Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capitulo 28

Caldero


"La vida te lleva a todo tipo de lugares inesperados ", meditó Zorian, blandiendo una vez más el cuchillo contra el cadáver del lobo invernal. Si alguien me hubiera dicho, en mi primer año en la academia, que necesitaría saber cuál era la mejor forma de desollar a un lobo invernal, no les habría creído.

Por otra parte, técnicamente no necesitaba desollar al animal -simplemente sentía que sería un desperdicio horrible no hacerlo, ya que las pieles de lobo invernal tenían un precio bastante alto en Knyazov Dveri. Si iba a aventurarse en el bosque, buscando monstruos y animales peligrosos para pelear, también podría ganar algo de dinero haciéndolo.

 Finalmente, el maldito trabajo estaba hecho. Estaba seguro de que un verdadero cazador podría haberlo hecho en un cuarto de tiempo y sin molestias, pero no le importó - un éxito era un éxito. Puso la piel en su bolso y se fue en la dirección del arroyo que había encontrado antes, intentando lavar la sangre y la suciedad de sus manos y ropa. En algún momento intentó usar hechizos para hacer este tipo de cosas, pero como estos hechizos se basaban en la animación, le resultaban inútiles ahora mismo. Los hechizos de animación funcionaban incrustando una parte de la mente del lanzador en el hechizo, así que hasta que Zorian no sepa cómo desollar a un animal a la antigua usanza, no podía registrarlo en un hechizo de animación.

Mientras caminaba hacia el arroyo, mantuvo un ojo pendiente por la razón de que estaba en esta sección particular del bosque en primer lugar - una pequeña cabaña de una vieja bruja llamada 'Silverlake', que era una de las posibles fuentes que Kael había nombrado en su lista. Hasta ahora, la predicción de Kael de que no sería capaz de encontrar el lugar por su cuenta y que tendría que merodear por la zona hasta que ella misma se acercara a él había sido completamente correcta - ninguna adivinación podía rastrear la cabaña y él no había tropezado con ella simplemente vagando por el lugar. Si Kael no hubiera tenido la seguridad de que alguien vivía aquí, se habría rendido hace mucho tiempo. La única razón por la que incluso logró acercarse al área tan bien como lo había hecho fue porque la vieja bruja tenía el hábito de cosechar todas las plantas y hongos alquímicamente útiles de la zona y Kael le advirtió que buscara áreas limpias y sospechosamente recogidas como ésta.

Con un suspiro, metió las manos en el río. Las recientes lluvias habían causado que se hinchara en un pequeño río fangoso, pero el agua era lo suficientemente buena para lavarse las manos y refrescarse. Hecho esto, se agachó junto al agua y ociosamente vio su reflejo. Parecía un desastre. Él también se sentía como un desastre. Aunque no estaba del todo fuera de forma y no era la primera vez que se aventuraba adentro de un bosque, había una diferencia entre dar un paseo de dos horas por el bosque cerca de su pueblo y pasar la mayor parte de la semana en el gran bosque del norte, cazando lobos invernales y esquivando serpientes y otras especies de vida silvestre peligrosas. Gracias a los dioses que tenía la previsión de poner ese hechizo antibichos sobre sí mismo o si no se habría cubierto de garrapatas y sanguijuelas al final del primer día... y eso suponiendo que los mosquitos no lo hubiesen vuelto loco antes de eso.

¿Y lo peor de todo? Nunca se acostumbraría a ello, porque cualquier crecimiento muscular y adaptación corporal se eliminaría cuando terminara este reinicio. Tomó nota de sí mismo para estudiar la posibilidad de obtener pociones o rituales para mejorar la fuerza y la resistencia, porque pasar la primera semana de cada reinicio con cada pulgada de su cuerpo tenso y dolorido no era una perspectiva divertida en absoluto. O al menos una poción para calmar el - Espera, ¿Algo se está moviendo en el fondo?

Se las arregló para echarse hacia atrás justo a tiempo para evitar la enorme forma marrón que saltó del agua turbia y trató de envolver su cabeza con sus enormes mandíbulas. Rápidamente retrocedió cuando la enorme criatura parecida a un lagarto intentó arrastrarse hasta la orilla y envió un pequeño enjambre de misiles formado por tres perforadores directamente a su cabeza. Afortunadamente, la cosa lagarto era bastante lenta, a pesar de su ataque sorpresa, así que los tres misiles impactaron en su cuerpo. El cráneo de la criatura explotó rápidamente por el impacto, lanzando trozos de tejido por todas partes e inmediatamente cayó muerto donde estaba con su mitad inferior aún sumergida en el arroyo.

Zorian inmediatamente se acercó y escudriñó el arroyo en busca de la posible presencia de más monstruos de este tipo y al no haber descubierto ninguno, se acercó lentamente al cadáver para inspeccionarlo.

