Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 14, Capitulo 1, Parte 1, Parte 2


Un movimiento inesperado


Un gran sorbo de cerveza fresca se tomó, de una taza que estaba casi desbordada.

Esta solía ser una bebida que no tenía oportunidad de obtener en su pasado, pero hoy en día el sabor de la bebida de primera clase que fluía por su garganta le resultaba muy familiar.

Eructó ruidosamente la dulce fragancia de la cerveza mientras dejaba la gran jarra, con la mitad de su contenido aún en pie, sobre la mesa. Si fuera una de esas tazas de madera a las que estaba tan acostumbrado, la habría golpeado en la mesa sin pensarlo, pero no se atrevía a hacerlo con la porcelana.

Sin embargo, aunque rompiera la taza no tendría que pagar por ella, después de todo, este bar estaba especialmente preparado por su colega secreta, Hilma Cygnaeus. Todo era gratis para cualquiera de los nobles que enviaba a este lugar, incluso para sus invitados.

Este tipo de inversión era de esperar para alguien que está destinado a convertirse en un poderoso noble como él, el Barón Philips Dayton L'Eyre Montserrat.

Todo lo que tenía que hacer era mostrar gratitud y devolverle este favor más tarde, ya que ahora todo está bajo su control.

Tal como estaban las cosas, incluso Hilma, cuya riqueza no se podía comparar con la de Philips, seguía siendo una plebeya y tenía que inclinarse ante su autoridad. Tal vez por eso se esforzaba tanto por ayudar a un noble como Philips, apoyando a su facción en todos los frentes.

Esto es lo que separa al fuerte del débil en este mundo, la diferencia de estatus.

Aun así, le debía un gran favor por todos sus esfuerzos.

Como un caballero que se hacía responsable de sus deudas, Philips esperaba mejorar su posición social lo antes posible. Hilma también esperaba que obtuviera autoridad sobre el rango de barón, como mínimo.

Entonces tendría que pagar sus deudas.

Si esos favores no se pagaran lo antes posible, se vería obligado a hacer concesiones, teniendo que obtener permiso incluso para las cosas que él personalmente quisiera hacer.

Tener la libertad de hacer lo que quisiera y el derecho de usar sus poderes como le parezca, esos eran los sueños de Phillips.

Pero....

—¿Por qué tenía que pasarme esto a mí?

Era obvio que ya no podía mantener por más tiempo sus verdaderos sentimientos. Philips observó su entorno. Este bar no era un bar de campesinos normal. Hilma había convertido una de sus mansiones en un bar, así que el ruido burdo no tenía cabida en él. Así que, aunque su voz no era muy fuerte para empezar, si hubiera alguien alrededor probablemente lo habrían escuchado.

Después de confirmar que nadie miraba hacia él, Philips se calmó.

Permitir que otros descubran que había fracasado sería una vergüenza.

Así es, había fracasado.

«¡Mueran, son todos basura!»

Philips bebió cerveza como si eso pudiera literalmente apagar las emociones ardientes de su corazón. Aunque esto sólo lo agitó aún más, porque, en su prisa, gotas de cerveza se habían filtrado por las comisuras de sus labios, causando que su piel y su ropa se sintieran pegajosas como resultado.

La expresión de Philips se retorcía debido a su enfado.

Si todo hubiera ido según sus planes, la producción de su feudo se habría multiplicado y habría estado rodeado de gente agradecida de tenerlo como su nuevo señor. Su nombre debería haber sido conocido por todos, después de que sus vecinos nobles se enteraran de sus logros.

Entonces, ¿cómo terminó así?

No sólo la productividad del grano de sus tierras comenzó a caer, sino que también sintió que los aldeanos que había visitado lo miraban con desprecio.

«¡Malditos insolentes!»

Él era finalmente el jefe de la casa de Montserrat, una familia con una larga y antigua historia, esos aldeanos deberían haber sabido muy bien cómo debían presentar sus respetos. ¿Sera posible que los aldeanos estuvieran holgazaneando en un intento de debilitar su posición?

Era ciertamente posible.

El mundo estaba lleno de imbéciles que envidiarían el talento de los demás después de todo. Ni siquiera podían entender sus habilidades y sólo se burlaban y envidiaban a los que tenían talento. De esa manera podían crear la ilusión de que ellos eran los que mandaban.

No, no era como si todos los aldeanos pudieran coordinarse tan bien. Los aldeanos eran tontos después de todo, por lo que debe haber alguna otra razón para ello. Por ejemplo, un noble vecino pudo haberles pagado para sabotear las ambiciones políticas de Philips.

Ciertamente no era imposible.

En general, si se centraba la producción en productos más valiosos, los ingresos aumentarían naturalmente en enormes proporciones. Esto debería haber sido de sentido común. ¿No tendría sentido dedicar toda la tierra de cultivo disponible a los cultivos más valiosos y comprar grano a los comerciantes?

Era tan obvio, pero el número de personas que no estaban de acuerdo con él era incontable.

«¡Basura absoluta! ¿Qué tal si le pregunto a Hilma cómo debo castigar a estos tontos? ¡Si lo hago, seguro que empezarán a trabajar duro para mí otra vez! ¡Todavía tengo que investigar si están conspirando en mi contra, su señor! ...aunque. Si es algo tan simple como repartir castigos, estaría bien si lo apruebo por mi cuenta...»

En teoría, sería lo mismo que azotar vacas y caballos para que te obedezcan.

«Sí, no hay necesidad de decirle a Hilma nada de esto. Si termino debiéndole otro favor por esto... Umu, Hilma ha sido buena conmigo desde hace tiempo, ya es hora de que le devuelva su generosidad...»

Para un próximo gran noble, la deuda contraída con un plebeyo como Hilma podía ser estafada, era una situación fácilmente explotable. Pero, por desgracia, hacerlo no lo haría diferente de un ladrón común. Como noble entre los nobles, tal acto era completamente despreciable, así que es mejor pagarle lo más pronto posible.

Sería un gran problema si dejara que Hilma tuviera algo con lo que amenazarlo debido a su generosidad. Si eso ocurre, Hilma siempre podría hacer las cosas a su manera y hacer callar a Philips.

«La pregunta es, ¿cuál sería la mejor manera de pagarle...?»

Si respeta su acuerdo previo, tendría que devolverle el oro recaudado por el aumento de los ingresos de su tierra, pero eso obviamente no es posible, sería difícil hacerlo en este momento.

