miércoles, 10 de febrero de 2016

Forgotten Conqueror. Capítulo 1 - Sobrevivientes

Al sentir el calor de la tarde del sol de Alivai (1) en su rostro, Gladis lentamente recupero la conciencia.

Un potente hedor se filtraba a través del aire, forzándolo a tener arcadas (2) y despertar de su sueño.
Su cuerpo completo se sintió como si un elefante de guerra Lothar estuviese sobre él, y sus miembros se negaron a mover. Con cuerpo sin fuerza, Gladis lentamente obligo a sus ojos a abrirse con la última gota de fuerza que pudo reunir.
Como regresó su visión y el efecto borroso del desmayo se desvaneció, su conciencia también regreso.
Un dolor agudo atravesó su cuerpo.
Tratando de mover su cuerpo nuevamente, esta vez en lugar de sentir el entumecimiento de un elefante sobre el mismo (3), hubo un intenso dolor. Gladis trato de abrir la boca para forzar la salida de su angustia, pero todo lo que salió fue un leve susurro y más agonía.

Renunciando a tratar de moverse, lentamente él escaneo sus alrededores con sus ojos inquietos, tratando de averiguar lo que había ocurrido.
Sus ojos se fijaron en una figura a lo lejos en lo alto de una pequeña protuberancia del terreno elevado: Vestido en una armadura tan negra como la noche, una capa andrajosa de color rojo-sangre flameando enérgicamente, un rayo de luz aferrado en su mano derecha y lo que parece ser una empuñadura rebosante de miasma insertada en el suelo donde yacía la figura arrodillada.

Al instante, Gladis recordó quien era aquel blindado (4). Sus cabellos se pusieron de punta, su voz lo abandono y un escalofrió recorrió su piel. Su mente quedó en blanco, gritando de miedo, por lo que pareció ser una eternidad, antes de darse cuenta que la bestia estaba muerta.
Tras una inspección más cercana, el blindado tenía lo que parecían tres espadas atravesadas en su cuerpo, junto con tres lanzas. No se podía sentir ninguna emoción desde la entidad. Caídos en el suelo alrededor de la entidad, había una montaña de caballeros, mercenarios y paladines.

Finalmente fue capaz de respirar de nuevo, Gladis respiro lentamente mientras un agudo dolor atravesó su cuerpo. Sus recuerdos empañados de por qué estaba allí se hicieron perfectamente claros.

El monstruo que infundio tal temor en él fue, sin duda, el ser llamado Rhultal. Todo lo que sabía Gladis, fue que Rhultal era el Lord de Andarg, una provincia en el continente de Honos gobernado por el Imperio Gulsian y, siete años atrás, él declaró su independencia del Imperio Gulsian. Incapaz de soportar tal humillación, el Emperador envió su ejército y asesinos para recobrar Andarg y deshacerse de Rhultal, pero ninguno tuvo éxito. En siete cortos años, Rhultal derroco con rapidez al Imperio Gulsian, matando a todas aquellas personas que se interpusieron es su camino junto con la familia imperial y estableció un nuevo orden en el continente de Honos.

La razón de porque Gladis estaba en ese lugar y en ese momento, fue porque él había sido una parte de la expedición enviada que la iglesia de Hianl junto con una congregación de ejércitos, reunidos debido a la unificación secreta de los siete imperios y reinos continentales.
Los tres reinos de Alsus, Kolot y Ruess.
Y los cinco Imperios: Balelin, Gulsian, Quiln, Ferilti y Throbbo.
Ellos abarcaban los siete continentes de este mundo – Lovis – de los cuales eran los poderes absolutos.

Un año antes del derrocamiento del Imperio Gulsian, la alianza había sido formada. Todo por el bien de eliminar a Rhultal antes de que él sobrepasara [dominara] el continente de Honos y formara una fuerza lo suficientemente grande como para conquistar otras tierras.
Desafortunadamente, antes de que la alianza pudiera reunir a sus soldados y formar un ejército cohesionado lo suficientemente grande, el Imperio Gulsian ya había caído.

