martes, 23 de febrero de 2016

Gate: Jieitai Kanochi Nite, Kaku Tatakaeri, Volumen 4, Capitulo 11



"¿Qué pasó?"

Mientras Itami observaba al helicóptero irse, se giró hacia Tuka, que estaba tratando de sonreír en medio de sus lágrimas, y dijo: "No voy a ir a la capital imperial."

Se quitó los guantes, y dejo a un lado el casco pesado.

Después de eso, se sentía como si hubiera sido liberado de algo. Bueno, probablemente lo lamentaría más tarde. Sin embargo, en este momento, había decidido no preocuparse por estas cosas molestas. Se sentía como si no le importara nada más. 
“todo estará bien ¿verdad?"

Por la forma en que Tuka lo miraba, ella debía estaba preocupada por haberle creado problemas a  su padre. Sin embargo, su alegría por no tener que mirar la casa sola tenía prioridad, y lentamente camino hacia Itami antes de acostarse sobre su pecho.

"Bueno, lo más importante para mí es proteger tu sonrisa. Voy a permanecer contigo, así que tienes que trabajar duro”.

Itami se sentía bastante bien después de omitir todas sus responsabilidades. Debido a eso,   incluso podia utilizar una línea embarazosa como esa de una manera completamente natural.

"¿Q-qué?! ¿E-eso es lo que deberías estar diciéndole a tu propia hija? "

Incluso la voz de protesta de Tuka era vacilante, gracias al temblor en su corazón.

Itami sonrió con amargura y respondió: "¿te suena mal?”

En verdad, él no había querido que sea de esa manera en absoluto. Todo lo que quería era alegrar a Tuka, que había vivido una vida dura hasta ahora.


El problema era que un hombre estúpido como él no tenía idea de qué tipo de efecto tenía sus palabras en las mujeres. ¿Alguna mujer no se desmayaría cuando oyera que un hombre al que   quería deseaba proteger su sonrisa y permanecer a su lado?

Tuka apoyó su frente en el pecho de Itami y en voz baja dijo "tonto”.

Lamentablemente, Itami estaba en su equipo de batalla, así que no podía sentir su cuerpo suave y cálido a través de su atuendo. Su chaleco antibalas, con placas de metal insertados, bloqueó el  cuerpo y la sensación de ella.

En otras palabras, lo único que Itami podía hacer era acariciarle su cabeza, al igual como le haría a un gato.

Las hebras delgadas y suaves de su cabello fluían en la punta de sus dedos. Luego bajo su palma, acariciando su hermosa cabeza. Cuando sus dedos rozaron la punta de sus orejas largas, Tuka se estremeció, luego se relajó. Tuka parecía el tipo de mujer que era muy sensible, y eso debió  haberse sentido bien para ella.

Después de lograr que su respiración este bajo control, Itami exhalo en silencio, y le dijo a Tuka para se prepare para un viaje.

"Vamos juntos."

Tuka tenía una vaga idea de lo que su padre pensaba hacer.

Para Itami, con más de 30 años de experiencia de vida, pedirle a una mujer que vaya a un viaje con él era una tarea difícil. Las personas lo rechazarían, se sentirían incómodos con él y lo mirarían  con disgusto, y al final, él tendría que reírse de ello diciendo que fue una broma.

Por lo tanto, cuando él le dijo eso a Tuka, en un tono que sonaba como su padre, parecía que había dado en el clavo. Con una expresión de placer en su rostro, ella le preguntó: "¿a dónde vamos a ir?"

Ella se veía gratamente sorprendida. Aunque Itami no conocía al hombre que era su padre, aun  trataba de imitar una voz paternal, o sea, la voz del padre de Tuka, Hodoryu. Como un hombre que carecía de la autoridad de un padre, él tenía que obligarse a interpretar el rol de un padre. Además, el tono que producía hacia que Tuka trate a su padre como a un hombre al que podía  amar.

La sonrisa inocente de Tuka atravesó la conciencia de Itami. Con el fin de suprimir esto, se obligó a sonreírle a ella.

