Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capitulo 29

Los cazadores y los cazados 


Considerando la reputación que el Gran Bosque del Norte tenía entre la gente que vivía en territorios más al sur y civilizados, uno esperaría que el lugar fuera una gigantesca trampa mortal, con cada animal y una buena parte de las plantas tratando de matarte a cada paso. La verdad, había encontrado Zorian, era un poco más compleja. Si bien sí, el bosque estaba lleno de criaturas peligrosas -incluso los ciervos eran algo agresivos y habían tratado de acorralarlo un par de veces en vez de huir de su acercamiento- era totalmente posible pasar un día entero sin poner en peligro tu vida si sabías lo que estabas haciendo. Cierto, Zorian tenía una ventaja algo injusta gracias a su sentido mental, lo que le permitía percibir muchos de los peligros antes de que tuvieran la oportunidad de detectarlo a su vez. Además, la región que frecuentaba era una zona fronteriza -por lo tanto, era un poco más amistosa para los humanos que el profundo e intacto bosque en el lejano norte. Sin embargo, confiaba en que incluso un civil hábil podría moverse por el bosque sin ser molestado, mucho menos un mago. Demonios, lo estaba haciendo muy bien en este momento, a pesar de tener menos de un mes de experiencia.

 Normalmente, Zorian no hubiera querido moverse por el bosque sin ser detectado. El objetivo de venir aquí era conseguir experiencia de combate, así que evitar el peligro no tenía sentido. Esta vez, sin embargo, el escabullirse era más o menos obligatorio. Realmente no quería distraerse ante una amenaza del nivel de una cazadora gris y definitivamente no quería alertar al monstruo con una pelea ruidosa y llamativa justo al lado de su guarida. Rodeó lentamente el área alrededor de la guarida de la cazadora gris, buscando amenazas y terrenos hostiles que pudieran inhibirle si decidía retirarse en alguna dirección en particular. En varios lugares esculpió grupos de glifos explosivos en los árboles y las rocas expuestas - dudaba de que fueran lo suficientemente poderosos como para herir gravemente a una cazadora gris, pero tal vez le darían unos segundos para que se alejara a salvo.

Casi logra llegar a la guarida sin luchar. Afortunadamente, el trío de mosquitos voladores – así como cualquier cosa que trató de emboscarlo fue muy fácil de despachar (se quemaron hermosamente) y la lucha no levantó el suficiente alboroto como para atraer la atención de la monstruosa araña. Zorian escogió un árbol bastante alto cerca (pero no demasiado cerca) de la guarida de la cazadora gris y levitó hasta las ramas superiores, donde sacó rápidamente los prismáticos que había encantado antes para el propósito y comenzó a estudiar su objetivo.

El lugar era realmente pintoresco: un pequeño barranco rocoso rodeado de bosques, con unas hermosas líneas de sedimentos que cruzaban la piedra y unos pocos grupos de césped estratégicamente situados que crecían entre las grietas. En una de las paredes había un agujero perfectamente circular que servía de entrada a la cueva. Era muy negro y sorprendentemente poco llamativo y nada amenazador: si Silverlake no le hubiera dicho que estaba allí, era totalmente posible que Zorian se lo hubiera perdido por completo si alguna vez se hubiese topado con el puesto en uno de los reinicios.

Habría sido el último error que hubiera cometido, al menos en ese hipotético reinicio: las cazadoras grises eran buenas saltadoras y poseían una velocidad francamente surrealista. Zorian apostaría cualquier cosa que la que estaba dentro de esa cueva podia saltar directamente desde la entrada de la cueva hasta el otro lado del barranco en un solo salto y acercarse antes de que Zorian pudiera darse cuenta de lo que estaba sucediendo.

La cazadora gris era fundamentalmente un monstruo muy simple. Era una araña peluda gris del tamaño de un hombre adulto... y también resultó ser increíblemente rápida, fuerte, duradera y resistente a los hechizos. Podría correr más rápido que un mago apresurado, saltar distancias increíbles, encogerse de hombros ante las armas de fuego regulares y hechizos de ataque de bajo nivel como un pato que se encoge de hombros ante el agua, ignorar abiertamente la mayoría de los hechizos de efecto directo y morder el acero. Oh, y tenía un veneno muy desagradable que, en vez de destruir tejidos o destruir el sistema nervioso como la mayoría de los venenos, alteraba por completo la habilidad de un mago para moldear y controlar su maná. Una vez mordido, no estarías echando nada por un tiempo y llevaría semanas para que el veneno se deshiciera completamente de tu sistema. Aparentemente era un tipo de veneno adaptado específicamente para abatir a seres mágicos que eran la presa típica de la cazadora gris, pero era igual de efectivo contra los magos humanos. Básicamente, si luchabas contra una cazadora gris solo y te mordían, estabas acabado.