La alianza tenía una fuerza combinada de más de cien mil soldados que comprendía caballeros, espadachines, arqueros, elefantes y sabuesos de guerra, magos y mercenarios de la alianza, junto con aproximadamente cinco mil Paladines y Sacerdotes de elite de la iglesia de Hianl, que tenía influencia alrededor del mundo.

Descubrieron que el Imperio Gulsian había dejado de existir después de llegar finalmente al continente de Honos. En vez de aliarse con el nuevo gobernante – por temor a que su conquista continuara – la alianza masacro todos y todo lo que tuviese una relación con él [Rhultal], mientras se abrían camino a la capital donde él residía.

Después de arribar a la capital del continente de Honos, Veratoraliz, hace dos días. Fue entonces que la verdadera batalla comenzó.  

Gladis era el comandante de una compañía de mercenarios apodada “The Red Swords" [Las Espadas Rojas]. Llamados así por su salvajismo en batalla y sus espadas pintadas de rojo con la sangre, a pesar de que parecían brillar con cada movimiento, el resultado era que la compañía resultaba totalmente cubierta de sangre de pies a cabeza.
Con todo, incluso con su reputación y habilidades, Gladis no pudo creer lo que estaba observando durante la batalla.

Al llegar a Veratoraliz con 100,000 soldados y mercenarios, esperaban que a lo menos un ejército de 50,000 hombres estuviese a la espera para desafiarlos, todo lo que salió de la capital para enfrentarse al ejército fue un hombre solitario.

Por su aspecto, él estaba exhausto y medio muerto.
Ojos como esos han visto una gran cantidad de muerte, suficiente como para satisfacer a un millar de generaciones, su cabello plateado largo hasta el hombro lo hacía parecer mayor de lo que realmente era. Su rostro era indiferente pero hermoso con una nariz afilada y fuertes pómulos, sin embargo la sensación general y el aspecto de su rostro representaban la de un anhelo por la muerte.
Piernas casi arrastrando pero resistentes y resuelto mientras salía por las puertas de Veratoraliz. Con el Cuerpo cubierto de una armadura de cuerpo completo de color negro intenso [profundo], donde sin importar la forma en que se intente visualizar, no tenía reflejo o intensidad en ella (5). Incluso el actual sol vespertino no fue capaz de recoger un simple reflejo. Aquellos que lo observaron se sentían como si estuvieran mirando a un abismo sin fin. Detrás de él, una andrajosa capa roja podía verse – con un montón de agujeros, rasgaduras a lo largo de los lados y en la parte inferior, y debido al aspecto de la misma, podría haber sido en algún punto una capa – estaba flameando gentilmente alrededor de la armadura como si esta estuviera viva.
En el lado izquierdo de su talle, una vaina en mal estado que mide un metro de largo y dos dedos de ancho, una intrincada empuñadura y pomo podían ser vistos.
En su lado derecho, demasiado corta para ser una espada, la empuñadura de una daga apenas podía hacerse notar.

El hombre camino agotado (6), debido al dolor prolongado, hacia el ejército deteniéndose a un centenar de pasos de aquellos en la primera línea.

Mientras que los de delante trataban de determinar su identidad por medio de gritos y órdenes, una repentina ráfaga se precipitó hacia ellos, y atravesó todo el ejército. No era una ráfaga de viento común. 
Todos los que están en la parte delantera retrocedieron con temor. Algunos incluso perdieron el valor para moverse debido a la repentina sed de sangre, mientras aquellos en la parte trasera sintieron sus pelos de punta.
Antes que aquellos en la parte delantera pudieran recobrarse de su parálisis, en un repentino destello de luz, cientos de aquellos en la parte delantera les faltaba su cabeza. Como si el derramamiento de sangre que escupían los cuerpos sin cabeza fuese el desencadenante del inicio de la batalla. 
Nadie se percató cuando el hombre había hecho su movimiento o incluso cuando él saco su espada y decapito unos pocos cientos de soldados.

