viernes, 26 de febrero de 2016

Gate: Jieitai Kanochi Nite, Kaku Tatakaeri, Volumen 4, Capitulo 12



"¡Oh dioses. Oh apóstoles que se mantienen apartados de los cielos y la tierra. Les ofrezco esta oración. Ofrezco mi carne para que se convierta en el ser de la llama del sacrificio.

Emroy, dios de la guerra.

Hardy, dios del mundo subterráneo.

Deldort, Dios de los pactos.

Palapan, Dios de la venganza”.

Mientras  Dalila recitaba su oración, encaraba al pequeño altar en su escritorio. 
Ella estaba en una rodilla, ante las velas que representaban a los dioses. Las puntas de sus largas orejas de conejo casi estaban tocando el suelo.

Ella llevaba su traje de batalla.

Su hermoso rostro estaba embadurnado en un maquillaje de camuflaje, y sostenía una espada corta de color carbón-ennegrecido.

"Líbrame del temor, de la misericordia, del amor, de la confusión. Este organismo deberá, con esta espada, en este momento, reclamar la vida del enemigo. Que su filo sea ungido en la rojiza    sangre fresca. Juro por mi alma que mi lealtad no cambiara ni será destruida".

Esta era la oración de las guerreras-conejo.

Una vez, las guerreras-conejo tenían un pequeño reino en las llanuras del norte del continente.

De acuerdo con los registros, ellas eran crueles y feroces, apasionadas y lujuriosas. Sin embargo, esos eran los registros humanos, que fueron sesgados en su contra. Aún así, los registros existían por una razón. Dentro de su dominio, las tribus se enfrentaban entre sí constantemente. Después de eso, se apareaban con los machos que estaban fuera de sus tribus para criar a la próxima generación, y esta impresión vívida fue grabada en la mente de los historiadores.

En esta sociedad, su reina de pura sangre tenía autoridad absoluta sobre las tribus, así como muchas subordinadas guerreras-conejo. También había un digno par de nobles que existía para apoyar a la reina. Sin embargo, eso sólo representaba su posición y linaje, a diferencia de los patricios del Imperio, cuyo estado se transmitía a través de las líneas familiares. Esto se debía a que las guerreras-conejo no tenían ningún concepto de una familia. Nacían muy pocos machos como para apoyar una adecuada línea familiar. Las guerreras-conejo eran una raza extremadamente fértil, pero producían muy pocos machos. Por lo tanto, los machos eran raros, y debido a que eran poco frecuentes, todas las crías de pura sangre nacidas de los machos de una tribu de inmediato se convertían en candidatas de reserva para el reinado.

Como había muy pocos machos en cada tribu, las otras hembras se reproducían con los machos de otras especies para obtener su semilla y su descendencia. Y como no tenían el concepto de marido y mujer, ellas vivían con quienquiera que les gustaba, y se iban una vez que se aburrían. Ellas hacían todas estas cosas de manera feliz. Y así, cada tribu funcionaba como una familia. La misma Dalila había sido criada por las mujeres de su tribu, bajo su tutela.

Sin embargo, su país había sido destruido por la traición de su reina.

El Imperio las atacó.

No era una ofensiva militar, era más como una caza. De hecho, el objetivo del Imperio no era el territorio o la riqueza, sino las mismas guerreras-conejo. Empezaron una guerra con el fin de capturar a las hermosas guerreras-conejo, para que puedan venderlas y utilizarlas como esclavas.

Por supuesto, las Guerreras-conejo se resistieron al Imperio valientemente. Cada una de ellas era mucho más fuerte que cualquier soldado Imperial. Al comienzo de la guerra, jugaron con el Ejército Imperial y les dieron una dura lucha. Sin embargo, eso era todo lo que podían hacer.

El Ejército Imperial era superior en número y equipo, y había refinado mucho el arte de organizar y utilizar el poder militar. Las tribus de las guerreras-conejo en todos los reinos fueron completamente superadas por los contraataques imperiales. Sus líneas de batalla fueron penetradas constantemente, hasta que su ofensiva perdió fuerza y ​​se estancó. Bajo la supresión de todos los lados, finalmente fueron derrotadas.

Las últimas de las guerreras-conejo, que aun podían resistir, fueron asesinadas después de ser objetos de abuso. Las que se quedaron sin fuerza y ​​se rindieron fueron degradadas por los soldados imperiales, y luego les cortaron sus orejas a la mitad en lugar de una marca de esclavos. Después de eso, fueron vendidas como esclavas en los mercados, así como los vegetales.

Por supuesto, no todas fueron capturadas. Algunas lograron escapar. Sin embargo, las que se escaparon tenían una vida más dura que las esclavas.

Abandonaron sus hogares y se dispersaron a los cuatro vientos para evitar ser capturadas por el Ejército Imperial. Sobrevivir día a día tomó toda su fuerza. Robaron y vendieron sus cuerpos para obtener el alimento que necesitaban para sobrevivir. Algunas de ellas optaron por cortar sus orejas y entregarse, en lugar de vivir una vida tan miserable.

Cuando hicieron esa decisión, nadie las detuvo.

Su resolución se tambaleaba. En lugar de llevar una vida miserable por unos escasos restos de dignidad, bien podrían convertirse en esclavas y tener una vida marginalmente más fácil.

Por lo tanto, las que se quedaron fueran los fuertes que se negaron a renunciar a su honor y dignidad, incluso frente a la muerte. Ellas seguían aguantando por su resentimiento hacia la reina que las habia traicionado. Sobrevivieron a través del odio y el honor.

Y luego, se encontraron con el anterior maestro de la casa formal, Colt.

