Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capitulo 27

A la deriva


Los ojos de Zorian se abrieron abruptamente mientras un agudo dolor brotaba de su estómago. Su cuerpo entero convulsionaba, doblándose contra el objeto que caía sobre él y de repente estaba completamente despierto, no había ni rastro de somnolencia en su mente.

"¡Buenos días, hermano!" una voz irritantemente alegre sonaba justo encima de él. "¡Buenos días, buenos días, YA ES DE MAÑANA!"

El alivio inmediatamente inundó su mente, seguido de cerca por la desesperación. Lo hizo – salvo su alma del tercer viajero y sobrevivió al encuentro. Pero sus aliadas...

 "¿Zorian? ¿Estás bien?"

Zorian miró fijamente a su hermana durante varios largos segundos, un millón de pensamientos corriendo por su mente. Parecía incómoda con su rostro en blanco y en silencio, pero Zorian no podía realmente preocuparse por eso en este momento. Su mente aún estaba atascada en su desesperada huida de túnica roja. Sobre el hecho de que casi fue capturado por un asesino en masa psicótico nigromante con una cantidad de tiempo incalculable de experiencia en el bucle. Además de que dicho nigromante ahora sabía que había otros viajeros del tiempo humanos corriendo por ahí y podría venir tras él en este mismo momento.

Y el hecho de que las araneas estaban muertas. Ellas nunca regresarán.

Distraído empujó a Kirielle, se puso las gafas y empezó a pasearse por la habitación.

Matar un alma era imposible. No podían ser destruidas, sólo modificadas. Todo el mundo lo sabia- los maestros, todos los libros que había leído referentes al tema, sus conversaciones con Kael el nigromante aficionado... demonios, incluso el maldito lich lo había dicho en uno de sus comentarios cuando Zorian fue introducido por primera vez en el bucle del tiempo. ¿Cómo entonces consiguió túnica roja matar las almas de las araneas?

Supuso que la explicación más simple sería que túnica roja simplemente descubrió algo que los magos normales no habían encontrado. Era un nigromante con mucho tiempo y una forma fácil de evitar las consecuencias habituales de los experimentos espantosos. Tal vez tuvo éxito donde otros nigromantes habían fracasado. Zorian no pensó que esto fuera probable - el lich parecía ser un mago mejor que cualquiera que había conocido hasta ahora, incluido túnica roja y ciertamente consideraba imposible un hechizo para matar almas - pero eso podría ser sólo una ilusión por su parte. No quería que las aráneas se hayan ido para siempre. ¡Maldita sea, él había crecido con esas estúpidas arañas! Seguro que habían tenido sus desacuerdos, pero él nunca les había deseado que se enfermaran y no creía que ellas tampoco le hubieran deseado que lo hiciera. Novedad no lo habría hecho y no podía mentir para salvar su vida. Si... si, tenia que admitirlo, prácticamente había pensado en Novedad como una segunda hermana pequeña. Pero ahora se había ido, igual que el resto de las araneas debajo de Cyoria.

¿Y lo peor? Dejó que ocurriera. Había pasado toda la noche reuniendo el último mensaje de la matriarca, ignorando y despreocupándose de lo que estaba pasando, mientras que túnica roja estaba cazando las araneas a través de la ciudad. Había sabido que estaba tratando con otro viajero del tiempo y nunca había considerado que el hombre podría haber desarrollado contramedidas contra otros de su clase. Maldición, se sintió tan estúpido ahora.

Aunque era extraño... En primer lugar, si túnica roja podía deshacerse permanentemente de cualquiera que le molestaba con un hechizo como ese, ¿por qué no lo había usado más a menudo? Seguramente la invasión sería mucho más fácil si se deshiciera de un par de personas clave. Sin embargo, Zorian nunca oyó hablar de personas notables que se despertaran muertas al principio de cada reinicio y tuvo acceso a la extensa red de información mantenida por las araneas para confirmarlo. Había una respuesta obvia a eso, por supuesto: podría haber un coste significativo asociado con el hechizo que túnica roja no estaba dispuesto a pagar. Pero el hecho de que se había desviado del camino para eliminar cada una de las araneas de Cyoria hacía dudar a Zorian. Si hubiera un coste serio asociado con ello, se habría asegurado de investigar más a fondo y matar sólo a las que tenía que hacerlo.

