Ir al contenido principal

Zero no Shalltear, Prologo

Prólogo

Shalltear abrió sus ojos y lo único que encontró fue silencio. No era el tipo de silencio relajante que aclara los pensamientos o del tipo que trae paz interna, sino del tipo donde la realidad va perdiendo su sentido ya que todo permanece inalterable. Un solo paso en falso y este simple silencio la llevara a la desesperación. Una señal de desesperanza que la obligaba a seguir viviendo una vida incompleta. Una tristeza permanente que le aseguraba no volver a ver nunca más a su creador por mucho que ella lo deseara.

Shalltear no quería sentirse melancólica. Ya había pasado por esto innumerables veces en el pasado, y esta vez sabía que si lo hacía sería muy difícil escapar. Desde que su creador, el ser supremo Peroroncino había dejado de venir a este mundo, su vida empezó a verse poco a poco sin color.  Incluso cuando Momonga-Sama pasaba ocasionalmente a saludarla y recibir informes del estado de los pisos a su cargo, no era suficiente para calmar la angustia que sentía en su corazón.

Sentía apatía por sí misma, por no haber sido lo suficientemente buena, por no haber hecho más por su creador, por no haberse esforzado más en cumplir cada una de sus órdenes, por no haber valorado cada segundo de esos maravillosos encuentros. Su propósito era el de servir y nunca se había cuestionado ese destino. Para ella y para cualquier NPC creado en la grandiosa tumba de Nazarick era un placer y un orgullo trabajar para cumplir con los caprichos de sus creadores y de los seres supremos quienes gobernaban este mausoleo.

Pero ahora ella se lamentaba. Su amor incondicional lentamente la estaba consumiendo. Su odio por si misma por no haber sido suficiente para su creador le estaba arrebatando poco a poco la cordura. Los días repetitivos donde debía quedarse en el mismo piso sin hacer nada más que hacer acto de presencia solo ayudaron a que su caída a la locura fuera avanzando a pasos firmes y seguros.

Muchas veces estuvo al borde de abandonarlo todo, pero las discusiones ocasionales que tenía con Aura y Momonga-sama le impedían dar el paso final.

A pesar de ser el único de los seres supremos en la tumba, Momonga-sama aparecía ocasionalmente y aunque Shalltear se sentí mal por él, ya que todos sus iguales habían desaparecido, Momonga-sama siempre fue para ella un signo esperanzador. Una señal de que había una pequeña posibilidad de que su creador volviese algún día.

Shalltear soñaba con ese deseo siempre que podía. Es por eso que, aunque ella, aun siendo uno de los NPCs más poderosos de la tumba, usaba su tiempo libre para dormir. No porque lo necesitara ya que si ella lo quisiera permanecería despierta siempre. Su única razón para dormir era porque solo así podía soñar y solo en sus sueños ella podía estar con su señor Peroroncino.

El problema era que soñar no era tan fácil. Aunque a Shalltear le gustaría hacerlo todo el tiempo posible, sus deberes como guardiana le impedían dormir el tiempo necesario para sumergirse en esa realidad imposible. 

Además, no todas las veces que descansaba podía soñar. A veces su angustia mental ganaba y su cuerpo en señal de mitigar su fatiga la guiaba a sueños vacíos.

Despejando su malhumorado despertar, Shalltear se levantó de su descanso y lentamente y sin ganas fue desarrollando su rutina que consistía en limpiarse y cambiarse para estar lista y cumplir sus deberes como guardiana de piso.

No tomo mucho tiempo, pero eso podría haber sido así porque simplemente estaba en piloto automático. No fue hasta que salió de su recamara que noto el silencio que rondaba por cada pared por la que pasaba.

No era una buena sensación. Shalltear presentía que algo estaba por pasar como si esta calma artificial fuera el profeta del desastre.

Los sentidos de Shalltear se tensaron y la idea de una invasión, aunque descabellada le pasó por la cabeza. Ella era la guardiana del 1er al 3 piso, así que era su deber impedir el avance de cualquiera que ose ensuciar la grandiosa tumba de Nazarick con su presencia.

A pesar de que invasiones así no habían pasado en mucho, mucho tiempo, algo en su interior le indico que algo malo estaba por pasar. Su mente solo pudo concluir que lo peor que podría suceder sería una invasión donde ninguno de sus seres supremos estuviese aquí para impedir el avance de los gremios enemigos.