Entonces, ¿qué es lo que podría hacer para demostrar su brillantez y también aprovechar el poder de la nueva facción para beneficiar a Hilma?

«Digo eso, pero todavía no tengo el control total sobre esta facción...»

Como miembro de la facción, Philips había tenido la oportunidad de conectarse con todo tipo de personas.

Aunque el número de miembros que apoyaban la idea de que Philips fuese el líder de la facción iba en aumento, no había conseguido el apoyo de toda la aristocracia.

Hilma le había ayudado en esa búsqueda, pero considerando su edad, posición social, etc., todavía había algunos obstáculos importantes que tenía que superar. Si Philips iba a estar en esta posición, tarde o temprano tendría que hacer algunas concesiones y demostrar que era mejor que los demás.

El mismo discurso de un conde mayor o el de un barón menor no sería suficiente. «¿Pero no suena como si sólo se conformaran con las tradiciones de las facciones más establecidas?» Philips pensó.

Siendo miembros de una nueva facción, no podrían actuar como una organización envejecida, sino más bien introducir cambios radicales en el sistema. Como hombre con el coraje de experimentar e innovar, Philips era el perfecto para el papel de líder de esta facción.

«Todos los otros tipos son tan inflexibles.»

Cegado por sus sentimientos de irritación, Philips no se dio cuenta de que su taza se había quedado vacía.

—¡Oye! ¡Más bebida!

—Sí, mi señor.

Una criada que parecía empleada en el establecimiento pasaba cerca, así que le gritó sus órdenes.

Después de hacer una profunda reverencia, ella se alejó de una manera extraña, como si estuviera haciendo una pose, y Philips no pudo apartar sus ojos de ella. ¿Era porque su uniforme era demasiado delgado? Se podía ver la forma de sus nalgas.

—Ooof...

Un trasero atractivo es obviamente una cualidad deseable con la que se puede presumir, pero esta criada ha demostrado una clara comprensión de lo que constituye una interacción aceptable entre un superior y un inferior a través de su ética de trabajo. Esto complació mucho a Philips.

Philips ya había pedido prestadas dos criadas a Hilma que no eran tan diferentes a la que él estaba mirando.

Estas damas harían cualquier cosa que les pidieras, incluso podrías aumentar sus salarios. Cada uno de los asuntos domésticos de Philips había sido manejado por ellas. Hilma también recomendó a personas como mayordomos y comerciantes exclusivos.

Aunque Philips quería despedir a los que habían estado bajo el empleo de su familia durante mucho tiempo y sólo mantener a sus subordinados a mano, el ferviente rechazo de su padre a esa propuesta hizo que se rindiera. Si él era el que pagaba por esos sirvientes, entonces definitivamente los habría despedido para ahorrar gastos.

Mientras Philips pensaba vagamente en estos asuntos, alguien le habló de repente.

—Oh, hola, Barón Montserrat. ¿Qué sucede? Pareces preocupado.

Volvió la cabeza hacia la fuente de la voz para ver a dos nobles delante de él.

Habían heredado sus baronías al mismo tiempo, amigos que pertenecían a la misma facción. Uno de ellos llevaba una gran jarra cubierta de cerveza mientras que el otro llevaba un plato lleno de nueces.

—¡Oh! ¡El Barón Delvin y el Barón Rokerson!

El Barón Delvin era un hombre que carecía del estatus y el prestigio que se espera de un noble de su rango debido a su corta estatura y su delicada constitución. El único aspecto de él que encajaba con su estatus eran sus vestimentas, así que, si iba a usar ropa común, nadie podría decir que era uno con la aristocracia. En su estado actual, se podría convencer a un gran grupo de personas de que era sólo un actor que pretendía ser un noble para un espectáculo cómico...

En contraste, el Barón Rokerson tiene una figura imponente y robusta. El hombre era corpulento en cada aspecto. Aunque era un hombre físicamente amenazante, no podía sostener sus propias opiniones sin dejarse influenciar por otros. A los ojos de Philips, Rokerson era propenso a recibir órdenes que a dar órdenes a alguien más.

Sus feudos se avecinaban y era común que trabajaran juntos. Philips los recordaba por una nota mental que se hizo a sí mismo cuando se conocieron por primera vez, como «¿por qué no simplemente trabajan en solitario como yo?».

—¿Están estos asientos ocupados?

—Oh, por favor, toma asiento.

Rokerson asintió con la cabeza y se sentó junto a Delvin. La criada parecía haber cronometrado su entrada perfectamente cuando entró con la cerveza en el remolque.

—¡Salud!

—¡Es todo un placer!

Según la leyenda, el acto de chocar las copas durante un brindis se originó como una forma de mezclar el contenido de dos copas, demostrando que ninguna de ellas estaba envenenada. Philips sabía de este hecho y por lo tanto usó más fuerza de la necesaria.

Se derramó alcohol sobre la mesa.

—¡Oh!

Parte de ella había caído sobre la ropa del Barón Delvin.

Sería descortés decir que su ropa finalmente había coincidido con su apariencia, pero sus prendas, aunque de aspecto noble, no eran frescas y limpias. No, sería más exacto decir que recordaba un estilo más tradicional, algo que Philips habría usado en el pasado, como una prenda heredada de sus mayores.

Philips sintió lástima.

Lo que llevaba actualmente eran telas de primera calidad que había ordenado a Hilma que le preparara. En otras palabras, estos dos no eran lo suficientemente valiosos para garantizar tal nivel de inversión de parte de Hilma.

Philips contempló la tragedia de la aparente diferencia en sus perspectivas de futuro en comparación con él cuando preguntó: "¿Así que ustedes dos también vinieron a tomar algo?”

—umu, eso es, eso es. Estábamos aquí sólo para tomar unas copas y nos sorprendió gratamente encontrar que el Barón Monserrat también estaba aquí, ¡así que vinimos a presentar nuestros respetos! ¡¿Verdad?!

—Es como usted dice, Barón Rokerson.

—No, no, no, ¿qué es esta tontería de presentar los respetos? ¿No somos iguales? ¿Camaradas que se apoyan mutuamente?

—¡Oh! ¡Nunca supe que alguien tan grande como el Barón Montserrat viera a gente como nosotros como iguales! ¡Eso sí que trae alegría a nuestros corazones! ¡¿Verdad?!