Segundo, las araneas no eran viajeras del tiempo, ¡así que el hechizo no debería haber funcionado! Zorian estaba bastante seguro de que el bucle del tiempo no hacía retroceder a cada alma en el tiempo - si ese fuera el caso, cada mago sentiría la diferencia después de una docena de reinicios, a medida que sus habilidades de formación milagrosamente aumentaron de la noche a la mañana. Además, hay hechizos de matanza nigromántica "normales" que destierran por la fuerza el alma del cuerpo para matar a las personas y Zorian los había visto ocasionalmente en uso durante la invasión. Si cada persona cuya alma fue desterrada de su cuerpo terminara muerta al principio del bucle de tiempo, el número de inexplicables cadáveres que aparecían al principio del bucle de tiempo habría empezado a apilarse rápidamente y todo el mundo se habría dado cuenta de que algo estaba muy mal. Así que en general, claramente las almas de la gente común que no viajaba en el tiempo no se vieron afectadas por nada de lo que les había sucedido en anteriores ciclos de tiempo. El hecho de que el hechizo de túnica roja afectara a la gente normal en los bucles de tiempo futuros era extraño, por no decir otra cosa.

Zorian dejó de caminar y frunció el ceño, observando ociosamente que Kirielle había salido de la habitación en algún momento. Estaba teniendo la sensación de que túnica roja estaba explotando la naturaleza misma del bucle de tiempo para conseguir el efecto deseado. Zorian no tenía ni idea de cómo funcionaba realmente el bucle de tiempo, pero presumiblemente túnica roja si lo sabía. Sin ese conocimiento, probablemente nunca lo iba a entender. Como siempre, necesitaba más información.

... excepto que su principal fuente de información -la aranea- había sido completamente destruida por el enemigo, dejándolo con nada más que un mensaje críptico e incompleto.

Maldita sea.


Cambio de escena


Durante las siguientes horas, Zorian simplemente siguió sus movimientos habituales, tratando de ocultar la frustración, vergüenza y pánico que sentía y parecer lo más normal posible. Había fracasado en mantener su confusión interna estrictamente para sí mismo, ya que las preguntas preocupadas de su madre eran alguna indicación de lo mal que se veía, pero al final ella aceptó su explicación de estar ligeramente sacudido por una pesadilla reciente y dejó de molestarlo así que lo tomó como una victoria.

¡Y qué pesadilla era! Aparte de perder a las araneas, había una posibilidad no despreciable de que túnica roja se las arreglará para descubrir su identidad y que fuera a asaltar la casa en cualquier momento. Es cierto que había logrado esconder su rostro detrás de una bufanda y nunca había hablado, pero había maneras...

Sin embargo, ni siquiera pensó en intentar salir de la casa inmediatamente en pánico. La primera y principal razón fue que, si túnica roja lo había identificado y venía a Cirin, entonces su familia corría el peligro de ser asesinada permanentemente, al igual que las araneas y él no estaba dispuesto a dejar que eso pasara. Kiri había crecido con él a lo largo del tiempo y aunque no le gustaba mucho su madre, no dejaria que ningún psicópata la asesinara. No, ya era bastante malo que las araneas hubieran pagado el precio final por sus errores - él estaría condenado si dejara a su familia para salvar su propio pellejo.

La segunda razón era que, si bien era posible que su identidad se hubiera visto comprometida, era sólo eso: una posibilidad, no una certeza. Sí, sería fácil encontrarlo anotando qué alumnos de la clase de Zach estaban desaparecidos y luego comprobándolo uno por uno, pero era posible que túnica roja no pensara en ello. Después de todo, túnica roja seguía pensando que el misterioso viajero humano del tiempo estabna asociado a las araneas, no a Zach. No había razón para buscarlo entre los compañeros de Zach. Y mientras que Zach probablemente sabía que Zorian ya era un viajero del tiempo, Zorian sospechaba fuertemente que saldría de Cyoria cuando la túnica roja tocara a la puerta. Si Zach tuviera un poquito de sentido común (Aunque no es una certeza, admito que sí), saltaría de la ciudad a primera hora de la mañana al comenzar un nuevo reinicio. Considerando que túnica roja derrotó a Zach durante la invasión al traer al lich como su refuerzo y que Zach realmente recordaba lo sucedido esta vez, Zorian sintió que ni siquiera Zach estaría tan loco como para quedarse donde el claramente superior enemigo podría encontrarlo.