Nadie sabía si era un hobby o porque él era de mente abierta, pero los que lo conocieron     generalmente acordaban "debe haber sido un pasatiempo". Eso era porque él prefería bellezas semi-humanas que chicas humanas.

En verdad, había varias chicas-gato y medusas que habían recibido sus afectos. Sin embargo, cuando se les preguntaba sobre el conde, todas sonrían felices, pero con un toque de amargura, y no decían nada. Como tal, la verdad estaba envuelta detrás de misterio.

Más tarde, cuando Myui fue lo bastante mayor como para heredar la casa, oyó de las sirvientas mayores sobre el pensamiento de su padre y las tontas cosas que decía. Sin embargo, Myui no podía revelar estas palabras. Después de todo, tenía que proteger la reputación de su padre, así  que ella no podía repetirlas casualmente.

A partir de esto, ella podía concluir una cosa. Él no había abusado de su posición y poder para aprovecharse de ellas. A pesar de que era aficionado a las semi-humanas, respetaba su libre voluntad y era de mente abierta. No estaría mal tener una buena opinión sobre él.

En cualquier caso, la Casa formal reunió a las guerreras-conejo, gente-gato, arpías, medusas, y varias otras semi-humanas que enfrentaban la opresión en sus territorios y las protegió, además de prohibir su venta. Como resultado, dentro del dominio de la Casa formal, las semi-humanas recibieron los derechos humanos básicos.

Lo que las guerreras-conejo recibieron del conde fue un pedazo de tierra dura que era difícil de cultivar. Sin embargo, este era el único lugar en el que podían vivir en paz. Ellas construyeron pequeñas casas y finalmente un asentamiento, y pusieron a su gente allí. Ellas trataban a este lugar como un segundo hogar.

Además, el conde a veces las salvaba de la pobreza contratándolas voluntariamente como sus sirvientas. Debido a esto, sus vidas lentamente mejoraron.

Ellas decidieron, como grupo, que debían hacer cualquier cosa para compensar esa bondad, sin importar el costo.

Por lo tanto, de acuerdo con las órdenes de la casa Formal, ella hizo su decisión final.

Dalila dejó de pensar y abandonó sus dudas. Agarró la espada corta que le había sido proporcionada para terminar su misión.

♦ ♦ ♦

Yanagida observó a Itami mientras se iba, pero su rostro ya no tenía una expresión de enojo. Después de un rato, se encogió de hombros y dijo: "Cheh, no puedo hacer nada con él", antes de cambiar su mente al modo de trabajo diario.

Los habitantes de la Ciudad Arnus regresaron a sus puestos de trabajo. Las chicas PX volvieron al PX, mientras que el jefe de cocina y las camareras volvieron a la cantina, mientras que los capataces enanos regresaron a sus lugares de construcción.

Yanagida se dirigió de nuevo a su oficina, para encargarse del trabajo extra que Itami le había dado.

Informó los movimientos de Itami al comandante Higaki, cuyo rostro estaba retorcido por la frustración, y luego, el folder que le mostró hizo que el comandante se ponga aún más molesto.

"En otras palabras, el teniente Itami recibió información importante sobre los recursos del subsuelo de un residente local, y debido a su importancia y urgencia, le entregó su comando al sargento mayor Kuwabara y se dirigió a las fronteras del reino Elbe bajo la guía de dicho residente local. ¿Es eso correcto?"

"En efecto. Desde el principio, el alto mando le ordenó a Itami utilizar sus conexiones para recopilar información sobre los recursos y otras cosas. Esta medida fue tomada en conformidad con esa Directiva”.

"Ah, olvídalo, como se trata de los recursos subterráneos como el petróleo y los diamantes, no podemos hacer mucho al respecto."

"Mm. Desde que empezamos, el Consejo de Ministros ha estado ladrando, "encuéntrenlo, encuéntrenlo, ¿aún no lo han encontrado?” Todos los equipos de reconocimiento de aquí, que hablan el idioma local,  están trabajando durante todo el día debido a la capital imperial, así que ellos no tienen tiempo para hacer cualquier prospección o lo que sea, a pesar de que este es un objetivo muy importante”.

"Está bien como un objetivo, pero el problema es su urgencia. ¿Esto es tan importante que tenemos que desviar los recursos de ahí o abandonar nuestros esfuerzos en la Capital Imperial? "


"Sí. La situación en torno a Japón se está volviendo sombría. En poco tiempo, Estados Unidos, la UE, China, Rusia y varios países de todo el mundo estarán poniendo un pie en la región especial, si no determinamos con precisión la ubicación de estos recursos, nuestro país perderá ventaja. Esta es una parte muy importante de nuestra estrategia nacional y absolutamente tenemos que movernos para hacerlo. Por eso creo que  la decisión de Itami fue correcta.”

"Sin embargo, ¿no es peligroso ir solo? he oído que ese dragón fue visto allí”.

"Ese tipo se ha  preparado a sí mismo para eso.”

"Ya veo. Se ha preparado a sí mismo para eso... "

Mientras el comandante Higaki decía eso, cerró sus ojos y luego alcanzó el documento para sellarlo.

"De acuerdo. Lo tomaremos de esa manera".

Yanagida sostuvo el documento y saludó al comandante Higaki antes de salir. En ese momento, el comandante Higaki de repente le habló a Yanagida.

"Siempre me he estado preguntando, ¿qué está pensando exactamente ese tipo?”

Yanagida giró 180 grados, como lo haría un libro de texto, y luego respondió.

"Desde el principio, pensaba en él como un idiota. Ahora, mis sospechas están plenamente confirmadas”.

El comandante  Higaki miro fuera de la ventana, y luego habló como si estuviera hablando consigo mismo.

