Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 3


A lo largo de las murallas de la ciudad había mucha gente junto a Neia, observando el desarrollo de la batalla.

Aunque muchos de ellos habian sido influenciados por el Rey Hechicero después de ser rescatados por él, no fueron los únicos aquí.

En el lugar también había sacerdotes y paladines.  Neia no podía ver a Remedios desde donde estaba, pero estaba lo suficientemente cerca para que Neia pudiera oírla hablar.

Los únicos miembros del personal de mando que no estaban aquí fueron Gustav y Caspond.

Todo el mundo que veía la batalla estaba en silencio ... solo porque no tenían palabras para describirla.

Debería haber sido obvio.

Los miembros de Blue Rose habían dicho que el grado de dificultad de Jaldabaoth estaba por encima de 200. En otras palabras, era como luchar contra un enorme dragón en forma humana.  Sólo pelear dicha batalla en la tierra de los hombres conduciría a una gran tragedia.

Deberían haber agradecido que solo se destruyera un distrito de la ciudad.  Muchas casas estaban en llamas y columnas blancas de humo llegaban al cielo, pero el total de víctimas era casi nulo.

Mientras observaba la batalla, había visto ciclones, llamas, rayos y otras tremendas señales de poder que iban más allá del conocimiento del hombre corriendo salvajemente. Cada una de estas descargas de energía podía haber terminado innumerables vidas.

—Es hermoso.

Lo que realmente había movido el corazón de Neia era la bola de luz blanca que había visto dos veces.

Era un poder que consumía todo y lo hacía desaparecer sin dejar rastro. Se sintió como algo bueno para Neia, aunque no pudo confirmar si realmente era obra del poder divino. La increíble devastación que vio a raíz de la desaparición de la luz la asustó, pero su admiración por su gran poder había ganado al final.

«Parece que la lucha todavía está en marcha. No puedo creer que la batalla aun no haya terminado después de usar todos esos hechizos... Jaldabaoth es realmente fuerte. »

Ella había oído hablar de eso, e incluso lo había visto con sus propios ojos. Sin embargo, el pensamiento de Neia había sido demasiado ingenuo. Esa ingenuidad ahora fue completamente erradicada.

El rey al que servía, aunque solo temporalmente, y solo dentro del Reino Santo, estaba luchando. Ella sintió que presenciar esta batalla era natural como parte de sus deberes de escudera, que era el motivo por el cual Neia estaba vigilando desde allí. Sin embargo, si ella pudiera—

Neia apretó con fuerza el arco que llevaba.

Si uno miraba de cerca, verían varias otras formas luchando contra el Rey Hechicero además de Jaldabaoth. Esas eran las sirvientas demonio, que fueron calificadas con una dificultad de 150. Neia no podía hacer otra cosa que admirar el poder del Rey Hechicero para luchar contra tantos adversarios poderosos a la vez sin ceder terreno.

Fue en este momento que Neia finalmente se dio cuenta de algo sobre sí misma. Ella envidiaba a las personas del Reino Hechicero, a aquellas personas que estaban protegidas por la justicia. Qué felices deben ser de vivir en un país gobernado por tal ser.

«La debilidad es un pecado, por lo que uno debe volverse fuerte o aceptar humildemente una justicia similar a la de Su Majestad.»

Fue en este momento que Neia expresó las palabras que había estado reflexionando todo este tiempo. La forma en que lo repitió varias veces sonó como una oración.

De repente, hubo una gran explosión cuando cayó un asteroide.

Lanzó los cadáveres de los edificios al aire y volvieron a llover sobre la tierra en medio de una lluvia de grava y arena.

—Capitana... ¿no es Jaldabaoth... demasiado poderoso?

—Sí, así es...

—El Rey Hechicero - Su Majestad también es increíblemente fuerte. Si se convierte en un enemigo de nuestra nación... ¿qué haremos?

—Sí, así es...

—Capitana.

—Sí, así es...

Podía oír a Remedios hablando con tres paladines – o más bien, recibiendo sus cuestionamientos.

Los paladines que le hicieron preguntas probablemente no habían visto cómo Remedios había sido humillada como una niña pequeña, incluso después de desatar el poder de la espada sagrada y apuñalar a Jaldabaoth en la espalda.

«Ahh, tal vez ellos no lo vieron.»

Aun así, cualquiera que haya visto esa pelea lo entenderá. Tanto el Rey Hechicero como Jaldabaoth eran inimaginablemente poderosos. Aun así, era demasiado tarde para pensar en cosas como esa ahora. No—

«Si Su Majestad pudiera tomar este país bajo su dominio, no tendríamos que sufrir invasiones de demihumanos nuevamente.»

Neia se sorprendió de lo perfecta que era esa idea, e incluso dio un poco de miedo.

«Fusionándose con el Reino Santo... si fuera un tirano aterrador, incluso yo no lo pensaría. Pero el Rey Hechicero no es así. Él es justicia. En ese caso... ¡Debería reunir personas que sientan lo mismo que yo!»

Neia reflexionó sobre el asunto.

Mucha gente había llegado a respetar e idolatrar al Rey Hechicero. Hubo quienes se sintieron atraídos por su poder abrumador, aquellos que estaban agradecidos por haber sido liberados del sufrimiento, aquellos que odiaban a los demihumanos y que estaban contentos de haberse vengado de ellos, y muchos otros.

De ellos seleccionaría a las personas que siempre habían estado orando por la paz de este país, y luego les dejaría escuchar sus palabras.

Neia sabía que todavía era joven y carecía de experiencia de vida. Sin embargo, los adultos con buen sentido podrían detener a Neia si pensaran que su juicio era un error.

«Comenzaré buscando entre mis subordinados en la unidad de tiro con arco.

Había personas entre ellos que habían perdido a sus seres queridos y albergaban odio en sus corazones. Sería mejor intentar persuadirlos, porque Neia podía entender cómo se sentían.

