Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 14, Capitulo 1, Parte 3


Philips había llegado finalmente a su destino, un tramo de camino en el feudo del Barón Delvin. Había llevado a sus soldados apresuradamente, desde el día anterior y acampando durante la noche, en el lugar del ataque. De acuerdo con la información, una caravana del Reino Hechicero pasaría por este lugar.

Philips iba a caballo, mirando a sus soldados alineados.

Eran soldados, o más exactamente aldeanos, bajo su mando.

Se reunieron un total de cincuenta.

Había enviado órdenes de reclutamiento por todo su territorio, pero no muchos hombres respondieron al llamado. La respuesta más común fue que ya habían servido el tiempo que estaban obligados a hacerlo.

Lo cierto es que esto molestó mucho a Philips.

El plan fue diseñado para la futura prosperidad de sus tierras, para el bien de todos los que vivían allí. También había una abundancia de potenciales botines de guerra, que Philips había pensado y propuesto que se distribuyeran a todos. Aun así, nadie vino a ayudar.

<<Son demasiado tontos.>>

Un montón de ignorantes que no podían decir si algo les beneficiaba o no. No, esta era la razón exacta por la que tenían que ser guiados y dominados por un genio como él.

A pesar de intentar convencerse a sí mismo de lo contrario, su ira hacia aquellos que no lo entendían se encendió. Había pensado en el reclutamiento forzoso, pero eso enfurecería definitivamente a su padre, el cual ya tenía puesto un pie en las puertas de la muerte.

Al final, les pagó por adelantado con el dinero que le había prestado Hilma.

Después de todo su duro trabajo, consiguió reunir a cincuenta hombres, pero estos eran o bien viejos que ya habían pasado su mejor momento, jóvenes enfermos con cuerpos frágiles, u hombres con egos inflados que iban por ahí buscando peleas en sus pueblos y que generalmente eran conflictivos.

Para decirlo sin rodeos, eran el peso muerto de su pueblo y ninguno de ellos valía el dinero. Aun así, Philips sentía una emoción indescriptible disfrutando de la mirada de sus soldados.

Tenía la corazonada de que una historia heroica propia, ampliamente difundida, estaba a punto de suceder. No, ya había comenzado.

A medida que su territorio se expanda inevitablemente, también crecerá su estatus. Pronto se apuntará al escenario mundial en un escenario brillante.

Estaba a punto de asestar el primer golpe al Reino Hechicero, una hazaña que nadie más había hecho. Como una estratagema para contener al Reino Hechicero, esto seguramente permitiría a Philips recibir grandes elogios de la familia real y un rango acorde con este logro. Quizás incluso podría casarse con esa hermosa princesa.

—Entonces, milord, ¿podemos realmente atacarlos?

Philips, que había estado disfrutando de su fantasía, fue arrastrado de nuevo a la realidad como si un cubo de agua fría acabara de ser arrojado sobre él.

Volvió a sus sentidos y miró al soldado que le había hecho la pregunta. 

El soldado era un hombre ordinario, de unos 30 años de edad. Vestía ropa desaliñada y, por alguna razón, sostenía una pala de madera. Incluso un garrote habría sido mejor que una pala, de lo contrario incluso algunos de los palos que había por aquí habrían funcionado mejor. Philips quería decir algo al respecto, pero la pala fue probablemente el resultado de su orden de que trajeran sus propias armas.

Francamente, viendo que algunos de los aldeanos estaban faltos siquiera de palos le daba a Philips un poco de dolor de cabeza. Además de ellos, sin embargo, el grupo en su conjunto parecía como si fueran unos bandidos indigentes. Tal vez incluso podrían engañar a sus oponentes para que lo creyeran.

Los soldados a su alrededor aparentemente estaban de acuerdo con las dudas del hombre, ya que todos los que estaban a la vista volvían la cabeza hacia él como diciendo "sí, yo estaba pensando en lo mismo”.

—Estaremos bien, esto es un movimiento para salvar el Reino.

—Uh, milord, no entendemos realmente todo el asunto del Reino, es demasiado complicado para nosotros. No nos atarán y nos cortarán la cabeza, ¿verdad? —Otro hombre preguntó, y pronto los otros comenzaron a hacer eco junto con sus “sí”.

Philips se sorprendió mucho por las preguntas que demostraban una completa falta de comprensión de la justicia.

