martes, 10 de noviembre de 2015

Overlord, Volumen 8, Historia 1, Parte 3

Parte 3


Enri se puso delante del Gran Bosque de Tob. Por supuesto, ella no estaba sola. A su lado estaban los miembros reunidos de la Tropa goblin.

Los duendes estaban equipados con cotas de malla, escudos redondos y machetes robustos, que colgaban de sus cinturones. Vestían túnicas de color marrón bajo su armadura y botas de cuero con pelo en los pies. En el cinturón llevaban bolsas para artículos pequeños. No se podía decir que estaban equipados insuficientemente.

Los duendes totalmente armados hicieron sus comprobaciones finales de su equipo personal. Ellos reponían sus odres y se aseguraron que sus machetes estuvieran en buena condición.

Todo el mundo estaba bien orientado, pero llevan poco equipaje. Eso fue porque el plan era completar rápidamente su trabajo, y no montar una larga expedición en el bosque.

No todos en la tropa fueron asignados a la protección de Enri. Su objetivo era explorar a fondo la zona y comprobar la veracidad de la información que los jinetes de lobo goblins habían recogido. Es decir, tenían que observar cuidadosamente la situación actual en el Gran Bosque. Con el fin de proteger la aldea, los duendes habían decidido explorar sus alrededores y el interior del país.

Sólo tres duendes acompañarían a Enri.

Ellos, y una persona más: Nfirea. Había hecho sus preparativos también, vestido con ropa adecuada para la recogida de hierbas en un bosque. Con Nfirea alrededor, el viaje de recolección de hierbas sin duda sería un éxito.

Tal vez había sentido a Enri mirarlo, él se dio la vuelta, preguntando "¿Qué pasa?" Aunque Enri había ondeado las manos como diciendo "nada, nada," uno de los goblins de los alrededores se dio cuenta y se acercó más al lado de Enri.

Él era un duende cuyo cuerpo era tan musculoso y atlético que sería difícil no distinguirlo a pensar que era un duende. Su torso estaba protegido por un pectoral, y llevaba una gran espada que tenía enfundad en su espalda.

Este era Jugem, el líder de los goblins, nombrado así por un cuento de hadas llamado “Jugem Juugem” por Enri. Junto a él había otros jinetes acompañados del resto de goblins.

"No, debe haber nada malo ... ¿qué te pasa?" Enri

"No, en serio, está bien! Yo estaba mirándolo a él”.

"está bien, después de todo, una vez que estás en el bosque, se puede perder la vida durante incluso un pequeño momento. Si pasa algo malo, dímelo”.

"Así es, Ane-san. Al igual que acordamos antes, todos estamos explorando el bosque, por lo que si pasa algo y no podemos llegar a tiempo... estaremos bien.”

La cara brutal de Jugem se contorsionó con lo que parecía una expresión de preocupación, y miró a la cara de Enri. Viendo eso, Enri sonrió y le respondió.

"Está bien No vamos a ir demasiado profundo en el bosque, y protéjanme por favor”.

"Es bueno escuchar eso…”

Jugem siguió la línea de visión de Enri a los tres duendes por delante de ellos. Entonces gritó.

"Oi! Ustedes punks! Será mejor que ni siquiera tenga un rasguño Ane-san, ¿entendido? "

"¡Entendido!"

Los tres duendes, Gokoh, Kaijali y Unlai, respondieron con un grito abundante.

"Y Ane-san, vamos a cuidar de ti, ¿verdad?"

Enri de repente notó que Kaijali, sin razón aparente, estaba flexionando sus músculos

"¿Quieres decir que debería tomar el relevo aquí? ... Kah! ¡Claro! Puede contar conmigo para proteger a Enri! "

Por un momento, Enri miro a Nfirea mostrando sus dientes brillantes como él irradiaba confianza en sí mismo a través de su sonrisa. Su actitud era ahora muy diferente de su habitual, y para ser sincera se sentí mal. Sin embargo, eso era probablemente sólo su entusiasmo por entrar en el bosque.

Al igual que un niño pequeño, Enri sonrió, sintiéndose como si ella era su hermana mayor.

"Gracias, Nfirea. Cuento contigo

Extraño, que está haciendo un cofre ahi...? ¿Qué hay con eso?

"Ahhh, eso es nuevo ... oh, para hoy, he preparado un montón de objetos alquímicos que he hecho yo mí mismo, así que déjamelo a mí!"

Después de ver la segunda sonrisa brillante de Nfirea, la sonrisa de Enri decayó.

"Uh ... mm. Tu vas a usar eso? "

"Ah, bueno, si algo pasa... aunque. Honestamente hablando, aunque estemos haciendo este trabajo peligroso, esto ... "

Jugem volvió a mirar a Enri, mostrándole una expresión agria. Enri estaba empezando a sentirse un poco molesta después de escuchar esta pregunta de nuevo, después de haberla contestado tantas veces, ya que ellos sólo estaban preocupados por ella, ella no sólo podía ignorarlos.

"Eso puede ser cierto, pero el hecho es que sin las hierbas, no podemos conseguir el dinero...”

 "¿Qué hay de pieles de animales? Podemos conseguir eso”.

"Eso no es una mala idea, pero las hierbas son más valiosas."

Las pieles de animales y plantas medicinales estaban en diferentes categorías de precios. La diferencia era comparable a la que existe entre los cielos y la tierra. Por supuesto, algunos animales especialmente raros tenían pieles que valían una fortuna, pero eran pocos y distantes entre sí.

"Si Ane-san, podríamos compartir..."

 "Estamos combinando las cuentas de los Bareares y la de nosotros mismos. Trabajamos juntos y dividimos los beneficios. No podemos tomar todo por nosotros mismos”.