Mientras meditaba sobre esto, oyó un sonido de destrucción cuando resonó una explosión excepcionalmente grande.

Después de eso, a lo lejos, un edificio alto comenzó a colapsar.

El Rey Hechicero no habría destruido ese edificio sin ningún motivo. Neia entrecerró los ojos para tratar de ver lo que estaba pasando, pero no podía decir qué estaba sucediendo en el edificio, ya que se derrumbó en medio de nubes de polvo ondulantes.

Fue seguido por un golpe masivo de un rayo desde el cielo.

Parecería que se estaba dirigiendo hacia algún objetivo allí, como ella había esperado.

Después de un tiempo, toda clase de hechizos destruyeron la ciudad, y la situación se repitió.

Neia estaba inquieta.

Que fueran hechizos increíbles era evidente, pero ¿podría el Maná del Rey Hechicero realmente resistir?

Neia negó con la cabeza y desterró el miedo y la inquietud de su corazón.

—Todo saldrá bien. ¡El Rey Hechicero debe haber tenido todo esto en cuenta! Ya ha desperdiciado tanto maná en este país, pero aun así...

«Aun así, hipotéticamente, si Jaldabaoth ganara, no habría salvación para este mundo, solo desesperación. ¿Qué debería hacer ella si eso sucediera?»

«¡Su Majestad, cuento con usted!

Y luego, dos formas se elevaron hacia el cielo, como si el deseo de Neia hubiera llegado.

El primero en ascender, arrastraba oscuridad a su paso, mientras que el segundo batía sus alas carmesíes y dejaba estelas de fuego detrás de él.

El hecho de que las doncellas no estuvieran persiguiéndolos significaba una cosa; el Rey Hechicero había derrotado a esos monstruos entre monstruos clasificados con un nivel de 150 mientras luchaba contra Jaldabaoth.

«¡Él es asombroso!»

Neia estaba tan conmovida que se estremeció.

«¡Su Majestad es más poderoso que Jaldabaoth!»

En efecto. No había necesidad de pensar en otra cosa.

A su vez, las doncellas eran mucho más débiles que Jaldabaoth, que estaba un escalón debajo del Rey Hechicero. Por eso podía vencerlas mientras luchaba contra Jaldabaoth.

Neia luchó por contener su deleite. Mientras grababa cuidadosamente la grandeza de la persona que respetaba en sus ojos, estaba tan llena de alegría que parecía que iba a explotar.

El corazón de Neia latía con fuerza, hasta el punto de que casi dolía.

Todos estaban viendo una escena que algún día sería consagrada en una saga heroica.

—No, eso no es correcto.

Parecería que iban a pelear de nuevo en el aire.

Las esferas carmesís y las esferas resplandecientes florecieron en el cielo.

Cada uno de estos hechizos probablemente podrían destruir un distrito urbano entero por sí mismos, y se estaban lanzando unos contra otros en ráfagas salvajes. Sin embargo, parecían lindos desde la distancia.

Aun así, ese fue un intercambio de poder dentro de un ámbito que la humanidad nunca podría alcanzar.

«Esto es...»

Mientras miraba por el rabillo del ojo, vio a la gente que se alineaba en las paredes de la ciudad tragando saliva al ver todo esto. Parecería que ellos también entendieron. Observaron la batalla aérea en silencio, con una mirada seria en sus caras.

Alguien juntó las manos para orar, y las personas que estaban a su lado lo siguieron, y pronto casi todos en las murallas de la ciudad juntaron las manos mientras miraban hacia el cielo.

Se sentía como si estuvieran rezando.

«Esto es legendario...

Neia no sabía cuánto tiempo había pasado, pero finalmente —hubo una conmoción entre la gente.

Ante los ojos de todos, una de las formas en el cielo cayó hacia el este, y luego desapareció.

La batalla había terminado.

Cuando todos observaron de cerca, la forma restante descendió lentamente. La visión de Neia era mejor que la mayoría, y entonces ella lo vio primero. La sorprendió tanto que se tapó la boca.

Cuando los otros vieron el fuego carmesí, las paredes de la ciudad estaban en silencio. Sin embargo, nadie intentó huir. Todos los que habían visto la batalla sabían que no tenía sentido correr.

Con un aleteo de sus alas de fuego, el vencedor (Jaldabaoth) se mostró a sí mismo.

Aunque él se nombró ganador, dejaba una vista trágica.

Todo su cuerpo estaba cubierto de quemaduras eléctricas. La mitad de su rostro parecía haber sido aplastado, y sus profundas heridas rezumaban sangre fresca. Tal vez fue debido a su temperatura, pero la sangre chisporroteó al tocar las paredes de la ciudad, y el sonido no se detuvo por un momento.

La forma en la que se encontraba herido fue el mejor testimonio de la intensidad de su batalla, que nunca podría ser descrita con palabras.

—De ninguna manera…

Una voz pesada, aunque un tanto dolorida resonó a través de las paredes de la ciudad, como para limpiar el murmullo de Neia.

—...Que gran oponente. Fue uno de los más fuertes que enfrenté desde Momon. ¡Lo subestime! ¡Qué tonto! Liderar a los demihumanos casi no tuvo sentido. Sin embargo, ahora está muerto.

Neia no podía creer esto. Por lo tanto, ella gritó:

—¡Estás mintiendo!

Jaldabaoth volvió su mirada intacta hacia Neia, pero no titubeo a pesar de estar bañada en la mirada de una criatura increíblemente aterradora. Las emociones intensas dentro de su corazón no dejaban lugar para que el miedo entrara.

—No estoy mintiendo.

—Su Majestad es muy malo bromeando... así que estás mintiendo, ¿verdad?

—No estoy mintiendo.

Las palabras que Jaldabaoth había repetido golpearon a Neia lo suficiente como para destrozar su alma.