«Es precisamente porque existe tanta gente como ellos, que alguien con talento como yo tiene que dirigirlos. Nadie obedeció mis planes sobre la administración de los cultivos porque esta gente sólo podía pensar en un nivel superficial...»

—Dije que no habrá problemas, ¿están todos sordos?

—...No, no lo estamos.

Los soldados no estaban convencidos, su rencor era visible.

Tal vez debería haber ejecutado a alguien como advertencia a los demás, pero eso haría parecer que no podía liderar en absoluto. Perdería su dignidad si no pudiera hacerlos trabajar a pesar de saber que había riesgos.

Cuando Philips entró en pánico y no supo qué hacer, escuchó el abrumador sonido de los cascos de caballos pisando el suelo. Volvió la cabeza para ver a dos jinetes galopando hacia él. Sus rostros estaban cubiertos excepto por los ojos, pero aun así sabía quiénes eran.

Los dos se detuvieron a lo lejos y lo saludaron.

«¿Por qué no vienen hasta aquí? ¿No deberían venir hacia mí y no al revés?» Philips pensó que tal vez tenían algo que decir que debía mantenerse en secreto.

—Hm, supongo que tengo que hacerlo.

Finalmente pudo sentirse un poco mejor consigo mismo diciendo cosas de manera pretenciosa y así cambió su expresión a una frívola para igualar.

Philips se acercó a ellos a caballo. Había practicado la cabalgata, así que hacer que un caballo caminara en línea recta no era un problema.

—Barón, ¿cómo van sus preparativos?

El rostro del hombre estaba enmascarado, por lo que era difícil identificarlo, pero a juzgar por la voz y su constitución, se podía deducir que el hombre era el Barón Delvin, o Wayne.

Su traje, sin embargo, no se parecía en nada al de un barón.

La armadura de cuero estaba un poco sucia y una espada colgaba de su cintura. Su caballo parecía aburrido y sin vida, como un caballo de granja en lugar de un caballo de guerra. A su lado estaba el Barón Rokerson, o Igthorn, que se veía más o menos igual. Su apariencia era tan parecida que incluso sus caballos se veían similares.

A diferencia de Philips, que tenía algún apoyo financiero, ellos parecian ser bastante pobres. Philips pensó en la época en que los había visto con ropas desgastadas, y trató de ocultar el sentido de superioridad que estaba a punto de mostrar en su cara.

«Bueno, ahora no puedo mostrar a este patético dúo que estoy irritado por la baja moral de mis soldados, ¿verdad? Esto es una molestia.»

Él, como alguien de mayor estatus, debería mostrar a los que están por debajo de él las razones por las que es superior a ellos. Philips debía ser un modelo para la sociedad, y los inferiores debían seguir a Philips. De esa manera, el mundo podría funcionar sin problemas.

—¿Sólo ustedes dos? ¿Qué hay de sus hombres?

—Ya los hemos preparado, ¿verdad?

—Exactamente, nuestros soldados flanquearán a los de Philips-kakka y estableceremos la formación de ala de grulla.

—¡Oh! ¡La formación de Ala de Grulla!

Incluso Philips sabía de esa formación. Desplegar una formación tan famosa fue algo muy gratificante; era como si se hubiera convertido en el protagonista de algún cuento.

—Así que, en caso de que las cosas vayan mal, por favor, dispérsense hacia la izquierda y la derecha. Los enemigos no se dispersarán si sólo vamos en una dirección. Recuerden separarse lo más posible cuando se retiren.

—Entiendo. Está bien, no necesitas recordarme...

—¿No sería mejor decidir de antemano quién debe ir en cada dirección? Una retirada exitosa puede ser difícil en el calor de la batalla. Esto se aplica a Philips-kakka también. ¿En qué dirección se retirará?

Hablaron como si hubieran previsto su derrota, esto hizo que Philips se disgustara bastante.

—¿Así que estás convencido de que voy a perder?

—No, no, no es nada de eso, Philips-kakka. ¿Acaso no ha oído hablar de la táctica de fingir una retirada para exterminar a todos los enemigos que te persiguen de una sola vez?

—ah, ajá, sí lo he hecho.

«Oh, ya veo.», Philips aceptó su explicación, pero como sería desagradable admitir su ignorancia, actuó como si ya supiera de la táctica.

—Como pensaba, usted lo sabía. Bueno, ahí lo tiene, esta es la estrategia, una que incluye una retirada estratégica.

«Bueno, en ese caso...» Mientras Philips se preparaba para discutir hacia dónde retirarse, se dio cuenta de que faltaba una información importante.

