había traído sirvientas humanas a la capital. Esto parecía mal, de alguna manera.

"Bueno, la capital...”

La respuesta de Piña no fue muy clara, pero ella entendió el significado a través de Sugawara.

Después de asistir a las fiestas ofrecidas por varios patricios poderosos, y después de visitar varias casas patricias, él se dio cuenta de que ellos sólo tenían sirvientas humanas. Parecería que la Casa Formal era la única excepción. Las otras familias aceptaron esto, incluso cuando no les gustaba, probablemente debido al anterior Conde Formal, que fue un hombre de mente abierta.

Piña y Sugawara se dirigieron al jardín, donde todos estaban, con el fin de ver si alguien se sentía  aburrido o si había algún problema por resolver.

A veces, saludaban invitados, o los invitados los saludaban a ellos.

A veces, él veía a alguien interesante, y luego preguntaba: "¿Quién es ese?" Para aprender sobre el nombre y la familia de esa persona. Ese trabajo requería una buena memoria.

El ojo de Piña se dirigió a un japonés que le daba consejos a un chef sobre cómo utilizar las especias.

"Sugawara-dono, ¿quién es ese hombre?"

"Ahh, es uno de los hombres de Itami, se llama Furuta. Él solía ser un chef en un restaurante de primer nivel antes de enlistarse".

"Ya veo, por eso él hace tal deliciosa comida"

Uno no podía hacer tales sabores sublimes lanzando las especias al azar. Su nombre es Fu-Ru-Ta, pensó Piña mientras hacia una nota mental de él.

"Su Majestad, ha pasado un tiempo."

"Ohh, Tuen-dono. ¿Estás bien?"

"Sí, le está yendo bien a mi familia.”

Las presentaciones que él había solicitado al comienzo estaban sucediendo.

"Sugawara-dono, él es el tercer hijo de la Casa Mare. El nombre de su hermano mayor está en la lista de prisioneros para serán enviados de vuelta”.

Y así, Piña le presento a Sugawara varios miembros de la nobleza.

Todos los invitados importantes de aquí ya estaban familiarizados con Sugawara, y algunos incluso   habían traído a sus familiares, por ejemplo, sus esposas e hijos. Para ellos, Sugawara no era el mensajero de una temible nación enemiga, sino, era un portador de regalos maravillosos de otra tierra.

A la mitad de las presentaciones, una joven atrevida corrió y agarró el brazo de Sugawara, presionando sus florecientes pechos en él de una manera burlona.

"Sugawara-sama, vi las hermosas joyas de mis primas y estoy celosa. ¿Podría ayudarme?"

Esto era bastante grosero después de todo, y por eso, ella fue regañada de inmediato por sus padres.

La chica que se aferró a Sugawara tenía más o menos 11 o 12 años, así que ella probablemente no estaba actuando por mayores beneficios. Esto era algo inquietante, pero él no se la quitó de encima. Sin embargo, sería difícil ser un diplomático sin saber cómo manejar situaciones como estas. Pero había una buena manera de tratar con niños pequeños.

Mientras miraba a la madre regañando a su hija, ella susurró, "Ella es de la familia Tueri, y pariente del Marqués Caesar."

El Marques Caesar era el líder del Senado Imperial, y por extensión, de toda la política imperial. Para el gobierno japonés, eso significaba que ellos necesitaban estrecharse a él a cualquier precio. Naturalmente, Sugawara inmediatamente respondió de una manera apropiada.

En primer lugar, se paró frente a los padres de la niña, que estaban molestos por su mala educación, con una expresión cordial y les pidió  amablemente que no la sigan regañando. Entonces, se acordó de su nombre - Sherry - y le prometió darle un collar de perlas. De esta manera, ellos formarían un enlace, y en el futuro, él podría pedirles a ellos que les presenten a otras personas.

Esto era a lo que se referían los superiores diplomáticos  cuando dijeron, "Los regalos son nuestras municiones". Los beneficios personales no  podían estar en conflicto  con el bienestar de un país, y a veces la gente era atacada por los medios de comunicación sobre esto. Sin embargo, por el bien de los esfuerzos diplomáticos, no podían darse el lujo de ser tacaños. Ser demasiado avaros podría conducir a que las relaciones se  descompongan.