El frase “ver para creer” no aplicaba a esta batalla.

Aquellos en la delantera que luchaban mientras la batalla era acalorada fallaron en entender que estaba ocurriendo, y aunque no pudieron entender lo que vieron en frente de ellos, cientos y miles de ellos estaban siendo aniquilados por un solo hombre. 

El destello de luz anterior fue la espada que había sacado el hombre.
El hombre parecía sostener sólo la empuñadura, pero cada vez que oscilaba su espada, destellos de luces podían observarse. La espada resonaba en silencio con cada oscilación, y después de cada ataque, como si la hoja de la espada pudiera extenderse, soldados detrás de los que habían sido cortados a su vez se retorcían del dolor y colapsaban como si ellos también hubiesen sido cortados.
Como un rayo, el agresor solitario fácilmente corto a través de las líneas frontales y se movió hacia adentro, hacia el cuerpo del ejército.

Por miedo al fuego aliado, arqueros y magos no podían hacer nada salvo observar con horror como se desarrollaban los acontecimientos.

Como si estuviera viva, la capa roja flameaba felizmente en el aire mientras el hombre, incluso con armadura de aspecto pesado, fácilmente se movía sobre el campo de batalla con la velocidad del rayo. Moviéndose entre conjunto de soldados y saltando hacia nuevos objetivos, pareciendo como si él pudiera volar.
Otras veces, desapareciendo por completo para luego reaparecer en medio de gritos y chorros de sangre. Con cada cuchillada, decenas y centenas de soldados caían bajo su espada. Ataques dirigidos hacia él eran evadidos por los pelos o simplemente fallaban en hacer daño alguno a la armadura que se asemejaba a un abismo.

Sabuesos de guerra fueron liberados, pero al igual que los soldados, eran incapaces de actuar debido a la velocidad que se movía el agresor. La sed de sangre por si sola era suficiente para sofocar y hacer que cualquier sabueso con un mínimo de sentido de auto conservación arrancara lo más lejos posible. Por otra parte los elefantes de guerra, terminaron en estado de pánico matando soldados mientras huían del monstruo que estaba devorando vidas. 

La compañía de mercenarios de Gladis estaba estacionada en medio del ejército, por lo que fue capaz de espectar lo que estaba ocurriendo.
Era algo que nunca había visto antes en toda su carrera como mercenario. (7)

Cuando él se enlisto en la expedición,  que era sólo para someter a un mago pillo con el título de Lord (8) y sus partidarios que estaban sembrando problemas en el continente de Honos – para restaurar devuelta el orden en el Imperio Gulsian – sin embargo, contra quien estaban luchando no era un mago pillo o no podría ser clasificado como uno.

La batalla que ha estado sucediendo por lo que pareciesen ser horas, a pesar de todo, no avistaba un final cercano.
Se podían escuchar gritos desde todas direcciones y personas corriendo por sus vidas. Aquellos en la delantera se sintieron abrumados por el miedo, escapando hacia la retaguardia con la esperanza de escapar.
Soldados de mente débil rompieron filas, haciendo más difícil para los soldados defenderse de la muerte inminente.

Como los soldados cayeron por ambos costados, el hombre llego fácilmente a la mitad donde los mercenarios y los caballeros se habían conglomerado.
Los caballeros manteniendo sus juramentos y defendiendo su honor, se lanzaron para ayudar a combatir al monstruo que estaba desatando su furia.
Con la convicción de mantener su reputación como “The Red Swords", Gladis ordenó a sus hombres ir a la batalla.