El mundo parecía temblar bajo sus pies.

Neia entendió al instante por qué el Rey Hechicero había perdido ante Jaldabaoth. No había necesidad de siquiera pensar en eso.

Fue simplemente porque este país carecía de ‘Evileye’ de “Blue Rose” y ‘Nabe’ de “oscuridad”, las dos hechiceras que podían mantener a raya a las doncellas demonio.

No, había otra razón aparte de eso.

—Si ese no-muerto hubiera estado en las mejores condiciones, podría haber sido derrotado en su lugar. Pero pensar que realmente gastó su maná por el bien de humanos como tú —en verdad, era un tonto que no conocía sus prioridades. Por eso, os doy las gracias.

«¡Lo sabía, la debilidad realmente es un pecado!»

Neia estaba segura de que estaba en lo cierto.

—Por eso los recompensare. La recompensa serán sus vidas.

—... ¿Qué significa eso?

Jaldabaoth resopló de placer ante la pregunta de una fuente desconocida.

—Estoy diciendo que no los mataré, al menos por ahora.

Alguien suspiró aliviada, pero Neia estaba furiosa.

—¡Mentiras! ¡Tonterías! ¡Estupideces! ¡Solo dices un montón de mentiras! ¡Todo lo que dices es una mentira! ¡¿Quién creería lo que dice un demonio?!

—Parece que no puedes aceptar la realidad. ¿Estás loca, humana? Que lamentable. —Jaldabaoth señaló a Neia— Desapare... ah ya veo, —luego inmediatamente retiró el dedo.

—¿¡Que pasa!? ¡Jaldabaoth!

—¿Intentas provocarme y así demostrar que estoy mintiendo?... ¿Vale tanto la pena perder tu vida? No puedo entenderlo, pero parece ser el caso.

Los dientes de Neia crujieron cuando ella los apretó.

Jaldabaoth tenía que estar mintiendo.

Tenía que ser un mentiroso, del tipo que diría una mentira ridícula como si el Rey Hechicero hubiera muerto.

—No lo permitiré. sus vidas han sido salvadas. Ahora bien, me iré por ahora. Debo recuperarme de estas heridas. Durante ese tiempo, pueden llorar sus lágrimas de desesperación.

Cuando Jaldabaoth estaba a punto de despegar con un batir de alas, las manos de Neia se movieron como si tuvieran vida propia.

Ella preparó su arco, y soltó un tiro.

Ella le había disparado desde atrás, sin darle ninguna advertencia de su disparo.

Sin embargo, Jaldabaoth inmediatamente giró y tomó la flecha. A pesar de sus terribles heridas, todavía era muy ágil.

Jaldabaoth se volvió para mirar a Neia, y luego sus ojos se dirigieron al Arco de Neia, —El Ultimate Shootingstar Super—. Después de eso, su rostro que mostraba una ira increíble cambió ligeramente.

—Ah ¡Qué arma tan increíble es esta! ¡No he visto un arma como esta en mucho tiempo! Eso estuvo cerca, ¡casi me acaba!

Jaldabaoth gesticuló salvajemente con sus extremidades mientras decía eso. Parecía sereno, pero también bastante ansioso.

—¿Qué tipo de arma es esta? ¿Cómo se hizo?

—¡Como si te fuera a decir!

«¿En qué diablos está pensando?» La mente de Neia se llenó de un odio abrasador.

«¿Cómo podía contarle a este mentiroso lo que había aprendido del Rey Hechicero?»

—¿¡Cómo podría contarle a un mentiroso como tú!?

—Haahh, ah, no, no me digas, ¿fue hecho por un Herrero Rúnico?

El corazón de Neia se sacudió por un momento cuando Jaldabaoth acertó. A pesar de que había logrado calmarse un poco, mientras su corazón roto recordaba la compasiva figura del Rey Hechicero una vez más, su enojo volvió a despertar.

—¡Te equivocas!

Neia gritó como si hubiera abandonado todo lo demás, y Jaldabaoth gimió. Tomando eso como una apertura, Neia disparó de nuevo.

Su siguiente objetivo eran sus pies, que eran difíciles de alcanzar para las manos.

Esta vez, Jaldabaoth movió frenéticamente los pies para evitar la flecha.

«¡Él es cauteloso! ¡Tal vez este arco podría—!»

Solo podía haber una razón por la cual Jaldabaoth había evadido tan desesperadamente su disparo cuando había sido indiferente a ser apuñalado en la espalda por la espada sagrada. ¿Qué otra cosa podría ser si no fuera que este arco podría dañarlo?

El corazón de Neia se llenó de pesar cuando sus ojos se llenaron de lágrimas.

Se dio cuenta de que debería haberse unido a esa batalla, incluso si hubiera muerto rápidamente, si era posible que pudiera golpearlo con el Súper Shootingstar Súper. Ella debería haber tomado parte, incluso si fuera solo para ser un escudo. Si lo hubiera hecho, entonces tal vez—

Neia lanzó otra flecha.

Jaldabaoth movió la cabeza. La flecha falló y voló a partes desconocidas.

—¡Maldito seas!

Ella disparó de nuevo.

Y otra vez.

Pero ninguno de sus disparos dio en el blanco. A pesar de su tamaño y sus graves heridas, Jaldabaoth todavía había eludido los ataques de Neia con sorprendente facilidad.

—Runas...

—¡¡¡Cállate!!!

Neia disparó otra flecha para callar a Jaldabaoth.

Sin embargo, también falló.

«¿Por qué, por qué nadie ataca?»

Ella podía entender su incapacidad de golpear a Jaldabaoth porque estaba en el aire. Sin embargo, aun así, ¿cómo podían simplemente dejar en libertad al demonio mentiroso que había matado al Rey Hechicero más misericordioso?

