Ir al contenido principal

DanMachi, Volumen 9, Capitulo 5 Parte 2

CAPÍTULO 5: HEREJES - Parte 2


El choque de espadas resonó por el laberinto.

Slashes y sus contragolpes de respuesta. Un filo cortante detenido en el centro del ala, encontrado por una hoja y un estallido de chispas rojas.

Un escudo bloqueó inmediatamente la subsiguiente represalia. El guerrero que empuñaba las armas sintió el impacto. Olas de dolor le atravesaron el brazo y dejó salir un rugido espeluznante de sangre a través de su garganta pulsante.

El profundo y bestial rugido llenó el pasadizo y sacudió al grupo de la batalla hasta el núcleo.

El Calabozo, piso veinte.

El grupo de Bell había progresado mucho, presionando aún más profundamente en este piso que veían por primera vez.

No muy diferente de la decimonovena, este nivel del colosal laberinto de árboles estaba repleto de vida vegetal. Sus muros cubiertos de corteza de árbol, el piso veinte era un laberinto verde que deslumbraba a los aventureros que viajaban por sus salas. Sus rostros estaban iluminados por el firme y onírico resplandor azul que emanaba de las paredes cubiertas de musgo.

Lilly guió a la party por los pasillos usando su mapa. Los monstruos que encontraron eran similares a los de arriba, con escarabajos locos y hongos oscuros, entre otros. La habilidad de Mikoto, Yatano Black Crow, los mantuvo a salvo de emboscadas, mientras que Bell y Welf sabían cómo tratar con ellos en primera línea. La eficiencia del grupo había mejorado, haciendo que su viaje fuera mucho más seguro y rápido que antes.

Sin embargo, había aparecido un nuevo enemigo.

En la actualidad estaba cruzando las espadas con Bell y Welf.

"RUOOOOHHH!!"

"¡OO! OOOOOOGH!"

El guerrero lagarto aulló mientras cargaba al grupo sobre dos poderosas piernas.

El destello de una espada llama la atención, los dos jóvenes la bloquearon al mismo tiempo.

"¡Estas cosas son muy duras!"

Welf gruñó para sí mismo, sin quitarle los ojos a los monstruos de escala roja llamados lagartos.

De pie y con las armas en sus brazos, los dos monstruos atacaron como lo harían los aventureros. Con 170 celtas de alto, podían mirar a Welf a los ojos. Bell había luchado contra muchas criaturas en el Calabozo, pero esta era la primera vez que sentía como si estuviera involucrando a otros aventureros en la batalla.

Principalmente porque estos dos monstruos atacaron con espadas.

Sus dedos con garras estaban envueltos alrededor de empuñaduras de espadas y puños de escudos.

¿Flores como armas de la naturaleza?

Los dos lagartos llevaban "formas terrestres" -armas que se producían naturalmente y que el Calabozo suministraba.

Estas flores metálicas crecían directamente de las paredes del calabozo. La extracción del tallo de la flor dio como resultado un escudo redondo de cincuenta celtas de diámetro. Además, cada uno de los pétalos podía ser arrancado individualmente de la flor, convirtiéndose en dagas tan anchas como espadas y dignas del apodo de "cortadores".

Las armas de la naturaleza que habían encontrado hasta ese momento incluían palos de madera y tomahawks de piedra, pero este fue el primer equipo que proporcionó a los monstruos el apoyo ofensivo y defensivo equivalente a la espada y el escudo de un aventurero. Welf miró a un cortador alejado de su cuerpo mientras un hombre lagarto bloqueaba el cuchillo de Bell con su escudo redondo.

"¡SHAAAAAAAAAAAAAAA!!"

Los dos aventureros se vieron obligados a enfrentarse simultáneamente al tenaz asalto de los lagartos y a los ataques de una turba de libélulas que venía por detrás. Los monstruos usaron poderosos barridos laterales, rápidos cortes hacia abajo y repentinos empujones hacia delante para abrumarlos. Los golpes destrozaron el suelo debajo de ellos y las extremidades de los dos humanos temblaron bajo la tensión de recibir los ataques.

Su técnica podría haber dependido mayormente del poder, pero eran inequívocamente espadachínes.

"Monstruos con habilidades de espada... Bueno, ¿adivina qué?!"

Welf le gritó a sus inusualmente hábiles enemigos.

Las cosas cambiaron en cuanto Mikoto y Lilly terminaron de borrar las libélulas con flechas.

Welf bloqueó el siguiente golpe del hombre lagarto y con un giro oportuno de su espada, envió volando la daga de puñal de la criatura. Explotó el segundo que le llevó al desarmado lagarto recuperar el equilibrio, levantando su gran espada en el aire.

Sorprendida comprensión pasó por encima de la cara del monstruo mientras levantaba su escudo para defenderse. Welf sonrió con una mueca de satisfacción ante el inútil gesto.

Luego usó cada músculo de su cuerpo para derribar una barra que cortaba el escudo y se sumergió en el cuerpo del monstruo.

"GEH-!"

La espada de Welf desgarró su piedra mágica. El lagarto se desmoronó en cenizas antes de que las mitades de su escudo tocaran el suelo.

Mientras el lagarto que quedaba reaccionaba al ver morir a su compañero, Bell pateó el suelo con la velocidad de un conejo.

"GAH!"

Un arco carmesí esculpido directamente a través de la sección media de la criatura mientras el chico se deslizaba, sujetando a Ushiwakamaru-Nishiki con el revés.

La hoja arrancó escamas rojas de su cuerpo mientras mordió profundamente en su carne.

La criatura se tambaleó durante un momento con un enorme corte en el torso antes de caer al suelo tras Bell.

"Eso fue una verdadera sorpresa al principio, pero son muy ásperos. No eran técnicas ".

"Tengan en cuenta que si monstruos como ese aparecen en mayor número... el camino a seguir será mucho más arduo."

Welf le devolvió su gran-espada al hombro, burlándose de los monstruos caídos como un veterano, mientras Mikoto intercambiaba un arco vacío por su katana. Lilly y sus seguidores rápidamente se pusieron a trabajar, recogiendo piedras mágicas del campo de batalla.

"Me pregunto si alguno de ellos vivirá lo suficiente para aprender a hacer algo más que swing."

"Aunque Lilly no puede garantizar que no haya... no tendría sentido, Sr. Welf. Una vez identificado, el Gremio inmediatamente emitiría una recompensa por tal monstruo y enviaría exterminadores para eliminarlo ".

Bell escuchó la conversación de sus aliados y pensó en la mirada de insaciable sed de sangre en los ojos de los lagartos. La batalla terminó, llevó a su grupo más profundamente al calabozo.

"Lilly... ¿hasta dónde tenemos que llegar?"

"Según el mapa, nuestro destino está cerca. Por favor, dense la vuelta."

Se habían desviado de la ruta principal hace bastante tiempo.

Los ojos de Lilly nunca salieron del círculo rojo sobre una habitación cercana a una despensa en el rincón trasero de este piso, el destino de su misión, mientras hablaba.

Cada miembro del grupo podía sentir su ansiedad aumentar con cada paso.

Lilly y Haruhime trataron desesperadamente de ocultar su agotamiento y mantener sus nervios bajo control.

Incluso Welf, que siempre aliviaba el ambiente con algunos chistes, era inusualmente tranquilo.

La mente de Mikoto era poco más que humos después de disparar su habilidad tantas veces. Sacó una Poción Dual, se lo bebió toda y silenciosamente se limpió la boca.

Bell lideró al grupo en el frente, manteniendo los pensamientos ociosos a raya mientras mantenía los ojos y oídos bien abiertos. Miró hacia atrás por encima de su hombro.

Wiene levantó la vista, sus temblorosos ojos ámbar mirándole como si estuviese en el momento oportuno. Parecían intercambiar pensamientos y sentimientos en ese largo momento.

El interior de la capucha de la chica estaba rojo brillante con la luz de la joya roja en su frente.

Después de eso, el grupo se encontró con varios grupos más de monstruos.

El sendero les exigía trepar por una serie de gruesas raíces de árboles, subir una colina y atravesar un monte de exuberante vegetación.

Hasta que finalmente...

"Estamos aquí..."

Habían llegado al destino de su misión.

La habitación era un largo rectángulo de unos diez meders de ancho y el techo era igual de alto. La corteza de los árboles cubría las paredes y el dosel, al igual que todas las habitaciones por las que habían pasado en el camino y todo estaba alfombrado con Lamp Moss.

El césped verde y un surtido de pequeños anillos blancos se juntaron para formar un lecho de flores que crecía desde el suelo como un jardín de patchwork.

Sin embargo, no fueron lo que la party notó primero.

"Cuarzo..."

Tal vez porque la despensa estaba cerca, pero el cuarzo verde profundo que se parecía a las esmeraldas sobresalía del suelo, paredes y techo en todas las direcciones. La verdorosa luz de las formaciones rocosas recordaba a Bell la búsqueda que él y Lilly emprendieron una vez a petición de Nahza. Para otros como Haruhime, esta era su primera vez que veían el cuarzo en todos los tamaños y formas con sus propios ojos. La vista les dejó sin aliento. El grupo más grande estaba situado en el otro extremo de la habitación, directamente frente a la party y cubría la pared casi como un iceberg en miniatura.

Otras habitaciones ubicadas cerca de las despensas tenían la misma forma de formaciones de cuarzo.

"Me alegra oír que esto es todo, pero..."

"No hay nada que ver y nadie aquí..."

El grupo se detuvo en la entrada, Welf escaneando la sala mientras Mikoto fruncía el ceño.

No había monstruos esperando para saludarlos y mucho menos un grupo de gente. Todo el mundo estaba de acuerdo en que el cuarzo era hermoso, pero nada lo suficientemente especial como para designar esta sala como el destino de su misión.

Bell y su grupo estaban en la única entrada de la habitación.

Por supuesto, una forma de adentrarse aún más en el Calabozo desde ese punto no parecía existir.

"Lady Lilly, ¿está segura de que nuestra ubicación es exacta...?"

"Estoy absolutamente segura. Esto... tiene que ser correcto ".

Lilly volvió a examinar su mapa, junto con el que se le proporcionó con el documento de la misión, cuando una intranquila Haruhime pidió confirmación.

Bell se detuvo frente a la tranquila habitación, la luz azul del musgo mezclándose con el verde del cuarzo delante de sus ojos. Puso un pie dentro.

La habitación era más luminosa que el camino que habían tomado gracias al cuarzo. El grupo siguió a Bell, permaneciendo en un grupo cerrado por si salía un monstruo de las paredes del calabozo. También mantuvieron los ojos abiertos para saber por qué su misión los había traído aquí.

Pero todo fue en vano.

"Realmente no hay... nada..."

"Maldita sea, Gremio, ¿qué querías que hiciéramos?"

Sin explicación, regresaron a la entrada.

Welf expresó la frustración que todos sentían dándose un masaje en el cuello. El Nivel Boost de Haruhime se acercaba a su límite de tiempo, por lo que las motas de luz que flotaban sobre su cuerpo se estaban desvaneciendo mientras hablaban.

La fatiga que habían estado escondiendo, el cansancio de seguir adelante sin descanso por el Calabozo, había llegado a un punto de ruptura y pesaba mucho sobre los hombros de todos. Mientras tanto, las flores blancas a sus pies se balanceaban suavemente de un lado a otro.

Ahora que lo pienso, los que nos espiaban...

Bell levantó la cabeza de su lugar en medio del grupo.

Todas las miradas que había sentido después de entrar en la Torre Babel, que sólo se habían incrementado una vez que llegaron al piso diecinueve, habían desaparecido.

No hubo ningún error. Quienquiera que los haya estado observando se había ido.

Bell se rompió el cerebro, tratando de averiguar lo que podría significar, cuando—

"..."

Twitch.

Las orejas puntiagudas de Wiene volvieron a temblar.

"Escuche algo..."

"¿Eh?" La atención de todos se centró repentinamente en Wiene.

Miró por encima de su hombro al otro lado de la habitación. Su mirada se posó en la pared de cuarzo del otro lado.

De ninguna manera... La party estaba en negación mientras veían a la chica vouivre concentrarse en sonidos que sólo ella podía oír. Pero una vez que lo intentaron...

"..."

... también podían oírlo.

Era una canción que ninguno de ellos había oído antes. Cada vez más fuerte, las reverberaciones resonaban en sus oídos.

Todos los ojos se abrieron de par en par mientras los aventureros intentaban encontrar palabras.

"Una canción en el laberinto..."

El tono era puro y estable, formando una melodía que conjugaba imágenes del océano bajo un tranquilo cielo nocturno. Lilly se susurró a sí misma, habiéndose enterado de esto en algún lugar antes.

"¿Está... llamando?"

Los ojos de Wiene se abrieron completamente mientras su mirada corría a lo largo del iceberg de cuarzo, intentando localizar de dónde venía la canción.

Los otros también lo habían descubierto. Las ondas sonoras provenían de lo más profundo del calabozo, de detrás del grupo de cristales de cuarzo.

Nadie dijo una palabra mientras se ponían de pie y se dirigían a la pared como si la melodía fuera magnética.

Llegaron a una parada frente a la hermosa formación de cuarzo.

Parecía una pieza sólida a primera vista... pero luego encontraron una mancha oscura entre los cristales.

La canción había crecido tan fuerte que ahora incluso el cuarzo vibraba tan levemente con cada nota. Intercambiando miradas, todos asintieron.

Welf se adelantó, apuntó con su espada y la derribó con un rápido movimiento.

¡Choque! El cuarzo se rompió en pedazos, rompiéndose como vidrio para revelar una sala en la pared.

"... Bueno, ¿cómo se suponía que íbamos a encontrar eso?"

Welf gimió, susurrando en la apertura.

El Calabozo siempre se curó solo, reparando el daño que sufrió durante las batallas, pero el cuarzo volvió a crecer anormalmente rápido. De hecho, el proceso ya estaba en marcha. La party rápidamente atravesó la abertura mientras se formaban nuevos cristales ante sus ojos.

Fragmentos de cuarzo roto llenaron el camino bajo sus pies mientras observaban la entrada sellarse detrás de ellos.

"... vamos."

La canción había desaparecido, como si hubiera servido para algo.

Mirando por la ladera hasta las profundidades del árbol, Bell instó a sus aliados a avanzar.

La tensión los mantuvo en sus garras una vez más mientras el grupo formaba una línea y seguía adelante.

"¿Podría ser este lugar...?"

La voz callada de Lilly tembló a través del oscuro pasillo cubierto de corteza.

Aunque todos sabían exactamente lo que ella intentaba decir, nadie hablaba. Respirando lo más silenciosamente posible, la party estaba tan agitada que se empaparon de sudor.

El camino era estrecho, pero no parecía haber peligro de que los monstruos estallaran de las paredes. No había musgo de la lámpara en ninguna superficie. Los pequeños cristales de cuarzo que salpicaban el pasadizo proporcionaron suficiente luz para que los aventureros se vieran unos a otros y su entorno inmediato.

Bell guió el camino. Wiene, directamente detrás de él, extendió la mano.

El muchacho no dijo nada cuando sintió que sus delgados dedos le envolvían los suyos, dándoles sólo un apretón de manos.

Habiendo aceptado la lámpara mágica portátil de piedra de Lilly en una mano, Bell señaló hacia adelante con la otra mientras el grupo continuaba su descenso.

"... un manantial."

Un cuerpo de agua azul fría y clara les esperaba en el fondo de la colina.

El fondo de la amplia piscina parecía tener cinco meders de profundidad. Podría haber pasado fácilmente por un pequeño estanque.

La pequeña luz que los cristales de cuarzo proporcionaron brilló del agua. Bell usó la lámpara para escanear la habitación, barriendo la viga de un extremo al otro.

"Parece que el camino termina aquí..."

"Eso no puede ser... La canción vino de aquí, ¿no?"

