Ir al contenido principal

Zero no Shalltear, Capitulo 8

Capítulo 8


Louise se sentía optimista en ese momento. Había solucionado lo que ella suponía era su inminente expulsión de la academia, había convocado a su familiar que no solo era bella y poderosa sino que incluso parecía quererla por alguna razón que ella misma desconocía y por sobre todo, ahora se encontraba en su cuarto comiendo elegantemente pastel de fresa, su favorito, en cantidades que ella misma nunca había pensado en comer antes.

 Casi sintió que este era uno de los mejores días de su vida. De no ser por las disculpas y la multa que ella tenía que enmendar a la academia, este habría sido un día perfecto.

Lo que más la animaba era la perspectiva de aprender magia de Shalltear quien parecía dominar hechizos muy avanzados. La esperanza no era mucha, pero ahí estaba. Era su oportunidad para aprender magia de verdad. Una que quizás no explote.

Sonriendo y deleitándose de su postre favorito, Louise finalmente trajo su atención a la leve conversación que tenían la sirvienta que había llevado la comida a su habitación y su familiar, Shalltear quien aparentemente tenía asuntos que resolver con la chica.

Quizás si el hambre y la tentación de comer sus comidas favoritas no hubiese estado presente, Louise habría puesto más atención a la conversación de ambas, desde el comienzo, pero ya que no pudo evitar atacar la torta de fresa, sólo ahora podía fijarse en que las dos chicas no parecían muy amigables en su charla.

Louise sabía que su familiar era hostil hacia todos en general, salvo a ella. Era algo afortunado para Louise, pero ella misma no sabía si esto era debido a su relación como ama y familiar o era debido a un asunto totalmente diferente. La aparente obsesión de Shalltear con sus supuestos seres supremos, ciertamente preocupaba a Louise quien se sentía amenazada por ellos.

Ella los conocía por medio de esos sueños, así que ella sabía de lo que eran capaces, por lo que Louise no podía compararse ni en lo más mínimo a su poder. Es por eso que ella temía que alguno se presentará y se llevará a Shalltear lejos de ella.

Solo el pensamiento en esos supuestos seres supremos le produjo un miedo atroz a Louise que sabía de sus formas extrañas y retorcidas. Ella había simpatizado con ellos en el sueño, porque había visto valor, amistad y lealtad en sus acciones. Pero ella también recordó que sus enemigos habían sido humanos como ella y considerando la hostilidad de Shalltear hacia estos, era comprensible entonces que no le gustaran los seres, que habían invadido su hogar un innumerable numero de veces.

Solo en ese momento Louise entendió que el sueño era una proyección de los recuerdos de Shalltear sobre el lugar y sus experiencias.

Louise no pudo evitar sentirse ansiosa por lo poco que sabía de Shalltear, haciendo que la juvenil felicidad que estaba sintiendo hasta ese momento se esfumara tan rápido que no dejó rastro alguno de que alguna vez haya existido.

Negándose a enfrentar esos miedos, Louise regresó su atención a la realidad, observando en ese instante cómo Shalltear trataba fría y desdeñosamente a la pobre sirvienta que por alguna razón no había escapado o se había escondido como Louise habría esperado de una persona normal. Detallando el trato tan desconsiderado entre Shalltear y la pobre chica, Louise entendió que controlar a su familiar sería una tarea más difícil de lo que ella originalmente había pensado.

Ella misma sabía que no podía pretender controlar completamente a Shalltear. Ellas apenas se conocían y a pesar de que Louise la quería solo por el hecho de que ella era su familiar, esa no era una razón de peso para confiar plenamente en ella.

Shalltear era una poderosa maga y por derecho propio podría hacer lo que quisiera. Louise tenía tan poco control sobre su familiar, que ella, a pesar de ser originalmente antipática y egoísta en muchos de sus aspectos, había decidido mostrar una cara más amable y tolerante con su familiar ya que no quería molestarla o hacerla enfadar.

