viernes, 4 de marzo de 2016

Forgotten Conqueror. Capítulo 13 - Encuentro.



Asegurándose que su equipaje estuviese en su habitación, Kaidus decidió husmear por la hacienda.

La mansión había sido construida con piedras talladas unidas entre si mediante magia a diferencia de los edificios del 3er distrito. La mansión misma lucía como cuatro edificios independientes conectados entre si mediante pasadizos arqueados, y tenia un gran patio interior entre las cuatro diferentes torres [Alas]. Por lo que Fon le había dicho, el Ala Oeste era para invitados, el Ala Norte era donde la familia Ravon residía, el Ala Sur para los caballeros y aquellos que actualmente se quedaban en la mansión para entrenar, y el Ala Este donde los cuartos de los sirvientes y guardias se encontraban.

Habiendo caminado alrededor de la mansión por un buen rato, eventualmente terminó en el de entrenamiento del patio interior.

Muchos estudiantes jóvenes estaban repitiendo posiciones con la espada mientras unos pocos de los mayores y los más avanzados estaban en pares haciendo sparring bajo el cuidado de Horan.

Mientras observaba.

"¡Hey!" Una voz lo llamaba. Volteándose para mirar, observó a un adolescente alto de cabello azulado entrando en el patio interior junto con unos pocos muchachos de la misma edad, cada uno de ellos sujetaba una espada de madera para entrenar y un escudo. Tenían un aspecto como de 15 años, el grupo de muchachos fueron hacia él para acecharlo.

"¿Si?" Le habló mientras el muchacho se acercaba.

"No te había visto con anterioridad, ¿Eres nuevo?" El muchacho lo interrogó con una mirada molesta en su rostro.

"Se podría decir que si". Kaidus respondió mientras se giraba para observar el entrenamiento.

Parándose en frente de Kaidus, el muchacho miró hacia abajo a Kaidus quien tenía la mitad de su estatura.

"¿Qué es lo que estas haciendo aquí?" El muchacho lo interrogó de nuevo.

"Observando". Le respondió sin apartar la mirada, como si su mirada fija atravesara el cuerpo del muchacho de más edad.

"Los sirvientes no están permitidos dentro del patio interior a menos que sea para atender a alguien. Deberías saber eso a esta altura".

La implicancia era demasiado clara y bastante cierta, incluso con su mejor muda, Kaidus parecía estar fuera de lugar. El muchacho mayor debió haber pensado que era un sirviente nuevo y tenía la inteción de recordarle las reglas.

"Lo lamento, pero no soy un sirviente". Kaidus replicó.

"Si no eres un sirviente, entonces yo no soy el primogénito de Lord Lucos, y heredero de la familia Drenolh". El muchacho de más edad replicó con una sonrisa irónica. Sus amigos rieron ante el chiste.

No queriendo que la situación empeorase.

"Me disculpo, si mi presencia en este lugar ha de alguna manera se ha ganado tu ira. Me retirare sin demora".

Mientras Kaidus se volteaba para retirarse, otro muchacho bloqueo su caminó.

"Tal parece que el pequeño sirviente aquí presente se tiene en alta estima". El nuevo muchacho se mofo, con sus ojos burlones, mientras otros dos muchachos bloqueaban los costados.

"Detestaría distraerlos de su entrenamiento. Por favor permitanme que me retire".

"Has estado observando el entrenamiento muy atentamente, ¿Qué tal si te nos unes?" El primer muchacho de gran estatura le preguntó con una sonrisa malvada en su rostro.

"Lo lamente nuevamente, pero debo rehusar  tal propuesta". Él afirmó, con sus ojos inflexibles.

"Vamos muchachos, es sólo un niño" Alguien chilló en frente del grupo de muchachos.

"Tienes razón, él es sólo un niño. Necesitamos enseñarle como protegerse para que las personas malas no lo lastimen". El primer muchacho dijo, torciendo las desconocidas buenas intenciones del muchacho. "¿Qué tal si vamos allá y te muestro como usar la espada?" El muchacho señaló un área vacante a un lado de una hilera de pequeños arboles Azolus que segmentaban el área de entrenamiento y el jardín.