Ayudándose unos a otros en situaciones difíciles fue una piedra angular de la vida del pueblo - como tal, sólo se esperaba que el 80% de sus ingresos se destina para el beneficio de la comunidad. Esta era también la razón por la que hogares codiciosos y egoístas no pudieron establecerse en el pueblo, porque tal comportamiento no se permitiría. La autosuficiencia era un requisito estricto.

Ellos dos comenzaron mirando de lejos a Nfirea, que estaba en silencio diciendo: "Kaijali-san, por favor quita ese estado de ánimo y deja de hacer esas poses extrañas”. Jugem estaba bastante nervioso. Sabía que no podía dejar que Enri entre en el Gran Bosque.

Aunque Enri no quería hacer las cosas difíciles para Jugem y los demás que se preocupaban por ella, ella no había cambiado su curso.

Después de todo, ella había decidido aventurarse en el bosque a pesar de conocer sus peligros porque había oído a Jugem decir: "No podemos reparar nuestro equipo".

Piedras de afilar ayudan, por supuesto, y la reparación de armas de metal requiere los servicios de un herrero profesional. Lo que significaba que un peligro sutil amenaza a  todos los goblins. Si su equipo se deteriora, significaría  que sus vidas estarían en peligro. El mantenimiento de su equipo de batalla era esencial.

¿Qué podía hacer por ellos, que se habían comprometido con sus vidas para protegerla? Ella no podía esconderse y disfrutar de los frutos de su trabajo. Justo cuando lo habían dado todo por ella, ella también tenía que hacer todo lo posible para ellos. Esa era la decisión de Enri.

Los goblins no eran los guardaespaldas de Enri, eran protectores de la aldea. Si ella decidió seguir en ese momento, ella probablemente podría extorsionar el dinero necesario para equipar a los goblins y ayudar a los aldeanos. Sin embargo, Enri decidió renunciar a esa idea.

No importa qué, Enri simplemente estaba tratando de pagar el servicio de los goblins a través de sus propios esfuerzos. Esta expedición fue la prueba de ello.

"Normalmente, lo más seguro que deberíamos hacer sería confirmar que la zona este libre de peligro antes de ir en ..."

Interrumpiendo por atrás, estaba el mago goblin, Dyno.

Era un hechicero arcano que llevaba un cráneo humanoide parecido a un casco.

En verdad era un personal que era aún más alto que ella. Vestía algún tipo de traje exótico en todo el cuerpo. Su rostro parecía más suave que las de los goblins guerreros. Enri podría reconocer esto porque ella había pasado mucho tiempo con los goblins, pero la gente normal, probablemente no sería capaz de reconocer esos detalles.

"Sin embargo, no se puede confirmar que el bosque sea seguro, ¿verdad?"

"Mm, eso es correcto. Lamentablemente, no podemos hacer eso. Lo mejor que podemos hacer es confirmar que el bosque parece tranquilo, pero incluso eso necesita tiempo. Y no podremos saber cuándo podrá pasar algo.”

Si pasa algo, ellos podrían perder la oportunidad de recoger las hierbas deseadas. Después de escuchar las palabras de Dyno, una firme convicción apareció en sus ojos y ella hizo su respuesta.

"Estaremos bien, no vamos a ir demasiado profundo."

Después de escuchar esas palabras, Jugem se dio cuenta de que no podía cambiar la mente de Enri. En cambio, miró a los tres duendes que viajarían con ella. Lo que les dijo fue lo mismo que lo que había dicho a ellos anteriormente.

"No vamos a ser capaces de proteger a Ane-san, por lo tanto ustedes van a tener que hacerlo por nosotros. Será mejor que se mantengan a salvo! Y a Ane-san también! "

"¡Entendemos!"

"Sería más seguro si fuéramos todos juntos como de costumbre. La división de nuestra fuerza de combate no es muy bueno".

Dyno murmuró en voz baja.

"Si pasara algo, entonces estaríamos obligados a reaccionar ante el enemigo, ¿verdad?"

"Eso es correcto. Si alguno de los monstruos que vienen a la aldea decide establecerse en el bosque, deshacerse de ellos para siempre sería extremadamente problemático. Una vez que construyen un nido, nunca se van. Incluso si los expulsamos, sé que volverán después".

Dado que el equilibrio de poder en el bosque había cambiado, reconociendo que el Gran Bosque - especialmente en la zona que rodea el pueblo - era crítica.

Este fue el primer paso. El primer paso era entender que el peligro era muy grande. Como tal, sólo podían organizar a tres personas para ser escoltas de Enri.

"Bien. Pues bien, vamos a irnos! cuando Terminen reúnanse aquí  con Ane-san! "

En respuesta a la llamada de Jugem, la tropa goblin grito de valor.


                                                                              ♦ ♦ ♦


El interior del Gran Bosque.

Aunque sólo habían caminado unos 150 metros, la temperatura había descendido varios grados. Esto era simplemente porque no hay luz del sol aquí. Dicho esto, el interior no estaba completamente a oscuras, y Enri todavía podía ver lo que estaba sucediendo a su alrededor. De esta manera, Enri y los otros cuatro miembros del equipo avanzaron hacia el bosque.

Por el momento, el bosque estaba dominado por el silencio. Aparte del suave sonido de las ramas de los árboles que se mecían y los gritos ocasionales de aves, no había nada más. Los pasos de Enri y sus compañeros hicieron eco de gritos. El otro equipo dirigido por Jugem ya había ido más profundo, y ya no podían escucharlos.

Enri y compañía hacen una formación más o menos triangular a medida que avanzaban hacia el bosque. En el centro de la formación iban Enri y Nfirea.