Estas cosas eran conocidas por deshacerse de grupos enteros de magos de batalla enviados específicamente para deshacerse de ellas. Toda una hazaña para lo que aparentemente es una criatura a nivel de animal: la mayoría de los monstruos no sapientes, por impresionantes que sean, eran demasiado fáciles de atraer a las trampas para representar un peligro tan grande para un grupo de cazadores preparado. Naturalmente, Silverlake quería que se enredara con la súper araña asesina de magos como su precio por su ayuda. La buena noticia era que ella no le había pedido que lo matara, algo que Zorian sospechaba que podría estar más allá de su capacidad en este momento. La mala noticia es que su petición era sólo un poquito más fácil que eso. Ella quería que le robara algunos de sus huevos a la cazadora gris.

El ciclo de vida de las cazadoras grises era un misterio total, ya que se consideraban demasiado peligrosas para estudiar a través de cualquier otra cosa que no fueran los informes posteriores a la batalla y la vivisección, pero Zorian estaba dispuesto a apostar que las madres cazadoras grises eran ferozmente protectoras con sus huevos. Así que conseguir un solo huevo era un gran reto. Con toda probabilidad, la madre sería reacia a alejarse del saco de huevos por cualquier razón, así que esperar la oportunidad de simplemente tomar algunos podría ser poco práctico o incluso inútil. Por lo que él sabía, la hembra se sentaba en su saco de huevos todo el día y vivía de sus reservas de grasa hasta que los crías nacieran.

Zorian puso los binoculares en su bolso y comenzó a apuntar notas en uno de los cuadernos que trajo consigo. La cuestión de cómo adquirir los huevos sin ser horriblemente asesinado en el proceso era en última instancia una cuestión para otro momento - él estaba aquí ahora mismo sólo para explorar la situación y ver si la tarea era siquiera posible. Por mucho que quisiera completar su mision imposible, morir aquí sería increíblemente estúpido. Tenia un límite de tiempo. Un límite de tiempo largo, pero morir repetidamente porque decidió enfrentarse a rivales que superaban su nivel sería un desperdicio imperdonable. Cada vez que moria antes de finalizar el mes, era un reinicio que no estaba aprovechando al máximo. Si no podía pensar en una manera de conseguir los huevos donde estuviese absolutamente seguro que funcionaría, no lo haría. E incluso si se le ocurriera algo, sólo lo intentaría cerca del final de la reanudación, cuando lo máximo que perdería sería un par de días.

"De acuerdo", murmuró, cerrando el cuaderno. "Veamos con qué estoy tratando."

Lo primero que hizo fue tratar de localizar a la hembra cazadora gris para asegurarse de que no estaba fuera de su guarida en ese momento. No tenía forma de rastrear a las cazadoras grises específicamente a través de la adivinación, ya que nunca antes había visto una y carecía de partes del cuerpo de una cazadora gris, pero un simple hechizo localizador en busca de una' araña gigante 'le señaló directamente a la cueva. Como las otras dos variedades de araña gigante que vivían en la región -la araña gigante del árbol y la araña de la trampilla gigante respectivamente- no vivían en cuevas, la conclusión era obvia. Luego trató de escrutar a la araña, pero inmediatamente fracasó. Bueno, el hechizo funcionó técnicamente... pero la cueva estaba totalmente oscura. No había cristales brillantes o musgo de brasa que ocasionalmente iluminaban cavernas naturales - sólo una cueva ordinaria llena de oscuridad impenetrable que escondía todo.

Maldición, no había pensado en eso. Destrozando sus sesos por una combinación de hechizos que le permitiría explorar la guarida sin tener que volver a la ciudad y sacarlos de los libros, decidió combinar dos hechizos diferentes. Primero lanzó el hechizo del "ojo arcano", creando un globo ocular ectoplasmático flotante a través del cual podía ver remotamente. Luego creó una bola de luz flotante, funcionalmente idéntica al simple hechizo de 'linterna flotante', excepto que alteró los parámetros del hechizo para que siguiera al ojo ectoplasmático alrededor en vez de a sí mismo. Luego envió el ojo a la cueva, cerrando sus verdaderos ojos y conecto su vista con su sensor remoto. Había una posibilidad de que la luz agravara a la madre cazadora gris, pero él dudaba de que ella saliera corriendo a enfrentarse a él sólo por eso o que ella pudiera localizarlo en su árbol.

Tal como esperaba, la cazadora gris estaba muy, muy molesta por su linterna flotante o quizás la vio como una presa, porque el ojo apenas había avanzado hacia la cueva, cuando un desenfoque gris se estrelló contra ella y la conciencia de Zorian fue violentamente regresada de nuevo en su cuerpo. Parpadeando sorprendido por su repentino cambio de perspectiva, Zorian fue entonces invitado a ver a la cazadora gris que saltaba de la cueva y patinaba por la zona en busca de algo.

