Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 12, Capitulo 2, Parte Final




"Soy Neia Baraja, escudera de la orden paladina del Reino Santo. Entiendo que esto es muy grosero, pero permítame que le pida el envío temprano de Momon-dono ".

El Rey Hechicero parecía estar pensándolo profundamente.

"Neia! ¡Cómo se atreve una simple escudera como tú a rogarle un favor al Rey Hechicero!"

Sólo se le ocurrió una cosa cuando Neia escucho la reprimenda de Remedios.

Si tiene que matar a su escudera por su conducta irrespetuosa, por favor espere un poco más.

"Ahh, está bien. Neia, ¿verdad? En ese caso, ¿cuánto tiempo antes te gustaría que enviara a Momon?".

"Siento que debe ser enviado lo antes posible, incluso si sólo apresura su llegada por un día."

"¿Insistes en tu petición, aunque sabes que enviar a Momon dañará el reino hechicero?"

"¡Sí!"

Neia inclinó la cabeza.

Hacía tiempo que se había preparado para pedirle a su capitana que tomara su cabeza si sus palabras disgustaban al Rey Hechicero, para poder pagar sus pecados con su vida.

Cerró los ojos, porque sabía que podría ser cortada en cualquier momento.

"¡Su Majestad! Me disculpo sinceramente por la falta de respeto de mi escudera. Nunca hemos albergado la más mínima intención de dañar al Reino Hechicero ".

"No, no te preocupes. Como residente del Reino Santo, es natural querer salvar la patria a expensas de los demás... Umu. Albedo, ¿podemos reducirlo a menos de dos años?"

"Creo que sería muy difícil."

"En verdad. Aún así, hazlo ".

Neia miró reflexivamente al Rey Hechicero.

"¡Sí! ¡De inmediato, Su Majestad!"

Quizás las alas de Albedo temblaban porque estaba inquieta por este imprudente esfuerzo, especialmente cuando la poderosa voz de ese gobernante absoluto se dirigía hacia ella.

"Neia... Baraja. ¿Qué tal dos años? Quizá sea demasiado tiempo para ti, pero deberían aguantar mientras los ejércitos del sur permanezcan, ¿no?".

De hecho, dos años era demasiado tiempo. Sin embargo, ella no podía imponerse más a la generosidad del Rey Hechicero.

"¡Muchas gracias, Su Majestad!"

La gratitud en su voz era genuina, porque sentía que las posibilidades de la salvación de su nación habían surgido justo ahora.

Después de eso, Remedios inclinó la cabeza.

"¡Muchas gracias, Su Majestad! Estamos profundamente agradecidos de que haya accedido a la petición de nuestra escudera".

"Está bien. Capitana Custodio, tiene una buena mujer a sus órdenes. Si ella no amara tan profundamente a su país, ¿cómo se atrevería una simple escudera a hacer semejante súplica al gobernante de otro país? ... no estoy tratando de culparla, por supuesto."

"No, estoy segura de que debe estar encantada con las palabras de Su Majestad."

"De verdad. Entonces eso será todo. Este ha sido un diálogo beneficioso ".

"Anunciando la salida de Su Majestad, el Rey Hechicero."

Neia inclinó la cabeza en respuesta a las palabras de Albedo.

Una vez más, el bastón golpeó a lo largo del suelo a tiempo con sus pisadas, de la misma manera que lo hizo cuando había entrado. Esos sonidos se alejaron más lejos y pronto oyeron el sonido de la puerta cerrándose. El Rey Hechicero probablemente había salido de la habitación.

"Se ha ido."

Cuando Neia levantó la cabeza, vio a una Albedo de mejillas rojas sonriendo y diciendo:"Entonces, por favor, permítanme acompañarlos afuera".


♦ ♦ ♦


Neia se había preparado para ser regañada por Remedios y desde luego, cuando volvieron a la posada, llegó,

"¡Tú! ¿Sabes lo que has hecho!"

La cara de Remedios estaba roja cuando se acercó a Neia. El capitán Gustav se apresuró a levantar los brazos y se interpuso entre Neia y la capitana.

"¡Capitana Custodio! ¡Un momento, por favor! No se puede negar que las acciones de la escudera Baraja fueron las de una sinverguenza, pero al final nos ahorro un año de espera. ¿No es eso algo digno de alabanza?"

"¿De qué tonterías estás hablando?" ¡Todo el asunto podría haber estallado en humo por su culpa! Además, ¿quieres que la elogie por actuar sola? ¡Estás bromeando!?"

"La culpa recae en su sirviente."

Neia se disculpó desde el fondo de su corazón mientras inclinaba la cabeza.

¿De verdad crees que tienes la culpa? Quizá tuviste suerte esta vez, pero ¿puedes asumir la responsabilidad si las cosas terminan mal para nosotros?".

"... la culpa recae en su sirviente."

"¡Ya lo sé! ¡Respóndeme! ¿Puedes enfrentarte a toda la gente sufriendo del Reino Santo y decirles que la ayuda no vendrá por tu culpa?"

"No, tu sirviente no puede asumir esa responsabilidad."