Era muy difícil mantener una amplia formación en el bosque. Normalmente, habrían ido solo los goblins, pero con el fin de protegerlos, los goblins habían insistido en hacer las cosas de esa manera. Perdieron la velocidad como resultado, pero de esta manera era más seguro.

A medida que avanzaban hacia el interior a lo más profundo, Nfirea comenzó a mirar hacia arriba y hacia el norte.

Estaba buscando el tesoro durmiendo en la espesura del bosque - hierbas medicinales.

Enri no era una principiante en la recolección de hierbas. Una chica de su edad debería saber todo acerca de las hierbas que podrían tomarse por vía oral o necesitada en una zona afectada, o las hierbas comunes utilizadas como ingredientes para pociones. Sin embargo, en este campo estaba completamente superada por Nfirea. No sólo estaba completamente familiarizado con las hierbas medicinales, incluso sabía cuáles eran útiles como base para compuestos alquímicos.

"has encontrado algunas hierbas raras?"

De todas las preguntas que Enri formulo, esta parecía la que había estado esperando. Los goblins los rodearon y tomaron sus posiciones.

Un doble bíceps flex de nuevo... es que es la última tendencia o qué entre ellos?

Enri se inclinó de cabeza y no se dio cuenta de la expresión de molestia leve en el rostro de Nfirea.

"¿Por favor paren de posar... es malo no tener valor . Entonces, ¿hay un musgo marrón por allí? "

Al final resultó que, había un musgo marrón que crecía donde Nfirea había señalado.

"Eso es Bebeyamokugoke. Mezclar un poco con una poción de curación y va a mejorar un poco sus efectos”.

"¿Oh enserio? Pensé que era sólo un simple musgo y lo ignore., Sin Nfirea probablemente lo habría ignorado por completo. Como era de esperar de Nfirea”.

"Realmente, Es bastante increíble Ane-san. ¿Vale la pena? "

"Vale un poco de dinero ... ah, espera. No los recojas. Enri me estaba diciendo que aun podíamos encontrar cosas que valgan la pena. Si no podemos encontrar, entonces vamos a recoger esto en el camino de regreso”.

"ya veo, “Lo entendemos”. Hablando de eso, Ane-san, este bosque debe ser como un tesoro, ya que es tan fácil de hacer riquezas., Ah ~ con Ane-san me siento mucho más a gusto”.

"Este tipo de cosas-"

La actitud de los goblins alrededor cambio.

"Sí, hm, bueno, en realidad podría ser así. Una cosa es segura, la gente que viaja conmigo no la van a tener difícil. Estoy bastante seguro de eso”.

"Mmm. Nfirea definitivamente puede lograrlo".

Un humor embarazoso fluyó a través del bosque dormido.

"Entonces, Ane-san, eso es todo?"

"Hm? Kaijali-san, ¿a qué te refieres? "

"Hm? No, en realidad, nada ... ah ... ahora que lo pienso bien, hay una pregunta que me olvidé de hacer.

 ¿Qué clase de hierbas está buscando? "

"No se los dije? Es una hierba llamada Enkaishi. Después vamos a dejar que Nemu se las lleve para que las pueda moler”.

"Ah, así que eso es lo que busca. Lo tengo. Aunque, incluso si nos lo describe a nosotros, no vamos a ser capaces de ver la diferencia. Entonces, vamos a seguir adelante".

Paso a paso, se aventuraron más en el bosque. A medida que caminaban, sus narices comenzaban a sentir picazón del grueso aroma de la fragancia del bosque.

No había ni rastro de la actividad humana aquí. Inmerso en este lugar, Nfirea se sentía como si era un mundo donde los seres humanos eran débiles y pequeños. Luego, abrió la boca para hablar.

"Vamos a empezar mirando por aquí. Estamos buscando lugares con mucha sombra y humedad ... ¿existen fuentes de agua cerca? Esta hierba crece cerca de ellos. No hay señales de actividad de los monstruo por aquí, lo que es un golpe de suerte ".

Con su vasta experiencia como un herbolario, era poco probable para Nfirea cometer un error .. Los goblins y Enri respondieron con aprobación.

El grupo puso sus cosas en el piso y la carga sobre ellos disminuyó considerablemente.

"Ahhh ... Ane-san, ¿podrías ir a dar a Nfirea una mano?"

"Ah, sí, es cierto. Nfirea debe tener las manos llenas por sí mismo”.

Enri se acercó a donde Nfirea había dejado su equipaje y le ayudó en sus labores.

"Gracias, Enri."

"No hay problema, Nfirea. Aunque, ahora que lo pienso, todo este equipo especial es increíble. Tú necesitas tantas cosas ... "

Por el rabillo de sus ojos, Enri podía ver a los goblins asintiendo con un "muy bueno", sin decir palabras. Aunque ella se sorprendió por qué estaban tan contentos, Ella al final decidió que estaban haciendo eso porque estaban haciendo su trabajo.

"Entonces, vamos a empezar la búsqueda!"

Con un sonido bajo "¡Oh!" Para reducir el ruido, comenzaron. Los goblins miraban el perímetro, mientras que Enri y Nfirea comenzaron a reunir las hierbas.

Aunque Enri se había preparado para el trabajo que iba a ser difícil, fueron afortunados y pronto se encontraron con la planta Enkaishi. Las hojas densas crecían en las grietas de los troncos de los árboles.

"Es por ahí. Encontramos donde crecen casi de forma inmediata. Es como pensaba, es mejor cuando estoy con Nfirea”.

"No, no es nada de eso. Tenemos suerte de que lo encontramos en una zona desierta. Si hubiera pistas de haber monstruos cerca, sería bastante difícil".

