Ir al contenido principal

Youjo Senki, Volumen X, Capitulo 39


Una disculpa


12 de octubre, Año de 1931

Hospital Militar de Lieja, Flandes

Una enfermera llevó al coronel Rerugen a una habitación privada en el tercer piso. El hospital estaba lleno de heridos, pero a pesar de eso, el rango todavía tenía sus privilegios. Los generales de brigada no tenían que compartir habitación, y menos los verdaderos héroes de guerra. Por supuesto, pensó Rerugen, si fuese otro mago del combate aéreo no tendría que preocuparse por ser entregada a los Aliados.

La enfermera que lo guió parecía cansada y solemne. A pesar de que la guerra había terminado, no había alegría aquí. Dudaba de que hubiera mucha alegría en cualquier establecimiento militar en cualquier rincón del imperio. La atmósfera en la Sede era la de un velatorio. Todas las muertes, todos los sacrificios habían sido en vano. Al final habían perdido. Nadie sabía qué tipo de términos obtendrían de los Aliados Occidentales, pero una cosa era segura. Los términos no serían indulgentes. Después de haber ganado la guerra más grande y sangrienta de la historia, los Aliados no sólo querían la paz, sino la venganza, y la iban a conseguir. Los periódicos republicanos ya hablaban de juicios y ejecuciones para el Kaiser y la mayoría de los líderes del Ejército Imperial. El nombre de Tanya siempre se mencionó más que el de cualquier otro, excepto el del Kaiser. El Kaiser y la familia imperial ya habían huido a Waldstatten, donde se les había concedido asilo. No habría tal escape para Tanya. Si los aliados la exigían, la entregarían a ellos.

La enfermera se detuvo frente a una puerta con el número 312 pintado. "¿Hay algo más que pueda hacer por usted, Coronel?"

Agitó la cabeza. "No, gracias."

La enfermera asintió y regresó a sus tareas mientras abría la puerta y entraba. La habitación estaba un poco oscura, la ventana tenía las cortinas cerradas a pesar de que era la mitad de la tarde. La única luz provenía de una lámpara colocada sobre una mesa al lado de la cama. Tanya yacía tranquila bajo unas mantas. Estaba fuertemente vendada; la mitad de su cara estaba cubierta de gasa y su brazo derecho terminaba en un muñón justo debajo del codo. Su brazo izquierdo estaba conectado a una vía intravenosa. Sabía por el informe médico que había perdido un ojo y que había sufrido múltiples fracturas y otras lesiones. Ninguno de ellos amenazaba su vida, pero ella estaría incapacitada durante semanas. Suponiendo que los aliados tuvieran la consideración de dejarla recuperarse antes de arrestarla. Si, por algún milagro, escapara del pelotón de fusilamiento, tendría quemaduras faciales severas y necesitaría una prótesis de brazo. Sería una lisiada, aunque funcional. Un destino cruel para una joven que había sido (exteriormente) muy encantadora.

Parecía estar durmiendo y Rerugen no quería molestarla. Estaba a punto de irse cuando ella se dirigió hacia él.

"Hola, Coronel", dijo lentamente, y sus palabras eran un poco confusas. "Ha pasado un tiempo."

"Hola, General", se acercó a su cabecera. "¿Cómo te sientes?"

"Wunderbar", dijo riendo y levantó su brazo izquierdo. "Maravilloso, morfina."

"Me alegro de que no te duela."

Dejó caer su brazo hacia atrás y le miró con un claro ojo azul. "¿El cuartel general tiene otra misión para mí? Me temo que debo reportarme como no apta para el servicio. Además, creo que ya no tengo una división".

"No hay más misiones, General. Un armisticio entró en vigor hace dos días. La guerra ha terminado."

Ella hizo un gesto perezoso con la cabeza. "Lo sé, me lo dijeron las enfermeras. Todo ha terminado. Todo." Volteó la cabeza para mirar al techo. "¿Para qué era?"

Rerugen no tenía una respuesta para ella. Estaba seguro que millones de personas por todo el Imperio, soldados y civiles por igual, se hacían la misma pregunta. Cuando él no respondió, ella encontró una pregunta diferente para él.