—Es tal y como dices. Ahora, si quieres, por favor, prueba algunos de estos.

El hombre del otro lado se apresuró a recomendar los aperitivos.

—Muchas gracias, Barón Rokerson.

—¡Oh Dios! No somos extraños, Barón Montserrat. Siéntase libre de llamarnos Wayne e Igthorn”

—Comprensible. ¡Entonces pediría que ambos se refieran a mí como Philips!

Los tres compartieron una risa sincera mientras bajaban sus pálidas cervezas.

—Pero de todos modos Philips-sama, ¿qué te ha estado molestando? Parecías bastante preocupado ahora mismo.

—¿Ahora mismo? -En este punto el alcohol lo había entorpecido un poco... sí, sólo un poco de su mente, por lo que su rabia se encendió de nuevo.

—Ahhh, esos inútiles idiotas siguen dándome dolores de cabeza. Oh, estoy hablando de los parásitos que viven en mi tierra.

—Ah eso, lo entiendo completamente. Es comprensible que alguien tan sagaz como Philips-kakka se enfade por aquellos que nunca podrían esperar captar sus pensamientos. La gente común como nosotros no está al mismo nivel que usted, ¿verdad?

—Exactamente, es completamente comprensible que alguien tan inteligente como Philips-kakka se enfade por tales asuntos.

A Philips le conmovió que estuvieran de acuerdo con él.

Eran nobles como él, ¿era natural que pudieran entender sus problemas? Ellos también deben estar perturbados por la estupidez de sus propios súbditos.

—¡¿Vosotros dos entendéis por lo que estoy pasando?!

—Umu, lo hacemos, lo hacemos. Aunque no soy tan sobresaliente como Philips-kakka, también he tenido mi justa cuota de experiencia con los problemas a los que se enfrenta como noble.

—Exactamente -parece que nos hemos quedado sin cerveza -oy! ¿Por qué no le sirves cerveza a Philips-kakka?

La doncella que fue convocada inmediatamente le llevó una cerveza directamente a Philips. Levantó su taza, ahora llena hasta el borde de cerveza.

—Aquí, brindemos una vez más.

Las tazas fueron golpeadas juntas.

Philips bebió su cerveza.

Deliciosa.

Sentía que la cerveza nunca había sabido mejor que en este momento, tal vez porque estaba compartiendo un trago con sus simpatizantes.

La mayoría de los miembros de la nueva facción eligieron distanciarse de Philips, una de las razones era que Philips estaba al mando de la facción; en consecuencia, no había podido hacer ningún amigo. Por eso Philips estaba de tan buen humor, estos dos que se le habían acercado le dieron consuelo. Estaba tan contento que quiso codearse con ellos.

—¡Ah, Philips-kakka! Me siento honrado de poder compartir una mesa con usted, pero su cerveza podría derramarse. ¿Qué tal si bebe un poco primero y luego...?

Derramó un poco de cerveza otra vez. Aunque era gratis, ser tan derrochador sería un insulto contra Hilma.

Philips separó su brazo del otro noble y bebió de forma alborotada.

—¡Woah! Tal y como se esperaba de Philips-sama, ciertamente puede aguantar el alcohol, ¿tengo razón?

—Así es, como se esperaba de Philips-sama.

—¡Psssht! No, no, eso no es cierto. Es sólo que esta cerveza sabe mejor de lo habitual cuando se disfruta con destacados nobles como ustedes.

—¡Increíble! ¡Absolutamente increíble! Kakka dice palabras que me llenan el corazón de alegría. Como los dos tenemos una menor tolerancia al alcohol, no podemos dejar de asombrarnos de su capacidad.

—¿Eh? ¿Ustedes dos no pueden beber mucho?

Ambos estaban todavía en su primera taza y el nivel de cerveza no había bajado mucho.

—Es vergonzoso admitirlo, pero, a decir verdad, ninguno de nosotros puede encontrar ningún atractivo en el alcohol, ¿verdad?

—Así es, pero ya que estamos en este tipo de establecimiento sería incómodo no beber en absoluto, así que sólo estamos tomando pequeños sorbos.

—Como no podemos aguantar el alcohol, envidiamos a los hombres que sí pueden, como Philips-kakka. Por favor, por favor, tome nuestra parte también.

Philips siguió sus sugerencias y bebió taza tras taza. Cuanto más consumía, más ligera se sentía su cabeza. Fue en este momento que su cara comenzó a ponerse roja.

—Esa es la manera de hacerlo. Recuerdo que Philips-kakka mencionó a los idiotas de su tierra, así que, ¿qué pasó exactamente?

—¿Eh? Ah, ¿qué fue, hablé de eso?

—Sí, menciono algo en ese sentido......¿o quizás ha bebido demasiado? ¿debería traer algunas bebidas no alcohólicas? ¿Suena agradable?

—Así es. Philips-kakka, ¿quiere un poco de agua? El agua que sirven aquí no apesta a musgo.

—Ehhh-, eso no sería necesario. Estoy bien, estoy bien. -El calor pulsó en su cara, no necesitaba un espejo para saber que su cara se había vuelto completamente roja- ......ahhh, estaba hablando de mis problemas. Estoy quebrado, quebrado.

—Estamos en una situación similar, ¿verdad amigo?

—Así es, nuestros feudos no están exactamente prosperando tampoco.

—No, no. No es lo que crees que es. Si esos inútiles parásitos hubieran hecho lo que les ordené, habría habido grandes sumas de oro inundando mis bolsillos. Pero no trabajan lo suficiente y no me escuchan. Es todo culpa suya. Cada uno de ellos no tiene valor.

—Uoooh! Philips-kakka tiene toda la razón. Este mundo está lleno de basura sin valor. ¡Puedo entender su dolor! Por cierto, ¿cuál es el producto especial de sus tierras, Philips-kakka?

—Nada aparte de productos agrícolas por el momento. Maldita sea.

Se estaban realizando muchas pruebas en varios aspectos de la producción, pero ninguna había dado fruto todavía.

—Productos agrícolas, eh... Sería bueno tener algún tipo de producto único, de lo contrario....

—Los productos agrícolas típicos no se venden por mucho, pero eso es de esperar.

Los dos nobles hablaron de muchas de sus propias opiniones.

