Ir al contenido principal

Atrapados en el tiempo, Capitulo 30

Un intento fallido


"Quiero que me ayudes a robar a mi rival."

Zorian parpadeó sorprendido antes de darle al hombre una mirada incrédula. ¿Qué?

"Y... ¿por qué demonios haría eso?" Preguntó al hombre con curiosidad.

Gurey sonrió triunfalmente. "Sabía que tenía razón sobre ti", dijo. "Ni siquiera fingiste estar indignado por la pregunta."

 Zorian frunció el ceño. "No soy una persona muy excitable, eso es todo. Eso no significa que vaya a ayudarte a robar a alguien", le disparó con mal humor. "De hecho, apenas puedo imaginarme una situación en la que aceptaría tal cosa. Sólo tenía curiosidad por saber qué te hizo pensar en el tema. Esto no es un intento de chantaje, ¿verdad?"

"Oh no, tendría que ser bastante estúpido para tratar de chantajear a un hombre que caza lobos invernales y arañas gigantes para ganarse la vida", le aseguró Gurey rápidamente. "Tampoco es que tenga información con que chantajearte. No, sólo sentí que tenía un trato interesante para ti y que no tenía nada que perder haciendo una oferta. No pareces el tipo de persona que se preocupe por que un hombre como yo use unas cuantas prácticas de negocios turbias. Creo que lo peor que harías es decir que no".

Zorian se quedó en silencio un momento. Supuso que Gurey estaba en lo correcto, ya que, aunque Zorian entregara a Gurey ante las autoridades, seguiría siendo su palabra contra la de él. Ademas, probar la culpabilidad del hombre sería una molestia, Gurey probablemente recibiría una simple bofetada en la muñeca incluso si era condenado y esto llevaría a un escrutinio mucho mayor de las actividades de Zorian por los poderes cercanos. En resumen, significaría un reinicio total desperdiciado en una cruzada sin sentido que no tenía valor dentro del bucle de tiempo y que muy posiblemente atraería la atención de las autoridades de la academia – en anteriores reinicios la academia había dejado en claro que eran muy rápidos en involucrarse cuando uno de sus estudiantes tenía un roce con la ley o la policía y él todavía estaba técnicamente matriculado allí. Y si la academia se enteraba de su paradero y sus actividades, era totalmente posible que tunica roja también se enterara a través de las ratas cráneo u otros espías...

No, incluso si Gurey planeaba asesinar a alguien, Zorian no intervendría. Un simple robo... bueno, no estaba seguro de que realmente le importara tanto aunque no estuviera atascado en el bucle del tiempo y ciertamente en este momento no le importaba nada en absoluto.

"Bueno, la respuesta es definitivamente no", dijo finalmente Zorian. "Sé que los vagabundos como yo tienen la reputación de ser oportunistas, pero me temo que mi ética no es tan flexible como ésa. No me voy a rebajar al bandolerismo, al robo o lo que sea que tengas en mente para este...' trato' tuyo."

"Ah, no creo que entiendas del todo de lo que estoy hablando", dijo Gurey. "¿Crees que quiero que robes algo físico a cambio de ofrecerte algo de dinero?"

Zorian levantó una ceja hacia él.

"Nada podía estar más lejos de la verdad", Gurey agitó su cabeza. "Sé mejor que nadie que estás ganando demasiado dinero en este momento para ser tentado por un pequeño robo. Dejando la ética de lado, quizás creas que represente demasiado riesgo para muy poca ganancia. Pero no es así. Si esta operación se lleva a cabo sin ningún contratiempo - y creo que eres lo suficientemente capaz como para llevarla a cabo - no habrá ningún indicio de que se haya cometido un crimen". Se inclinó hacia Zorian conspiratoriamente y susurró la siguiente parte." Lo que intento robar no es riqueza material, sino secretos".

Oh. Oh! Bueno, eso cambia las cosas considerablemente. Aún seguía sin querer tener nada que ver con el trato de Gurey, pero al menos comprendió por qué el hombre se sentía cómodo discutiendo esa oferta con él. Espiar a otros magos era técnicamente ilegal, pero todos sabían que era una práctica común y universal. Demonios, según algunas historias, cada Casa Noble con algo de reputación tiene su propia división dedicada a eso. Sólo tenías que asegurarte de que no te pillaran. Incluso la academia, que por lo general intentaba dar a los estudiantes una versión muy rosada de la cultura del mago, admitió que tal "espionaje profesional" ocurría todo el tiempo. Algunos de ellos eran enteramente legales, como analizar los productos de un rival, verificar la estructura de los nuevos hechizos o analizar documentos disponibles públicamente para ver si dejaban pasar algo sensible sin darse cuenta... pero tales métodos legales eran generalmente muy limitados y los magos solían recurrir a métodos más oscuros. Sobornar ayudantes y aprendices para que vendieran los secretos de su amo, contratar ladrones para que asaltaran archivos y notas de investigación, realizaran campañas de búsqueda, realizar tramas de seducción... las posibilidades eran infinitas y cada día se idearon otras nuevas. Así como contramedidas para tal fin.