Era una salamandra. Una enorme salamandra marrón con una cabeza triangular enorme y ojos negros que probablemente no podrían ver nada. Fue un milagro que algo tan grande pudiera esconderse en un arroyo tan poco profundo, pero el agua fangosa le proporcionó justo lo que necesitaba para sorprenderlo. Maldición, eso hubiera sido humillante – asesinado en menos de una semana por una salamandra gigante. Pero de nuevo, casi cae en un barranco el primer día que estuvo aquí y allí estaba la vid asesina que trató de ahogarlo ayer...

"¿Hay algo aquí en este bosque que no intente matarme en el momento en que le quite los ojos de encima?" Zorian preguntó en voz alta.

No esperaba que nadie le respondiera, ya que estaba solo y todo, pero sí recibió una respuesta. Algo así.

"¿Qué crees que estás haciendo, sentir pena por ti mismo?" le contestó una áspera voz femenina.

No había nadie presente que Zorian pudiese ver y su sentido mental sólo detectó animales, pero aun así se las arregló para detectar con bastante rapidez de dónde venía la voz - la fuente del discurso era el cuervo encaramado en una rama cercana.

"Bueno, no te quedes ahí parado mirando a mi amigo", dijo la voz, cortando el silencio. "¡Rápido, sacalo del arroyo antes de que el río se lo lleve! ¿Tienes idea de lo valiosas que son las salamandras gigantes de ese tamaño? ¡Este es el hallazgo de un siglo!"

Zorian fue tentado a señalar que este "hallazgo de un siglo" casi lo mató, pero decidió no hacerlo. No quería que sospechara de él, necesitaba quedarse en su lado bueno. Según Kael, pedirle ayuda a la vieja bruja era un poco arriesgado, pero es probable que logre muy buenos resultados si la convence de que lo ayude seriamente. Silverlake era muy poderosa y hábil, pero también muy molesta de manejar. Ella no lo mataría ni haría nada abiertamente hostil a él sin provocación, pero era caprichosa y propensa a desperdiciar el tiempo de la gente. Zorian pensó que valía la pena intentar acercarse a ella para pedirle ayuda.

"¿Usted sería la Srta. Silverlake, supongo"? adivinó Zorian.

El cuervo le contestó con una carcajada. Era muy extraño ver a un pájaro reírse así.

"Señorita, ¿yo? Bueno, eres educado... no recuerdo la ultima vez que alguien me llamo así. Quizá hasta escuche cualquier tonta petición por la que viniste". Dijo finalmente el pájaro. "¿Por qué estás parado ahí? ¿No te di una tarea que cumplir?"

Con un suspiro, Zorian se alejó del pájaro y comenzó a lanzar un hechizo de levitación para sacar del agua al anfibio gigante.


Cambio de escena


Silverlake (sin apellido y no debería preguntarle cómo es que ella terminó sin uno - Kael era muy firme en esa parte) no era como Zorian se la esperaba. Era vieja, sí, pero para una mujer de 90 años era increíblemente vivaz y ágil. De hecho, Zorian tenía la sensación de que le era más fácil moverse por el bosque que a él. Tampoco estaba particularmente descuidada, a pesar de vivir en medio del bosque- su pelo negro solo tenía un solo cabello blanco (lo teñía con frecuencia) y el sencillo vestido marrón que llevaba era poco común pero inmaculado. Si no fuera por las arrugas, él la habría catalogado como de menos de la mitad de su edad. ¿Era esto una consecuencia de algún tipo de régimen de pociones o sólo suerte biológica?

Bueno, no importa. Zorian la siguió de vuelta a su cabaña con la salamandra gigante flotando detrás de él en un disco de fuerza, la cual fue rápidamente desmembrada con facilidad. Sus manos no temblaron en absoluto mientras manipulaba los varios cuchillos y frascos pesados en su lugar y Zorian se volvió aún más seguro de que se había sometido a algún tipo de régimen de mejora para evitar el efecto del envejecimiento.

Era maestra de pociones según Kael y la alquimia siempre había sido una de las mejores maneras de prolongar tu vida y mantenerte saludable.

"No creas que no me di cuenta de que has estado dando vueltas por la zona los últimos días, dijo repentinamente, sin apartar la vista del cadáver de la salamandra. "Es bastante molesto. También preocupante. Significa que alguien te dijo dónde encontrarme. Supongo que no podrías arrojar algo de luz sobre eso, ¿no?"

"Kael me dijo dónde encontrarte", Zorian admitió. No era un secreto, en realidad.

"¿Kael? Preguntó ella, antes de fruncir el ceño. "No, espera, no me digas. Estoy segura de que escuché ese nombre... ¡oh! Ahora me acuerdo, ¡él es el pequeño bribón que embarazó a la nieta de Fria! Pero oí que terminó casándose con ella después, así que supongo que no es tan malo. En realidad, recuerdo que Fria se alegró mucho por eso. Tenía miedo de que la chica nunca encontrara marido".