Estaban en lo cierto, por eso era necesario cultivar cosechas de mayor valor. Sería arriesgado, ya que era probable que no pudieran cosechar la cosecha a corto plazo, el hecho de si una cosecha puede ser cultivada o no, también tenía que ser investigado. Aun así, era una inversión necesaria para el futuro, pero esos campesinos de poca monta siempre usarían "nuestras manos están llenas" como excusa, incluso ante una orden directa.

—Considerando la situación actual, si nada cambia, sólo puedo esperar una mala cosecha para que el precio del grano suba.

—¿Qué hay de tu propio terri-

Wayne golpeó a Igthorn con el codo en medio de la frase y luego se acercó a Philips para susurrar.

—Tiene razón, pero incluso si se produce una mala cosecha, el precio no aumentará necesariamente. ¿Sabía que hay una gran cantidad de grano barato que se transporta del Reino Hechicero a nuestro Reino? Por lo tanto, el precio de los productos regulares no es probable que fluctúe mucho y sería igualmente improbable que cualquier producto sin valor añadido alcanzara un precio alto.

—¿Qué?

—Ah, Philips-kakka, está haciendo mucho ruido.

Philips observó su entorno con frenesí, bajó la voz y le dijo a Wayne:

—¿Es eso cierto?

—Mhm, la información se obtuvo de fuentes confiables, se estaba difundiendo entre algunos de los comerciantes de la capital. Aparentemente el Reino Hechicero había almacenado grandes cantidades de grano en almacenes propiedad de los comerciantes de la capital. Se decía que incluso se les permitía venderlos, pero el Reino Hechicero obviamente tenía la prioridad en el uso que se les estaba dando.

--¿Hm? ¿Así que no eran mercaderes los que importaban mercancías del Reino Hechicero para ser vendidas aquí, sino que el Reino Hechicero almacenaba comida en el Reino?

—Así es. No sé mucho sobre los detalles exactos aparte del hecho de que está allí sólo para el almacenamiento y que el Reino Hechicero ya había pagado la cuota de almacenamiento... ¿o era el alquiler de los almacenes? En cualquier caso, los comerciantes ganaron dinero con ese trato. No era mucho, pero aun así era algo.

—... ¿La gente alquila sus almacenes tan fácilmente?

—Normalmente sería difícil asegurar el espacio de almacenamiento. ¿Pero no fue ese distrito de almacenes atacado por ese demonio? Escuché que muchos de los almacenes estaban vacíos y que los dueños los alquilaron felizmente. Por lo tanto, mientras el grano siga allí, no es probable que los comerciantes suban el precio de los alimentos. Es fácil imaginar a la gente diciendo cosas como "si se vuelve más caro, prefiero comprar del Reino Hechicero" si el precio sube. Oh, claro, ¿sabía lo del enorme almacén de grano de E-Rantel?

—No, no. ¿Qué ocurre con eso?

—En este enorme almacén encantado con el hechizo [Preservar], hay lugares donde la comida nunca se pudrirá, cortesía de un artículo mágico. Hasta hace poco, se recogían minuciosamente raciones militares para más de cien mil soldados de las tierras vecinas en preparación para una guerra con el Imperio cada año. La recolección de alimentos lleva tiempo, por lo que podría pudrirse durante el proceso, sin mencionar que la obtención de alimentos resulta más difícil durante algunos períodos de tiempo. Ese enorme almacén fue construido para contrarrestar estos problemas. Aparentemente, el artículo mágico no era algo que pudiera ser transportado a otro lugar, así que fue formalmente regalado al Reino Hechicero. Eso significa que el grano excedente del Reino Hechicero puede ser almacenado allí durante años.

—Aunque la comida pudiera durar muchos años, el Reino Hechicero es un país con una sola ciudad, E-Rantel. ¿Cómo es posible que produzcan tanta comida?

Aunque el rumor se extendiera por todo el Reino, los precios de los cereales sólo deberían bajar un poco como mucho, teniendo en cuenta la gran población del Reino.

—Oh, sobre eso. De acuerdo con algunos rumores creíbles, el Reino Hechicero está utilizando criaturas no muertas para trabajar grandes extensiones de tierra de cultivo; como resultado, vieron un tremendo aumento en su productividad de granos. De esta manera, incluso un territorio tan pequeño podría igualar la producción de todo el Reino. Si lo piensas, estamos hablando de criaturas no muertas que no conocen la fatiga. Pero... Bueno, sí piensas en esa comida hecha por los no-muertos es difícil no sentir asco por ella.

—¿Qué? ¡Eso es sólo hacer trampa!

Philips no pudo evitar gritar. El Rey Hechicero podía fácilmente lograr lo que no podía conseguir que sus súbditos hicieran por más que lo intentara. Todo el dolor que tuvo que sufrir, el Rey Hechicero debería sentirlo también.

O, tal vez él también debería usar a los no muertos para la agricultura.

—Dicho esto, no es que no haya nada sospechoso en ello. Después de todo, aunque los no muertos trabajen incansablemente las 24 horas del día, para ellos igualar la producción de todo el Reino es... Aun así, su producción agrícola es bastante alta, no hay duda de ello. En este momento, el Reino Hechicero está enviando ayuda alimenticia al Reino Santo.

—¿Ayuda alimenticia?

—Mhm. Jaldabaoth, el Archidemonio que había traído el caos a nuestra capital real, apareció en el Reino Santo. Parece que su desenfreno había causado algunos problemas de escasez de alimentos y el Reino Hechicero respondió enviando los alimentos comprados a los comerciantes del Reino como ayuda. Una caravana con carros llenos de grano pasó por mi territorio el otro día, así que tiene que ser cierto.

—¿Cuánto grano podría quedar en los almacenes de los mercaderes si los alimentos se usaran como ayuda para el Reino Santo?

—Eso es cierto. Aun así, es necesario almacenar comida para prepararse para las malas cosechas. Además, no creo que el Reino Hechicero haya usado todo el grano que compró como ayuda.

Eso tiene sentido. Si Philips fuera el Rey Hechicero, también habría usado el sobrante de comida, que había estado almacenado durante mucho tiempo, como ayuda.

—Exactamente. Bueno, las malas cosechas no ocurren tan fácilmente, cierto-

—Por eso es arriesgado esperar a que el clima influya en la situación. Se requiere una mejor solución. Por ejemplo, si el suministro de grano del Reino Hechicero desapareciera repentinamente, entonces los alimentos producidos en el feudo de Philips-kakka deberían venderse a un alto precio. Dicho esto, no se pueden hacer cosas como instigar una guerra con el único objetivo de obligar al enemigo a quemar su suministro de grano.