"En ese caso, ¿entonces por qué saltaste e hiciste eso?" ¿En qué diablos estabas pensando?"

Neia levantó la cabeza y miró directamente a su capitana.

"Su sirviente considera que si la situación se desarrollaba mal, su sirviente debia ser ejecutada por su oficial al mando como disculpa al Rey Hechicero por las fechorías de su sirviente."

Los ojos de Remedios se abrieron de par en par al oír eso. Sin embargo, se redujeron rápidamente en desagrado una vez más. Junto a ella, el capitán Gustav asintió con firmeza y respeto.

"¿Crees que eso es suficiente para el perdón? ¿Crees que una vida como la tuya será suficiente para disculparse?"

"Tu sirviente no lo sabe, pero estoy segura que ustedes serian capaces de pensar en algo, Capitán-sama."

¿Y qué hubieses hecho si no podiamos pensar en nada?"

En efecto, como dijo la Capitana, era muy probable que incluso ejecutar a Neia no fuera suficiente para obtener el perdón del Rey Hechicero. Sin embargo, Neia todavía había dicho lo que tenía en la sala de audiencias porque tres años era demasiado tiempo. 

¿Podría ser que la capitana estuviera dispuesta a aceptar esperar tres años? ¿Por qué me regaña alguien que no hizo nada? Sabía que la vida del pueblo del Reino Santo estaba en juego, así que no debería actuar por mi cuenta. Aun así, alguien debería haber hecho algo en ese momento...

¿No estaba bien mientras hubiera un buen resultado o el proceso era más importante? Probablemente no podría dar una respuesta como esa.

Aun así, era difícil para alguien que había dado un paso al frente para hacer algo, soportar una reprimenda de alguien que no había hecho nada.

Por supuesto, Neia tenía una idea bastante buena de lo que pasaría si realmente dijera eso. Por lo tanto, permaneció callada y simplemente bajó la cabeza.

Capitana, eso debería ser suficiente. Gracias a ella, hemos ahorrado un año de espera. Las recompensas y el castigo deben ser utilizados en equilibrio. Tal vez debería alabarla en la misma medida, Capitana ".

"... Cheh."

La Capitana parecía que no se había cansado de regañar a Neia mientras se giraba y se iba.

Gustav suspiró y luego se giró hacia Neia.

"Tu determinación es realmente admirable. La Capitana podría verlo así, pero la verdad es que respeta tus contribuciones ".

Eso fue definitivamente una mentira. Era una mentira que nadie podía ocultar.

Tal vez Gustav había sentido sus pensamientos por su expresión, pero la miró a los ojos y luego sonrió amargamente.

"En cualquier caso, iré a hablar con la Capitana sobre esto. Sin embargo, si te topas con ella ahora, las cosas se pondrán un poco espinosas. Podría molestarte para que salgas a caminar un rato?"

"Tu sirviente lo entiende. Gracias, Vice-Capitán."

Una vez fuera de la posada, Neia se encontró incapaz de moverse en los fríos vientos del invierno.

"Me siento... hahhhh..."

Aunque le habían dicho que saliera a dar un paseo, ¿adónde debería ir en este país?

Neia tocó sus bolsillos y produjo una pequeña bolsa de cuero. Había un poco de dinero adentro, unas monedas de cobre y plata del Reino Santo. Si no podían ser utilizadas, Neia todavía tenía una moneda de oro comercial. Sería más que suficiente para conseguir una comida. Sin embargo, esta moneda de oro era el último rastro de dinero que los padres de Neia le habían dado. ¿Dónde debería gastar este valioso dinero de bolsillo?

Neia miró la tierra extranjera ante ella.

"Qué molesto... hahh..."

"Bueno, suenas deprimida."

La repentina voz de cerca hizo temblar los hombros de Neia.

"Sigue ese camino por ahí, este lugar es demasiado obvio"

El dueña de esta voz no era alguien que ella olvidara apresuradamente y Neia se refrenó justo cuando estaba a punto de gritar. Después de caminar según las indicaciones, oyó algo que se movía por detrás de ella. Parecería que no era sólo una voz lo que ella estaba oyendo, sino que había alguien detrás de Neia, sólo que esa persona se había hecho invisible para que Neia no pudiera verlo.

Después de doblar el camino según las indicaciones, oyó la voz que decía:"Toma el callejón de la izquierda". Neia obedeció en silencio.

El callejón estaba sorprendentemente limpio, sin transeúntes.

Después de caminar varios pasos, Neia se giró y dijo el nombre del dueño de la voz.

"Su Majestad, ¿me atrevo a preguntarle por qué ha venido aquí? ¿Soy incapaz de verle, debido a alguna magia?"

"Ya veo, por eso eras tan buena chica. Así que sabías quién era yo ".

Dicho esto, el Rey Hechicero se reveló.

Se había cambiado a una modesta túnica negra, pero incluso esa túnica de su manto brillaba como terciopelo. Uno podía imaginar que era una prenda de vestir de muy alta gama. 

Neia inmediatamente se arrodillo ante él.