Zorian recordó una fábula particular que hablaba de dos magos que pasaron años ideando formas de robar los secretos del otro y de frustrar los intentos del otro de hacerles lo mismo. Eventualmente, después de una década de ida y vuelta, ambos lograron llegar al santuario interior del otro al mismo tiempo... sólo para descubrir que ninguno de los dos tenía secretos que valiera la pena robar. Habían pasado tanto tiempo y esfuerzo tratando de superarse los unos a los otros que al final nunca lograron completar nada bueno.

Bueno, eso fue una evidente exageración, pero honestamente no sorprendería a Zorian descubrir que cada negocio mágico (y probablemente algunos no mágicos) en Knyazov Dveri, hacían un poco de espionaje ilegal como algo natural. El mundo de los negocios era un ambiente despiadado. Zorian sabía por las historias de sus padres que incluso los agricultores aparentemente sencillos y honestos estaban dispuestos a renegarse de sus contratos si pensaban que podían salirse con la suya. Para alguien como Gurey, este tipo de cosas eran sólo negocios como siempre.

Pero no era el negocio de siempre para Zorian. Y francamente, Gurey tenía toda la razón cuando dijo que todo el asunto era un gran riesgo para una pequeña ganancia. Abrió su boca para darle a Gurey una negativa firme (pero educada), pero fue interrumpido cuando Gurey empujó un libro marrón, encuadernado en cuero en sus manos.

Zorian miró el libro sorprendido durante un segundo, ociosamente preguntándose por qué no tenía título, antes de darle a Gurey un vistazo. El hombre le hizo un gesto para que la abriera.

Zorian lo hizo y rápidamente se encontró hojeando páginas de notas manuscritas y diagramas complicados. Era algún tipo de diario. Por eso el libro no tenía título ni marcas. Un diario de investigación de algún mago, si tuviera que adivinarlo.

"¿Qué es esto?" Preguntó, dando a Gurey una mirada sospechosa.

"Una muestra", dijo Gurey con una sonrisa. "Como he dicho, sé que sería una tontería de tu parte hacer algo así por dinero - bueno, al menos por las sumas que puedo pagarte - así que se me ocurrió algo que espero que sea más atractivo para ti. Siéntete libre de examinar esa cosa a tu antojo y luego ven a verme en mi tienda mañana para darme una respuesta. Sólo recuerda, ¡hay más de donde vino eso!"

Gurey se marchó inmediatamente, dejando a Zorian solo con el misterioso diario. Curioso, abrió el libro al principio para ver si tenía un título escrito en la primera página. Las primeras páginas estaban en blanco, pero al final llegó a la portada.

Decía: "Como romper y alterar protecciones y otras defensas mágicas". "Por Aldwin Rofoltin."

¿Rofoltin? Ese sería el socio de Gurey, ¿no? Intrigado, Zorian se sentó en el borde de su cama y comenzó a leer.


Cambio de escena


Habiendo leído el libro de Rofoltin, Zorian tuvo que admitir que se sentía un poco... no abrumado? No era un mal libro de ninguna manera, pero por la forma en que Gurey lo había presentado, esperaba más. Lo más útil que encontró en su interior fue la instrucción paso a paso de cómo construir sus propias gafas de análisis mágico, con una fórmula de hechizos. Eso era conveniente, ya que él había estado queriendo construir unas por un tiempo y no había manuales de creación disponibles públicamente sobre el tema que pudiese encontrar – la fórmula del hechizo probablemente le ahorraría un reinicio de trabajo duro.

Aparte de eso, había poco uso real ahí dentro... pero quizás eso era lo que Gurey había estado buscando. Era una muestra, como él dijo, para atraer a Zorian aludiendo a la posibilidad de conceder el acceso al resto de los libros de Rofoltin. Si el viejo compañero de Gurey tenía otros 5 libros como ese y cada uno de ellos tenía sólo una cosa útil como lo de las gafas, sería como ahorrar un par de meses de tiempo. Y si Gurey estaba guardando lo bueno para el final como Zorian sospechaba... era tentador. Mucho más tentador de lo que él pensaba.

Sacudiendo la cabeza ante su propia avaricia, cerró su habitación detrás de él y se dirigió a la tienda de Gurey. Tendría que comprobar con el hombre qué esperaba exactamente de él, pero... lo más probable es que fuera a decir que sí. En realidad, este tipo de cosas no estaba muy lejos de lo que él había estado planeando hacer por su cuenta en algún momento. Lo más probable es que tarde o temprano iba a tener que aprender a entrar en las casas de la gente y a espiar a los magos - la recopilación de información sobre el bucle de tiempo, túnica roja y la magia del alma estaban destinados a requerir este tipo de habilidades. Por lo menos de esta manera él obtendría alguna orientación de alguien que lo había hecho antes, tendría la oportunidad de practicar sus habilidades en lo que probablemente era un objetivo mucho menos difícil y recibir un pago por ello para empezar.