Su relación con Shalltear era extremadamente frágil para decirlo sin rodeos. Louise sentía que era como caminar en un puente que se balanceaba constantemente y que amenazaba con romperse a mitad de camino. Su relación con Shalltear carecía de todas las bases que podían darle seguridad o confianza. No había algo verdadero entre ellas. Solo suposiciones y esperanzas. Todo etéreo y propenso a olvidarse en el peor de los casos.

Ella tenía que solucionar eso. Pero decirlo era más fácil que hacerlo.

«¿Quizás deba ser más cariñosa con ella?» Louise pensó como alternativa.

Pero después de recordar cómo había habido momentos en los que su familiar había sido un poco obsesiva con ella, Louise sintió un escalofrío recorrer por su espalda. Ella quería mejorar su relación con Shalltear. Comenzar como amigas y ganar poco a poco su cariño. Pero solo eso. No quería una relación romántica o más turbia con Shalltear. Así que Louise no podía ser mas amigable o su familiar podría malentender sus intenciones.

Intentando encontrar métodos para asegurarse la lealtad de Shalltear, finalmente un fuerte grito la despertó de sus pensamientos y no le gustó nada lo que vio.

Su familiar había golpeado a la sirvienta en la cara. Sangrando escandalosamente la pobre chica solo pudo agacharse lejos de Shalltear intentando por todos los medios protegerse de lo que ella pensaba sería una serie de insultos o golpes por lo que solo priorizo protegerse con sus brazos.

Louise no sabía que había pasado, pero tenía que detener a Shalltear de hacer alguna locura. No podían comenzar armando problemas, solo minutos después de haberle prometido al director que controlaría a su familiar.

— Shalltear, detente. ¿Qué pasó, porque la golpeaste?

Shalltear que estaba sentada enfrente suyo solo pudo ocultar rápidamente la cara de disgusto que tenía cuando infligió el golpe a la sirvienta. Ella cambió rápidamente su expresión a una cara inocente dirigiéndose a Louise que la veía desconcertada.

— Mis disculpas Louise-sama. Lamento que haya tenido que ver eso.

Shalltear se levantó de su asiento y se disculpó con una venia no porque haya golpeado a la sirvienta, sino porque ella lo había presenciado.

— Lamentablemente la sirvienta no cumplió con mis expectativas, asi que tuve que castigarla por su incompetencia.

Louise no pudo evitar sentir un escalofrío al oír esas palabras. Sus recuerdos de la bondadosa y amorosa Shalltear inmediatamente desaparecieron de su cabeza y fueron reemplazados por el momento cuando ella convocó a los lobos sombra y trato de matar a sus compañeros. Esta era su familiar. Su fría y despiadada familiar.

— Pero Shalltear, sabes que no pod,....

Louise no pudo decir más. Ella quería regañar a Shalltear por su imprudencia. Pero ella tenía miedo. Miedo de que su ira se dirija hacia ella.

Shalltear quien parecía confundida, no pudo evitar preguntar.

— ¿Louise-sama, hice algo malo?

Lo dijo con tanta dulzura que Louise solo pudo encontrar el comentario como sarcástico a pesar de que probablemente no lo era.

Louise estaba en una encrucijada. Ella tenía que tomar una decisión. Ella tenía que decidir cómo tratar a Shalltear de aquí en adelante.  Con miedo o con sinceridad.

Ambas parecían dos opciones peligrosas. Y Louise no estaba segura de cual era mejor. No después de haber sufrido tanto para convocarla y no después de haber abandonado su orgullo para defenderla enfrente del director. De lo único que Louise estaba segura era que no quería alejar a Shalltear de su lado. Pero tampoco quería una relación falsa con ella. No quería que solo estuvieran juntas en apariencia. Louise quería algo real.

— Shalltear por favor.

Louise solo pudo decir eso. Le faltaba el valor para encarar a Shalltear. No quería perderla por haber sido dura con ella. Al menos no cuando apenas si habían pasado tiempo juntas. Solo hace dos días que la había convocado y solo hace unas horas para Louise desde que se conocieron. Louise quería esperar hasta estar segura de que Shalltear no le haría nada malo. Solo en ese momento, Louise finalmente podría tratarla como alguien digna de su confianza, alguien a quien podría abrirse sin temores.