"entonces, ¿cómo puede ese chico ser tan estúpido?"

Yanagida ignoró la pregunta de Higaki.

"las reglas y las regulaciones existen para ser obedecidas. Sin embargo, si uno sigue ciegamente las reglas, algún día, la especia humana será suplantada por equipadas máquinas AI”.

"¿Qué es esto? Algún tipo de cosas de ciencia ficción? "

"No. Creo que eso será un problema para nosotros en un futuro cercano”.

"Ya veo. Si ese es el caso, ¿cuál es el valor de una vida humana? ¿Cual es su propósito?"

"El valor de la humanidad está en su habilidad para escapar de los límites de las reglas y regulaciones. En ciertos momentos, las reglas y regulaciones deben romperse. Cuando estén rotas, seremos capaces de ver el valor de la humanidad”.

Higaki suspiró lo suficientemente alto para que Yanagida lo escuche.

"Esa chica, Yao, se postró ante mí y me rogó que salve a su pueblo. Incluso abrazó mi pierna. Era una chica tan hermosa. Cuando oí su grito, me dolió el corazón. En ese momento, estaba confundido. Pero no actué. No pude actuar. Tengo una familia que alimentar, y mis subordinados tienen sus propias familias. No podía tomar medidas casualmente ".

"Comandante, eso es bastante normal."

"Si ese tipo hizo lo que dijiste y mostró el valor de la humanidad... Estaré bastante celoso de él."

Después de que Higaki dijo esto, giro el respaldo de su silla giratoria hacia Yanagida.

Yanagida continuó hablando ante su espalda.

"Comandante. Esto es porque su tiempo aún no ha llegado”.

♦ ♦ ♦

Yanagida continuó su trabajo.

"Muy bien, el siguiente es...”

Después de un trote rápido, llegó a los cuarteles de la fuerza expedicionaria JGSDF de la Región   especial - la 2ª rama de las unidades del personal operativo.

El hombre a cargo de la segunda rama era el Coronel Imazu, que era el responsable de las operaciones de inteligencia en la región especial.

Mientras que la mayor parte de sus subordinados eran soldados uniformados, él también estaba a cargo de unos pocos funcionarios de la rama de Inteligencia, así como los hombres de la Agencia de Seguridad Pública, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de la policía. En un sentido, la segunda rama era el destino final de las personas de muchas otras unidades.

Luego, ellos serían desplegados de acuerdo a sus especialidades para recoger información en la Región Especial, realizar análisis y evaluaciones de datos, o para determinar la dirección de operaciones futuras. Y el trabajo del Coronel Imazu era coordinar todo lo que ellos hacían.

"Jefe Imazu, tengo algunos documentos para que los selle.”

Imazu echó un vistazo a los formularios de solicitud que Yanagida le presentó. Eran documentos post facto destinados a apoyar la legalidad de la operación en solitario de Itami. El sello de Higaki ya estaba en esos documentos. Todo lo que Imazu tenía que hacer era sellarlos.

Imazu leyó cada uno antes de sellarlos.

"Yanagida. Esto es concerniente  a los recursos naturales, pero ¿no crees que es demasiado apresurado? Se siente como si estuviera siendo acelerado".

"Actualmente, los restantes equipos de reconocimiento han sido enviados a la capital imperial para llevar a cabo las operaciones de la segunda rama. En estas condiciones, no tenemos el lujo de hacer lo que nos plazca".

"Entonces pensemos en algo. Podemos pedirle información a los estudiosos como Kato-sensei o Lelei-chan, u obtener vigilancia aérea de los vuelos de reconocimiento del JASDF, necesitamos   tener reclutas sobre el terreno para realizar las investigaciones. Las conversaciones son importantes, pero nuestro trabajo también lo es. Cuento contigo ."

En verdad, había un número muy limitado de personal que podía hablar el idioma local y realizar  investigaciones, entre otras cosas. Con el fin de asegurar que haya gente suficiente para las actividades en la capital imperial, la misión de la prospección de recursos se había retrasado, hasta el punto en que no se había hecho ningún progreso.

Normalmente, Yanagida haría los ajustes en base a los deseos de cada rama, y con el fin de permitir que las unidades operativas completen con éxito su misión, tendría que negar ciertas peticiones. Sin embargo, él simplemente no podía pensar en una solución para la situación actual. Por lo tanto, al final, tenía que adaptarse a la situación y tratar de ganar algo de tiempo para   reacciónar.

"Bueno, cuando piensas en ello, ¿no crees que las acciones de Itami son una solución para ti?"

"¿Qué quieres decir?"

"Bueno piensa en ello. Un oficial del JSDF contrata a tres o cuatro locales, y luego viaja por todo el lugar haciendo reconocimientos. ¿Eso no resolvería el problema de la mano de obra? Escoge a una o dos personas de cada uno de los seis equipos, y de esa manera tendrás suficiente gente para seis equipos de prospección de recursos. Además, un equipo de reconocimiento debe ser capaz de hacerlo bien con sólo una o dos personas".

De hecho, esta línea de pensamiento no estaba mal.


La prospección de recursos básicamente significaba encontrar la ubicación de una vena de minerales. Si se encontraban con enemigos, simplemente podían huir. De esta manera, sólo se necesitaría un par de soldados por equipo.

Por supuesto, era más peligroso operar con menos miembros, pero podían utilizar a los fiables  locales para compensar el déficit en los números. En el papeleo, ellos serían guías. En otras palabras, esto era justo lo que Itami estaba haciendo.