Lo que ocurrió fue que Sugawara adorno a  Sherry con un collar de una caja de terciopelo, y ella de inmediato salió corriendo como una niña inocente para mostrarselo a sus primas.
Por supuesto, después de recibir un regalo como este, uno necesitaría reembolsarlo de un modo apropiado. Esa era la forma en que ellos hacían las cosas en el Imperio. Muy pronto, el reembolso se llevó a cabo - ellos lo ayudaron a contactarse con el  Marqués Caesar.

Como acotación al margen, debido a este arreglo, Sugawara, que casi tenía 30 años, comenzó  a gustarle a Sherry, que tenia 11 años.  Sus calculadores  padres notaron esto y entusiasmadamente comenzaron a presionarlos para  que estén  juntos, y la manera en que se estaban desarrollando las cosas comenzó  a preocuparle.

♦ ♦ ♦

Piña sonreía con amargura ante el pánico de Sugawara y la contenta Sherry, y luego dejó que sus ojos se pierden en los  alrededores.

Por ahora, era imposible monitorear totalmente las actividades de todos los invitados.

Como anfitriona, ella no podía simplemente andar por ahí. Para ser precisos, como anfitrión, uno    no podia disfrutar  a expensas de los invitados. Aun así, era mejor esta vez. Ella no tiene que presentarle damas a los caballeros y viceversa.

Los eventos como este creaban una oportunidad para que los hombres y mujeres jóvenes se mezclen. A pesar de que era natural para los jóvenes patricios ligar entre sí, si lo hacían de repente sería muy desagradable. Primero, tenía que haber presentaciones  adecuadas, y el anfitrión tenia que  gestionar eso gran parte del tiempo.

Piña era la líder de la orden de caballeros que contenía muchos hombres y mujeres jóvenes. Si ella tuviera que organizar un encuentro para que todos ellos se conozcan con los demás, estaría demasiada ocupada, tanto como para ni siquiera tomar una bebida.

Y en esta fiesta asistieron los familiares de muchas familias patricias, así como sus hijos que no habían hecho su debut social.

Frente a los ojos de sus padres, ellos no podían hacer nada por la borda. Y si  pasaban el tiempo en presentaciones, no tendrían  tiempo para disfrutar.

Debido a eso, la mayoría de los invitados decidieron disfrutar como familia. Se dividieron en dos grupos de hombres y mujeres y se divertían.

Las damas obtenían hermosas prendas, cortesía de alguien relacionado con Sugawara, y competían para superarse las unas a las otras,  mostrando sus brillantes vestidos de colores y joyas.

Como los materiales y las telas eran iguales, la única manera en que ellas podían compararse  era a través del diseño y la costura de sus vestidos, lo que provocaba sus respectivos celos y competitividad. Además, las pequeñas diferencias en la calidad de los accesorios y decoraciones en sus prendas carcomían sus corazones, y por eso, ellas querían mantener buenas relaciones con  Sugawara y sus compañeros  diplomáticos, que aún no habían entrado en escena.

También había algunas mujeres agrupadas alrededor de las sargentos Kuribayashi y Kurokawa.

Kuribayashi era muy evidente en su uniforme JGSDF de mujer. Sin embargo, similar a cómo se vistieron Piña y sus caballeros subordinadas, los invitados aceptaron rápidamente su estatus de mujer soldado.

Mientras charlaba con ellos, Kuribayashi eligió al  sargento Tomita como un demostrador para enseñarle las técnicas de autodefensa a las damas.

"Cogen el brazo, y lo doblan hacia adentro, de esta manera.”

Mientras explicaba, la pequeña Kuribayashi puso al alto Tomita en el  suelo mediante un kokyu-nage. El público aplaudió sus movimientos rápidos y nítidos. Además, algunas estaban encantadas con Tomita, quien se veía muy fuerte y feroz, pero se mantuvieron en calma y reservadas.

(Nota TL: kokyu-nage es un movimiento de aikido.)