"Sí, es como Su Majestad dice. Además... ¿puedo preguntar dónde están los seguidores de Su Majestad?"

"No, no traje seguidores conmigo. Después de todo, tenerlos por aquí haría que las cosas fueran problemáticas".

"¿Por qué es eso?"

"Quiero hablar con su Capitana en privado, así que por favor vaya a buscarla... no, sería mejor hacerlo en su habitación... ¿Puedes ayudarme a abrir la ventana de la habitación? Entraré por allí ".

Fue una petición extraña. Normalmente, ella no abriría la ventana de esa manera. Sin embargo, ella estaba tratando con el rey de este país y un rey que había aceptado ayudar al Reino Santo. Ante la petición del Rey Hechicero, Neia no podía hacer nada para arruinar su humor.

La palabra "asesinato" pasaba por la mente de Neia, pero si el Rey Hechicero hubiera querido hacerlo, podría haberlo hecho en la sala de audiencias.

Por supuesto, éste podría ser alguien que se hace pasar por el Rey Hechicero. Sin embargo, la persona ante ella tenía la forma de un soberano imponente, por lo que era inconfundiblemente el Rey Hechicero de ese entonces. Cada movimiento que hacía era algo que sólo era posible por alguien que era un gobernante nato.

¿Debería confiar en él? ¿O no?

Neia reflexionó sobre esto y eligió lo primero.

"Entendido. Entonces, iré y lo haré inmediatamente".

"Ahora que lo pienso, ¿te enviaron a una misión? Si ése fuera el caso, debería disculparme con su Capitana ".

"Eh?"

"... ¿Eh?"

Neia no pudo evitar intercambiar miradas con el Rey Hechicero.

"... Si no es una misión, este debe ser tu tiempo libre, ¿no? En ese caso, es muy valioso -- mm, debería disculparme por haber tomado tu precioso tiempo de descanso haciéndote hacer cosas."

"No, no, Su Majestad me muestra demasiada preocupación; no hay necesidad... en cualquier caso, iré y abriré la ventana de la habitación de la Capitana ahora."

Neia corrio inmediatamente del lado del Rey Hechicero.

Esas palabras amables de otra persona eran como si alguien hubiera aplicado cuidadosamente un bálsamo a una palma de la mano cubierta de arañazos y moretones.

Se filtraron en el corazón de Neia y eso la sorprendió.

Neia corrió con todas sus fuerzas, e inmediatamente volvió a la posada.

Naturalmente, uno no podía correr dentro de una posada de lujo, pero Neia no podía quedarse atrás por esa razón. Al final, ella se movió lo más rápido posible sin causar una ruptura de etiqueta y aunque las miradas de los empleados estaban un poco heladas, finalmente llegó a la puerta de la habitación de la Capitana.

Neia inmediatamente llamó a la puerta y se dio cuenta de que estaba cerrada con llave cuando pensó en probar el asa. Un escalofrío corrió por el corazón de Neia al darse cuenta de que ella había sido expulsada, pero ahora no era el momento de preocuparse por ese tipo de cosas.

"Soy la escudera Neia Baraja, por favor, abra."

La puerta se abrió de golpe y un paladín mostró su cara tras ella.

"Perdóneme", dijo ella; ahora no era el momento de observar todos y cada uno de los puntos de etiqueta. Neia se volvió a Remedios, que estaba dentro de la habitación y dijo:"El Rey Hechicero desea hablarle en privado, Capitana".

Neia podía sentir los ojos de todos mirando detrás de su espalda.

"No, no esta allí. Esta acá."

Al decirlo, Neia se acercó a la ventana y la abrió.

Como era de esperar en un establecimiento de clase alta, las ventanas se abrieron suavemente, sin dejar rastro de atascos.

"¿Qué estás haciendo!?"

Desde la perspectiva de un tercero, esto fue un repentino y precipitado arrebato. Era natural que un paladín le gritara. Era incluso menos tolerable para un paladín que una vez había sido puesto a cargo de la seguridad de la Reina Santa.

Sin embargo, Neia los ignoró mientras apoyaba su parte superior del cuerpo por la ventana y saludó al Rey Hechicero, que debía estar afuera.

Después de eso, Neia fue arrastrada de vuelta por su cuello.

"¿Qué estás haciendo, escudera Baraja? No abras la ventana de esa manera. Además, no hay rastro del Rey Hechicero ".

Mirando hacia atrás, vio a un paladín de cara roja. Su ira era de esperar. Sin embargo--

"Creo que eso es suficiente. Rompió tus reglas a petición mía. Si la culpa debe ser asignada, entonces deja que recaiga sobre mí."

Una silenciosa voz resonó por la habitación.

El Rey Hechicero lentamente se reveló desde donde estaba sobre el marco de la ventana.

Neia vio a un paladín agarrando la larga espada que llevaba en la cintura y frenéticamente hizo que se detuviera.

"Mm... parece que los he asustado. Eso fue una falta de previsión por mi parte. Elegí venir solo porque quería hablar en privado. Aunque puede ser un poco grosero entrar por una ventana, no se puede evitar por el bien de ir de incógnito. Espero que puedan entenderlo... Y también debo disculparme con ella".

