Ir al contenido principal

Zero no Shalltear, Capitulo 2

Un punto de inflexión


En el momento en que Louise sintió que su plegaria había sido un éxito, su alma al fin pudo descansar. Los pesos de innumerables horas de esfuerzo al fin fueron liberados de sus hombros y por primera vez en mucho tiempo sintió que podía relajarse lo suficiente como para dejar que el resto de sus preocupaciones dejaran de importar. Al menos en este momento Louise sentía que toda su concentración debería apuntar a su familiar. La representación física de su esfuerzo.

Una vez en calma y lista para lo que fuera que apareciese, se centró finalmente en la figura frente a ella y de inmediato no pudo evitar estar un poco desconcertada. No es que se quejara. Al contrario, estaba muy feliz. Es solo que el sentido común del reino de Tristan promulgaba que un familiar entre más grande y feroz era con total probabilidad  más fuerte que los demás. Y la desconcertante belleza que Louise vio delante de ella, la dejo literalmente sin aliento.

“Invoque a una muñeca…” Alcanzo a suspirar.

No sabía si era humana, pero tenía las características básicas para serlo, sin embargo, sus detalles y facciones sobrepasaban lo que cualquier persona podría poseer naturalmente. ¿En verdad pueden existir seres tan bellos en este mundo? ¿Sera que esto es un sueño? Se preguntó Louise.

 Sin poder creer lo que sus ojos detallaban, poco a poco fue adentrándose ante el pequeño y delicado cuerpo de la presunta muñeca, que tenía una piel pálida semejante al más puro de los jades. un deslumbrante cabello largo y plateado, en combinación con unos esplendidos ojos de color rubí que combinaban perfectamente con su elegante vestido rojo.

Experimentando en carne propia el embrujo de sus encantos, Louise finalmente despertó y sintiéndose orgullosa de su bella familiar, se acercó al cuerpo inmóvil tomando un respiro.

"Bueno, podría ser un golem y quizás necesite completar el contrato para que se mueva"

Aun había mucho por lo que pensar. Si bien, ella podría ser la invocación más bella que este mundo posiblemente haya visto, aun habría que comprobar lo más importante. Su fuerza. Lamentablemente el sentido común afirmaba que un ser tan hermoso, difícilmente podría especializarse en la fuerza bruta o en la defensa. Posiblemente tendría alguna característica especial o alguna magia de apoyo. Las posibilidades de que fuera a fin a ella que no podía realizar conjuros básicos la hizo dudar un poco de su futuro. Pero, antes que nada, tenía que hacer lo que tenía que hacer.

Un beso y unas palabras hacían falta para sellar el contrato.

Acercándose al cuerpo de la chica, lo suficiente como para sentir su aroma, Louise se alegró de no tener que inclinarse y ponerse de puntillas, ya que extrañamente ambas coincidían con la misma estatura. Casi parecía una obra del destino de que ambas estuviesen allí, una enfrente de la otra.

Con un poco de calor en sus mejillas, Louise se acercó al rostro de la hermosa joven y con un empuje adicional toco los dulces y fríos labios de ella. Fue solo un beso ceremonial, sin ninguna mala intención por su parte. Quizás haya durado un poco más de lo que debería haber tardado en hacerlo. Pero Louise quería gravar este recuerdo en su alma. Así después de apartar sus labios de los de ella, el contrato finalmente se formalizo.

“Así cerramos el contrato. Desde ahora eres mía “Dijo Louise apartándose un paso para ver la reacción de su familiar.

La muñeca de cabello plateado lentamente abrió los ojos. No parecía confundida ni molesta por haber sido llamada a este mundo. Ella solo sonrió gentilmente ante Louise.

Una sonrisa que decía más que mil palabras. Una sonrisa hecha con tanta alegría que Louise se sintió como una diosa con tan solo recibirla.

“¿De verdad ella es mi familiar?” pensó Louise sin palabras.

Sin tomar en cuenta el mundo a su alrededor las dos se vieron tan apasionadamente, que el paso del tiempo parecía detenerse. Sin un susurro, sin nada más que un silencio que se adentraba en todo. Un momento inolvidable.