—Antes de responder, tengo una pregunta. Aún no me han dicho el tamaño de sus fuerzas. ¿Cuántos hombres habéis traído?

—75 cada uno.

Philips estaba tan sorprendido de que pudieran reunir más hombres de los que él podía, que la idea de que «con estos números, escapar en cualquier dirección sería lo mismo.» nunca se le pasó por la cabeza hasta más tarde. Philips racionalizó que, ya que este era su territorio después de todo, tenía sentido que no sería tan difícil para ellos hacerlo. Si se tratara simplemente de una cuestión de cantidad, las cosas habrían sido mucho más fáciles, el problema radicaba en sus consideraciones previas. Philips estimaba que podría haber reunido al menos el doble de hombres si estas hubieran sido sus tierras.

—...si tenemos tanta mano de obra, ¿no tiene más sentido que ataquemos todos al mismo tiempo? Después de todo, tenemos alrededor de 200 hombres aquí.

—Aunque esa sería una opción viable también, no sería la formación del ala de grulla. Para que sea una formación de ala de grulla, los soldados de Philips-kakka deben avanzar primero con nuestras fuerzas cubriendo los flancos.

—¡Ahh, entonces es por eso!

Claro, a causa de eso. Se las arregló para olvidarse completamente de ello.

Wayne dejó escapar un suspiro en el aire. Como su cara estaba completamente cubierta, nadie podía ver su expresión actual.

—Me alegro de que pueda entenderlo. Ahora bien, ¿en qué dirección deberíamos retirarnos?

—Ah, sí. Nos retiraremos hacia la dirección de Igthorn-kakka entonces.

—Así que, hacia el flanco izquierdo, entiendo. Entonces le pediré que se atenga al plan de batalla que habíamos discutido antes. Por favor, también tenga cuidado con los arqueros, no es tan raro que los caballos maten a sus jinetes en una estampida una vez que han sido alcanzados por las flechas.

—Mientras tenga esta armadura, estaré bien, aunque me pise un caballo. Este es un artículo de alto grado que fue hecho a mano por un herrero de renombre y encantado por hechiceros.

El juego de armadura de Philips era un regalo de Hilma. La armadura había sido encantada con magia que impulsó su defensa, permitiéndole superar el arsenal que había sido transmitido como una reliquia familiar en su casa. Aunque había recibido este regalo hace tiempo, nunca había tenido la oportunidad de probarlo. Este será el debut de la armadura.

A diferencia de él, esos barones de ahí jamás podrían tener algo de tan alta calidad. Philips se esforzó al máximo para evitar que su sentido de superioridad apareciera en su voz.

—Aún así, es mejor pecar de precavido. Todo sería en vano si Kakka muriera en la refriega. Esta es la verdad.

—Eso es correcto, porque Philips-kakka es nuestro general.

—Incluso si se pone una armadura tan excelente, todavía hay puntos débiles donde una flecha podría golpear. Además, no importa cuán duradera sea la armadura, no puede defenderse contra la mayoría de los hechizos. Por favor, no baje la guardia por la armadura, después de todo, Philips-kakka es nuestro general.

Sus repetidas advertencias molestaron mucho a Philips, pero él entendió de dónde venían. Si un general fuera a ser asesinado, la batalla terminaría, eso era de sentido común.

Sabiendo que estos dos lo veían como su líder, Philips no pudo evitar sonreír.

—Por supuesto, lo entiendo.

—...Ademas, ¿dónde desplegará Philips-kakka nuestras formaciones? Sería demasiado peligroso desplegarlas en la carretera. Creo que sería mejor quedarse atrás, de esa manera podríamos acudir en su ayuda si tenemos que retirarnos. Ayudaría si nos dijera su posición.

Philips estaba de acuerdo.

Cuando el general estaba en peligro, es el deber de sus subordinados acudir en su ayuda. Aunque esto era de sentido común, Philips se sorprendió de que no fuera él quien lo sugirió en primer lugar.

«Habría notado estas cosas si fuera el yo habitual... ahora mismo estoy demasiado excitado. Es la primera vez que organizo una batalla de esta magnitud.»

Philips tragó ligeramente y respiró profundamente.

—¿Qué... qué pasa?

—Ah, nada. Sólo trataba de templar la pasión ardiente por esta batalla en mi corazón.