Después de 10 segundos más o menos mirando a la araña, Zorian notó dos cosas. Primero, la hembra cazadora gris no tuvo que estar sentada en su saco de huevos todo el día, ¡porque estaba realmente loca llevándolo en la parte inferior de su abdomen! Eso era tan injusto. Retiró todo lo que dijo sobre la tarea de Silverlake siendo más fácil que matar la cosa - esto era realmente mucho más difícil, ya que sólo podia tomar los huevos tomándolos del cadáver de la cazadora gris, además de tener cuidado al matarla para no dañar el saco de huevos (que probablemente es más frágil).

La segunda cosa que notó fue que la araña se estaba acercando cada vez más a su ubicación.

No lo notó inmediatamente. En vez de hacer una línea hacia él inmediatamente, la araña se disparó en una dirección aleatoria durante un segundo; se detuvo por un momento, como si se reorientara a sí misma; y luego se disparó en una dirección aparentemente aleatoria de nuevo. Repitió la misma rutina de parar y esquiar segundo tras segundo y aunque los movimientos parecían aleatorios al principio, Zorian notó con temor que se estaba acercando cada vez más a su árbol a medida que pasaba el tiempo.

¿Así que la araña asesina también tenía sentidos hipersensibles? Esto era una mierda. ¿Cómo demonios lo notó? Incluso se había tomado el tiempo para organizar algunos hechizos de camuflaje y de silencio a su alrededor para evitar que cosas como ésta ocurrieran. Cierto, eran bastante débiles, para conservar su maná, pero eso no debería haber--

Frunció el ceño. Eso era, ¿verdad? La cazadora gris lo estaba siguiendo por los hechizos. Su presa natural se decía que eran otras criaturas mágicas. Tenía un veneno diseñado específicamente para contrarrestar la magia. Probablemente tenía algún tipo de sentido mágico innato que le permitía sentir su presa a grandes distancias. En vez de protegerlo de la cazadora gris, los hechizos que instaló revelaban su ubicación. El hecho de que fueran tan débiles era probablemente la única razón por la que no había adivinado su ubicación instantáneamente y en lugar de ello, se vio reducida a tropezfar por todas partes en un intento de localizarlo.

Si es así, estaba en problemas. No podía hacer nada, ya que el monstruo lo sentiría. Por otra parte, en el momento en que tratara de teletransportarse, su ubicación casi con toda seguridad quedaría completamente expuesta.

Diez segundos después, con la araña cada vez más cerca y sin solución a la vista, Zorian decidió que tendría que trabajar rápido y rezar por lo mejor. Respirando hondo para calmarse, comenzó a lanzar el hechizo de teletransporte tan rápido como pudo.

Como temía, la cazadora gris reaccionó instantáneamente. En el momento en que la primera palabra del canto salió de su boca, la araña se acercó a él, abandonando su anterior avance brusco e incierto. Mientras corría hacia él, se alejó del explosivo grupo de glifos que Zorian había colocado en una de las rocas de su camino, consciente de su existencia y función y se lanzó lateralmente al aire. Aterrizó verticalmente sobre el tronco de un árbol cercano e inmediatamente se lanzó de nuevo de costado, saltando de árbol en árbol y ganando altura con cada salto, hasta que al fin estuvo lo suficientemente cerca y lo suficientemente alto como para llegar a la ubicación de Zorian.

Zorian terminó el hechizo de teletransporte y fue arrastrado en el momento justo. La aterradora visión de una araña gigante navegando por el aire hacia él, con las patas delanteras extendidas y enormes colmillos negros listos para golpear, perseguirían sus pesadillas durante los días venideros.


Cambio de escena 


Después de su encuentro casi letal con la cazadora gris, Zorian decidió posponer indefinidamente la búsqueda de Silverlake. Había muchas otras personas que Kael enumeró como posible ayuda, después de todo y tal vez si hablaba con ella en algún otro reinicio, ella le enviaría en una misión menos suicida.

Pero fue muy frustrante. La idea de cuán profundamente había sido superado por lo que era fundamentalmente una bestia tonta trajo a la memoria el recuerdo de esa reanudación final en Cyoria cuando se enfrentó con túnica Roja en las ruinas del asentamiento aranésico. El hecho de que la cazadora gris fuera una araña gigante, al igual que la aranea, trajo a su mente paralelos incómodos. A pesar de que él sabía intelectualmente que no había vergüenza en perder ante una criatura a la que incluso los famosos magos se resistirían a enfrentar y que de hecho debería estar contento de estar vivo, se encontró muy molesto por su ineficacia.