La batalla fue caótica, todo sucedió demasiado rápido. 
Tan pronto como se lanzó, todo de lo que se acordó hacer fue esquivar y tratar de abrirse paso hacia el monstruo con armadura negra. Cuanto más se acercaba, más difícil era esquivar. Sus brazos, cuerpo, y piernas estaban siendo cortados por fuerzas desconocidas para él.
Corriendo hacia el objetivo, el salvajismo [furia] de Gladis se volcó en sí mismo con la anticipación de la batalla. Sin tomar en cuenta su propia seguridad, se puso rápidamente en las cercanías del objetivo. Con una patada rápida, atacó hacia adelante con una cuchillada por encima de la cabeza.
No hubo impacto.
Todo lo que vio fue la parte superior de su espada ser destrozada, y la siguiente cosa que supo, él estaba cayendo de cara [aterrizar de cabeza]. Toda su fuerza se desvaneció.
Mientras trataba de levantarse, aquellos lanzándose a la batalla – o escapando de ella – lo pisotearon. Afortunadamente, su armadura era resistente y lo protegió. Incapaz de pararse, todo lo que podía hacer era tratar de dar la vuelta.
Entonces nuevamente lo vio. Un destello de luz abrasador cegó sus ojos y entonces todos aquellos que estaban corriendo o en posición cercana al demonio fueron cortados por la mitad. Todavía tirado en el suelo, se dio la vuelta para mirar a aquel protegido en oscuridad, pero debido al anterior ataque misterioso y al ser pisoteado su fuerza fue completamente drenada. 
Antes de quedar inconsciente, todo lo que vio fue la fuerza entrante [engaged] de caballeros y paladines.

Con todo lo representado, Gladis se calmó  y se deleitó en su dolor de que todavía estaba vivo.

‘Después de haber quedado inconsciente, los caballeros y paladines debieron haberlo subyugado’ esa fue su suposición. ‘Me pregunto si voy a morir en este lugar’. No puedo sentir mi cuerpo, todo lo que siento ahora es dolor.

Tendido ahí contemplando su suerte y sus chances de sobrevivir por lo que pareció ser una eternidad, Gladis escucho el sonido de cuerpos siendo arrastrados y personas charlando.

La esperanza brotó en su interior.

Con toda su fuerza, Gladis logró a duras penas un débil y prolongado grito de auxilio con la esperanza de que sobrevivientes pudiesen oír su súplica y lo pudiesen asistir.
Pasos reacios se acercaban cada vez más a su ubicación. Tan pronto las figuras entraron en su campo de visión, Gladis se percató que ellos no eran parte de la iglesia, ni estaban vistiendo algo remotamente parecido a los de la alianza. A medida que se acercaban, él pudo observarlos claramente, su rostro lleno de esperanza lentamente se transformó en uno de furia. 

Quienes estaban parados en frente de él no eran parte del ejército, sino bandidos que vinieron a saquear [loot] el campo de batalla.

“¡Oh, mira! ¡Tenemos uno vivo!” exclamó uno de los saqueadores.

“Hermano mayor, podemos matarlo y tomar sus pertenecías?”

“¡Esto no puede estar pasando! ¡NO DE ESTA MANERA!” – Gladis estaba gritando histéricamente en su cabeza.

“Eso suena perfecto. Es más, te concederé el honor de sacarlo de su miseria.”

“Te lo agradezco hermano mayor.”

Los bandidos lentamente sacaron de su cintura sus cuchillos.
Al ver la alegría en los ojos del otro hombre, Gladis sabía que esto sólo podría terminar de una manera. Entregado a su destino, reunió todas sus fuerzas en una última acción.

“Qu-é… ha… ocu-rrido… con… el… ejército…”

¿Podrías examinarlo? ¡El aún puede hablar! El hermano mayor habló atónito.

El hermano mayor del bandido miro directamente a Gladis. Resignado a morir, Gladis intentó dar, tanto como podía, una mirada firme de regreso.

“Bueno, ciertamente tiene espíritu. Pero como puedes ver, no hay esperanza para ti. Incluso si pudiésemos ayudarte, nosotros no queremos hacerlo. Por lo tanto lo mejor que podemos hacer es sacarte de tu miseria”.