Al darse cuenta de que no tenía prisa por enfrentarse a Gurey, Zorian se detuvo y decidió tomar la ruta escénica hasta el lugar. Observó ociosamente a la gente y los edificios mientras se preguntaba por la ciudad, repentinamente consciente de que sabía muy poco sobre el lugar, a pesar de vivir en él durante un tiempo. Había estado tan ocupado con otras cosas que en realidad la exploración de Knyazov Dveri se le olvidó. Ni siquiera se fijó en el acceso al Calabozo de la ciudad, aunque era intencionado -él había decidido no hacerlo hasta que tuvo la oportunidad de juzgar cuánto tiempo y atención les quedaban a sus otras tareas en este reinicio y finalmente decidió dejar eso para otra ocasión. El calabozo no se iría a ninguna parte. En cualquier caso, ahora que se había tomado el tiempo de explorar un poco la ciudad, podía decir con cierta certeza que no se había perdido mucho. Ya había visitado la mayoría de las tiendas para determinar cuál era el mejor precio para los ingredientes que estaba recolectando y aparte de eso la ciudad era bastante promedio. Era similar a Cyoria en el sentido de que era claramente una ciudad que había experimentado un rápido crecimiento en los últimos tiempos - el núcleo antiguo de la ciudad era fácilmente reconocible por los edificios de un solo piso pintados en color amarillo tradicional que usualmente significaba la arquitectura nativa de Eldemar, mientras que las capas subsecuentes que irradiaban desde allí tenían edificios más nuevos de varios pisos. Aparte de eso, no había notado nada particularmente notable, aunque tendría que apartar algunos días para que la exploración fuera segura.

Finalmente, llegó al edificio que con orgullo proclamó que albergaba un establecimiento de negocios conocido como Cwili y Rofoltin Equipment y caminó adentro. La pequeña campanilla que estaba pegada a la puerta sonó al entrar Zorian, notificando a Gurey de su llegada -una solución sorprendentemente desprovista de magia, para una tienda mágica- y el hombre corpulento se agachó la cabeza desde el cuarto trasero en el que se encontraba para ver de qué se trataba. Sus ojos se iluminaron inmediatamente cuando reconoció a Zorian.

"Estaré contigo en un segundo". gritó el hombre antes de volver a lo que estaba trabajando en la parte de atrás. Zorian aprovechó la oportunidad para estudiar un poco la tienda mientras esperaba.

Al igual que la primera vez que estuvo aquí, volvió a sorprenderle la diversidad de los productos que se vendían en la tienda de Gurey: desde trajes naturales, objetos mágicos, pociones, guías de supervivencia, hierbas secas y otros materiales mágicos utilizados por alquimistas y artífices, etc. Y en realidad, fue aún más impresionante de lo que parecía al principio - Zorian sabía por sus anteriores conversaciones con Gurey que realmente ofrecía mucho más de lo que se mostraba en las estanterías de su tienda, siempre y cuando el cliente que los buscaba estuviera debidamente avalado o supiera cómo hacer las preguntas correctas.

Gurey una vez contó una historia acerca de un cliente que trató de comprar las plantas decorativas en macetas que colocó estratégicamente alrededor de la tienda para animar el lugar y mientras que Zorian comprendió la alegría de Gurey en el incidente, también comprendió cómo alguien podría haber decidido que estaban a la venta. Con todas las otras cosas que Gurey estaba vendiendo, realmente no habría sorprendido a Zorian saber que él se dedicaba a las plantas en macetas también.

"Ah, Zorian, mi amigo..." dijo Gurey, saliendo finalmente y acercándose a él. "¿Lo leíste? Un libro interesante, ¿no?".

"Fue... algo útil", dijo Zorian sin compromiso. "No mucho por sí sola, pero si realmente hay un par más de donde vino eso, podría valer la pena que trabaje contigo en tu problema."

Gurey frunció el ceño, aparentemente esperando que quedara más impresionado con el trabajo de su compañero. Abrió la boca para hablar, pero Zorian le interrumpió.

"Antes de seguir discutiendo esto, preferiría que nos mudáramos a un lugar más privado. "¿Tienes una habitación en la que pueda instalar hechizos de privacidad básicos?"

"Tengo algo mejor", dijo Gurey con arrogancia, sacudiendo rápidamente su anterior decepción. "Tengo una habitación con hechizos de privacidad ya presentes... y no sólo los básicos. Sígueme".