"¿Por qué?" preguntó Zorian con curiosidad. Silverlake le disparó una mirada acusadora con sus ojos marrones perforando en los suyos, antes de volver a su trabajo. "Quiero decir, si no es impertinente preguntar. No tienes que--"

"Relájate, chico", resopló Silverlake burlonamente. "Soy muchas cosas, pero nunca fui muy discreta. Si me molesta algo que digas, te lo diré. Si pides algo impertinente, te diré que te vayas a la mierda. Veamos... como probablemente sospecharas ahora, Fria, la suegra de Kael, era una bruja como yo. Circulan rumores desagradables sobre las brujas y sus hijas - sobre cómo sacrifican a niños varones, tienen orgías con demonios invocados, envenenan a sus maridos por la herencia, son perezosas para trabajar en la casa y otras tonterías ridículas. Así que muchos hombres se nieguen a casarse con la hija de una bruja".

"Ya veo", dijo Zorian. Nunca había oído hablar de ese tema en particular, pero sonaba bastante plausible: las brujas tenían una mala reputación por haber incursionado en diversos tipos de magia poco éticas y prohibidas.

"Han pasado años desde que vi a Kael y su esposa por última vez", dijo Silverlake. "O Fria, para el caso. Supongo que debería haber sido un poco menos dura la última vez que me visitaron, pero... bueno, lo hecho, hecho está. Es extraño que el morlock te haya enviado aquí cuando él mismo no se atreve a mostrarme su cara".

Zorian frunció el ceño. "Yo... creo que estás malinterpretando la situación de alguna manera. No sé qué pasó entre tú y ellos, pero la razón por la que no te han visitado es porque están muertas. Fria y la esposa de Kael contrajeron el llanto y murieron. En cuanto a Kael, él había estado demasiado ocupado llorando y cuidando de su hija como para venir en un viaje como éste. Está bastante lejos".

Por primera vez desde que la conoció, Silverlake parecía sorprendida por su respuesta.

"¿Muertas? Fria está... y todo este tiempo pensé..." murmuró, antes de detenerse y darle una mirada considerada. "Espera. Dijiste que Kael y su hija. Ya veo... hmm..."

Silverlake pasó los siguientes minutos considerando algo. Zorian se tomó el tiempo para observar y estudiar la cabaña donde se encontraba. Parecía un poco débil y vieja, pero brillaba como un faro a sus sentidos cuando discretamente lanzaba un hechizo mágico de detección sobre él. ¿Cómo demonios no se había dado cuenta antes cuando lo estaba buscando? Deben ser unos poderosos hechizos anti-adivinación que ella puso en su casa. Sin embargo, no podía imaginar cómo ella los estaba impulsando, pues los hechizos tan fuertes necesitaban una poderosa fuente de magia y este lugar no era una buena fuente de maná en absoluto. No había forma de que Silverlake pudiera ser lo suficientemente poderosa como para proporcionar suficiente maná para toda la estructura, ¿verdad? Kael mencionó que ella era extremadamente fuerte y hábil en magia tanto de origen Ikosiano como de origen brujo y que él nunca debía subestimarla, pero esto estaba aún más allá de lo que estaba esperando.

Aparte de la imposiblemente compleja y poderosa red anti-vigilancia, la cabaña parecía ser bastante común. Había varias parrillas al lado donde varias hierbas y hongos se estaban secando al sol, pero no era raro para los cazadores y leñadores tener un negocio secundario de recolectar hierbas para vender en la ciudad cercana así que esto no era señal o advertencia de nada.

Silverlake chasqueó sus dedos frente a su cara, rociando gotas de sangre de salamandra y otros fluidos corporales por todas partes sobre sus gafas y despertándolo de su inspección. A pesar de su determinación de ser educado con ella, Zorian no pudo evitar mirarla en respuesta. Ella le sonrió con diversión, mostrándole dos hileras de brillantes dientes blancos. Aparentemente en sus 90 años de vida no había perdido ni un solo diente.

Sí, definitivamente era algo mágico.

"Si terminaste de husmear mi pequeña casa, podemos continuar nuestra discusión", dijo. "Tengo una petición para ti. Tienes una forma de ponerte en contacto con Kael, ¿verdad?"

"Por supuesto", dijo Zorian. "Somos amigos, él y yo." O lo serán, una vez que regresara a Cyoria en uno de los futuros reinicios.

"Entonces me gustaría que le entregaras un mensaje a él", dijo. "No es nada urgente, pero quiero que sepa... que lamento cómo terminó nuestra última reunión y que me gustaría mucho que viniera a visitarme con su hija en el futuro. Quiero enseñarle a su hija los secretos de mi magia. Es descendiente de una orgullosa línea de brujas que se remonta a tiempos inmemoriales y es su derecho de nacimiento continuar con ella... si lo desea. ¿Podrás recordarlo?"