Haruhime no quería creer lo que Bell acaba de decir.

La luz de los cristales en el techo y las paredes sólo mostraban una corteza sólida. No había ninguna abertura que pudiera llevarnos a otro camino.

Lilly y Welf inclinaron sus cabezas, examinando la habitación en un esfuerzo por descubrir lo que le había pasado al misterioso cantante.

"...?"

Fue cuando Mikoto descubrió algo en la superficie del agua.

Una sola pluma dorada flotante.

La idea le surgió cuando se quedó inmóvil por el destello dorado y moteado de la pluma.

"Sir Bell, la luz."

Mikoto se acercó a la costa con una idea en su mente.

La luz de la lámpara de Bell pasaba a través del agua clara, alcanzando el fondo con facilidad.

Mientras cada detalle salía a la luz, Mikoto vio una abertura en la pared sumergida que llevaba lejos de este aparente callejón sin salida.

"Tengo una teoría..."

Mikoto habló mientras se quitaba su katana, armadura y el resto de su equipo de su cuerpo.

Quedando con un solo traje de tela, se zambulló en el agua. Entrenada en los implacables ríos del Lejano Oriente, utilizó su coordinación ninja para deslizarse a través del agua hacia la abertura como un pez.

Wiene, Bell y los demás miraron con expectantes... Las burbujas se levantaron antes de que la cabeza de Mikoto rompiera la superficie unos segundos más tarde.

Ella empujó el cabello mojado que tenía el rostro hacia fuera de sus ojos antes de dar un firme asentimiento a sus aliados de arriba.

Todos intercambiaron miradas y comenzaron a desvestirse.

Mikoto emergió brevemente para recoger su katana y cuchillos. Siguieron su ejemplo, dejando todo menos lo esencial antes de entrar en el agua. Lilly y Haruhime se quitaron sus mochilas y mantos Goliat, llenando pequeñas bolsas con tantos objetos como podían caber.

Unirse a Mikoto y Ouka en viajes a los ríos cercanos en su juventud le había servido bien a Haruhime. Nadó con relativa facilidad mientras Welf caminaba por el fondo, agobiado por la enorme espada que él se negó a dejar atrás. Lilly sostuvo su espada mágica de longitud de daga contra su cuerpo mientras se abrochaba en el agua como un pececillo. Wiene, que había sido renuente, se agarró del brazo de Bell mientras la ayudaba.

El agua borró su visión y enfrió su piel mientras se metían en el agujero.

Se abrió en un largo pasillo sumergido, iluminado por cristales de cuarzo que salían del fondo como para guiar el camino.

Sus estados les permitían contener la respiración por mucho más tiempo que el promedio de una persona. Mikoto los llevó a una bifurcación en el camino submarino. Una vez allí, el grupo notó que la luz se filtraba desde arriba y cambió de rumbo.

Pateando sus piernas tan rápido como pudieron, la party se rompió para salir a la superficie.

"-Pwah!"

Sus cabezas salieron del agua una por una para encontrar lo que parecía una gruta de piedra caliza en vez de la sala de madera de dónde venían. Con paredes de piedra negra extendiéndose en todas las direcciones, sólo la luz tenue de cuarzo permanecía constante. La party salió del agua, Wiene y Haruhime sacudieron sus cuerpos para secarse.

Bell se apresuró a encontrar un nuevo camino en la oscuridad, uno que llevaba aún más profundo al laberinto rocoso.

"Así que esto es..." dijo Lilly, horrorizada, mientras miraba al rincón oscuro e inexplorado del Calabozo.

"...' Frontera'."

El Gremio poseía una gran cantidad de datos cartográficos del Calabozo.

Mientras se utilizaba para ayudar a los aventureros de hoy en día, fueron los aventureros que vinieron antes que ellos, así como los valientes exploradores del Antiguo Tiempo quienes lo habían reunido originalmente. Estas personas habían abierto el camino sin ningún conocimiento, poniendo sus vidas en juego para descubrir nuevas rutas y hacer mapas de cada piso. Estos fueron grandes logros.

Sin embargo, todavía quedaban áreas por explorar.

El Calabozo era demasiado inmenso como para ser completamente cartografiado.

La gente a veces pasaba por alto pasillos ramificados en el interminable viaje que llevaba a las profundidades del Calabozo.

También hubo casos especiales como éste, donde los exploradores todavía no habían tocado un terreno prístino.

"Frontera".

Tal como su nombre lo indica, nadie había estado aquí antes.

No estaba registrado en ningún mapa -ni siquiera los aventureros de primera clase sabían que esta área existía. Lilly, Bell y el resto de la party se quedaron boquiabiertos.

"........"

Una gran abertura conectada a lo que parecía un oscuro abismo.

La party de Bell dio sus primeros pasos en silencio.

Cayeron en formación alrededor de Wiene. Bell sostuvo la lámpara de piedra mágica en alto mientras todos seguían su camino.

Los cristales de cuarzo no proporcionaron más que un ligero destello. El rayo de la lámpara era todo lo que tenían para atravesar la oscuridad. Estaban tan al borde, que unos pocos confundieron los latidos de sus propios corazones con pasos lejanos y la roca crujiendo bajo sus pies como una señal de peligro. El pasadizo estaba tranquilo, pero la party escuchó cada pequeño sonido. Sin el ocasional grito de monstruo familiar en el fondo, el silencio era ensordecedor.

No había forma de saber qué criaturas encontrarían.

Si ocurriera un truco del calabozo todavía indocumentado o un acto irregular, la muerte era una posibilidad muy real.

Esto era puro, desenfrenado "desconocido".

Sus gargantas estaban secas, pero su piel estaba llena de sudor. Sus cinco sentidos estaban enfocados más allá de sus límites. Sus mentes nunca habían soportado tal estrés y sin embargo, al mismo tiempo, también se sentían más agudas que nunca antes. Nada era más tranquilizador que una empuñadura familiar a su alcance. Lo "desconocido" se reveló más de sí mismo con cada paso, tal como lo había hecho para sus antepasados.

Bell llevó al grupo cada vez más lejos en la frontera. Justo cuando la ansiedad de todos alcanzó su punto máximo, el final del túnel rocoso llegó a la vista.

"Está oscuro..."

Y se abrió.

Bell y Welf fueron liberados repentinamente de la claustrofobia que los asolaba en el túnel. Este nuevo espacio era extremadamente amplio, abrumadoramente amplio. Las palabras que cayeron de los labios de Welf resuenan en la oscuridad.

Probablemente era una habitación grande. Sin embargo, era negro como el agua.

La iluminación de la lámpara no podía penetrar lo suficientemente lejos en la oscuridad como para encontrar la pared opuesta.

"....... Mikoto."

¿Sir Bell?

"¿Hay monstruos aquí dentro?"

"N-no, no lo se..."

Bell luchó por controlar su temblorosa voz mientras preguntó.

Había algo ahí.

Definitivamente había algo aquí.

Más cosas de las que podía contar los observaban.

Se escondieron en la oscuridad, enmascarando su presencia mientras observaban cada movimiento de los aventureros.

El terror se deslizó en las venas de Bell al darse cuenta de cuántos ojos lo miraban.

La habilidad de Mikoto no pudo detectarlos. Eso dejaba sólo tres posibilidades: estas eran personas, eran monstruos que no habían encontrado antes o simplemente estaban al acecho justo fuera del alcance de Yatano Black Crow.

Una fresca ola de sudor frío corrió por el cuello de Bell mientras su mente se movía. Tuvo que emitir órdenes, hacer que Haruhime reformulara su Level Boost, asegurarse de que Wiene estuviera protegido, etc.

Sin embargo, no había tiempo.

Una increíble intención de matar se hinchó en la oscuridad.

““““““!!””””””

Barrió sobre Bell, Lilly, Welf, Mikoto, Haruhime y Wiene como una sacudida de electricidad.

La animosidad fue lo suficientemente intensa como para detener a estos aventureros de clase alta en sus pistas.

De repente, , thud thud thud THUD THUD THUD!!! El inconfundible sonido de los pies cargando directamente sobre ellos llegaba a sus oídos.

Al mismo tiempo, ¡Whoosh! Varias alas emplumadas tomaron vuelo.

"!!"

La mano izquierda de Bell guió la lámpara hacia el sonido más cercano.

La viga atravesó la oscuridad, pero Bell sólo podía distinguir una cosa: escamas escarlatas.

"-RUOOOOOOH!!"

Los ojos de Bell se abrieron al reconocer el aullido del reptil guerrero.

¿Un lagarto?!

Un hombre lagarto con los ojos rojos no le dio a Bell la oportunidad de atacar mientras caminaba en lo profundo de su espacio.

El hombre lagarto blandía una larga hoja curva en su mano izquierda, una cimitarra. Un destello de plata se derrumbó con una velocidad cegadora.

"..."

La espada invisible le robó el aliento a Bell.

El cuchillo Hestia en la mano derecha del chico se había movido al lugar correcto por pura suerte.

Las dos espadas chocaron directamente delante de su pecho.

Inmediatamente después, sintió el impacto con todo su cuerpo, haciendo que su visión nadara antes de lanzarlo al costado.

"¡Bell!"

El chico se estrelló contra el suelo, alejándose de la party mientras el grito de Welf resonaba por la habitación.

La lámpara cayó de las garras de Bell y un reptil la aplastó con un pie bajo sus garras.

Sin la fuente de luz, el área fue sumergida en la oscuridad.

"¿Qué demonios está pasando?!"

"¡HYAA!!"

"-?!"

El corazón de Welf corría a toda velocidad en su oscuro entorno cuando una pequeña sombra se abalanzó hacia él.

Levantó rápidamente su espada sobre él, donde se estrelló contra algo con un anillo metálico de tono agudo. El impacto fue lo suficientemente fuerte como para arrodillarlo.

Las chispas que salieron de la colisión revelaron brevemente al atacante: un pequeño monstruo vestido de rojo con sombrero.

¿Un goblin?!"

El monstruo de la parte trasera desapareció en el velo de la oscuridad. Welf miró con ojos aturdidos, incapaz de creer su fuerza.

"!"

"!!"

Aún más atrás, en la retaguardia, Mikoto reconoció el sonido de las armas de proyectiles silbando por el aire. Saltando a tierra por Wiene, desvió los disparos con un barrido de su katana.

- ¿Plumas?!"

En el instante en que tomó su precisa espada para repeler los proyectiles, se dio cuenta de lo que eran mientras revoloteaban ante sus ojos.

Aún recuperándose de la conmoción, se dio cuenta de que otra volea de plumas se dirigía hacia ella desde la misma dirección.

"¡Todos! ¡Wiene!"

"¡GAAAAAH!!"

"!"

Bell se había recuperado mientras gritaba en la dirección de su grupo, pero entonces otro destello de plata descendió sobre él.

Esquivó la espada del hombre lagarto por los más finos márgenes y el monstruo aulló mientras presionaba el ataque.

Bell se movió para enfrentarse a un oponente que apenas podía ver.

"¿Qué diablos es...?"!"

Un anillo metálico resonó en la cámara; una explosión de chispas se esparció por el aire. Los aullidos bestiales se combinaron con el pánico de los aventureros, que se asustó en el caos.

La party de Bell se vio obligada a entrar en una desesperada última batalla, confiando sólo en el sonido. La batalla dejó a Haruhime sin poder para hacer nada. En la obscuridad ofuscante, el pandemonio alcanzó un punto álgido de fiebre.

"!"

En ese momento...

La mano de Lilly, que se había metido en su bolsa de repuesto en el momento en que comenzó el combate, rozó contra lo que estaba tan desesperadamente buscando. Mientras luchaba contra el miedo y el pánico, la devota partidaria del partido tomó una decisión rápida y tomó lo que ella necesitaba para superar su juicio.

Sacó una pequeña bolsa de su bolsa, la abrió y la tiró hacia delante con todas sus fuerzas.

"Lámpara de musgo".

"!"

"?!"

La sustancia bioluminiscente se derramó, extendiéndose por el suelo.

Era la Lamp Moss que Lilly había cosechado en el piso diecinueve.

Piezas de la fuente de luz primaria del Laberinto de los Árboles Colosales levantaron el manto de oscuridad que los rodeaba.

Amigo y enemigo por igual quedaron sorprendidos al ver el campo de batalla.

"...!"

Ahí fue cuando el grupo de Bell aprendió definitivamente la verdadera identidad de sus atacantes.

"¡Huuooooo!"

"¡OooOooOooOooOO...!"

Apareció un lagarto, un goblin y una arpía agitando sus alas en el aire.

La especie de monstruos podría haber sido diferente, pero cada uno de ellos tenía una cosa en común: todos ellos tenían equipo, ya fuera cimitarra o hacha de mano, escudo o armadura.

"¡Monstruos...!

"... ¡Con armas...!"

Bell y Welf difícilmente podían creer lo que veían.

Ambos recordaron claramente el anuncio en el tablón de anuncios del Gremio:

Un informe que decía que los monstruos habían sido vistos robando equipo de aventureros o saqueándolo de cadáveres en el calabozo. Incluso había exhibido un bosquejo de ellos con el equipo. Ambos jóvenes sintieron que el dibujo había cobrado vida.

"¿Cuántos de ellos están ahí...?"

Al mismo tiempo, Lilly estaba más distraída por los otros monstruos que estaban más atrás.

Además de la arpía, una gárgola y un grifo rodeaban el espacio por encima de sus cabezas. Mientras tanto, en el suelo había... lamias, al-miraj, formoires, sombras de guerra, la araña humanoide llamada arachne, unicornios... La horda estaba compuesta por miles de monstruos que provenían de los niveles superior, medio, inferior e incluso profundo del Calabozo. El espacio casi parecía lo suficientemente grande como para adaptarse al Coliseo de la superficie y el número de ojos que los veían en la habitación hizo que Mikoto y Haruhime cayeran en desesperación.

Wiene miró con temor a los numerosos monstruos que tenían muchos de los mismos rasgos que ella.

"OOOOOOOOOOOOOOO!!"

El lagarto que enfrentaba a Bell dejó salir un feroz rugido y los otros monstruos comenzaron a moverse de repente.

La luz verde-azul que emerge del suelo iluminaba garras y colmillos, así como las espadas y hachas levantadas.

"¡Todos estos tipos...!!"

"¿Buscan a Lady Wiene?!"

Las armas de los monstruos atacantes apuntaban a la chica vouivre en el centro de su grupo.

Respirando salvajemente y con los ojos llenos de sed de sangre, se dirigieron a Wiene con baba derramándose de sus bocas. Welf y Mikoto trataron desesperadamente de contener el ataque amenazando con abrumarlos.

"¡La espada mágica no es una opción aqui...!"

La batalla se había transformado completamente en una furia salvaje en la oscuridad. Si se enfrentara a los monstruos en un combate cuerpo a cuerpo, Welf y Mikoto podrían quedar atrapados en la explosión.

La entrada de la cámara, su única ruta de escape, había sido bloqueada en algún momento durante la pelea. Lilly gritó frustrada, frunciendo el ceño, soltando una lluvia de flechas en el aire sólo para que las arpías lanzaran una volea de plumas en su dirección.

"¡Lilly! ¡Haruhime!"

"¡Señora Wiene!"

Mientras el ataque se acercaba a los soportes, Wiene las protegió con su ala.

Haruhime y Lilly abrazaron a la niña mientras su peculiar apéndice se abría. El dolor y la conmoción del ataque le causó un gemido.

"Me duele..."

Otra ronda de disparos de plumas descendió sobre la muchacha, pero luego Bell se volvió hacia ellos desde su lejana ubicación.

"- ¡FIREBOLT!!"

Un rugido.

Swift-Strike Magic se deslizó por la cámara para proteger a Wiene y a las chicas.