"Iremos al sur. ¿Qué, no quieres ir? "

"Mm! Voy a ir, voy a ir! Iré a cualquier lugar, siempre y cuando sea con mi padre! Estoy muy feliz de que podamos viajar juntos!! ¿Nos iremos ahora mismo? "

"Primero tengo que hacer algunos preparativos. Después de eso, nos marcharemos de inmediato”.

"Entonces, termina rápido. Quiero irme antes del mediodía".

Después de que Tuka terminó, de mala gana dejo de abrazar el cuerpo de Itami. Ella dio unos pasos en reversa, y se alejó cuando estaba fuera del alcance de sus dedos.

"Voy a prepararme de inmediato!" Tuka gritó por encima de su hombro antes de irse  a su habitación.

"Itami, ¿eres idiota? No, he tenido esa sensación por un tiempo, y parece que tenía razón”.

Yanagida, que estaba observando desde un lado, fue el primero en hablar después de que Tuka se fue corriendo.

"Así que no sólo estás abandonando tu misión, ¿sino que planeas encargarte del dragón de las llamas por tu cuenta? Eso es demasiado temerario. ¿Qué tipo de motivo voy a dar para que   puedas encargarte de todo eso por ti mismo? "

"Yanagida-san, no puedes decir eso. ¿No me prometiste que te encargarías del papeleo? "

"Incluso si me dices eso...”

Yanagida sacudió su cabeza.

"Bueno, como las visita diplomáticas acabaron, es probable que no vayas a ser despedido, pero esto no ayudara a tus posibilidades con nuestra gente. Tu castigo por el incidente anterior aún no  ha sido tratado; podrías ser suspendido, degradado, y trasladado a otro lugar. "

"Argh, me preparé para todo eso, pero aún apesta escucharlo...”

Itami agarró su vientre y frunció el ceño.

No podía soportar más el dolor en su estómago. Una vez que sea separado de la región especial, si no era arrojado a las austeras guarniciones del norte, sería enviado a una isla lejana. Naturalmente, nunca sería capaz de ver a Tuka de nuevo, así que tenía que prepararse para eso.

"Entonces, no voy a decirlo. En este momento, lo que tienes que hacer es alcanzar al tercer reconocimiento, luego, después de completar tu misión, llevaras a tu equipo a derrotar al dragón de las llamas. Creo que puedo explicarlo de esa manera ".

"Yanagida-san, no tienes que seguir con esto. No tengo la intención de involucrarlos a ellos en mis asuntos personales. No tengo tiempo para dudar. No quiero tener remordimientos porque elegí manejar esta situación más adelante. Por lo tanto, en este momento, estaré saliendo".

"No seas así, estás muy exaltado. ¿No crees que tendras mas posibilidades de éxito si tienes mas equipos? "

"Ya se me ocurrirá algo. Lo siento."


Itami juntó sus manos y encaro a Yanagida. Entonces, aún en esta postura, se giro hacia el cuartel general en la colina Arnus y le hizo un gesto de suplica al teniente general Hazama. "siento darte problemas otra vez" dijo antes de juntar sus manos.

"Maldita sea. Maldita sea, estoy muy molesto. ¿Realmente vale la pena hacer todo esto por esa rubia elfo? Hay una gran cantidad de mujeres buenas en este mundo. Con tu reputación y conexiones, puedes persuadir a la gente local para que te vendan sus derechos de petróleo y minerales, y tendrías exito en el sector financiero. Cuando eso suceda, las chicas se arrojaran a ti ".

De hecho, eso sonaba muy bien.

Itami era un hombre sano y de sangre caliente. Se había imaginado teniendo orgías con chicas que eran de su tipo. Sin embargo, sus fantasías eran demasiado poco realistas. Por ejemplo, ¿cómo podría encontrarse a sí mismo siendo abrazado por una horda de chicas medio desnudas?

