Ir al contenido principal

Danmachi, Volumen 9, Prologo


Prologo – Un encuentro casual


Resonaron respiraciones agudas y dolorosas.

El techo, las paredes y el suelo de esta zona del laberinto eran de corteza de árbol. El musgo cubrió sus superficies, iluminando el pasadizo con una luz verde azulada. Da la impresión de que ningún alma había pisado nunca esta parte del Calabozo. Las reverberaciones de los lejanos aullidos de los monstruos hacían temblar las hojas, provocando que las gotas de plata gotearan de una flora fantástica y variada.

En este gigantesco laberinto arbóreo que fue completamente removido del mundo de arriba, una sombra solitaria corría con toda la energía que podía reunir.

La figura tenía extremidades delicadas y flexibles que se asemejaban mucho a las de una joven. Pelo azura-plata brillante a la luz del musgo.

Además de sus largos y sedosos mechones, la piel poseedora de una tonalidad blanco-azulada.

Las muchas escalas que cubrían sus hombros, la parte baja de la espalda y las largas orejas que enmarcaban su cara, afinando a puntos aún más finos que los de los elfos, eran de color similar. Pero la característica más notable de lejos fue la brillante joya carmesí incrustada en su frente.

La piel de color blanco-azul y una joya carmesí fueron sólo el primero de muchos rasgos que demostraron que esta criatura era un monstruo.

Thump, thump, thump! El monstruo sostuvo sus delgados brazos como ramas contra su pecho mientras corría por el Calabozo.

¿Por qué?

Estaba sangrando.

Garras, colmillos y espadas habían infligido muchas heridas en su cuerpo. Sangre de un rojo intenso salía de las ojeras abiertas a cada paso. Los ataques habían arrancado escamas enteras de sus hombros, tiñendo su piel cerúlea de color rojo por completo.

¿Por qué?

El terror se manifestó en sus ojos. Confusión. Dolor.

Varias gotas de agua acompañaron a la sangre en su camino hacia el suelo. El líquido claro fluía de los impresionantes ojos ámbar del monstruo mientras su delgada garganta comenzaba a temblar.

"¿Por qué...?"

El sonido que escapaba de sus pequeños labios no era el crudo aullido de un monstruo, sino una sola palabra ronca y lúgubre.

La voz era como la de un niño sollozando. Como si despreciando los sonidos ensartados para hacer una palabra, los ladridos de monstruos resonando por el laberíntico Calabozo se cerraron. El pelo azulado y plateado de la figura solitaria y los delgados hombros temblaban de miedo.

El dolor había distorsionado su cara, que estaba fuera de lugar en un monstruo y lo suficientemente atractivo como para dejar a una persona sin aliento.

El monstruo, la "chica" estaba llorando.

¿Por qué, por qué todos...?!

Estaba sola.

Era sólo una recién nacida, recién nacida, recién nacida de las paredes del calabozo, pero todo lo que había encontrado la rechazó.

Tenía recuerdos de su nacimiento, de salir de la pared antes de caer al suelo. Aún incapaz de distinguir entre la izquierda y la derecha, vagó por el Calabozo, intentando dar sentido a su tenue entorno. Aunque estaba ansiosa por no saber dónde se encontraba, sintió un olor familiar, uno de su propia especie. Sus instintos la llevaron a seguirlo.

La llevó a un rincón diferente del Calabozo, donde estaba una criatura mucho más grande que ella. Se acercó para preguntar:

"¿Dónde estoy?"

La respuesta de la criatura fue un rugido monstruoso. Después de alzar su voz enfadada, el monstruo la cortó con afiladas garras.

Desgarrada la piel, ella huyó sin entender por qué.

Mientras la confusión se apoderaba de su cuerpo, la sangre roja que se filtraba de sus heridas y la primera sensación de dolor inspiraron terror en el recién nacido.

Desde entonces, había sido atacada una y otra vez. Los seres que compartían su olor, independientemente de su forma o tamaño, amenazaban su vida. No hubo excepciones. Luchó desesperadamente para contener algo que amenazaba con fluir de sus ojos mientras sus heridas continuaban aumentando.

Saliendo apresuradamente de las profundidades del Calabozo, la exhausta "chica" se encontró con criaturas de una especie completamente diferente.

Eran humanos equipados con espadas y arcos.