—...oh, ya veo. ¿Es así...? Umm, ¿entonces dónde le gustaría a Philips-kakka esperar la caravana?

—En primer lugar...

Philips echó un vistazo a su izquierda y derecha.

Los caminos pavimentados eran bastante amplios, suficiente espacio para que dos carros pasaran uno al lado del otro. Este camino parecía ser una importante fuente de ingresos para el Barón Delvin.

Había frondosos bosques a los lados de la carretera, pero los puntos más cercanos al camino donde los bandidos se escondían normalmente, habían sido completamente despejados hasta sólo pasto.

El bosque estaba bajo gestión humana, aparentemente para permitir a los cerdos buscar bellotas y similares en los terrenos, por lo que no había necesidad de estar en alerta por monstruos o bestias salvajes. 

Si ese es el caso...

—Prepararemos la emboscada en el bosque.

—Ya veo. Si ese es el caso, conozco un lugar adecuado. Hay un trozo de bosque donde ya se han quitado las ramas, las malas hierbas y todo lo demás, que podría permitirnos retirarnos a caballo. ¿Qué le parece?

—¿Existe tal lugar?

—En efecto. Cuando Philips-kakka decidió lanzar la emboscada en estas tierras sabíamos que algo así era necesario, así que nos tomamos el tiempo de preparar ese lugar.

Philips había elegido repetidamente este terreno para la emboscada en sus reuniones anteriores. Aunque había pedido la opinión de Wayne e Igthorn, ambos se remitieron a Philips. Debió ser bastante problemático para ellos hacer los preparatorios con posterioridad.

—Entonces te estoy muy agradecido.

—Tonterías, ya que tiene que asumir los riesgos de liderar el primer ataque, lo que hicimos fue justo lo que nos correspondía, ¿no?

—¡Es tal como Wayne-kakka lo había supuesto!

Los dos llevaron a Philips al sitio y fue tal como lo habían descrito. No debería haber problema para que los caballos galopen si el terreno está en estas condiciones.

Cuando terminó su discusión con los dos, Philips simplemente se dirigió a sus soldados.

Philips no podía dejar de sudar debido a su armadura de cuerpo entero, y como estaban en un terreno irregular, su casco podía hacer que perdiera el equilibrio y cayera fácilmente.

—Whooo, whooo.

Philips resopló fuertemente cuando se quitó el casco para engancharlo por debajo de la cintura. Sacó un pañuelo y comenzó a limpiarse la frente con furia.

Philips sintió que la armadura era un fracaso. Aunque las capacidades defensivas de una armadura son su cualidad más importante, la movilidad es igualmente importante. En su memoria, parecía recordar que había encantamientos que aligeraban la armadura, tendría que pedir uno de esos en el futuro. O tal vez un encantamiento que le impida sudar mientras lleva la armadura.

Debería hablar con Hilma sobre esto la próxima vez que esté en la capital.

Después de tomar nota mental de eso, volvió al sitio donde vio a sus soldados aburridos sin hacer nada.

—El tiempo ha llegado.

— Pero Milord. ¿Quiénes son esos hombres que se han cubierto la cara? Su apariencia grita la de un bandido. ¿Nos están tendiendo una trampa?

—Eso es imposible, aquellos hombres son obviamente estimados nobles del Reino. Hablando de su apariencia, no lo menciones. No es como si cada noble pudiera permitirse una armadura de cuerpo entero.

Además, durante la batalla de las Llanuras de Katze, las familias que habían perdido a sus sucesores también perdieron muchas armas y armaduras heredadas. La familia de Philips estaba en esta misma situación, si perdía esta armadura sería difícil adquirir una de nuevo.

Aunque parece que los soldados no creían en su razonamiento, no había necesidad de forzarlos a aceptarlo.

—¡Está bien! ¡Esperemos a que llegue la caravana! ¡Después de que llegue, la atacaremos inmediatamente!

Philips no escuchó ninguna respuesta y levantó la voz.

—¿¡Entienden!?

—Entendido...

Aunque todos respondieron a regañadientes, sus voces al unísono fueron lo suficientemente fuertes para ser escuchadas. 

Philips no estaba satisfecho con su respuesta, pero tendría que dejarlo así. Esta era su primera batalla después de todo, no había necesidad de que cumplieran todas las expectativas.

Para que se conviertan en excelentes soldados, deberían concentrarse en los problemas más inmediatos.

Mientras Philips reflexionaba sobre estos pensamientos, se sentó en el suelo como si su cuerpo se rindiera al deseo de descansar.