Eran un montón de suposiciones en las que confiar, pero ¿qué más le quedaba? Estaba acorralado. Todo lo que podía hacer era esperar a que túnica roja no fuera un detective maestro además de ser un buen nigromante espeluznante y dios sabe qué más.

En cualquier caso, su plan era bastante simple en este momento: abordar el tren como de costumbre y luego desembarcar a la salida de Cirin. No tenía ninguna intención de volver a Cyoria en un futuro cercano. Túnica roja estaba obligada a prestar atención a Cyoria durante un tiempo, tratando de atrapar a cualquier viajero de tiempo que la aranea pudiera haber traído, así que ir allí tan pronto sería sólo mendigar por problemas. Cualquier pequeño error podría arruinar su tapadera y no confiaba en sí mismo para poder mantener la calma durante múltiples reinicios en ese momento. No, mejor evitar la ciudad por un tiempo. Tendría que volver allí en algún momento, por supuesto, pero tenía que ser mucho más fuerte y estar mucho mejor informado antes de poder volver a aparecer en la ciudad.

Aparte de su determinación de evitar Cyoria a toda costa, sus planes eran prácticamente inexistentes. Se sentía bastante perdido en ese momento. Dejando a un lado todo apego emocional, las araneas eran también su mejor aliado en este suceso desordenado y al perderlas efectivamente sintió como si hubieran retirado la alfombra debajo de sus pies. ¿Qué demonios se suponía que debía hacer ahora?

La conclusión a la que llegó fue que necesitaba algún tiempo para calmarse y aceptar lo que había pasado. Piensa en una nueva forma de avanzar. Probablemente acabaría vagando por todo el país por uno o dos reinicios. O tal vez una docena de reinicios. Sí, ahora que lo pensaba un poco, el bucle de tiempo era el momento perfecto para que se fuera de gira por todo el país, tal vez incluso por todo el continente. Sólo... explorando y visitando lugares. Seria muy relajante. Es cierto que el último mensaje de la matriarca mencionaba algo sobre que el bucle temporal se estaba debilitando, pero no mencionó plazos concretos en los fragmentos que él había logrado componer y él creía que ella habría puesto mayor énfasis en esa parte si el calendario era particularmente apretado. No, esa afirmación estaba ahí sólo para hacerle saber que no tenía una cantidad infinita de tiempo para trabajar - él tenía un número bastante grande, pero muy finito para esperar y el tiempo pasaba constantemente.

Al menos lo esperaba. Estaria condenado con otra cosa. "Grande pero finito" podía trabajar con eso, ¿pero si sólo le quedaba un puñado de reinicios? No tenía que pensarlo.


"¿Señor Kazinski? Dijo Ilsa, sacándolo de sus pensamientos. Menos mal que sus pensamientos habían vuelto a dar un giro en sus emocioanes, ya estaba cansado de sentirse deprimido. "¿Me estás escuchando?"

"Estoy escuchando", Zorian mintió. No estaba escuchando, por supuesto, pero eso fue porque ya había tenido esta conversación con Ilsa un millón de veces.

"Cierto", dijo Ilsa con dudas. "Como te decía, puedes recoger tu placa cuando termines la escuela, ya que es tan cara y--"

"¿Y si quiero recogerla ahora?" Zorian interrumpió. Sus ahorros deberían ser suficientes para financiar un mes de vagabundeo sin objetivo, por lo que probablemente no necesitaba la insignia para trabajar, pero no le gustaba la idea de mantener sus habilidades de hechicería en secreto para que un policía demasiado entusiasta no lo reportara al gremio y finalmente trajera a la academia. Tener una insignia que pruebe su certificación y membresía le permitiría hacer lo que quisiera.

"Puedes recoger una en cualquiera de las oficinas del gremio de magos esparcidas por Eldemar", dijo Ilsa. "La mayoría de las grandes ciudades y centros regionales tienen una."

Oh bien. Temía que sólo pudiera recoger uno en la Academia o algo así.