Por otro lado, Kurokawa estaba mostrando las formas en que las japonesas utilizan el maquillaje, disfrutando de las miradas de admiración de la audiencia. Como una estudiante de enfermería, ella había estudiado maquillaje terapéutico, y era una feliz coincidencia de que pueda ponerlo en   uso aquí.

El maquillaje terapéutico se utilizaba para ayudar con la depresión que pasaban las personas que sufrían enfermedades crónicas. Mantener un estado de ánimo feliz tenia un efecto positivo en su tratamiento.

"Si aplicas demasiada sombra en tus ojos, se verá muy oscuro, por lo tanto, es necesario aplicarlo de manera uniforme. Además, es necesario entre cerrar los ojos para terminar sin problemas. También hay que tener cuidado con las líneas de las cejas. Un pequeño cambio puede producir un gran efecto ".

Kurokawa escogió a varias damas para demostrar sus habilidades, y sus manos hicieron un gran cambio en ellas. A pesar de que no se veían diez años más jóvenes, ella saco la ternura que deberían tener a su edad, o tal vez sólo las  hizo más bonitas, y las mujeres jadeaban con asombro.

"Itami realmente tiene una gran cantidad de personas con talento bajo su mando!", dijo Piña en   alabanza.

Sugawara acordó en que él era un hombre con suerte. El tercer reconocimiento había llegado hace solo unos días, y ahora que había más equipos de reconocimiento que podían utilizar con eficacia el idioma de la región especial, esto era mucho más conveniente para sus actividades. El primer  reconocimiento, que había sido llamado de vuelta a Arnús, no era del todo adecuado para este tipo de trabajo.

"La gente de antes era demasiado grosera, y carente de humor."

 "Como era de esperarse, fue por su comandante. No, si Itami-san se hubiera vuelto un soldado regular, estaríamos en problemas. Él es un caso muy especial”.

"Entiendo."


Aunque Piña no conocía a la gente japonesa como Sugawara  lo hacía, ella podía entender a lo que él se refería después de ver su seria y digna apariencia. Por el contrario, Itami era un ......vago ? ¿De trato fácil? ¿O tal vez un libertino? Al final, lo que les salvó fue su naturaleza.

No importaba las circunstancias, un hombre normal estaría lleno de resentimiento después de haber sido golpeado por un grupo de personas. Sin embargo, Itami sabía que Piña tenía una deuda con él que no podía pagar, pero aún así, no se  aprovechó  de eso. Ese fue un caso muy raro.

Hubiera sido lo suficientemente simple para Itami vengarse de ellas; simplemente no permitirles hablar con Risa sería suficiente venganza.

Para Piña, que estaba sedienta de "arte", interrumpirla de sus suministros rompería su espíritu. Para evitar esto, ella tenía que hacer crecer una cultura de "artistas" en el país, y el primer paso para  eso era las clases de idiomas. En este momento, ella tenía que permanecer en el lado bueno de Itami, sin importar qué.

Piña estaba dispuesta a hacer cualquier cosa con el fin de lograr eso.

Ella ya había escogido a una chica adecuada de la banda de caballeros, y la envió a Arnus para las clases de idiomas. A pesar de que aun estaba en un estado inactivo, en su orden, ella tomaría medidas.

Aunque esto podría ser triste para la "suertuda " chica, Piña ya había lanzado todas las  restricciones por la ventana. Ella usaría cualquier medio, no importa cuán sutil o prepotente sea.

Después de reafirmar su determinación, Piña asintió para sí misma, y luego le preguntó a Sugawara, "Entonces, ¿dónde está Itami-dono?" ella tenía que asegurarse de que él este feliz.

"esta por allá."

Sugawara señaló  la plaza principal, específicamente en una zona que estaba tapiada por sacos de arena y  estaba prohibida para  los niños.

♦ ♦ ♦

Los invitados de allí eran su principal objetivo... en otras palabras, ellos eran senadores, y los jóvenes que se convertirían en los nuevos senadores. El JSDF había establecido un campo de tiro aquí para que ellos experimenten la sensación de disparar armas de fuego. Además, también entenderían el terror de las armas que poseía Japón. Ese era el objetivo principal al organizar esta fiesta en el jardín.

Con el fin de garantizar que las balas no vayan a desviarse, establecieron objetivos frente a una gran pila de sacos de arena. Los objetivos en cuestión eran baratas macetas de barro cocido, compradas en grandes cantidades.