"Ranor, vamos no tienes que hacer esto. ¡Míralo hombre, es sólo un niño!" El desconocido muchacho chilló de nuevo.

"No me interesa si es un niño, necesita una lección apropiada. Los sirvientes necesitan conocer su lugar". El primer muchacho Ranor habló, dejando en claro su plan al resto.

Con su camino bloqueado y sin otra alternativa, Kaidus permitió ser guiado por el circulo de adolescentes hacia donde el muchacho Ranor había indicado.

Daaro había finalizado un ejercicio en su habitación, y había salido al patio interior para tener una sesión de sparring con otros estudiantes. Entrando al patio interior, observó a un grupo de estudiantes acorralando a un joven muchacho en un área despejado del campo de entrenamiento. Al ver que ese muchacho era Kaidus, Daaro repentinamente se sintió ansioso. Se Adelantó un paso para detenerlos antes que algo ocurriese, de repente una mano lo agarró por detrás.

"¡Lord Huin! Al voltearse, observó a la persona que lo había agarrado del hombro.

"Ese debe ser el muchacho que mi padre busco utilizando a la mitad de los caballeros". Lord Huin replicó, con una voz calmada.

"Si, y debemos detenerlos antes que ellos salgan lastimados".

"¿Ellos?".

"¡Todos ellos! He visto por mi mismo lo que el muchacho puede hacer, si no detenemos esto, sólo puede terminar de mala manera". Daaro declaró, evidenciando su preocupación.

"¿Es así? Fascinante... ¿Qué tal si sólo observamos por el momento?".

"¡Lord Huin, este no es el momento!".

"Daaro, dediquemosnos a observar por el momento". El maestro de esgrima le ordenó.

Rodeado y con su espada contra los arboles, no había salida.

"Dale tu espada Donnick, no podemos permitir que nos reclame debido a que no le facilite un arma". El muchacho Ranor le dijo a uno de los otros.

"Es demasiado grande para él" Donnick protestó.

"Tan sólo dásela, sera un 'duelo' breve". Ranor replicó con una sonrisa estúpida en el rostro.

Mientras el muchacho caminó hacia adelante para darle a Kaidus la espada de entrenamiento, Kaidus se rehusó a cogerla.

"¡Coge la espada antes que te deje ensangrentado al punto que tu mami ni siquiera sea capaz de reconocerte!". Ranor acortó la distancia e hizo la amenaza.

Sin pestañear, Kaidus se paro frente a Ranor, renuente [sin la voluntad] a someterse.

"Te lo preguntare de nuevo. Por favor permite que me marche". Su tono era frió e imperturbable ante la intimidante estatura del muchacho.

Ira se reflejaba con intensidad en los ojos de Ranor.

Una patada frontal repentinamente atacó el pecho de Kaidus, él vio venir la patada, pero se rehusó a evadirla.

*¡¡UMPH!!* La patada aterrizo en su pecho, enviándolo al suelo. Mientras parecía que la patada lo había derribado, él se había protegido con Mana y no había sufrido ningún daño.

Ranor agarró a Kaidus de la polera y acorto la distancia entre sus rostros.

Murmullos podían ser escuchados entre los muchachos que rodeaban a Ranos y a Kaidus.

"¡Conoce tu lugar! ¡agacha la cabeza cuando te habló!" Ranor rugió.

Más bulla emergió desde los alrededores de los muchachos, luego de pronto -

"¿Qué es lo que esta ocurriendo aquí? La voz de una muchacha tronó lejos de donde estaba Ranor.

Mirando detrás de él, el rostro de Ranor palideció.

Kaidus halló al dueño de la voz; una joven muchacha cerca de los 10 años de edad. Con un cabello risado color marrón que caía sobre su pecho y que estaba atado a una cola de caballo al costado como era la moda actual en Ferrent. Usaba un Vestido gris con  tiras blancas con incrustaciones de oro en los limites de la falta, los cuales estaban bordados, mientras patrones rojos y negros se sentaban sobre la parte superior del vestido desde torso hasta los brazos. Tenía un rostro infantil, pero se mantenía a sí misma como una dama - postura - sabia.