Pero ella era Shalltear Bloodfallen y por su orgullo como NPC de nivel 100, se llevaría al infierno a cualquiera que quisiera pasar de su piso. No la asustaba morir. Morir por la gloria de Nazarick era un privilegio y cuando la resurrección consistía simplemente en agitar una varita, la muerte perdía su significado o su grandeza como símbolo del final. No. Ella no temía caer defendiendo su posición. Lo único que ella temía en este mundo era decepcionar a su maestro. Y si bien ella no sabía que había hecho para haber sido abandonada, no podía decepcionar a su hogar dejando que unos sucios y rastreros aventureros entrasen e hiciesen lo que quisieran.

Con su asombrosa velocidad, no toma más que un par de segundos llegar a la mejor posición de defensa, aunque el abrumador silencio que encontró de inmediato quemó sus ansias de sangre y pelea.

Esta no era una invasión. Todo estaba demasiado quieto.

Shalltear sabía que esto no era un sueño porque no estaba sola. Había visto a un par de sus secuaces e invocaciones que nunca aparecerían en sus sueños ya que ella nunca se rebajaría a soñar con ellos. No, esta era la realidad. Ellos se inclinaron ante ella cuando ella los vio, pero aun así todos permanecieron en silencio. Incluso ella no había dicho una sola palabra. Sólo ahora se había dado cuenta de eso.

Pero no sentía que alguna extraña fuerza le estuviera impidiendo hablar. Solo era una sensación extraña en su ser. Un sentimiento de que necesitaba ser respetuosa, porque algo en alguna parte estaba pasando.

«Quizás Momonga-sama está hoy en la tumba? ¿Pero porque tengo este sentimiento tan macabro si es así?» Se preguntó Shalltear mientras exploraba los alrededores del primer piso.

«¿Quizás algún ser supremo ha regresado por fin a la tumba y su reunión con el líder de Nazarick es una señal de que al fin sus amados creadores regresaron por ellos?»

Aunque Shalltear quería creer que eso era posible con todas sus fuerzas, sabía que solo se estaba mintiendo.

Este silencio era melancólico. Como si se tratase de una despedida.

«¿Pero una despedida de quién o qué?»

«No he recibido ningún informe de parte de Albedo. Lo único raro que ha pasado esta semana fue esa voz anunciando el cierre de los servidores. Pero nadie en Nazarick sabe lo que significa. ¿Podrá estar relacionado con esto?»

El silencio la estaba empezando a asustar.

Esto no era normal. Esto no era bueno.

Y como si el mundo quisiera responderle que efectivamente no lo era.

Un gran temblor empezó a sacudirlo todo.

 [00:00:00]

La primera advertencia que sintió fue la sensación de dolor en su pecho. No era nada físico ni mental. Solo era la sensación absoluta de que ahora no habría salvación. El último de los seres supremos, Momonga-sama los había abandonado.

No sabía que podía darse cuenta de esto ya que nadie le había informada de nada. Pero ese tipo de seguridad se sentía muy profundo en su ser.

«¿Quizás Nazarick está sintiendo la ausencia de sus creadores?» se lamentó Shalltear mientras ahogaba el dolor en su pecho.

La segunda advertencia de que todo estaba llegando a su fin, fue que literalmente el mundo se estaba acabando.

Gracias a sus cercanías con la entrada de la Tumba, Shalltear tenía una vista de primera mano de los alrededores, por lo que sabía que el problema era mundial y no solo en Nazarick.

El cielo de media noche y todas las sombras a su alrededor comenzaron a perpetuarse como si quisieran adueñarse de todo color y forma. La luz de las estrellas comenzó a apagarse como si estuviesen siendo borradas de improvisto y la poca iluminación que provenía de la luna se fue desvaneciendo en polvo y sombras.

Todo a su alrededor se estaba descomponiendo. Los árboles, el agua, las paredes que juró proteger. Sus sirvientes. Su Hogar.

Todo estaba siendo llevado al olvido.

Un olvido del que estaba segura no podría escapar jamás.

La muerte no era el final para ellos. Nunca lo fue.

Pero el olvido, era aterrador. Desvanecerse en la nada sin propósito alguno, era el infierno para ellos.

Ella no quería ser olvidada. Ella todavía ansiaba ser necesitada.

Quería que su maestro este con ella. Quería que le diera órdenes para demostrar su devoción. Shalltear quería ser amada.

A pesar del dolor que sentía por el abandono de los seres supremos, Shalltear aún tenía esperanzas en que Peroroncino-sama o Momonga-sama vinieran a salvarla de esta calamidad.

—Mis señores, por favor….

Ni siquiera ella pudo reconocer su propia voz gritando. Era una gran contraste en comparación  a cuando el silencio lo había gobernado todo.