Para los dos humanos, la gran cantidad de hierbas, es exactamente como un tesoro en sí mismo, era similar a una pequeña montaña de monedas. Enri luchó desesperadamente por su deseo que arde en su corazón. Este lugar era peligroso, ella puso su avaricia a un lado y trabajó para completar el trabajo de manera rápida.

Sin embargo, Enri se arrodilló y empezó a arrancar las hierbas desde la raíz ocupándose de retirarlas bien.

El valor medicinal del Enkaishi residía en sus raíces. Ellos no podían simplemente tirar de las raíces de manera brusca. Hierbas como estas eran increíblemente resistentes, y crecerían de nuevo, siempre y cuando las raíces se mantuvieran. Era una lástima, pero si agotan este lugar de hierbas por la sobreexplotación, sería como matar a la gallina que puso el huevo de oro.

Un olor fuerte quemaba la nariz mientras cosechaban, pero ya estaba acostumbrada a ese tipo de cosas, el olor no era óbice para su trabajo. En comparación a la casa de Nfirea, este olor era como el cielo.

Arrancaban las hierbas tallo por tallo, mientras celebraban la cosecha y las ponían bajo los brazos para evitar el aplastamiento por accidente, y luego, con cuidado lo colocaban en la bolsa. Si los goblins vinieran a ayudar, probablemente deberían terminar más rápido, pero estaban demasiado ocupados viendo su entorno. Enri no era tan tonta como para sacarlos de su deber de centinela para ayudarlos.

En comparación, los métodos de recolección de Nfirea eran como poesía en movimiento. Rápidamente las sacó de la tierra y sin pausas, de tal manera que no daña las plantas. Esta técnica podría incluso impresionar a compañeros de profesión en su campo.

Enri en silencio observaba a Nfirea, que estaba mirando a las hierbas con una expresión diligente en su rostro. La cara que se había vuelto tan familiar parecía de otra persona ante ella.

... Es un hombre ahora.

"…¿Qué pasa?"

Nfirea de repente levantó la cabeza. Él debió de haber percibido el paro en la obra de Enri.

Aunque ella no había hecho nada, Enri todavía bajó la cabeza avergonzada.

"Ah, creo que Nfirea es increíble ..."

"¿De Verdad? Yo no creo ser tan bueno. Yo sólo soy un aficionado a la hora de la herbolaria. Este nivel es básicamente promedio”.

"…Es asi."

"Supongo."

La conversación terminó así, y el tiempo paso lento, el tamaño de sus mochilas creció debido a las hierbas. Después de llenar un poco más de la mitad de sus paquetes, los goblins agachados se acercaron junto a ellos dos, como si buscaran un lugar para esconderse.

Al ver la cara de sorpresa de Enri, Kaijali dio en silencio una señal con la mano. Esta era una emergencia. Enri, lo entendía, así que aguzó sus oídos. Desde la distancia se oyó el sonido de plantas que estaban siendo pisoteadas.

"Eso es…"

"Algo está viniendo. Está acercándose a nosotros... o más bien, está avanzando y lo más probable es que va a terminar aquí, así que tenemos que salir de aquí rápido. "

"... Entonces, no vamos a utilizar los señuelos?"

"Así es, Ane-san. Es mejor si no tenemos que usar esos, se siente como que  las cosas van a ir mal si lo hacemos. Ahora vámonos".

Los cinco de ellos comenzaron a alejarse de la dirección del sonido, escondiéndose en la sombra de un árbol cercano. Ellos no van más allá, ya que no querían hacer ruido en la vegetación cercana. Si la otra parte estaba avanzando hacia adelante, no había necesidad de correr el riesgo de descubrirse a sí mismos.

Dado que el árbol no era muy grande, no podía ocultar a todos ellos. Lo más que podían hacer era agacharse en sus raíces y esperar.

Así, los cinco contenían sus respiraciones y esperaban que la fuente del sonido se iría en otra dirección. Pero, por desgracia, esto no ocurrió, y la figura haciendo el ruido finalmente entró en el campo de visión de Enri.

"¿Eh ?!"

Un pequeño grito de sorpresa se escapó de la boca de Enri.

Lo que vieron fue un duende pequeño.

Su cuerpo estaba cubierto de pequeñas heridas que sangraban profundamente. Su respiración era rápida y desigual, y el olor de su sangre y el sudor se extendieron por toda la zona.

A pesar de que los goblins eran más pequeños que los humanos, este duende era pequeño incluso para los goblins, Para Enri y las habilidades de observación que tenían los goblin, llegaron a la misma respuesta " Es un niño".

El niño duende miró con temor a su parte trasera, en la dirección de donde había venido. Había escuchado los pisoteos de la vida vegetal que lo seguía a su espalda. Dado el aspecto de las cosas, se veía que él estaba siendo cazado.

Él frenéticamente movió sus pies espasmódicos y se escondió en un árbol, Enri estaba cubierta en una sombra de un árbol.

"oye -"

"-No hables."

Gokoh ni siquiera había mirado a Enri cuando la interrumpió. Sus ojos implacables estaban fijos en la dirección donde el niño había venido.

Poco más de diez segundos más tarde, el cazador se reveló.

Era una enorme bestia mágica que se asemejaba a un lobo negro. La razón por la que podían decir al instante que no era ningún lobo ordinario era a causa de la cadena envuelta alrededor de su cuerpo. La cadena de serpiente no obstaculizaba sus movimientos en absoluto, como si se tratara de una mera ilusión. Y dos cuernos sobresalían de su cabeza.

Nfirea murmuró el nombre de la bestia para sí mismo.

"Barghest...”

