Ir al contenido principal

Zero no Shalltear, Capitulo 1

 El día prometido


Era un día particularmente brillante en la academia Tristan de magia y hechicería. Este instituto en forma de castillo era un lugar famoso en el reino, un lugar donde se cultivaban las jóvenes mentes de las familias más importantes de la nación. Aquí los estudiantes podían aprender el estudio y dominio acerca de los elementos básicos de la magia.

En la residencia estudiantil de esta academia y en un cómodo y suntuoso cuarto, se encontraba la pequeña figura dormida de Louise Françoise Le Blanc de La Vallière. La tercera heredera de la familia La Vallière. Una hermosa chica de pelo largo y ondulado de color rosa y una figura pequeña de 140 cm de alto, cuya belleza inspiraba la más noble de las presencias entre sus compañeros.

Una vez el sol entro por las ventanas de la habitación ubicada en el tercer piso de la residencia, Louise abrió sus ojos rosas, con más expectativas y esperanza que ningún otro día a lo largo de su vida. Y eso era porque este día en especial, al fin tendría la oportunidad de demostrar su valor ante el mundo.

Este día dejaría al fin el inescrupuloso sobrenombre de Louise la Zero.

Apodo que se ganó para su disgusto, debido al raro comportamiento de su magia que hacia estallar cualquier intento de hechizo que ella conjuraba. Una anomalía en el registro académico de la clase.

Aun cuando el cuerpo estudiantil completo decidió hacer de su vida una burla por su incapacidad, Louise, aunque triste por su dolorosa realidad, nunca dejo que este tipo de incidentes influenciaran su actitud. Su orgullo como noble se lo impedía. Ella solo esperaba que la oportunidad de mostrar su valor al fin llegara y este día en particular, era precisamente hoy.

Era el inicio del 2do año escolar. Un día donde cada estudiante de segundo año de la academia Tristan, invocaría a su familiar, el cual lo acompañaría de por vida. Bien podría decirse que este evento era el más importante para la juventud de cada joven mago en el continente de Halkeginia.

Sonriendo ante las formas inimaginables que podría tener su familiar, Louise se levantó rápidamente de su cama y sin demora preparo su rutina diaria para estar lista y en perfecto estado. A pesar de que despertó con los primeros rayos del sol, sus nervios le impidieron dormir más de lo necesario. Así que sin nada más que su mente como compañera, decidió dar un pequeño paseo y distraer las mariposas en su estomago.

Fuera de su cuarto, Louise descubrió que no era la única con más nervios que seguridad en sus adentros. Así que sin pensarlo demasiado siguió el torrente continuo de compañeros y pronto se encontró caminando sola en dirección a la cafetería.

Al llegar a la entrada descubrió que, en contra del sentido común, está a pesar de la temprana hora, se encontraba más que llena y con aspecto de reventar en cualquier momento. Filas interminables de jóvenes adolescentes intentando conseguir un buen desayuno para lo que sería el día más importante de sus futuras carreras como magos.

A Louise no le importaría seguir y esperar por una buena comida, ya que la necesitaba. Pero la perspectiva de encontrarse con alguien conocido la desanimo rápidamente. No quería discutir en vano con alguien que seguramente estará feliz de comenzar su día riéndose de su famosa reputación.

Así que con el estómago vacío y con la cabeza llena de fórmulas y conjuros, decidió que simplemente caminaría hasta que diesen las 11, momento en el que daría comienzo el ritual de invocación.

Tener tiempo para seguir practicando estaba bien para ella. No es como si un par de horas marcaran la diferencia, pero Louise decidió aprovechar hasta el último segundo de su tiempo en practicar el hechizo que con tanto esmero preparo para este día.

Durante su solitario primer año en la academia y debido a que era la burla de su clase, Louise no tuvo más opción que poner toda su dedicación y enfocarse en el hechizo que más necesitaba hacer que funcione.  A pesar de que ella practico y practico cientos de conjuros, todas terminaban en un desastre que muchas veces terminarían lastimándola. Cualquier otra persona llegados a este punto muy probablemente se habría rendido y escogería seguir cualquier otra profesión. Pero Louise no era una persona cualquiera. Ella soporto el dolor de tener su cuerpo quemado o cortado y nunca se rindió ante la idea de dejar de ser un mago. Después de todo, su familia entera era bien conocida por tener sangre poderosa en sus venas y ella no sería la primera en decepcionar a su linaje. Es por eso que cuando se dio cuenta de que no podía ejecutar magias sencillas, por algún defecto en sí misma, decidió enfocarse en otros aspectos de la magia. En este caso para ser mas precisos, Louise decidió estudiar en profundidad los misterios y complejidades de las invocaciones. Todo en aras de suplir sus deficiencias y hacer de ella un mago con el mas grandioso familiar como su fortaleza.