Llevó a Zorian a una pequeña y discreta habitación con un escritorio individual y dos sillas... una habitación cuyas paredes, suelo y techo estaban llenos de glifos mágicos y formas geométricas hechas de maná cristalizado. Gurey colocó su mano en uno de los círculos y pulsó dos veces en una luz azul brillante antes de volverse aparentemente inerte. Sin embargo, Zorian no se dejó engañar - esos pulsos significaban que las porciones más intensivas del esquema de protección se volvían activas. Al igual que muchos esquemas poderosos de vigilancia, el que estaba mirando tenía dos modos - el normal, que conservaba maná, que podía ser alimentado indefinidamente desde su fuente de maná y el avanzado, super-cargado que gastaba maná más rápido de lo que los niveles de maná del ambiente podían proporcionarle, pero era mucho más efectivo para el tiempo que estaba activo.

El sonido de Gurey aclarando su garganta lo sacudió de sus pensamientos y se dio cuenta de que había estado estudiando las salas desde hacía bastante tiempo. Oops.

"¿Qué te parece?" preguntó Gurey con una sonrisa de satisfacción cuando se dio cuenta de que tenía la atención de Zorian otra vez.

"Esto es bastante impresionante", admitió Zorian. "¿También lo ha hecho tu antiguo compañero?"

"Sí", Gurey asintió. "Era bastante bueno en esto. Montar salas de protección, quiero decir. También romperlas y alterarlas, pero entiendo que esos dos están relacionados. Aprende a crear una sala de protección y estarás al 90% de descubrir cómo derrotarla".

"Ésa es la sabiduría convencional, sí", coincidió Zorian. Decidió no seguir bailando sobre el tema. "Así que... supongo que tu ex compañero era tu contacto para este tipo de tratos en el pasado y ahora que está muerto, necesitas encontrar a alguien más para hacer tu trabajo sucio."

"Vaya, eres directo", Gurey se rió nerviosamente. "Pero has acertado, más o menos. La magia nunca fue lo mío, por extraño que pueda sonar del dueño de una tienda de magia. Eso fue siempre lo de Aldwin - él era el que se preocupaba por la parte hechicera del negocio mientras que yo siempre me sentía más cómodo en el lado más mundano y civilizado de las cosas. Haciendo contactos, cerrando tratos, buscando nuevos socios, ese tipo de cosas. Soy un mago terrible cuando se trata de eso. Apenas puedo lanzar nada".

Zorian le miró con curiosidad. "Estoy bastante seguro de que te vi manipular Maná muchas veces y activar el modo de privacidad de esta habitación no podría haber sido sólo una cuestión de canalizar un poco de Maná en ese círculo."

"Oh, siempre fui muy bueno usando artículos de magia", dijo Gurey. "No necesitas ser un mago para hacer eso. Mucha práctica y algunos ejercicios de modelado especializados y estás listo. Si eres bastante rico como yo y tienes la necesidad, puedes incluso encargar objetos que se alimentan del maná del ambiente en vez de mis propias reservas minúsculas... pero ambos sabemos que hay graves inconvenientes en esos objetos y este tipo de trabajo realmente necesita un hechicero".

Zorian asintió. Había estado considerando la posibilidad de usar artículos mágicos " auto-casting " para compensar sus reservas de maná por debajo de la media durante un tiempo, pero había muchos problemas con ello. El problema central e ineludible era que las almas de los hechiceros eran bastante buenas en hechicería, mientras que incluso el objeto mágico mejor hecho... no lo era. Hacer un objeto que permitiera al lanzador saltar algunos de los pasos durante el hechizo era bastante sencillo, pero crear algo que fuera capaz de lanzar un hechizo completamente por su cuenta, Difícil. Posiblemente muy difícil o incluso imposible, dependiendo del hechizo que intentabas imprimir en el artículo. Los esquemas de vigilancia y los objetos mágicos de un solo uso como sus cubos explosivos suicidas evadieron la cuestión haciendo que el creador lanzara el hechizo durante la creación, después de lo cual la fórmula del hechizo simplemente lo estabilizaba y evitaba que se degradara, pero esa solución no era muy útil para la mayoría de los hechizos.

Y luego estaba el tema de la alimentación de dichos elementos. No todos los lugares tenían mucho maná ambiental e incluso había lugares que a menudo no podía proporcionar la cantidad necesaria para el hechizo a la vez. Esto significaba que la mayoría de los artículos autofabricados necesitaban una batería interna de maná, lo que traía consigo una gran cantidad de problemas. Ninguna batería era totalmente eficiente y confiable - todas goteaban maná en cantidades variables y podían explotar fácilmente si estaban sobrecargadas o mal construidas. Y eso fue sin siquiera entrar en el número de hechizos de combate reales que fueron diseñados específicamente para hacer que las baterías de maná estallaran por la presión interna.