A pesar de que no podría haberlo oído responder, el barghest ladró como un perro. Entonces - su rostro se contrajo. Tenía una sonrisa maligna que no pertenecía a una mera bestia. Lentamente miró a su alrededor y sus ojos se posaron en el árbol donde el niño duende se había escondido.

La bestia se acercaba, el barghest tenía el sentido del olfato de un sabueso. No había manera de que no pudiera olfatear al niño duende que había sangrado mucho hasta aquí.

Dado el aspecto de las cosas, la razón por la que el duende había logrado llegar hasta aquí no era porque él pudo resistir al barghest. Más bien, fue porque el barghest era una criatura sádica; o tal vez fue porque era un cazador que le gusta jugar con su comida.

De repente, el barghest dejó de moverse, anudando la sorpresa de su rostro, se quedó mirando al lugar donde se habían reunido las hierbas.

Ah-

Enri giro su cara posteriormente para ver a animal. Los otros rápidamente siguieron el ejemplo.

Detrás del tronco del árbol,

Enri abrió las manos. Su piel era verde y salpicada con trozos sueltos de materia vegetal. A su lado, Nfirea hizo lo mismo.

La savia y los jugos de las hierbas que cortamos...

Esta era el mismo tipo de pasta con la que Nemu se empapó, cuando molió las hierbas. Aunque las personas con narices entumecidas (como ellos) no podían olerlo, el hedor potente todavía flotaba en el aire. Su corazón se aceleró, y Enri pensó que estaban en problemas.

“¿Empezó a moverse. ... ¿Viene hacia acá? No, no se  ha dado cuenta, ¿verdad? "

Unlai, tenía la oreja contra el árbol para poder escuchar, hizo una seña con su mano.

"... ¿Me estás diciendo que no puede utilizar su sentido del olfato?"

"¿Qué quieres decir, Ane-san? El monstruo tiene la nariz muy sensible...? "

"Es por eso," dijo Nfirea cuando lo explicó él mismo.

El punto clave es que, ya que tenía un sentido del olfato muy sensible, el hedor flotante en esta área era particularmente eficaz en contra de él. El barghest había confundido el olor de las manos de Enri y las bolsas que tenían las hierbas ya cosechadas.  Eran Aún mejor, el olor había encubierto el olor de ellos.

También era posible que el barghest había perdido el aroma del niño gracias al hedor de las hierbas.

Aunque el poderoso hedor estaba en todas partes, si huyeran a toda prisa, el aire seria desplazado desde donde huían y podría atrapar la atención del barghest.

"Entonces, vamos a usar al niño como una carnada y salimos de aquí. No sabemos qué tan fuerte es este barghest, y la participación sin conocimiento previo sería demasiado arriesgado ".Eran palabras frías  y  Enri miro a la cara de Gokoh.

Sin embargo, estas palabras eran lógicas. Los duendes ponen la seguridad personal de Enri como su principal prioridad. Con esto en mente, evitando el combate con esa bestia mágica era de esperarse. Ellos debían sacrificar a uno de su propia especie sin pensarlo dos veces.

Las palabras que él dijo, a juzgar por su convicción, no se equivocaban en lo absoluto.

Sin embargo, Enri odiaba este tipo de cosas. Incluso si se tratara de las diferentes especies, no ayudar a alguien que podría necesitar ayudar sería deshonrarse a sí misma como un ser humano.

Posiblemente si no hubiera sido una chica de un pueblo tonto, la cual nunca había conocido un ataque goblin y carecía de una sensación de peligro, ella podría no haber pensado de esa manera.

Enri miró a su alrededor en dirección a los demás. El resto conocía el deseo de Enri. Ellos simplemente no quisieron decirlo. Después de eso, Enri miro a Nfirea.

" Nfirea...”

"Haa... Te ayudaré. Quién sabe, ese niño duende podría convertirse en una valiosa fuente de información. Si no sabemos por qué huyó, puede llegar a causar peligro para el pueblo.”

Los duendes fruncieron las cejas.

"¿Hay alguna posibilidad de que pudiéramos perder?"

"Ciertamente. Pero si eso es un barghest, estamos de suerte. Esta bestia es más pequeña que un barghest normal. Pero a partir de lo que vemos, de las cadenas y el tamaño de sus cuernos, no creo que sea de ese tipo. Si es un barghest inferior, estamos seguros de ganar”.

"Espera un minuto. Ane-san te vas a quedar aquí, ¿verdad? Usted debe evitar el peligro”.

Ella sabía que lo que estaba diciendo era sólo para satisfacer su ego, y sus palabras necias pondrían en peligro no sólo ella, sino a los demás a su alrededor. Pero aun así, Enri todavía abrió la boca para hablar.

"... Si abandonamos a alguien que podríamos haber salvado, sería tan malo como atormentarlo nosotros mismos. Yo no quiero ser como esas personas que hacen daño a los débiles. ¡Por favor!"

Kaijali, que había estado observando la expresión sincera de Enri, suspiró en derrota. Al mismo tiempo, la extraña cadena del monstruo sonó. Podían escuchar claramente el sonido de la risa burlona en su interior. En respuesta llegó un gemido lastimero del niño duende.

No había más tiempo para la confusión o el debate.

"No se puede evitar. Ayúdenlo, muchachos! "

Los duendes tomaron la iniciativa de saltar al ataque, seguido de Nfirea.

Enri sintió un dolor terrible desgarrador en su corazón mientras veía a los guerreros que iban a la batalla para cumplir sus deseos.

Lo único que podía hacer era verlos desde atrás.

Entonces, Enri pensó, por lo menos que debería quedarme aquí y ver qué pasaba, sin dejar de perder la concentración ni por un solo momento.