Fue en este momento cuando una idea se formó espontáneamente en la cabeza de Philips.

Si el hecho de que el grano no se vendiera mucho incluso durante las malas cosechas variara en función del suministro de grano del Reino Hechicero, ¿qué pasaría si éste desapareciera?

Sólo había una respuesta.

Los precios del grano subirían.

Siguiente pregunta: ¿cómo se podría hacer desaparecer repentinamente las reservas de grano del Reino Hechicero?

La pista estaba en las palabras de Wayne. La producción de grano del Reino Hechicero debe caer. Pero, esta no era una tarea fácil. Después de todo, Philips no podía colarse en el Reino Hechicero y quemar todos sus campos, ¿verdad?

¿Y qué hay de robar el grano?

En el momento en que Philips pensó en esta solución, sintió como si un rayo acabara de golpear su cuerpo.

Tomar por la fuerza la propiedad de un país extranjero era, por sentido común, una acción extremadamente peligrosa. Incluso sin tener en cuenta las consecuencias, Philips simplemente no tenía la fuerza militar para enfrentarse a un país entero en este momento. Pero, el Reino debería ver al Reino Hechicero como su enemigo. Después de todo, una porción significativa de sus propios ciudadanos murió en la guerra. Sería extraño no verlos como enemigos. Si ese es el caso, ¿no sería un movimiento fantástico robarle a un enemigo?

De esa manera, Philips podría ganarse el apoyo de la clase dirigente del Reino y tal vez incluso había una posibilidad de que fuera promovido a una posición más alta a la luz de sus contribuciones.

«No está mal. ¿No es una gran idea?».

Como la cereza en el pastel, también podría vender el grano robado del Reino Hechicero.

«Esto es como matar tres pájaros de un tiro. Un plan que era tan perfecto que no podía ser mejorado. Pero, ¿cómo podría robar el grano? ¿Debería discutirlo con Hilma y contratar mercenarios? No, eso no es bueno. Los mercenarios no tienen sentido del honor. Sólo los idiotas dejarían un rastro que podría ser rastreado hasta ellos y ser usado como material de chantaje.».

Siguiendo esa lógica, sólo sus propios soldados podrían trabajar. Los llamaría soldados, pero en realidad, sólo serían unos pocos aldeanos armados. Había considerado formar un grupo con soldados entrenados en lugar de aldeanos que sólo podían hacer trabajo de granja. Pagar a dichos soldados con el grano que tomarían sería una excelente opción.

«Pero, aun así, marchar directamente a los territorios del Reino Hechicero sigue sonando peligroso.»

El feudo de Philips estaba a cierta distancia del Reino Hechicero, así que el costo de llevar un ejército de marcha no era algo que pudiera ignorar.

«No, espera, ¿él no habló de algunas de las caravanas del Reino Hechicero que pasaban por sus tierras? ¿Y si las ataco?»

¿Era Philips lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a tan grandes caravanas? Había un límite en el número de aldeanos que podía movilizar, pero una abrumadora superioridad numérica, suficiente para hacer que el enemigo se rindiera sin ninguna resistencia, era absolutamente necesaria.

—¿Ustedes dos están libres para charlar? Tengo una cosa que quiero discutir con ambos.

—Lo estamos, ¿De qué se trata esa 'cosa'?

—Mhm bueno, es algo …

Philips se acercó a la pareja y orgullosamente comenzó a explicar su impecable plan.



Parte 2


—Qué demonios, tendría que haber pedido perdón como mínimo. —Wayne se burló después de despedirse de Philips.

La prenda que ahora estaba manchada con cerveza era de su padre y era bastante antigua tanto en textura como en diseño, lo que la convertía en un artículo bastante raro. Originalmente había planeado aparecer en reuniones sociales formales con esa prenda, pero ahora tendría que hacer los preparativos de nuevo.

Al final del día, la aristocracia no era más que un grupo de seres cuyos ojos no podían ver más allá de sus apariencias. La vestimenta era muy importante para ellos, así que lo que acababa de suceder era absolutamente inaceptable. Pero la verdad era que Wayne estaba en el fondo de la sociedad de la clase alta, así que, ¿qué bien podría haber hecho el tener algo de ropa bonita? 

Por el contrario, esta prenda destartalada podía significar la debilidad del dueño, y por lo tanto era muy útil para alguien que desea estar bajo la protección de sus superiores. Una vestimenta como esta era imprescindible para él y lograr hacer el papel de un noble débil en el escenario que era un salón. Así que hasta que asumiera el papel de otro personaje, él estaría a salvo con su fachada.

Por eso era aún más insoportable que de costumbre ver sus prendas mancilladas.

—Eso es cierto.

Una voz junto a él se escuchó, incitando a Wayne a mirar su fuente.

—...Basta, es suficiente.

Su voz se volvió sombría junto con la atmósfera que lo rodeaba. Si Philips hubiera sido testigo de este cambio, se habría quedado sin palabras.

Wayne nunca fue un tipo extrovertido, sólo le disgustaba conversar con otras personas. Para hacerlo tendría que crear capas sobre capas de fachadas mientras tratara desesperadamente de fingir que era un tipo extrovertido y efusivo.

—Lo siento amigo, no logro soportar ese tipo de fachada, así que tuviste que encargarte de la mayor parte.

Igthorn también había cambiado su personalidad anterior, su lenguaje era ahora tan poco refinado que ninguno de la nobleza se atrevería a ser atrapado usando ese lenguaje.

—No es necesario, si realmente lo sientes, ve a practicar algunas de estas bromas. La nobleza de bajo nivel como nosotros tiene que hacer un verdadero esfuerzo para apaciguar a los de arriba.

—La vida se está volviendo cada vez más difícil. Pensé que una vez que heredáramos la baronía podríamos unirnos al chanchullo de la aristocracia... Adulación e ingratitud desvergonzadas, sólo esas dos cosas me molestan mucho"

—Pffft, ¿de qué estás hablando...? Los campesinos tienen que lidiar con la misma mierda. No importa quién lo tenga peor, todos los que trabajan bajo alguien tienen que ser una especie de lameculos.