Pero ahora ese plan ya no se sentía viable. Shalltear podría explotar en cualquier momento si Louise no podía controlarla.

— Tenemos que hablar.

Fue todo lo que su resolución pudo animarla a decir. Ella tenía que reunir el valor y el coraje para enfrentar a Shalltear.

Shalltear que se veía cada vez más confundida solo pudo asentir como si eso fuera algo obvio.

— Yo soy su familiar, Louise-sama. Puede hablar conmigo cuando usted lo desee, en cualquier momento, en cualquier parte. No hay límites para lo que usted puede pedirme.

Lo dijo con orgullo y convicción haciendo que Louise se sorprendiera ante sus palabras, pero ella no podía caer en eso. Ella no podía vivir engañada por esas palabras dulces que la animaban a pedir excesos a su familiar. Louise necesitaba entender qué es lo que la motivaba a obedecerla. Su contrato como familiar no podía hacer que su lealtad fuera tan pura desde el inicio. Ese nunca fue el propósito del hechizo. Ella no podía confiar en eso.

Sintiendo que el ambiente se sentía tenso ante su falta de respuesta, Louise solo pudo sonreír a Shalltear que también le devolvió la sonrisa.

Su relación era tan falsa que Louise quería llorar por su incompetencia. Ella no quería un futuro donde tenía que forzar una sonrisa. Eso era peor que estar sola.

Comprendiendo lo doloroso e incómodo que fue hacer esa sonrisa forzada, Louise entendió que ella no podía seguir avanzando, no sin haber desnudado todas sus inseguridades a Shalltear quien parecía creer que ella era algo más que una simple humana.

— Está bien Shalltear, debo decirte algo, pero antes.

Louise se movió lentamente en dirección donde se encontraba la sirvienta. Ella tenía que sacarla de la habitación ya que la conversación sería muy personal y no podía dejar que nadie mas escuchara. Además, una parte de ella sintió compasión y culpa por haber permitido que su familiar la golpease tan violentamente, sea cual sea la razón.

— ¿Estás bien?

Preguntó Louise quien tocó los hombros de la sirvienta en señal de protección, indicándole que todo estaba bien ahora.

La chica que estaba pálida como si no fuese humana la miró como si ella pudiera salvarla de cualquier mal en este mundo.

Ver esa mirada fue doloroso para Louise, porque sus intenciones con ella nunca fueron tan nobles. Ella solo quería parar a Shalltear de cometer una locura. Defenderla solo fue algo adicional.

— Sí señorita Valliere. Gracias por defenderme.

Respondió la sirvienta de pelo oscuro, casi violeta, que se recuperaba poco a poco del terror mientras Louise la sostenía y la ayudaba a levantarse.

Viendo la sangre que comenzaba a coagularse por toda su cara, Louise solo pudo tomar un pañuelo dentro de su bolsillo y usarlo para limpiarla de todo ese desastre. Después de todo, ella no podía dejarla ir con toda esa sangre en su cara que indicaban obviamente que ellas la habían herido.

Tomo un poco más de tiempo del que Louise había esperado, además de un poco de su saliva ya que la sangre estaba seca en algunas partes.

La sirvienta no se había molestado por el gesto y parecía alegre de ser tratada así, por lo que Louise logró terminar su trabajo sin protestas o señales de molestia.

Lamentablemente y solo segundos después de haber acabado la limpieza, Louise sintió un aura opresiva más el sonido de los dientes siendo molidos por la rabia, proviniendo de su espalda, justo donde se encontraba Shalltear. Al girarse con temor, Louise vio la expresión seria y furiosa de su familiar, que además de su fiera cara, tenía tan apretadas las manos que sus uñas habían perforado su piel derramando gotas de sangre por el piso. Su odio estaba concentrado total y exclusivamente en la chica detrás de Louise que solo pudo tiritar ante la mirada.

La sirvienta presa de sus miedos, solo pudo aferrarse a la espalda de Louise como si esta fuera su única vía de escape de lo que sería una masacre en otras circunstancias.