En resumen, la creación de artículos de auto-casting era algo que Zorian puso directamente en la categoría de "probablemente no vale la pena". No era lo suficientemente bueno formulando hechizos actualmente para conseguirlo y aunque lo fuera, era un subcampo en donde era muy difícil crear objetos mágicos. Aunque finalmente intentó crear un plano para una varita de ataque - probablemente el más simple de los artículos auto-casting que explotaban lo que fuera apuntado con un torrente de energía escasamente controlada, generalmente fuego. Un artículo bien nombrado y uno de los pocos artículos auto-casting que se sabía que era confiable y efectivo en combate real, al menos a corta distancia. Sin embargo, no era una prioridad, ya que ese tipo de arma sería más un último recurso, una especie de arma secundaria que algo en lo que desarrollar sus habilidades.

"No soy tan inútil en este tipo de cosas de ocultamiento y espionaje como se podría pensar", dijo Gurey. "Como dije, Aldwin era el hechicero, pero yo fui quien identificó a los objetivos. No puedes espiar una amenaza a menos que sepas que son una amenaza, después de todo. Y siempre fui muy bueno para ver quién era nuestra competencia y mantener un ojo en sus actividades. La gente subestima cuánta información se puede obtener simplemente por estar bien conectado y dar unos cuantos regalos caros a la gente".

"Quieres decir sobornos", dijo Zorian.

"Zorian, amigo mío, tienes mucho que aprender", dijo Gurey, sacudiendo la cabeza. "Los sobornos son ilegales. No hay ley contra la generosidad. Darle esa botella de vino caro a tu amigo o invitar a alguien a ese baile anual que siempre han querido asistir es simplemente ser amable y nadie puede probar lo contrario".

"Bien", Zorian suspiró. "Supongo que no debería hablar, ya que estoy dispuesto a seguir tus planes. Y hablando de eso, ¿por qué no volvemos a la razón por la que estamos aquí en primer lugar? ¿Qué es exactamente lo que quieres de mí y qué estás ofreciendo?"

"Muy bien. ¿Supongo que conoces la tienda general de Vazen?"

"¿La tienda de magia más grande de la ciudad?" preguntó Zorian.

"Esa, sí. Cwili y Rofoltin Equipment fueron una vez, más grandes y capaces de competir con ellos en igualdad de condiciones, pero desde la muerte de mi pareja hace dos años, esos días han pasado. Recientemente han cerrado un acuerdo con otra empresa de Cyoria, pero no han dicho nada sobre el contenido del acuerdo. Todo el mundo sabe que han comprado un montón de fórmulas de hechizos, recetas alquímicas y licencias de producción, por lo que es obvio que tienen la intención de ramificarse seriamente en el lado de la producción del negocio, pero los detalles exactos se han mantenido en secreto con éxito. Eso es un problema. Dependiendo de lo que Vazen pretenda producir, algunas cosas van a disminuir bruscamente en valor, mientras que el precio de las materias primas utilizadas para fabricarlas sube hasta un grado similar".

"Ya veo. Necesitas ver lo que tu rival lanzará al mercado para que puedas prepararte para el impacto que tendrá en el comercio", reflexionó Zorian.

"Bueno, eso y para que yo pueda ver si es posible contrarrestar su movimiento de alguna manera", dijo Gurey.

"Supongo que sabes dónde puedo encontrar esa información?" Preguntó Zorian. "No en la tienda, espero. Ese lugar está muy fuertemente protegido".

"No está tan vigilada como uno podría pensar - algunas medidas básicas para detener la teletransportación y la adivinación y eso es todo. Pero el lugar siempre está vigilado, incluso durante la noche, así que tienes razón, no es algo con lo que querrías meterte. Afortunadamente, no tienes que hacerlo. Al final, la propia paranoia de Vazen es su perdición: descubrí que, en lugar de guardar los documentos en su tienda fuertemente vigilada, los ha traído a su hogar mucho menos protegida. Aparentemente ni siquiera confía en sus propios empleados".

"¿Cómo de protegida está su casa?" preguntó Zorian.

"Bueno, mi información podría estar un poco anticuada desde que la obtuve hace dos años y medio, de mi compañero que entonces vivía en ese entonces y que revisó todo el edificio, pero dudo que haya cambiado mucho. Dispone de una sala anti-adivinación y todas las puertas y ventanas tienen alarmas de intrusión y eso es todo. Los documentos en sí mismos se guardan en una caja fuerte y esa tiene que tener defensas mucho más serias".

"No está tan mal, para ser honesto", dijo Zorian después de pensarlo un minuto. "La sala de adivinación detiene el espionaje casual y hace imposible simplemente entrar al interior, mientras que las alarmas en las entradas hacen imposible entrar sin magia."

Cubrir sólo las entradas con protecciones era una medida común de conservación de maná. Cierto, hacía inútiles las protecciones si los atacantes podían atravesar las paredes o si estaban dispuestos a hacer su propia entrada haciendo un agujero en el edificio, pero los ladrones capaces de atravesar la materia sólida tenían blancos más grandes que freír que robar a los pequeños propietarios de tiendas.

"Pero puedes teletransportarte, ¿no?" preguntó Gurey. "Quiero decir, estoy seguro de que puedes - la velocidad de movimiento a grandes distancias que has demostrado lo requiere - pero, ¿qué tan bueno eres en eso?