Lo más importante era que necesitaban asegurarse de que los equipos puedan pedir refuerzos si algo sucedia. Si pudieran utilizar el SFGp y la Brigada Occidental, sería una gran idea.

"Por favor, considere la idea. No tiene que decidirlo de inmediato, pero espero que piense en ello”.

Yanagida estaba pensando en los pelotones de la prospección de recursos mientras salía de la segunda rama.

♦ ♦ ♦

La corneta para que la bandera baje sonó.

El sol se ponía en el oeste. El entrenamiento de las unidades de combate y otros trabajos habían terminado. Cada unidad regresó a sus cuarteles y se reportaron a su comandante antes de trabajar en sus armas, preparándolas para devolverlas a la armería. Después de eso, comían, se bañaban,   lavaban sus ropas y pulían sus botas. Después de eso, ordenaban sus habitaciones y su equipo personal, y en el tiempo restante pasaban el rato.

Naturalmente, el personal que trabajaba en la tarde y noche no era parte de ese número. Como  tenían que patrullar los alrededores, sacaban las armas y municiones de la armería.

Yanagida era una de esas personas cuyo trabajo aún  no estaba terminado a estas últimas horas.


Aún tenía que mostrarle sus documentos al hombre más poderoso del JSDF, explicárselos a él, y luego amablemente pedirle que ponga su sello en ellos.

"Ya veo, entonces el teniente Itami se enteró de los posibles recursos en el reino Elbe, y llevó a varios residentes locales para que lo guíen mientras hace su prospección. ¿Verdad?"

Frente al fuerte tono de Hazama, Yanagida enderezó su espalda, y asintió en silencio.

La severa atmósfera de la oficina del General hacia que Yanagida se incomode. Esto se debía a que los líderes del 1ª, 2ª, 4ª, 5ª y 6ª Grupos de Combate, así como los cuatro pilotos del JASDF, estaban en la misma habitación que él.

En particular, el Coronel Kamo (comandante del 1er grupo de combate) y el Coronel Kengun (comandante del 4º Grupo de Combate) lo estaban viendo con miradas agudas. Parecía que iban a saltar sobre él en cualquier momento. Yanagida estaba bajo tanto estrés que no podía hablar. Sus hostilidades se dirigían claramente hacia él.

¿Qué he hecho para que estén tan amargos? Su nerviosismo y tensión se acumulaban. No importa que tan élite se sentía Yanagida, en este momento, él era un simple primer teniente.

Yanagida apretó sus dientes, y le respondió a Hazama, "Sí, exactamente!”

"¿en qué diablos piensa ese tipo?"

"Itami está actuando en conformidad con la Directiva 5-304 de nuestro ministerio, “La Dirección Estratégica en la región especial: Investigación de Recursos“! "

"Yo sé eso. No estoy hablando de la razón oficial. ¿Sabes lo que quiero decir?"

"No lo sé. Y sea oficial o no, Itami se trasladó para buscar los recursos! "


El uniforme de camuflaje de Yanagida parecía que había sido empapado en agua. Tal vez, si uno lo escurría, podría llenar una taza o dos con su sudor.

"Ya veo. Eso es todo, entonces ".

Hazama echó un vistazo a los documentos que Yanagida seguía mirando a escondidas. Después, se sentó de nuevo en su silla, y les pidió a los comandantes sus opiniones.

"Caballeros. ¿Qué piensan?"

Kengun respondió: "Haremos todo lo que manda el general."

"Nosotros también estamos listos para salir en cualquier momento."

Después de que el Teniente Coronel Kamikoda respondió, el LTC. Kurihama, LTC. Nishimoto y el sargento Mizuhara alzaron sus pechos, apoyándolo.

"Bueno. Muy bien."

Hazama se puso de pie.

"Dejando a un lado China, la China antigua tenía un montón de gente e historias que debemos respetar. Por ejemplo, Shen Baoxu. Él fue un ministro de Chu durante el Período de Primavera y otoño de la antigua China. Cuando el país de Chu estaba al borde de la destrucción por el ejército de Wu, él fue al reino de Qin para pedir refuerzos. El rey Qin dijo: "La destrucción de Chu es su problema. ¿Por qué debería sacrificar a los soldados de Qin por ustedes?” Después de eso, Shen Baoxu lloró en el patio del palacio de Qin durante siete días, mientras suplicaba ayuda. El rey Qin quedo conmovido y envió a su ejército como refuerzos. ¿Qué piensan?"

El LTC. Kamikoda del JASDF respondió primero.


"Creo que fue tonto enviar al ejército Qin a que mueran por otra nación. Sólo un idiota haría eso ".

"En efecto. Sin embargo, tenemos a un idiota como ese en medio de nosotros".

El LTC. Kurihama exhalo y habló.

"Puede que sea un idiota, pero sigue siendo un ciudadano japonés. No podemos dejarlo abandonado por ahí”.

"Exactamente. Señores, no dejemos que ese idiota muera. Coronel Kamo! "

"¡Señor!"

Kamo se puso de pie erguidamente, empujando su pecho hacia adelante.

"Ordénale al 1er grupo de combate que se mantengan ahí. Luego, selecciona las tropas adecuadas para proporcionar un refuerzo a las investigaciones de recursos del teniente Itami. Luego, Teniente Coronel Kamikoda! "

"¡Señor!"

"Deseo solicitar apoyo aéreo. Preparese para todas las emergencias que puedan ocurrir, por ejemplo, un encuentro con la bestia peligrosa Tipo A de la región especial. "

"¡Entendido!"

Todos los comandantes salieron de la oficina del General.

Aunque se las arregló para entender lo que acababa de pasar frente a él, Yanagida aún estaba rígido. Entonces, con nerviosismo le hizo una pregunta a Hazama.