—...Kufufu—Bueno, eh, creo que no se puede evitar... ¿no? —[Teletransportación Mayor]

«……»

Jaldabaoth desapareció de repente.

—¡Regresa aquí!

Neia miró a su alrededor.

Todo lo que vio fueron los rostros con los ojos muy abiertos de personas que se sorprendieron por lo que Neia había hecho. Jaldabaoth no estaba a la vista.

—¡Maldito! ¡Él se escapó!

—¡Cálmate! —Remedíos gritó.

El grito de enojo de un ser poderoso podía ejercer una presión propia, y normalmente habría hecho que Neia volviera a la normalidad o hasta la hiciera congelarse. Sin embargo, eso no hizo más que molestar a Neia en este momento.

—¿¡Cómo puedo calmarme!?

—¡escudera baraja! ¿Le pediste prestada esa arma al Rey Hechicero? ¿Por qué Jaldabaoth estaba tan interesado en eso?

—¡No me hagas preguntas irrelevantes como esa! Más importante aún, ¡tenemos que encontrar a Su Majestad! ¡Lo vi caer al este! ¡Necesitamos enviar un equipo de rescate!

—Seguramente él debe estar muerto.

—¿¡Cómo podría estar muerto !?¡¿Cómo podría morir Su Majestad?!

Neia instintivamente agarró a Remedios, pero Remedios fácilmente la hizo a un lado y Neia cayó al suelo.

—¿Estás más tranquila ahora? Nadie podría sobrevivir a una caída desde esa altura.

—Calma... ¿De verdad crees las palabras de ese demonio? Capitana, ¿¡le vendiste tu alma!?

La expresión de Remedios cambió, y luego se torció.

—¡Escudera!¡Maldita seas, hay cosas que puedes y no puedes decir!

Ella agarró el collar de Neia con una fuerza tremenda, y Neia encontró difícil respirar.

—Ustedes dos ¡Cálmense! ¡Cálmense ahora!

Los paladines, sacerdotes, soldados y demás se apresuraron a abrirse paso entre Neia y Remedios, separándolas.

Neia jadeó pesadamente mientras gritaba;

—¡Tenemos que enviar un equipo para rescatar a Su Majestad!

—¡No podemos desperdiciar nuestros recursos en eso!

—¿Cómo te atreves a llamarlo un desperdicio?

Neia quería ir a golpear a Remedios, pero la gente que —estaba en medio de ellas— la detuvo.

—¡No tengo nada que decirte! —Después de haberse calmado un poco, Neia se dirigió a las personas que la detenían.

—¿Podrían soltarme? Hay algo que tengo que hacer.

—¡¿A dónde crees que vas!?

En respuesta a esa pregunta, Neia miró a Remedios que tenía una expresión totalmente incrédula en su rostro.

—¿Qué tipo de ojos son esos? ¿¡Así es como un escudero debería mirar a un paladín!?

Hmph —Neia resopló.

—Primero, le pediré a Su Alteza el Príncipe que organice un equipo de rescate para el Rey Hechicero. Después de eso, iré directamente al Reino Hechicero y les diré exactamente lo que le sucedió a Su Majestad, y luego les pediré ayuda para salvar a su majestad.

Dadas las circunstancias, nada bueno vendría de ir al Reino Hechicero. Aun así, ella todavía era la escudera del Rey Hechicero, y tenía que cumplir con su deber.

Neia no estaba segura de sí podría llegar al Reino Hechicero desde allí, pero tenía que irse, incluso si eso significaba su muerte.

—Ohhh, si vas al Reino Hechicero, déjame ir contigo, Baraja-san!

La persona que habló era un ex soldado, que se había retirado y se había convertido en un cazador. Había sido alabado por su arquería y se había unido a la unidad de Neia.

—No te preocupes por mí, soy lo suficientemente mayor como ves, no me queda mucho más.

—¡Baldem-san!

Por su tono, ella sabía que él entendía qué clase de destino lo esperaba, incluso si llegaban al Reino Hechicero de forma segura.

—Oye, Neia-chan. ¡No me olvides!

—¿Tú también, Codina-san?

Yo también iré. No por ti, pero si es para el Rey Hechicero, entonces no se puede evitar.

—¿Incluso Mena-san?

Todos los expertos en la unidad de Neia dieron un paso adelante, uno tras otro. Con su ayuda, podría ser posible que llegasen al Reino Hechicero de forma segura. Sin embargo—

—Muchas gracias. Pero escuchen, ¿podrían unirse al grupo de rescate?

—¿Qué están diciendo? Todos ustedes fueron reunidos para rescatar al Reino Santo y a la gente que sufría de las garras de ese demonio, ¿verdad? ¿Dónde están sus prioridades?

—¡¿Qué estás diciendo, ¡¿Capitana?! ¿Podría haber algo más importante que rescatar a Su Majestad?

—¡Por supuesto! En este momento, en este mismo momento, ¿cuántas personas del Reino Santo crees que están viviendo en el infierno que los demihumanos provocaron? ¿¡Podría haber algo más importante que rescatarlos!?

—¡Eso ya lo sé, pero! ¡Eso es…!

—¿Qué diablos están haciendo? ¿¡Para qué arman todo este escándalo!?

La discusión se detuvo inmediatamente cuando alguien las interrumpió. Era Caspond.

—Capitana Custodio, ¿no debería haber regresado de inmediato? ¿Dónde está Su Majestad? ¿Qué hay de Jaldabaoth? ¿Qué pasó? ¿Podría alguien explicarme por favor?

Caspond sonaba como si hubiera perdido la orientación, y su voz hizo eco en el miserable silencio.

La sala de reuniones era muy estrecha, con paladines, sacerdotes, nobles que habían sido prisioneros hasta hace poco y paladines honorarios que habían sido convocados aquí. Dicho esto, no había mejores habitaciones para ellos, ya que Jaldabaoth había destruido el que Caspond había usado anteriormente.