Por como sucedió, ella estaba vagando a través del jardín adyacente cuando escuchó la trifulca.

'Entonces es por eso que todos estaban haciendo ruido, estaban tratando de mantenerla alejada'. Kaidus pensó para sí mismo.

"Señorita, ¡¿Qué te he dicho acerca de salir corriendo de esa forma?!" Una mujer apareció desde atrás, gritándole a la señorita, deteniéndose abruptamente ante la escena enfrente de ellas.

Una mujer en su plenitud apareció detrás de la niña. Con un cabello largo color marrón y un vestido tan elegante como la mujer misma.
Juzgando por el vestido de la mujer y como ella le habló a la joven muchacha, ella también era alguien con estatus dentro de la hacienda. Algunos de los muchachos que lo habían encerrado habían comenzado a escapar, mientras que aquellos que estaban entrenando estaban mirando en la dirección donde ellos se encontraban. La cara de Ranor comenzó a perder todos los colores.

"¡S-señorita Kellian y la señorita Naleen!" Ranor prontamente soltó la polera de Kaidus y se distanció de él. Haciendo una reverencia extraña hacia las intrusas.

Kaidus a su vez hizo una reverencia hacia ellas.

La señorita Kellian Ravon, formalmente conocida como Kellian Halsond de la noble familia de los Halsond del 12vo distrito. Ella es la esposa de Lord Huin Ravon, y madre de Vion, quien había conocido el otro día, y por como esta la situación, también la madre de la pequeña.

"¡Pero madre! ¡Ranor esta abusando de los nuevos sirvientes nuevamente!" La joven muchacha argumento de vuelta a su madre.
'¿De nuevo? ¿Es esto un problema recurrente?' Kaidus pensó para sí mismo.

"¿Exactamente que es lo que esta pasando aquí Ranor?" Kellian le preguntó, con un tono de irritación en su voz. Ella entonces escaneó a los muchachos restantes que no habían huido.

Mirando hacia el grupo silencioso de muchachos que no tenían intención alguna de hablar, Ranor lentamente abrió su boca.

"Yo...nosotros vimos a este pequeño sirviente vagando en el campo de entrenamiento, y sólo queríamos decirle que volviera al trabajo y que esta área estaba restringida la servidumbre". Habiendo recuperado el habla, Ranor trató de explicar la situación.

"¡Mientes Ranor! ¡Le estabas dando una paliza! ¡Lo he visto caer desde el otro lado!" Naleen protestó.

'Al parecer ella tiene algún tipo de apegó a la justicia (1). Me preguntó si lo heredo de su abuelo'. Kaidus pensó en sus adentros.

"Naleen, guarda-" silencio. Eso era lo que Kellian quería decir, pero mientras miraba al circulo de muchachos, observó con sospecha a dos sujetos que sólo estaban mirando desde el costado del campo cerca de la entrada del patio interior. Una sonrisa estúpida apareció en el rostro de su marido cuando lo miro a los ojos, mientras la cara de Daaro estaba llena de preocupación y alivio. Volviendo en sí, le habló al supuesto niño sirviente.

"Me disculpo por lo sucedido dentro de nuestra casa. Sin embargo, ten en consideración que la servidumbre tiene el acceso restringido al patio interior a no ser que estén atendiendo a alguien o sean llamados por uno de los Lords". Kellian le habló disculpándose y con aprensión a Kaidus.

"Preocuparse no debe mi señora, tengo el permiso explicitó de Lord Gelrin para rondar por la
haciendo". Replicó sin una onza de indignidad.

Todos los muchachos alrededor comenzaron a alejarse al escuchar las palabras que recién había dicho, y Ranor agacho la cabeza.
Naleen estaba parada  y confundida preguntándose porque su abuelo le otorgó tal privilegio a un niño perteneciente a la servidumbre.