Detrás de ellas había bermas de tierra. Esto fue lo que Itami y los demás habían preparado de antemano.

Los senadores estaban alineados en la línea de fuego, y bajo la supervisión de los soldados del tercer reconocimiento, abrieron fuego sobre los objetivos a 50 metros de distancia, para satisfacer sus corazones.

Los veinte senadores se turnaron para disparar.

Cicero se sitúo en una de las posiciones de tiro. Siguió las indicaciones, y sujeto firmemente el fusil, apuntó, y luego apretó el gatillo. La fuerte detonación del disparo y el golpe en sus hombros hizo que sus ojos lagrimearan.

Piña le quería preguntar, "¿Cómo se siente un arma de fuego, Lord Cicero?", pero no lo hizo. Si alguien le hubiera hecho esa pregunta, ella habría pensado que estaba tratando de intimidarla. Por lo tanto, se mantuvo en silencio. Después de todo, ellos lo habían experimentado y tenían suficiente tiempo para pensar en ello.

El primer disparo lo hizo saltar.

El segundo disparo lo impresionó con su poder.

El tercer disparo le hizo sentir ese poder en su cuerpo.

En el cuarto disparo, él quería ser dueño del arma que tenía en sus manos.

Y luego, después de diez rondas, se  dio cuenta de lo que significaba luchar contra un ejército que estaba totalmente equipado con estas armas.

Luego, ellos les mostraron el Minimi (una ametralladora ligera). Después de ver la línea de macetas hechas añicos en un instante, entendieron por qué el ejército invasor que habían enviado más allá del Gate había sido derrotado. También supieron por qué el ejército aliado que atacó Arnus había sido aniquilado.

Después de eso, hubo una pregunta.

"¿Cómo hicieron esas cosas?”

Por supuesto, ellos no podían enseñarles a los senadores cómo hacerlas. Por otra parte, incluso  si  les decían, ellos no serían capaz de entenderlo.

Lo que los senadores podían entender era que estas armas denominadas pistolas eran una colección de innumerables piezas complejas. Eran el producto de una tecnología más avanzada que los que habían producido los regalos que Sugawara les había dado.

Y después de eso, la pregunta fue: "¿Cómo podemos comprarlas?”

Pero no les podían dar la respuesta que deseaban. Ellos no podían . ¿Cómo alguien podría ser tan estúpido como para venderles armas a sus enemigos en medio de una guerra? Los senadores también lo sabían.

De hecho, si hubieran estado de acuerdo en vendérselas a ellos, los senadores habrían sospechado de algún tipo de estafa o truco. Entonces ¿por qué habían preguntado?, porque las armas poseían una potencia que no podía ser ignorada.

Con el fin de evitar su robo, cada arma estaba asegurada por dos cadenas y cada uno tenía a una persona vigilándolo.

Los instructores amables, que explicaban cómo cargar, cómo apuntar y cómo apretar el gatillo, no iban a permitir que su vigilancia se afloje en lo más mínimo.

Entonces una voz de atrás sugirió: "¿que hay de  comprarlas todas?”... Pero a juzgar por su    forma de hablar y sus acciones, eso sería imposible. Al final, tuvieron que acabar con"... como si pudiéramos hacerlo”.

Cicero le regresó su rifle al  soldado delante de él, y salió del campo de tiro después de agradecerle a su instructor por su tiempo.

Después de eso, empezaron a mostrar más cosas que asustaban a los senadores.

"Ah ~ empezaremos la demostración del mortero de 81 mm, por favor, vengan por aquí.”

Itami llevó a los senadores a un nuevo campo de tiro.

A cierta distancia, había un objeto cilíndrico de pie, inclinado sobre dos piernas. El cilindro se parecía a un tubo de metal. Este tubo apuntaba a una  pradera en la distancia.

Como  el público empezó a acercarse, Itami gritó: "Es muy peligroso, por favor queden se  atrás!", Y los senadores no tuvieron más remedio que detenerse .

Con la orden del comandante, la tripulación de tres hombres encargada del mortero comenzó sus tareas.