Varias estruendosas ráfagas de llamas atravesaron la oscuridad y chocaron con la arpía y el grifo en el aire. Gritando de dolor, los monstruos cayeron al suelo en una estela de humo. La gárgola, junto con los otros demonios aerotransportados, usaban sus alas para protegerse del ataque mágico como Wiene había hecho antes.

"¡SHAAAAA!!"

"!"

El mordaz hombre lagarto atacó a Bell como para recordarle quién era su oponente.

Bell había sido interrumpido en medio de lanzar ataques de mayor alcance y apenas lograba esquivar.

El lagarto llevaba dos armas: una espada larga en la mano derecha y una cimitarra en la izquierda. Un pectoral estaba firmemente sujeto a su pecho sobre sus escamas escarlatas. Las placas de metal cubrían sus antebrazos, cintura, hombros y rodillas, protegiendo las áreas vitales. El equipo podría no haber sido de la más alta calidad, pero el lagarto podría ser descrito como completamente armado y blindado, con la cabeza y los hombros más altos que Bell.

Bell puso una mueca de dolor al blandir a Ushiwakamaru-Nishiki y se enfrentó a su oponente con dos cuchillos.

Este lagarto... ¡Es fuerte!

No sólo fue su primer ataque lo suficientemente rápido como para crear imágenes residuales, sino que también fue lo suficientemente inteligente como para explotar la oscuridad para ofensa y defensa.

Al estar en el extremo receptor de la embestida del monstruo, Bell era muy consciente del potencial de la criatura. No había comparación entre este lagarto y el que luchó antes en el piso veinte. Su fuerza, velocidad y habilidad con la espada estaban en una liga diferente. Welf pudo haber estado bromeando acerca de uno de ellos puliendo su técnica, pero este monstruo encaja con esa descripción. La posibilidad de que esto pudiera ser una subespecie de lagarto apareció en la nuca.

En términos de Nivel, el monstruoso guerrero podría estar más allá de él, mientras que era sólo una suposición, Bell no podía sacudir el pensamiento.

El rubellite de Bell se fijó en su enemigo. Le miró fijamente, corriendo su lengua con impaciencia de un lado a otro tras sus afilados colmillos.

Nunca alcanzaría a Wiene y a las chicas sin ganar esta pelea.

Silenciando cada duda, el muchacho no retuvo nada mientras avanzaba para derrotar al hombre lagarto.

"¡Hya!"

"¡GRWAAA!!"

El cuchillo de Hestia se inclinó hacia delante, dejando un arco de luz violeta en su camino, mientras que la espada del monstruo cayó con toda su fuerza detrás.

Los dos se cerraron el uno al otro y chocaron.

"!"

El golpe confirmó las sospechas de Bell. El lagarto era increíblemente poderoso.

Al mismo tiempo, el hombre lagarto se sorprendió por la increíble velocidad del niño.


Los ojos de Rubellite se encontraron con pupilas reptilianas.

El más tenue de las sonrisas apareció en los labios de Bell y el hombre lagarto mostró sus colmillos en lo que parecía una sonrisa feroz.

"-OOOOOOAAAAAAHHHHHHHHH!"!"

Bell y el hombre lagarto rugieron con la parte superior de sus pulmones mientras volvían a cruzar las espadas en una ráfaga de golpes.

"¡Lilly hazlo!"

En otras partes, Welf se mantuvo como la última línea de defensa que frenaba la horda de avanzar.

Gritó sobre su hombro, usando la parte plana de su espada como escudo contra el ataque.

"Pero..."

"¡SOLO HÁZLO!!"

Sabiendo que el siguiente ataque podría ser el último, Welf no iba a dejar que Lilly se opusiera.

Al apretar el puño sobre la brillante espada mágica en forma de puñal, Lilly se mordió el labio antes de endurecer su determinación.

"¡ENCIENDETE!!"

Con eso, ella balanceó la daga roja con todas sus fuerzas.

Un río de llamas surgió de la Espada Mágica Crozzo en línea recta.

Welf y Mikoto notaron una repentina ola de luz roja en su periferia e inmediatamente cayeron al suelo. Usando sus reflejos increíblemente rápidos, los monstruos saltaron del camino del fuego en el último momento. Las bestias se encogieron de tamaño cuando un rincón de la habitación estalló en una bola de llamas.

"AHHHHHH!!"

"¡RUOOOO!!"

La batalla de Bell con el lagarto continuó sin cesar, los dos se atacaron intensamente mientras las llamas danzaban en el fondo.

Sus perfiles fueron fundidos en una luz anaranjada suave cuando colisionaron una espada larga y un cuchillo. La cimitarra se desbordaba por el aire, sólo para ser interceptada por una hoja carmesí. Entonces, cuando una raya violeta se arqueó hacia delante, la espada larga detuvo su avance.

El monstruo había exhibido un poderoso estilo de lucha que incluía patadas feroces y un enfoque a la esgrima que hacía buen uso de sus instintos de combate, todo ello respaldado por contundentes e inflexibles contraataques.

El cuerpo de Bell se volvió borroso y las espadas del hombre lagarto cortaron el aire vacío. Salieron chispas de la armadura que detuvo el ataque del niño. El monstruo lo golpeó hacia atrás, pero no antes de que una línea de escamas escarlata fuera arrancada de su cuerpo en un rocío de sangre roja oscura.

Entonces...

"¡SHAA!"

¿HA-?!"

Su punto muerto estaba roto.

Bell estaba atrapado entre la cimitarra y la espada larga. Atrapado en ataques simultáneos a la izquierda y a la derecha, bloqueó ambas armas con sus cuchillos. En ese momento, algo voló desde un ángulo imposible y se le clavó en el estómago.

¡Una cola!!

El tercer golpe vino de un apéndice tan grueso como un tronco.

El ataque completamente imprevisto de una criatura que no debería tener mucha experiencia luchando contra los aventureros envió a Bell tambaleándose.

Fue el golpe final perfecto. Golpeando desde un ángulo que el muchacho nunca pensó defender, la cola del hombre lagarto golpeó a Bell de sus pies. Ahora era la oportunidad del monstruo de acabar con él y aprovechó la oportunidad para clavar su pie en el pecho de Bell con una poderosa patada.

El chico se echó hacia atrás por el aire.

"GAH!"

"OOOOOOOOOOOOO!!"

El lagarto declaró la victoria con un rugido mientras el cuerpo de Bell rebotaba en la habitación como un río que corría a través de diques rotos.

Perdió el control sobre el Cuchillo Hestia y Ushiwakamaru-Nishiki y las armas volaron de sus manos.

El guerrero lagarto no perdió el tiempo girando, centrándose en su presa original. Sus ojos ensangrentados se posaron sobre la chica vouivre rodeada de aventureros y se llenó de sangre.

"!!"

Wiene reflexivamente se acurruco de miedo ante el instinto asesino y el rugido salvaje.

Cortando derecho a través del quemado campo de batalla, el hombre lagarto levantó su espada larga por encima.

La larga sombra del monstruo cayó sobre la chica incapaz de pararse cuando...

"¡No!!"

"!"

Haruhime saltó delante de ella con los brazos abiertos mientras Lilly abrazaba a Wiene, colocando su propio cuerpo delante como un escudo.

Dos sombras más saltaron a la pelea mientras el ataque se precipitaba hacia su objetivo.

"¡Oh, no, no lo harás!!"

"¡No te lo permitiré!!"

Un Welf y Mikoto terriblemente maltratados trajeron su gran-espada y katana chocando contra la espada larga.

Dos espadas se juntaron a tiempo para atrapar la espada larga. Sus armas sonaban como si sus armas gemían mientras los dos aventureros luchaban contra el increíble poder y peso y luego se detuvieron.

La espada alargada se detuvo a una distancia minúscula de Haruhime, que se colocó justo delante de Wiene.

Rattle rattle rattle! El lagarto intentó forzar su arma hacia delante con sus ojos de reptil de color paprika, abiertos de par en par con la fuerza de los humanos que lo reprimían.

"..."

Justo entonces... ring, ring
.
Las orejas del hombre lagarto oyeron un timbre.

Moviendo su mirada hacia la fuente del sonido, vio a un aventurero que se dirigía hacia él como un conejo salpicado de sangre. Y luego un golpe de luz blanca brillante.

Una carga de cinco segundos.

Los ojos de Bell brillaron mientras liberaba cada cólera con todo su cuerpo.

"¡HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!"

Impacto.

"GOHOO!"

El puño brillante chocó con el pómulo del lagarto.

Varias escamas rotas escarlata se elevaron por el aire. Ahora le tocaba al hombre lagarto ser enviado a volar.

Las espadas cayeron de sus manos y se cayeron al suelo.

¡Funcionó...!

Bell había usado su habilidad, Argonaut, mientras se movía a alta velocidad.

Ver a Wiene en peligro le había proporcionado una chispa adicional de emoción y determinación. Hasta ahora, sólo había podido cargar a Argonautas con los pies firmemente plantados en el suelo. La situación le había forzado a hacer una Carga Concurrente.

El hombre lagarto rebotó en el suelo y se lanzó al aire en una estalagmita negra como una piedra a una buena distancia, llegando finalmente a detenerse.

Los otros monstruos habían retrocedido, olvidándose de bramar después de ver el potencial destructivo de la espada mágica. El silencio colgaba en el aire.

Al mismo tiempo, Bell no prestó atención a sus numerosas lesiones y se paró de espaldas a Wiene, listo para enfrentarse al siguiente desafío.

"GEH-"

Clavado con las puntas de los dedos cavando en el suelo, el lagarto se levantó usando la estalagmita como apoyo.

El monstruo, aún sentado en el suelo, hizo un ruido en su garganta cuando de repente levantó la cabeza y gritó hacia el techo:

"¡GUH-GYA-GYA-GYA-GYA-GYA-GYA-GYA-GYA!"!"

Bell, Wiene y el resto de la party observaron con incredulidad.

El aura asesina y la rabia que había estado bañándolos hacía unos momentos se habían ido. Era casi cómico ver a un lagarto sosteniendo sus tripas y cacareando así.

Escaneando la habitación otra vez, el grupo se dio cuenta de que las miradas amenazantes de los otros monstruos también habían desaparecido.

"GYA-GYA-GYA-GYA-GYA-GYA-GYA-!"

Poco a poco, pero con seguridad, los gritos cacareantes comenzaron a cambiar.

"-HA-HA-HA-HA-HA-HA-HA-HA-HA-HA-HA-HA!"

Empezaron a sonar mucho más como la risa de una persona.

"¿Eh...?"

"¿Qué...?"

El asombro de Haruhime y Lilly por el sonido era evidente en sus caras. Welf, Mikoto y Bell estaban igual de estupefactos.

Incapaz de comprender lo que estaban viendo, no había nada que hacer excepto pararse y mirar fijamente.

La realización comenzó a instalarse. Cada miembro del grupo miró a Wiene antes de devolver la mirada al lagarto.

"¡Eso es nuevo! ¡Nunca había conocido a aventureros como estos antes!!"

Nunca en los sueños más extravagantes de la familia se habían imaginado que un hombre lagarto empezaría a hablar y mucho menos con este nivel de fluidez.

El monstruo felizmente se golpeó las rodillas unas cuantas veces antes de treparse a sus pies.

"¡Aventureros dispuestos a sacrificarse para salvar a un monstruo! Haaah! ¡No sé lo que es este sentimiento, pero me gusta!"

- ¿No te lo dije, Lido? Estos son diferentes."

¡Flap! Un nuevo juego de alas tomó vuelo.

Una sola pluma dorada revoloteó hacia el suelo desde lo alto. Uno de los monstruos alados, una sirena alada, se deslizó hacia abajo.

"Conozco esa voz..."

"No hay manera..."

Bell y Welf se estremecieron tan pronto como oyeron la inusual inflexión de la nueva voz. La sirena de ala dorada aterrizó con una sonrisa en la cara.

"Así que nos encontramos de nuevo."

Una mirada a los ojos celestes del monstruo era todo lo que Bell y Welf necesitaba para estar seguro.

Era la extraña persona vestida con túnicas -no, monstruo- que habían encontrado en el piso diecinueve.


Al ver su cara por primera vez, se sorprendieron de lo cálida y amistosa que parecía. Ni Bell ni Welf podían juntar palabras para responder.

Al igual que Wiene, su belleza era impresionante. Su largo y opaco pelo dorado era azul claro en las puntas. No muy diferente a las arpías mitad humano / mitad pájaro, ambos antebrazos alargados formaban hermosas alas doradas. Plumas de colores similares cubrían la mayor parte de su cuerpo inferior, con la excepción de las garras parecidas a las de los pájaros en sus pies.

Mientras llevaba un paño de combate que Amazonas habrían aprobado sobre su busto pronunciado, su estómago sin piel estaba completamente expuesto.

La sirena que estaba frente a ellos estaba muy lejos de las feroces bestias que habían oído hablar de aquellos aventureros helados en sus huellas con gritos de sorbo.

"¡Sí, es como dijiste, Rei! ¡Estos tipos son diferentes!"

El lagarto se dirigió a la sirena dorada, Rei, mientras se acercaba vertiginosamente al grupo, su espesa cola balanceándose de un lado a otro.

Los dos monstruos se acercaron a Bell mientras los otros miembros del grupo observaban en varios estados de conmoción. Lilly estaba perfectamente quieta, con la mandíbula rota. Mikoto estaba confundido más allá de las palabras y Haruhime intentó averiguar qué hacer.

"Lo siento por eso. Fuiste demasiado rápido para que yo te detuviera ".

"Umm... ¿eh? Yo... um..........."

A Bell le llevó varios momentos entender que el lagarto estaba hablando de la batalla que acababa de terminar.

Y por una buena razón. El monstruo que casi lo mató hace unos momentos de repente estaba más interesado en tener una conversación que en despedazarlo.

Primero, déjame disculparme. Te hemos estado probando desde el principio ".

"¿Proban... do...?"

"Sí. Teníamos que saber si los aventureros habían acogido o no a uno de nuestros compañeros. ¿La abandonarían a la primera señal de peligro? ¿Usarla como señuelo para escapar?"

Esas palabras sorprendieron no sólo a Bell, sino a todo el grupo. Wiene no era diferente.

"Te explicaremos los detalles más tarde, pero... lamento haberte asustado así e infligido tanto dolor."

"........!"

"Gracias por proteger a nuestro camarada todo este tiempo."

El lagarto ya no se sentía como un enemigo. De hecho, al parecer nunca tuvo la intención de matarlos en primer lugar.

Su cabeza de reptil bajada y su voz sincera lo confirmaron.

A continuación, el hombre lagarto desplazó su mirada hacia Wiene y abrió la boca para hablar. Sin embargo, la asustada muchacha corrió a la sombra de Haruhime.

El hombre lagarto se rió entre dientes, sin reprochárselo en lo más mínimo. Abandonando el esfuerzo por ahora, regresó a Bell.

Urhh...

Bell estaba en una agonía seria, con heridas abiertas por todo su cuerpo y un dolor palpitante en su pecho, donde el pie de la criatura se había conectado. Pero el dolor no podía estar más lejos de su mente.

Garras y colmillos afilados; piel cubierta de escamas. Estos no eran rasgos familiares para una persona. Y sin embargo, el hombre lagarto estaba interactuando con Bell, un humano, sin hacerle temer por su vida como cualquier otro monstruo lo haría.

Un guerrero lagarto equipado con equipo de aventureros.

Un monstruo parlante.

Lo mismo que Wiene.

"Soy Lido; como puedes ver, soy un lagarto. Encantado de conocerte, Bell Cranell."

"¿Cómo sabes mi...?"

"Ahh, lo escuché de Fels."

Bueno, eran lo mismo hasta cierto punto. Wiene tenía una forma mayormente humanoide, haciendo su apariencia más fácil de aceptar.