"Puedo teletransportarme", dijo Zorian vacilante. No creía que fuera tan obvio, aunque suponía que no podía seguir saliendo por la mañana y volviendo antes de que se pusiera el sol con las cosas que sólo se encontraban en lo profundo del bosque antes de que alguien cuestionara cómo lo estaba haciendo. "Me estoy volviendo muy bueno en eso, en mi opinión. Me lleva un tiempo dar forma al hechizo, pero puedo conseguirlo".

"Excelente. Las alarmas de intrusión no deberían ser un gran problema", dijo Gurey con una sonrisa. "Aldwin tenía un truco muy preciso en el que podía convertir un objeto en una especie de baliza de teletransporte y a continuación, simplemente teletransportarse a su ubicación sin tener que haber estado allí en el pasado. Estoy seguro de que puedo conseguir algo que parezca inocuo a través de la puerta, sólo tienes que hechizarlo. No sé cómo lanzar el hechizo yo mismo, pero Aldwin lo escribió en uno de sus diarios..."

"¿De verdad? ¿Sin fórmula de hechizo?" preguntó Zorian con curiosidad.

"Es un hechizo de recuerdo ", creo que se llama. Es un hechizo de dos partes - primero lanzas una baliza teleportadora personal sobre un objeto e inmediatamente forja una conexión entre él y tú. Luego puedes teletransportarte en cualquier momento, causando que "recuerdes" el lugar del artículo. Según Aldwin, estaba destinado a ser usado para una huida rápida - lanzando el primer hechizo en un punto de retirada y luego usar el segundo hechizo para teletransportarte allí".

"¿Por qué no usar un teletransporte normal para eso?" frunció el ceño a Zorian. "Suena como un montón de problemas cuando un teletransporte normal es suficiente. Después de todo, ya has estado en el lugar al que te estás teletransportando si lo estás configurando como punto de retiro".

"Realmente no lo sé. Tendrás que averiguarlo tú mismo si estás interesado", dijo Gurey.

"Hm. Asumiendo que este hechizo funciona como se anuncia y se puede contrabandear la baliza como dijiste que harías, yo 'sólo' tengo que derrotar la protección de la caja fuerte para llegar a los documentos".

"Sí. Esa parte será toda tuya, ya que no tengo ni idea de dónde está o qué protecciones tiene", confirmó Gurey.

Zorian miró fijamente al hombre durante un rato antes de respirar hondo.

"Encantador. Desafortunadamente para ti, no soy el Hacker profesional de protecciones que pareces pensar que soy", le dijo a Gurey. "Cuando dijiste que querías mi ayuda con esto, pensé que sólo jugaría de apoyo o algo así. Algo así es, para decirlo sin rodeos, fuera de mi alcance. Lo siento, pero a menos que haya algo que no me estés diciendo, no hay forma de que yo pueda lograrlo".

Gurey se inclinó hacia delante y le sonrió conspirando. "¿Aunque te diera el libro de hechizos de Aldwin y sus notas sobre cómo los hechizos deben ser usados?"

Zorian parpadeó. "¿Qué?"

Dos horas más tarde, Zorian dejó la tienda de Gurey con tres libros nuevos bajo el brazo. Habían accedido a intentar el robo de los documentos tres días antes del festival de verano, al parecer para dar a Zorian el tiempo que necesitaba para practicar los hechizos en el libro de hechizos de Aldwin, pero también porque de esa manera, si todo el asunto terminaba mal, Zorian sólo perdería tres días de la reanudación.

Zorian tararea con satisfacción mientras regresaba a la posada. Fue agradable atrapar algunas ganancias inesperadas de vez en cuando. Después de toda la molestia con Silverlake y la misteriosa desaparición de los practicantes de la magia del alma, había empezado a pensar que todo este reinicio había sido una enorme pérdida de tiempo. Ahora... bueno, al menos había conseguido algunos nuevos trucos muy prácticos, del tipo que nunca podría haber adquirido a través de ninguna vía legal.

Las cosas estaban mejorando.


Cambio de escena


Después de su conversación con Gurey, el tiempo pasó rápidamente. Era difícil practicar los hechizos encontrados en el libro de hechizos de Aldwin, ya que la mayoría de ellos sólo interactuaban con las protecciones y requerían de una verdadera sala de protección como objetivo. Afortunadamente, Zorian había logrado encontrar una casa vigilada cuyo dueño se había ido de viaje, permitiendo a Zorian practicar en ella a gusto, siempre y cuando se mantuviera fuera de la vista. También ocasionalmente protegía los objetos por sí mismo con fines prácticos, generalmente cuando practicaba los hechizos más destructivos, pero eso no era lo mismo que interactuar con una contramedida desconocida.