Finalmente, Ilsa se marchó, con sus palabras de despedida, deseando verlo en clase. Eso era nuevo. ¿Sospechó que tenía la intención de dejar la escuela para hacer lo suyo? Lo que sea, aunque lo hiciera, no importaba mucho - la academia siempre tenía una respuesta bastante anémica a los estudiantes que no se presentaban a clase. Enviaban una carta a sus padres informándoles que no asistía a sus clases y eso era todo. Y afortunadamente para Zorian, nadie estaría en casa para leer el correo cuando llegara la carta, ya que sus padres iban a Koth a visitar a su precioso Daimen.

Satisfecho de que su rumbo estaba fijado por el momento, tomo sus cosas y se dirigió hacia la estación de tren.


Cambio de escena


A medida que el tren salía de Cirin y comenzaba su viaje hacia Cyoria, Zorian comenzó a relajarse un poco. Parte de eso era que los viajes en tren siempre le daban sueño y por lo tanto lo hacían sentir somnoliento, quitando un poco la tensión de su cuerpo y mente, pero gran parte de ello provenía del hecho de que túnica roja no se veía en ningún lugar. Habían pasado horas -suficiente tiempo para preparar y montar un ataque a la casa Kazinski varias veces por alguna de las habilidades de túnica roja- y ninguna fuerza hostil había atacado a él o su familia, así que lo más probable era que túnica roja no viniese en absoluto. Eso significaba que su identidad estaba a salvo por ahora, lo que supuso un gran alivio. Si no descubrió la identidad de Zorian en el reinicio anterior, probablemente no la descubriría en absoluto - un mes era tiempo suficiente para seguirle la pista si túnica roja sabía dónde buscar. No se relajaría del todo hasta que varios reinicios pasaran tan pacíficamente como éste, pero era una señal alentadora.

Tenía que asegurarse de no cometer más errores estúpidos en el futuro.

El tren se detuvo un momento y luego continuó hacia Cyoria. Zorian optó por quedarse en el tren por ahora, a pesar de su intención inicial de bajarse en la primera estación después de Cirin. La primera parada después de Cirin era un pueblo aún más pequeño que gravitaba hacia Cirin y no tenía nada notable que alguien recomendara. Desembarcar allí sería anotado y comentado por los habitantes y había una posibilidad de que alguien lo reconociera y lo reportara a su familia antes de que pudieran irse a Koth. Y ese era el tipo de drama que realmente no necesitaba en este momento. Y además, ¿qué demonios haría en un pequeño pueblo desconocido como ese? No, era mucho mejor esperar hasta Nigelvar y luego viajar a pie a Teshingrad. Nigelvar era también un pequeño pueblo de poca importancia, pero era un punto de encuentro de transporte lo suficientemente importante como para que nadie se extrañara por ver a un viajero que desembarcara allí. Teshingrad era una capital regional. No podía compararse a Eldemar, Korsa o Cyoria, pero era lo suficientemente grande e influyente como para que los recién llegados fueran normales.

Teshingrad también tenía una oficina del gremio de magos, así que podía reclamar su placa allí.

Desembarcó en Nigelvar sin complicaciones e inmediatamente se dirigió hacia Teshingrad. Desafortunadamente para él, la tormenta que invariablemente azotó a Cyoria el primer día de cada reinicio fue aparentemente un fenómeno a mayor escala de lo que pensó en un principio, porque se encontró en medio de una tormenta de lluvia furiosa a mitad de camino. Afortunadamente, su escudo contra la lluvia aguantó lo suficiente como para alcanzar una de las paradas a lo largo del camino y refugiarse allí. Acabó pasando la noche en el pueblo, un poco molesto por el retraso a pesar de no tener planes concretos para la reanudación. No ayudó que la comida fuera terrible y la gente le seguía dando miradas graciosas. Probablemente era su ropa -las que su madre le hacía vestir eran claramente un poco extravagantes y estaban fuera de la gama de precios de la mayoría de los plebeyos y no tuvo la oportunidad de cambiarse antes de entrar en la posada. Se aseguró de poner una protección básica de vigilancia en su habitación para disuadir a los ladrones y atacantes, pero afortunadamente nadie intentó nada mientras dormía.