—Y es por eso que nunca quise crecer... Hombre, extraño los días en que éramos tan despreocupados como para balancear palos y pretender ser cazadores de dragones.

—No hay vuelta atrás, así que no pienses en ello. De todas formas, aprende a halagar a los demás. Ese idiota parece ser un buen candidato para practicar, ¿verdad? Incluso si la cagamos, nuestras pérdidas serían pequeñas.

Para los nobles de la alta sociedad o aquellos con más experiencia en la vida, básicamente aquellos que lo han visto todo, no hay nada que les satisfaga a menos que se haga a la perfección. Por eso debían ganar experiencia cada vez que tuvieran la oportunidad.

—¿De verdad...? Bueno, la próxima vez que nos encontremos con él, me esforzaré mucho por ponerle buena cara.

—Sí, eso servirá, eso servirá. A nadie le disgustan las bromas. Si alguien con quien hablas está molesto contigo, sólo significa que tu habilidad para mantener una conversación no está ahí todavía... Igthorn, sé que esto es difícil. Yo compensaré tus defectos y tú puedes compensar los míos, ese era nuestro trato, pero no puedes dejar de intentar superar tus propias debilidades por eso. No es que vayamos a estar juntos para siempre.

Aunque Wayne puede ser más inteligente que la persona promedio, era completamente superado en términos de físico. Igthorn era todo lo contrario.

Si fueran del mismo tipo, tal vez habrían sido rivales en lugar de eso. Por eso estaban agradecidos por el hecho de que ninguno de ellos pensara en el otro de esa manera. Era inusual que los señores vecinos fueran amistosos entre ellos, pero como eran el tercer y cuarto hijo de su familia, no estaban adoctrinados con la animosidad del pasado. Por eso estaban tan unidos.

Lo más importante, tenían química.

—¿Es así...? ¿Y qué hay de lo que discutimos con él?

—Absolutamente terrible.

Wayne no dudó ni un segundo antes de responder a la pregunta de su amigo. 

Para alguien como él, estar al mando de la facción era una situación demasiado peligrosa.

—Pero, ¿no era ese tipo fácilmente manipulable?

—Mhm, eso es verdad.

Esa facción era, francamente hablando, un basurero. 

Sus miembros sólo estaban en ella para capitalizar su estatus de nobles, y no tenían ningún interés en desarrollar sus tierras. Como un niño con una espada de hierro, abusaron de su inesperada autoridad. No habían logrado nada en absoluto, pero estaban tan seguros de sí mismos que creían que eran omnipotentes. Esta gente estaba más allá de la salvación. Incluso alguien como Wayne podía entender que era un noble completamente ordinario, aunque ellos no podían. La facción estaba llena de ese tipo de gente.

Era seguro decir que, debido a esto, la facción tenía un gran problema.

—El Reino Hechicero almacenando grano en la capital es un acontecimiento perturbador porque teóricamente tienen completo control sobre su precio de mercado. Definitivamente subirán los precios debido a nuestra mala cosecha de este año. Lo que es aún más aterrador es el hecho de que los nobles que son optimistas sobre una trampa tan descarada y han cambiado sus tierras de cultivo para cultivar sólo cultivos comerciales no son la minoría. Su mentalidad es que incluso si algo malo sucediera, podrían pasar la hambruna importando grano del Reino Hechicero, incluso si el precio es un poco más alto.

Muchos nobles terratenientes de esta facción tenían esta mentalidad. A pesar de sus intentos de insinuar sutilmente los peligros de hacerlo, sus actitudes demostraron claramente su creencia de que sólo ellos no se verían afectados por ello. Estaban decididos a poner sus planes en acción.

—...Perdimos una gran cantidad de nuestra fuerza de trabajo en esa guerra. Es fácil ver que están obsesionados con las ganancias a corto plazo basadas en cómo distribuyen su fuerza de trabajo restante.

Dejar de lado las ganancias mezquinas y en su lugar centrarse en los beneficios a largo plazo debería haber sido el sentido común para los que están en la cima de la jerarquía.

—Así que incluso pensar en robar la caravana de granos del Reino Hechicero es una prueba de que tiene un problema mental. Seguramente nadie es tan estúpido como para no entender que atacar a una caravana que ondea la bandera del Reino Hechicero sería tratado como una declaración de guerra y resultaría en una seria venganza. Incluso si él es así... Espera. ¿Estamos siendo engañados?

Era ciertamente posible que estuvieran siendo engañados y él no podía entender cuál era la meta de ese hombre. Tal vez no era tan mala elección aceptar su propuesta después de todo.

—No, ¿no estás pensando demasiado? Es probablemente porque era realmente tan idiota que no consideró las posibles consecuencias mientras se le ocurrió ese plan.

—Oye —Wayne sonrió amargamente— no considerar las consecuencias de atentar contra esos carruajes ¿puede existir realmente un idiota de esa magnitud?

—Bueno... si lo pones de esa manera...

En cualquier caso, no había ninguna manera plausible de que un noble sin sentido común fuera elegido para heredar el título de su familia; por lo tanto, Philips debía tener un objetivo. ¿Cuál podría ser su objetivo?

—Es mejor si consultamos a Cygnaeus, ¿verdad?

—No, no se lo digas.

Hilma Cygnaeus, la mujer que hizo todo lo posible para establecer esta facción.

Se rumoreaba que era amante de cierto conde, pero la formación de esta facción no habría beneficiado a dicho conde de ninguna manera. Y así, el origen de sus abundantes fondos y sus amplias conexiones seguía siendo un misterio.

Probablemente era una organización, no un individuo, lo que estaba detrás de la mujer. Por el simple procedimiento de eliminación, se podía llegar fácilmente a la organización que habría tenido tales capacidades.

Los Ocho Dedos.

El sindicato del crimen que controla la sociedad clandestina del Reino.

En ese caso, Hilma era probablemente alguien que podía ser fácilmente descartada, como un maniquí.

(No), la intuición de Wayne se lo dijo.

Las pocas conversaciones que tuvo con ella le indicaron que definitivamente no era un simple peón de sacrificio. De hecho, era más que probable que ella fuera una de las más altas de la organización. Tener a alguien como ella en la facción era preocupante, por no decir más. Aunque algunos nobles tenían el poder de hacer pactos encubiertos con el sindicato del crimen, Wayne no quería verse envuelto en tales organizaciones ilegales.