"Eso... pensé que decidiríamos no tomar acción, ya que eso nos llevaría a cruzar la frontera del reino Elbe ¿Por qué decidió mover nuestras fuerzas afuera?”

Yanagida estaba operando en la suposición de que Itami se quemaria hasta la muerte. Si ellos hubieran estado tan dispuestos a enviar sus tropas desde el principio, Yao no habría necesitado   llevar a Tuka al final de su estabilidad mental.

Hazama miro a Yanagida.

"Bueno, eso no importa ahora. Como Itami comenzó a moverse, todo va a girar sobre él. Yanagida, creo que tú hablas el idioma de la región especial ¿verdad? "

"Mm. Puedo mantener una conversación sencilla”.

"Entonces, necesitó que te dirijas al centro de tratamiento. Quiero que te reúnas con alguien. Tu misión es escuchar sus términos, y luego transmitirle las nuestras".

"Entiendo. Pero, ¿con quién me voy a reunir? "

Cuando Hazama oyó la pregunta de Yanagida, tosió ruidosamente, y luego se quitó su chaqueta    empapada de sudor, antes de responderle.

♦ ♦ ♦

"¿El Rey de Elba se encuentra en nuestro centro de tratamiento?"

Yanagida no pudo ocultar su sorpresa ante las palabras de Hazama.

Y pensar que una persona tan importante estaba tan cerca. Si esto fuera cierto, entonces este incidente podría conducir a que las relaciones entre el Reino Elba y Japón se desarrollen en una dirección ventajosa.

"Que... ¿es cierto?"

"Ah, lo es. Justo ahora, Bozes-san nos contactó. Al parecer, ella y una de las estudiantes de idiomas llamada Suisses-san hablaron con él en persona. No hay ningún error al respecto. También estaban bastante sorprendidas cuando lo descubrieron".

Hazama les había pedido a las estudiantes de idiomas que determinaran si ese tipo era verdaderamente un rey. Él pensó que la nobleza imperial debía conocer a los vasallos de la realeza  del Imperio, y al final, tenía razón.

Y así, Yanagida se dirigío al centro de tratamientos para visitar una determinada sala.

Lo que Yanagida vio fue a un hombre de un solo ojo con una mano, comiendo su cena en su cama. Tenía un buen apetito para alguien que había sido hospitalizado.

"Ohhh, llegaste. Mientras esperaba, le escribí una carta al príncipe, quién administra los asuntos del estado en mi lugar. Sin embargo, no creo que él este feliz al saber de mí. Probablemente piensa que estoy muerto ".

Mientras Duran veía a Yanagida, comenzó a explicar las circunstancias actuales, también dio una    auto-presentación de lo que se había negado a dar hasta ahora.

Yanagida parecía tener una buena comprensión de la situación, así que se mantuvo atento. Luego,  Duran decidió ponerle  atención a su comida en vez de a él. Parecía haber querido controlar el flujo de la conversación, pero lo había perdido.

Yanagida decidió abandonar su dura postura de negociación. No importaba lo pequeño que era su reino, Duran seguía siendo un hombre que lideraba a su ejército. No podía ser subestimado. Después de eso, Duran decidió comentar sobre la cena que estaba comiendo .

"No fui feliz porque no podía beber, pero como las enfermeras y los médicos seguían  regañándome, no tuve más remedio que soportarlo. Sin embargo, desde esta noche en adelante, seré capaz de tomar mi comida de la cantina y comerla aquí. Estas personas de Arnus están comiendo cosas realmente buenas. Se siente como si cada día fuera un día de fiesta. Esa es la verdadera ración de la felicidad de un pueblo”.

Su bandeja estaba cargada con carne frita y verduras.

Aunque  no estaba claro lo que estaba comiendo, la cantina de la ciudad Arnus debía estar    vendiendo conjuntos de comidas ordinarias. Una vez que los ingredientes frescos de la Región Especial estaban aromatizados con las especias y condimentos de Japón, el resultado era  delicioso. Sin embargo, era difícil de imaginar que alguien, que había sido tratado como "Su Majestad", estuviera tan entusiasmado sobre dicho alimento ordinario.

Sin embargo, la comida del hospital debió haber sido horrible. Él no sabía las circunstancias exactas, pero por el aspecto de las cosas, Duran debió haber pasado mucho tiempo en el hospital, consumiendo las mismas insípidas comidas de los pacientes todos los días. Después de eso, la comida normal debería saber varias veces mejor de lo que realmente sabia.

"Bueno, la ciudad es apoyada por mi país, así que es natural."

Después de alabar a Japón en este asunto indirecto, le preguntó a Duran por qué el príncipe, que fue dejado en su país, estaría descontento de que el rey aún estaba vivo.

"Ahhh, bueno, ese hombre parece estar cada vez más lejos de mí todos los días. La vida sería mucho más fácil para él si yo no estuviera. Él no parecía feliz cuando vio a mis mensajeros”.

"Ya veo…”

Incluso si un rey aprobaba que una fuerza militar cruce sus fronteras, eso no significaba nada a menos que la gente lo entienda. Era crucial permitir que el reino Elba sepa que esto no era una invasión.

"Dale estas cartas al Duke Cremsan y al Duke Watt. Ellos son mis amigos cercanos, y sus ubicaciones están marcadas en este mapa”.

Duran le entregó las cartas y el mapa dibujado a mano a Yanagida.

"Dile a estas personas que obtengan ayuda de los miembros útiles de la nobleza.”

Yanagida no aceptó esos artículos. En su lugar, agitó sus manos en negación. "¿Cómo podría? No queremos interferir en sus luchas familiares. Esto no tiene nada que ver con mi país".