Pasó el día siguiente rastreando arañas gigantes de trampilla, que eran del mismo tamaño que las cazadoras grises, pero de color marrón y mucho menos peligrosas, antes de sacarlas de sus agujeros y luego matarlas en una variedad de formas dolorosas. Sus ojos y glándulas venenosas también se vendían mucho mejor que las pieles de lobo invernales. Debería hacerlo más a menudo.

Todavía de mal humor, se dispuso a ver si alguno de los otros contactos de Kael podía y quería ayudarle. Cuando llegó a la aldea donde vivía su primer candidato y fue informado por los lugareños de que el hombre no había sido visto en los últimos dos meses, no estaba preocupado. El hombre era un mago retirado fascinado con los familiares, bestias contratadas - tenía seis de ellos, así como un gran número de mascotas más mundanas y siempre estaba buscando agregar otra criatura exótica a su colección. Una ausencia de dos meses era un poco inusual, pero no era algo que pudiera alarmar de inmediato.

Pero luego otras desapariciones comenzaron a acumularse. La vieja dama herbolaria que a veces también quitaba maldiciones simplemente se había ido y sus vecinos no tenían ni idea de adónde fue. Los dos hermanos que vivían en una torre que construyeron lejos de la civilización y estudiaron secretamente la magia del alma no estaban presentes en su casa, la puerta de su torre rota y el interior desnudo de cualquier cosa que valiera la pena. El sacerdote de la ciudad vecina, dedicado al estudio de los muertos vivientes y a la lucha contra ellos, había sido encontrado muerto en su casa hace 4 días, causa de muerte desconocida. Era joven y no tenía problemas médicos conocidos o adicciones, por lo que se sospechaba de juego sucio. Un alquimista especializado en la magia de la transformación fue desgarrado fuera de su pueblo por un grupo de jabalíes inusualmente agresivos. Y así sucesivamente. Solamente el sacerdote y el alquimista fueron confirmados muertos, los otros se habían ido en viajes de negocios repentinos o simplemente desaparecieron un día en un área lo suficientemente grande como para que nadie pudiese encontrarlos. Zorian sabía que esto no era una coincidencia.

Alguien estaba deliberadamente apuntando a cualquiera que tuviera algún tipo de conocimiento sobre la magia del alma. La única pregunta era si las personas desaparecidas estaban muertas o simplemente secuestradas por algún motivo.

Afortunadamente, finalmente logró localizar a una de las personas que Kael le mencionó. Desafortunadamente, el hombre en cuestión no conocía la magia del alma. Vani era "sólo" un erudito y según Kael probablemente podría indicarle a alguien que si lo hace. Probablemente. El único truco era que a Vani le gustaba hablar, serpenteando de un tema a otro y se negaba a ayudar a cualquiera que fuera de alguna manera descortés con él. Por lo tanto, cualquier persona que lo buscaba para pedir consejo tenía que ser muy paciente y estar listo para las digresiones frecuentes.

Zorian podría ser paciente. Llamó a la puerta de la casa del hombre y Vani lo llevó a su casa. Era un hombre mayor y alegre con una calvicie en pleno proceso que no se sorprendió en absoluto de que alguien lo buscara para pedirle consejo.

El interior estaba... lleno. Esa era la única palabra que encajaba, en realidad. Casi cada centímetro de la casa estaba lleno de cajas, estantes y pedestales que contenían libros, estatuas grandes y pequeñas, plantas y animales preservados en botellas, estuches de vidrio que contenían pequeños modelos o partes y otras cosas similares. Donde las paredes eran visibles, por lo general estaban llenas de pinturas y dibujos. Mientras Vani le llevaba a su estudio, la visión de Zorian cayó en una estatua particularmente grande y realista de una mujer desnuda con algunas características... más bien... abundantes y arqueó una ceja divertida hacia el hombre.

"Es una especie de diosa de la fertilidad", el hombre se apresuró a explicar. "Sólo una cosa temporal, un amigo mío me la envió para guardarla y ya sabes cómo es. Cosas fascinantes. ¡De todos modos! No creas que no sé quién eres, jovencito, eres tú el que ha estado matando a todos los lobos invernales en la región últimamente".

"Err, ¿eso es un problema?" Preguntó Zorian.

"¿Problema?" se rió el hombre. "¡Justo lo contrario! Finalmente, alguien hizo algo para diezmar un poco a esas horribles bestias. No es que sean muy malas, pero cuando llega el invierno se ponen agresivos y asaltan a los viajeros y a las comunidades periféricas. Ha habido varias desapariciones de niños los últimos inviernos y todo el mundo sabe que probablemente son los lobos los culpables. Esas criaturas se ponen más audaces con cada año que pasa..."