Él sacudió su cabeza para despejar esa imagen mental. Después de todo, él no era un protagonista de un manga ni nada. tenia que enfrentar la realidad con frialdad y con calma. Sí, tenía que ser realista sobre la planificación de sus futuros movimientos. Incluso si era difícil, tenía que visualizar un futuro realista.

Sin embargo, el siguiente pensamiento que le vino a la mente era el de si mismo siendo rodeado por azafatas y mujeres magníficas que estaban alejadas de sus gustos, yendo a programas de entrevistas después de salir del JSDF, participando en un evento de firmas de un libro que se llamaba "El Héroe de Nijubashi "(y él ni siquiera sabía quien lo había escrito), o uniendose a un partido conservador y siendo un candidato para las elecciones.

Su imaginación era bastante pobre.

Sin embargo, él aún podía imaginar todas las cosas maravillosas que Yanagida describío, en cierta medida. Él carecía de la capacidad de crear o producir cosas, ni tenía la capacidad de imaginarse un futuro que él haría sacrificándose a sí mismo. Pero no podía abandonar el futuro de Tuka por esas razones. Sería demasiado cruel.

En contraste con esto, se imaginó a sí mismo continuando su vida como un militar, llevando a Tuka, Rory, Lelei, Piña y Bozes a un Comiket, y luego haciendo una gran perturbación. A él le gustaba esos días felices.

"supongo... no puedo hacer eso después de todo" dijo Itami.

La respuesta de Yanagida fue un encogimiento de hombros. Itami no podía saber si eso significaba "Eres un idiota incurable" o "no lo entiendo." Sin embargo, incluso si Yanagida no podía aceptar las razones de Itami, él lo apoyaría hasta el final.

"Es de esa manera, Yanagida-san. Te dejare la planificación y los preparativos a ti. Además, voy a necesitar un vehículo, armas y explosivos. Ah, y algo de combustible y provisiones"

Yanagida agarró su cabeza y miró al cielo mientras decia: "Espera, espera", entonces él a toda prisa saco un cuaderno y un bolígrafo de su bolsillo, y anotó las solicitudes de Itami en una lista.

"¿Qué armas necesitaras? ¿Y cuantas raciones necesitas? "

"Necesito al menos 10 LAMs (misiles), cuantos más sean, mejor. En cuanto a la comida, como sólo vamos a ir yo y Tuka, debería ser suficiente una ración para dos personas".

"Oi, ¿estará bien que no lleves a Yao?"

"¿Yao? ¿Quién es esa?"

"La principal culpable. La mujer elfo oscuro".

"Ahhh, ¿ella? ¿Quién se preocupa por ella? Yanagida-san, por esa lógica, tú vendrías a ser el    segundo culpable, ¿verdad?

Yanagida tosió. "Eh, parece que esto se volvió en mi contra. Voy a hacer mi parte, así que no saques ese tema, ¿de acuerdo? Bien, raciones para dos, ¿verdad? "

Después de confirmarlo con Itami, Yanagida miro por encima del hombro de Itami, detrás de él.

"Ah, sí, para dos personas."

"¿Eso realmente será suficiente?"

"¿Pasa algo malo?"

"..."

Yanagida no podía hablar. Sus ojos parecían decir: "No te arrepientas de esto" mientras miraba a Itami. En ese momento, una fuerza poderosa barrió las piernas de Itami por debajo de él.

De repente, la vista ante sus ojos cambió a un cielo abierto, y en el momento en que sus sentidos llegaron, él ya estaba de espaldas.

Itami estaba tosiendo sin parar por el golpe repentino, y luego, de repente, los ojos de Rory, en su oscura falda gótica con bordes de encaje, se cirnieron sobre él, junto con sus piernas deliciosas que se desvanecían en las profundidades de su falda.

Ella llevaba medias negras bajo sus botas negras, y luego, parecía tener un liguero negro, pero él no podía verlo con claridad, ya que estaba oscuro. Más arriba, todo lo que podía ver era   oscuridad. Mientras trataba de sacar eso de su línea de visión, se encontro con los ojos de Rory.