Los cuatro que habían saltado vieron al barghest presionando al niño duende por debajo de ella. El niño duende lucía nuevas heridas pero no estaba muerto todavía, porque el barghest tenía la mala costumbre de jugar con su presa.

Los movimientos del Barghest se detuvieron, y miraron al grupo de personas que habían saltado y luego al niño duende. Tal vez tenía miedo de que su presa lo había llevado a una trampa.

"Hey hey, vamos chico", dijo Unlai, señalándose a sí mismo con el pulgar. "¿Quiero jugar? Voy a jugar contigo. Vamos."

El barghest gruñó, lleno furia.

De una manera natural, Kaijali sacó el machete de su cintura. Los otros goblins hicieron lo mismo.

"No hay necesidad de pensar tanto. Te voy a enseñar a ti perro viejo, un par de nuevos trucos. ¿Qué tal si empezamos con “el muerto”? "

"Ashaaaa!"

Como respuesta a las burlas de los goblins, el barghest apretó al niño duende que estaba pisando, y él dejó escapar un gruñido enojado.

A pesar de que no podía hablar, sus acciones mostraban sus intenciones claras. Hacer un movimiento y mato al mocoso. Sin embargo-

"¡Muy bien! Vamos, hay que matarlo! "

Los tres duendes ignoraron la burla del barghest, y salieron con gruñidos en señal de ataque.

Esta respuesta inesperada trajo confusión a los ojos del barghest.

El barghest no podía saber si los goblins que habían aparecido tenían la intención de salvar al niño duende. Ellos sólo estaban aquí por el deseo de Enri, y su actitud era "siempre y cuando tratemos de salvarlo, es suficientemente”.

Desde que se habían mostrado para una confrontación, si no mataban al barghest, su preciosa Enri podría salir lastimada. Debido a eso, necesitaban acabar con el barghest para siempre. Aunque el niño duende fuera asesinado, en caso de que desperdiciara la primera acción de su oponente y dejar que ellos tomen la iniciativa, a continuación, los goblins con mucho gusto dejarían morir al niño.

Viéndose reflejado en las hojas de tres machetes, el barghest comprendió que no podría usar el rehén en contra de ellos y dejó de moverse. Fue confundido en cuanto a si debe o no debe matar al niño que estaba en el piso.

Tomar su vida sería fácil. Se habría ido con un solo bocado. Sin embargo, si lo hiciera, no había duda de que sería cortado en pedazos por las armas de sus enemigos.

La amenaza a su vida dirigió al barghest a una decisión.

Ignorando al niño duende, el barghest saltó hacia los duendes para cumplir con su ataque.

Un barghest era más pesado que un duende. El barghest esperaba fijar a sus enemigos debajo de sí mismo y acabar con ellos, al arrancar la garganta con sus colmillos.

Sin embargo, esta fue una mala elección.

Los duendes dirigiéndose hacia el fácilmente, desviaron el intento de ataque, y al mismo tiempo los otros dos duendes de la izquierda y la derecha cortaron al barghest con sus machetes.

Una hoja fue desviada por las cadenas del Barghest, pero la otra corto en su cuerpo, el derramo sangre por todas partes.

Al mismo tiempo, un pequeño frasco arrojado se destrozó después de golpear la punta de la nariz del barghest.

"Shaaaaa!"

El barghest no podía ver nada y su nariz dibujó un aullido de agonía.

Y en ese momento, tres golpes más de dolor corrieron a través de su cuerpo.

Se podía sentir que estaba en problemas sintiendo el brote de sangre. El barghest gimió y con su visión débil y borrosa, hizo su movimiento. Su objetivo era lo primero que había visto - un ser humano.

Sin embargo, el barghest sólo había dado unos pasos cuando sus pies quedaron atrapados en algo debajo de él y no podía moverse.

Mirando hacia abajo, vio que el suelo estaba cubierto de un líquido similar al pegamento. El líquido extraño no fue absorbido por la tierra.

"El pegamento no durara por mucho tiempo! Mátenlo de un solo golpe! "

En respuesta a la voz del ser humano, los duendes gritaron. Además, el hombre lanzó un poderoso hechizo en su dirección.

"SHAAAAAAAA !!!"

El barghest había utilizado toda su fuerza para tratar de sacar los pies del suelo. Aunque sus movimientos eran lentos debido a que sus pies todavía estaban recubiertos con el adhesivo y la suciedad, él todavía era capaz de luchar.

Viendo a los duendes que se acercaban para atacar de nuevo, el barghest utilizó su intelecto superior (en comparación con una bestia regular) para aceptar el hecho de que "estos duendes eran enemigos poderosos".

Reconoció que éstos eran goblins diferentes a los regulares de una manera fundamental - eran enemigos que lo podrían matar.

Este barghest sabía tres métodos de ataque.  El Goring, perforando a su enemigo con sus cuernos. Morder, golpeando a su enemigo hacia abajo y rastrillando con sus garras. A diferencia de los barghests más fuertes, no tenía ninguna habilidad especial. Pero, en verdad, tenía un as en la manga.

Esta táctica podría abandonar por completo la defensa, así el barghest estaría condenado. Pero ahora no era el momento de preocuparse para cubrirse la espalda. Tuvo que hacer un uso completo de lo que podrían ser los últimos segundos de su vida.

El barghest aulló salvajemente, comprobando el avance de los goblins que lo rodean.

"「 Reforzar Armor 」!"

El hechizo, proyectado por el hombre, hizo que las armaduras de los goblins resplandecieran brillantemente. El barghest entró en pánico, el predijo de que se trataba de algún tipo de hechizo de mejora, pero los duendes en frente del simplemente sonrieron.