"No digas eso. El reino Elba era mío para empezar. Simplemente necesito que me ayudes un poco     para recuperarlo".

Yanagida frunció el ceño ante el pedido de Duran, y respondió: "Podría ser mejor pedirle ayuda al Imperio."

La decepción se arrastró sobre la cara de Duran mientras él decía, “odio al Imperio." por el aspecto de las cosas, él parecía estar alimentando un profundo resentimiento contra ellos.

"Bueno, incluso si su Majestad nos ofrece su ayuda, ¿Cómo beneficiaria esto a mi país?"

"Bueno, puedo permitir que crucen las fronteras para matar al dragón de las llamas. ¿Qué hay sobre eso?"

Yanagida negó con su cabeza. Luego, una expresión malvada floreció en su rostro.

"Prefiero enviarle su cabeza al príncipe, envasada con sal. Con su permiso, por supuesto".

Duran dijo  "Cheh".

“que tipo tan molesto. ¿Deseas empaquetar mi cabeza en sal? Hay gente que apuesta sus vidas para exterminar al dragón de las llamas, y ​​luego estas tú. ¿Quién de ustedes viene de Nihon? "

Yanagida respondió que ambos eran japoneses, y dos personas no podían representar a todo   Japón. Todos los japoneses tenían sus propias personalidades, y no se podía juzgar a todos por el ejemplo de un solo individuo.

Su diálogo amenazante era una guerra de palabras luchada por los intereses de sus países.

Normalmente, este debería haber sido el trabajo de un diplomático, y no el de un  oficial como él. Sin embargo, en este momento, Yanagida sabía que si esto se prolongaba, perderían  los beneficios que podrían haber obtenido de otra manera. El hecho era que el gobierno japonés   perdió beneficios en muchas ocasiones debido a que no se apoderaron de ellos en el momento, y a veces, incluso los condujo a pérdidas. Sin embargo, debido al trabajo diario de Yanagida, o quizás debido a su personalidad, él era de los que utilizaban su inteligencia astuta para extraer la mayor cantidad de beneficios que podía, sin embargo, las chances eran bajas.

Yanagida entendía que esta era la diferencia entre él y Hazama, razón por la cual este último había enviado a Yanagida para asegurarse de que las negociaciones vayan en una dirección favorable.

"¿Entonces qué quieres?"

Por fin, Duran había decidido dejar de hacer el tonto, e ir directamente al punto con el fin de escuchar las peticiones de Yanagida. Duran reconoció que no tenía nada que negociar.

Yanagida decidió decir sinceramente lo que quería.

"Queremos los derechos a los recursos subterráneos en su reino. Libres de impuestos, por supuesto ".

"Las minas de oro y cobre son la fuente de la riqueza de mi país."

"Bueno, nunca dije que nos des todos los minerales."

"Pero -"


"Entonces, la mitad del oro, plata y cobre. Luego, tomaremos todos los valiosos recursos distintos de esos tres”.

"Un momento. ¿Te refieres a la mitad de las actuales minas de oro? "

"Entonces, la mitad de las recién encontradas minas oro, plata y cobre, y todas lo demás aparte de esas minas."

"Esto es difícil de responder...”

"¿Por qué?”

"Bueno, primero dime que quieres con esas cosas además del oro, plata y cobre. Esto está  golpeando mi mente. Si hay cosas valiosas además del oro, plata y cobre, en el suelo de mi país, entonces ¿por qué no sé de ellas? "

"Bueno, incluso si quieres saberlo, ¿por qué debería decírtelo?”

Duran respondió mientras dejaba ir su tensión. "No quiero salir perdiendo."

Yanagida murmuró que hacerle perder era el punto, y luego se giró hacia Duran.

"Si no sabes acerca de ellos, entonces es tan bueno como no tenerlos. Por favor, continúe con su ignorancia. A menos que quiera decir que debería alistar la sal... "

"Lo tengo, lo tengo. La mitad de las minas de oro, cobre y plata, y todo lo demás bajo tierra. ¿Está   bien?"

Yanagida se levantó y le ofreció una mano a Duran mientras decía: "Por favor, no se olvide de la exención de impuestos." Sin eso, los beneficios del petróleo y los minerales, así como todas las formas de comercio, estarían sujetos a masivos derechos y tarifas.

"Cheh, Que tipo tan irritante. Bueno, no tengo otra opción ".

"De acuerdo. A cambio, el JSDF escoltara a Su Majestad de regreso a su reino. En cuanto a la exterminación del dragón, esperamos que usted sea capaz de ayudar".

"Bien, bien. A este ritmo, mi país se convertirá en un aliado de Nihon ".

"Hagamos eso entonces. Por desgracia, no soy más que un oficial subalterno, pero los diplomáticos volverán de la capital imperial en un par de días. En ese momento, discutirán los detalles con usted”.

"¿Qué es esto? Que tipo poco fiable... "

Para Duran, que quería seguir siendo independiente del Imperio, siempre y cuando se cumplan estas condiciones, podría obtener protección de Japón.

Duran resoplo en la insatisfacción, pero Yanagida no le prestó atención.

"Mientras Su Majestad honre el acuerdo de los recursos subterráneos, será capaz de mantener buenas relaciones entre su país y Japón."

♦ ♦ ♦


 Había una razón del porque la instalación médica en Arnus era llamada "centro de tratamientos". En Japón, había reglamentos para la denominación de las instalaciones médicas. Las instalaciones con menos de 19 camas eran llamadas "clínicas" o "centros de tratamiento", mientras que aquellas con más de 20 camas eran llamadas "hospitales".