"¿No te parece que estás tratándonos como extrañas?

El extremo puntiagudo de su alabarda se estrelló contra el suelo, justo al lado de la oreja de Itami.

A su lado, Lelei estaba viendo al Itami sin carácter.

"Es porque, no, en realidad, como veras, no creo que deba involucrarlas en esto.”

Rory se sentó encima del vientre de Itami, y golpeó el pecho de Itami con su pequeño puño.

"Es por eso que dije que estas tratándonos como a extrañas. Vamos, ¿qué tiene de malo en involucrarnos en esto?"

"¿Puedo?"

"No digas eso. Me hace sentir sola ".

Rory siguió golpeando el pecho de Itami.

"Pero será muy peligroso. Es posible que no regresemos a salvo."

"Bueno, eso suena divertido. Ahora estoy emocionada."

Mientras Rory sonreía, Itami podía ver una luz demoníaca y hambrienta por la batalla en sus ojos. Itami sentía que ella iba a devorarlo de un solo bocado.

"Pero, como veras, eso...”

"Idiota. Si no eres sincero cuando invitas a una mujer a jugar juegos peligrosos contigo, ella va a estar esperando para siempre”.

"Pero, vamos a exterminar al dragón de las llamas. ¿Quieres decir que vas a morir conmigo? "

"Por supuesto no. Un doble suicidio es demasiado poco convincente. Como aún tengo 40 años más en este cuerpo, quiero disfrutar de mi tiempo antes de renunciar a ello”.

"¿Eso significa que no vas a ir?”

"No me digas que estabas planeando perder desde el principio. ¿Tienes la intención de matarte a ti mismo? "

Itami negó con su cabeza. En su opinión, incluso en medio de ese peligro suicida, había una tenue luz de esperanza de que él pueda volver con vida.

"Entonces, ¿eso significa que no quieres suicidarte  conmigo?"

"...................................."

"...................................."

"...................................."

"Entonces debes ser más honesta. Oi ".

Rory golpeó fuertemente el vientre de Itami. El golpe pasó más allá de la protección de su chaleco antibalas con sus insertos metálicos.

"Uuu, lo tengo, lo tengo, lo voy a decir. Espera un poco ".

Itami se sentó para protegerse del segundo golpe de Rory, y al final, su rostro se encontró con su delgado busto.

"Rory, ¿puedes venir conmigo?"

El aire de peligro se alejaba mientras Rory sonreía. Itami pensó, así que ella podía sonreír tan dulcemente...

"Te saldrá caro, ya sabes."

"Entonces te lo deberé. Aunque no sé si pueda reembolsártelo”.



"Está bien. Definitivamente esperare. Voy a reclamar tu alma después de tu muerte y te convertiré  en un familiar”.

"¿eres un demonio?!"

Rory ignoró la cara lamentable de Itami. Después de un rápido vistazo sobre el cuerpo de Itami, agarró su brazo derecho y lo mordió.

"¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!"

Itami gimió como si le estuvieran sacando la carne, y Rory liberó su brazo de su mandíbula.

"Contrato establecido."

Había una evidente marca de mordedura en el brazo derecho de Itami. Rory lamió la sangre que fluía de la marca .

Entonces, ella recogió su alabarda del suelo. Levantó tres dedos hacia Yanagida y dijo "tres personas". Luego se dirigió a su habitación para prepararse para el viaje.

Mientras observaba a Rory irse, oyó decir a Lelei "cuatro personas".

"Oi, oi, Lelei, ¿también vas a venir?”

Lelei contempló desapasionadamente a Itami y dijo: "¿No es obvio?" Su tono era frío, como si estuviera hablando con un idiota. Luego, continuó con severidad: "¿El sol no saldrá en la mañana? ¿Los objetos no caerán al suelo?", mientras lo miraba.

Eso significaba que él no lo entendería si ella no lo explicaba, Y luego,

"La magia es necesaria para aumentar tus probabilidades de supervivencia. Quiero el permiso para ir... "

Los ojos de Lelei parecían decir, ¿algo más?