"¿Cómo es que nadie ha organizado un grupo de caza todavía?" preguntó Zorian. El gremio de magos fue fundado para responder a situaciones como esta, después de todo.

"Aquí en invierno nieva mucho y ciudades enteras a veces pueden quedar aisladas del resto del mundo durante días, así que es difícil conseguir una respuesta a tiempo. La mayor parte del tiempo nadie descubre que hubo una crisis hasta días después, cuando nada se puede hacer", Vani tocó la mesa con los dedos contemplativamente, como si estuviera pensando en algo. "O al menos, eso es lo que les gusta decir a los cazadores y a las autoridades. Personalmente, creo que le temen al Silver One".

"¿Silver One?" preguntó Zorian con curiosidad.

"Es un rumor. Hace unos años, cuando los lobos invernales comenzaron a actuar por primera vez, hubo un intento de organizar una matanza a gran escala y se organizó un gran grupo de caza. Terminó... mal. Según las historias, varias manadas de lobos invernales trabajaron juntas para atraer a los cazadores a trampas, separándolos en grupos más pequeños que luego fueron derrotados en detalle. Actuaron más como un ejército que como un grupo de animales salvajes y los supervivientes afirmaron que eran liderados por un enorme lobo con una piel plateada brillante. El Silver One - un alfa entre los alfas, tan inteligente como cualquier humano y con el poder de gobernar sobre sus hermanos menores. Hubo un intento oficial del gremio de magos de Eldemar para localizar y eliminar a este lobo invernal, pero no encontraron nada - ni el lobo plateado ni ninguna evidencia de que múltiples manadas trabajaran juntas. Muchos de los lugareños todavía están convencidos de que existe, sin embargo -dicen que quien va tras los lobos termina enfrentándose a ellos tarde o temprano".

"Ya veo", frunció el ceño a Zorian. "¿Y tú qué piensas?"

"Es posible, supongo", admitió Vani. "Vivimos en un mundo loco y nunca se puede decir que algo es imposible. Podría ser un experimento fugitivo hecho por un mago loco en el bosque. Podría ser una nueva especie originada en el corazón del invierno. Incluso podría ser un mago polimorfo en alguna cruzada trastornada para proteger a los monstruos sedientos de sangre de esos terribles humanos. Todo lo que sé es que me alegro de que alguien no se sienta intimidado por el alarmismo que flota alrededor..."

Tomó otros 15 minutos hasta que Vani decidió preguntar el propósito de la visita de Zorian.

"Kael me envió", dijo Zorian. "O mejor dicho, puso su nombre como posible fuente de consejo."

"¡Kael!" Dijo felizmente Vani. "Oh, lo recuerdo... es una pena lo que le pasó a su esposa y suegra. El llanto nos quitó a tanta gente estupenda. Pero aún tiene a su hija, ¿no?" Zorian asintió. "Bien. Los niños son el tesoro más grande. Dile que dije eso. Me ayudó a escribir un libro, ¿sabes? ¿Te dijo eso?"

"Lo hizo", confirmó Zorian. Kael le había advertido que Vani era un poco vanidoso y le encantaba hablar de sus libros y que sería una buena idea leer uno o dos. Zorian siguió este consejo y leyó dos de ellos. El primero, el que Kael había ayudado al hombre a escribir recogiendo los relatos de varias personas de la región, se refería a la historia reciente de la región y era en su mayoría una colección de anécdotas, algunas interesantes y divertidas y otras muy aburridas. Si no fuera por el consejo de Kael, nunca habría pasado del primer capítulo. "Incluso lo leí, así como otro libro."

"¿Oh?"

"Se titulaba 'Historia de la Altazia pre-Ikosiana'", dijo Zorian, considerando si decirle al hombre la verdad o simplemente halagarlo. Decidió ir con la verdad por ahora. "para mí... fue un poco interesante, pero no estoy de acuerdo con todo. Mi principal queja es que usted sigue hablando de las tribus pre-Ikosianas que viven en Altazia como si hubieran vivido en un vacío total, cuando la realidad era que toda la costa sur de Altazia estaba salpicada de colonias y fuertes Ikosianos cuyas raíces tenían por lo menos mil años. Los Ikosianos no eran los alienígenas invasores de Altazia como usted los retrata en su obra".

"Ah, pero la evidencia histórica muestra claramente que la influencia cultural de esos estados costeros no se extendía muy lejos tierra adentro", señaló Vani triunfante.

"Eso puede ser estrictamente cierto, pero los Ikosianos eran mucho más avanzados tecnológicamente que las tribus de Altazia en la mayoría de las áreas y creo que estás subestimando el efecto de la simple difusión tecnológica en la cultura de la gente..."

Sí. Esto probablemente iba a tardar un tiempo.