Después de haber sobrevivido la noche en la posada sin incidentes, Zorian se fue temprano en la mañana y llegó a Teshingrad unas horas más tarde... sólo para sorprenderse desagradablemente cuando trató de recoger su placa. Resultó que Ilsa no había exagerado cuando dijo que la insignia era cara. ¡Le costaría la mitad de sus ahorros tener una! Era un robo en la opinión de Zorian, pero el hombre con el que habló en la oficina del gremio de magos no escuchó nada acerca de bajar el precio. En vez de eso, señaló a una pared cercana donde había ofertas de trabajo. Era similar al panel de trabajo publicado en la academia en Cyoria, sólo que los trabajos eran más simples, ya que la ciudad no tenía el mismo exceso de magos aficionados que Cyoria. Tomaría dos días para que la insignia de Zorian estuviera lista para ser recogida, así que él pensó que podría ganar algo de dinero mientras esperaba para reponer su reserva de dinero. No era como si tuviera algo mejor que hacer.

La lista de trabajos era... más selecta de lo que esperaba. Estaba seguro de que 2 pollos y una bolsa de harina era un precio justo por arreglar una pared rota, pero no le servía de nada personalmente. Y el par de anuncios de trabajo que no definían ningún pago concreto le sonaba muy sospechoso. Aún así, encontró muchas cosas con las que ocupar su tiempo. Así, durante los tres días siguientes, Zorian ayudó con un manojo de reparaciones, rastreó una cabra desaparecida, llevó un montón de bloques de piedra de un extremo del pueblo a otro en uno de sus discos flotantes, ayudó al alquimista local a cosechar sus hierbas y erradicó una plaga particularmente desagradable de ratas en uno de los graneros privados en las afueras de la ciudad. Nada de eso fue particularmente difícil, pero Zorian estaría mintiendo si dijera que no aprendió nada en el proceso. Era muy diferente conocer un hechizo académico y tratar de usarlo para resolver problemas concretos.

"Bueno, ahí lo tienes", dijo el hombre detrás del mostrador, entregándole a Zorian su placa. Su aspecto era bastante poco excepcional, aunque Zorian podía sentir una compleja fórmula de hechizos incrustada en ella cuando sus dedos tocaban la superficie. Algún día tendría que desarmar una de estas cosas para ver de qué se trataba. "Puedes postularte a cualquier trabajo que desees con esto, no sólo a trabajos extraoficiales como los que están en la pizarra. Buen trabajo, por cierto. Ha pasado un tiempo desde que alguien pasó por la ciudad y ayudó a la gente así."

"No lo hice por caridad", refunfuñó Zorian.

"Lo sé", dijo el hombre. "Pero hay muchos magos que considerarían que esos trabajos insignificantes están por debajo de ellos y se niegan a hacerlos por principios."

"Muchos de ellos parecen ser algo que los civiles podrían hacer por su cuenta", admitió Zorian. "Y sin ofender, pero ¿por qué no ayudar si es algo que se necesita desesperadamente hacer? Dudo que el gremio ponga a un no-mago como su representante para el área."

"¡Ja!" se rió el hombre, sin sentirse insultado por la acusación. "De hecho, ayudo... cuando encuentro el tiempo. Esta posición tiene más trabajo de lo que parece, créeme. Y aunque es cierto que esos trabajos no están a la altura de un mago, la mayoría de ellos necesitarían grandes esfuerzos y mucho tiempo para realizarlos sin magia, mientras que incluso un mago bebé como tú puede resolverlos en menos de una hora con un puñado de hechizos. Así que sí, tal vez no salvaste al mundo en los últimos días o lo que sea, pero la gente a la que ayudaste se alegra de que les hayas hecho la vida un poco más fácil. Los ciudadanos ahorraron algo de tiempo, tu conseguiste dinero fácil y yo me deshice de algunas de mis obligaciones más molestas. Todo el mundo es un ganador, ¿no?"

"Hmm," dijo Zorian sin compromiso.

"Entonces... ¿tienes un trabajo específico esperándote o estás buscando uno?" Preguntó el hombre.

"Nada específico", dijo Zorian. "Iba a pasear un rato y ver qué me llama la atención."

"Ah, ya veo. Bueno, puedo recomendarte algunos sitios cercanos si estás interesado en verlos".

"Claro", se encogió de hombros Zorian. "No hace daño comprobar las cosas, supongo".

"Alternativamente, si buscas una versión mejor pagada del tipo de trabajos misceláneos que has estado haciendo durante los últimos días, te recomiendo que vayas al norte, hacia las Tierras Altas Sarokianas. Siempre hay mucho trabajo en la frontera, ya sea en la construcción de infraestructuras o cazando monstruos y demás. Mucho más peligroso que la caza de ratas, por supuesto, pero también mucho más rentable".