Tal vez los hizo temerarios, pero con su armadura reforzada, los duendes avanzaron como uno. Tal vez se podría llamar un movimiento insensato, pero entonces también se podría decir que fue un paso valiente hacia adelante para poner fin rápidamente lo que podría ser una larga batalla.

Eso era lo que hubiera pasado - si el barghest no los hubiera esperado para hacer esto.

Si un barghest pudiera cambiar sus rasgos faciales tan fácilmente como un ser humano, habría sonreído para sí mismo.

Las cadenas en su cuerpo hicieron los sonidos de una serpiente. Entonces, las cadenas de unión de la barghest de repente volvieron a la vida.

Las cadenas gruesas y pesadas comenzaron a girar con una fuerza tremenda.

'Cyclone Chain' La habilidad especial que lastimaría gravemente a los goblins, hasta el punto de matarlos por completo.

El barghest estaba dándolo todo. Este era un gran movimiento que sólo puede ser utilizado una vez al día, y después de utilizarse las cadenas serían incapaces de utilizarse como armas durante al menos diez segundos. El riesgo era alto.

El inesperado ataque confundió a los goblins por un segundo. Esto era un error fatal. Sin embargo-

"¡Abajo!"

Un trueno cortó el aire antes de que las cadenas los cortaran.

El barghest que había apostado todo en este ataque miró al otro hombre, que había gritado, y sus ojos se abrieron.

Los duendes que debieron haber estado demasiado tarde para evadir el ataque, habían caído ágilmente al suelo, como si la voz los hubiera inyectado con una nueva dosis de vitalidad.

El barghest quedó mirando el comandante que estaba detrás del hechicero.

Y entonces, las patas delanteras del Barghest y una pierna trasera fueron separadas de su cuerpo. Aulló de dolor. Trató de recuperar sus cadenas, y dejó al descubierto sus colmillos, en señal de amenaza, pero los goblins no temían a nada de eso.

"Ane-san, no hay necesidad del apoyo con magia. Por motivos de seguridad, sólo hay que poner una alarma en torno a este lugar.

El barghest, que sabía que ya había perdido, estaba tratando desesperadamente de escapar.

Su cuerpo normalmente ágil ahora era engorroso y lento. Eso era lógico teniendo en cuenta que tres de sus cuatro patas estaban ahora cortadas. Aun así, el barghest quería huir con toda su fuerza.

Pero los goblins pensaban lo contrario.

Su Sangre pegajosa cubría la hierba por todas partes y su hedor ahogó el olor de las plantas.

Los goblins miraban al niño duende desde donde estaban parados, machetes ensangrentados en la mano, hasta las rodillas, la sangre y las vísceras que desbordan el cadáver del barghest.

El chico había sido herido gravemente y había perdido la fuerza para huir, pero él todavía obligó a su cuerpo a levantarse y en posición vertical contra un árbol.

"Hey, ¿quiénes son ustedes? De qué tribu son? "

Los goblins se miraron, preguntándose cómo responder a las preguntas de un niño que estaba medio asustado y medio sospechoso.

Se miraron los unos a los otros y sin decir palabra discutieron la estrategia para qué tipo de actitud produciría los mayores beneficios y qué tipo de información deberían revelar, pero Enri sintió que había asuntos más urgentes que eso.

"Tenemos que cuidar de sus heridas primero. ¿Qué podemos hacer, Nfirea? "

 El chico resultó muy mal herido y ya había perdido mucha sangre. Si lo dejamos solo, definitivamente morirá. Aunque Enri no tenía idea de cómo ayudarlo, ella esperaba que su amigo de la infancia sabría qué hacer.

"Las hierbas solo pueden detener la hemorragia, no ayudaran contra la pérdida de sangre. Sin embargo…"

Nfirea comenzó a hurgar en su bolsa.

"está, la poción de curación de nueva creación. Quería dárselo a Gown-san, pero ... ¿podrías mostrarme tus heridas? "

Nfirea avanzó, saco la poción de su túnica.

"W-espera, ¿qué es este líquido de aspecto peligroso? ¿Es veneno? "

La Hostilidad cruzó el rostro asustado del chico al ver la poción púrpura. Desde el punto de vista de Enri - tal vez incluso el punto de vista Nfirea - esto era una reacción natural. La poción parecía demasiado a veneno por lo que no pudo bajar su guardia. Sin embargo, los goblins estaban muy molestos por las palabras del niño, y de inmediato lo acecharon.

"-oi, tu. Ane-san es la que decidió salvarte. Será mejor que cuides bien de tus palabras a las personas que te rescataron. Eso es por tu propio bien.

El chico volvió a mirar a las cuchillas de los goblins ante él. A pesar de que era sólo un niño, todavía sabía que sería una mala idea enfadar a los duendes en frente de él. Él se hundió de forma visible, como una marioneta cuyos hilos habían sido cortados.

Enri sintió que sería mejor si no tenían que intimidar al niño, pero ella sabía que los duendes tenían sus propias reglas.

"Yo-yo lo siento mucho."

"Ah, está bien. No te preocupes”.

Como él respondió, Nfirea puso la poción en el cuerpo del niño. Las heridas fueron visiblemente cerrando.

"Uuuoooh! ¿Qué es esto? El color es tan sospechoso, pero es tan increíble! "

El chico sintió las miradas de los duendes rodeándolo y tembló.

"Ah ... no, yo, ah, gr-graci y-que muy mucho m ..."

"Oh, parece que el punky tiene buenos modales, después de todo."

"Muy bueno. De esta manera, puedo decirle a Gown -san que el experimento se completó sin ningún problema”.