Uno de ellos instalo la unidad de observación y comenzó a alinearla con el horizonte y el objetivo puesto de color rojo y blanco.

Otra persona alisto el proyectil del mortero con su fusible y su carga propulsora.

Después de eso, la persona que estaba detrás tomó el proyectil con ambas manos, y deslizó la mitad en el cañón del mortero, pero no la soltó.

"media carga  completa!"

El comandante cruzó los dedos mientras hacia la cuenta regresiva, "Cinco! ¡cuatro! ¡Tres! ¡Dos!"

"¡uno!" "¡fuego!", Las dos voces resonaron juntas.

El hombre que poseía  el proyectil del mortero lo soltó, e inmediatamente bajó su cabeza para evitar lesiones.

Después de eso, el proyectil se deslizó por el cañón, mientras era atraído por la gravedad.

La cola del proyectil  estaba cargada con una carga propulsora. La distancia que podía volar, podía  ser modificada cambiando la cantidad del propulsor. Una vez que la carga golpeo el percutor en la base del tubo, provocó una pequeña explosión. La onda de choque producida por la detonación del propulsor  lanzó el proyectil desde el  tubo.

Primero, una lengua de fuego salio de la boca del mortero, y luego el proyectil voló. Esto fue lo extraño; casi no había ningún espacio entre el proyectil  y el tubo, sin embargo, las llamas y la onda de choque surgieron primero.

Después de ver esto, el público se asustó por la detonación, que era mucho más fuerte que la de las armas. Y entonces...

"Impacto ~ ahora!"
Después de eso, una enorme columna de humo negro floreció del objetivo, y un segundo después, se oyó el sonido trepidante de una explosión. Con el fin de amplificar el efecto visual, ellos habían montado el proyectil con un fusible de retardo de tiempo, así que este explotaría en el suelo. Esto crearía un aerosol de polvo y arena, como en las películas.

Y luego el mortero  continuó disparando.

Los proyectiles excavaban trozos enormes de tierra, y los sonidos de las explosiones rugían como un trueno. Al final, hicieron más de diez disparos.

Los senadores que vieron esto imaginaron su caballería e infantería pesada siendo voladas en pedazos. Además, también contemplaron sus fortalezas y castra sumidas en estas explosiones.

"siento molestarte, pero... ¿cuál es el alcance máximo de estas armas?"

Itami hizo algunos cálculos mentales y respondió: "Hmm, de las mediciones de este lugar, yo diría que 3 ligas o algo así  (1 liga = 1.6km)." Esta era una respuesta conservadora; no había necesidad de describir con precisión sus armas a sus enemigos.

"¿Dijiste tres ligas?"

En la Región Especial, incluso los campos de batalla no eran tan grandes.

"Ah, tengo otra pregunta. ¿Cuántas de estas armas tienen ? "

"Lo siento, no puedo decirle los detalles exactos. Supongo que cada hombre tiene una”.
"¿Ca- cada hombre?!"

Cada  senador llego a la misma conclusión. No, de verdad, ya lo  sabían. Simplemente no querían  admitirlo por si mismos.

Si luchamos contra ellos, vamos a perder.

Lo habían experimentado de primera mano. Los soldados del Imperio, las armas del Imperio, las tácticas del imperio, nada de eso  podían esperar derrotar a Japón.

¿Quién fue el idiota que sugirió declararle la guerra a un enemigo como este? Los senadores se miraron con ojos llenos de odio, pero lo único que vieron fue la expresión de dolor en los rostros de los demás. Todos tenían la misma cosa en sus mentes .

Después de eso, ellos vieron que Piña y Sugawara los observaban.

Los senadores entendían.

Ellos sabían por qué Piña se había ofrecido con tanto entusiasmo ser una mediadora. De hecho, fue por el bien de los cautivos... pero ella supo, antes de que todos ellos lo hayan descubierto  ahora, que si el Imperio continuaba luchando, sería derrotado. No, no sería derrotado. Seria  destruido.

Ellos estaban rodeados por las mujeres y los niños que no sabían nada del enemigo aterrador al que se enfrentaban. Y había muchos otros patricios aparte de ellos. Ninguno de ellos estaba en guardia. Ellos vivían despreocupadamente. Antes de este día, Piña pensó que ella pudo haber sido una de ellos.