Después de descender por la ventana, el Rey Hechicero inspeccionó la habitación que le rodeaba.

"... soy el Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown."

Al mencionar su nombre, Neia cayó de rodillas antes que nadie. Un momento después, escuchó a los paladines detrás arrodillarse simultánea.

"Muy bien... Pueden levantarse, ya que no hay tiempo, ¿es posible hablar con usted, capitán Custodio?".

"No tenemos objeciones, Su Majestad. Entonces, por favor, ven por aquí ".

Mientras Neia se levantaba, dejó salir su aliento - justo a tiempo para encontrarse con los ojos del Rey Hechicero, que se había dado la vuelta. Por supuesto, no había ojos en las órbitas de los ojos del Rey Hechicero, así que decir que ella miraba fijamente a sus ojos era la imaginación de Neia.

"¿No participará esa escudera?"

"¿Es sólo una escudera, Su Majestad?"

"¿Pero no estaba en la sala de audiencias ahora mismo?"

El tono natural del Rey Hechicero hizo que sonara como si realmente no lo supiera. Sin embargo, sus palabras contenían una poderosa sensación de sarcasmo.

"Escudera Baraja, ¡ven con nosotros!"

"¡Sí!"

Aunque Neia no estaba muy interesada en participar, por alguna razón quiso saber por qué el Rey Hechicero había venido a visitarlos.

Remedios y Gustav se enfrentaron al Rey Hechicero sobre una mesa, mientras Neia y los otros estaban junto a las paredes. De la misma manera en que habían recibido a Blue Rose.

"Por favor, Su Majestad, permítame hacer una pregunta directa. ¿Puedo preguntarle a que se debe su benevolente visita?"

Remedios asintió a la pregunta de Gustav.

"Por supuesto que sí. Como dije antes, no me gusta andar con rodeos. Después de todo, al hacerlo, es fácil que las palabras de uno puedan tener sus significados retorcidos o malinterpretados ".

Las palabras del Rey Hechicero tenían para ellos un sentido de preocupación personal que era difícil de explicar.

"Aunque ya he decidido enviar a Momon dentro de dos años, si pueden acceder a una petición mía, no es imposible que mi Reino Hechicero despliegue inmediatamente una entidad a la par de Momon."

"¿A la par de Momon?" Remedios no pudo evitar exclamar.

"... ¿puedo saber la naturaleza de la petición que Su Majestad desea hacer? Dependiendo de la clase de petición, ruego que nos perdone si no podemos dar una respuesta inmediata a Su Majestad ".

El Rey Hechicero se rió en respuesta a las palabras de Gustav y luego habló.

"Desde luego que sí. Dada su situación actual, puedo imaginarme... ahora, llamarles movimiento de resistencia sería un enfoque optimista, pero el hecho es que probablemente son una banda de guerrilleros escondidos en cuevas, ¿me equivoco?".

Todos en la habitación aguantaron el aliento. Neia no fue la excepción.

¿Por qué el Rey Hechicero podría hablar sobre la verdadera naturaleza de sus circunstancias? ¿Cómo había adivinado esto? Destacar el tema de la cueva fue particularmente impresionante.

Las caras de la Capitana y Gustav no se movieron, pero sus ojos miraron a Neia. Parecería que creían que ella había filtrado la verdad sobre ellos al Rey Hechicero. Así, Neia agitó la cabeza para indicar, "no fui yo".

El Rey Hechicero ignoró a Neia y la conmoción de los demás y continuó hablando.

La fuerza del sur no ha sido tocada, pero aún así no buscasteis cooperar con ellos y llevar a cabo operaciones conjuntas. Eso es porque existe una brecha entre ustedes y los nobles del sur. Siendo ese el caso, una vez que ustedes -que fallaron en proteger a la Reina Santa- caigan bajo el mando del nuevo Rey Santo, probablemente será muy difícil para ustedes mantenerse en sus posiciones anteriores. Por lo tanto, no me pueden ofrecer tierras, títulos, concesiones comerciales y otros privilegios similares. Si ustedes cumplieran con sus palabras sobre este asunto, existe la posibilidad de una guerra con mi Reino Hechicero, dependiendo de las conclusiones que alcance el próximo Rey Santo ".

El Rey Hechicero destacó claramente los puntos clave de la guerra con los demihumanos, así como las decisiones que habían tomado sobre su futuro.

Del mismo modo, no pueden usar los tesoros de su nación como capital de negociación. Por ejemplo, la espada sagrada que llevas, Capitana Remedios. Si realmente trataras de comerciar con ella, lo más que podrías hacer seria intentar tratar el tesoro del país como si hubieran sido saqueado por Jaldabaoth y luego entregármela. Sin embargo, hacerlo es muy peligroso. Si alguien informa al próximo Rey Santo de que dicha riqueza se obtuvo de ti, la confianza en los paladines se hundirá como una piedra. En otras palabras, inútil. Por lo tanto, todo lo que ustedes, damas y caballeros, pueden hacer es lo que hicieron en la sala de audiencias, informándome de su difícil situación... mm, me imagino que le he dado en la cabeza, dadas las expresiones en sus rostros."