Tomo varios meses y miles de libros construir el hechizo final que usaría para el evento. Afortunadamente el hecho de estar aislada de la clase y de no tener amigos, aunque lamentable, le dio el tiempo necesario para sumergirse en las profundidades de la biblioteca de la academia, famosa por ser una de las fuentes de conocimiento más grandes e importantes del mundo entero.

Louise sabía que en muchos sentidos no tenía el talento que esperaba tener. Pero ella sabía que, para ser un mago exitoso, hacía falta más que talento. Ella no era un genio, quizás rosando el borde de lo contrario a lo que se podría decir talento. Pero ella no dejaría que nadie la mirase como su inferior. Después de todo, ella era Louise Françoise Le Blanc de La Vallière hija de la maga más poderosa del país.

Perdiéndose en el flujo del tiempo y en la calidez de esta mañana en concreto, poco a poco las horas fueron corriendo y al final hizo su camino al sitio elegido.

El patio de invocaciones, un lugar amplio y listo para recibir a todo tipo de criaturas especiales. Ya sean dragones, grifos, unicornios, seres elementales o fantasmales; sus medidas de seguridad garantizaban que nadie saldría herido por un familiar disgustado con su incompetente amo.

Una vez dentro del patio natural y adornado con bellas luces rituales sobre el cielo, la clase del segundo año de la academia Tristan estaba completa y reunida.

El profesor encargado era Jean Colbert, un hombre académico y calvo, con anteojos sobre su rostro y una túnica azul marino muy sencilla.

Su tarea además de representar el papel oficial de la academia ante la invocación, era asegurar que los estudiantes se mantuviesen a salvo ante las criaturas que podrían salir de la dimensión desconocida de donde provenían los familiares.

Si bien, estos seres eran atados al contrato de familiar inmediatamente apareciesen en este mundo. Había condiciones que demostraron que abecés es mejor estar preparado para lo que sea.

Sin más preámbulos y viendo que todos estaban listos para comenzar, el profesor Colbert dijo en voz alta.

“Hoy es el día de la convocatoria. Este es el primer examen de su segundo año, así como el día sagrado de su primero encuentro con su familiar…”, recalco mirando a su alrededor.

“…. Con quien pasaran el resto de sus vidas como parte de la sociedad”

Louise apretó su varita mágica y no pudo evitar escapar una voz para sí misma “no fallare esta vez… invocare a la criatura más hermosa y fuerte que el mundo pueda imaginar”.

Sin embargo, para su suerte, quien no debía escuchar esa declaración la escucho.

“no puedo esperar a ver cuán grande será la explosión que invocaras”, dijo sarcásticamente Kirche, justo detrás de donde se encontraba.

Kirche era la chica más popular de la clase. Alta y voluptuosa, de piel bronceada y cabello rojizo. Era el ídolo de toda la escuela o almenos de su población masculina. Pero para Louise no era más que una perra, que disfrutaba burlándose de ella repetidamente, haciendo que los pocos que querían acercarse a Louise, huyeran despavoridos temiendo a que su ofensiva psicológica recayera sobre ellos en consecuencia.

Es así como la chica de pelo rosa además de deprimida por su pobre actuación en su primer año, quedo marcada como una estudiante solitaria que todo mundo evitaba o peor aun del que todo mundo se burlaba.

“¡déjame en paz!” dijo Louise con repulsión.

No quería desconcentrarse con pensamientos negativos debido a las ridiculeces a la que estaba acostumbrada.

Solo quedaba esperar.

………………….

Estudiante tras estudiante, realizo su invocación. Algunos con suerte y otros no tanta.

Para disgusto de Louise, Kirche invoco a una salamandra de fuego, una criatura poderosa que realzaba su dominio mágico.

Además de la rara salamandra de la chica pelirroja, Tabita una chica de cabello azul corto y con lentes, quien gozaba del título de ser la estudiante más inteligente de la clase, invoco a un dragón azul para sorpresa de todos.