Caspond había convocado una reunión de emergencia después de recibir el informe de un paladín, y había ordenado a todo el personal necesario reunirse en esta sala.

Después de que todos se habían reunido, Caspond y Remedios entraron con pasos rápidos.

Todos se inclinaron cuando el príncipe entró. Neia también lo hizo, porque no guardaba rencor contra Caspond.

Caspond se paró frente a todos y comenzó a hablar.

—Gracias a todos por venir aquí. Deseo discutir nuestras acciones futuras.

Aunque se suponía que era una discusión, Neia solo tenía que hacer una cosa, y estaba segura de que era lo correcto. Justo cuando Neia estaba a punto de hablar, Caspond levantó su mano para detenerla.

—Estoy seguro de que todos tienen sus propias preocupaciones, pero ruego que me escuchen primero.

Caspond miró a todos los que estaban allí reunidos.

—Creo que muchas personas han sido testigos de hasta qué punto la fuerza de Jaldabaoth supera nuestra imaginación... sí. Aunque lamento decir esto, debemos aceptar el hecho de que nadie en este país puede triunfar sobre él.

Varias personas fruncieron el ceño en silencio y luego echaron un vistazo a Remedios, que había sido aclamada como la más fuerte en el Reino Santo. Después de enterarse de que estaba de acuerdo con la opinión de Caspond, aparecieron en sus rostros indicios de miedo y desilusión.

—Sin embargo, es demasiado pronto para ceder a la desesperación. Si no podemos vencerlo, desviaremos sus planes de alguna otra manera y le haremos renunciar a tratar de conquistar el Reino Santo. No lo expulsaremos directamente, sino indirectamente. Caspond esperó varios segundos para que sus palabras se asimilaran, y luego pronunció su conclusión. “Lo que haremos es asesinar a todos los demihumanos que él dirige”.

—¿Por qué estamos haciendo eso?

Caspond vio a alguien haciendo una pregunta y asintió con la cabeza hacia ellos.

—En el pasado, Jaldabaoth causó problemas en el Reino. En aquel entonces, luchó contra cierto guerrero en un duelo, y luego perdió y escapó. En ese momento, lideró un ejército de demonios, pero no un ejército de demihumanos. En otras palabras, llegó a liderar el ejército demihumano después de perder contra ese guerrero.

Caspond miró alrededor, como si quisiera ver si todos lo entendían.

—En otras palabras, él está utilizando el ejército demihumano como escudos de carne para evitar ser forzado a una batalla de uno contra uno con ese guerrero. ¿Jaldabaoth no dijo algo así cuando derrotó a Su Majestad? Algo acerca de liderar al ejército demihumano casi no tiene sentido, o algo así.

Tiene sentido.

En aquel entonces, no tenía sentido, pero después de escuchar esa explicación, era difícil pensar en alguna otra razón.

—En otras palabras, el ejército demihumano es como la armadura y la resistencia para cuando luche contra ese guerrero de nuevo. ¿Qué hará Jaldabaoth si pierde el ejército demihumano? ¿Permanecerá despojado de su armadura y resistencia? ¿Cuándo ese guerrero podría aparecer frente a él otra vez en cualquier momento? O tal vez, ¿elegiría huir?

—Ya veo... ¿pretendes abandonar esta ciudad, derrotar al ejército demihumano del sur y unir fuerzas con el sur para expulsar a los demihumanos?

Después de que cierto sacerdote hizo su pregunta, un cierto noble rescatado le respondió.

—Eso sería bueno. Gracias al poder del Rey Hechicero, casi 40'000 demihumanos han sido eliminados. Los demihumanos han perdido una gran parte de su fuerza de combate, ¿no? El resto debería estar mirando hacia el sur. Si reunimos a toda la gente que esta ciudad ha rescatado para un ataque total y los atacamos por la espalda en un ataque de pinza, deberíamos poder derrotar al ejército demihumano. De esa forma, podremos unirnos a las fuerzas del sur y recuperar nuestras tierras.

—Propongo lo contrario. Recuperáremos la ciudad principal más cercana en el oeste, que es el bastión norte de Kalinsha.

—¿Por qué es eso? ¿Puedo preguntar?

—Tiene razón. Todas las ciudades principales del oeste, como Kalinsha, Prart, Rimun y la capital de Hoburns, serán muy difíciles de tomar. Muchas vidas se perderán. ¿Por qué no luchamos contra los demihumanos del sur? ¿Destruiría el poder de combate de los demihumanos? ¿No encajaría más con tus planes, Prince-denka?

—Ya veo. Todas sus preocupaciones son válidas. Estoy agradecido por el hecho de que muchas de las personas presentes aquí son sabias. Sin embargo, ¿es una acción que todos pueden entender?

Hubo miradas desconcertadas en las caras de muchas personas aquí.

—¿Qué tal esto? Ir al sur implica que vamos a abandonar, aunque solo sea temporal, todavía los estamos abandonando, a todas las personas encarceladas que no vamos a rescatar como resultado. ¿Pueden las masas, puede la gente entender eso?

—Eso, eso... pero eso tiene más sentido, habrá una mayor posibilidad de salvarlos, ¿no?

—Eres un barón, ¿verdad?

Caspond se volvió para mirar al hombre de mediana edad que había hecho la pregunta.

—S-sí...Creo que nos encontramos una vez, Prince- denka.

—Ahh, solo así. Ahora, ¿todas las personas de tu dominio han sido rescatadas?

—Ah, no, todavía no. Fui encarcelado cuando llegué al campo junto a Su Majestad, así que no sé sobre mi dominio...

—Ya veo. Así que cuando te unas a las fuerzas del sur y retires el norte, la gente podría decir que huiste al sur.

La cara del noble se congeló.