Comentarios

  1. Wow genial, ya me hacía falta mi dosis, de nuevo primer comentario gracias por traducir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún héroe sin capa que pase notificación al correo de parte nueva? Digo, para no romper el F5...
      ksirbfi@gmail.com

      Eliminar
  2. excelente, estuve esperando todo el día solo para continuar con mi dosis de overlod, se agradece por tu gran labor

    ResponderEliminar
  3. Ya comenzaba a preocuparme :V

    ResponderEliminar
  4. gracias por la traduccion... realmente estos nobles son unos idiotas, sospecho que su muerte sera rapida, excepto la de philips que seguro se enterara al ultimo momento, justo antes de morir que todo fue una trampa del supremo... pero de verdad es lo menos q se merecen por idiotas

    ResponderEliminar
  5. La cuarentena se hace interesante espero con ansias la siguiente parte.

    ResponderEliminar
  6. No,yo creo que el asalto les sale bien pero cuando se enteren la facción real y la facción noble los cargaran de cadenas para entregarlos a E-Rantel.
    Espero que el padre de Philip se muera rápido en su cama antes de saber lo que hizo su hijo :)

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  8. Las preparaciones terminaron,ahora viene lo chido

    ResponderEliminar
  9. gracias la abstinencia me estaba pegando muy duro

    ResponderEliminar
  10. jajaja díganme loco pero creo que philip murio sin darse cuenta jajaja

    ResponderEliminar
  11. Segun la historia, philip es el idiota definitivo que hasta remedios era un genio a su lado. Pero si comparo a philip con otros personajes de orras historias como aqua, koukin, motoyasu. Philip muetra tener un mayor nunero de neuronas que todos esos 3 junntos, se sabia que iba cometer una estupidez pero a volverse la causa de la destruccion del reino y que el lord dragon decida actuar nunca lo espere.

    ResponderEliminar
  12. Que venga la guerra. Gracias por la dosis diaria de overlord

    ResponderEliminar
  13. Gracias x el capítulo ..muy emocionado x los q se viene

    ResponderEliminar
  14. Gracias x el capítulo ..muy emocionado x los q se viene

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por la traducción, esta genial el volumen 14

    ResponderEliminar
  16. Ooooooh... pero si hasta han puesto al caballero cebolla, vosotros si que sabeis cuidar los detalles jejejeje

    ResponderEliminar
  17. Gracias por la traducción la estuve esperando duarnte mucho tiempo

    ResponderEliminar
  18. Gracias por el arduo trabajo, me encanta la incredulidad de Philip, ¿casarse con Albedo? ¿Reinar junto a ella el Reino Hechicero? Además que piensa que el Reino lo felicitará por sus actos. Ya hasta da lastima el pobre ignorante. Y nuestro supremo estará agradecido con su muerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

OVERLORD, VOLUMEN 14, La bruja del Reino caido

Sinopsis
Un transporte del Reino hechicero ha sido ataco por los nobles del reino de Re-Estize. ¿Acaso fue una casualidad o se trata de un plan enemigo?
Por esta razón, Nazarick decide que el Reino ha elegido luchar de frente en contra del Reino Hechicero. El príncipe Zanack, Blue Rose y Brain se encuentran en el reino de Re-Estize, aun catatónicos debido a la masacre ocurrida  en la llanura de Kazze y ahora con la amenaza de guerra en contra del mismo enemigo, todos se encuentran desesperados ante la perspectiva de luchar una guerra sin posibilidades de victoria. El reino está al borde del colapso y solo un milagro podría salvarlos. 
Tabla de Contenido

Prologo
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Capítulo 1: Un movimiento inesperado
Parte 1-2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Capítulo 2: El principio del fin
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9
Capítulo 3: El último rey
Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5 Capítulo 4: Una trampa que atrapa todo Parte 1 Parte 2 Parte 3 Par…

Overlord, Volumen 14, Epilogo

Elias Brandt Dale Raeven bajó de su carruaje, solo para encontrarse estupefacto, mirando aterradoramente la escena frente a él.  
        Extendida frente a sus ojos había una montaña de escombros.

OVERLORD, VOLUMEN 14, Ilustraciones y SPOILERS

Aqui publicare las ilustraciones de los capitulos, asi como la hoja de personajes. Tengan mucho cuidado ya que todo contiene Spoilers muy grandes que puede que les dañe la historia. Estan advertidos.