"Suena sencillo de recordar", dijo Zorian. "Y... ¿podría molestarte con la razón por la que vine aquí?"

"No", resopló. "¿Qué, crees que sólo porque conoces a un par de personas cercanas a mí y aceptaste ayudarme con una simple petición como esta, me meteré en cualquier problema loco con el que necesites ayuda?"

"Ni siquiera sabes por qué estoy aquí", señaló Zorian.

"Nunca nadie viene a pedirme ayuda por pequeñas cosas", dijo con una sonrisa. "Si Kael te envió a mí, significa que el no pudo ayudarte"

"Supongo que no puedo discutir con eso", admitió Zorian. "Verás, yo--"

"No quiero oírlo", dijo Silverlake, señalando con la mano hacia él para callarlo. "Hasta que hagas que valga la pena, no quiero escuchar tu triste historia. Si quieres mi ayuda, tendrás que ganártela".

"¿Cómo sé que puedes ayudarme entonces?" preguntó Zorian. "Podría terminar pagándote por nada al final."

"Podrías", sonrió Silverlake. "Tendrás que arriesgarte."

Maldita bruja. Probablemente estaba perdiendo el tiempo, pero...

"Bien", suspiró. "¿Qué quieres de mí?"

En todo caso, su sonrisa se hizo más amplia.


Cambio de escena


El espacio se desdibujó alrededor de Zorian y luego volvió a Knyazov Dveri, en una de las calles menos transitadas donde estaba bastante seguro de que nadie lo vería teletransportarse. No sería un gran problema si se supiera que puede teletransportarse, pero al mismo tiempo sería notable y atraería la atención hacia él. Pocos magos estarían dispuestos a enseñar el hechizo a un niño de 15 años y aún menos jóvenes de 15 años serían capaces de aprenderlo. Sería mejor que fuera discreto por ahora.

Viendo que su llegada parecía pasar desapercibida, salió de la calle y se dirigió hacia la plaza del pueblo para agarrar algo de comer, sólo para distraerse con los gritos del chico del periódico.

"¡Noticias impactantes!" Gritó el chico. "¡Los miembros de una compañía mercenaria de Cyoria fueron encontrados muertos en sus casas! ¡Los monstruos acechan la calle de la ciudad! Coincidencia o conspiración, ¡lean todo sobre ella en la edición de hoy! Noticias impactantes, noticias impactantes".

Bueno... eso sonó interesante. Zorian cambió su curso hacia el chico y compró el periódico en cuestión. Entonces encontró un rincón tranquilo en el que apoyarse y empezó a leer.

Como él sospechaba, la compañía mercenaria que fue encontrada muerta era la que él y la matriarca contrataron para participar en la emboscada - había una foto del hombre que dirigía el grupo junto al artículo y Zorian reconocería al hombre en cualquier lugar gracias a la cicatriz distintiva que tenía sobre su ojo derecho. Aparentemente, todos fueron encontrados muertos al principio del reinicio, con poca idea de quién los mató y por qué. Naturalmente, eso produjo inmediatamente un gran interés por parte de cualquiera, ya que claramente no era algo natural. La conclusión obvia fue -que alguien consiguió derrotar a todo un grupo de experimentados combatientes en el transcurso de una sola noche, no todos los cuales estaban dormidos en el momento de la muerte y algunos de los cuales estaban bajo fuertes protecciones - era muy preocupante, pero había muy pocas alternativas.

Otra complicación fue que inmediatamente después de ese descubrimiento, hubo una serie de incidentes que involucraron a varios monstruos que salieron del calabozo y entraron en las alcantarillas... y a veces incluso emergieron a las calles de la ciudad. Los expertos estaban desconcertados sobre por qué estaba sucediendo esto ahora y el gobierno de la ciudad estaba organizando apresuradamente una operación para descender al calabozo con el fin de poner la situación bajo control antes del festival de verano.

Bueno, eso ciertamente puso un freno a los planes de invasion. Zorian se preguntaba cómo podrían lidiar con eso. En retrospectiva, no fue difícil explicar por qué los monstruos estaban invadiendo las alcantarillas y las calles de la ciudad - los invasores estaban presionándolos desde abajo, así que subieron como respuesta. En el pasado, las aranea estaban allí para actuar como un yunque reticente al martillo del invasor, impidiendo que los habitantes del Calabozo irrumpieran en los niveles superiores. Pero las araneas estaban muertas ahora y con ellas desapareció toda una capa de defensa de Cyoria que la mayoría de la gente ni siquiera sabía que había colapsado.

Zorian no podía reprimir una sonrisa desagradable ante la idea de que quizás túnica roja terminó disparándose en el pie cuando hizo su berrinche de "matar el alma".