Cuando uno pensaba con calma al respecto, el noble tenía razón. Sin embargo, no había garantía de que todos, especialmente aquellos que estaban retorciéndose en agonía, pudieran ver el sentido de lo que el noble había dicho. Era posible que hubiera gente que dijera "¿por qué no nos salvaste antes, nuestras familias fueron asesinadas por los demihumanos sabes?” Y voltearían las hojas de su odio contra los nobles. Neia había visto personas así antes.

Sin embargo, nadie había dicho eso en los campos de prisioneros que el Rey Hechicero había liberado. Dada su magia abrumadoramente poderosa —que a veces podía destrozar las murallas de la ciudad en un solo golpe— y el hecho de que él era el rey de otra nación, nadie se atrevería a hacerlo enojar por razones personales.

—Además, tenía la intención de hablarles a los propietarios uno a uno después de esto. En este caso, bien podríamos hacerlo ahora.

—...Estamos todos agotados. En contraste, ¿qué harán los nobles del sur? En particular, ¿qué harán los otros nobles con los nobles que abandonaron sus feudos?

El olor pegajoso de la política y los privilegios comenzó a llenar el aire.

Mientras sonaba increíble para Neia, ¿era esto lo que los nobles querían? Ellos asintieron repetidamente.

—Prince-denka. Nuestros dominios...

—Quiero que pretendas que no escuchaste lo que diré ahora. Eso es porque no puedo garantizarte nada. Sin embargo, los privilegios de los nobles del sur probablemente aumentarán de repente. Es por eso que debes elegir los mejores métodos para las condiciones de posguerra.

—¡Un momento, por favor!

Uno de los paladines lo llamó.

—¿Cómo podemos desperdiciar la sangre de la gente en disputas de nobleza?

—¡En efecto! ¡En efecto! —El sacerdote llamado Siliaco gritó con una voz que se decía que había sido entrenada para el volumen— ¡Lo importante es cómo salvar a más personas!

—...Expulsar a los demihumanos no significa que todo terminó, ¿sabes? Si el Sur toma todas las ventajas, entonces tendremos dificultades para rechazar las demandas de los nobles sureños. Y no hay garantía de que no impongan fuertes impuestos a la gente agotada.

—...Ahora que la Reina Santa está muerta, sería muy malo que los nobles sureños elijan al próximo Rey Santo. Sin embargo, si podemos mostrar resultados concretos con nuestra fuerza, al menos...

Había dos facciones en la habitación ahora.

La facción de los nobles y la facción de los paladines y los sacerdotes.

Ambos lados estaban en desacuerdo. Hablando de Remedios, los paladines intentaban darle una versión simplificada de lo que el Príncipe había dicho.

Neia no era parte de ninguna de las facciones. Ella simplemente siguió el flujo de la conversación en silencio. Eso era porque Neia ya había tomado una decisión sobre lo que estaría haciendo, así que no importaba a qué conclusión llegaran al final. Por el contrario, quería hacer su propia sugerencia y partir tan pronto como fuera posible.

«Dicho eso, hablar de cosas irrelevantes aquí solo arruinará el estado de ánimo, y las personas que podrían haberme ayudado no acudirán en mi ayuda...»

Poco después de escuchar numerosos temas aburridos, decidió tirar la pelota a Caspond una vez que ambas partes se cansaron de discutir.

—El Príncipe-Denka trajo este tópico. ¿Quizás deberíamos dejar que termine de hablar?

—Ahh...Como dije antes, tengo la intención de recuperar a Kalinsha. Esto también es militarmente ventajoso. En verdad, esta ciudad es demasiado estrecha, y gran parte de ella ya ha sido destruida. Vivir aquí es difícil, así que me gustaría tener una base de operaciones más grande y sólida. Además, al recuperar una ciudad importante, tendremos una ventaja cuando tratemos con los nobles sureños. Además, Kalinsha estaba destinada a detener los avances del enemigo, por lo que debería de tener almacenes militares, suponiendo que aún no se hayan mudado.

—...Apruebo la propuesta para asegurar una base mejor.

—Ahhh, estoy un poco incómodo sobre el saneamiento de una ciudad como esta. Muchas personas también están temblando por el frío.

Sin embargo, continuaron diciendo, "tenemos que evitar un gran número de muertes”.

—En efecto. Es por eso que es el mejor momento para atacar las fortalezas enemigas. Después de todo, Jaldabaoth no puede tomar medidas ahora.

No se sabía cuánto tardarían las heridas de Jaldabaoth en sanar, pero seguramente se recuperaría antes de que el ejército demihumano fuera derrotado por completo.

Además, era muy poco probable que mostrara su cara antes de recuperarse por completo. Después de saber de la existencia de un poderoso guerrero como Momon, seguramente tomaría la posibilidad de que Momon apareciera en consideración antes de tomar medidas. Por lo tanto, si actuaba, no sucedería antes de que estuviera casi completamente recuperado.

Dicho esto, no importaba cuántas fuerzas tuvieran, el Reino Santo se encontraría perdido una vez que Jaldabaoth saliera al campo. Por lo tanto, tenían que tomar la fortaleza ahora.

Entonces eso fue todo. Después de escuchar esa explicación, Neia expresó su aprobación también.

—En ese caso, parece que lo único con lo que no están contentos es con la cantidad de personas que deben morir por esto. ¿Puedo entender que eso significa que me darán su apoyo si puedo minimizar el número de muertes?

Todos los presentes asintieron con la cabeza, a excepción de Remedios. A Neia no le importaba de ninguna manera, pero después de considerar el flujo de la conversación, se dio cuenta de que sería malo que solo una persona no asintiera, y asintió con los demás.

En cuanto a Remedios, varias personas miraron su rostro y vieron que no parecía tener nada especial que decir, por lo que decidieron ignorarla.

—Está decidido entonces. Discutiremos los detalles de retomar Kalinsha después. Ahora bien, nuestro siguiente asunto.