Sorprendentemente, Gurey también estaba dispuesto a hacer que Zorian practicara los hechizos en la sala anti-vigilancia de la tienda, siempre y cuando no hiciera nada permanente. Zorian se preguntaba eso. Considerando todo, Gurey estaba siendo demasiado complaciente con él. Sospechaba que el hombre corpulento lo consideraba una inversión y esperaba convertirlo en un activo a largo plazo y como tal era más generoso con Zorian de lo que hubiera sido de otro modo, pero no tenía forma de estar seguro. No parecía haber nada malicioso, así que en su mayoría lo ignoró e intentó simplemente agradecer su buena fortuna.

Había esencialmente tres formas de tratar con las protecciones. La primera era cortar la energía al esquema de seguridad, privándolo de maná hasta que simplemente se desmoronara. La segunda consistía en identificar una forma de perturbar su estructura, causando que fallara en el acto. Y finalmente, la tercera era engañar su protocolo para que no se activara en primer lugar. En la literatura se utilizaron los términos "desviar", "romper" y "pasar por alto" para los tres métodos. Cada uno tenía sus ventajas y desventajas, pero para la tarea que Gurey le confió, tendría que confiar en eludir las medidas de seguridad.

“Desviar” tenía la ventaja de que siempre funcionaba - cada sala de protección podía ser desviada a la muerte con suficiente tiempo y esfuerzo, era sólo una cuestión de si el atacante estaba dispuesto a dedicar los recursos necesarios para la tarea. Algunas protecciones podrían durar meses después de haber estado aisladas de sus fuentes de energía, incluso cuando se drenaban activamente durante el aislamiento. Desafortunadamente, se requería que el atacante tuviera el control total del área alrededor de la sala, ya que las operaciones de “desvió” eran difíciles de configurar y mantener - cualquier cosa menos que el control total hacía demasiado fácil para que el defensor arruinara la configuración. Se usaba sobre todo para asedios y derribar protecciones heredados que han sobrevivido a su utilidad.

Romper era el método más rápido para neutralizar las protecciones - simplemente interrumpir la estructura del esquema de seguridad y dejar que se derrumbara sobre sí mismo. Desafortunadamente, muchos esquemas se derrumbaron explosivamente o tuvieron otros efectos secundarios desagradables si simplemente se rompían, resultando a menudo en la destrucción de la cosa guardada. Muchos esquemas de protección eran demasiado poderosos para ser quebrantados por un solo mago, o incluso por un grupo de magos, a menos que el atacante haya identificado una debilidad particularmente evidente. Así pues, en general, a menudo no era posible romper un esquema y más a menudo aún, no era deseable incluso aunque existiera la posibilidad. Sin embargo, si uno quería deshacerse de un esquema de protección rápidamente y tenía energía de sobra, romper el esquema era el camino a seguir.

Finalmente, estaba la opción de "pasar por alto"-la forma ideal de tratarlas, si es posible. Si el atacante sabía cómo funcionaba el esquema, ya sea porque se le había dado acceso a la fórmula del esquema de vigilancia o porque había analizado su estructura mediante hechizos de adivinación, podían tener cuidado de no activar ninguno de los disparadores que hacían que la protección reconociera que había un problema que se debía resolver. Dependiendo de cómo funcionara el hechizo, incluso podría ser posible poner capas adicionales encima de ella para neutralizarla por completo. Si un atacante quería mantener su intrusión en secreto, era necesario eludir los esquemas, ya que era el único método que dejaba intactas las protecciones una vez terminado el asunto.

Como la idea era no dejar rastro de su invasión en la casa, obviamente no podía romper o desviar la caja fuerte - tenía que usar la tercera opción para pasar por encima de ella y dejarla intacta. Había muchas maneras de hacer eso en los libros que Gurey le había dado y como Aldwin estaba principalmente interesado en esa clase de solución para romper la seguridad, era el camino a seguir. Aunque hasta que Zorian no echara un vistazo a la caja fuerte no podía decirlo con certeza. Así que se conformó con practicarlas todas.

Cuando se acercaba la fecha del festival de verano, Zorian decidió visitar a Vani una vez más para ver si el hombre tenía alguna noticia sobre los magos del alma desaparecidos. No lo hizo, aunque admitió que no había tratado de averiguar nada sobre eso con mucha fuerza. Era un asunto de aplicación de la ley, Vani había afirmado y el involucrarse sólo los pintaría como sospechosos. Probablemente tenía razón y Zorian sabía que no tenía sentido fisgonear ahora que la policía estaba investigando el caso, pero definitivamente tenía la intención de iniciar una investigación personal en el futuro para ver lo que estaba pasando allí.

Vani le había preguntado si había encontrado a la tribu de los metamorfos, pero Zorian admitió que había renunciado a eso. Él no podía ir con Raynie, ya que ella estaba en Cyoria y nadie más podía indicarle adónde ir. O tal vez podrían, pero no querían, el resultado era el mismo en ambos casos. Además, se mostró escéptico en cuanto a cuánto podrían ayudarlo con su problema.