“El… ejército…”

“Supongo que, como una forma de despedida y agradecimiento por patrocinarnos con tus artículos, puede ser que también…”

“Hermano mayor, no tenemos que hacerlo, él morirá de todas maneras.” Intervino el bandido menor.

“Silencio, ¿Qué fue lo que te dije acerca de los modales?”

“No me dijiste nada, pero haré lo como tú dices”.

“Bien, Ahora has como digo y guarda silencio”.

-- -- -- -- -- --

Los bandidos han estado siguiendo al ejército desde que la alianza desembarco en el continente de Honos.
Al ver tal ejército, los bandidos instintivamente sabían que podían hacer dinero hurgando lo que sea que fuese dejado atrás por el ejército.
Sus instintos resultaron ser ciertos y gran cantidad de bandidos saquearon hasta quedar satisfechos, siguiendo las masacres de pueblos y ciudades a lo largo del camino a la capital Veratoraliz. Mientras que algunos se retiraron con sus adquisiciones de vuelta a la montaña, muchos sabían que tal ejército sólo podría entregarles más ganancias, mientras estuviesen por llegar a su destino.

Los más listos decidieron seguir al ejército hasta su destino final.

Escondidos en los bosques y lejos de los soldados en retirada [desertores], ellos observaron toda la batalla.

Había resultado que en el momento que los mercenarios y caballeros se enfrentaron al demonio, dos quintos de su fuerza de combate consistía en infantería, sabuesos de guerra y elefantes; las líneas frontales ya se habían agotado.
Un quinto consistía en arqueros, magos y ballesteros, los que fueron inútiles debido al hecho que si ellos hubiesen combatido, hubiesen hecho más daño a sus aliados que al enemigo solitario. Los otros dos quintos consistían en caballeros, paladines y mercenarios, los cuales también combatían.

Pero, fue entonces cuando el demonio mostró sus verdaderas habilidades.
Los bandidos vieron el segundo destello de luz que el demonio utilizo – el cual Gladis también vio antes de quedar inmovilizado y caer inconsciente – pero lo que el no vio, fue el horror que vino a continuación.

Después de que Gladis cayó, el demonio cubierto de oscuridad fue aún más implacable.
Tan pronto como los paladines, caballeros y mercenarios se unieron a la pelea, el demonio sacó su daga. A partir de ella, un humo negro se abrió paso a través del campo de batalla.
Increíblemente, como una mano gigante de cientos de metros de ancho, con cada cuchillada de su daga, una gran cantidad de personas en el frente volaron a lo lejos como muñecos de papel por el humo.
Aunque los de la delantera no eran conscientes de ello, los bandidos y los clérigos en la retaguardia claramente lo observaron, lo que parecía, una sombra gigante justo detrás del demonio.
Cada vez que agitaba su daga, un puño gigante incorpóreo golpeaba en la misma dirección imitando a la daga. Fue como ver a un dios arrancando las alas de los insectos insignificante con poco o nada de esfuerzo.

La batalla se ha prolongado durante toda la noche hasta la madrugada del día siguiente. Mientras estaba cortando a los soldados, los sacerdotes, magos y arqueros comenzaron a hostigar al demonio mientras trataban de ayudar a aquellos que estaban al borde de la muerte. En lugar de luchar contra los soldados en la primera línea, rápidamente se volvió hacia los que estaban en las líneas traseras, hacía aquellos que habían provocado su ira, diezmando a toda la retaguardia en cuestión de horas.

Ya sea a través de pura suerte, planificación estratégica o por agotamiento de la otra parte, los paladines, caballeros y mercenarios restantes fueron capaces de lentamente reducir al demonio ya que su fatiga crecía debido a la incesante batalla.
Alguien logro penetrar su armadura y otro incluso logro cortar a través de su mano que sostenía la daga.
Eventualmente, los caballeros fueron capaces de perforar las piernas del demonio con lanzas lo cual disminuyo su movilidad. Una tercera lanza perforo a través de su vertebra destruyendo completamente su movilidad, resultando en una montaña de cadáveres.
Incluso estando inmovilizado, el oscuro luchó hasta el punto donde nadie deseaba acercarse a la montaña de cadáveres. Con desertores y tal cantidad de muerte, el ejército había sido reducido a unos pocos cientos soldados, de los más tenaces, de los originales 100,000 soldados.
Eventualmente, los paladines restantes, al percatarse de su inevitable final, invocaron la habilidad secreta “Tri- Form” de Thullga, “The God of Sacrifice” [El Dios del Sacrificio]. Sacrificando toda su vida restante para perforar al demonio con tres espadas antes del amanecer, sellando su fuerza y arrebatandole (9) la vida.