El centro de tratamiento en Arnus fue diseñado para dar cabida a más de 100 personas. En ese sentido, era comparable a los hospitales generales de la ciudad. Sin embargo, sólo se estaba  usando 5 camas ahora. De acuerdo con la normativa, ellos debían tener personal suficiente para cumplir con las normas de una "clínica". Sin embargo, si lo designaban como una clínica, entonces, en caso de una emergencia, no serían capaces de dar cabida a más de 20 personas. No había manera de predecir cuando llegaría una gran ola de bajas de una zona de combate, así que era un problema frustrante.

Por lo tanto, con el fin de superar las limitaciones de una clínica, decidieron llamarlo un "centro de tratamiento" y de esa manera se encargaron de esa difícil situación. Sin embargo, imaginar esto  viéndolo desde exterior era difícil, ya que aún estaba diseñado como un hospital temporal en una zona de desastre.

Dicho esto, se veía bastante llamativo desde el exterior.

Había bancos colocados cerca de la entrada al centro de tratamientos, y una chica estaba sentada en uno de ellos.

Su nombre era Noriko.

El cielo estaba cubierto de innumerables estrellas.

Ella había salido de su sala en el oscuro hospital porque no podía fumar allí. Tenía que ir a una zona de fumadores. Como tal, era bastante común ver a una gran cantidad de pacientes en pijama reunidos en la entrada para fumar.

Esto no significaba que era un cumplimiento, pero los pacientes con buen ánimo no acumulaban  estrés fácilmente. Por lo tanto, siempre y cuando sea permisible con sus condiciones actuales, los médicos y las enfermeras daban un consentimiento tácito y les permitían a sus pacientes que fumen.

Sin embargo, sólo había cinco personas en este centro de tratamiento, y sólo Noriko fumaba    entre esas personas. Por lo general, el viejo llamado Duran, con su brazo y pierna artificial, estaría aquí para hablar con ella, como si no quisiera que ella este aburrida. Sin embargo, él no se había presentado esta noche, así que Noriko estaba aquí, fumando sola y en paz.

Era una suerte. Sólo por esta noche, ella quería estar sola.

Hoy día, con la aprobación del médico y el trabajador social, le dieron la noticia.

Le dijeron: "No pudimos contactar a tus padres después del incidente de Ginza. Tememos que ellos ya no están en este mundo”.

"De ninguna manera…"

"......."

Naturalmente, Noriko dudo inmediatamente, pero el médico sólo pudo sacudir su cabeza, y luego le entregó un teléfono móvil.

"¿Qué es esto, no dijeron que las líneas telefónicas estaban caídas? Mentirosos."

Como era de esperarse, Noriko llamó de inmediato a casa. Sin embargo, la llamada no se conectó. Llamó a sus hermanos, pero los únicos que contestaron eran personas que ella no conocía.

"Que extraño. ¿Este teléfono esta malogrado? "

Después de eso, trató de llamar a sus amigos de la universidad.

Sin embargo, los números de sus amigos cercanos estaban en su teléfono móvil, que había perdido hace mucho tiempo. Ella no podía recordar mentalmente sus números, así que no pudo ponerse en contacto con ellos.

Afortunadamente, ella recordó que una de sus conocidas tenía un número de teléfono que terminaba en 1111, así que ella con nerviosismo pulso el teclado del teléfono.

Después de eso, su amiga se sorprendió de que Noriko este llamándola. Después de alegrarse porque Noriko estaba bien, su amiga le dijo lo que le había pasado a su familia después de su desaparición. Entonces, se comprometió a difundir la noticia de que ella se encontraba bien a sus amigos, y le dijo que  ninguno de ellos pudo ponerse en contacto con su familia. Por último, ella se enteró de que su casa se había quemado. Que había sido abandonada por varios meses, y se incendió a causa de un aparato eléctrico sobrecalentado.

Al ser sometidos a un shock mental intenso, la mente de las personas se acoplaría en algo así como un corto circuito para que no sientan nada.

En este momento, lo único que ella podía sentir era lo cansada y gastada que estaba.

Aunque era bueno que no se sienta triste, ella no estaba completamente sin tristeza.

En este momento, probablemente ella se parecía a una naufraga. Si esto fuera un programa de televisión o un anime o un manga, ella probablemente estaría llorando en su almohada hasta que la haya mojado totalmente. Con esto en mente, ella probablemente mostraría una expresión en su rostro que haga juego con su condición actual. En este caso, sería una cara triste. Sin embargo, no importa lo que hacía, no podía hacer esa cara. Todo esto se sentía como si le hubiera pasado a otra persona. Debido a eso, todo el asunto de repente se sintió muy cómico.

Sin importar lo que hacía, ella no sentía nada. Si ella golpeara su mano con algo duro, debería sentir dolor, pero ahora su mano se sentía como si no estuviera unida a ella. Había dolor, pero no era su dolor. Tal vez se podría decir que ella no podía sentirse a sí misma. Se sentía ligera y vaporosa, como si su cuerpo no pudiera quedarse en un lugar. En la cama, en una silla, mirando un árbol, golpeando una pared, golpeando su cabeza, nada de eso funcionó.

Y luego, Noriko se dio cuenta de algo. "Se siente como si no fuera a ser la misma nunca más."

Cuando pensaba en ello, tenía sentido. Ella no tenía idea de lo que le pasó a su novio, que fue secuestrado con ella. Ella pensaba en él todos los días, y después de su rescate, se enteró de que  toda su familia había muerto, y no tenía ni siquiera una casa. No sería extraño si ella cambiara por eso.

La mente de Noriko llegó a esa conclusión.