Curiosamente, los misteriosos asesinatos y los ataques de los monstruos también parecían haber tenido un efecto en la academia. Había un pequeño subartículo al lado del principal sobre las familias que retiraron a sus hijos de la escuela en Cyoria, incluyendo su propia clase. Jade, una de sus compañeras de clase, había sido sacado de la academia por sus padres. Ella fue incluida entre los nombres de estudiantes notables que optaron por dejar la ciudad para su propia seguridad - su padre era un miembro de alto rango de la Casa Witelsin - mientras que los otros nombres notables incluían a... él?

Sí, no había ninguna duda -' Zorian Kazinski, hermano menor de Daimen Kazinski', fue incluido en el artículo como uno de los estudiantes sacados de la escuela por sus padres. Se preguntaba en qué se basaron para decir eso: estaba seguro de que nadie había logrado ponerse en contacto con sus padres antes de que se marcharan a Koth, por lo que probablemente la academia y el periódico habían decidido interpretar su ausencia a la luz de los acontecimientos y las tendencias actuales.

Zorian agitó la cabeza y cerró el periódico antes de continuar su camino.


Cambio de escena


Después de pasar una semana en Knyazov Dveri, Zorian había decidido que le gustaba la ciudad. Era un ritmo ajetreado y animado para un mago recién acuñado como él, además de que su oficio era tan común que incluso era poco apreciado. Gracias a la posición de la ciudad como centro regional y a la presencia de un notable pozo maná y de un acceso a un calabozo atractivo para los cazadores de tesoros, la ciudad estaba llena de tiendas que abarrotaban a los magos o que requerían empleados magos y por lo tanto ofrecía muchas oportunidades de empleo para un joven mago... suficientes para que la gente le ofreciera empleo a veces sin que él mismo se los pidiera.

No aceptó ninguna oferta, ya que un trabajo regular consumiria mucho tiempo y sólo lo distraería de su búsqueda real, pero era algo a tener en cuenta si alguna vez salía del bucle de tiempo.

"Vaya, hola. ¿Te importa si me uno a ti un rato?"

Zorian miró desde el mapa de la región que estaba estudiando y echó un buen vistazo al hombre que lo interrumpió. Era de mediana edad, tenía un bigote prominente y un vientre de olla y tenía una amplia sonrisa en la cara. A pesar de que Zorian tardó varios segundos en estudiarlo en silencio, la sonrisa del hombre nunca vaciló. A juzgar por la ropa que llevaba puesta, parecía ser uno de los residentes más acomodados -un pequeño comerciante, tal vez o uno de los jefes artesanos que tenía tiendas en la ciudad.

Probablemente iba a recibir otra oferta de trabajo.

"Claro", dijo Zorian, señalando hacia la silla vacía en el otro extremo de la mesa. "Sírvase usted mismo".

Pensó por un momento si debía deshacerse del mapa mientras hablaba con el hombre, pero luego decidió no molestarse. No había nada incriminatorio en ello de todos modos - un par de ubicaciones marcadas no significarían nada para el hombre sin algún tipo de contexto y algunas notas igualmente inútiles garabateadas en los márgenes. Silverlake le había dado la tarea de recolectar plantas raras y mágicas por todo el maldito bosque, pero sólo le dio las pistas más vagas sobre dónde encontrarlas, por lo que se vio reducido a descifrar sus declaraciones y consultar a los herbolarios locales para obtener más información. Y los herbolarios locales no cooperaron mucho. Tenía la sensación de que esto era sólo el comienzo de sus exigencias, así que intentaba terminarlo rápidamente.

"No importa si lo hago ", dijo el hombre felizmente, cayendo al lugar ofrecido. "Me temo que estos huesos viejos no son lo que eran antes. Estar de pie le hace cosas terribles a mis rodillas. Supongo que los años me alcanzaron, ¿eh?"

“El vientre de olla probablemente no ayuda”, Zorian pensó en su cabeza, aunque por fuera se quedó callado, esperando que el hombre le dijera lo que quería de él.

"Tengo que mencionarlo, este parece un lugar agradable para relajarse", dijo el hombre, mirando ociosamente a la hoja de papel que enumeraba los precios de algunas de las comidas y bebidas. "Un poco caro, pero tranquilo y fuera del camino. Privado. De todos modos, no te importa si pido un trago, ¿verdad?"

"Yo no bebo alcohol", dijo Zorian con un movimiento de cabeza. Y no confiaba en ninguna de las bebidas no alcohólicas en un lugar como éste, tampoco - no era esa clase de establecimiento, independientemente de lo que dijera el hombre. "Voy a tener que declinar."

"Eso es injusto", dijo el hombre. "Oh, bueno, entonces tendré que beber solo. Perdona la impertinencia, pero estoy un poco sediento y me sentiría mal si me quedo en una taberna sin una jarra de cerveza para beber de vez en cuando".