Cambio de escena 


"Ah, gracias por eso", dijo Vani. Habían estado hablando durante varias horas desde ese momento y Vani parecía sorprendentemente contento de haber conocido a alguien que no estaba de acuerdo con sus conclusiones y estaba dispuesto a hablar sobre ello. Zorian también se enteró de que el hombre estaba increíblemente bien informado y parecía haber memorizado media docena de enciclopedias, porque era una fuente de varias trivialidades. Independientemente de lo que pensara sobre las conclusiones del hombre, claramente no las había realizado por capricho. "Ha pasado un tiempo desde que tuve este tipo de discusión con alguien. Normalmente la clase de gente que quiere hablar conmigo no sabe lo suficiente para desafiarme y los que saben lo suficiente no están interesados en hablar".

"Me halaga. No creo que mis opiniones tengan el mismo peso que las suyas. Ciertamente no he hecho ni siquiera una centésima parte de la investigación que usted hizo", dijo Zorian. Nunca hace daño alagar un poco para conseguir algo. "Pero creo que ya le hice perder mucho tiempo. Vine a usted porque quería su consejo sobre cómo encontrar un experto en magia del alma".

"¿Magia del alma?" Preguntó el hombre frunciendo el ceño.

"Es un asunto personal del que preferiría no hablar", dijo Zorian. "Basta decir que he sido afectado por un hechizo desconocido y quiero hablar con alguien para saber qué me han hecho exactamente y cómo protegerme de otros sucesos".

"Hmm", tararea Vani. "¿Y Kael te envió a mí?"

"Estaba en la lista de personas que dijo que podían ayudarme. Sin embargo, usted fue el único al que pude localizar. Los otros estan... bueno, es muy perturbador. Déjeme contarle sobre mis últimos días..."

Vani escuchó la descripción de Zorian de las desapariciones con creciente inquietud, anotando los nombres y hechos que Zorian descubrió en un pedazo de papel.

"Eso es realmente muy preocupante", Vani estuvo de acuerdo cuando Zorian terminó. "Pensar que algo así podría suceder sin que nadie se diera cuenta durante tanto tiempo... Llamaré la atención de las autoridades competentes sobre este asunto, no se preocupe por eso. Me hace preguntarme a quién puedo recomendarle cuando tantas de las opciones obvias se han vuelto no disponibles. Déjame pensarlo un poco".

Cinco minutos después, Vani se las arregló para encontrar una solución.

"Dime", preguntó. "¿Qué sabes de los Shifters?"

"¿Son personas que tienen la capacidad de convertirse en animales?" Zorian lo intentó.

"Los Shifters son personas con dos almas," dijo Vani. "Hace mucho tiempo atrás, los antepasados de los Shifters realizaron rituales que fusionaban sus almas con las almas de los animales escogidos, permitiéndoles tomar las formas de los animales en cuestión e incluso acceder a algunas de las habilidades de dichos animales en su forma humana. Es una forma muy antigua de magia que precede a la invasión Ikosiana de Altazia y me entristece decir que la mayoría de las tribus de los Shifters han perdido el conocimiento de los rituales originales que usaban para crear su especie. En la actualidad, crecen en números puramente a través de la reproducción mundana, con hijos heredando el alma dual de sus padres. Existen, sin embargo, tribus que conservan el conocimiento de la magia ritual y la mecánica del alma necesarias para realizar el ritual en la edad moderna. Aunque el propósito de tal pericia es convertir a los humanos regulares en nuevos miembros de la tribu, puede muy bien ser lo suficientemente general como para ayudarle con su problema.

"Ya veo. ¿Y dónde puedo encontrar estos Shifters ?" Preguntó Zorian.

"Eso", dijo Vani, extendiendo sus brazos en un gesto indefenso, "no lo sé. Las tribus Shifter tienen una historia accidentada con, digamos, comunidades civilizadas. Rara vez quieren ser encontrados. ¡Pero! Sé que en esta región vive una tribu bastante poderosa de lobos Shifters, una tribu que definitivamente tiene la experiencia que usted busca. No sé con quién hay que hablar para reunirse con sus dirigentes, pero sí sé que el líder de la tribu envió a su hija a Cyoria para educarse en formas más modernas de magia. Raynie es su nombre, creo. Una pelirroja. Me han dicho que es muy atractiva. ¿Quizás puedas empezar ahí?"

Zorian parpadeó. ¿Raynie es una loba metamorfa? Eso es... wow. Sí, ahora que lo pienso, había algunas señales que podrían delatar eso.

"Bueno", dijo Zorian levantándose de su asiento. "Me ha dado mucho en qué pensar. Gracias por su tiempo".

"No fue nada", Vani sonrió. "Ve a matar más lobos invernales para mí, es todo lo que pido".