Caspond suspiró ruidosamente y luego se volvió hacia Neia.

—Esto se refiere a la muerte del Rey Hechicero.

—Prince-denka, me disculpo sinceramente, pero espero que modifiques esa declaración de inmediato. La muerte del Rey Hechicero sigue en cuestión. Eso fue simplemente lo que Jaldabaoth nos dijo. Sería tonto tomar las palabras de un demonio por su valor nominal.

Neia miró a Remedios y continuó: "Creo que es más probable que esté tratando de engañarnos”.

—En ese caso, ¿por qué no regresó? Él puede lanzar hechizos de Teletransportación, ¿no?

—Tal vez estaba inmovilizado por sus heridas, tal vez estaba sin maná, podría haber muchas razones para ello.

Remedios no preguntó nada más.

—¡Es verdad! Es por eso que me gustaría saber de todos ustedes. ¿Qué creen que deberíamos hacer?

—¡No tiene sentido preguntar qué deberíamos hacer! —Gritó Neia, forzando las palabras como si estuviera tratando de forzarlas a través de sus dientes—. Creo que deberíamos enviar un grupo de rescate y transmitir estas noticias al Reino Hechicero al mismo tiempo. Si es posible, me gustaría ser la mensajera.

—Ya veo. Eso es lo que piensas escudera Baraja. ¿Qué hay de los demás?

Mientras Caspond miraba a la gente reunida, uno de los nobles habló.

—Tengo una pregunta. Mientras se suponía que el Rey Hechicero había caido al este, teniendo en cuenta que vamos a montar una operación de rescate en un territorio controlado por demihumanos, ¿no sería mejor esperar hasta tener algo de inteligencia concreta antes de...?

—Ya será demasiado tarde, —respondió inmediatamente Neia— Mientras más nos demoremos, más Su Majestad estará expuesto al peligro. Sugiero que hagamos nuestro rescate lo más pronto posible.

La mayoría estuvo de acuerdo con la opinión de Neia. Lo que ella dijo tenía perfecto sentido.

—En ese caso, deberíamos enviar un grupo de búsqueda al mismo tiempo que los enviados al Reino Hechicero.

—...Tengo algo que me gustaría confirmar con usted, ya que tiene el papel de escudera de Su Majestad. ¿Crees que el Rey Hechicero le dijo a la gente de su país que venía al Reino Santo?

Neia comenzó a pensar.

—Me disculpo, pero no estoy segura. Sin embargo, creo que no sería extraño para él contarle a la gente del Reino Hechicero, porque hubo momentos en que regresó a su país con hechizos de Teletransportación.

—En ese caso, creo que no debes enviar un enviado al Reino Hechicero.

—¿¡Por qué!?

Neia miró al noble que no había hecho más que decir no. El noble retrocedió dos pasos y su rostro se puso pálido bajo esa mirada. La gente alrededor de ese noble también se alejó de él.

—No, ah, por favor cálmate y escucha. Eso, eso es porque traerá problemas. ¡Espera! Por favor cálmate y escúchame. Cuando piensas en ello normalmente, existe la posibilidad de que los ejércitos no muertos del Reino Hechicero quieran vengarse de nosotros, ¿me equivoco? Y la venganza sería una cosa; pero ellos podrían ir a por el Reino Santo también. Y.… ah, ¿por qué pasaría eso? ¿Quién puede decir que el Rey Hechicero no estaba apuntando a esto desde el principio?

«¿Perdona?» Neia estaba tan enojada que realmente se sintió mareada.

—¡En ese caso, permítanme hacer una pregunta mía! Si Su Majestad regresó a su país por Teletransportación, ¿qué pensará el Reino Hechicero del Reino Sagrado quiénes sabían lo que le sucedió a su Rey, pero no dijeron nada?

Todas las personas que ella podía ver asintieron con la cabeza. En medio de todo esto, Remedios habló.

—Bueno, no se puede evitar entonces, ¿o sí? Nuestro país no tiene el lujo de hacer eso ahora. Nos disculparemos cuando todo haya terminado.

—Incluso si tú...

Neia estaba tan nerviosa que estaba a punto de gritar, y luego escuchó el sonido de un aplauso a su lado. Ella miró hacia allí y vio que era Caspond. Como el Príncipe quería hablar, todo lo que Neia podía hacer era permanecer en silencio.

—Escudera Baraja. Permíteme elegir las personas que irán al Reino Hechicero. ¿Y qué pasa? Después de todo, si enviamos a un simple escudero como mensajero, ¿el otro país no pensará que nos estamos burlando de ellos?

—Eso, eso es tal como dices...

Su explicación tenía perfecto sentido. En circunstancias normales, seguramente escogerían al embajador de un país sobre un escudero que había pedido prestado un arco mágico al Rey Hechicero. Sin embargo, ¿realmente enviaría un embajador? Ella encontró esa parte difícil de creer. Aun así, sería muy malo mostrar que ella no confiaba en las palabras del Príncipe.

—Me alegro de que entiendas.

—En ese caso, permítanme conducir a varias personas hacia el este.

—En efecto. Me gustaría enviarte también, pero aún no sabemos dónde cayó el Rey Hechicero. Él podría estar a diez kilómetros de distancia o cien. Si las cosas van mal, podría haber caído en Las colinas Abelion, que controla Jaldabaoth. Incluso si te permitiera ir a un lugar tan desolado, ¿tendrías algún medio para encontrar al Rey Hechicero?

Neia no pudo responderle.

Encontrar a alguien que había caído en un territorio desconocido y además uno que habitaban los demihumanos era una tarea imposible. Ella podía imaginar fácilmente que un equipo de exploración tendría dificultades o sería aniquilado.