Unos minutos más tarde, el hombre limpio gran parte de su jarra y llegó al punto.

"Ah, estaba deliciosa", dijo. "Con esto fuera de mi camino, permíteme que me presente: soy Gurey Cwili, de “Cwili y Rofoltin Equipment”. Aunque el viejo Rofoltin murió hace dos años, así que ahora soy el único dueño. Pero conservé el nombre tal como está. Por tradición."

Zorian se resistió a responder cualquier cosa.

"De todos modos, veo que eres un hombre ocupado, así que iré directo al grano. He oído que has estado yendo al bosque a buscar ingredientes alquímicos y cazando lobos invernales. Y también que has estado vendiendo artículos mágicos."

"Sí, ¿y qué?" preguntó Zorian. Nada de lo que hizo fue ilegal. Los lobos invernales tenían recompensas considerables por cada piel que traía a la estación del gremio más cercana con el propósito expreso de animar a la gente a cazarlos, ya que tendían a aprovecharse del ganado, los niños y los viajeros solitarios, y la venta de artículos magicos e ingredientes alquímicos no era un crimen. Algunos lugares tenían restricciones arcanas sobre lo que se podía y no se podía vender y por quién, pero esas eran generalmente la consecuencia de los monopolios regionales concedidos a alguien y Knyazov Dveri no estaba bajo el monopolio de nadie. Lo había comprobado. "Soy un mago certificado, si eso es lo que te molesta."

Incluso tenía una placa para probarlo. Era cara, pero interactuaba con demasiada frecuencia con los magos de la ciudad para arriesgarse a que le pillaran haciendo negocios sin licencia. Especialmente desde que había tenido la impresión de que a un par de comerciantes les molestaba la competencia que representaba y les encantaría informar al gremio si encontraban una excusa.

"Para decirlo sin rodeos, quiero que me vendas tus ingredientes alquímicos y tus artículos magicos a mí en vez de a mis competidores", dijo el hombre. "No creas que esto es una amenaza o chantaje, estoy dispuesto a pagarte extra por el privilegio."

Zorian parpadeó. No se lo esperaba.

Una hora más tarde, el hombre había llegado a un acuerdo con Zorian. El dinero extra no significaba mucho para Zorian, pero el hombre tenía algo que quería - un taller alquímico completamente equipado que no estaba usando. A cambio del derecho a utilizar dicho taller de vez en cuando y el derecho a consultar la biblioteca privada del hombre para obtener libros botánicos, Zorian accedió a ofrecer todos sus productos al hombre antes de que lo hiciera a cualquier otra persona. El hombre parecía bastante contento de haber cerrado un trato así. Honestamente, Zorian también lo estaba - la biblioteca local tenía una miserable selección de libros sobre plantas y hierbas, pero Gurey afirmaba que su propia biblioteca privada no era tan limitada. Tener acceso a un taller alquímico apropiado era también conveniente y no algo que podía conseguir fácilmente en otro lugar, a menos que estuviera dispuesto a teletransportarse a Korsa cada vez que quisiera hacer algo. Y no tenía tanto maná que quemar.

"¿Cómo es que hay tanta demanda de pociones y objetos mágicos aquí?" preguntó Zorian. "Esta ciudad parece un poco pequeña para la cantidad de tiendas de magia. Entiendo la presencia de los talleres porque siempre pueden exportar sus productos a otro lugar, pero ¿cómo es que tiendas como la suya consiguen tal volumen en el mercado local?"

"Eso es fácil", dijo Gurey. "Viajeros. O más exactamente, colonos y aventureros. Como ves, esta ciudad es una de las últimas paradas para los colonos que se dirigen hacia el norte como parte del "Gran Empuje del Norte", como le gusta llamarlo al gobierno. Como uno de los últimos centros de ' civilización real' en su viaje, tenemos mucha demanda de suministros críticos de todo tipo".

"¿Gran empuje del norte?" preguntó Zorian.

"No eres un lector habitual de los periódicos, ¿no? Es todo el asunto de la colonización de las Tierras Altas Sarokianas que el gobierno ha estado presionando tan duramente últimamente. Debes haber notado los carteles alrededor con publicidad ofreciendo tierra libre y exenciones fiscales. Es parte de la actual estrategia de Eldemar para lograr la supremacía sobre Sulamnon y Falkrinea. La idea es que domando las tierras salvajes del norte, el país obtendrá un gran aumento de población y recursos. Todos los países que tienen una frontera con el bosque lo hacen en mayor o menor grado, pero Eldemar realmente ha invertido mucho en este esfuerzo. No estoy seguro de que al final valga la pena, pero no me importa el tráfico que me da".