En el lado opuesto de aquellos ojos sin emociones, Itami podía sentir todo tipo de emociones ocultas dentro Lelei. Y luego, se dio cuenta de que ella estaba muy enojada.

"¿Le-Lelei-san? Podría ser que... ¿estás loca? "

"..."

Y así, Itami dijo, "Cuatro personas, por favor" a Yanagida.

Como él ya estaba de acuerdo en permitir que Rory vaya, no había ninguna razón para dejar a Lelei fuera de esto. La cólera de una chica que no mostraba sus emociones era bastante aterradora.

Aunque Itami había pensado en refutarla con "eres demasiado joven" o "eres una parte importante del ALC” Lelei probablemente los rechazaría como si estuviera regañando a un bebé. Peor aún, eso podría añadir más leña al fuego.

Lelei parecía muy feliz con la respuesta de Itami mientras se iba. Probablemente iba a prepararse.

Y ahora, Yao apareció frente a Itami.

Ella había llegado sin decir una palabra, y luego puso una rodilla delante de Itami. Las dos palmas de sus manos presionaban sus hombros opuestos, y se inclinó profundamente ante él.


"No importa que  órdenes tengas, mi cuerpo siempre será tuyo. Obedeceré todas y cada orden  que hagas. Si deseas que acabe con  mi vida en este momento, lo haré sin demora”.

Itami suspiró al oír a Yao prometiéndole su lealtad. El puro vigor con el que había declarado su disposición a cometer suicidio era muy opresivo.

"En cualquier caso, si mueres aquí, será un inconveniente para mí. Lideraras el camino. Yo tomare    el trabajo de destruir al dragón de las llamas".

"Entiendo. Si deseas castigarme, por favor dé la palabra”.

Él podía sentir el deseo de Yao de ser castigada en sus palabras.

Su burla de sí misma y su deseo de ser castigada debía ser algún tipo de defensa emocional por  ser regañada por otros. Yao era muy consciente de su propia culpa y la ira de Itami.

En este estado, incluso si Itami castigaba a Yao, ella no lo odiaría por eso. Sólo lo tomaría como una parte del trabajo.

Tal vez castigar a los que desean ser castigados los haría felices. Si Yao tenía conciencia, entonces no importaba que tan grave fuera su castigo o maltrato, eso no tendría sentido.

La cosa era que, Itami aún estaba muy molesto. Él sentía que todo esto era un dolor en el trasero. Lo contrario al amor no era la ira o el odio, sino la ignorancia. Cuando él trate con ella, debía  congelar su corazón.

Si Itami hubiera sabido más sobre Yao, podría haberse sentido diferente sobre ella. Pero para  Itami, esta elfo oscuro llamada Yao era la que lo apuntó con su espada sin ninguna razón, y era la principal culpable de la locura de Tuka.

Yao percibía que Itami estaba manteniendo deliberadamente su distancia de ella. Como resultado, la culpa y el remordimiento inundaron su conciencia. "No se puede evitar", pensó, y para ella, esto  se sentía como un especial y suave tipo de infierno.

Ser utilizada y desechada por los pecados que había cometido sería natural. Era la forma en que sus días terminarían, como alguien usado para la desgracia. Sin embargo, ella aun quería ser castigada. Ella quería sufrir y ser regañada. Ella quería ser humillada y degradada.

En las profundidades de su corazón, Yao sabía que quería ser abusada. Esa idea la hizo estremecerse de alegría.

"Así que al final, necesitarás lo suficiente para cinco personas."

Yanagida, que había visto todo eso, dijo esas palabras como si estuviera escupiendo granos de arena. Por alguna razón, se veía muy infeliz.

"Lo diré, Itami. Ahora que estamos de esta manera, puedo confesarme. Te odio. Siempre te he odiado, y ahora te odio aún más".

Justo cuando se preguntaba lo que iba a decir, Yanagida se revelo balanceándose con un torrente de insultos. Luego, puso su pluma y su cuaderno de notas en el bolsillo de su pecho, y miró a Yao, de rodillas ante Itami.