Esa fue la principal diferencia entre el hombre lagarto que lo miraba desde arriba y la chica vouivre. Tenía un perfecto parecido con otros de su especie. Si un lobo se acercaba a un cordero y trataba de iniciar una conversación, el pastor pacífico probablemente tendría la misma reacción.

La mente de Bell se movía demasiado rápido para prestar atención a la palabra que sonaba como un nombre. A punto de desmayarse, se las arregló para volver al momento.

"Oye, ¿te importa si te llamo Bellucchi?" preguntó Lido.

"Uh, um, seguro... adelante."

El lagarto entrecerró sus ojos de reptil, enfocado en Bell.

Sonriendo... ¿tal vez? No era la mirada hambrienta que los cazadores llevaban delante de su presa.

Muchos pensamientos corrían por la mente de Bell mientras miraba a los ojos del lagarto entrecerrando los ojos, pero era difícil encontrarle sentido a alguno de ellos.

"Bellucchi".

"¿Sí?"

"Démonos la mano".

Huh?

Bell volvió al momento en que su mano derecha apareció frente a él.

Estaba cubierto de escamas rojas y protegido por un guante metálico, sus dedos terminaban en garras afiladas.

Pupilas encogiéndose a nada más que puntos rojos, Bell miró fijamente a la mano que flotaba ante él.

Sabía lo que significaría el seguimiento del gesto y eso lo hizo sentir débil.

"M-Maestro Bell...""Sir Bell...""Bell...""Sr. ¡Bell!"


Sus aliados no podían soportar la tensión y le llamaron, pero no se movieron de donde estaban parados.

Haruhime estaba pálida como un fantasma, Mikoto estaba mareada y al borde de enfermarse físicamente y Lilly luchaba con su creciente alarma.

Todos ellos sabían que lo que estaban viendo desafiaba la lógica. Llamaron a su líder, voces como manos que se alargan desesperadamente para detener una caída.

"........"

El sudor de la piel de Bell. No dejaría de fluir.

Un apretón de manos. Una señal de amistad. Un puente entre el hombre y el monstruo. Sin precedentes. "Desconocido".

Bell no pudo evitar sentir que estaba cometiendo un error. Parecía que el instinto de rechazar esa mano derecha y apartarse era abrumadoramente correcto. Su mente completamente inoperante lo pensaba así.

No quería nada más que huir de una decisión que le daría la vuelta al sentido común.

Sin embargo, el hombre lagarto era paciente.

Esperó a que Bell hiciera algo o rechazara la oferta.

Tenía miedo.

Bell estaba aterrorizado.

De esos colmillos, esas garras, todas esas escamas. De la mirada reptiliana, del rostro aterrador de la criatura.

Cada fibra de su ser quería poner el mayor espacio posible entre él y el hombre lagarto mirándolo.

La lógica gritó en sus oídos que sería más fácil huir que escuchar y razonar.

Pero.

Bell miró por encima de su hombro.

"Ah... eh, eh..."

Vio los ojos desconcertados de la chica Vouivre.

Pensó en la primera vez que se conocieron, recordando cómo se sintió durante ese fatídico encuentro.

"..."

Finalmente...

Bell sonrió.

Un poco torpe.

Si esto es un error, prefiero hacerlo por la razón correcta.

"A-hem". Se aclaró la garganta.

Y aumentó su valor.

"... encantado de conocerte."

Bell estiró rígidamente sus labios y agarró la mano extendida.

Haruhime y Mikoto miraron con el aliento reñido. Welf mostró una sonrisa y dejó que sus hombros se relajaran. Lilly levantó la vista al techo y suspiró un largo suspiro.

Bell se dio la mano con un monstruo.

"-¡El placer es todo mío!"

El lagarto -no, Lido-barró más de sus colmillos con una amplia sonrisa y le dio a Bell un fuerte apretón de manos.

Un latido más tarde:"¡WOOOOOOOOOOO!!"

Los aventureros casi saltaron de sus pieles mientras un estallido de sonido rugía por la habitación.

Los monstruos que habían estado observando ansiosamente a Lido y Bell como los aventureros, estaban celebrando.

El goblin de sombrero rojo aplaudió. Las arpías en el suelo saltaban excitantes. El formoire bombeó sus puños al aire, aunque lentamente. Al-miraj saltó en círculos. Las aclamaciones continuaron.

Amistad entre el hombre y el monstruo: este día pasaría a la historia y todos estaban eufóricos de ser parte de ella.

"¡Oye, ahí, enciende las luces!"

La voz de Lido cortó la celebración para dar órdenes.

Hellhounds y otros monstruos ágiles sacaron las lámparas de piedra mágica de los escondrijos en el paisaje rocoso y las voltearon usando garras o colmillos.

"Monstruos... usando lámparas de piedra mágica..."

Mikoto quedó estupefacta al ver monstruos operando los dispositivos artificiales.

Las arpías ya habían tomado el aire y empezaron a tirar hacia atrás trozos de tela gruesa para revelar los cristales de cuarzo escondidos debajo.

Cada detalle de la caverna de piedra caliza salió a la luz en cuestión de momentos.

¿Un dragón verde?!"

¿Uno de ellos estuvo aquí todo el tiempo?

Lejos de la entrada donde estaba el grupo, un dragón de más de diez meders de largo yacía en la base de un pilar de cuarzo. Su cuerpo cubierto de cicatrices, la bestia adornada observaba a los aventureros con ojos tranquilos que parecían contener la sabiduría de incontables años. Lilly y Welf retrocedieron ante la presencia que los había estado observando desde las sombras.

"¡Por favor, permítanme saludar a los habitantes de la superficie!""Uuuuu...""¡Yo también!"

Algunos que podían hablar, otros que no, así como aquellos que tenían dificultad para pronunciar palabras, todos los monstruos se reunían frente a Bell.

He oído historias sobre ti. Es un honor conocerlo, Signor Bell ".

"¿Signor?"

"¡Poder estrecharte la mano, estoy muy feliz!"

"Gracias".

"Soy Laura. Encantada de conocerte."

"E-el honor es mío..."

"........"

"¡Eep!"

El goblin del sombrero que lo llamó "Signor" fue el primero en la fila cuando los monstruos se acercaron a Bell de uno en uno para estrecharle la mano. La cara de Bell se había vuelto completamente rígida y a veces gritaba en silencio, como cuando un silencioso monstruo de categoría grande, un formiore, le extendía su enorme mano.

"Pido disculpas por la presentación tardía. Soy Rei, una sirena ".

"Soy... B-Bell Cranell."

"Sí, soy consciente... Bell, gracias por salvar a mi camarada".

La sirena de antes también vino a intercambiar saludos con el muchacho. Ofreció su ala, la punta extendida como un dedo. Bell la abrazó.

Sintiendo las suaves plumas en su mano y notando la encantadora sonrisa de Rei, se sonrojó de rojo brillante.

"También son todos felices. Están contentos de conocer a una persona que no nos rechaza ".

El guerrero lagarto, sonriendo de oreja a oreja, vio a los monstruos acercarse uno tras otro a Bell, a veces agitando la mano una y otra vez.

Bell miró a su alrededor después de escuchar el comentario de Lido.

El goblin de sombrero rojo caballeresco, las arpías rebosantes de emoción, la lamia que hablaba con frases entrecortadas, la sombra silenciosa de la guerra... No importaba si podían hablar o no, o incluso si eran humanoides o monstruosas, Bell podía ver la conciencia en cada uno de los monstruos que venían a estrechar su mano. Algunos tenían palmas diminutas, otros eran grandes y estaban cubiertos de pieles, pero cada una de ellos era cálida.

Como un sentimiento indescriptible que se hincha dentro de Bell, los monstruos miraron hacia Lilly y los demás aventureros.

Sin embargo, Welf y los demás evitaban incómodamente las miradas entrantes.

"... Uuuuu."

En cuanto a Wiene...

Miró el cúmulo de monstruos que rodeaban a Bell como un niño cuyo tesoro estaba a punto de ser robado.

"Kuuu..."

"A-al-miraj..."

Vio como un nuevo monstruo más pequeño se acercó a Bell. Llevaba una chaqueta azul floja y tenía un reloj de bolsillo roto colgado alrededor del cuello como un colgante. El conejo blanco miró al niño con unos lindos ojos rojos y redondos. Bell se inclinó, la misma sonrisa incómoda en su cara mientras extendía su mano.

¡Kuuu! El al-miraj movió sus largas orejas y saltó hacia él.

"¡H-hey, espera, eso hace cosquillas...! ¿Por qué me estás lamiendo?"

"Aruru... Ella no puede hablar, pero parece que le caes bien."

"¡¿Cuando dices ‘ella’ -es una chica?!"

La al-miraj ya había saltado sobre su pecho y estaba felizmente lamiéndole la mejilla cuando Rei le ofreció una explicación. Bell casi gritó histéricamente. Lilly y los otros aventureros no estaban seguros de qué decir mientras veían la indescriptible escena de dos "conejos" retozando juntos y eso fue cuando la chica dragón finalmente explotó.

Salió corriendo de su escondite detrás de Haruhime y corrió hacia Bell.

"N-no! ¡No puedes tener a Bell, no!!"

¿Kuu? La al-miraj gritó mientras la niña vouivre físicamente la apartaba y se agarraba al brazo de Bell.

El monstruo vino rebotando, saltando adorablemente para protestar. Pero Wiene dejó salir un "Uuuuu" y no retrocedió ni un paso, que fue cuando se dio cuenta-

que estaba rodeada de monstruos y todos la miraban.

Las criaturas que eran tan fantásticas en apariencia como ella, a las que había tenido demasiado miedo de enfrentar, ahora estaban justo delante de ella.

La sirena Rei se adelantó y Wiene apretó con fuerza a Bell cuando se acercó.

"¿Podrías por favor compartir tu nombre conmigo?"

"... Wiene."

"Wiene... Es un muy buen nombre."

Rei sonrió a la callada voz.

Wiene se sonrojó, retorciéndose como si le estuvieran haciendo cosquillas después del cumplido con el nombre que Bell y los demás le habían hecho.

Pasaron unos momentos antes de que una mano alada se extendiera hacia ella.

La vouivre muchacha dudó, temerosamente extendió su mano varias veces y luego tranquilamente la agarró.

La sirena de ala dorada sonrió con sus ojos azules.

"Un placer conocerte, nuestra nueva camarada. Nadie aquí te hará daño. Te damos la bienvenida."

Al igual que el niño y su familia, ella había sido aceptada como "camarada", los ojos ámbar de Wiene se abrieron de par en par.

Tocada por la amabilidad y la aceptación, lloró en silencio.

Después de que la suave punta de las alas se extendió y secó sus lágrimas, la más pequeña de las sonrisas floreció en la cara de la niña.

Los monstruos circundantes aullaban al techo, como si estuvieran dando sus bendiciones.

"... Um, por favor, dime."

Alrededor del momento en que los ecos empezaron a desaparecer...

Aún no captaba completamente la situación a su alrededor, Bell hablaba mientras seguía abrazando a Wiene.

"Todos ustedes, y Wiene, ¿Qué son?"

Era lo que habían estado tratando de averiguar desde el día que conocieron a la chica fantástica. Bell y el grupo querían saber la respuesta a esa pregunta más que cualquier otra cosa.

Todos los monstruos se volvieron para enfrentarse a los aventureros.

Como representante del grupo, la sirena de ala dorada respondió.

"Somos Xenos."

---------------------------------

"-Xenos?"

Susurró Hestia bajo la luz de las crujientes antorchas.

Ouranos, aún sentado en su trono, asintió en respuesta.

"Así es como nos referimos a ellos... Monstruos dotados de inteligencia."

En la Cámara de Oraciones bajo el Cuartel General del Gremio, la deidad anciana, que conocía todo sobre la situación, informó a Hestia sobre la verdadera identidad de Wiene.

Xenos... Una palabra que los dioses y diosas usaban para describir a los herejes.

Eran anomalías eliminadas del sistema establecido.

"¿Dices que Wiene también es una de esos Xenos o como sea que lo llames?"

"Efectivamente. Todos ellos comparten una cosa en común: un intelecto que supera con creces lo normal para los monstruos... Poseen la capacidad de entender, pero lo que es más importante, todos tienen corazones que en modo alguno no son inferiores a nuestros hijos en términos de voluntad y emociones ".

"........!"

"Monstruos anormales que no están dominados por el impulso de asesinar y destruir..."

Hestia casi se olvidó de respirar mientras escuchaba a Ouranos sacar estos hechos a la luz.

Su voz continuó resonando en la Cámara de Oraciones, añadiendo que los monstruos con forma humana no se veían casi como diferentes de la gente que habitaba el reino mortal.

"En cuanto los Xenos aparecieron por primera vez, no se sabe. Sin embargo, aquellos de nosotros que los hemos observado con nuestros propios ojos y nos hemos puesto en contacto con ellos, les hemos ofrecido apoyo bajo el pretexto de 'protección' ".

"¿Apoyo...? ¿El Gremio apoya a los monstruos?!"

¡¿Qué demonios estás pensando?! Hestia estaba a punto de embarcarse en un despotismo cuando algo le ocurrió.

Ella y sus seguidores habían hecho exactamente lo mismo con la chica Vouivre. La habían albergado y la seguían protegiendo.

Fue como dijo Ouranos. Esa chica pura e inocente tenía un corazón propio, no diferente de Bell o de cualquiera de sus otros hijos.

El viejo dios no se movió mientras veía como la boca de Hestia se cerraba. Luego continuó.

El propósito de esta misión era devolver al Xenos que había llegado a la superficie a sus aliados en el Calabozo. La Xenos no es otra cosa que la chica vouivre que tú y tus hijos habéis estado protegiendo, Hestia ".

"... no me molestaré en preguntar hace cuánto tiempo que lo sabes. Sólo dime dónde van Bell y mis hijos ahora mismo..."

"Deberían dirigirse a la residencia de los Xenos, su Aldea Oculta."

La misión había sido llevar a Wiene a casa.

Los disturbios que se extendieron por toda la ciudad después de la conmoción de la otra noche debieron haber sido el ímpetu para crear la misión.

Hestia dejó que esa idea se hundiera. Al mismo tiempo, surgió una nueva pregunta. La diosa no podía callarse.

"Ouranos, ¿por qué te molestaste en pedirnos que la lleváramos devuelta? ¿No podías haber secuestrado a Wiene y traerla de vuelta por la fuerza? ¿Por qué informarnos sobre estos 'Xenos'?"

Hay varias razones, incluyendo que Bell Cranell y sus hijos ya han tomado conciencia de los monstruos que podrían comunicarse usando el lenguaje. Sin embargo, la más importante es..."

Ouranos se detuvo un momento antes de decirle a Hestia.

"Decidí que era posible que tu familia, por muy minúscula que fuera la oportunidad... se convirtiera en nuestra esperanza."

¿Esperanza?

"Sí", dijo Ouranos asintiendo con la cabeza.

"Para tender un puente entre la gente y los monstruos y conducir al camino de la coexistencia."

--------------------------------

"Esto es un sueño, ¿no?"

"¿Quieres que Lilly te pellizque la mejilla para comprobar...?"

Welf y Lilly hablaron como si estuvieran en trance.

Bell escuchó sus murmullos, incapaz de ocultar el sudor frío que corría por sus propias mejillas.

"¡Comida! ¡Bebidas! ¡Traigan todo lo que tenemos! Hoy, tenemos que celebrar a nuestro nuevo camarada y a las primeras personas que tuvimos como invitados ".

Los monstruos estallaron de emoción en cuanto oyeron la voz del hombre lagarto Lido, la sala se sacudió de todo el ruido.

Una amplia gama de alimentos, incluyendo frutas, nueces y hierbas encontradas en el Calabozo, circulaba. Se desenrollaron barriles de alcohol tallados con marcas que decían RIVIRA. La gente y el monstruo se sentaban en un círculo grande que abarcaba varias lámparas brillantes de piedra mágica.