—Sobrevivir en las montañas, evitar ser visto por los demihumanos y recopilar información, —contó Caspond con los dedos—Si vas allí sin prepararte, simplemente te estarás matando indirectamente, y ¿de qué sirve un grupo de rescate que terminara fracasando?

—Entonces, ¿ tienes otra manera?

—¡Por supuesto!

—¿¡Eh!?

«¿Cómo podría haberla?» Mientras ella pensaba en esa pregunta, fue respondida fácilmente. Los ojos de Neia se abrieron con sorpresa, y luego Caspond se ajustó antes de decirle a Neia la respuesta.

—Todo lo que necesitas es encontrar a alguien que conozca las colinas.

Neia parpadeó, y Caspond le sonrió.

—Escucha. Todo lo que tenemos que hacer es tomar a un prisionero demihumano y obligarle a que nos guie ¿No sería más seguro ordenar que un demihumano actúe como tu guía?

—¡Ah!

De hecho, ese era el caso. Los humanos tomarían un riesgo absurdo al ingresar a esa tierra. Sin embargo, sería una cuestión diferente si tuvieran guías.

Sin embargo, también había problemas que no podían ser ignorados.

Si simplemente amenazaban a un prisionero demihumano para que les mostrara el camino, entonces si el prisionero estaba dispuesto a llevárselos, el grupo de búsqueda iría a la muerte. Los orcos que había conocido anteriormente parecían del tipo que no les importaba si vivían o morían.

Necesitarían demihumanos dignos de confianza, pero ¿dónde encontrarían esos?

¿Qué podría hacer ella para que un demihumano actúe como una guía confiable?

Neia se revolvió el cerebro, pero cuando pensaba en los demihumanos, solo podía pensar en que se acercarían a ella con intenciones asesinas, y no podía imaginarlos aceptando una oferta para cambiar sus abrigos.

«No, los Orcos y el Gran Rey Buser se sentían como humanos. Ya veo, si tomamos como rehenes a sus parientes... no, si pudiéramos tomar a un rey como prisionero, su tribu probablemente nos obedecería.»

O, por otro lado, la tribu enojada podría oponer resistencia. Además, ¿cómo iban a capturar a un poderoso rey demihumano como Buser? —

Mientras Neia vagaba sin rumbo en un laberinto mental, persiguiendo una respuesta que no pudo encontrar, la puerta de la habitación se abrió y un paladín entró.

Jadeó pesadamente y miró alrededor del interior de la habitación, pero se acercó a Caspond en lugar de a Remedios.

Tal vez no quería que los demás escucharan las noticias que tenía. Llevó al Príncipe a un rincón de la habitación y le susurró al oído, pero el agudo oído de Neia recogió retazos de su conversación. Y la frase que dijo el Paladín a Caspond despertó su interés.

Él había dicho “Sirvientas Demonio”.

—Caballeros, ha surgido algo urgente. Desafortunadamente, la reunión terminará aquí. Espero que comiencen a trabajar en formas de recuperar Kalinsha. Además, Capitana Custodio, venga conmigo.



Comentarios

  1. Woooww y pensar que hoy también habría capitulo de overlord, en verdad les agradezco de todo corazón.

    ResponderEliminar
  2. Esperando la españolizacion españolizada

    ResponderEliminar
  3. Quiero ver un golpe de baraja a remedios :v, la peke no acepta que puro hueso murio, como sierta persona que poco mas y es capas de besar en la boca a su reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besar solo? A mi me parece la relacion que tiene ainz y albedo :v

      Eliminar
    2. Lo rumores de yuri eran verdad

      Eliminar
  4. Gracias y pensar que muchos decían que no abría volumen 10 y miren vamos por el 13

    ResponderEliminar
  5. muchas gracias por las traducciones saludos

    ResponderEliminar
  6. A VER QUE SE TRAMA AINS SAMA ESPERO CON ANSIAS EL SIGUIENTE CAPITULO, GRACIAS POR TRAER ESTA PARTE <3

    ResponderEliminar
  7. solo puedo decir G. R. A. C. I. A. S. por traducirlo tan rápido , debe ser extremadamente trabajoso......... gracias de verdad

    ResponderEliminar
  8. Ainz empezo su puesta en escena jajajaaja .LA reacion de Neia es exactamente la que esperaba.y,ese final? a que homunculo-sirvienta habran capturado? xd

    ResponderEliminar
  9. Capturaron a cz y neia la usara de guía para buscar a ain’t

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto hombre... Y eso nos lleva al capítulo 6.

      Eliminar
  10. Cuántas partes tendrá este capítulo :´´v ?

    ResponderEliminar
  11. al fin paso lo que mas esperaba, no sola la admiracion de Neia hacia Ainz ha aumentado mas, sino que la de otras persona igual, espero pronto ver como le jura lealtad a Ainz, sera un momento epico y hara que mi querida Neia se posicione en mi tercer lugar de waifus que no son de Nazarick de Overlord, si se lo preguntan mi favorita es la genio psicopata Renner, seguida de la general del ejercito Goblin Enri, y por ultimo seria la escudera arquera Neia

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias. y joder, pobre neia yo también querría matar a retardios en esa situación.

    ResponderEliminar
  13. me dio risa la parte del demonio hablando de las runas parece que ains aun no se rinde con lo de promocionarlas

    ResponderEliminar
  14. Remedios me sorprende siempre consigue que la odie un poquito más

    ResponderEliminar
  15. ya me imagino la entrada dramática al descubrir que no esta muerto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 2

Neia cerró en silencio la puerta de la habitación del Rey Hechicero y se giró sobre sus talones. Y entonces... su cuerpo se estremeció.

Ella palmeó suavemente sus mejillas rojas y algo ardientes para forzar su cara a tensarse antes de que colapsara completamente. Una de las razones era porque sabía que su rostro relajado hacía que otros desconfiaran, mientras que la otra razón, más importante, era porque se sentía profundamente avergonzada.