Después de decir todo esto, el Rey Hechicero se inclinó hacia atrás, apoyándose en el respaldo de su asiento.

El silencio llenó la habitación.

Perfecto. Era demasiado perfecto.

Neia sentía un respeto incomparable por la profunda comprensión del Rey Hechicero. ¿Esta es la esencia de un verdadero Rey?, se preguntó Neia.

Neia se había encontrado con la Reina Santa una vez, en el pasado, pero la Reina Santa simplemente la había saludado y a Neia apenas le había sido posible conocer a un verdadero monarca. Así, para Neia, ésta era la primera vez que había entrado en contacto con un gobernante absoluto, alguien que poseía una perspicacia y dignidad que sobrepasaba a todos los demás y además de eso, un poder increíble, en otras palabras, un ser perfecto.

Este poderoso impacto dejó una huella indeleble en el corazón de Neia.

“Dicho eso, cualquiera podría haberlo pensado. Realmente me averguenza haber venido aquí y haber sido tan engreído... confío en que no pensaran que ni siquiera lo había considerado?"

"¡Por supuesto, su Majestad!" contestó Gustav con una sonrisa rígida en la cara.

"Maravilloso. Si me tomaran por un idiota que ni siquiera podía determinar tanto, no podría enfrentarme a los subordinados que trabajan duro por mi bien... ahora, construyendo sobre eso, voy a declarar lo que deseo -- sirvientes, en otras palabras. Quiero a las maids ".

Todos, incluida Neia, sólo podían contemplar atónitos las ridículas palabras que acababan de salir de la boca del Rey Hechicero.

"... Ah, mis disculpas. No estaba siendo claro. ¿Cómo puedo decir esto? Creo que el tema de Jaldabaoth poseyendo doncellas poderosas surgió durante nuestra reunión anterior. Las quiero a ellas. ¿Cuánto conocimiento mágico poseen?"
"Ninguno en absoluto".

Después de que Remedios lo dijo, el Rey Hechicero miró a su alrededor, como si buscara ayuda.

"Es, es así... bueno, en ese caso, me pregunto desde dónde debería empezar a explicar... ah, bueno, eso también... Ah -- imaginen que Jaldabaoth ha atado a las maids con algún tipo de mecanismo. Por lo tanto, mi plan es derrotar a Jaldabaoth, tomar esa fórmula para mí y luego poner a las maids bajo mi control. De esta manera, mi país ganará poderosos secuaces."

"Pero no encontramos a las maids de Jaldabaoth en nuestro país..."

El Rey Hechicero se rió de la respuesta de Gustav.

Después de todo, fueron vistas en el Reino. Me cuesta imaginarme que no estaban allí. ¿O tal vez no aparecerán hasta que Jaldabaoth se vea obligado a entrar en una situación desesperada?"

"Permítanme reiterar... todavía no estamos seguros de si las maids realmente existen. Si sucede que ellas no existen, ¿qué hará, Majestad?"

Cruzaremos ese puente cuando lleguemos a él. No les pido que produzcan algo que pueda sustituirla, en cualquier caso. Como mucho, lo descartaré como un esfuerzo desperdiciado. Sin embargo, existe la posibilidad de que puedan haber aparecido fuera del disfraz de sirvienta, así que mi petición probablemente incluirá también a los subordinados de Jaldabaoth. Ahh, así es. Podría haber usado algún tipo de objeto especial para dominarlas, así que pretendo añadir la condición de que cualquier objeto mágico de Jaldabaoth que no se pueda determinar como propiedad del Reino Santo sea mío. Puede resultar que las doncellas que asolaron tu Reino Santo acaben formando parte de mi Reino Hechicero y en ese caso espero poder contar con que olviden sus rencores contra ellas, ya que entonces caerán bajo mi dominio ".

"¿Quiere que perdonemos a los seres que podrían haber devastado nuestro país?"

Después de que Remedios replicó infelizmente, el Rey Hechicero se encogió de hombros.

Eso es porque no obtengo nada más del Reino Santo. ¿O quieres decir que tienes algo más que ofrecerme?"

Remedios se mordió el labio, incapaz de responder.

"Majestad, el capitán quiere decir que como forasteros, será muy difícil para nosotros convencer a las víctimas de que olviden sus rencores."

Entonces simplemente tendrás que trabajar duro para convencerlos ", dijo el Rey Hechicero con voz fría. "... No, entonces, sólo di que las maids fueron dominadas por la magia del Rey Hechicero y se las llevaron. Eso debería sofocar un poco su odio, ¿no?"

¿Qué harían, pensó Neia mientras escuchaba hablar al Rey Hechicero? Si todavía se negaban a aceptar los términos del Rey Hechicero después de que él les había hecho tantas concesiones, era muy probable que acabaran sin nada que mostrar. Era evidente que estos eran términos extraordinariamente favorables para el Reino Santo. Si no aprovecharan esta oportunidad, entonces la única manera de describirlos sería "Remedios".