Toda la escena recordaba la noche que pasé con la Familia Loki alrededor de una fogata. Fue un verdadero banquete.

"Bellucchi, come todo lo que quieras; ¡no seas tímido! ¡Prueba esto!"

"¿Qué es esto...?"

"Ustedes los humanos lo llaman 'mruit'. ¡Se supone que es una verdadera delicadeza en la superficie!

Lido, sentado a la derecha de Bell, levantó lo que parecía una fruta roja en la palma de su mano. Muy despacio, Bell lo levantó y dio un mordisco cauteloso. Parecía como si estuviese mordiendo a través de una gruesa losa de carne blanda, pero sus papilas gustativas no estaban de acuerdo en que un suave sabor frutal se lavara sobre su lengua. La textura era diferente a la de cualquier res, cerdo o pollo y sólo podía describirlo como el mejor filete de algún tipo, provocando su reacción sorpresiva. "Es tan bueno..."

Frutas de nube de miel y más se colocaron delante de Lilly, Welf y los otros aventureros también. Monstruos más pequeños como el goblin de sombrero y el al-miraj se encargaban de distribuir setas gigantes asadas con llamas de sabueso del infierno sobre hojas anchas en lugar de platos.

"Um, siento haberte golpeado tan fuerte allá atrás..."

"Ni siquiera te preocupes. Todo volverá a crecer muy pronto. Y yo tampoco me he detenido ".

Bell con cautela levantó la mejilla izquierda de Lido -específicamente la herida dolorosa que su puño había hecho. Se disculpó culpablemente, pero el guerrero lagarto se limitó a quitarse las escamas gastadas de su brazo.

"Nada por lo que perder el sueño", dijo Lido, sus ojos amarillos sulfurosos formando semilunas. Lo más probable es que sonriera.

Bell estaba llegando al punto de que podía reconocer sus expresiones faciales, aunque no parecieran personas. Al principio había sido una verdadera lucha, pero el joven sentía como si se estaba acostumbrando a ello.

La baja voz de Lido y su aparición feroz le hacían parecer mucho más intimidante que muchos de sus camaradas, pero era sorprendentemente simpático. Gracias a su risa constante, Bell pudo mantener la calma a pesar de su compañía.

Se sintió orgulloso de sí mismo por adaptarse tan rápidamente -entonces otra vez, también podría haberse quedado dormido.

Esos pensamientos le hacían querer reírse a pesar de sí mismo.

"Ahora que lo pienso, ¿ustedes beben licor?"

"Sí. Al principio pensé:"¿Qué demonios es esto?" pero luego lo probé ¡y ahora se ha convertido en un hábito! La gente hace las cosas más interesantes ".

Lido estaba bebiendo de lo que más probablemente era una botella que había sido desechada en algún lugar del calabozo. Su aliento olía a alcohol cuando golpeaba varias veces a Bell en la espalda. A su alrededor, una lamia de una belleza asombrosa era tan roja en la cara como el lagarto y varios otros monstruos no estaban muy lejos, tampoco.

"Nunca he estado menos borracho en mi vida..."

Al mismo tiempo, Welf y los demás aventureros no eran tan sociales.

Pasó un troll, repartiendo unos tanques de madera llenos de cerveza barata. Welf había esperado que el valor líquido lo salvara, pero no sirvió de nada. Lilly se sentó a su lado, hundiéndose más en el silencio.

Mikoto y Haruhime se sentaron sobre sus talones, increíblemente tensas, con un grupo de arpías reunidas a su alrededor con los ojos brillando en curiosidad. Parecían más interesados en el olor de Haruhime, olfateando el aire que la rodeaba mientras la renart parecía a punto de desmayarse.

"Y entonces Bell volvió para salvarme."

"¿Lo hizo? Eso me pone celosa. Bell es muy amable ".

"¡Sí!"

Wiene se sentó a la izquierda de Bell. Recibiendo una cálida bienvenida de todos los monstruos, a pesar de su desconcierto, cada cierto tiempo mostraba una sonrisa despreocupada. En este momento, hablaba con la sirena Rei, contando los acontecimientos hasta el día de hoy.

Aunque fue un poco embarazoso para Bell escuchar su nombre mencionado unas cuantas veces, todo el grupo quedó abrumado por la hospitalidad de los monstruos.

"Entonces, este alcohol y este equipo... ¿Es todo de aventureros?"

Sus anfitriones continuaron extendiendo más comida y bebidas. Bell miró con asombro, mirando la armadura que cubría el cuerpo de Lido antes de preguntar con cautela.

El Gremio había puesto avisos en el tablón de anuncios sobre monstruos que se apoderaban del equipo de los aventureros. Bell estaba bastante seguro de que estaba mirando a los culpables ahora mismo.

"Bueno, sí y no. El alcohol era un regalo, pero estas espadas alguna vez pertenecieron a un aventurero que de repente me atacó."

Lido dejó caer su mirada sobre la cimitarra y su lunfardo tendido a sus pies mientras dejaba su botella en el suelo.

"Pero los dejó caer y huyó tan pronto como empecé a pelear... Pensé que sería mejor probarlos. Los aventureros se llevan garras de monstruo y colmillos a casa después de matarlos, ¿no?"

"Eso... Sí, es verdad."

La gente parece quererlos de vuelta incluso después de su muerte, así que intentamos devolver lo que podemos... Pero los aventureros se enojan con nosotros por llevar sus armas. Es difícil saber qué hacer ".

Lido habló con un aire nostálgico, como si recordara un incidente específico en el Calabozo. Bell no pudo responder.

"Tengo que decirte que el licor es increíble, pero las armas hechas a mano son otra cosa. Cortan mejor que esas flores y son mucho más duras. ¡No hay forma de que podamos hacerlas!"

Palabras que brotaban de su boca, Lido hablaba con enorme respeto por la gente y sus creaciones.

Muchos otros monstruos llevaban algún tipo de tela de batalla, incluido Lido, aunque no tuvieran armadura. Algunos de ellos llevaban ropa normal, como la bufanda que el goblin de sombrero rojo había envuelto alrededor de su cuello.

Tal vez trataban de imitar a la gente... copiando lo que veían.

Bell sintió que a cada uno de ellos le había gustado la obra manual de los habitantes de la superficie por una razón u otra.

"-Lido, detén esta tontería de inmediato."

El orador lanzo palabras venenosas hacia ellos, tejidas a través de la conmoción del banquete.

"Son personas. No son dignos de confianza ".

"¿Sigues con eso, Gros? Viste cómo Bellucchi y sus amigos protegían a Wiene con todo lo que tenían. Sólo tuvimos que pasar por todo eso porque insististe en probarlos. ¿No es cierto?"

Aparte de los monstruos que se habían unido a Lido para dar la bienvenida a la fiesta, había otros que se habían separado del grupo.

Una gárgola, un arácnido y un grifo, entre otros, estaban sentados sobre un acantilado cercano. Todos ellos miraban a Bell con la mirada fija. Su cuerpo, compuesto de roca de color ceniza, la gárgola llamada Gros imploró a Lido que volviera a la razón. En vez de eso, el hombre lagarto se volvió hacia Bell y saludó las palabras de Gros. "No le hagas caso", dijo tranquilizadamente.

"Lo siento, todos hemos pasado por mucho. La noticia de que la gente vendría aquí tenía a todo el mundo al borde."

"Está... está... está bien."

Por lo que hemos visto de ti en tu camino hacia aquí y en la batalla, sabemos que todos ustedes son diferentes de los aventureros normales. Eso los incluye."

"Espera un segundo, ¿en nuestro camino hacia aquí...? ¿Ustedes eran los que nos estaban viendo en el Calabozo...?"

"Oh, ¿te diste cuenta? Así es, nuestros camaradas te vigilaron hasta tu llegada ".

Lido continuó diciendo que, además de probarlos, los miembros de Xenos habían seguido a los aventureros para asegurarse de que podían rescatar a Wiene en el peor de los casos.

Eso explicaba por qué Bell sentía que los estaban vigilando en el calabozo.

"¿Sólo nos estaban viendo en el Calabozo? ¿Había alguien en la superficie...?"

"No, Lett y su equipo empezaron a observarte arriba, en el piso 19".

Lido se rascó la barbilla escamosa, afirmando claramente que no conocía a nadie que fuera más alto que eso.

La mente de Bell comenzó a girar de nuevo una vez que se dio cuenta de que esos primeros vigilantes eran otra persona.

"... Oye, ¿es verdad lo que dijiste hace un segundo? ¿Estás aliado con el Gremio?"

¡Slam!

Una jarra de madera se colocó en el suelo con más fuerza de la necesaria.

Welf había estado siguiendo su conversación y no podía contenerse más.

Sorprendido de que Welf hubiera hablado por su cuenta, Lido parpadeó unas cuantas veces antes de mostrar sus colmillos con una sonrisa.

"Sí, todo es verdad. Han movido muchas cuerdas para mantenernos escondidos, así como para proporcionarnos comida y equipo... Han hecho más que suficiente para nosotros."

"... Lilly no puede aceptar tu palabra de que el Gremio se ensuciaría las manos para guardar este secreto. El riesgo de descubrimiento es demasiado grande y el beneficio... ¿Qué beneficio podría haber?"

"No somos simples parásitos que dependen de la caridad del Gremio. Aceptamos sus peticiones de investigar situaciones o incidentes extraños mientras reprimimos sublevaciones en las sombras... Nuestra relación es 'dar y recibir', como dicen en la superficie."

Lilly dio a conocer su escepticismo mientras Rei apoyaba la explicación de Lido.

El Gremio pidió a los Xenos que respondieran a los Irregulares antes de que los aventureros fueran alertados del peligro o cuando la situación era demasiado difícil para que los aventureros la manejaran por sí mismos.

"Tenemos metas similares, eso es todo." Lido descartó casualmente la idea.

"Pero yo diría que estamos más conectados con un dios llamado Ouranos que con el Gremio. La mayoría de los empleados del Gremio no tienen ni idea de que estamos aquí abajo ".

"Señor Ouranos..."

La deidad fundadora de Orario. Varios de los aventureros se quedaron boquiabiertos ante el nombre.

El Gremio afirmó que carecía de cualquier forma de poder militar, pero aquí estaba sentado su-no, ejército privado de Ouranos. De repente, Lilly y los demás se dieron cuenta de que Lido y el resto de los Xenos estaban en la jerarquía.

"Entonces, es como dijiste. Esta misión..."

"Eso es, Bellucchi. Lord Ouranos se puso en contacto con nosotros, y acordamos poner a prueba a la gente que echó una mano a uno de nuestros camaradas ".

La misión no había sido emitida por los niveles superiores de la dirección del Gremio, sino por el propio Ouranos, su verdadera cabeza.

Habían estado bailando en la palma de su mano siendo valorados. Bell y su grupo sabían toda la verdad ahora.

"Sin embargo, oír hablar de ti nos dio esperanzas."

Justo cuando Bell estaba a punto de pedir una aclaración.

Una voz resonante vino del otro lado de su improvisada hoguera de piedra mágica.

"¡REI! CANTA!"

"OOOOOOOOO!!"

Un par de monstruos borrachos empezaron a exigir una canción, y más gritaban de aprobación.

La sirena, aún sentada cerca de Bell, suspiró y miró a Lido. Asintió, sus ojos brillando con expectación.

Rei sonrió y se quedó de pie.

Supongo que debo hacerlo. "Cantaré y agregaré algo de color a este banquete."

Dando unos pasos al frente, ¡whoosh! Una aleta de sus alas y Rei aterrizó sobre la lámpara mágica más alta con la gracia de una pluma.

Se giró sobre su talón para mirar a Wiene, Bell y a los demás, con una delicada sonrisa.

"Un nuevo camarada e invitados de la superficie están aquí. Hagamos de esto algo especial ".

Con eso, Rei cerró los ojos y respiró hondo.

El silencio se quedó en el aire durante un fugaz momento antes de que una hermosa voz lo reemplazara.

"¡Vaya...!"

"Esta canción..."

Al escuchar las notas agudas, Wiene de repente sonrió con alegría, mientras que Bell y los demás reaccionaron con sorpresa.

Fue la gentil soprano la que los había guiado a través de esta Frontera.

La sirena trajo una de sus alas doradas a su pecho, cantando alegremente y disfrutando de su solo con una sonrisa en la cara. No había instrumentos ni letras. La pura melodía por sí sola fue suficiente para atrapar los corazones de sus oyentes.

Una sola sirena, tejiendo una canción con los ojos cerrados, rodeada de gente y monstruos sentados uno al lado del otro.

La escena, iluminada por lámparas de cuarzo y piedra mágica, era tan elegante y bella que parecía venir de otro mundo.

Este no parecía ser el mismo laberinto oscuro lleno de monstruos profundamente subterráneos, pero quizás fue uno de esos momentos en los que el Calabozo permitiría a su audiencia echar un vistazo a los sagrados misterios e ilusiones.

La canción resonaba profundamente en el laberinto.

Bell y los demás nunca habían escuchado una canción tan cautivadora, tan bella y el paso del tiempo les había dejado la mente en blanco.

"¡Bailemos, habitantes de la superficie! ¿Puedo quedarme con ésta?"

"¿Eh? Por favor, no lo hagas, no soy bailarínnnnn!"

"¡M-Mikotooo!"

Una joven arpía sacó a Mikoto, dejando a una Haruhime lloriqueando intentando perseguirlas. En el centro del anillo, dos sombras bailaban juntas. Una curiosa y enérgica chica monstruo giraba de la mano con Mikoto, o quizás era más preciso decir que ella movía a su pareja. Una mano humana y una mano alada se unieron fuertemente.

La sirena que cantaba se rió entre dientes durante un momento antes de cambiar la melodía.

Su hermosa balada se convirtió en un ritmo alegre, un ritmo de tout-tapping similar a un vals.

Xenos, completamente borrachos, se apresuraron a unirse a Mikoto. Se llamaron unos a otros, emparejándose. El goblin de sombrero rojo y una lamia unieron sus manos, los sabuesos del infierno corrieron a zancada con al-miraj y los formoires se unieron a los trolls, usando sus gigantescos puños para golpear el suelo como tambores. Otros monstruos se acercaron a Wiene y le susurraron al oído para unirse. "¡Está bien!" contestó alegremente, dirigiéndose hacia Haruhime. Mientras tanto, la gárgola y su grupo observaban el tumulto desde sus lejanos asientos, sin excusas.

La canción, las aclamaciones y la risa no paraban.

Wiene arrastró a una Haruhime inquieta hasta donde estaban Mikoto y su pareja, antes de comenzar su propio baile.

Las largas sombras de gente y monstruos se extendieron por el suelo, mezclándose.

"... las cosas nunca han estado tan locas."

Los ojos de Lido estaban llenos de alegría mientras murmuraba. Y sus labios estaban definitivamente sonrientes.

Bell, Lilly y Welf estaban convencidos de que estaban soñando y todavía sin palabras. Pero antes de que se dieran cuenta, todos se reían.

El canto de la sirena y los ecos de alegres aullidos serenaban.

"Lido, ¿qué querías decir antes cuando dijiste que te esperabas un poco...?"

"¿Hmm? Ahh..."

Bell miró a Wiene y a las chicas durante un tiempo antes de regresar a Lido.

El guerrero reptil no apartó la mirada de sus camaradas danzantes mientras respondía.

"Nos diste esperanza, que tal vez las cosas puedan cambiar..."

"¿Gente y monstruos coexistiendo...?!"


Hestia no estaba segura de cuántas sacudidas de sorpresa le dispararon a través de su cuerpo después de lo que Ouranos acababa de decir.

La cara de la deidad anciana era tan estoica como siempre. No se apartó de su expresión aturdida.