"¿Por qué estás aquí? Esto está muy lejos del cuartel general estratégico".

Respiró hondo. "El futuro es incierto, y no podemos saber qué nos deparará el mañana. Quizá no nos volvamos a ver, así que quería verte en persona para disculparme".

Ella volvió su mirada del techo hacia la cara de él. "¿Disculparte?" Lo ha malinterpretado. "¿Por qué necesitas disculparte conmigo?"

"La primera vez que te vi, estabas actuando como instructor en la academia. Te detuve de matar a un recluta".

Ella asintió un poco. "Lo recuerdo."

"Pensé que eras un monstruo."

Dio una risa sorprendida. "Puedo entender por qué. ¿Cambió tu opinión de mí con los años?"

"No", le dijo la verdad. "Dadas algunas de las cosas que has hecho, esto sólo confirmó mi creencia original. Eres un monstruo, Tanya Degurechaff".

"¿Y viniste hasta Flandes para decírmelo? Coronel, creo que desperdició un viaje".

"Esa no es la razón por la que estoy aquí", le hizo una reverencia formal. "Quería decirte que tenías razón, y me equivoqué. Desde el principio, usted entendió esta guerra mejor que cualquiera de nosotros. Tenías un mejor entendimiento de la situación que el alto mando o el Kaiser o el gobierno. Debimos haberte escuchado. Sobre atacar a la República durante el falso armisticio. Sobre iniciar una guerra submarina sin restricciones. Sobre ofrecer a la Federación Rusa una paz más moderada. Sobre la estrategia de la tierra quemada. Y sobre la apertura de negociaciones hace años, cuando todavía estábamos en una posición de fuerza. Todos estábamos cegados por la idea de ganar la guerra, creíamos que era el deber de un soldado luchar por la victoria sin importar el costo. Usted fue la única que entendió la verdad, que estábamos en una situación desesperada y que la victoria era una ilusión. Deberíamos haber conseguido los mejores términos posibles mientras aún teníamos cartas para jugar".

La miró a los ojos.

"Pensé que estabas equivocada. Que alguien tan vicioso y cruel como tú no podría saberlo mejor que yo. Creía que nunca podríamos ser completamente derrotados y que deberíamos continuar luchando hasta que nuestros enemigos cedieran. Hice todo lo que pude para oponerme a la mayoría de sus sugerencias, y por eso lo siento. Millones más seguirían vivos, y todo el país estaría mejor si sólo te hubiéramos escuchado. Por no escucharte, por oponerme a ti, me disculpo profunda y formalmente."

Ella le miró fijamente durante un momento y luego suspiró. "De alguna manera, decir 'Te lo dije' no parece suficiente".

"No, supongo que no."

"Bueno, por si sirve de algo, acepto tus disculpas. No es mucho, supongo, pero es algo. Y sé lo difícil que puede ser admitir cuando te equivocas".

Se alegró mucho de oír eso. Por extraño que fuera, aunque todavía creía que era un monstruo, la respetaba profundamente y la reconocía como un gran héroe de la Patria. Si ella iba a ser sacrificada al odio de la República, entonces al menos ella podría saber lo que él realmente pensaba de ella. Dudaba que fuese un gran consuelo, pero era todo lo que podía ofrecer.

"¿Hay algo que pueda hacer por ti? ¿Necesitas algo?"

Ella le hizo una sonrisa torcida. "Tengo el mejor alojamiento y toda la morfina que pueda manejar. ¿Qué más podría querer una chica?"

Se mojó los labios. Tenía que saber que los Aliados probablemente exigirían que la entregaran como criminal de guerra. Pero no iba a sacar el tema, ¿cuál sería el punto? "¿Quieres que un sacerdote venga a verte?"

"¿Un sacerdote? ¿Qué, esperas que confiese mis pecados y le pida perdón a Dios?"

"Puede que no sea tan mala idea", le dijo. "Sé que te criaste en un orfanato apostólico. No tengo ni idea de cuáles son tus creencias religiosas actuales. Pero incluso si no eres una Apostólica practicante, sería prudente al menos hablar con una".