Era precisamente porque no tenían una buena opinión de sí mismos que querían aprovecharse de ella mientras mantenían una operación fluida.

—¿Por qué...? Parece que estás pensando en algo que no podré entender de nuevo, pero ¿no es hora de que me digas qué está pasando? Incluso yo sé con certeza que decirle que sí a ese tipo nos meterá en problemas en el futuro. Estamos a punto de atacar una caravana del Reino Hechicero en su territorio, ¿entiendes? Ese huesudo bastardo definitivamente no va a dejarlo pasar. No hay forma de que ese tipo no pierda la cabeza después de esto, y la tuya puede que tampoco permanezca conectada a tu cuello por mucho tiempo.

Igthorn tenía toda la razón, pero Wayne tenía una idea; había accedido a la propuesta con una comprensión total de los riesgos que implicaba.

—Tal vez ese sea el plan de ese idiota, echar toda la culpa sobre nosotros y embolsarse los bienes robados para sí mismo. ¿Qué tal si seguimos con su plan? Patrullaremos nuestros propios territorios y por casualidad nos encontraremos con un grupo de bandidos, el grupo responsable del ataque a la caravana del Reino Hechicero. Después de eso, los mataremos a todos. Es crucial que sólo nosotros seamos responsables de cuidarlos.

Si la caravana de un individuo fuera atacada, ninguna víctima se retiraría simplemente después de recibir la noticia de que los autores fueron asesinados. Esto se aplica incluso a nivel nacional. Las represalias hubieran sido más que justificadas. Por ello no debían dejar ninguna prueba de su participación. Además, habían logrado que les fuera más fácil defender su inocencia inventando que simplemente se ocupaban de un incidente que había ocurrido por casualidad en sus tierras.

—¿Qué te parece? No es un mal plan el ganarse el favor del Reino Hechicero, ¿verdad? Incluso si se sospecha que estamos involucrados, podemos decir que intentamos ayudar a la caravana. Estaremos bien mientras los perpetradores estén todos muertos. Ya sabes lo que dicen, los muertos no cuentan cuentos.

—Nos estamos adelantando, pero tenemos que considerar la posibilidad de que haya sacerdotes que puedan resucitar a los muertos. ¿Sabes lo que también dicen? El cura no miente.

—... ¿Realmente crees que hay sacerdotes capacitados para la resurrección en el Reino Hechicero? ¿En un país donde se dice que los no-muertos caminan orgullosos por las calles, atormentando a los vivos?

—No, supongo...

Wayne sonrió al coincidir con Igthorn.

—Independientemente de los objetivos de ese hombre, un atentado a una caravana del Reino Hechicero es beneficioso para nosotros, sin importar el resultado. No importa si el ataque tiene éxito —lo cual no creo que suceda— o fracasa, porque el Reino Hechicero estaría en alerta máxima para futuros ataques, en cualquier caso. Podrían dejar de almacenar grano con los comerciantes del Reino. De esa manera, esos idiotas recibirían una llamada de atención y empezarían a hacer planes con una base más sólida. Ademas... —Wayne se rió burlonamente— ese hombre estará acabado sin importar lo que pase.

—¿Vale la pena todo el lío? ¿Para que tomemos todos estos riesgos sólo por él?

—Por supuesto que no vale la pena personalmente, pero es necesario obstaculizar a Cygnaeus, la mujer que está detrás de él, aunque sea por poco. Ella debe estar planeando usarlo para manipular la facción y alejar la atención de ella, permitiendo finalmente que su sindicato opere de una forma al descubierto. Si no fuera así, no tendría sentido que invirtieran tanto dinero en la facción.

La facción Real y la facción Noble ya habían perdido mucho de su poder. Si uno pudiera manipular libremente esta tercera facción suya, sería capaz de ejercer una aterradora cantidad de autoridad. Esto significaba que los Ocho Dedos estarían a cargo de los asuntos legales e ilegales del Reino.

—Yo sólo sería capaz de encontrar soluciones temporales para estas cosas, pero tú ya has pensado en esto, ¿eh?

Como dijo Igthorn, tal idea debería estar fuera del alcance de las mentes de los nobles, y mucho menos de un humilde Barón. La verdad es que no todos los barones son iguales, algunos poseían más tierras que los nobles de mayor rango. Desafortunadamente para ellos dos, sus territorios eran del tamaño apropiado para un Barón, así que eran solo barones promedio del Reino.

Todo lo que los nobles sin conexiones en la facción Real o la facción Noble deseaban hacer era desarrollar mejor sus tierras. Para que esto ocurra, el Reino también debe cambiar para mejor.

Ellos tuvieron la idea no sólo porque eran nobles, sino también por sus propias ambiciones.

Lo que deseaban era ser más ricos y felices.

Para eso, explotarían cualquier oportunidad beneficiosa al máximo.

—Pero incluso si nos cambiáramos a una facción mejor, tendríamos que reconstruir nuestra reputación y conexiones de nuevo, ¿verdad?

—Sí, claro.

Se habían unido a la facción para obtener oportunidades que de otro modo no tendrían a su disposición si se hubieran unido a una facción más establecida. Sin embargo, nunca esperaron que los Ocho Dedos nombraran a tal cretino para su posición de liderazgo. Parecía que unirse a esta facción fue un error.

—Hablando de eso, ¿el Reino Hechicero puede usar esto como una excusa para declarar la guerra al Reino?

Wayne lo pensó por un momento y sacudió la cabeza.

—Improbable. El Reino Hechicero es una nación con una sola ciudad, les falta la mano de obra para ocupar todo el Reino. Incluso si tienen muchos no muertos, de todas formas sólo son adecuados para un simple trabajo manual. No podrán hacer frente a un país, así que aunque se declarara la guerra, sólo pedirían la tierra más cercana a ellos como mucho... No debería ser un problema para los nobles como nosotros, cuya tierra está lejos del Reino Hechicero. Así que...ahora.

Levantó un puño cerrado mientras hablaba e Igthorn imitó sus movimientos para darle un golpe de puño.

—¡Hagámoslo!

—¡Si!