"Eso sería bastante molesto. Permitiendo a los que saquean..."

Gustav gritó a las palabras de Remedios. "¡Por favor, permítannos discutir esto por un momento! ¡Por favor, denos algo de tiempo!"

¿Todavía necesitas discutir los asuntos después de que se haya comprometido tanto? Incluso Neia sentía que no sería extraño que el Rey Hechicero los reprendiera. Pero--

"Muy bien. Sin embargo, tomar demasiado tiempo me causará problemas y no me molesta moverme. No te importa que espere aquí, ¿verdad?"

Neia no pudo evitar sorprenderse por la grandeza del Rey Hechicero.

"Muchas gracias." Entonces, discutiremos rápidamente las cosas. Ruego que tenga paciencia, a pesar del mal servicio que le hacemos ".

"Eso está bien. Ve a hablarlo ".

Los dos se levantaron para irse y luego volvieron con sorprendente rapidez. No, ya habían llegado a la conclusión desde el principio.

"Perdonen el retraso, Su Majestad."

"Oh no, adelante, discútanlo más, está bien. Bueno, entonces, ¿Qué haran?"

"Sí, nuestra conclusión es que acataremos todos los términos de Su Majestad".

"No estoy pidiendo que me obedezcan. Simplemente estoy haciendo un intercambio. Bueno, eso no importa. Ahora bien, mientras lo pongamos por escrito, me falta el equipo y los sellos necesarios. Hablemos de esto más tarde... ¿No les importa si uso la escritura del Reino, no?"

"Hay gente aquí que puede leerlo, así que está bien. Entonces, ¿puedo molestarle pidiendo prestado a la persona que está a la par de Momon?"

"Ahh, él está parado delante de ti ahora mismo, en otras palabras. Yo mismo."

El silencio llenó la habitación una vez más y Neia y los demás no pudieron hablar mientras miraban fijamente.

Después de parpadear varias veces, sus cerebros finalmente recuperaron la capacidad de funcionar.

"¿Su Majestad es tan fuerte como Momon?"

Las palabras de Remedios hicieron que Neia se quedara inmóvil, pero hubo un hombre que se había movido por estas palabras.

"Por favor, espere un momento, capitana. Hay algo más que necesitamos preguntarle a Su Majestad antes de esto."

Gustav se volvió hacia el Rey Hechicero. "Ah, ¿realmente estará bien que Su Majestad deje su nación y vaya al Reino Santo? No sé cuánto tiempo llevará ".

"Eso no será un problema. A diferencia de Momon, puedo usar la magia de la teletransportación, asi que mientras pueda encontrar su base, puedo volver al Reino hechicero en cualquier momento".

"¡P-pero, aun así, tener al gobernante de una nación viniendo en persona es demasiado...!"

"Después de escucharme, ¿no pensaste que vendría en persona? Dije que quería derrotar a Jaldabaoth y poner a las criadas bajo mi control, ¿sabes? Sería demasiado difícil hacer todo eso desde el Reino hechicero. Además, con respecto a la pregunta de la capitána Custodio, soy más fuerte que Momon."

"Entonces, no debería haber problemas con eso, Gustav."

"¡Por supuesto que hay problemas con eso!  ¡Su Majestad! Esta broma suya es realmente problemática para nosotros ".

El vicecapitán se agarró las tripas mientras gritaba eso.

"Esto no es una broma. Nadie más que yo puede derrotar a Jaldabaoth. Además, iré solo. No traeré un ejército conmigo. Por lo tanto, ire solo, como he venido ahora para llevar a cabo estas conversaciones secretas."

"Pero si Su Majestad sufre una herida irrecuperable de Jaldabaoth, ¡podría provocar disturbios entre nuestro país y el Reino Hechicero!"

“Es como dice Gustav. Majestad, ¿realmente no hay problemas en ese sentido?"

"Ninguno en absoluto".

"Pero..."

"¡Gustav! Sigo hablando. ¡No me interrumpas!" Después de extender su mano para detener a Gustav, Remedios se inclinó profundamente.

"Entonces, estaremos al cuidado de Su Majestad."


♦♦♦


El aire en la habitación se calmó, como si acabara de pasar una tormenta - y de hecho, así había sido - pero el grito de Gustav resonó en las paredes.

"¿En qué estabas pensando?" ¡Reclutando a un rey! ¡El rey de un país! para luchar contra Jaldabaoth encima de todo!"

Neia estuvo de acuerdo con él.

Puede que no opere con las sensibilidades comunes, pero esto no tenía sentido.

En medio de todo esto, Remedios habló en voz baja.

"¿No crees que no importa lo que le pase a los muertos vivientes?"

La habitación se quedó en silencio una vez más.

"... tienes un demonio y tienes un ser no-muerto. Independientemente de que pase, nos desharemos de uno de ellos. ¿No lo crees?"

Los ojos de Gustav se abrieron de par en par. Esto no fue una aceptación de la opinión de su Capitana, sino una conmoción por lo que ella acababa de decir.