Después de intercambiar miradas, el Marqués Ducie y Lord Cicero salieron del grupo.

Cicero forzó su pregunta.

"Sugawara-dono. ¿Puedo preguntar porqué Japón quiere la paz? Está claro que si ustedes siguen luchando, saldrán victoriosos”.

"La paz es exactamente lo que mi país quiere".

El Marques Ducie respondió con una voz que hacía juego con su distinguido estatus.

"La paz... ya veo. Esa palabra tiene un sonido agradable. Pero tiene muchos significados. La paz   alcanzada a través de la victoria es dulce, pero la paz al ser derrotados y lanzados a un lado es amarga. Ambos casos son la paz de todos modos, pero este viejo se da cuenta de que tienen un significado completamente diferente. Hasta el día de hoy, este viejo sólo ha probado la paz de la victoria”.

"Sin embargo, su Excelencia, aún hay algo de tiempo antes de que los ejércitos de Japón vengan  por nosotros."

Después de escuchar las palabras de Cicero, el Marqués asintió.

"Estás en lo correcto. Las conversaciones de paz son esenciales. Sin embargo, hay que verificar las condiciones del tratado de paz con Japón ".

Sugawara asintió, y luego declaró fríamente las estipulaciones básicas:

Uno: El Imperio debe admitir su culpabilidad por iniciar la guerra y debe encargarse de castigar a las personas responsables.

Dos: El Imperio debe pagar los daños y perjuicios correspondientes a Japón. Esta cantidad es de 500 millones de suwanis.

Tres: El Imperio debe cederle un territorio alrededor del Gate,  equivalente a 100 ligas alrededor del Gate, a Japón. Una zona desmilitarizada deberá existir por las 10 ligas alrededor de esta frontera, donde ambas partes no  permitiran que se estacionen fuerzas militares.

Cuatro: El Imperio tiene que firmar acuerdos comerciales con Japón.

"¿Qui... quinientos millones de suwanis?!"

"No habría esa cantidad de dinero en el mundo, incluso si los reúnes a  todos!”

"Pedir sanciones para los responsables, encima de cederles territorio, esto es pedir demasiado!"

"Exactamente. ¿Tienen la intención de destruir el Imperio? "

Después de ver el pánico de los Senadores, Sugawara aclaró a toda prisa las condiciones.

"No hay necesidad de pagarlo todo de una vez. Además, la suma también puede pagarse con derechos mineros ".

"Aún... aun así... ¿No te parece que es un poco demasiado?”

"Es, es imposible. No seremos capaces de convencer a los demás senadores de esto".

"¿Cómo puedes decir que deseas la paz cuando dices esto?"

Piña también estaba temblando cuando oyó las condiciones del gobierno japonés.

Y pensar que el proceso de paz que ella estaba presidiendo resultaría ser una sentencia de muerte. Las palabras de Sugawara sobre el pago en cuotas y el pago en derechos mineros entraban por un oído y salían por el otro.

Sugawara, que había sido un diplomático agradable que estaba construyendo lazos con Japón, se convirtió  de repente en un monstruo gigantesco ante los ojos de Piña. La fuerza huyó de su cuerpo, y al final, ni siquiera podía mantenerse en pie y se sentó. Con  una voz llena de desesperación, Piña preguntó:

"Sugawara-dono. ¿Puedo, puedo preguntarle cómo esto es diferente de una rendición incondicional? En lugar de esto... ¿no sería mejor simplemente matarnos a todos nosotros y ahorrar tiempo? "

"De hecho, 500 millones de suwanis probablemente es demasiado" Sugawara dijo,  después de una breve pausa para pensar.

"Esa cantidad es básicamente el valor de nuestro presupuesto de un año, y un poco más."

Los senadores se sentaron uno por uno.

Todos los objetos de oro en el continente... Comenzando con  las coronas de sus reyes vasallos, sus tesoros,  sus monedas... si todos ellos eran reunidos y se  reforjaban en suwanis, no podían acuñar ni de lejos los 500 millones de ellos. Y pensar que esta enorme suma era más o menos equivalente a los gastos de un año para el enemigo. ¿Qué tan grande era este país llamado Japón?