"¿No le desagradaría a una tribu de lobos que matara tantos lobos?" Preguntó Zorian.

"Son metamorfos lobos, no metamorfos de lobos invernales", dijo Vani. "Estoy bastante seguro de que no se gustan mucho el uno al otro. Los lobos invernales tienen la costumbre de matar a sus parientes más mundanos e invadir su territorio".

Zorian se fue después de eso, sin saber que hacer a continuación.


Cambio de escena 


"¿Ya has vuelto?" Silverlake le preguntó, sin molestarse en mirarlo y con su manojo de hierbas mientras se dirigía a él. "No estoy viendo ningún saco de huevo en ti, sin embargo."

"Eso es porque la madre araña está cargando sus huevos sobre su vientre", dijo. "La tarea es imposible. ¿Por qué me mandaste a hacer un recado tan tonto? Kael dijo que eras excéntrica, pero finalmente inofensiva. Esto no es inofensivo. Casi muero."

"Si yo pensara que eres de los que se precipitan a medio camino y te mataran por algo así, nunca te habría mandado a hacer ese recado", se burló Silverlake. "¿No es un poco prematuro declarar el fracaso después de menos de una semana? Soy paciente. Esperé durante años, seguro que puedo esperar unos meses más hasta que pienses en algo. Eres un chico listo, estoy segura de que encontrarás la manera."

Zorian abrió la boca y luego la cerró. De repente, su lógica le pareció mucho más razonable. Después de todo, no sabía que tenía un mes de límite de tiempo. Para ella, darle una tarea que le llevaría varios meses completar era perfectamente lógico. ¿Dónde estaba la prisa? En cuanto a la naturaleza suicida de la tarea que ella le dio... aparentemente ella tenía más fe en sus habilidades que él mismo. ¿Realmente se rindió demasiado pronto?

"Unos meses es demasiado tarde", dijo. "Cualquier cosa que pase después del festival de verano podría no existir para mí."

Silverlake finalmente dejó de jugar con la pila de hierbas y le miró fijamente con sus ojos brillando por un momento.

"No te estás muriendo", declaró. "¿No por enfermedad, de todos modos? ¿Alguien te está buscando?"

Zorian vaciló con la imagen de túnica roja bailando ante sus ojos. Después de eso abrió la boca para decir "sí", pero Silverlake le cortó el paso.

"No, no realmente", declaró, volviendo a sus hierbas. "Tienes un enemigo, pero ¿quién no?"

Zorian exhaló irritado y se levantó, decidiendo irse antes de perder la calma y atacarla. Probablemente le patearía el culo, de todos modos. Pero justo antes de que se teletransportara, le impactó un pensamiento.

"Al diablo con eso", pensó. "¿Por qué no?"

"Hipotéticamente hablando", dijo. "Si te visitara un viajero del tiempo que afirmara conocer tu futuro yo, ¿qué le pedirías como prueba?"

"Hipotéticamente hablando", dijo con su boca esbozando una cruel sonrisa, "le habría pedido que me traiga un saco de huevos de cazadora gris".

Zorian arrojo las manos al aire en señal de derrota. Se teletransporto a su posada en Knyazov Dveri, mientras el cacareo de una anciana sádica resonaba tras él.


Cambio de escena 


En la seguridad de la habitación que alquiló en la posada, Zorian estaba sentado en la cama, desmontando un rifle que había comprado antes. Fue divertido lo fácil que fue conseguir un arma de fuego en comparación con las varitas mágicas de combate de alto nivel, a pesar de que eran igual de letales, pero allí lo tenías. Eran especialmente fáciles de conseguir aquí en Knyazov Dveri, que estaba tan cerca del bosque y sus peligros. En cualquier caso, intentaba ver cómo funcionaban internamente y lo que es más importante, cómo podían encantarse.

Las armas de fuego eran notoriamente difíciles de mejorar con magia. Como todas las armas a distancia, tenían el problema de que sólo se podía encantar el dispositivo para ser más preciso y duradero y si querías que el proyectil tuviera algún tipo de efecto mágico al golpear el objetivo, tenías que encantar el proyectil en sí mismo. Lamentablemente, las balas eran muy difíciles de encantar, ya que eran mucho más pequeñas que las flechas y los pernos de las ballestas y por lo general se hacían con materiales mágicamente inapropiados. Tampoco podías tocar la bala para canalizar maná en ella una vez que ya estaba en el arma... aunque tal vez si instalara algunos canales de cristal de maná en el arma por alteración...

Mientras estudiaba el dispositivo que tenía delante, Zorian pensó ociosamente en las formas de librarse de la cazadora gris de antes. No tenía ninguna intención de probar ninguno de esos planes, ya que cada uno era más inverosímil que el anterior, pero no había nada malo en crear escenarios.