Los caballeros y mercenarios que no huyeron durante la batalla y sobrevivieron después de la habilidad “Tri-Form”, estaban tan exhaustos, que cuando los bandidos comenzaron a saquear, nadie era capaz de oponer resistencia y fueron masacrados.

“Y eso fue lo que le ocurrió al resto del ejército. Hehehe. Lo lamento”

“¿Hermano mayor, terminaste? Quiero poner a prueba esta espada”.

“Si, adelante”.

Al ver el bandido más joven llevando una espada y elevándola por encima de su cabeza, Gladis se había resignado a su destino. Él había estado inconsciente por mucho tiempo y su cuerpo se negaba a obedecer sus órdenes. No había nada más que se podía hacer, y nadie que pudiera ayudarlo.

-------------------------------------------------------------- 

Comentario del traductor:

Como siempre las criticas son bien recibidas, cualquier alcance no duden en escribirlo.
Si desean ayudar al autor, recuerden visitar su pagina: Za1d3

Atte Steel Fate.

---------------------------------------------------------------


(1) Segunda estación del del año. 
(2) Forcing him to gag.
(3) Instead of the nombness of an elephant on it.
(4) The armored
(5) Had no reflection or depth to it.
(6) Haggardly. Según lo que averigüe, es un agotamiento debido al dolor prolongado.
(7) En la versión original, la frase inicia en forma de negación, lo que me llamo la atención ya que       no se corresponde con lo escrito antes y después de ella, por lo que decidí cambiarla.
(8) Rogue Mage Lord
(9) Sapping away

20 comentarios:

  1. Si bien había dicho que el capítulo 1 iba a ser publicado mañana, debo decir que este capítulo es por lejos uno de los que más me ha gustado y creo que logra con creces cautivar al publico. Debido a ello he decidido publicarlo un día antes.
    Espero que lo disfruten.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, parece interesante la novela.Hoy subirás un capítulo? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dependiendo de ciertas circunstancias, probablemente el 12 o el 13subire el siguiente capítulo.

      Eliminar
  3. Siiiii una nueva novela, cuantos capítulos tiene? Ya esta terminada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento tiene 87 capítulos y esta en publicación.

      Eliminar
    2. Nando. Dono cuando sale el sig. De genocide xd

      Eliminar
    3. Nando. Dono cuando sale el sig. De genocide xd

      Eliminar
    4. No habra genocide por un tiempo indefinido T.T!!!!!!!

      Eliminar
    5. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO. Quiero mas de genocidio... Por favor no abandones.

      Eliminar
  4. Es una buena novela gracias por traducirla tan bien, espero con ansias el segundo capitulo.

    ResponderEliminar
  5. Bro. Steel fate onniii. San cuentanos una sinopcis un poco mas detalla heeeee!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Bro. Steel fate onniii. San cuentanos una sinopcis un poco mas detalla heeeee!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la sinopsis del autor, no creo que sea pertinente hacer una nueva ya que si la escribió de esa forma es por algo.

      Eliminar
  7. Gracias por a traduccion !!! xD ...... esperare el siguiente cap con ansias ....

    ResponderEliminar
  8. muy bueno e interesante da mucha curiosidad ese picaro me unos a los que esperan mas caps

    ResponderEliminar
  9. No entiendo, de quien se trata de novel del Mounstruo Black-Knight o del Caballero Gladis...

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top