"¿Entiendes lo que estás diciendo, Ouranos...?!"

"Por supuesto."

La gente y los monstruos que vivían juntos en paz era imposible.

Hestia ya había llegado a esa conclusión y sin embargo Ouranos respondió con un profundo asentimiento. Sabía lo que eso significaba.

Los nacidos en el Calabozo eran el mayor enemigo de las razas que habitaban en la superficie. La gente mataba monstruos y los monstruos mataban gente. Con tal miedo abrumador y odio arraigado en ambos lados, no les gustaría nada más que evitarse el uno al otro. No podían estar juntos.

Las diversas razas que residen en el mundo mortal fueron predestinadas a matar y ser matadas por monstruos.

Ese fue su destino desde que los monstruos emergieron del "Gran Hoyo" durante el Antiguo Tiempo.

Estaban condenados a luchar por toda la eternidad.

Entonces Ouranos llegó con la divina voluntad de convertir esa verdad innegable en un chiste... Hestia frunció el ceño, incapaz de pasar por alto tal deseo del maestro del Gremio, de todas las personas.

"Sin embargo, los Xenos no atacan a la gente instintivamente, sino que quieren dialogar con ellos."

"!!"

En vez de con colmillos o garras, desean usar palabras y lógica para hacer oír sus voces. Quieren caminar en la superficie. Quieren conocer a nuestros hijos... para aprender más sobre la gente."

La cara de Wiene apareció en la parte de atrás de la mente de Hestia.

"Los Xenos conscientes de sí mismos están constantemente amenazados incluso por monstruos normales. Viven sin protección y en el exilio. No tienen lugar para estar en la superficie o en el Calabozo ".

"..."


Sin nadie que los escuchara, su elección más fácil como monstruos era resignarse al olvido. Sin embargo, ellos poseen la determinación así como los medios para expresar sus pensamientos y deseos. Como nuestros hijos ", dijo. "Entonces los descubrí."

Ouranos bajó un poco los ojos.

"Como el que reza al Calabozo... Ya no podría soportar sus lamentos mientras perecieron."

Alguien seguro que es diligente: Hestia trató de forzarse a divertirse con Ouranos, pero no pudo pronunciar las palabras.

Porque había conocido a Wiene.

¿Podría ella realmente hacer que abandonara a la chica Vouivre ahora?

¿Podría convertirse en una diosa traidora y engañosa por el bien de su familia?

Los pensamientos de Hestia se arremolinaron, atrapándola en un torbellino de elecciones y decisiones. Después de unos minutos de silencio pesado, levantó la cara y empezó a hacer otra pregunta a Ouranos.

"¿Hablas en serio acerca de traer armonía a los niños y monstruos?"

"La voluntad de lo divino ha sido establecida. Sin embargo, es una demanda imposible. La verdad es que está fuera de mi control ".

Ouranos no dudó en confesarlo todo en respuesta a la pregunta de Hestia.

"Si nuestra meta es la armonía entre nuestros hijos y los monstruos, entonces debemos cuestionar la razón de su existencia en detalle."

Probar que los monstruos mismos eran importantes.

Desde su nacimiento, fueron constantemente estigmatizados por sus características físicas que se apartaban de lo que se consideraba normal.

Sus características físicas, garras y colmillos amenazantes que eran símbolos de derramamiento de sangre, llamas mortíferas y voces teñidas de salvajismo.

Para liberarse de su reputación como íconos de la matanza y la violencia -así como para establecer la paz- no había otra opción que demostrar su papel en este mundo a los hijos del reino mortal. Para poder realizar su sueño de tomar el sol en la superficie, era imperativo vencer el odio y el miedo de la gente demostrando su significado.

Una opción era el cruel método de subyugación conocido como domar. Aunque les permitiría ser reconocidos por las masas, requería vivir con un collar de espinas. Además, ese camino nunca llevaría a la paz verdadera.

"... Así que básicamente, en su búsqueda por probar el significado de su existencia, ¿pensó que hay una posibilidad de que Bell y mis otros hijos pudieran convertirse en un puente entre los dos lados?"

"Eso es correcto".

Hestia dejó que su cabeza se colgara floja ante la revelación. La deidad anciana era tan increíblemente abierta acerca de estos planes secretos que era casi refrescante.

Comprendió el razonamiento de Ouranos. Después de conocer a Wiene, ella también quería ayudar a los Xenos a encontrar la felicidad.

Sin embargo, este camino colocó a Bell y su familia en una posición muy precaria.

Ouranos mencionó la alienación y el exilio. Si el hecho de que la Familia Hestia ayudo a estos "monstruos" se convirtiera en conocimiento público, no sólo su posición en Orario estaría en riesgo, sino también su lugar en el mundo entero. Como los Xenos.

Quizás era imposible, pero Hestia prefirió no tener su destino en juego.

Incluso si eso significa huir, la diosa pensó para sí misma.

"¿Es lo que acabas de decir la opinión del Gremio sobre el asunto también?"

"Actualmente, es sólo mío."

Eso tenía sentido.

Declarar la paz con los monstruos sacudiría al mundo hasta sus cimientos.

Incluso Ouranos, el que fue anunciado como la deidad fundadora de Orario, no pudo evitar perder el poder político como grietas formadas en su base.

"Los niveles más altos de la gerencia del Gremio, incluyendo a Royman y sus consejeros más cercanos, no han sido informados sobre este asunto."

A sus empleados sólo se les había ordenado entregar la misión a la Familia Hestia. Lo más probable es que Royman creía que el rápido crecimiento de Bell había llamado la atención de Ouranos y la deidad pretendía poner a prueba la fuerza del niño con la misión.

Ouranos le explicó esto a Hestia.

"Así que los únicos que lo saben son..."

"Entre deidades que no soy yo, Hermes, porque acepta mis peticiones... y Ganesha."

¿G-Ganesha?!"

Hestia estaba completamente desconcertada por el inesperado nombre.

"Debes estar bromeando", dijo ella con los ojos muy abiertos.

Pero entonces, sus hombros se sacudieron.

"No me digas que la Monsterphilia es...?"

"Correcto. Fue concebida hace cinco años para suavizar el odio de la gente hacia los monstruos, por más leve que sea y ha continuado desde entonces ".

La Monsterphilia: un evento que convirtió a los monstruos domesticados en un espectáculo.

El festival había sido propuesto y organizado por la Cofradía. No había sido la creación de las deidades que anhelaban entretenimiento. Todavía era relativamente nuevo y Hestia había oído que el Gremio no ofrecía muchas explicaciones al respecto durante Denatus.

Ahora era capaz de conectar los puntos.

Ouranos había sido la fuerza impulsora del evento. Montar un espectáculo a pesar de los peligros de sacar monstruos del calabozo fue su idea.

Quería suavizar la opinión del público sobre los monstruos mostrando a los domadores majestuosos que interactuaban con ellos, haciendo a las bestias menos extraterrestres, proporcionando una base para el cambio futuro.

Todo fue para colocar los primeros peldaños que llevarían a un día en el que los Xenos pudieran deleitarse con los rayos del sol.

No era sólo "Monster Festival", sino "Monsterphilia".

Pero eso sólo sirvió como primera etapa y su impacto fue bastante limitado.

"Informé a Ganesha para ganarme su apoyo."

Mientras el Gremio supervisaba el evento, fue la Familia Ganesha la que proporcionó domadores para el espectáculo.

Ouranos nunca se habría ganado la confianza de Ganesha siendo manipulador. Así que la deidad anciana no tuvo otra opción que revelar su voluntad divina.

Nunca pensé que sería Ganesha...

De todo lo que había oído, eso había sido lo más sorprendente. Hestia limpió el sudor de su cuello con visiones del dios amigo que llevaba puesta una extraña máscara de elefante apareciendo en su cabeza.

Ella se prometió a sí misma en ese momento y allí tomar un tiempo para conocerlo mejor.

"¿Es que todo el mundo trabaja contigo?"

"No", Ouranos respondió claramente a la pregunta de Hestia.

El dios miró a sus pies como si estuviera mirando profundamente al Calabozo que estaba muy por debajo.

"Fels también está con nosotros."

"Bueno... esto ciertamente superó mis expectativas."

Una voz seria y sin ninguna conmoción o burla llegó al banquete, tan animada como siempre con cantos y bailes.

Bell y todos los demás que oyeron la voz notablemente monótona se volvieron hacia la entrada de la habitación para ver de dónde venía.

"¡Fels, lo lograste!"

Lo que vieron parecía una sombra viviente, con una larga túnica negra y guantes negros adornados con intrincados diseños. Bell y los aventureros reaccionaron rápidamente ante este misterioso individuo, instantáneamente listo para una pelea, pero Lido abrió sus brazos y le dio al recién llegado una ola amistosa.

Fels. Un nombre que tanto Lido como Rei habían mencionado varias veces.

Los aventureros todavía miraban la figura encapuchada un rato mientras se acercaba. Sin embargo, Fels parecía más interesado en ver a Wiene y a los demás bailarines.

"Llegaste antes de lo que pensé que estarías."

Vine tan rápido como pude. Pero por favor, Lido, me vendría bien una explicación rápida. A decir verdad, estoy bastante sorprendido ".

Fels le pidió al guerrero lagarto que se pusiera en pie para contar lo que había pasado.

Los aventureros siguieron el ejemplo, parados mientras Lido ponía al desconocido al tanto. "Oh-ho?" Una ligera risita surgió del capó. "Todos ustedes pueden ser más importantes de lo que pensamos."

Fels miró hacia Bell y los demás, ofreciendo palabras difíciles de discernir como alabanza o ridiculización.

La figura vestida de negro era un poco más corta que Welf. Examinando a cada miembro del trío, la sombra viviente, continuó hablando.

"Primero, permíteme presentarme. Soy Fels. Actúo como enlace entre Ouranos y los Xenos, un mensajero, si quieres. También acepto trabajos ocasionales si es necesario."

¿Trabajos de mierda?

"Sí, así es... ¿Quizás entenderías si te dijera que yo soy el que vigilo a ti y a la chica Vouivre?"

"!"

Bell, Lilly y Welf quedaron atónitos.

Algo parecido a una risa brotó de la oscuridad del capó de Fels mientras una mano enguantada se elevaba al aire.

Bell Cranell, Lilliluka Erde, Welf Crozzo... así como Mikoto Yamato y Haruhime Sanjouno. He estado observando sus actividades la semana pasada ".

Esas fueron las únicas palabras que necesitaban oír para juntar las piezas.

La persona que estaba delante de ellos eran los "ojos" del Gremio que se habían tomado la libertad de investigarlos a fondo sin su conocimiento.

"¿Eres... eres un monstruo, como ellos?"

Lilly sabía que algo raro pasaba con esta persona; algo se sentía mal. Abandonando su confusión, ella presionó para obtener respuestas.

“No, Fels es una persona ", contestó Lido y el capó negro de Fels revoloteó una y otra vez.

"Anteriormente una persona puede ser una mejor elección de palabras."

Huh? Bell casi susurró en voz baja.

"Te lo mostraré".

Dos guantes negros tomaron el capó y lo retiraron.

"-"

Para Bell, Lilly y Welf, el tiempo se detuvo a gritos.

Los ojos que se suponía que estaban allí no existían - sólo dos cavidades negras, cavidades vacías.

La piel que esperaban ver también faltaba. Dientes perfectamente alineados que sobresalen del maxilar expuesto.

La cara simplemente no existía.

Un cráneo blanco de muerte miraba fijamente a los aventureros.

"¿Un momonga?!"

"¡Esperen, esperen, esperen!"

¿Un espartoi?!"

Gritaron tres voces.

No había duda de que era la cabeza de un esqueleto: ni ojos, ni nariz, ni orejas, ni pelo, sólo huesos. La horripilante personificación de la muerte misma fue prueba suficiente de que este ser no era una persona viviente.

Bell recordó a los monstruos esqueleto de los profundos niveles llamados spartoi. Pero Fels sacudió lentamente su cráneo de un lado a otro para refutar el grito aterrorizado del chico.

"Lo siento, pero no soy un monstruo. Como dije, antes era una persona."

"F-formalmente una persona...?"

"¿Qué... qué demonios pasó...?!"

Lilly sólo podía hacerse eco de las palabras de Fels mientras Bell luchaba por hablar, la boca abriéndose y cerrándose una y otra vez. Mientras tanto, Welf apretó los dientes juntos en un intento desesperado por mantener la calma, pero no pudo ocultar el miedo que se le escabullía en la cara. El miedo era una reacción natural a una voz originada en un cráneo sin piel ni garganta de la que hablar.

Mientras los tres quedaron estupefactos, fue Lido quien respondió:

"Fels es el Sabio. Un mago increíble ".

Esas palabras.

Era como si Bell y sus compañeros hubieran sido bañados por el agua, todos callados.

Es decir, hasta un momento después, cuando Lilly dejó salir un grito.

¡¿El Sabio?! ¡¿Como en EL Sabio?! ¿El que creó la Piedra Filosofal en el Reino de la Magia, el único que ha creado exitosamente el elixir de la vida eterna? ¿Ese Sabio?!"

"Sí... Probablemente ese sabio, supongo..."

El lagarto no estaba familiarizado con lo que se consideraba sentido común en la superficie, por lo que el arrebato de cara roja de la plum le sorprendió. Abrumado por esta chica demi-humana de sólo la mitad de su tamaño, Lido dio un paso atrás mientras un asombrado Bell recordaba la historia que Eina le contó una vez sobre el Sabio.

Tal como dijo Lilly, esa persona legendaria creó la Piedra Filosofal, un objeto mágico que le dio al usuario la vida eterna.

Dominando el Enigma de Habilidad Avanzada, el Sabio se convirtió en el Magus más poderoso de la historia.

Trajo su creación, la Piedra Filosofal, ante su dios sólo para ver a la deidad aplastar la piedra en el suelo...

Si esa historia fuera cierta, entonces el estar ante él era digno de ser nombrado entre los héroes en los cuentos de hadas y leyendas. Los ojos de Bell se abrieron tan abiertos como podían ir.

"Otra corrección, si me permite. Soy lo que se convirtió en el que una vez se llamaba el Sabio."

El Magus conmocionó aún más a los aventureros, explicando con un tono de autodespreciación.

Como mi historia será transmitida a las generaciones futuras... y como se cuenta aún hoy, llegué a odiar a la deidad que destruyó mi piedra preciosa. Me volví más impulsado que nunca antes en mi búsqueda por adquirir más conocimiento, por descubrir los secretos de la inmortalidad... y me convertí en lo que ves ahora."

El esqueleto relató la experiencia traumática con ese dios mientras corría con guantes negros arriba y abajo de la túnica que escondía el resto de su cuerpo.

"Mis métodos me pasaron factura, haciendo que mi piel y mi carne se pudrieran en mis huesos. Ahora me he convertido en algo más repugnante que un monstruo. He olvidado la sensación de hambre y sed... no soy más que un fantasma viviente ".

Fels terminó diciendo que toda su experimentación fue una "maldición".

Aprendiendo el otro lado de la historia, una que se había perdido en la historia, los aventureros se tragaban el destino del sabio.

Al mismo tiempo, estaban asombrados por lo cruel que podían ser las deidades, arruinando por completo las vidas de sus seguidores.

"Ahora me llamo Fels the Fool."

"Fels". Un nombre apropiado para alguien que una vez había sido conocido como "Sage", sólo para haber sido reducido a una farsa.

Incapaz de expresar la más mínima emoción, el Magus esquelético que ya no podía sonreír se llamaba así.

"... ¿te importaría explicar cómo el Sabio terminó en un lugar como este?"

"Es una larga historia, por decir lo menos. Basta decir que Ouranos me acogió a pesar de mi lamentable estado después de que terminé en Orario."

Ciertamente, Welf parecía incómodo, pero planteó su pregunta sin temor. Fels respondió abiertamente, haciendo que la voz peculiarmente indistinta fuera más amistosa en tono.