En cuanto al problema del pago, el gobierno japonés ya había verificado la situación económica de la región especial e identificado los problemas potenciales antes de elaborar el acuerdo.

Por ejemplo, la suma total de todo el oro extraído a lo largo de toda la existencia humana era alrededor de 160'000 toneladas. Por supuesto, esto fue debido a los avances en los métodos de minería en los últimos dos o tres siglos.

A juzgar por el nivel tecnológico de la región especial, ellos probablemente aun extraían el oro a mano, usando picos y palas. Incluso con la ayuda de los ogros y duendes, teniendo en cuenta sus métodos no desarrollados, la cantidad total de oro extraído sería alrededor de 10.000 toneladas.

Además, incluso el Imperio no podía administrar por completo toda la región especial.

Y dentro de todo esto, el suwani era la moneda más valiosa de este mundo.

Un suwani contenía aproximadamente 60 gramos de oro y era más o menos del tamaño de una moneda de 500 yenes japoneses. Era muy grueso y pesado. Además de usarlo en circulación, también se utilizaba como una forma de inversión, similar a las monedas de oro Koban del  período Edo de Japón. Como resultado, se hacían  muy pocos y casi ninguno aparecía en el mercado.

Un millar de estas piezas de oro pesaría 60 kilos. Un millón de ellos pesaría 60 toneladas. 500 millones de ellos requerirían 30.000 toneladas de oro... o sea, era imposible pagarlo.

Luego  estaba la moneda de oro de mayor circulación en el Imperio, el sink. Era ligeramente más pequeño que el suwani, y su contenido de oro era un poco menos de diez gramos. Como la moneda de comercio de la región especial, su valor comúnmente estaba sujeto a fluctuaciones en función de las condiciones locales. Por esto, ellos simplemente no podían equiparar 6 sinks  = 1 suwani solo por el contenido de oro.

Los sinks eran muy valiosos debido a su conveniencia en el comercio. Por lo tanto, el tipo de cambio era de 5 sinks por 1 suwani.

Si el Imperio compraba grandes cantidades de monedas para pagar la deuda, causaría una  hiperinflación y haría difícil  la compra de las cosas. Esto afectaría también a otras monedas.

El ciudadano medio utilizaba denarios de plata, y el pago diario de un soldado era en soltas (un día de salario para un soldado era una solta). Si la moneda de oro se iba, entonces la importancia de la moneda de  plata y de cobre aumentaría. Esto llevaría a una inflación explosiva y, finalmente, a un paro a gran escala en el comercio.

Si ellos pagaban esta enorme suma, no solo la economía del Imperio se destruiría, sino la de toda la región especial. Además, si trataban de traer esa cantidad de dinero a través del Gate, los americanos, los rusos, chinos, franceses, italianos y otras potencias nucleares probablemente  ordenarían un ataque nuclear a  Japón. Con el mercado del oro en caída libre, la economía de todo el mundo colapsaría.

Por lo tanto, en realidad el pago de 500 millones de suwanis estaba fuera de cuestión. Si ellos efectivamente lo pagaban, esto causaría muchos dolores de cabeza. Circular monedas inferiores con menor contenido de oro también sería muy problemático. Estas monedas pobres podrían causar una caída del mercado si se utilizan en el Imperio.

Dicho esto, ellos realmente no podían decirles que la cantidad estaba "decidiéndose”.

Por parte de Japón, ellos simplemente estaban siguiendo el ejemplo de sus vecinos después de la batalla. Ellos habían pedido 1,4 veces su presupuesto nacional anual, por lo que Japón había pedido su presupuesto anual.

Estos fondos serían utilizados para la compensación pagada a las víctimas, varias otras formas de compensación, tales como la pérdida de ingresos causada por el incidente de Ginza, además del coste de la munición, mano de obra, combustible del JSDF, y así sucesivamente.

Sugawara hizo todo lo posible para explicarle estos detalles a los senadores (por supuesto, algunas cosas no podían  decirse), y a pesar de su torpe dominio del idioma, finalmente logró hacer entender a los senadores.