Su familiar parecía estar animada. La chica que vestía un esplendió vestido rojo, hizo con naturalidad una venia hacia Louise y saludo con elegancia.

“Louise-sama ~~, ¿Cuál es su voluntad para esta humilde sirviente ~”? Fueron sus primeras palabras.

Louise por su parte, no pudo reaccionar como hubiera esperado hacerlo. Se quedó sin palabras. La melódica voz de su familiar era elegante y su actitud hizo que Louise se sintiera tranquila. Quería preguntarle miles de cosas. Pero por ahora, le bastaba con saber su nombre.

“Dime tu nombre” Dijo Louis con la mayor cantidad de firmeza y elegancia que pudo reunir.

“Con mucho gusto Louise-sama.  mi nom…..”

Justo cuando la chica comenzaba a responder, fueron interrumpidas por un tono de voz más alto que al instante les recordó que no se encontraban solas.

Era el profesor Colbert. Quien, tras una larga y exótica invocación, decidió que el evento había durado más de lo que tenía programado. Así, sin respetar el momento especial de las dos, llamo su atención para seguir con la clase.

“señorita de la Vallière, creo que hemos esperado mucho, es mejor que se…”.

Su familiar que de inmediato movió su mirada furiosa en dirección del profesor Colbert, entro en cólera.

“¡Maldito insecto insignificante. Como osas interrumpir mi momento especial con mi querida Louise-sama!” Dijo la chica con clara furia en su rostro. Louise se quedó perpleja por un cambio tan repentino en el ambiente. Parecía como si la temperatura hubiese bajado al punto de congelación tan antinaturalmente que su piel se erizo como defensa.

Un aura roja empezó a rodear a su familiar. Una manifestación física de su furia o de su poder. Cualquiera que sea el caso, para Louise estaba claro que era un aura opresiva, que amenazaba con dejarla sin respirar. Justo cuando su familiar parecía querer mover su mano en dirección al profesor Colbert, Louise reunió el coraje y la detuvo.

"¡Para!, no sigas. ¿Acaso te ordene hacer algo?  ¡no hagas cosas innecesarias!" Se quejó Louise, quien a pesar de saber que el profesor era culpable de haber dañado ese primer momento con su familiar, sabía que era algo inevitable ya que con ella siendo la última invocadora, todo mundo seguramente estaba impaciente por irse.

Por otra parte, el señor Colbert a quien su familiar había descargado su antipatía, se encontraba derrumbado en el piso, con los ojos como platos y con ríos de sudor cayendo por su frente.

Su familiar, sin embargo, sintiéndose un poco decepcionada por no haber podido castigar al humano aterrorizado callo de rodillas y se disculpó con ella. “Louise-sama, espero disculpe mis modales, pero tenía que poner en su lugar a ese insignificante humano.”

“Insignificante humano” noto de inmediato Louise. Como si se tratara de una cadena de domino en plena caída. Sus sentimientos de orgullo, felicidad y plenitud, fueron ensombrecidos por la inseguridad que el significado de esta frase representaba para Louis.

“Acaso abre llamado a un monstruo” pensó Louis después de ver el desagrado que sentía su familiar ante el acto que para cualquiera se podría clasificar como normal.

Había demasiadas incógnitas. Tenía que saber más de ella. “Siendo el caso, quizás lo mejor sería volver a mi habitación para hablar en privado”. Planeo Louise en su mente.

Justo cuando estaba por sugerir una retirada estratégica, el mundo pareció desquiciarse.


♦♦♦


Shalltear estaba feliz de poder servir a su nueva ama.  Ella quien la salvo de desaparecer en ese mundo que se desvanecía.

Aunque su conciencia seguía un poco confusa por todo lo que paso en Nazarick y los seres supremos, tenía en claro que ahora servía a una nueva maestra y que tenía que hacer todo el esfuerzo de su parte para evitar que ella la abandonara. Así que, con esa meta en mente, hizo gala de su mejor sonrisa y con elegancia se presentó ante ella.

Su maestra Louise-sama era una bellísima ser suprema. Aunque noto algo de inquietud después de presentarse, le pidió que le diera su nombre como prueba de confianza.