"Ahora tengo un asiento en primera fila en el 'centro del mundo', la fuerza motriz detrás de los tiempos cambiantes."

Tirando de la capucha hacia atrás, Fels habló como si estuviera satisfecho con el estado de las cosas.

Mientras Bell se quedaba inmóvil en su sitio, pensó que nada podía superar el choque de encontrarse con Lido y los otros Xenos. Ahora sus ojos giraban por un segundo golpe de gracia.



"El Sabio, eh... Bueno, por supuesto que he oído hablar de él. ¿Así que ese chico de antes se ha convertido en tu mano derecha, Ouranos?"

"No lo niego. Fuera de mi acuerdo con los Xenos, Fels es la pieza que puedo mover a voluntad... Mi soldado privado."

Ouranos asintió con la cabeza a la investigación de Hestia.

Varias familias, incluyendo la Familia Ganesha, trabajaron en estrecha colaboración con el Gremio para crear una cara pública. Mientras tanto, Fels, un mago -un ser que tenía un firme dominio de las complejidades de la Magia- trabajaba en las sombras, realizando trabajos sucios y asumiendo misiones secretas.

"¿Supongo que Fels jugó un papel importante en mantener a los Xenos en secreto hasta hoy?"

"Efectivamente. Hemos trabajado juntos durante siglos ".

Fels también desempeñó el papel de guardaespaldas personal de Ouranos. Muchos empleados del Gremio habían sido testigos de sus movimientos a través del Cuartel General del Gremio, con rumores de un escurridizo "fantasma" circulando entre sus filas a través de las generaciones, cada uno con un hilo conductor en común.

"Monstruos con capacidad para pensar y sentir... Me encontré con Lido hace quince años, quizá hace dieciséis años."


Fels continuó hablando mientras la sirena cantaba entre los monstruos que bailaban alegremente al fondo.

En ese momento, los miembros de la familia cercana a Ouranos los capturaron. La deidad logró mantener su presencia en secreto del resto del Orario, emitiendo una estricta orden mordaza. Esa familia cayó en ruinas y ya no existía.

Fels obedeció la voluntad divina de Ouranos y desde entonces ha servido como mensajero, convirtiéndose finalmente en el primer contacto de los Xenos con el mundo sobre la tierra.

"Después de hablar con Lido y sus compañeros, decidimos doblar su grupo de herejes 'Xenos', que ahora viven como una comunidad con el mismo nombre".

¿Una comunidad?

"Sí. Otros como nosotros nacen a lo largo del Calabozo. Hacemos contacto con nuestros camaradas para formar nuestra propia organización ".

Bell pidió aclaraciones a Fels, pero fue Lido quien dio la respuesta.

"Nos reunimos en Aldeas Ocultas como ésta y viajamos entre diferentes pisos con la esperanza de encontrar camaradas cerca."

Tan pronto como Lido explicó que la mayoría de sus actividades se desarrollaban en los niveles inferiores, Lilly volvió a la conversación para preguntarle sobre algo que llevaba algún tiempo calentándose en su cabeza.

"... Esto ha estado molestando a Lilly por un tiempo, pero... ¿los monstruos no desovan en esta habitación?"

"Oh? ¿Te diste cuenta, Lillicchi?"

"¿L-Lillicchi...?"

Mientras la prum luchaba con cómo sentirse acerca de ser tratado de una manera tan extraña, Lido miró hacia fuera sobre la cámara salpicada con cuarzo verde oscuro saliendo de las paredes y el techo.

"Este lugar... Podrías llamarlo un punto seguro. Hay muchas más como esa."

"¿Eh?!"

"Por supuesto, los aventureros no los han encontrado. Por eso llamamos a estos lugares "Pueblos Ocultos".

Lido ignoró el asombro de Bell, Welf y Lilly y continuó con su explicación.

Los Xenos frecuentaban Fronteras no descubiertas en los niveles intermedios hasta los niveles más profundos -lugares que los aventureros no conocían-, usándolos como campamentos base en su búsqueda de monstruos que compartían sus dones únicos.

Eran una comunidad de monstruos, una brigada itinerante.

"Hay unos cuarenta Xenos en este momento... Los números suben y bajan, pero Lido, Rei y Gros eran miembros desde el principio."

"Ha pasado mucho tiempo, ¿sí?"

Fels miró a la sirena y a la gárgola mientras el lagarto mostraba una sonrisa de tugurio.

"... Eso te convertiría en el líder, ¿no?"

Welf finalmente preguntó lo que él y Lilly habían sospechado durante un tiempo.

"Sí. Gryuu solía tener ese título, pero su cuerpo de dragón no puede moverse como antes. Así que ahora estoy liderando a todos en su lugar ".

"Entonces el miembro más fuerte es..."

"¡Por supuesto! ¡Lo estás mirando!!"

Lido orgullosamente exhaló su pecho blindado.

Bell pensó que podría ser el caso después de pelearse con el lagarto a solas. Lo más probable es que Lido se detuviera en ese momento, pero aún así evocó flashbacks del aventurero de primer nivel de la Familia Ishtar, Phryne, durante la batalla. Por lo tanto, el chico sospechaba que la fuerza potencial del hombre lagarto podría muy bien exceder la suya.

"... Bueno, eso es lo que me gustaría decir."

Sin embargo, Lido dejó caer su cabeza de reptil, sus hombros cayendo de inmediato.

"Uno de nuestros camaradas más nuevos me quitó el título en poco tiempo..."

"O-ohhhh..."

Welf no estaba seguro de qué hacer con el hombre lagarto claramente deprimido. Bell, sin embargo, estaba aturdido.

Había que hacer la pregunta.

"¿Cómo es este nuevo miembro?"

"No está aquí ahora. Es un tipo extraño, te digo. Se fue a los niveles más profundos por su cuenta para entrenar."

"Los niveles profundos... ¿Crees que está bien?"

"Conociéndolo, creo que preocuparse sería una pérdida de tiempo."

Lido se rió entre dientes como si estuviera exhausto pensando en ello.

"... Sr. Fels."

"¿Qué pasa, Lilliluka Erde?"

Después de un tiempo había pasado...

Cansados de cantar y bailar, los festejadores empezaban a sentarse en el suelo. Mikoto, Haruhime y Wiene estaban entre ellos.

Lilly se había perdido en sus pensamientos cuando, finalmente, miró a Fels.

"Cuando la sirena Rei... Miss Rei habló con nosotros, describió la relación de los Xenos con el Gremio como "dar y recibir ".

"Sí, esto es verdad."

"Lord Ouranos proporciona apoyo y a cambio los Xenos azuzan el Calabozo para los nuevos miembros... ¿Es eso realmente todo?"

Su mirada, teñida de castaño, penetraba en la oscuridad bajo el capó del Magus, pero su única respuesta era el silencio.

"Lilly no puede evitar sentir que esta relación es demasiado unilateral. Hay algo extrañamente urgente en las palabras y acciones elegidas por los Xenos..."

Un grupo que utilizaba varios Pueblos Ocultos desconocidos y tenía miembros capaces de viajar solos en los profundos niveles poseía un poder considerable. La brigada de monstruos llamada Xenos debe poder cuidarse con o sin la ayuda de Fels y Ouranos.

Lilly reconoció que el Gremio, a cargo de la administración de la ciudad y del calabozo, querría vigilarlos para evitar que el pánico masivo se propague a través de Orario. Sin embargo, por lo que ella pudo ver, el trato fue increíblemente injusto.

Sobre todo, los miembros de Xenos parecían desear algo más.

Lilly lo deletreó todo.

"Si esto es simplemente caridad, entonces Lilly dejará la sugerencia ahora... Sin embargo."

Evitando sus ojos y dudando por un momento, ella hizo lo que decía.

"¿Están en esta relación porque quieren algo que sólo Lord Ouranos y Mr. Fels pueden proveer?"

Ella se había mantenido estos recelos para sí misma desde que llegó a la Aldea Oculta, expresándolos sólo ahora.

Bell y Welf permanecieron en silencio, esperando una respuesta.

Una mirada de tranquila contemplación crecía en la cara de Lido.

Mientras su conversación llegaba a un punto muerto, sólo la risa de Wiene y los juguetones aullidos de monstruo podían ser escuchados.

"-Para caminar en la superficie."

Justo entonces...

Una voz cortó el aire quieto, clara como el día.

"Señorita Rei..."

"Ese es nuestro deseo."

Rei caminó levemente mientras se acercaba al grupo con los brazos como si fueran alas doblados como si abrazara su propio cuerpo.

Bell, Lilly y Welf miraron con asombro los decididos ojos azules de la sirena mientras sus palabras se hundían.

"... tengo sueños."

La suave voz de Lido los trajo de vuelta al momento.

Sueños sobre una bola de luz roja que se hunde detrás de un montón de rocas... Un cielo que no se puede encontrar aquí, rojo ardiente, tan rojo y hermoso que me hace llorar. Cada vez más rojizo y más rojo a medida que pasa el tiempo..."

"¿No sería una puesta de sol?"

El guerrero lagarto miró hacia las oscuras sombras que ocultaban el techo del Calabozo, pero su mirada parecía llegar más lejos, yendo más allá.

Bell podía visualizar fácilmente lo que estaba describiendo.

"Puede que tengas razón", contestó Lido asintiendo con la cabeza.

"¿Pero eso es sólo un sueño...?" Has estado afuera en la superficie, ¿no?"

"Ni una sola vez. Lo que significa que tal vez en algún momento de mi vida anterior salí de este oscuro infierno y pasé un tiempo arriba."

La sugerencia de Lido hizo que Bell y los demás se congelaran.

"¿En... una vida pasada...?"

"No puedes decir..."

Lilly y Welf murmuraron asombrados. Entonces la voz de Bell tembló al preguntar:

"¿Reencarnación...?"

Lido y Rei no respondieron, mirando fijamente a lo lejos.

"Sabes, Bellucchi, Wiene es una habladora de verdad."

"¿Eh...? Oh, sí, lo es."

El cambio de tema, aparentemente abrupto, tomó desprevenido a Bell, pero se recuperó a tiempo para asentir con la cabeza.

Lido vio a la risueña muchacha vouivre jugar con Haruhime y Mikoto, así como charlar con arpías y al-miraj.

"Algunos de nosotros podemos usar el lenguaje, pero otros no pueden hablar ni una palabra. Hay quienes saben cómo expresarse mientras que otros no tienen ni idea. ¿No te parece extraño?"

Lido mencionó con gracia que ahí fue donde las diferencias individuales terminaron, sin embargo.

"Esto es lo que es una locura. Los realmente buenos pueden hablar desde el principio. Casi como si estuvieran recordando algo que ya saben ".

"!"

"Tal vez habían observado a la gente durante mucho tiempo en el pasado... celosos de ellos, anhelando seguirlos."

"Mucha gente, como Bell... Proteger a alguien de mí."

"Veo a esa gente, y siento frío."

Pero esa gente era hermosa.

Las palabras de la chica Vouivre, susurradas bajo las cobijas de una cama muy estrecha hace tan sólo unos días, llegaron a la memoria de Bell.

Una oleada de incredulidad los acompañaba.

Wiene y los que como ella realmente lo hacían—

"-Un poderoso anhelo."

La voz de Fels interrumpió sus pensamientos.

Cada uno de los Xenos tiene sus propios pensamientos y sentimientos. Sin embargo, todos tienen una cosa en común: un intenso anhelo por las personas o el mundo de la superficie ".

Los Xenos recordaban en sus sueños los celos de la gente que vivía bajo el sol y el cielo y su deseo de hacer lo mismo.

Habían visto cosas hermosas entre la hostilidad violenta y la intención asesina.

Humanos desesperados por salvar las vidas de los demás. Un enano valientemente erguido a pesar de las numerosas lesiones que lo cubren de pies a cabeza. Un elfo al borde de la muerte y que aún lleva con orgullo hasta el final. O quizás los que mostraron misericordia, salvando la vida de un monstruo. Incluso algo tan simple como un hermoso cielo azul y el sol poniéndose.

Los Xenos recordaron sus "vidas pasadas" en sus varios "sueños".

Y cada uno poseía un deseo intenso que les daba una fuerte razón para seguir viviendo.

"Quiero vivir en ese mundo con un hermoso atardecer una vez más."

"Quiero extender mis alas en un mundo lleno de luz, pero a cambio, estos brazos nunca podrán sostenerse... Quiero ser sostenida por alguien a quien quiero".

Estar con la gente a la luz del sol. Ese era su deseo. Lo que estos hombres y mujeres deseaban.

Buscaban una forma de hacerlo realidad, con la ayuda de Fels y Ouranos.

Todo para lograr una meta que habría sido tan simple si los Xenos fueran humanos.

También eran plenamente conscientes de lo difícil que era, del largo camino que tendrían que recorrer. Ambos Xenos dejaron de hablar, dejando que sus palabras quedaran en el aire.

Lido y Rei sonrieron tristemente mientras Bell y los asombrados aventureros se daban cuenta de lo mismo.

"Sabemos lo que somos. Nuestro lugar está en las sombras, a mitad de camino entre el hombre y el monstruo, ninguno de los dos bandos nos acepta... Aún así, queremos seguir soñando ".

Querían seguir esos sueños y el permiso para hacerlo.

Lido volvió a echar la mirada al techo del laberinto mientras hablaba.

"Tal vez mamá quería que los seres atrapados en el medio, como nosotros, tuvieran un lugar al que ir cuando hacían Pueblos Ocultos como éste... El pensamiento se me cruza por la mente de vez en cuando."

"¿Madre...?"

"Madre, ya sabes, mamá. La que nos dio la vida ".

"En otras palabras, el Calabozo."

Las palabras de Rei asombraron a los aventureros otra vez.

Todavía no sabemos cómo se siente Madre por nosotros... Por qué aquellos que deben ser nuestros hermanos y hermanas intentan quitarnos la vida. Aun así, se nos permite existir. Es nuestro dilema ".

Lido y Rei parecían estar preguntando al Calabozo a pesar de saber que no habría respuesta.

Además de todo, todavía querían perseguir sus sueños.

"Por eso es que... no podríamos estar más contentos de conocerte, Bellucchi y a todos los demás."

Después de mirar hacia el Calabozo con Rei, Lido volvió su mirada a los aventureros.

Al mismo tiempo, Wiene y los demás se levantaron y se reunieron con el resto del grupo.

Bell oyó felizmente a alguien llamar su nombre y miró por encima del hombro para reconocerlo antes de volver a prestar atención a los Xenos.

"No estamos pidiendo ayuda o favores. Es suficiente saber que hay gente que acepta lo que somos... Eso solo significa el mundo para nosotros."

Lilly y Welf permanecieron inmóviles con Bell a su lado.

El Magus observaba desde abajo la sombría túnica negra. La sirena sonrió.

Finalmente, el hombre lagarto se rascó tímidamente la nariz.

"Me alegro de haberlos conocido a todos."



"-Una última pregunta."

En la cámara de piedra iluminada por antorchas crepitantes...

La voz de Hestia resonó.

"¿Qué está pasando en el Calabozo?"

"..."

"Estos 'Xenos'... ¿Sabes por qué Wiene y otros como ella nacieron en primer lugar?"

Monstruos, subespecies, Irregulares. Si esto era todo lo que se necesitaba para explicar la situación, entonces eso era todo.

Sin embargo, ella estaba convencida de que había algo más para los Xenos debido al simple hecho de que ni siquiera las deidades podían explicar su existencia. Hestia tenía que saber por qué.

Después de un largo silencio descendió sobre la habitación, Ouranos lentamente abrió sus labios.

"¿Qué crees que le pasa a los monstruos después de la muerte, Hestia?"

"........?"

Hestia frunció el ceño al ver que su pregunta era contestada con otra pregunta.