"Ambos son enemigos de la humanidad. Entonces, lo ideal sería que ambos bandos se destruyeran entre sí..., nosotros solo tenemos que sentarnos y cosecharemos los beneficios. Aunque el Rey Hechicero sea herido hasta la muerte por Jaldabaoth, no nos aprovecharemos de su difícil situación. Sin embargo, eso es todo."

La voz de Remedios se hizo más fuerte.

"... Capitana. Si el Rey Hechicero, que controla a tantos no-muertos, es destruido, entonces cuando de estos no-muertos serán liberados, ¿no causará todo tipo de estragos?"

"Cuando llegue el momento, el Reino, el Imperio y la Teocracia amortiguarán el golpe. Por supuesto, nosotros también enviaremos ayuda, pero el Reino Santo ha sido demasiado devastado por Jaldabaoth. Hasta que nuestro país recupere su fuerza, todo lo que podemos hacer es animarlos... Desde ese punto de vista, nuestro país se beneficia al máximo de un enfrentamiento entre Jaldabaoth y el Rey Hechicero..."

¡Capitana! La cara de Gustav era de piedra mientras hablaba. "¿Cómo es esto justicia?"

"Lo es. Es todo por el bien de nuestra nación. Es para salvar a las personas que más sufren. No es como si quisiera que las semillas del sufrimiento se extiendan a otros países. También deseo la victoria del Reino Hechicero, que asiste al Reino Santo ".

Quién es ésta, pensó Neia mientras miraba a Remedios, que estaba diciendo todo esto en un tono calmado y equilibrado.

¿Era ésta realmente la capitana de los paladines del Reino Santo, Remedios Custodio?
Neia no tenía muy clara su situación. Después de todo, siempre la había estado mirando de lejos. Sin embargo, sintió que era una persona completamente diferente a la Capitána de la que había oído hablar.

"Gustav, no te opones, ¿verdad? Si puedes aceptarlo, deberíamos considerar nuestro próximo paso."

"¿Nuestro próximo movimiento, dices?"

"... tenemos que pensar en cómo hacer uso apropiado del Rey Hechicero."

Un escalofrío le bajó por la espalda.

¿Por qué estoy oyendo una conversación como esta, pensó Neia? No, no estaba sola. Mirando a su alrededor, vio que los paladines que estaban de pie junto a ella tenían la misma expresión en sus rostros. Neia debe haberse visto de la misma manera también.

"Gustav, ¿tienes alguna idea?"

"No, no, para nada. ¿No deberíamos pensar en lo que deberíamos hacer después de llevar al Rey Hechicero de vuelta con nosotros?"

"Bueno, si el Rey Hechicero no es todo palabras y realmente puede luchar contra Jaldabaoth, ¿qué tal si retoma la capital? Y entonces podemos pedirle que derrote a Jaldabaoth justo después de eso."

"... Eso sería malo. Su Majestad ha dicho que tiene la intención de derrotar a Jaldabaoth, dominar a las maids y luego regresar a su país. Si seguimos su sugerencia, Capitana, no tendremos fuerzas para derrotar a los demihumanos que sobran."

"Entonces, ¿qué propones?"

Gustav se detuvo a pensar y luego hizo una sugerencia.

"Aumentemos nuestros números primero. En otras palabras, necesitamos rescatar a nuestros camaradas capturados de los campos ".

"¡Ya veo! Una idea excelente. Después de todo, hay gente importante a la que debemos rescatar ".

"Quieres decir los miembros de la familia real, ¿verdad?"

Remedios estuvo de acuerdo con un "Aha."

Aunque la Reina Santa ya había perecido, no habían recibido noticias de que toda la familia real estuviera muerta. Si uno de ellos seguía vivo, quizás podrían usarlos como una figura decorativa y tal vez obtener la plena cooperación de los nobles del sur.

"Además, los nobles que podamos rescatar apreciarán a sus libertadores."

La mayoría de los nobles no habían expresado su aprobación a la Reina Santa y según la Capitana, no había nadie allí que fuera de su agrado. Sin embargo, debería haber algunos nobles del norte con lazos de sangre con los nobles del sur. Si les hacían un favor, deberían poder hacer una petición formal a los nobles del sur.

Remedios miró a Neia.

"Escudera Neia. Ve a acompañar al Rey Hechicero. Asegúrate de que lo inclines a nuestro favor por nuestro bien."

"¿Hah? Haaaaahhh!?? ¡Por favor, por favor, espere! No puedo servir a un rey o algo así como una escudera ".

"Todo lo que necesitas hacer es trabajar duro en ello, ¿no?"

"¡Esto no es cuestión de trabajar duro o no!"

Normalmente, ella habría estado de acuerdo inmediatamente, pero ahora intentaba desesperadamente negarse. Esto no era algo que ella pudiera aceptar casualmente. Debe haber algo malo en la cabeza de Remedios.

"¡E-eso es cierto! Capitana, "Gustav contribuyó. "Si no tenemos a alguien de estatus apropiado para servir como su doncella, será un insulto a Su Majestad".