"Una idea interesante", dijo Zorian. El único problema era que Cyoria era el principal trampolín para los esfuerzos de expansión en las Tierras Altas. Por lo que Zorian podía deducirse de los mapas, era muy difícil eludir a Cyoria cuando se dirigía tan al norte y no quería estar cerca de la ciudad en un futuro previsible. "Sabes, no puedo dejar de notar que el gremio de magos está expandiendo el asentamiento de las Tierras Altas Sarokianas agresivamente. ¿Qué pasa con eso?"

"Ah, bueno, es todo por el asunto de la ruptura de hace unos años, lo sabes, ¿verdad? Los Estados sucesores siempre están buscando superarse mutuamente y buscar ventajas que les permitan vencer a sus enemigos. Eldemar tiene un gran acceso al norte, por lo que sería una tontería no aprovecharlo. Es un lugar rico en recursos naturales, según oigo, tanto mágicos como mundanos".

Zorian pasó una hora con el hombre, discutiendo sobre la región y sus opciones. No quería establecerse en ningún lugar en este reinicio en particular, pero suponía que podría querer probar algunas de las opciones presentadas por el hombre en el futuro y en ese caso podría ser conveniente haber visitado el lugar y ser capaz de teletransportarse allí directamente.

Así que durante las dos semanas siguientes, Zorian recorrió la región, visitando varios talleres, bibliotecas, alquimistas, herbolarios, etc. O simplemente haciendo pequeños trabajos para los aldeanos y la gente del pueblo que encontró en el camino. No detuvo su entrenamiento mágico, pero ante la ausencia de cualquier objetivo claro o de un repositorio conveniente de hechizos como la biblioteca de la academia, se concentró en los métodos más básicos de avance - ejercicios de formación. Ayudó que la mayoría de los magos rurales que conoció en su viaje tuvieran algún ejercicio de modelado privado que estaban dispuestos a mostrarle... y a diferencia de Xvim, que simplemente le exigía el resultado final que quería y se negaba a darle pistas, los magos rurales tenían instrucciones detalladas sobre qué hacer y en qué orden.

Al final del bucle del tiempo, Zorian había aprendido a pelar la superficie de un mármol, capa por capa; cómo hacer lo mismo con una manzana y otros frutos; cómo cortar el papel arrastrando su dedo por la línea de corte; cómo inducir una ondulación suave en un charco de agua sin tocarlo; cómo levitar una gota de agua y darle forma de esfera perfecta; luego congelar esa esfera; y finalmente, dibujar telequinéticamente formas geométricas en ella. Ninguno de los ejercicios estaba realmente dominado en el sentido Xvim de la palabra, pero afortunadamente Xvim no estaba cerca de él esta vez, así que simplemente pasaba al siguiente ejercicio cuando sintió que lo había absorbido a su gusto. Encontró que los ejercicios de modelado eran mucho menos molestos cuando no tenía que seguir haciéndolos hasta que se podían hacer impecablemente.

También continuó practicando sus poderes mentales. Eran extremadamente importantes, sentía él - si no fuera por ellos, nunca habría sobrevivido a su altercado con túnica roja. En algún momento planeó buscar otras colonias de araneas, pero ahora mismo no podía hacerlo. Era demasiado pronto, sus recuerdos de las araneas y su desaparición (y el papel que jugaba en ella su inconsciencia y descuido) estaban demasiado frescos en su mente. Así que en vez de eso, simplemente usó su empatía en cada persona con la que habló y practicó la conexión con las mentes de varios animales. Particularmente le gustaba caminar cerca de arroyos y estanques y tomar el control de las libélulas revoloteando alrededor para hacerlas realizar acrobacias vertiginosas a su alrededor. Los insectos tenían mentes tan rudimentarias que tomar el control total sobre ellos era extremadamente fácil, aunque descubrir cómo hacer de titiritero efectivamente le costó mucho trabajo y aun así no podía mantener el control sobre más de 3 libélulas al mismo tiempo.