Shalltear estaba mentalmente bailando de la felicidad. Justo cuando empezaba a vocalizar su respuesta, fue interrumpida por un humano calvo y asqueroso.

El insecto en cuestión, no solo interrumpió su propia presentación, sino que además tenía un tono de voz que no demostraba el respeto pertinente a Louise-sama.

Eso después de todo, ameritaba un castigo.

Así que después de expresar su disgusto hacia esa bolsa de carne, levanto su mano derecha, lista para lanzar una ráfaga perforante. No quería ensuciar el suelo en presencia de su maestra, así que un golpe rápido y contundente sería más que suficiente para no ensuciar el lugar con sangre.

Lamentablemente y tomándola por sorpresa, su ama Louis-sama la detuvo con un tono que expresaba preocupación y hasta un poco de irritación.

Shalltear se encontraba confusa por la actitud de su ama. Pero como buena sirviente, decidió acatar su orden y disculparse por cualquier acto desapercibido que haya molestada a su ama.

Así como tal, expreso su desagrado por el hombre que ahora yacía tendido en el suelo, similar al insecto que es.

Su ama sin embargo solo la quedo viendo expresando dudas con sus bellos rasgos faciales.

Mientras su querida maestra Louise-sama se debatía mentalmente algún extraordinario plan para dárselo como orden, los insectos que hasta ahora se habían quedado callados comenzaron a revolotear.

Shalltear sabía que había una veintena de ellos, pero ya que hasta ahora se habían quedado en silencio, pensó que de preferencia evitaría ensuciarse las manos aplastándolos. Sin embargo, parece que esta horda de insensatos está dejando de pensar ya que comenzaron a decir barbaridades.

“jajajaj, asi que esa es la familiar de Louise la zero. No es nada mas que una muñeca, de seguro jugaran a las casitas de ahora en adelante.”

“hahahaha y pensé que era una especie de monstruo. ¿Qué clase de mierda comí para pensar eso?”

“si, no es mas que una plebeya…….despues de todo ningún noble se arrodillaría ante la zero”

“¡oye tonta!. Mas vale que empieces a moverte ya, que me quiero ir de aquí.  Si van a tontear mejor háganlo en otra parte”

“¡hahahahahahahaahahahahahah!”

En un par de segundos, un mar de burlas y de risas fueron apuntadas a su ama Louise, que de inmediato dejo su tren de pensamientos y con rabia miro hacia el origen de las burlas.

Shalltear sin embargo, no estaba dispuesta a aguantar este tipo de trato. “malditas sabandijas, como osan irrespetar a un ser supremo” dijo con repugnancia de tener que dirigirse a esa escoria.

“hahahaha. ¡Suprema mi culo!” dijo uno de los idiotas.

Shalltear había llegado al límite de su paciencia. Ya no había forma en que ella gastara palabras en estos seres. Era mejor que paguen sus pecados con el dolor de sus cuerpos.

Así que sin siquiera molestarse en activar algún skill, agito su mano y al instante el ultimo tipo que se atrevió a burlarse de su maestra fue enviado al suelo gritando de dolor con una pierna menos en su cuerpo.

“¡¡¡¡¡AHHHHHHHHHH!!!!!” se quejó el insecto. Retorciendo por el dolor entre sangre y barro.

La mayoría de las basuras alrededor comprendieron su lugar y muchos empezaron a temblar del miedo o alejarse del lugar.

Pero Shalltear no los dejaría escapar tan fácilmente. Como sino pagarían por sus pecados. La muerte no sería suficiente para compensar sus crímenes. Primero tenían que sufrir.

Así que sin vacilar, Shalltear avanzo hacia el centro de la clase lista para masacrar algunas cabezas.

Justo en ese momento una bola de fuego fue lanzada hacia ella, pero Shalltear la reboto con su mano como si de basura se tratase.

El origen de ese hechizo provenía del hombre calvo que intervino en el principio.

Perfecto pensó Shalltear.  “voy a comenzar contigo primero”

“y con respecto a los demás. ¡Dejare que mis familiares se los coman!” Dijo con una sonrisa sádica en su cara.

“¡Oh no! Creo que le mostré una fea expresión a mi ama. Espero que no la haya visto”. Se preocupó Shalltear.