Aun cuando todo se estaba desvaneciendo, los NPCs se quedaron inmóviles como si la vida les hubiese sido arrebato de ellos, esperando sin temor a que sus cuerpos se desvanecieran. Verlos así solo hizo que Shalltear se hincara ante el temor de volverse como ellos y perder la poca identidad que aún conservaba en ella.

Con lágrimas brotando de sus ojos, Shalltear gritó con desesperación en busca de ayuda.

—Alguien, ¿hay alguien aquí?

Pero nadie parecía estar dispuesto a escucharla. El mundo estaba llegando a su fin y estaba casi segura de que ningún ser supremo o su creador estaban viniendo a salvarla.

Solo en ese momento de desesperación, sintió que quizás su amor incondicional no era bien merecido. ¿Para que crearla y hacerla sufrir esta pálida y cruel existencia entonces?

«Vivir para sufrir ¿Qué sentido tiene eso?»

La tumba y el suelo a sus pies no tardaron en ser tragadas por la ola de polvo que se extendía y se evaporaba en el vacío.

Muy pronto no encontró a nadie más que la nada.

Solo eran ella y la oscuridad eterna.

Y justo cuando toda esperanza había abandonado su temple y la resignación de aceptar su cruel destino la estaba envolviendo, una voz, un grito de igual desesperación que el de ella, resonó con su alma.

—¡Yo, Louise 

Shalltear busco la fuente del sonido con cada onza de fuerza que aún le quedaba. Su cuerpo estaba herido. El polvo había querido erosionar su ser, pero su regeneración como vampira estaba dándole todo el tiempo posible para evitar que su cuerpo desapareciera.

—En nombre de mi alma y corazón,

Otra vez la voz.

Ahora la podía escuchar más fuerte. Con tanta pasión y fuerza como si implorase ser escuchada.

—¡Te ruego que vengas en mi ayuda, oh mi grandiosa y sabia compañera!

Shalltear no pudo evitar sonreír ante esta voz. Alguien le estaba llamando. Alguien en algún lugar del universo la necesitaba.

—¡Oye mi guía y ven en mi auxilio Por favor!

Lágrimas comenzaron a inundar su tenue vista. Shalltear había llorado muchas veces antes. Quizás no sea digno de su parte hacerlo, pero el dolor de haber sido abandonada no era fácil de soportar. Pero al contrario de todas esas veces donde había llorado hasta el cansancio, esta vez lo hacía por felicidad.

Shalltear lloraba porque se sentía querida. Alguien necesitaba su auxilio y su guía.

Alguien llamaba por ella. Alguien quería salvarla. Y Shalltear sólo tenía una respuesta para responder.

—¡Lo Haré! ¡Llévame contigo!

Y así como así, aun cuando toda estaba oscuro y flotaba en la inmensidad del espacio, un portal verde apareció enfrente de ella y dando un impulso con su cuerpo, Shalltear atravesó el portal en busca de la voz de su salvación.

—Louise-sama. Espereme.



Indice - Siguiente

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Shalltear es invocada al mundo de Zero no Tsukaima. Junto a Louise como su ama, crean una tormenta perfecta que cambiara radicalmente ese mundo. Algo asi.

      Eliminar
    2. Ohh ..noooo! Shalter se los va a garchar a todos

      Eliminar
  2. don traductorsama nos podria regalar mas capitulos?
    por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continuare escribiendo una vez termine mi traduccion de overlord. lamentablemente traducir un libro entero en una semana consume muchisimo tiempo. Asi que no pude concentrarme en escribir nada. Pero desde esta semana creo que puedo volver a la normalidad. Gracias por el interes.

      Eliminar
  3. uhmm... solo por curiosidad.... este Fanfic....lo estas escribiendo tu?? Traductor, editor y escritor-sama Bryan-sempai??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ok... leyendo los capitulos publicados.... confirme que si.... Bryan-Sempai... en verdad eres bueno... me dejo enganchada.... a esto era lo que te referias eh?

      pero es mas facil hacerlo en base a un fic que uno creado completamente por uno mismo, desde la historia hasta personajes....
      de todas formas... estare siguiendo esta historia.... se ve muy interesante :3

      Eliminar
    2. Pues gracias por el comentario, aunque aun estoy muy lejos de poder escribir como quisiera. Y si, en ese sentido los fanfics tienen esa ventaja añadida. Es por eso que considero un buen ejercicio comenzar a escribir fanfics en vez de directamente historias originales. ya que te dan una base con la que trabajar y un publico interesado.

      De hecho estuve a punto de recomendarles esto en primer lugar, pero luego de que mencionaste que el autor, ademas de escribir, trabaja y estudia, creo que seria demasiado, mas aun cuando la novela va tan avanzada.