"¿Oh?" Las cejas de Kellian se levantaron expresando curiosidad. Mirándolo de cerca, el muchacho no era uno de los tantos sirvientes que trabajaban para ellos. Su vestimenta estaba dentro de los estándares de los plebeyos y su edad calzaba con la descripción que había escuchado de su esposo; el joven prodigio por el que su padre político [In-Law] ha gastado una gran cantidad de sus recursos para encontrarlo. De pronto una sonrisa sonsa como la de su marido apareció en su rostro, y ella comprendió el asunto.

"Bueno entonces, Preguntare de nuevo ¿Qué es lo que ocurrió?" Ella miró al paralizado Ranor, esperando que levantara su cabeza y le diera una explicación diferente.

Después de haber fallado en la respuesta, ella miró a los muchachos restantes que no habían escapado. Ellos también estaban mudos.

"No hay nada por lo que preocuparse mi señora, estaba observando el entrenamiento y al ver mi fascinación, Ranor sólo quería ayudar enseñándome unas cuantas posturas para saciar mi curiosidad". En vez de recibir una explicación de Ranor, Kaidus fue aquel que había sacado la voz.

El rostro inclinado de Ranor se levantó por un segundo como si el fuese incapaz de creer lo que estaba escuchando.

"Ya veo. Entonces no indagare más sobre el tema. Ven Naleen, nos retiramos". Kellian le dijo a su hija.

"¡Pero madre!".

"Silencio Naleen, ya lo escuchaste. Él dijo que sólo estaban practicando. ¿O acaso te gustaría pedir disculpas por entrometerte en la practica de otros?".

"¡HMPH! ¡Bien! ¡Me retirare entonces!" La jovencita dijo luego de darle apuñaladas con la mirada a Kaidus.

Sabiendo que ellas se marchaban, Kaidus sin palabras se retiró.

--------------------------------------------------------------------------

"¡¡TODOS USTEDES SON UNOS IDIOTAS!!" Daaro gritó, atrayendo la atención de los otros estudiantes dentro del campo.

Bajando la voz, continuo.

"Todos los sirvientes conocen las reglas. ¡¿Por qué crees que uno de ellos estaría en el patio interior?! ¡¿ACASO QUIEREN MORIR?!" En las cercanías de los arboles Azolus, Daaro había reunido a los tres muchachos que se habían quedado allí después de que Kaidus se retirara y les estaba dando una reprimenda.

'Harías bien en cuidar lo que hablas alrededor de él', lo que el maestro Gelrin le había dicho no hace mucho aún resonaba en su cabeza. Estaba convencido acerca de introducirle la misma idea en la cabeza a este montón de tontos.

"¿Morir? ¡Hermano mayor Daaro, debes estar bromeando! ¡Ni siquiera sabíamos que era un invitado de Lord Gelrin! Jamas he escuchado del Lord decapitando a alguien por tratar de mala manera a uno de sus invitados". Ranor argumento de vuelta. Si bien no tenían relación sanguínea, siendo mayor y un estudiante al igual que ellos, todos los de su rango etario lo llaman hermano mayor Daaro.

*¡THWACK!* El puño de Daaro aterrizó en la cabeza de Ranor.

"¡De verdad eres un idiota! ¿Piensas que el Lord es el problema? ¡Ese niño fue quien asesinó al Kalligor en la plaza, imbécil! ¡¡¿Por qué otro motivo el Lord lo tendría a él como un invitado?!!, ¡Considérense afortunados que no halla decidido tomar represalias!".

Miedo recorrió el cuerpo de los tres muchachos. Ellos habían estado en la exhibición, pero la llamada a evacuar fue anunciada, ellos rápidamente reunieron a los estudiantes y se escondieron en uno de los edificios, sólo salieron una vez que la crisis había pasado.

Todos ellos observaron la plaza después de todo, y muchos de ellos vomitaron el almuerzo ante la brutalidad que había ocurrido. Caballeros muertos, personas heridas, lugares quemados en la plaza, y por supuesto sangre y entrañas a todo lo largo de la plaza.

"¡Sabía que serían malas noticias, sabía que teníamos que detenernos, incluso de lo dije Ranor!". Un muchacho habló en forma acusatoria. Él había sido uno de los dos muchachos que pidieron que detuvieran la payasada de hace poco.