Comentarios

  1. Primer comentario que emoción, un saludos a mi mamá. Debería estudiar para el examen de mañana pero no me puedo concentrar si no estoy al dia. Gracias por la traducción

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Que suerte que tu país no esta en cuarentena

      Borrar
    2. Me ha pasado lo mismo jajajajajaja, por suerte ahora estoy de vacaciones.
      PD: @johnny838 mi país está en cuarentena pero igual tuve clases y trabajos de la U, la única diferencia fue que di las clases en la casa

      Borrar
  2. jejejejejejejjejejejejeje esos 3 chiflados no saben q danzan en las manos del supremo...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajaja y apuesto que el supremo tampoco lo sabe xD

      Borrar
    2. Jajaja concuerdo con ambos jaaja

      Borrar
    3. Nadie sabe lo que pasa, ni el idiota, ni nos los nobles ni el supremo

      Borrar
    4. ni el idiota, ni los dos conspiradores ni el supremo, ni el lector xd.

      Borrar
    5. El autor si que sabe, pues ya está escribiendo el volumen 15 :v

      Borrar
    6. Por lo menos el autor está citado, al Supremo le salen las cosas y no tiene ni idea de lo que pasa jajajaja

      Borrar
  3. Gracias por las traducciones

    ResponderBorrar
  4. Gracias por el pack!
    Esos 2 no son tan idiotas como Philip pero siguen siendo tremendos idiotas.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No lo creo actúan con cautela, simplemente sobreestiman a Philip

      Borrar
    2. razonaron todo muy bien esos dps, sin embargo, no cuentan con el conocimiento apropiado y subestimaron al reino hechicero... philip solo es un idiota ppss

      Borrar
    3. Yo diría no son tontos, más bien son personas promedio, en el mejor de los casos un poco sobre el promedio y ese el problema, hace parecer fácil poder idear estratagemas y actuar astutamente para el mejor resultado en estos asuntos pero es complicado, y al menos ellos entienden sus propias limitaciones y tratan de mejorarlas y tratan de hacer el mejor futuro en su situación actual

      Borrar
  5. Santa ediciones nuevas tengo mucha emoción voy a postear un viejo fan art mio.
    https://www.deviantart.com/nessdraw/art/Overlord-Napoleon-Ains-827103915

    ResponderBorrar
  6. Sabia que Philip era idiota pero nunca imagine que era tan idiota :) en el volumen 13 pense que las reacciones de Hilma y su amigo eran exageradas debido a su "bautismo" y quedaron muy traumados, mi error subestimar asi a Philip.
    tenia fe que sus 2 amigos eran estupidos luego mientras leia la parte 2 pense que los juzgue mal cuando la termine mi di cuenta de que si son unos idiotas totales.
    Muchas gracias por la traducción :)

    ResponderBorrar
  7. Uno es un idiota niveles biblicos y los otro dos no son tan idiotas pero igual f

    ResponderBorrar
  8. Todo va deacuerdo al plan del supremo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. EL SUPREMO: "Cúal Plan?" "Ahh, el plan" "El Plan que yo mismo planie mientras planeaba" "Explicaselos Demiurge" :v

      Borrar
    2. Ja ja ja, exactamente como sucederá

      Borrar
    3. Jajajajajajaja XDDDDDD estos comentarios me matan, me dan vida eterna XDDDDDD

      Borrar
    4. Ajajajajaja excelente comentario! El momonga solamente tiene una suerte tremenda.

      Borrar
  9. Yay gracias genial ya extrañaba las tonterías de ese noble retrasado

    ResponderBorrar
  10. Joder estos estan mal de la cabeza o que ... el nombre Rey Hechizero no les dice nada... por deus!!!! Bueno F al reino que perecera solo por unos cuantos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Unknown sigues vivo !!!!!Desde que dejaste de traducir Arifurieta los primeros 2 meses pense que la unversidad te dio muchos trabajos prácticos,despues de 6 meses sin actualizarla temía lo peor......
      Me alegra que nada malo te pasó :)

      Borrar
  11. Fantástico, me gusta que compartas la novela, muy agradecido de mi parte

    ResponderBorrar
  12. Jaja ja el tonto el idiota y el estúpido juntos como se les acurre tal plan más descabellado solo espero sus muertes arribles kajjajaaj veo gente muerta

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. jejejejejjejejejjejejejej si lo mas gracioso es que ese plan no es de ellos todo es parte del plan del supremo

      Borrar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  14. Gracias por su grandiosa traducción

    Quiero ver la propuesta de matrimonio de Philip hacia Albedo, eso sería epico

    ResponderBorrar
  15. No , lo epico seria que Shalltear e Hilma esten en la habitación durante la propuesta :)

    ResponderBorrar
  16. Pero que demonios... Desde el prólogo vengo preguntándome qué hizo que albedo no entendiera lo que leyó, y Renner haga esa "ah?" , Pero al terminar este capítulo pensando que esos dos planteaban algo inteligente, te das cuenta que todos son unos idiotas.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

OVERLORD, VOLUMEN 14, La bruja del Reino caido

Sinopsis
Un transporte del Reino hechicero ha sido ataco por los nobles del reino de Re-Estize. ¿Acaso fue una casualidad o se trata de un plan enemigo?
Por esta razón, Nazarick decide que el Reino ha elegido luchar de frente en contra del Reino Hechicero. El príncipe Zanack, Blue Rose y Brain se encuentran en el reino de Re-Estize, aun catatónicos debido a la masacre ocurrida  en la llanura de Kazze y ahora con la amenaza de guerra en contra del mismo enemigo, todos se encuentran desesperados ante la perspectiva de luchar una guerra sin posibilidades de victoria. El reino está al borde del colapso y solo un milagro podría salvarlos. 
Tabla de Contenido

Prologo
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Capítulo 1: Un movimiento inesperado
Parte 1-2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Capítulo 2: El principio del fin
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9
Capítulo 3: El último rey
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5 Capítulo 4: Una trampa que atrapa todo Parte 1 Parte 2 Parte 3 Par…

Overlord, Volumen 14, Prologo, Parte 1

La habitación de Ainz estaba situada en el noveno piso de la Gran Tumba de Nazarick. La habitación, que había sido convertida de dormitorio a oficina, estaba situada lo más cerca posible del pasillo. Dentro, su dueño no se encontraba en ninguna parte, pero se oía el débil sonido del papel que se barajaba. Junto al escritorio que Ainz utilizaba frecuentemente, había una mesa y una silla más pequeñas pero igualmente excepcionales. Sobre esta silla es donde Albedo, la guardiana supervisora de la Gran Tumba de Nazarick, se sienta para procesar los documentos que están sobre el escritorio.