El tiempo pasó. En su mayor parte, se las arregló para mantenerse lo suficientemente ocupado como para no tener suficiente tiempo para estar deprimido, pero todas sus preocupaciones y sentimientos de impotencia regresaron con toda su fuerza todas las noches mientras se preparaba para dormir. Cada plan que intentaba hacer parecía hueco, condenado al fracaso. No era lo suficientemente poderoso. No sabía lo suficiente. Túnica roja tenía años o décadas de experiencia sobre él y eso nunca iba a cambiar.

Al acercarse el final del mes, su estado de ánimo se volvió más oscuro. Había evitado otro enfrentamiento en este reinicio, pero ¿qué pasa con el siguiente? ¿Se despertaría de nuevo en su cama, sólo para descubrir que túnica roja había llegado a su familia mientras al vagabundeaba y las dejó sin vida, sin alma, cáscaras para que él las encontrara?

La última noche de la reanudación, Zorian no durmió nada, simplemente se quedó mirando el cielo nocturno desde una pequeña y aislada colina que había encontrado en sus viajes, ociosamente usando sus poderes mentales para desviar los mosquitos de él mientras estaba consumido en sus propios pensamientos.


Cambio de escena


Los ojos de Zorian se abrieron abruptamente mientras un agudo dolor brotaba de su estómago. Su cuerpo entero convulsionaba, doblándose contra el objeto que caía sobre él y de repente estaba completamente despierto, no había ni rastro de somnolencia en su mente.

"¡Buenos días! ¡Hey!" Kirielle gritó mientras Zorian la envolvía en un fuerte abrazo. "¿Qué demonios, Zorian?" ¡Suéltame, bruto!"

Zorian suspiró dramáticamente con una sonrisa débil en su cara. "Ahora déjame en paz antes de que te abrace un poco más."

Su familia estaba bien y al igual que en la anterior reanudación, túnica roja no se veía por ningún lado. Así, un Zorian mucho más feliz volvió a subir al tren y desembarcó en Nigelvar. Esta vez no se molestó en recoger su insignia, ya que era muy cara y nadie se la había pedido de todos modos. En vez de eso, simplemente se teletransportó al último lugar en el que había estado en la anterior reanudación y continuó deambulando.

Ser un mago de campo era muy diferente a ser un mago en Cyoria, meditó Zorian. Sin las cantidades masivas de maná ambiental que brotaban del pozo, la conservación de maná era en realidad un problema notable -incluso los ejercicios de formación tendían a agotar sus reservas después de un par de horas, mientras que en Cyoria su principal limitación había sido su paciencia y la necesidad de mantenerse con el estómago lleno. Esa fue otra razón por la que Zorian se enfocó en los ejercicios de formación y no en hechizos reales mientras viajaba.

También empezaba a extrañar la biblioteca de la academia. Había pensado que su reputación era una exageración por un tiempo, pero ahora que ya no podía llegar a sus vastos estantes cada vez que se encontraba con algún problema, se dio cuenta de lo conveniente que era. Le faltaba mucho contenido en los temas realmente exóticos, pero su selección de hechizos básicos y libros sobre temas comunes era insuperable. Aquí en el campo, encontrar un hechizo que tuviera el efecto exacto que necesitabas era muy difícil. Existían, pero tenían sólo lo más básico y si querías algo exótico tendrías que ir a algún otro lado o pedir permiso para revisar colecciones privadas.

También descubrió que los hechizos mágicos de detección eran mucho más útiles de lo que se había dado cuenta al principio. Fuera de Cyoria, los objetos y criaturas mágicas se destacaron cuando fueron expuestos a tal escrutinio. De vuelta en Cyoria, la mayoría de los hechizos de detección mágica generalmente acababan dando falsos positivos todo el tiempo - había que reducir los criterios de adivinación a algo específico para obtener resultados.

En resumen, empezaba a comprender por qué los magos tendían a acudir en masa hacia Cyoria y otras ciudades situadas encima de pozos de maná. Esos tipos de lugares proporcionaban una gran cantidad de recursos que eran difíciles de adquirir en otro sitio.

Pero el viaje de Zorian continuó. Estaba decidido a visitar todas las grandes ciudades del país, aunque nada más, para poder teletransportarse a cualquiera de ellas como quisiera y estaba considerando seriamente un viaje por el continente. Lo único que lo retenía era que cruzar fronteras iba a ser un problema y estaba haciendo todo este viaje para relajarse, no para discutir con los oficiales fronterizos sobre visas o autorizaciones.