Acompañándolos había un macho y una hembra parecidos a las hadas. La pareja de orejas largas se acurrucaban juntas, protegiéndose unas a otras.

Se acercó a ellos, sin saber que sus ojos traicionaban su envidia.

Sin querer asustar a los recién llegados, escondió sus afiladas garras y abrió la boca para hablar.

"Ayúdenme".

En un instante, una espada abrió una nueva herida en su cuerpo.

El grupo parecía más confundido y tembloroso que ella, pero lo más evidente era su terror al rechazarla.

Frente a esta nueva animosidad, huyó una vez más. Los hombres se dispersaron mientras balanceaban sus espadas y las pálidas mujeres prepararon sus arcos con chillidos silenciados.

Las flechas se abalanzaban sobre ella por detrás mientras sus lágrimas se derramaban.

Dolor. Sufrimiento. Tristeza.

Las escalas de su espalda desviaron las puntas de las flechas pero se agrietaron con cada impacto. Sus hombros rasgados y lacerados se sentían como si estuvieran en llamas. El mundo la excluía, la enajenaba y la rechazaba; la había tildado de paria.

Se interrogó una y otra vez. ¿Por qué, por qué?

Gritos de “tengo miedo”, “estoy tan asustada” resbalaron de su boca.

Su llanto no se detuvo.

¿Quien... soy yo...?!

No importaba cuántas veces lo pidiera, el Calabozo, su madre, no respondía.

Huyó durante algún tiempo, pero al final sus perseguidores volvieron a aparecer. Sorprendidos por su belleza, adoptaron expresiones desconocidas mientras gritaban ásperamente:"¡Alto!"

Los cazadores, mojándose los labios y mirándola sádicamente, no tenían razón para detener su avance. La locura en sus ojos mientras la acechaban era mucho más fea que cualquier otra cosa que ella había visto de sus compañeros monstruos. Trató de escapar con sus dos delgadas piernas, habiendo aprendido a temer todo.

La razón por la que era considerada como una bestia estaba en el poder latente que usaba para sacudir a sus perseguidores, esquivar a otros monstruos en el Calabozo que continuaban atacándola, y correr por el sendero arbóreo sola. El solitario y resonante tap, tap, tap de dos pies colgaba en el aire del aparentemente interminable Calabozo.

Lágrimas traslúcidas volvieron a salir de sus ojos ámbar.

"¡Ahh!"

Una pendiente descendente.

Perdió el pie como una niña y cayó pesadamente por la colina entrecruzada en las raíces de los árboles.

Después de caer al fondo, la "chica" notó que se había lesionado la pierna. No podía soportar.

Distantes aullidos de monstruos y las pisadas de la gente le provocaron un escalofrío en el cuerpo. Examinó su entorno antes de partir, arrastrando su pierna inmóvil. Sus heridas ya se habían coagulado lo suficiente como para detener el flujo de sangre, permitiéndole esconder su rastro. En un rincón del Calabozo, encontró un solo árbol y abundancia de plantas. Usando las hojas como refugio, se escondió dentro.

Su espalda contra la pared, ella aguantó la respiración. Temblorosa, apretó con fuerza su cuerpo gravemente herido con ambos brazos y luchó contra las interminables olas de terror.

Entonces se dio cuenta de que algo se acercaba.

Volvió a respirar

Podía oír pasos que se acercaban cada vez más y más con cada momento que pasaba. El crescendo de pisadas la hizo recordar el dolor mordaz de una espada, casi como si la memoria misma irradiara calor, paralizándola con horror.

Su cuerpo tembló incontrolablemente.

Sus mejillas aún húmedas, otra ola de miedo cruzó su cara.

Mirando hacia arriba a la figura humana que se acercaba, la chica se abrazó con todas sus fuerzas.

Entonces.

Los ojos llorosos de la "chica" miraban hacia arriba cuando el recién llegado apareció.

"¿Un monstruo….. un vouivre?"

Cabello blanco y ojos rubidos.

En un oscuro rincón del calabozo, tuvo una fatídica reunión con un chico.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 12, Afterword

Epilogo
Estoy seguro que mucha gente debe haber deseado que agosto tuviera sesenta días de duración cuando hacían sus deberes de vacaciones mientras sus padres los regañaban o cuando hojeaban el calendario en agosto.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3

Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?