Lo importante era que las reparaciones que ellos exigían puedan cumplirse de una manera distinta a las monedas.

Ellos decidirían la sanción de los responsables más tarde. Del mismo modo, los detalles de los acuerdos comerciales.

En otras palabras, lo que Japón quería era...

Quería que el Imperio se disculpe y diga: "Nos equivocamos, y lo sentimos".

Y luego, quería que alguien sea castigado.

El Imperio tenía que pagar reparaciones, tanto como puedan.

Como no podían borrar toda la deuda de una sola vez, tendrían que pagar en cuotas, y podrían pagar con bienes valiosos, o con los derechos sobre los minerales subterráneos.

Todo alrededor del Gate le pertenecía a Japón, y el Ejército Imperial no podía acercarse.

Y luego, el comercio. O más bien, ellos podían ganar más dinero con el comercio.

... Esos eran los detalles.

Estos términos eran bastante razonables para el perdedor. Además, ellos no tendrían que convertirse en un país vasallo y no tendrían que pagar tributos por la eternidad.


En el peor de los casos, después de haber sido derrotado, todo el país sería conquistado. Sus gobernantes y nobles serían ejecutados o exiliados, y después de haber tomado sus tierras,  las personas se convertirían  en esclavos, y habría la posibilidad que hayan saqueos en las ciudades y calles.

Por lo tanto, la solicitud de una mera moneda era muy indulgente, en un sentido.

Los senadores que entendían este punto suspiraron de alivio. Sus hombros estaban pesados, como si acabaran de terminar una carrera de velocidad.

"Vamos, vamos a discutir esto correctamente...”

"Si-sí, eso es. Vamos a sentarnos y hablar sobre ello . Especialmente sobre las reparaciones. Si aprendemos sobre las situaciones de cada uno, podemos encontrar una solución que sea satisfactoria para ambas partes”.

A pesar de que esto no era exactamente lo que  Sugawara planeo, al parecer, los preparativos para las conversaciones iban viento en popa. Las fechas, los participantes ... todo esto se establecería   en un instante.

En este punto, Piña se derrumbó.

Tal vez había caído por el shock, porque ella tenía contracciones de vez en cuando. Itami cogió una rama y el pincho, luego,  todo el cuerpo de Piña se paralizó.

"Ah, Piña-dono. ¿Estás bien?"

A continuación, le dio unas palmaditas en su cara. Entonces, Piña de repente abrió sus  ojos y   agarró la mano de Itami.

"Itami-dono... yo... no creo que pueda seguir haciendo esto. Así que debo decirlo ahora mismo. Lo siento mucho sobre lo que sucedió en aquel entonces. Por favor, por favor, te pido que me perdones! "

¿En aquel entonces? ... Ah, lo que sucedió en aquel entonces. Cuando Bozes y las demás me sacaron la mierda... Mientras  Itami recordaba ese incidente, levantó suavemente la parte superior del cuerpo de Piña.

"Oh, está bien. Los seres humanos no mueren tan fácilmente ".

"No, no puedo... no voy a hacerlo... por favor. Por favor, perdóname, por favor ... "

"Lo tengo, te perdono, te perdono, así que calma - Waah"

Piña abrazo fuertemente a Itami.

Y entonces, ella murmuró "¿En serio? Me perdonas... gracias, muchas gracias..." Antes de estallar en lágrimas.


Traducido por Nando



8 comentarios:

  1. Primero al fin!!! Un saludo a mi mamá, a mi papá, y a todos lo que me conocen!!! Y a Nando por las Zhabrozongas traducciones!

    ResponderEliminar
  2. Hubo imagen zukulenta para las féminas del blog (si es que hay alguna).

    ResponderEliminar
  3. muy bien hecho piña, ahora que todos los políticos están distraídos con sugawa, dale un golpe en la nuca a itami y violalo repetidas veces detrás de los arboles, hazlo rápido mientras la elfa incestuosa, la maga dedere, la semidiosa tsusedere, no están cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Itami es lento, no aprovechara la oportunidad para mostrarle su "vara mágica"

      Eliminar
  4. Genial, no sé ustedes, pero a mí me gustó este capítulo. OK OK, creo que todos los capítulos me gustan.

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top