"sabes, me gradué de la Academia Nacional de Defensa, y entré en el JSDF con calificaciones sobresalientes. Incluso se podría decir que era uno de la élite. Pero sabes, nada tan bueno como esto me había pasado antes. Me esforcé muchísimo estudiando cuestiones militares, leyes, y todo tipo de otros temas, y era sincero y serio con mis colegas y superiores. Bajé mi cabeza cuando debía bajarla, besé todos los traseros necesarios, fui agradable con los solados del cuartel general, e incluso logre resolver ordenadamente todos sus desordenados problemas políticos y financieros. He trabajado muy duro para sobrevivir en este mundo competitivo, todo el camino hasta ahora. Es por eso que puedo decir de manera seria y sincera que te odio. Deja me aclararte esto. Te desprecio. ¿Un flojo que prioriza sus aficiones? No me hagas reír ".

Mientras Yanagida continuaba regañándolo, Itami podía escuchar su orgullo como un miembro de la élite. Sin embargo, su tono serio hacia que Itami quiera escucharlo.

"¿Quién demonios te crees que eres? Tú eres completamente desmotivado, ¿pero te hiciste con mi rango en un golpe de suerte? Si ese es el caso, ¿para qué demonios he estado trabajando? Ciertamente, el JSDF es una organización militar, y la recompensa del éxito en las operaciones reales es algo natural. ¿Pero no crees que un tipo como tú, que hace lo que quiere y se burla de mi trabajo duro a mis espaldas, es demasiado ladino? Es por eso que espero que tengas momentos  difíciles. Espero que sigas atravesando situaciones problemáticas. Espero que te encuentres en  peligro. Espero que tengas que escribirle cartas a los padres de tus subordinados, diciéndoles "Lamentablemente, su hijo se encontró con la desgracia de la Región Especial y falleció"! Eso debe coincidir con mi trabajo duro. ¿No te parece? ¿Eh?

Pero ahora, ¿qué es esto? ¿Cómo este es un asunto personal, no puedes involucrar a tu gente?

¿Estás haciendo eso por el beneficio de la nación? ¿O simplemente estás diciendo eso para salvar las apariencias?

Nosotros los soldados sólo podemos trabajar con los subordinados que se nos dan! Nuestros subordinados son asignados en base a nuestro rango. Eso es natural! Todos completan las órdenes que se les dan, así que nosotros podemos asignar a nuestros propios subordinados! ¿Me equivoco?

Una vez que dejamos la unidad, no podemos hacer nada por nosotros mismos. Sería gracioso si pudiéramos!

Pero tú, ¿por qué esta  gente aún te sigue?

¿Por qué tú, y sólo tú, puedes encontrar personas dispuestas a acompañarte?!

Mierda, estoy cabreado. Maldita sea."

Yanagida pateó el suelo mientras se alejaba.

Itami observó los hombros de Yanagida temblando por un tiempo, y luego recuperó el aliento y habló.

"Bueno, no importa. Como debería decir esto... ¿lo siento? "

"Cállate, sólo estoy desahogándome, no digas nada!"

♦ ♦ ♦

"¿Qué, también vamos a llevar a esta mujer?"

Tuka frunció el ceño cuando vio a Yao, e Itami dijo, "Esta mujer tenía que hacer un montón de cosas, pero ahora ha renunciado a ellas y se dirige de nuevo a su pueblo. Como es un largo   camino, vamos a darle un aventón”.

Ni Rory ni Lelei dijeron nada sobre esa mentira. Yao ansiosamente siguió la mentira de Itami bajando su cabeza y dijo: "Voy a estar a su cuidado por un tiempo."

Tuka estaba descontenta porque ella pensaba que sería un viaje para dos personas, pero se había elegido a un montón de compañeros de viaje para el camino. Sin embargo, Rory y Lelei eran amigas cercanas, así que tuka estaba contenta de que pueda viajar con ellas. Era un diferente  tipo   de alegría de simplemente viajar con su padre, así que su estado de ánimo se recuperó pronto.