"... ¿Cuántas otras mujeres hay en el ejército de liberación?"

Las mujeres que no podían luchar habían huido al sur. Sin embargo, eso no quiere decir que no existieran. El ejército de liberación aún tenía algunas mujeres entre ellos. Gustav estaba a punto de nombrar a algunos de ellos cuando la capitana le cortó el paso.

"Necesitamos una mujer de la orden de Paladínes. Si yo diera órdenes a una mujer del sacerdocio, ¿qué crees que harían los templos? Mi hermana ya no está por aquí, ¿sabes? Ademas, la persona para este deber debe ser escogida de entre las personas que están presentes y que han escuchado mis pensamientos. ¿Podemos forzar esto a alguien más?"

Eso significa que me estás presionando, Neia pensó, pero no lo dijo.

"En ese caso..."

Gustav miró a la capitana.

"Necesito estar luchando en primera línea, ¿sabes? Además, ¿quieres que acompañe al Rey Hechicero? "¿O debemos ceder toda autoridad al Rey Hechicero?"

"Aunque lo usemos, no podemos salir y hacer eso, ¿no? Habrá problemas con la confianza y si el Rey Hechicero ve que no tenemos poder de lucha y decide conquistar el Reino Santo mientras está en ello..."

Después de ver a Gustav con la lengua atada, Neia se dio cuenta del hecho de que sus aliados podrían acabar volviéndose contra ellos.

"... entendido. Aunque no sea la correcta para la tarea, trabajaré duro y haré lo mejor que pueda ".

"Ahh. Te diré esto primero. Tu misión es hacer que el Rey Hechicero sea más fácil de usar. Por favor, que se divierta y que se mantenga de buen humor..."

Esto ya no era sólo una petición imposible. Era simplemente ridículo. No tenía confianza en que pudiera hacer algo así. Sin embargo, sin importar lo que dijera, Remedios no cambiaría de opinión. Neia colgó su cabeza en dimisión.

"¡Comprendido! Haré todo lo que pueda para lograr ese objetivo y espero contar con la ayuda de todos los presentes ".

"Bien. Si hay algo, sólo pregúntenme a mí y a él (Gustav)."

Mientras la desesperación llenaba su corazón, Neia se sorprendió de que en realidad se sintiera un poco eufórica.

Su Majestad, el Rey Hechicero, ¿eh?


Nota: 230/391 Paginas traducidas.


Comentarios

  1. gracias por la traduccion, siento que este volumen es algo flojo como el volumen 8

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la traducción.

    ResponderEliminar
  3. ha!!!!!!!. Cositas creen que pueden controlar al Supremo jajajajajajaja. C Mamo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lol cuando el fue que mando a destruir el país

      Eliminar
    2. Supongo que esa es una de las cualidades que hace interesante a Ainz. esa dualidad entre la humanidad y el overlord. Creo que una parte de el sigue pensando que esto es un juego y por eso no importan. Asi que seria interesante un volumen donde exploren esto y quizas Ainz sienta arrepentimiento por haber masacrado a tanta gente en el vol 4, 7, 9, 12. Es dificil catalogar a este personaje. es bueno, malo, o quizas no importe. Ver ese cambio en su personaje almenos hace que la historia sea entretenida. No hay nada peor que los protagonista estaticos. Aunque pensandolo detenidamente, el titulo mismo no hace referencia a que al final no quedara nada humano en el y sera un tirano y poderoso "overlord". bueno, bueno, no lo pensemos tanto y disfrutemos de sus locuras.

      Eliminar
    3. Ya queda en claro que el sigue teniendo humanidad, solo que no siente arrepentimiento por dos razones, prioretixa a los npcs de Nazarick ante todo y porque las emociones fuertes se las suprime un aura, pero se ve que puede sentir emociones por cortos momentos, aun asi sigue teniendo tics humanos como el dolor de estomago y fatiga psicologica

      Eliminar
  4. Este comentario a sido borrado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Esa tipa Remedios ya me cae mal espero que demiurgue tenga planes perversos para ella, creer que puede usar al supremo Ainz es el peor pecado

    ResponderEliminar
  6. Que buenas son las tarde de Ainz-sama
    Muchas gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  7. Jajaja Ainz- sama es el puto amo. Cuando dijo que quera a las maids como pago para salvar al Reino Santo me imagine a Kobayashi diciendo esto con ojos de determinación imponiéndose a los paladines.

    ResponderEliminar
  8. no pusieron el interludio donde explican como demiurge tiene viva a la reina santa y a la paladines, todas son violadas por los orcos bien describido, en tres meses la reina santa tuvo tres orquitos y le gusta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa solo fue una broma y una mala a mi gusto. no es parte de este volumen y ciertamente no lo escribio Kugane Maruyama. Solo fue un fanfic hentai sobre violaciones y degradacion. no le encuentro el chiste a eso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 12, Afterword

Epilogo
Estoy seguro que mucha gente debe haber deseado que agosto tuviera sesenta días de duración cuando hacían sus deberes de vacaciones mientras sus padres los regañaban o cuando hojeaban el calendario en agosto.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3

Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?