"¿Porque un monstruo como yo realmente necesita preocuparse por escabullirse al cielo?" Se las arregló para darle un toque burlón a la lentitud de sus palabras.

"Todo lo que digo es que el futuro es incierto, ¿por qué no considerar al menos buscar la misericordia de Dios?"

Ella se rió. "Erich, ¿quieres que comparta un secreto contigo?"

Ella nunca se había dirigido a él por su nombre de pila. Ni siquiera se había dado cuenta de que ella lo sabía. "Por supuesto."

"No hay cielo ni infierno esperándote, todo lo que hay es más de lo mismo. Renaces para cometer los mismos errores estúpidos una y otra vez, como ver las repeticiones de un estúpido programa de televisión".

No tenía idea de lo que era un programa de televisión.

"Pero no tengo que preocuparme por eso. No hay nueva vida esperándome, no hay nada. Cuando muera, será el fin, para siempre".

"No tenía ni idea de que fueras un reencarnacionista, pensé que sólo el Punjabi creía en eso. Pero si esa es tu creencia, ¿por qué pensarías que no te reencarnarías?"

Ella le miró con su único ojo y habló con certeza. "Porque Dios me odia."

Tragó en seco y sintió que el hielo corría por su espina dorsal.

"Estoy muy cansada y quiero dormir, así que deberías irte. Estoy segura de que tienes muchas cosas de las que ocuparte. Pero le agradezco su visita".

"Por... por supuesto. Adiós, General."

"Adiós, Coronel".

Rerugen se fue seguro de que nunca la volvería a ver, y pensó que quizás era lo mejor.


♦♦♦


18 de mayo, Año de 1941

Kaiderhoff, República de Prusia

La canciller Rerugen llamó a la puerta de su suite y le dijeron que entrara. Tanya estaba sentada en el sofá, una docena de informes esparcidos sobre la mesa frente a ella. Ella levantó la vista de su trabajo y asintió con la cabeza.

"¿Qué puedo hacer por ti?"

"Había algo de lo que quería hablarte."

"¿Sí?"

"¿Planeas empezar una segunda Guerra Mundial?"

El único ojo de Tanya se abrió de par en par y frunció el ceño. Señaló hacia la silla que estaba frente a ella. "Siéntate".


Comentarios

  1. “el único ojo de tanya se habrio de para en par ”
    ... ... . ......... IMPACTADO

    ResponderEliminar
  2. Alguien quiere Unirse a mi Grupo de Youjo Senki ya Somos mas de 167 Mienbros y tambien hay Rikura de la Loli Nazi 7u7 https://web.facebook.com/groups/188756365064156/?ref=bookmarks

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 14?, Palabras del Autor

El rincón de expresión del autor conocido como el Afterword ha comenzado.

Y así debo decir que, este es el decimocuarto volumen del libro para mí. Por lo tanto, mientras pido disculpas a las personas que esperan el Volumen 14, el corazón de Maruyama está lleno de la sensación de que ha terminado el Volumen 14. El siguiente será el Volumen 15~

¿Cómo te sientes después de leer esta historia?

¿Crees que Suzuki Satoru, como MC de una LN, se siente diferente de lo que ha sido Overlord hasta ahora?

La escena de la batalla en este libro podría haber terminado siendo confusa. Originalmente, tal vez hubiera sido necesario decir algo como "por eso lo hizo y así lo hizo", pero yo lo omití deliberadamente. Esta obra realmente supone una gran carga para sus lectores. Tal vez haya fracasado como autor de LN, pero como he dicho muchas veces, personalmente creo que "no importa si no lo entiendes".

Por cierto, mientras mi editor sigue diciéndome "por favor, hazlo más fácil de…

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 2

"Oh sí, aunque esto no puede empezar a contar como una disculpa, te dare esto, Baraja-san.

El Rey Hechicero rápidamente se metió la mano en su túnica y produjo un arco.

¿Huh?

Era más grande de lo que podría haber estado escondido dentro de su túnica. Neia parpadeó varias veces, pero la realidad se negó a cambiar.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3

Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?