Louise entendió que su familiar estaba más que disgustada, pero ella no entendió el origen de tanta malicia y mala voluntad. Nada de esto era lógico para Louise.

«¿Son celos?» Dedujo Louise quien sintió que esta reacción era demasiado excesiva como para estar segura plenamente.

Sintiendo el agarre de desesperación que la sirvienta hizo al cuerpo de Louise, y viendo que Shalltear empezaba a acercarse como si no pudiera soportar más de esto, Louise tuvo que parar la situación con urgencia.

— Shalltear, esto no es lo que te imaginas.

Su familiar reaccionó ante la súplica, y a pesar de que su aura de furia disminuyo notablemente, ella seguía disgustada ante la situación.

— Louise-sama. Por favor apártese de esa sinvergüenza.

La sirvienta solo pudo acurrucarse aún más sobre Louise, quien ahora estaba completamente abrazada por ella. Louise quería decirle que se apartara, pero no pudo evitar compadecerse y permitirle hacerlo. Shalltear estaba siendo irrazonablemente celosa.

Sintiendo que la situación solo podría empeorar, Louise finalmente llegó a su límite. Ella había intentado razonar, había intentado ser lógica, había intentado actuar con prudencia. Pero después de ver esta actuación tan lamentable de su familiar, Louise perdió la paciencia y no pudo evitar ser enceguecida por sus sentimientos.

— ¡Shalltear! ¡Todo esto es tu culpa!

Grito Louise con disgusto, reprochándole a su familiar su actitud irracional, aunque esta no pudiera entenderlo.

— ¡Si no la hubieses golpeado, yo no habría tenido que defenderla de tu… aaahhhh!

Louise solo pudo gritar de rabia por su impotencia.

— Ahora harás lo que te diga sin protestar, y más te vale no hacerle nada malo a la sirvienta, ¿entiendes Shalltear? ¡No te perdonaré si le haces algo por tus celos estúpidos, maldición!

Después de decir eso a pleno pulmón y con toda su pasión, Louise tomó un respiro y observando la cara pálida y arrepentida de Shalltear, ella finalmente sintió que había dicho suficiente.

— Si Louise-sama. Lo siento.

Dijo Shalltear con lágrimas en los ojos.

Louise asintió y aunque le molestaba un poco ver lágrimas en su cara arrepentida, ella trató de recuperarse y volver a pensar con claridad.

Después de eso toco los brazos que aún se aferraban a ella, aunque ahora con menor intensidad que antes.

— Ehhh, disculpa, pero no sé cuál es tu nombre.

La sirvienta entendiendo que ahora estaba a salvo, lentamente se separó de ella, aunque sus manos siguieron aferrándose a su cuerpo como si no estuviera totalmente convencida de que Shalltear no le haría daño.

— Soy Siesta de Tarbes, mi señora. Es un placer servirla.

Dijo la sirvienta agachando la cabeza en señal de respeto y agradecimiento.

Louise asintió satisfecha. La chica era una persona valiente. Ni siquiera ella misma podría haber hecho algo mejor ante tal situación. Verla recuperarse de esta crisis y comportarse tan respetuosamente hizo que Louise mejorará su apreciación sobre ella.

— Encantada de conocerte Siesta.

La chica que finalmente dejó de sujetarla sonrió como respuesta y se inclinó para agradecerle.

— Gracias señorita Valliere. No sé qué habría hecho sin usted.

Louise solo pudo estar de acuerdo ante la declaración. Era vergonzoso, pero cierto. Ella y Shalltear habían hecho sufrir a una inocente. ¿Y porque había comenzado todo? Louise ya ni lo recordaba. Tendría que aclararlo con Shalltear una vez estén solas.

— Está bien Siesta, cuando quieras. Por ahora espero que no te moleste si te pido que nos dejes solas. Tengo un sermón que darle a mi familiar.

Declaro Louise con una sonrisa al pensar que no hace poco, ella estaba luchando por decidir si podía regañar o no a Shalltear. Esa Louise y su presente parecían tan lejanas que ella misma se sorprendió.