La gente de la ciudad Arnus se reunió para despedirse de Tuka, Lelei y Rory, que estaban empacando sus cosas.

Lelei le dejo el funcionamiento del ALC a Kato, y le dijo a los niños que si tenían algún problema con las finanzas o la gestión, debían ir a hablar con Kato.

Rory saludó a su rebaño y a sus compañeros de bebidas, mientras que Yao miraba a las tropas JSDF y los MPs que habían tomado cuidado de ella.

En ese momento, el sonido de una bocina hizo que la pared de personas que los rodeaban se apartara. Después de eso, Yanagida detuvo el HMV que conducía frente a Itami.

"Yo, Itami. Hice que veas un lado vergonzoso de mí hace un momento. Por favor olvídalo."

"¿De qué estás hablando? No recuerdo nada de eso ".

"Eso servirá."

Después de que Yanagida terminó, apagó el motor y salió del vehículo. Como si se hiciera cargo de él, Lelei subió al asiento trasero, mientras que Rory con nerviosismo se sentó en el HMV. Naturalmente, el asiento del comandante del vehículo era de Tuka.

"Cargué todo lo que pediste.”

Itami se metió en el asiento del conductor.

"Todas, ¿están listas?", Itami le pregunto a las chicas en el vehículo.

"Muy bien, vamos!"

"Estoy lista."

"cualquier momento estará bien."

"Yo, yo estoy de acuerdo con esto."

Después de eso, Itami pisó el acelerador.

Y así, estas personas salieron de Arnus en un HMV.

♦ ♦ ♦

Centro de tratamientos de la colina Arnus

Uno podía ver la ciudad Arnus desde las salas. El anciano, acostado en su cama, observó el vehículo mientras salía de la ciudad.

"Así que el joven se ha decidido.”

Su ojo que había perdido la luz estaba cubierto con un parche. Su brazo izquierdo y pierna estaban hechos por el hombre. Después de vestirse, presionó el botón para llamar a la enfermera.

"¿Qué pasa, señor Duran?"

El anciano se encogió al oír la voz de la enfermera por el intercomunicador.

"siento esto, ¿pero podrías traer a la persona de más alto rango de este lugar?”

"¿Qué pasó?"

"Nada, sólo quiero decir que he estado escondiendo algo sobre mí por un tiempo."

"¿Ha tenido un cambio de parecer? En el pasado, usted solo decía “soy un agricultor” cada vez que le preguntábamos sobre su pasado”.

"No es nada, solo sentí que, como el  joven ha mostrado su valor, ¿cómo podría un viejo como yo acobardarse aquí?"

"Lo entiendo, llamare al médico de inmediato."

♦ ♦ ♦


 Comunidad viviente de Arnus, Hotel de los trabajadores

Los capataces enanos estaban orgullosos de las casas que construyeron. Estaban seguros de que no eran inferiores a las viviendas temporales del JSDF.

Entre estas casas estaba la habitación de la jefa de camareras de la cantina, Dalila.

El suelo era de piedra y la cama estaba hecha de madera. La primera vez que ella lo había visto,  estuvo en shock, porque el lugar, que se suponía iba a estar lleno de paja, estaba lleno de almohadas de algodón y mantas.

Además, este lugar incluso tenía muebles como un pequeño escritorio y armarios, y una pequeña cocina. Las ventanas estaban cubiertas con cortinas de colores. Pero lo más increíble era que todo esto era para el uso personal de Dalila.

Cuando ella pensó en este lugar, se sintió tan conmovida que quería llorar.

Era difícil creer que una guerrera-conejo como ella pudo encontrarse con tan buena fortuna.

Incluso en la Casa formal, que era conocida por tratar bien a los demi-humanos, las sirvientas    tenían que dormir en un gran dormitorio juntas, e incluso la gente de más alto nivel tenía que compartir una habitación para dos personas.