Nfirea miró a su alrededor, buscando a tientas para su aprobación. Los goblins asintieron

La poción que Nfirea creó fue hecha de los materiales proporcionados por el gran hechicero Ainz Ooal Gown, que era el salvador de villa carne. No hubo necesidad de gastar dinero en honorarios de investigación, sino que incluso les ofreció todos los ingredientes necesarios. Con esto en mente, el significado y el valor de la poción que había creado era claramente evidente.

El hecho de que Nfirea había decidido usarlo por su propia cuenta era un problema importante, pero tal vez podría pasarlo como una evaluación práctica de los efectos de la poción.

Si lo explico al Gown-san después de esto, él probablemente lo permita... la experimentación es el principio fundamental de los farmacéuticos, de todos modos.

"Tú, tú me usaste como un conejillo de indias!"

El niño abrió la boca en estado de shock, mientras Enri y Nfirea sonrieron en respuesta. Una reacción como ésta era natural de alguien que no conocía todos los detalles de la situación.

Aunque los dos se rieron ante la reacción, los demás presentes no eran tan indulgente. Los duendes presentes no podían moderar su furia, y escupieron expresiones como: "ese pequeño bastardo!" Y así sucesivamente.

Enri levanto las manos para tratar de calmarlos. Esta reacción era natural en un chico despistado, y debido a que es un niño, no habría que reaccionar de forma exagerada.

"Bueno, si Ane-san lo dice ... de todos modos, debemos empezar a movernos. ¿Quién sabe qué otros monstruos serán atraídos por el olor de la sangre ".

"Y, a pesar de que ganamos ... Ane-san. Por favor, no hay que hacer este tipo de cosas de nuevo, ¿de acuerdo? Nuestro trabajo es que ustedes estén protegidos”.

"Que desastre. Sin embargo, al oír la voz de Enri, realmente me asustó”.

"... Bueno, es porque gracias a esa voz es que estamos bien – oi mocoso, es mejor que no te quedes aqui. Tenemos un montón de preguntas para ti y si no quieres volver a casa en pedazos será mejor que contestes con la verdad”.

"Unlai-san ..."

"-Ane-San, esto es por el bien del pueblo también... ven aquí, chico."

El chico se levantó, lentamente y con mucho esfuerzo. Sus heridas fueron sanadas, por lo que no deberían impedir su movimiento, pero su resistencia obstinada hizo sus movimientos lentos.

Gokoh, cuyo machete fue teñido de rojo con la sangre, escupió al suelo.

Enri volvió hacia Nfirea pidiendo ayuda. Sin embargo, él negó con la cabeza en silencio. Cuando se volvió para mirar a los goblins, vio que había furia en sus ojos, y con él, la aprobación silenciosa de las acciones de su colega.

"... Ane-san, no te preocupes, no lo voy a matar. Sólo quiero hacerle algunas preguntas acerca de lo que está pasando. Además, ¿no crees que va a morir si lo dejamos aquí? "

Parecía como si la pregunta estaba dirigida más al niño duende que a Enri en sí misma. Parecía entenderlo y la resistencia en su corazón se desvaneció.

"Lo tengo... No voy a salir corriendo ..."

"Eso es bueno. Entonces será mejor que empieces  a moverte. Kid, ¿puedes confirmar que sólo hay uno de esos barghests? "

"... No puedo. Aparte de ellos, hay varios ogros también. No sé si alguno de ellos me persiguieron después. Y yo no soy un niño, soy Agu, el cuarto hijo de Ah, el cacique de la tribu Gigu ".

"Agu-kun, hm".

"Pensé que 'niño' era suficiente para él ..."

"Hablaremos de eso más tarde. No es que sea lo suficientemente importante para argumentar al respecto ahora. Ahora Agu quiere que usemos su nombre, tal vez deberíamos usarlo, con el fin de fomentar la confianza entre nosotros? "

"Ane-san es muy maduro. Entonces vamos a reunir nuestras cosas y nos iremos".

De acuerdo con las palabras de Kaijali, el grupo partió en silencio mientras miraba su entorno con cautela. La pesada atmósfera que colgaba alrededor de ellos era casi visible a simple vista. Aunque Enri quería aligerar el ambiente con la conversación, el bosque no era un lugar para la humanidad. Ella no podía actuar a la ligera aquí, sobre todo teniendo en cuenta que puede haber otros perseguidores después de ellos.

Traducido por: Eücliwööd Hěllšcythě Dâ̶sh
Editado por: Bryan C


13 comentarios:

  1. Primero señores ainz sama me recompensara jajaja

    ResponderEliminar
  2. wow desde temprano XD q bien a este paso terminamos
    el 9 a fin de mes

    ResponderEliminar
  3. Segunda vez que me sacan el capitulo en la mañana, sigan así para que todos los días me levante con alegría.

    ResponderEliminar
  4. no hay quinto malo:3
    deberia estar trabjando, pero ainz-sama me dijo que leyera overlord en vez de trabajar XD

    ResponderEliminar
  5. ps todo el volumen 8 saldra en la mañana pork ya termine de traducir la historia 2 XD

    ResponderEliminar
  6. ;-; de donde son los q traducen!!
    Antes salian en la tarde cada cap y ahora salen en la madrugada!! En q horario esq suben cada cap!! :'v gracias por la traduccion!! e.e esta novela me trae muy pegado a ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando comense a leerlo lo subian a medio dia luego como a las 6 hora mexico luego lo subian a las 12 am hora mexico , bah aveces varia :V ahorita se publica en la madrugada no se porque :v

      Eliminar
  7. Pucha no sean malos cuando sale lo q sigue :C estoy esperando T.T

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top