Las cazadoras grises tenían debilidades conocidas. En primer lugar, eran oponentes cuyos ataques se basaban en el cuerpo a cuerpo: si pudieras mantenerla a distancia, no habría nada que ellas pudieran hacerte. El problema era que eran muy, muy buenas acercándose a su objetivo. En segundo lugar, eran animales con necesidades como cualquier otro, por lo que podían ser atraídas a trampas preparadas con bastante facilidad. El problema aquí era que eran lo suficientemente rápidas y resistentes como para sobrevivir a la mayoría de las trampas. El sentido mágico que la cazadora gris demostró en el primer encuentro con Zorian, probablemente también le ayudaba a evitar la mayoría de las trampas.

Podía pensar en varias maneras de atraparla, pero la mayoría de ellas requerían conocimiento de hechizos que no tenía. Si supiera hacer un clon y abrir portales, podría simplemente enviar su clon como cebo y luego abrir un portal que le llevaría a dondequiera que colocara la trampa. Demonios, simplemente saber hacer un clon haría las cosas un millón de veces más fáciles, ya que podría probar sus ideas sin ponerse en peligro a sí mismo. Si conociera grandes hechizos de alteración del terreno, simplemente podría sellarla en su guarida y esperar a que se asfixiara. Si supiera los hechizos para manipular grandes cantidades de agua, podría ahogarla. Y así sucesivamente...

También consideraba envenenarla o ponerla a dormir o de otra manera usar algún tipo de mezcla alquímica que la paralizaría o mataría... pero cualquier cosa lo suficientemente potente como para matar a tal bestia estaba fuertemente restringida, hecha de ingredientes súper raros y costosa como el infierno. No sabía hacer nada como eso y no podía conseguir algo tan valioso y prohibido a través del comercio.

Podría intentarlo por la fuerza bruta y construir un gólem para derribar a la araña. Como eran máquinas animadas por la magia, eran inmunes al veneno y podían ser extremadamente fuertes, lo suficientemente fuertes como para aplastar a la estúpida araña en una pelea cara a cara. Desafortunadamente, no sabía cómo construir un golem. Cualquier golem y mucho menos uno lo suficientemente bueno como para resistir los ataques de una cazadora gris. El arte de hacer golems era lo suficientemente complicado como para que varias Casas estuvieran dedicadas a dominarlo y no era algo que se pudiera hacer en una o dos semanas. O incluso un mes o dos.

Además, aunque supiera construirlo, el proceso de construcción llevaría al menos una semana y probablemente más, requeriría un taller especializado y consumiría muchos materiales caros. Probablemente se iría a la bancarrota antes de llegar a la mitad.

Lo que lo llevó a las armas de fuego. El revólver funcionó bastante bien contra túnica roja cuando sus hechizos le fallaron, después de todo. Ningún arma de fuego normal haría nada contra la cazadora gris, sin embargo - necesitaba algo más fuerte que eso. Desafortunadamente, los calibres más altos se reservaban generalmente para los militares y él necesitaría asaltar una base militar y robarla si quería ir por esa ruta. Eso podría terminar muy mal -quien sabía qué tipo de defensas tenía una base militar y ser capturado e interrogado por los investigadores militares mientras que drogaban su mente con varios sueros de la verdad era casi tan malo como ser descubierto por un mago mental hostil o un nigromante. Además, estaba bastante seguro de que había un par de magos mentales y nigromantes en la nómina de todos modos.

Oh, e incluso si encontraba algo adecuado bajo una seguridad lo suficientemente laxa, había el asunto de que era casi seguro que todavía tendría que ser encantado y él no podría ni siquiera averiguar cómo encantar efectivamente un simple revolver en este momento. Probablemente tampoco al final de la reanudación.

Un golpe en su puerta lo despertó de sus reflexiones y rápidamente guardo el arma en su caja y la escondió debajo de la cama. Poseer un arma de fuego no era ilegal, pero preferiría no dejar que nadie lo viera jugar con eso. Se aseguró de que su brazalete de protección estuviera puesto, por si acaso y luego abrió la puerta.

Era Gurey, que no sorprendió tanto a Zorian. El hombre había estado comprando con sumo empeño cualquiera de los diversos ingredientes alquímicos y diversas partes de bestias que Zorian había reunido en el bosque, permitiéndole a Zorian usar su taller cuando necesitaba hacer algunas de las pociones más difíciles y artículos mágicos. El hombre ya había encargado a Zorian un par de objetos mágicos, así que esperaba que la llegada de Gurey fuera sobre otra comisión.

Resultó que Gurey tenía otro tipo de trato en mente. Una vez intercambiados los saludos, saltó directamente al grano.

"Quiero que me ayudes a robar a mi rival."



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.