El dragón ciertamente era raro y poderoso y hasta ese momento era la criatura más exótica de este lote de invocaciones o así fue hasta que llegó el turno de Guiche.

“Yo, Guiche de Garmont, invocare al espíritu familiar más asombroso de la historia de esta escuela” presumió ante los estudiantes, declarándolo con movimientos exagerados y acordes a su traje de Don Juan.

“suficiente con el monologo. Aún quedan estudiantes detrás de ti, Guiche” interrumpió el Sr Colbert.

“bien entonces”. Guiche aclaro su garganta diciendo.

“Oh, gran primogenitor Burimilll que nos guías. Trae a un noble que sea mi esclavo. El esclavo de Guiche de Brence”.

Con eso, el suelo empezó a temblar. “responde a tu sagrada llamada” dijo levantando su varita en forma de rosa.

Justo en ese instante una forma cayo desprevenidamente del cielo y Guiche quedo perplejo en el acto.

“pero que, no puede ser…” pensó el joven cubriéndose la cara con vergüenza y revolviendo su corto cabello.

Un ruido incomodo se asentó en la clase al ver la clara forma de un chico que se levantaba adolorido por la caída.

“hahahahahah. “comenzó a burlarse la clase completa. Louise incluida.

Era un extraño suceso que un humano y por lo que parece ser un plebeyo sea invocado como familiar. Añadiendo leña al fuego, el familiar del tipo más mujeriego de la clase, resultaba ser un joven sucio y tonto por lo que se veía.

“Que, pero que mierda. Estaba caminando por la calle y de repente caí. ¿Donde estoy?” dijo el joven lleno de polvo por doquier.

“termina el contrato Sr Guiche” exigió el profesor al joven rubio decepcionado por su invocación.

“pero profesor, vamos. Déjeme internarlo una vez más. Esto, esto no puede ser…” Respondió el joven invocador.

“señor Guiche. Ya lo hemos dicho muchas veces. El ritual es irrepetible y único en la vida. Su responsabilidad como noble será la de cuidar a su familiar hasta la muerte “ respondió muy seriamente el profesor.

“hahahahah” volvieron a reír sus compañeros.

Era una escena lamentable. Incluso el profesor no podía dejar de menear la cabeza en señal de decepción. El único ser además del joven Guiche que claramente estaba perdiendo sus cabales, era el pobre joven que serviría como su invocación.

“pero que diablos. Esto no se parece a Japón. Estaré soñando. Y porque todos se ríen. ¡Esto es una pesadilla!” exclamo el joven maltratado.

“señor guiche. No lo repetiré de nuevo. Termine su contrato ya”. Dijo el profesor Colbert con impaciencia. No podía dejar que esto se descontrole. Aun había alguien más por realizar su invocación. Y la experiencia le decía que probablemente sería una explosión, así que no podía dejarla participar hasta que todos hayan acabado o el evento bien podría arruinarse.

“si, si, ya lo se. Solo quería algo de tiempo, para aceptarlo” grito Guiche con resignación.

“oye plebeyo, entiendes algo de lo que digo?” dijo el invocador a su invocación.

“el joven sucio de pelo negro y rasgos afilados dejo de lado su desorientación y se dirigió a la voz que le llamaba”.

“No soy un plebeyo, soy una persona. Mi nombre es Saito Hiraga” digo el chico con cautela.

“muy bien, Saito. Tu destino ha sido escrito. Quizás debas estar confundido, pero te prometo que luego responderé todas tus preguntas. Por ahora es importante que cierres los ojos. O de lo contrario el contrato podría dejarte ciego”.

“como, ciego. Y de que contrato estás hablando.” Respondió el joven Saito con sospechas.

“Solo debes ver a tu alrededor para comprenderlo. Estas en otro mundo. Yo soy un mago. Y estamos en medio de una ceremonia importante, no podemos perder tiempo, ahora cierra los ojos o te podría hacer daño. ¿Lo entiendes?” dijo Guiche haciendo énfasis en su última frase.

El joven invocado parecía dudar. Pero se resignó a seguir la corriente ya que en ese momento en especial parecía ser el centro de atención de una clase entera y quería alejarse de ahí lo más pronto posible. Ya sea sueño o pesadilla, solo podía despertar si llegaba al clímax de esto.

Sin más que seguir la petición del joven rubio que le había llamado plebeyo, el joven Saito cerro sus ojos.