"¡Cállate Rin! ¿¡Cómo es posible lo hubieras sabido?!" Ranor enfadado le respondió, su miedo fue superado por la ira que sentía hacia sus amigos.

"¿Acaso no notaste como el hablaba Ranor? Él daba un aire de, era... era diferente a cualquier sirviente que se atreviese... ¡No estaba asustado de ti Ranor ni de ninguno de nosotros!". El muchacho llamado Rin respondió, con miedo a plena vista.

"¡¿Cómo es que eso es importante?! ¡Todos pensamos que era un sirviente nuevo!".

"¡SILENCIO!" Daaro les gritó molesto. "Aunque sólo algunos están en conocimiento de esto, dense por enterados que este niño estará asistiendo a la academia Zorin. Si eso no es suficiente para atravesar esas cabezas huecas suyas, el hecho que Lord Gelrin esta detrás de su patrocinio y lo tiene en alta estima debería hacerlo. ¡Ustedes zopencos harían bien en recordar que la familia Ravon le cubre las espaldas a este muchacho!" Daaro los miró ferozmente.

"También, dense por enterados que incluso si todos hubiesen fallecido, ninguno de nosotros sería capaz de hacer algo al respecto. Esa es la situación que ustedes zopencos se buscaron por ustedes mismos". Daaro soltó aquello para asustarlos, pero en sus adentros, tal pensamiento lo asustó. Si el muchacho en realidad hubiese decidido hacerlo, lo que le hizo al Kalligor, ¿Serían capaces él o Lord Huin de detenerlo? Ni por asomo.
Hizo una mueca mientra lo pensaba.

"""...""" Cuando cayeron en la cuenta que habían escapado de la muerte, los tres muchachos entraron en una especie de pánico.

Era como percatarse que estaban parados sobre la cola de una serpiente venenosa sin zapatos, con la esperanza que la serpiente se deslizase lejos, en vez de voltearse y morderle los pies. O jugar alrededor de la guarida de un oso Fraz y salir ileso debido a que no tenian idea que era su guarida, y  que el oso estaba durmiendo.

Su entusiasmo por practicar se perdió en los pensamientos ansiosos que los invadieron, Daaro decidió que era mejor dejar a los jóvenes estudiantes que pensaran a acerca del problema en el que se habían metido.

--------------------------------------------------------------------------

Habiendo causado un espectacular indeseado, Kaidus estaba meditando en silencio en la habitación. Meditación fue algo que había acogido al final de su ultima vida pasada para enfrentar las memorias indeseadas, pero en la actualidad era algo para mejorar su mente y afinidad con la siempre emergente Mana de su interior.

*KNOCK* "¿Maestro Kaidus?" Una voz femenina lo llamó desde afuera de la habitación.

"¿Si?" Respondió con presteza, habiendo salido del estado de meditación.

"La cena ha sido preparada. El Lord le encantaría que usted se uniera a la mesa en el Ala Norte".

"Entendido, Por favor deme un momento".

Rápidamente se levantó de su postura sentado en el suelo, y se vistió con una de las dos mudas de ropa más presentables que Adalina le había preparado. Abriendo la puerta, observó que una sirvienta lo esperaba.

"Por favor guíe el camino". Él le solicitó.

La criada comenzó a moverse hacia el Ala Norte.



-------------------------------------------------------------

Comentario del traductor:

Como siempre las criticas son bien recibidas, cualquier alcance no duden en escribirlo.
Si desean ayudar al autor, recuerden visitar su pagina: Za1d3

Atte Steel Fate.

-------------------------------------------------------------

(1) Semblance of justice.


9 comentarios:

  1. Un capitulo muy emocionante muchas gracias!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Excelente capítulo, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Jajaj a me encanta el trama, caos escolar como me gusta llamarle

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. gracias por traducirlo, en mi mente cuando cuando paso lo que paso dije:
    Estos ya valieron madres jajajajajaj me hubiese gustado ver eso(osea imaginarmelo) >.<

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 Espanipon | Designed With
Scroll To Top