El viejo dios no esperó su respuesta y siguió adelante.

Las almas de nuestros hijos regresan a los cielos, son juzgadas y clasificadas por los de nuestra especie, y luego muchos renacen en el mundo... ¿Y qué hay de las almas de los monstruos? No, sería mejor expresarlo como... Si estos monstruos que no son nuestros hijos tienen almas, ¿adónde crees que irían?"

Shudder.

Hestia sintió temblar su corazón.

"¿Podría ser...?"

"Esta es sólo mi especulación, pero también tengo confianza en que es correcta."

Ouranos estaba ganando impulso.

"Después de la muerte, los monstruos regresan a la madre de donde vinieron, el Calabozo... Se les da una nueva forma en algún lugar profundo del laberinto y luego nacen de nuevo."

Un ciclo de muerte y de "almas" renaciendo estaban en constante circulación dentro del Calabozo.

El inmóvil y anciano dios lo declaró mientras sus profundos ojos azules se entrecerraban.

"¿Los monstruos tienen... almas...?"

"Sí. Han mostrado cambios durante sus siglos de muerte y renacimiento ".

Específicamente, se hicieron conscientes de sí mismos y capaces de aprender.

El "cambio" comenzó a manifestarse en monstruos individuales después de tanto tiempo que el Antiguo Tiempo se sentía como un sueño lejano. Fuertes sentimientos de apego y deseo acumulados en cada alma a medida que completaba innumerables revoluciones en el ciclo.

La voz de Hestia se desplomó.

"No puedo creer algo así... ¿Cuál podría ser la causa?"

"La fuerza impulsora es el fuerte anhelo y deseo de los monstruos... o la voluntad del Calabozo."

Las palabras de Ouranos desaparecieron en las sombras que rodeaban la cámara.

--------------------------------

El banquete en el pueblo escondido de Xenos estaba llegando a su fin.

Bell y los demás estaban haciendo preparativos para volver a casa. Lido y el resto de los Xenos planeaban mudarse a otro pueblo escondido poco después.

Haruhime y Mikoto llevaban sonrisas incómodas mientras daban la mano a sus compañeros de baile y se despedían de los monstruos que se habían convertido en algo cercano a sus amigos.

Las lámparas de piedra mágica se apagaron una a una hasta que sólo el brillo del cuarzo iluminó la zona.

"........"

Envuelto en su verde resplandor, Bell miró a sus aliados intercambiar palabras con los Xenos alrededor de la oscura caverna.

No había tenido tiempo de pensarlo antes, pero los monstruos con características humanas eran todos individuos genuinamente atractivos. Algunos hablaban con facilidad mientras que otros no podían decir nada. Fue como dijo Lido. Cada uno de ellos era diferente. Incluso sus tipos de cuerpo eran increíblemente variados. Cada uno tenía su propia personalidad, su propia forma de vida.

Había aprendido que tenían aspiraciones. Había oído que tenían esperanza.

Y también había descubierto que antes de que ellos ganaran estos sentimientos, eran bestias sedientas de sangre incapaces de derramar una lágrima.

Eso era tan cierto para el Lido de corazón abierto como para la hermoso Rei.

-¿Puedo apuntar con una espada a los monstruos como antes?

Los pensamientos que había estado guardando bajo llave comenzaron a reaparecer en los rincones de su mente.

Mientras Bell miraba fijamente a la palma de su mano, casi podía oír el torbellino de angustia que había en su interior.

"... ¡Bellucchi!"

Lido vio al chico perdido de la cabeza. Agitó una mano por encima de su cabeza y se acercó a él.

Bell levantó la vista para ver al guerrero lagarto moviendo lentamente su gruesa cola hacia delante y hacia atrás mientras sacaba algo de debajo de su coraza.

"¿Sabes qué es esto?"

"Esa es una piedra mágica... ¿no?"

Lido asintió mientras pellizcaba la piedra púrpura entre sus garras.

De repente, la llevó a su boca abierta y la metió dentro como si fuera un caramelo.

"!"

"¿Sabes lo que pasa cuando los Xenos... los monstruos comemos piedras mágicas?"

¡Crunch! ¡Crunch! Bell no estaba seguro de cómo reaccionar cuando vio a Lido masticar intencionadamente más fuerte de lo necesario.

Al ver a un hombre lagarto tragándose una piedra mágica, uno de los hechos que Eina le había perforado surgió de su memoria.

"Especies mejoradas..."

Fue como si los aventureros se fortalecieran al recibir la excelencia y actualizar su status, pero para los monstruos.

Ganaron un empuje de poder al consumir el "núcleo" de otro monstruo -un principio del mundo de los monstruos donde sólo los más fuertes sobrevivieron. Los que se llenaron de piedras mágicas y se volvieron demasiado poderosos fueron identificados por la Cofradía y posteriormente marcados para ser exterminados a través de misiones.

Bell no pudo responder mientras observaba el fenómeno de primera mano.

"Matamos a los monstruos que no son nuestros camaradas. Luego arrancamos sus piedras mágicas y nos las comemos."

"!!"

"Estoy seguro de que ya sabías que otros monstruos nos atacan a la vista. No vamos a dejar que nos maten sin luchar. Matamos para sobrevivir y comemos para ver mañana."

Bell reflexionó sobre su batalla anterior, la fuerza y el poder que poseía el hombre lagarto y supo de inmediato que Lido estaba diciendo la verdad.

Los Xenos se vieron obligados a cometer canibalismo todos los días para mantenerse vivos en el Calabozo.

Sólo porque sus vidas dependían de ello.

La sangre se escurrió de la cara de Bell cuando Lido lo dijo.

"Así que por favor no vaciles. No te detengas por nosotros. Esas cosas dan mucho miedo y te matarán si dudas un momento. Morirás, Bellucchi."

"Lido..."

"Y aunque puedan hablar, si te atacan, mátalos por mí."

Esta guarida de monstruos ya está llena de cadáveres y cenizas.

Aunque no lo dijo directamente, el guerrero lagarto quería que Bell diera prioridad a su vida por encima de cualquier otra cosa.

"No te mueras nunca. Quiero volver a verte."

Los propios Xenos habían matado a un sinnúmero de otros moradores de las mazmorras y seguirían haciéndolo.

Así que no te detengas, tampoco. Para que podamos vernos una vez más.

Los ojos de Bell temblaron por la discusión de Lido.

"Bellucchi".

"........?"

"Démonos la mano".

Los ojos de reptil sonrieron, Lido sacó su mano derecha.

Bell se detuvo un momento, mirando entre la cara del hombre lagarto y su mano... pero luego sonrió.

Al oír las mismas palabras que cuando hablaron por primera vez, el niño sonrió en la fila de colmillos a la altura de los ojos.

Tomó la mano que se le ofreció.

Bell sintió que Lido se apretaba hacia atrás, con la piel escamosa y áspera por sí solo.

"... Entonces, ¿por qué arreglaste que los conociéramos exactamente?"

La prum estaba ocupada atando una bolsa de objetos a su cintura cuando vio el apretón de manos de Bell y Lido. Entonces se volvió hacia el Magus que estaba junto a ella, mirando hacia la capucha que ocultaba mientras hablaba.

Fels no se encontró con su mirada fija, pero una respuesta emanó de lo profundo de los oscuros confines de la túnica.

"Queríamos que los conocieras. Eso es todo... al menos por ahora ".

En la profunda y críptica respuesta, sus ojos de color castaño se entrecerraron.

Su mirada lo dijo todo: preferimos no tener más problemas con los que lidiar, así que por favor discúlpenos y déjenos fuera de esto.

La figura de la punta negra se encogió de hombros.

"No creo que necesite recordártelo, pero por favor, guarda lo que viste hoy para ti."

"¿Alguien le creería a Lilly si se lo dijera?"

Con los puños apretados y temblando de frustración, Lilly dio un paso hacia el centro de la sala donde Welf y los demás estaban esperando.

Bell y Lido no estaban muy lejos. La gente y los monstruos se reunieron en el pilar de cuarzo antes de seguir caminos separados.

"Bell, vámonos a casa."

Wiene inmediatamente rompió su conversación con otros Xenos tan pronto como lo vio venir.

Volviéndose con una sonrisa en la cara, ella extendió la mano para cogerle la mano.

Bell sonrió débilmente a su regreso y estaba a punto de dejarla.

Sin embargo, Lido se interpuso en el camino.

"Tu lugar está aquí, Wiene."

"¿Eh?"

Se agarró de su brazo blanco azulado y la arrastró hacia el grupo de Xenos.

Sorprendido, Wiene gritó y empezó a luchar.

"¡Lido! No! ¡Déjame ir!"

"No. Te quedas aquí en el Calabozo ".

"¡No quiero!" ¡Quiero estar con Bell!"

Sus delgados brazos no tenían ninguna posibilidad de romper el agarre de Lido. Lágrimas de desesperación empezaron a formarse en sus ojos ámbar.

Bell miró, incapaz de hablar mientras el lagarto se arrodillaba a la altura de la niña.

"Si estás con ellos, Bellucchi, Lillicchi, todos terminarán llorando."

"!"

"Cosas malas te pasaron en la superficie, ¿sí? Sólo que esta vez, eso podría pasarle a Bellucchi ".

Todas esas voces enfadadas y burlonas. Piedras frías y duras golpeando su piel y las armas maliciosamente señalaron su camino.

Los delgados hombros de Wiene temblaron cuando los recuerdos de aquella noche vinieron a la mente.

"... No podemos vivir en la superficie todavía. Pero nadie será cruel contigo aquí. Puedes vivir aquí con nosotros ".

La voz de la sirena les llegó. El ala de dragón de la joven muchacha, el rasgo que la identificaba claramente como un monstruo, tembló.

Una ráfaga de emociones inundó la mente de la niña mientras miraba a cada uno de los otros monstruos a su vez.

"Lady Wiene..."

Bell no se movió.

Escuchó a Haruhime detrás de él mientras ella hacía todo lo posible para no llorar. El momento de separación llegó mucho más abruptamente de lo que él esperaba y la sorpresa estaba escrita en toda su cara.

No, sólo era una actuación.

En el momento en que conoció a Lido y a los otros Xenos y se enteró de que había otras personas como Wiene que la consideraban una amiga, había hecho todo lo posible por ignorar la posibilidad. Sumergirse en los nuevos descubrimientos y revelaciones le había permitido huir de la realidad.

La realidad de que Wiene tenía un lugar aquí.

Esa despedida sería la conclusión obvia.

"Hay un grupo de cazadores que tratan indiscriminadamente de capturar a los Xenos."

"!"

"Después de todo, son monstruos que pueden comunicarse con el lenguaje. Los que tienen rasgos humanoides poseen una belleza seductora. Si son raros, cualquier cosa se vuelve emocionante para estos cazadores. Después de capturar a Xenos, aparentemente los sacan de contrabando de la ciudad y los venden a los gourmets ".

Lilly y los demás aventureros quedaron tan sorprendidos como Bell en la explicación de Fels.

El Magus vestido de negro escupió las palabras con asco.

Pusieron chismes de información, llamando a los Xenos "monstruos vestidos de armadura" y cosas por el estilo, pero nunca dejan un rastro que seguir. Deben tener una base de operaciones, un lugar para mantener a sus cautivos, pero..."

Fels miró a Bell desde debajo de la capucha oculta.

Permanecer con Wiene sólo resultará en un desastre. Bell captó la pista.

La sonrisa siniestra de Ikelos apareció en la parte de atrás de su mente, cerrando su última esperanza de escapar de la realidad. Se volvió hacia la joven chica.

"Beeeell..."

Mientras el lagarto y la sirena suavemente sostenían sus hombros, lágrimas rodando por su cara, Wiene gritó el nombre de Bell como si se le hubiera colgado.

Una realización golpeó a Bell mientras Lilly, Welf, Mikoto y Haruhime observaban con ojos preocupados.

No la dejaré sola. No la dejaré morir.

Podía cumplir las promesas que se hizo a sí mismo sin estar allí para protegerla personalmente.

"¡Bell! "¡Yo...!"

Un gran grupo de monstruos inteligentes la apoyaba directamente.

Detrás de él estaba la familia con la que había pasado tantas cosas hasta ahora.

Bell estaba rodeada por aquellos que le eran preciosos, antes y después.

Por la felicidad de esta chica...

Y de su familia, de todos, de su diosa.

"... Nos vemos, Bellucchi. Saldremos primero ".

Lido se despidió antes de dar la espalda a los aventureros.

Bell no pudo detenerlo, ni siquiera dio un paso adelante.

Los monstruos comenzaron a desaparecer en un rincón de la caverna envuelto en la oscuridad, Wiene con ellos. Miró a su alrededor por última vez.

Podía ver sus ojos ámbar brillando con lágrimas. Bell apretó las manos y gritó mientras su expresión estaba a punto de romperse.

"¡Esto no es un adiós! ¡Nos volveremos a ver!"

La dejó con esa promesa tranquilizadora, inseguro si podía cumplirla.

Wiene sollozó, con la boca abierta y cerrada como si intentara decirle algo, pero no podía convertir sus sentimientos en palabras.

No pasó mucho tiempo antes de que todos los Xenos se desvanecieran en la oscuridad.

"........"

Con sus aliados vigilándole silenciosamente desde atrás...

Bell sólo miró fijamente al lugar donde vio por última vez a la chica Vouivre.

---------------------------

La niebla de la mañana llenó el aire.

Los charcos que salpican el pavimento de piedra sugieren que la lluvia debe haber caído la noche anterior. Los árboles de hojas anchas parecían estar derramando lágrimas a medida que las gotas de agua caían de sus ramas de vez en cuando. Otro salpicó la superficie de piedra y desapareció.

El sol aún no había salido. Sólo los más pequeños rastros de luz empezaban a aparecer en el horizonte.

El silencio colgaba sobre la ciudad dormida.

Era de madrugada en la base de la Torre Babel.

El grupo de Bell regresó de su misión poco más de un día completo después de su partida.

Fels, que los acompañaba a la superficie, ya había desaparecido. El grupo de cinco personas salió de debajo de la entrada de la torre blanca.

Hestia esperó a sus seguidores fuera de la puerta sola antes del amanecer.

Notando que ellos contaban con uno menos que cuando ella los vio, los hombros de la diosa se hundieron en tristeza mientras ella decía, "Bienvenidos de vuelta", con una sonrisa débil.

"Diosa..."

"... ¿Qué pasa, Bell?"

El grupo estaba completamente solo en Central Park. Bell abrió la boca para hablar.

"¿Qué... es el Calabozo?" preguntó, volviéndose hacia Hestia.

Welf y sus otros amigos observaron en silencio mientras ella apartaba los ojos.

"El Calabozo es... el Calabozo..."

Ella le dio la misma respuesta que las deidades le habían dado a los hijos del mundo desde el principio.

La diosa no diría más de lo que ya se había dicho.

Bell se quedó de pie como una estatua mientras sus palabras se desvanecían.

El muchacho miró fijamente al suelo como si el mundo mismo pesara sobre sus hombros.

El amanecer se rompió al otro lado de la muralla de la ciudad, dando paso a un cielo azul.



Comentarios

  1. Es la primera vez que leo una novela aki al princio no me gustó pero al final me encaró gracias por la traducción espero con gas el vol 10 para leerlo aquí mucha suerte y gracias amigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord Volumen 12

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Santa Reina que podía usar la magia divina y que estaba estrechamente afiliada a las iglesias. Dicho esto, no estaban tan orientados a la religión como la Teocracia  Slaine.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, Parte 3

Aún así, eso me hizo pensar. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura de un demihumano no llevaría armadura encima. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los humanos llevaban armadura y portaban espadas por sus frágiles cuerpos.

Si no hubiera necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué conocía el rey hechicero, un ser abrumadoramente poderoso las tácticas de asedio?