Ahora que lo pensó, había rastros de eso incluso en la academia - no era nada horriblemente evidente, pero los libros de texto y las asignaciones escolares a menudo hacían menciones sobre las tierras altas de Sarokia mucho más de lo que uno esperaría, considerando su baja población y su importancia actual.

En cualquier caso, el hombre pronto se fue y Zorian volvió a mirar fijamente su mapa. Maldita bruja.


Cambio de escena


"Ahora que te he traído las plantas que pediste..."

"No seas tonto, chico", dijo Silverlake, arrebatándole el manojo de plantas de las manos. "¿No crees que una estúpida búsqueda como ésta es todo lo que se necesita para conseguir mi ayuda? Piensa en esto como una ronda de eliminación. Fuiste terriblemente lento, de todos modos".

"Lento..." repitió incrédulo Zorian. "Me llevó sólo 3 días. La única razón por la que pude conseguirlos tan rápido era que podía teletransportarme de un lugar a otro. Sin mencionar el peligro que implica -ni siquiera me dijiste que esos hongos de campanilla explotaban en nubes de polvo paralizante si se manipulaban inadecuadamente".

"Bueno, eso es de conocimiento común", dijo ella, agitando su mano despectivamente. "Todo el mundo lo sabe. Toma, procesa estas conchas de caracol, por favor."

Zorian miró a la pequeña bolsa de cuero llena de coloridas conchas de caracol rojas y azules y frunció el ceño. Conocía esa especie de caracol. Fueron utilizados en la producción de ciertas drogas y su cosecha era ilegal. Más importante que eso, sus cascarones molidos eran un poderoso alucinógeno y la inhalación de hasta un puñado de polvo dejaría a cualquiera delirante e incapacitado. Lanzo una breve mirada a la irritante anciana antes de protegerse con un "escudo antipolvo" – el mismo hechizo que usaba para protegerse de los hongos paralizantes- antes de agarrar un mortero y ponerse a trabajar.

Después de terminar con eso, la vieja bruja le entregó rápidamente el manojo de plantas que había estado recogiendo durante tres días, sacudió una serie de breves instrucciones y le señaló hacia un viejo caldero apoyado en la pared de su cabaña. Maravilloso - aparentemente iba a hacer una poción a la antigua usanza. Había sido criado por otra bruja cuando era niño, así que no estaba totalmente perdido aquí, pero la poción que ella quería que hiciera ahora no le era familiar. Sin mencionar que había una razón por la cual la creación de pociones tradicionales se consideraba obsoleta en comparación con la alquimia moderna - era más difícil, menos segura y usualmente daba peores resultados.

Esperemos que la poción que ella le estaba haciendo hacer no fuera del tipo de las que estallaban en la cara o envenenaban con humos si no lo hacía bien. Oh, a quién estaba engañando, por supuesto que sí. Francamente, si no fuera por el bucle temporal y la inmunidad resultante a la muerte simple, él se iría en este momento.

Como sospechaba, echó a perder esa poción. Afortunadamente, cada vez que estaba a punto de hacer un paso especialmente desastroso, Silverlake lo detuvo. Él sólo deseaba que ella encontrara una mejor manera de advertirle que estaba a punto de cometer un error que golpeándolo con una rama de sauce. ¡Podría haberle sacado el ojo con esa cosa!

Nunca pensó que diría esto, pero estaba empezando a extrañar a Xvim y sus canicas. Su viejo mentor era un santo comparado con esta vieja loca.

"Bueno, esto no es bueno", dijo Silverlake, mirando dentro de la caldera y moviendo ociosamente la asquerosa mugre morada que Zorian terminó produciendo (se suponía que era un líquido viscoso, de olor dulce y totalmente transparente). Ella le dio una sonrisa brillante. "Supongo que tendrás que ir a recoger un nuevo lote de ingredientes antes de que puedas intentarlo de nuevo, ¿no?"

Zorian miró fijamente a la sonriente mujer, sintiendo su anticipación a través de su empatía. Ella esperaba que él explotara con esto y estaba deseando hacerlo! Perra sádica. Desafortunadamente para ella, estaba a punto de desilusionarse. Sin decir palabra, metió la mano en su mochila y sacó un nuevo manojo de ingredientes.

Su sonrisa nunca vaciló, pero Zorian podía sentir su decepción a pesar de todo. Le hizo sonreír por dentro, aunque mantuvo su cara de póquer.

"Reuniste más, ¿eh?" Preguntó retóricamente.

"Tengo mucha experiencia con maestros abrasivos", dijo Zorian simplemente. "Tengo otro fajo además de éste, también."

"Bien. Los necesitarás", dijo Silverlake, golpeando el borde de la caldera. "Esto fue terrible. No creo que dos intentos sean suficientes. Demonios, soy escéptica. ¡Veamos si puedes conseguirlo en tres! Ve a vaciar esta mierda que has hecho en el pozo de neutralización y empieza de nuevo".