Segundos después, un toque húmedo llego a sus labios y una voz con un toque deprimente lo despertó de su letargo.

“contrato sellado. Desde ahora eres mi familiar, Saito Hiraga” digo Guiche al joven después de haberlo besado obligatoriamente.

De inmediato Saito reacciono con furia, pero fue detenido rápidamente por un sentimiento en su pecho. Una sensación que le impedía hacer daño al desgraciado joven que le había robado su primer beso.

Justo en frente del par de lamentables chicos, Louise no pudo evitar reír y sentir que, de alguna extraña manera, su destino había sido cambiado. En lo profundo de su alma, sintió que ahora todo sería para mejor y con esa sensación brotando de su cuerpo, fue capaz de despejar cualquier inseguridad que había sentido hasta ahora.

Minutos después y tras la insistencia del profesor Colbert, los dos jóvenes avergonzados se retiraron a una esquina solitaria del patio y se alejaron del público en general.

“muy bien. Solo nos queda una estudiante más. Señorita de la Vallière, por favor acérquese.”

“si, profesor” digo Louise despejando rápidamente su mente y enfocándose en su misión.

“profesor. No cree que será peligroso que estemos aquí. Louise la Zero nos hará volar a todos si estamos tan cerca de ella” se burló Kirche, seguida de una ola generalizada de abucheos y exageraciones que sobrepasaban por mucho al pequeño escándalo que había significado la convocatoria de Guiche.

“no hará falta que se vayan” dijo el profesor Colbert con agotamiento. “Es una tradición de la escuela que toda la clase debe estar reunida hasta que el evento termine. Tienen prohibido irse de aquí. Pero no se preocupen. Ya he tomado medidas preventivas para la señorita de la Vallière.”

Fue en ese momento que Louise lo sintió. Mientras se acercaba al centro de la invocatoria donde realizaría el conjuro, un campo de fuerza se fue erigiendo sobre el cielo. Parecía cerrar sobre ella, ya que de inmediato dejo de sentir el viento fresco de la mañana.

No pudo evitar ver con decepción al profesor Colbert. Esta medida, aunque prudente, demostraba claramente que no confiaba en que ella tuviese éxito en su invocación.

Sin embargo, no era momento para quejarse y mucho menos con un profesor. Así que la joven Louise siguió avanzando hasta llegar al centro de la formación.

Sus compañeros, sin embargo, no pudieron perder la oportunidad de aprovechar este incidente y de inmediato hicieron del campo de fuerza un acto de burla para enfatizar el fracaso de Louise la Zero.

El profesor Colbert, mortificado y con un leve sentimiento de culpa por esta medida preventiva, no pudo evitar suspirar y rogar con una cara empática la ahora indiferente cara de la señorita de cabello rosado que tomaba posición en el lugar.

“muy bien, señorita de la Vallière. Puede comenzar” Dijo el profesor, queriendo acallar las voces de risa a su alrededor.

Louise no respondió y en vez de eso cerro sus ojos y rezo con todo el peso de su corazón.

Grito con tanto sentimiento que su eco resonó ilógicamente por todo el patio abierto. Cerrando algunas bocas y sorprendiendo a muchos.

[Yo, Louise Françoise Le Blanc de La Vallière]

[En nombre de los cinco grandes poderes del Pentágono]

[Siguiendo mi destino, dondequiera que estés en el universo]

"Qué hechizo de invocación tan inusual". dijo uno de los estudiantes

"Bueno, al menos es único." Escuchó los susurros de la multitud

[Te ruego que vengas en mi ayuda, oh mi grandiosa y sabia familiar]

[¡Oye mi guía y ven en mi auxilio!]

Ella agitó su varita y señaló hacia delante. Después de eso, una gran explosión sacudió el lugar de la convocatoria.

"Sabía que esto iba a pasar." Kirche grito con alegría.

"¿Qué paso, Kirche?" preguntó Guiche quien se había acercado esperando que Louise invocara algo peor que él y así la gente se olvidara de su familiar.

La joven pelirroja señaló el lugar de la convocatoria donde Louise estaba por encima de ella.

El polvo lentamente se asentó y todo el mundo pudo ver la invocación de Louise.

Desde allí se levanta una niña pequeña muy carismática con pelo plateado y ojos carmesí, llevando un vestido rojo sangre gótico. Aunque había algo raro cuando Louise la miro de cerca.