Por fin había llegado el día. Gurey había podido conseguir una pequeña placa dentro de la casa de Vazen metiéndola dentro de un sobre y enviándola por correo al hombre junto con un anuncio ridículo. Zorian no podía creer que eso hubiera funcionado, pero lo había hecho y ahora tenían que esperar a que el hombre se pusiera a trabajar antes de poder teletransportarse dentro y buscar la caja fuerte. Vazen era un soltero de 40 años, así que se suponía que nadie deberia estar en la casa sin él, pero Zorian había preparado un juego de ropa oculta para sí mismo de todos modos (que quería tirar inmediatamente después de la operación) y estaba dispuesto a teletransportarse a la primera señal de problemas.

Después de una hora de espera, Vazen salió de la casa y Zorian se teletransportó dentro. Gurey permaneció fuera, bajo un campo de invisibilidad, actuando como vigilante - si veía a Vazen regresando, pulsaria un botón en el cronómetro que Zorian le había dado, lo que provocaría que un anillo en la mano de Zorian se calentara.

La casa estaba, afortunadamente, completamente vacía... pero también carecía por completo de cajas fuertes, ocultas o no. Incluso después de lanzar una serie de hechizos de adivinación sobre todos los cuartos, sus hechizos no dieron ningún resultado... probablemente porque la caja fuerte estaba protegida contra las adivinaciones. Frustrante. Obviamente estaba escondida detrás de algo, pero Zorian no sabía dónde. No había paredes huecas, escotillas secretas debajo de la alfombra, lugares donde el suelo estaba raspado debido al constante movimiento de los muebles, etc. Justo cuando Zorian estaba a punto de rendirse y de usar un último hechizo de adivinación exótico que podría funcionar a pesar de la seguridad, finalmente la encontró. Estaba en la chimenea, de todas las cosas - si no se hubiera dado cuenta de lo relativamente limpia que estaba (y recordaba lo mucho que odiaba limpiar la casa de Cirin), nunca se le habría ocurrido mirar allí.

La chimenea no se construyó para facilitar el acceso, por lo que interactuar con ella era bastante molesto - la caja fuerte se colocó a la izquierda, lo que hacía imposible ver la cerradura sin el uso de un espejo. Sin embargo, eso fue sólo un inconveniente, no un verdadero obstáculo. Empezó a lanzar hechizos de análisis en el esquema que protegía la caja fuerte, tratando de encontrar una manera de pasarlos.

Tuvo el tiempo justo para darse cuenta de que había una contramedida oculta y localizada en la chimenea antes de que se viera forzado a saltar hacia atrás y levantar un escudo delante de él. Una explosión ensordecedora surgió de la chimenea, envolviendo toda la habitación en cenizas cegadoras y asfixiantes, mientras el esquema disparaba la trampa explosiva en respuesta a la detección de su hechizo de análisis. Su escudo le protegió de la explosión, pero la nube de ceniza era un infierno para sus pulmones.

Se teletransportó, agarró a Gurey y se volvió a teletransportar, esta vez lejos de la casa de Vazen. La operación fue un fracaso.


Cambio de escena


Después de la operación chapucera, se había desechado toda la idea. La seguridad estaba obligada a subir ahora que Vazen sabía que había alguien tras los documentos y a Zorian no le apetecía ir en contra de las nuevas y mejoradas defensas cuando incluso las viejas casi lo mataron. Gurey estaba, si acaso, más impresionado que Zorian por todo el asunto. Se disculpó profusamente por todo el episodio y se enfadó por sobre cómo tales trampas letales eran ilegales y cómo no podía creer que Vazen emplearía tal cosa, que Zorian encontró más que un poco divertido. Ayudó a explicar por qué Vazen aparentemente no se molestó en denunciar el robo a la policía.

Personalmente, Zorian se sentía bastante molesto consigo mismo. A pesar de lo que Gurey parecía pensar, todo esto era cosa suya. Debería haber buscado trampas en la chimenea. ¡Debería haber buscado por toda la casa! Sólo porque Gurey hubiera dicho que no había otras defensas no significaba que debiera haberlo dado por sentado. El hombre había dicho que su información estaba desfasada...

Bueno, no importa, consiguió algunos detalles ingeniosos de todo el asunto y supo qué tener en cuenta en los siguientes reinicios.

Pensó en enfrentarse a la cazadora gris al final de la reanudación, pero luego decidió no hacerlo. Hubiera muerto de mala gana y ya había tenido suficientes incidentes mortales en este reinicio en particular.

Se fue a dormir y se despertó con su hermana deseándole un buen día.



Comentarios

  1. que fácil es volverse adicto a esta historia

    ResponderEliminar
  2. Primero con esto de las formulas de hechizos y luego con los métodos para romper la seguridad cada vez me convenzo más de que el autor es un programador. Gracias por la traducción.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.