Zorian suspiró y levitó la caldera sobre un disco de fuerza antes de marchar en la dirección del pozo de neutralización. En realidad era sólo un pozo abierto que había sido cubierto de piedras y pintado con resina alquímica para que los compuestos alquímicos vertidos en él no se filtraran al suelo o al suministro de agua cercano. Su maestro de alquimia en la academia se habría horrorizado por el mal manejo de los residuos alquímicos, pero si el gran Silverlake piensa que un pozo abierto es suficiente para la eliminación de los residuos alquímicos, entonces ¿quién era Zorian para no estar de acuerdo?

Hecho esto, colocó el caldero junto a la chimenea y empezó de nuevo. Silverlake probablemente tenía razón en que tampoco lo haría bien en las próximas dos ocasiones, aunque -la poción claramente requería un manejo bastante delicado de la temperatura, pero era una variable muy difícil de controlar cuando se usaba leña y una chimenea normal. Una vieja bruja con mucha experiencia como Silverlake probablemente sabía por instinto cómo controlar el fuego, pero Zorian no tenía la menor idea de cómo hacerlo.

Ese era generalmente el principal problema de la "alquimia tradicional", como a veces se la llamaba. Se basaba en gran medida en la capacidad del fabricante para ajustar sus métodos sobre la marcha para producir un producto utilizable. A diferencia de la alquimia moderna, que se basaba en el equipo estandarizado y las medidas exactas, la alquimia tradicional consistía en mirarla a los ojos e improvisar. Expresiones como 'un puñado de hojas', 'a fuego lento' y 'una cantidad moderada de tiempo' eran extremadamente comunes en recetas alquímicas tradicionales. Zorian lo sabía porque una vez irrumpió en el armario de recetas de su abuela para ver si podía aprender algo de ellas. Una pizca de sal 'al parecer significaba cosas muy diferentes para él y su abuela, si los resultados de sus intentos de poción secreta eran cualquier indicación.

Un problema adicional para él era que sólo era realmente competente en la producción de pociones una por una y el método del caldero fue diseñado para producir lotes de pociones. Había algunas diferencias muy importantes entre los métodos de producción para pociones individuales y para lotes, pero al infierno si Zorian podía recordar lo que eran en ese momento.

"¿Quién te enseñó?" Preguntó repentinamente Silverlake.

"¿Eh?" Zorian murmuró. "¿Qué quieres decir? ¿te refieres a mi profesor de alquimia?"

"Quiero saber quien fue la bruja que te enseño", corrigió. "Sigues siendo bastante terrible, pero no eres tan malo alrededor de la caldera como pensé que serías. ¿Quién te enseñó?"

"Err, esa sería mi abuela, supongo", dijo Zorian.

"¿Una bruja o sólo una ama de casa que recogió algunas recetas?" Preguntó Silverlake.

"Una bruja", dijo Zorian. "Aunque no muy dedicada, creo. Me dio algunas lecciones cuando era niño, pero no duró mucho tiempo. A mi madre no le gustaba mucho que me enseñara".

En realidad, Zorian estaba bastante seguro de que a su madre no le gustaba su abuela, punto. Madre e hija no se llevaban bien, en su caso. A Zorian siempre le pareció un poco hipócrita que mamá pasara tanto tiempo predicándole sobre el valor de la familia cuando ella misma no podía soportar a su propia madre incluso si su vida dependería de ello.

"Huh. Interesante. Sin embargo, no esperes que me haga sentir algo confusa sólo por eso", aseguró Silverlake.

"No soñaría con eso", dijo Zorian a la ligera.

"Bien. Te alegrará saber que he decidido el precio de mi ayuda para ti".

"Oh?" dijo Zorian, de repente se animó.

"Sí. Un pajarito me dijo que has estado vagando por el bosque, buscando pelea con la vida salvaje. Así que esto debería ser algo que te convenga. Dime... ¿has oído hablar de algo llamado "La cazadora gris"?



Comentarios

  1. Zero no shalltear por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es frustrante escribir algo. te sientes bien al comienzo porque te divierte crear la historia y te sientes bien al final porque sabes que quedo bien. Pero es en el medio donde te desesperas y pierdes el animo. es la quinta vez que reescribo el capitulo 3 y aun no me convence xD u.u.
      tranquilo. gracias por el interes. vere si puedo completar el capitulo para hoy. Eso si, me gustaria recivir criticas de verdad, para mejorar. ser autocritico me esta costando mucho. aveces me atasco tanto que ya no puedo diferenciar lo bueno de lo malo.

      Eliminar
    2. Jajajaja me a pasado pero bueno saberlo así por lo menos se porque espero

      Eliminar
  2. Esta novela es simplemente genial y entretenida, me lei todo lo traducido en 2 dias, muchas gracias por la traduccion!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.