Cuando otra vez se produjo el reinicio y túnica roja no llegó, Zorian finalmente se dejó relajar. Habían sido tres reinicios y túnica roja todavía no había localizado a Zorian, estaba bastante seguro de que eso significaba que nunca lo haría. Al final no era un detective maestro entonces, eso era bueno saberlo. Animado por el conocimiento de que esta vez esquivó la bala, Zorian consideró seriamente qué hacer a continuación.

Necesitaba contactar con Zach, pero no era una prioridad. Zach probablemente no tenía ninguna información crucial que ayudara a Zorian a averiguar cómo funcionaba el bucle de tiempo y Zorian no sabía cómo encontrar al otro viajero del tiempo de todos modos. Estaban destinados a reencontrarse en algún momento y Zorian no iba a hacerse el tonto de nuevo cuando finalmente se encontrarán, pero no vio la necesidad de perder el tiempo buscando a un chico que probablemente no quería ser encontrado ahora mismo. No era como si no tuviera nada que hacer mientras tanto. Necesitaba dominar una serie de habilidades antes de considerar volver a Cyoria y buscar a Zach: necesitaba saber más sobre la magia del alma, necesitaba perfeccionar su magia mental en una herramienta y un arma como las araneas y necesitaba elevar sus habilidades de combate a un nivel en el que pudiera combatir en igualdad contra túnica roja.

La primera prioridad era bastante obvia: necesitaba saber al menos cómo contrarrestar la magia del alma si no quería ser sorprendido de nuevo cuando tratase con túnica roja. Preferentemente, también quería saber qué les hizo realmente túnica roja a las araneas y si era posible, revertirlo. Todavía tenía la lista de Kael de personas que podían ayudarle en ese sentido y todos ellos estaban convenientemente fuera de Cyoria.

La segunda era igualmente crucial. Cualquiera que sea el conocimiento sobre el bucle de tiempo que la matriarca ganó a sus espaldas, casi con toda seguridad lo hizo arrancándolo de la mente de alguien. Alguien que no era túnica roja - probablemente un puñado de gente normal que no era consciente del bucle de tiempo, pero que aún sostenía una pequeña parte del rompecabezas. Si pudiera identificar a estas personas clave y leer sus mentes, podría descubrir cuál era el gran secreto. En otras palabras, necesitaba desarrollar su magia mental, aunque tenga que saltarse la ética maldita sea. No creía que podía hacer esto por su cuenta, así que tendría que buscar otras araneas para esto.

Por último, se vio avergonzado ante túnica roja en su último encuentro y si el otro mago no hubiera cometido grandes errores en su manejo habría perdido por completo. Necesitaba mejores trampas y tácticas de emboscada, mejores habilidades de combate para no ser condenado a muerte cuando dichas emboscadas fallaran y mejores hechizos de movimiento para retirarse y escapar cuando dichas habilidades de combate resultan insuficientes. Hasta donde él podía decir, la única manera efectiva de mejorar aquí era la práctica simple - en otras palabras, dando vueltas y buscando problemas. El único problema con esto era que iba en contra de casi todos sus instintos.

Tendría que hacerse, sin embargo. Pensó que, si se adentraba en algún Calabozo o usaba unos cuantos reinicios para visitar el salvaje bosque indómito del norte, lo haría para empezar y más tarde se daría cuenta de adónde ir desde allí.

En línea con esas metas, decidió que en su tercer reinicio iba a ser un poco más sistemático que en sus anteriores andanzas. Después de marcar en un mapa las ubicaciones de los asociados de Kael, eligió una ciudad de tamaño mediano llamada Knyazov Dveri como su próximo destino. La ciudad estaba cerca de la selva norteña y tenía un notable acceso a las mazmorras, por lo que debería haber muchas oportunidades para practicar sus habilidades de combate; estaba situada en lo alto de un pozo de maná de nivel 2, que era bastante anémico en cuanto a pozos de maná se refiere, pero no obstante era mejor que nada; y finalmente, estaba más o menos en el centro de una nube difusa de asociados de Kael dispersos por toda la región, por lo que tendría fácil acceso a los demás si el de la ciudad resultara ser un callejón sin salida. Era por lo que Zorian sabía, un lugar ideal para empezar.

Al día siguiente se teletransportó a la ciudad más cercana que pudo alcanzar con su hechizo de teletransporte y se dirigió hacia su objetivo.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.