Justo cuando se giró para mirar a su maestra, esta se encontraba confundida.

Shalltear perdió de inmediato su sed de sangre y suavizo su postura para disculparse por la antiestética expresión que había hecho.

Su ama, sin embargo, se veía devastada.

“Pe..pero.. ¿Que hiciste?” Pregunto Louise.

“¿mm? Mis disculpas Louise-sama. No sé a qué se refiere. ¿Podría su ilustrísima explicármelo?” Dijo Shalltear preocupada porque su maestra estaría desilusionada con ella por haberle mostrado en lado feo suyo.

Justo cuando su maestra se preparaba para volver a hablar, los gritos de los escandalosos insectos a su alrededor le recordaron que aun debía encargarse de ellos.

“Louise-sama. Por favor permítame un momento para callar a estos humanos insignificantes”

“Esp..Espera… No vayas. ¡Quédate aquí!” Dijo Su ama sintiéndose un poco enferma.

Probablemente haberla salvado de ese mundo que se dispersaba en la nada, requería una gran cantidad de mana. Así que posiblemente su ama necesitaba descansar.  Siendo así, Shalltear haría cualquier cosa para aliviar su carga.

“Como usted ordene Louise-sama”

Su maestra se sentía un poco dudosa ya que volvió a preguntar

“De verdad …. ¿harás lo que te ordene?”

Shalltear la vio confundida, pero sin tiempo para pensar en profundidad solo pudo responder con naturalidad a algo que era obvio.

“Mi maestra Louise-sama. Permítame presentarme. Yo soy Shalltear Bloodfallen, guardiana de los primeros tres pisos de la grandiosa tumba subterránea de Nazarick. Y por supuesto, hare todo lo que me ordene. Después de todo usted es mi Ser suprema”.

“¿Es eso así?.Eh….entonces salgamos de aquí. ¡Ahora!”

“Como usted ordene Louise-sama” Respondió Shalltear caminando hacia el lado de su maestra.

Shalltear estaba feliz de complacer las ordenes de su ama, aunque no olvido que después tendría que encontrar un espacio para encargarse de esos insectos. Sus pecados no serán olvidados tan fácilmente.

Con ese pensamiento en mente, Shalltear sonrió de nuevo, esperando con ansias el futuro que le espera con su nueva maestra Louise Françoise le Blanc de la Vallière.




Comentarios

  1. A bueno sólo debo decir GG V: bien jugado esa shalter es una loquilla

    ResponderEliminar
  2. Esperaba que se cargara a todos en un instante, pero verlos sufrir por sus pecados es una mejor opción

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. bien, esto sera interesante ya que los niveles de poder de overlord son superiores a los de zero no tsukaima (al menos en lo que vi de ella)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena elección,ella de entre todos los guardianes aunque me daría curiosidad si fuera albedo la invocada

      Eliminar
  5. bastante buena.
    sigue asi con la historia que con lo poco que lleva te engancha, me imagino que en el futuro, cuando la historia ya este muy avanzada, aparezca ainz a reclamar por shantaller.

    ResponderEliminar
  6. es una lastima que el autor se estancara y no pudiera avanzar ya, mas adelante, porlomenos es bueno leerla en español gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. y bueno a diferencia de la historia original yo quiero que mi louise no sea tan patetica o inutil como se ha visto siempre. De hecho la conexion entre ella y shalltear tampoco pueda darse por segura. Louise tendra que demostrar que merese ese respeto haciendose poderosa por derecho propio. Ademas si bien en el actual mundo de zero no Tsukaima no hay amenaza para shalltear en su 100%, la abra en el futuro. No se hasta donde pueda llevar la historia, pero ojala pueda llevarla hasta donde tengo pensado.
      Por ahora tendre que reeleer algunos capitulos del volumen 3 y 11 de overlord para tratar de captar mejor como se expresa shalltear y recordar un poco mejor la historia de zero no tsukaima. nunca pude leer el final, pero creo que en este año lanzaron el ultimo volumen.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Cuando sacas otro?

      Eliminar
  7. Excelente fanfic!! Me encantó el desarrollo de la historia.

    ResponderEliminar
  8. gracias escritorsama por capitulo concedido.............amen

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.