Era como una muñeca o más bien como una marioneta sin cuerda que de alguna manera está ahí de pie sin preocuparse por el mundo. No podía sentir nada como si estuviera... muerta como si estuviera literalmente muerta.

Su expresión se volvió amarga. "Invoqué a una muñeca..." Aunque estaba muy bien hecha, era una muñeca, pensó ella con el ceño fruncido antes de acercarse más a inspeccionar. "Bueno, podría ser un golem y quizás necesite completar el contrato para que se mueva" Pensó antes de pararse frente a la niña y cantar las palabras para atarla y besarla.

En ese momento, la chica de pelo plateado abrió sus ojos.

Un torrente de información nueva parecía llenar su conciencia. Segundos despues la chica de cabello plateado alzó su vista sobre Louise y sonrio con alegría.

Louise, por otro lado, sintió miedo después de que el contrato se hizo. Sintió un aire frío a través de todo su cuerpo mientras miraba a la chica que pensaba que era una muñeca.

Incluso los estudiantes que se reían hace un rato se quedaron congelados en su lugar. Incluso los animales y las bestias mágicas que estaban del lado de sus amos salieron corriendo o simplemente se escondieron, temblando.

La mano izquierda de Shalltear fue grabada por runas completando el contrato entre ambas.

Louise estaba atada por la ansiedad.

Después del ensordecedor silencio de incertidumbre y desasosiego, el vampiro finalmente quiso moverse de su posición inicial. Miró a Louise, a quien reconoció inmediatamente como su ama y salvadora.

Delicadamente tomo las puntas de su vestido en señal de reverencia y con una voz llena de adoración hacia su nuevo ser supremo dijo con alabanza “Louise-sama ~~, ¿Cuál es su voluntad para esta humilde sirviente ~”?

Louise se quedó sin palabras ……


Nota: Se aceptan sugerencias y correciones, gracias.


Comentarios

  1. ¿Este fanfic es tuyo? Me esta gustando bastante, espero que puedas seguir escribiendolo o traduciendolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que si no puedes notarlo, significa que tengo cierto nivel de habilidad en escribir. Me alegra que el escrito te haya gustado. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. esta bien, pero creo que la invocación de saito es innecesaria o al menos esta de mas, se supone que cuando invocan a un humano es porque es usuario de la magia de vació, entonces estarías haciendo que el ese personaje sea un usuario mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te juro que no soy experto en Zero no Tsukaima. asi que no sabia que solo los que son magos del vacio podian convocar humanos. Pero bueno, igual queria traerlo de alguna manera, ya que nunca me gusto esa pareja y tentativamente incluso queria hacerlo antagonista aqui. supongo que tendre que investigar un poco mas. Gracias por comentar. y con respecto a escribir un fanfic sobre overlord volumen 13, estaria totalmente de acuerdo. aunque lo mejor seria esperar a completar la traduccion del volumen 12. quien sabe que sopresas nos depare. adicional a eso me gustaria hacer otro donde Narberal sea la protagonista. siempre me gusto ella.

      Eliminar
    2. Sí ya quiero ver que onda con este volumen, pero al volumen doce que me refería era a este http://www.novelasligeras.com/p/overlord-volumen-12-en-espanol.html estaría genial que le dieras continuación con una gustaría de tu puño y letra

      Eliminar
  3. por cierto checate el volumen 12, ahí te escribí algunas ideas sobre un fanfic para un volumen 13 de overlord, no me quedo claro si ese fanfic era tuyo o lo tradujiste pero comoquiera te lo pongo por si te animas, seria interesante que le sacaras una historia a ese volumen 12 que subiste

    ResponderEliminar
  4. huuuuuu ,muy bueno ,bastante sobre el promedio ,por favor continualo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Y lo voy a continuar. Solo que traducir iverlord me esta costando mucho tiempo asi que esperare a que la traduccion se termine para concentrarme en seguir esta obra. Gracias por el comentario

      Eliminar
  5. Hola, overlord volumen 0 es un fanfic?

    ResponderEliminar
  6. Muy entretenido aún para mi que odio leer fanfics.
    Creo de igual manera que Saito sale sobrando en la historia, aparte de solo poder invocar humanos la magia del vacío hacía posible entenderse entre diferentes lenguas, así que Saito ya hable aunque idioma se siente algo raro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3

Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?