      En fin, gracias por el interes. No es la gran cosa, pero me divierto haciendolo. Es una lastima que no tenga tiempo completo para dedicarme a esto, pero como hobby esta bien.

      Suerte, nos estaremos leyendo.

      Eliminar
    3. Si, ya dejar a mitad de camino lo que llevamos casi un año haciendo.... seria algo.... feo jajaja, pero puede que le deje eso a el y yo comenzaria con un fanfic.... despues de todo me interesa mucho tanto el anime, manga y novela ligera (tambien puedo incluir novelas visuales) en resumen una otaku completa XD

      pero estoy segura que no alcanzaria lo minimo, para hacer tal cosa.... y dejarlo solito lo desanimaria.... el capitulo 3 lo termina hoy creo... si quieres te los pasamos para que le des un vistazo...

      PD: tiene mas de 120 hojas....

      quitarte tiempo de esa manera seria algo.... cruel de mi parte, mas gente esta esperando tus increibles cosas en la pag, pero al menos despues de tener el cap 0 o almenos la idea principal, me gustaria que le echaras un vistazo y nos des tu opinion

      Eliminar
  4. muy sorprendente comienzo que buenas palabras muy elegante muy bien hecho.

    ResponderEliminar
  5. Esta mucho mejor que la primera versión, se siente más completo y se ve un mejor desarrollo en las emociones de Shalltear; espero que el resto de cáps sigan así de intensos y emocionantes.

    Por cierto, las peleas de Shalltear son Aura no con Mare, a parte de eso no hay errores y esta estupendamente.

    ResponderEliminar
  6. Esta muchísimo mejor hecho que la versión anterior, de hecho esto está mejor hecho que varias novelas ligeras publicadas.

    ResponderEliminar
  7. Pondras a kaito igual que antes? O sera el esclavo de la pelirroja?

    ResponderEliminar
  8. Debo decir que esta super interesante... y al parecer ya te has ganado
    un seguidor mas de la pagina... solo debo hacer una pregunta

    es traducido de algún otro autor?

    ResponderEliminar
  9. Teoría:
    Momonga-sama llega por hay de los últimos capítulos por Shalltear, pregunta si quiere volver con el a los recintos sagrados junto a sus compañeros guardianes, sirvientes, etc... Ella se negara pero momonga-sama le dirá que puede dejar una parte de su alma para bolver. Ella aceptará y una pequeña parte del alma de Shalltear volverá con momonga-sama y la otra parte se queda con louis. Ya del otro lado se inicia la búsqueda de los seres supremos por parte de toda la gran tumba y llegan a una dimensión donde el mundo de Yggdrasil está semi-destruido y hay empieza la búsqueda de los otros seres supremos mientras tanto nos cuántan la historia sigue su camino normal y la parte de momonga-sama solo se da por pequeñas partes.




    Menuda trama he. Que me la acabo de pensar.

    A qué soy genial

    A por cierto estoy escribiendo una historia. Editor, escritor, traductor o gran señor de la página sagrada de ESPANIPON porfavor, se lo imploro. Quiero publicar mi historia en su página.
    Es completamente original y pues pensaba si podía yo publicarla aquí ya que no estoy muy seguro de si la puedo publicar en algún otro lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maldito corrector del celular siempre agraviando contra la gramatica.

      Eliminar
    2. No hay problema. Puedes contactarme escribiendo al correo bcchamorroc@gmail.com
      Lo que si te puedo pedir desde ya es que almenos tengas 3 o 5 capitulos escritos de tu novela o fanfic. Anteriormente me han pedido que publique sus novelas y despues del capitulo 1 o 2 se desaparecen y la historia queda incompleta. Escribiendo hasta el capitulo 5 me aseguro de que estas comprometido con lo que escribes. Gracias y espero leerte pronto.

      Eliminar
    3. hmmm... presiento una indirecta en este comentario :s
      (hacia mi por cierto) :p

      Eliminar
    4. No, para nada. Tus dos capitulos eran tan largos que valian por 10 de los mios, asi que nunca vi problemas con eso. Solo hablo de experiencias de gente pidiendo que publique sus escritos, ya que una vez les pido que pasen del primer capitulo se pierden, como si solo lo hubiesen escrito por impulso y no tuvieran ganas de seguir escribiendo. Pasa mucho, asi que es mejor preguntar primero. Comprometerse es dificil.

      Eliminar
    5. ohh ya veo... ahora son 5... aunque como sabras... ya lo he dicho en otras ocaciones...no quiero publicar sin haberla terminado del todo.... y con respecto al compromiso... soy de las que no les para bolas ni al trabajo y se pone a escribir xD

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.