Y ahora, ella tenía una habitación propia.

Las personas que entraban y salían de la ciudad Arnus habían aumentado, y las mesas de la estrecha cantina también habían aumentado. Naturalmente, Dalila y Dora estaban cortas de mano de obra. Como tal, su salario también subió.

Después de eso, Dalila fue asignada para entrenar a las novatas, y por eso se convirtió en la jefa de camareras. El nuevo título vino con un aumento de sueldo y un cuarto propio.

Dalila estaba sorprendida y encantada.

Ella abría y cerraba las ventanas sin ninguna razón en particular, o desempolvaba las cortinas, y se empababa en la admiración y alabanza cuando le mostraba a sus colegas y suplentes su habitación. Estos últimos decían "Sempai, esto es tan increíble!", mientras se entusiasmaban por la habitación.

No había ninguna necesidad de preocuparse por los compañeros de habitación, y podía andar desnuda o cantar como a ella le guste. Nunca antes se había sentido tan feliz y libre.

Además, ella estaba orgullosa en las cartas que le escribia a sus amigos en casa. Para que ellos no paguen el costo por responderle, ella encerraba el franqueo de regreso con sus cartas.

Ella había enviado una carta de recomendación a la Casa Formal, esperando que ellos sean  capaces de recomendar a sus amigos para los trabajos en Arnus.

Dalila esperaba desesperadamente que sus amigos le respondan que podían unirse a ella aquí.

Por la mañana, ella se despertaba un poco más tarde de lo habitual para hacer su cama, y ​​abria las puertas de la cantina cuando era cerca del mediodía. Ella debía trabajar duro, hablar con los clientes, y luego, cerraría la cantina alrededor de la medianoche y volvería a casa para dormir.

Ella no tiene que preocuparse de dónde vendría su próxima comida.

Tampoco tenía que preocuparse por un lugar para dormir.

De hecho, tener demasiado tiempo libre era frustrante.

Ella vivía cada día como si estuviera soñando.

Sin embargo, la carta que recibió anoche fue completamente diferente de sus expectativas.

"¿Por qué?, ¿por qué Itálica me envía una orden como esta?"

A Dalila le resultaba difícil aceptar el contenido de esta carta. Si ella realizaba estas instrucciones adjuntas, le sería imposible trabajar en la cuidad Arnus después de eso. No sólo eso, significaría que todos los Demi-humanos en la ciudad perderían su empleo. Era un hecho absolutamente imperdonable que le pidan hacer eso.

"¡¿Por qué?!"

¿Porque la Casa Formal había emitido una orden como esta? Era imposible para la Casa Formal, que tenía lazos con el JSDF, hacer tal cosa. Además, la Casa Formal estaba supervisando el proceso de paz con Japón, así que una orden como esta era doblemente imposible.

Sin embargo, ella tenía que actuar como se lo pedían.

Esto se debía a que era una orden emitida por los agentes secretos de la Casa Formal. Dalila considero la conflictiva orden, su situación actual, y su propia felicidad, y lo único que podía hacer era sostener la carta delante de ella sin moverse.

Necesitaba hablar con alguien sobre esto. Pero, ¿a quién podía recurrir? ¿Sus colegas? No. ¿Su jefe, el jefe de cocina? No. Podría ser mejor si ella buscara a Itami y a los agentes del ALC.

Justo cuando pensaba en eso, el sonido del motor del HMV vino de fuera de su ventana.

"Ah, jefe Itami!"

Pero en el momento en que Dalila abrió su ventana, el vehículo en el que estaba Itami se había ido.


Traducido por Nando


7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Al fin nuestras plegarias hacia la rikura funcionaron y gracias por el capítulo nando-sama

      Eliminar
  2. Dios, como amo esta novela!!! Muchas gracias por la traducción, en muy poco vas a superar al anime en cuanto a progreso de la historia

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. dalila Y.Y ojala te recuperes y seas libre. T.T

    ResponderEliminar
  4. dalila Y.Y ojala te recuperes y seas libre. T.T

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top