Bueno, es natural cambiar. Mientras Noriko pensaba en ello, decidió tratar de no desestabilizarse    caminando hacía la entrada del centro de tratamiento y fumando.

Ella escupió el cigarrillo mientras exhalaba, y luego pensó.

"Podría estar bien morir en este momento."

Y pensar que ella realmente dijo eso, y en un tono tan casual. Ella se preguntó por qué se le ocurriría tal cosa. Trató de pensar en la forma en que iba a morir, así que debería estremecerse, pero al final, eso no sucedió. Sólo -

"¿Así que quieres morir? Eso es bueno", dijo la voz de una mujer, en un tono reconfortante.

Afortunadamente, ella había aprendido el idioma de la región especial después de haber sido secuestrada, con  el fin de sobrevivir. Así era como Noriko podía entender lo que la dueña de la voz estaba tratando de decir.

"¿Quién esta ahí?"

"Hablando de eso, ¿te llamas Noriko? Sería preocupante si no te llamaras así... "

Una Guerrera conejo se paró frente a Noriko. Estaba vestida con un disfraz aterrador, y las líneas femeninas de su cuerpo irradiaban un aire cautivador.

"Francamente, si no quisieras morir, no me gustaría matarte, pero como deseas morir, sí. Puedo ayudarte."

"¿Vas a matarme?"

"Mm. Hay una razón para ello".

"Ya veo... voy a morir...”


Noriko se paró delante de la mujer que estaba envuelta en la sombra de la muerte. Sin embargo, su corazón no vaciló. No había miedo, ni disgusto, ni siquiera  alegría. Todo lo que podía sentir era “ah, así que será de esta manera." Por lo tanto, Noriko miro los ojos de la mujer. Ella observaría  en silencio lo que le sucedería a su cuerpo.

La Guerrera conejo sacó una espada de color carbón-ennegrecido de su cintura y la sostuvo como un taco de billar, dirigiéndola hacia la garganta de Noriko.

"Lo siento. Lo siento mucho. Puede doler un poco, así que sopórtalo. No dolerá tanto de esta manera”.

"¿qué quieres decir? No me gusta el dolor ".

Luego, ella sintió algo afilado tocando su garganta.

"Argh. No sé cómo hacer que sea indoloro. ¿Qué debo hacer? ... bueno, podría intentar matándote tan rápido  como sea posible. ¿Eso estaría bien? "

"¿Qué tan rápido es "lo más rápido posible”?”

"Ahhh, qué dolor. ¿Que debería hacer?"

La guerrera conejo parecía muy preocupada por esto.

"Yo esperaba que te resistieras o huyeras porque no desearías morir, y estaba dispuesta a  perseguirte y matarte, pero nunca espere que me dijeras que lo haga.”

Ella parecía estar tratando de decir algo, a juzgar por la forma en que rascaba la parte posterior de sus orejas.

Por alguna razón, este movimiento hizo que Noriko recuerde a la otra guerrera conejo que había visto antes, y ella sonrió.

"Je. Por alguna razón, te ves exactamente como Tyuule”.

El nombre que Noriko menciono sin pensarlo hizo que la otra mujer se congele.

"Tu... ¿qué nombre acabas de decir?"

La espada que presionaba su garganta se quedó allí, sin moverse, hasta que Noriko miró de nuevo a la mujer frente a ella y le preguntó: "¿Qué pasa?"

Sólo entonces -

"Tú, ¿qué estás haciendo?!"

La guerrera Conejo se movió por reflejo.

Yanagida le apuntó a su objetivo con su pistola de 9 mm y apretó el gatillo tres veces, sin dudar. Sin embargo, los movimientos ágiles de la guerrera  conejo fueron mucho más rápidos de lo que esperaba Yanagida. Ella dio un salto mortal en el aire y evadió  las balas de Yanagida, y luego  balanceo su espada hacia él.

Él eludió la espada por pura suerte.

Siguiendo su objetivo, que estaba saltando en su campo de visión, perdió el equilibrio. El medio paso que dio hacia atrás le salvó su vida.

La afilada punta de la espada cortó más allá de su barbilla y apuñaló la punta de su bota. Yanagida dirigió una patada a la guerrera conejo agachada, que casi estaba a la altura de su vientre. Las capas de acero en sus botas estaban calificadas como un arma letal. Sin embargo, la guerrera  Conejo dio vueltas saliéndose del camino, y luego mantuvo el rango de su espada fuera de él.

Yanagida apunto con su pistola a la guerrera conejo de nuevo, pero no podía tenerla en su mira. Ella eludia su objetivo como si estuviera esquivando una espada o una lanza. Ella no podía correr más rápido que una bala una vez que era disparada, pero la persona que sostenía el arma era un ser humano, y ella podía moverse más rápido de lo que él podía apuntar. Esta era una técnica   posible para un maestro de la espada.

"Cheh -"

Yanagida sabía que no lograría darle, pero disparo de todos modos.

Para evitar la boca de su arma, la guerrera conejo corrió de manera plana sobre el suelo, y luego se lanzó hacia Yanagida, apuntando su espada hacia su cintura.

Como ella estaba atacándolo desde abajo, Yanagida no pudo reaccionar a tiempo.

Era bastante difícil tratar de zafarse, y sintió que algo ardía en su cintura.

"¡ahí estas!"

El impacto hizo que apretara el gatillo. Pero, afortunadamente, la boca de su arma resultó estar  apuntando la espalda de su oponente. Yanagida no necesitaba apuntar, así que siguió apretando el gatillo, sin parar, incluso después de que su cartucho estaba vacío.

Siguió apretando el gatillo hasta que se desmayó.


Traducido por Nando


1 comentario:

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top