Siesta no pudo evitar sonreír ante este hecho. Aunque se veía encantada por la perspectiva de ver como su ama era regañada por la señorita Valliere, solo dándole una mirada a Shalltear que lentamente se acercaba a Louise por detrás, no pudo evitar tragar nerviosamente comprendiendo que hacer algo innecesario sería tentar al destino.

— Las dejaré entonces señoritas.

Siesta hizo una venia en señal de despedida, pero justo antes de irse se giró y como si no estuviera convencida de que decir, finalmente expresó.

— Señorita Valliere. Por favor no sea dura con mi ama.

Siesta cambió su vista tímidamente a Shalltear que seguía viéndola con desprecio.

— Lo siento mucho Shalltear-sama. Espero me disculpe si la moleste.

Shalltear no pudo evitar responder con frustración ante ella.

— Quizás mi ama te esté defendiendo ahora. Pero prepárate para un castigo, mi sirvienta cobarde.

Siesta que abrió los ojos con sorpresa, solo pudo encogerse de miedo y salir por la puerta rápidamente. Incluso se escucharon sus pasos corriendo una vez cerró la puerta de la habitación.

Estando las dos solas finalmente, Louise volteo su cuerpo y se dirigió enteramente a Shalltear que se veía nerviosa como si no soportara que la regañaran de nuevo.

— Shalltear. Dejaré de lado lo que paso con Siesta por ahora. Antes tenemos que hablar de algo que no puede esperar.

Shalltear respiro aliviada al escuchar esas palabras. Sin embargo, la cara llena de resolución de su ama Louise-sama, solo pudieron avisarle sutilmente de que lo que seguía no era para nada una charla feliz.

— Shalltear, ¿quien crees que soy?



Comentarios

  1. Por fin!!! lo esperaba con mucho deseo, solo espero ver lo que sigue, hasta este punto de ti historia no has dejado de entretenerme, me encantaria que Momonga o Ainz apareciera frente a Louise, seria algo increible o incluso memorable.
    Por cierto exelente capitulo espro con ansias el siguiente.
    DX

    ResponderEliminar
  2. Por fin sale la otra cara de Louise para regañar a Shalltear pero tengo curiosidad sobre castigo le hará a Siesta.

    Parece que esto se va poner bueno si los celos de Shalltear ya han hecho acto de presencia. Espero con ansias el sgte cap y que "nada mas" retrase la publicación.

    ResponderEliminar
  3. La historia esta quedando genial creo que a la mayoría de los que la seguimos nos gustaría ( o al menos a mi ) que hicieran acto real de presencia Ainz y la gran tumba de Nazaric y pienso que también podría quedar espectacular que Luise si que termine siendo heteromorfa lvl 100 con ayuda de nazaric pero hombre son solo ideas igualmente se agradece tu trabajo como quieras desarrollar la historia porque a final de cuentas es TU historia, la de nadie mas que tuya

    ResponderEliminar
  4. Aunque podría ser interesante y concuerdo con la mayoria...
    no me parece que Bryan-sempai tenga eso planeado para la historia, me parece que se piensa centrar en lo que es ellas 2 y puede que los sucesos con Siesta (que seamos sinceros nos gustan XD)
    se me hizo terriblemente corto este capitulo....
    aunque puede que solo sea mi percepcion.
    en todo caso.
    Me gusto el capitulo y como sabras, en general la historia esta genial.
    ayer casi muere mi f5 y no aparecia el capitulo :s
    menos mal mi f5 esta medio dañado y es duro de presionar xD
    si no ya hubiera quedado dañado :3
    Bueno sin mas que agregar....
    gracias por el esfuerzo que colocas en hacer esta obra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razon esta muy bueno la historia , quizas aparezca. Ainz en
      un futuro proximo..... Verla a siesta en una faseta diferente
      al anime y verla en ests nueva facets es genial

      Eliminar
  5. ya estaba esperando este capitulo, con muchas ansias para poder disfrutarla
    de esta gran novela... sobre todo un fin de semana despertar con este capitulo
    estoy emocionada

    jojojojojojojo me encanta ver a siesta en un papel diferente al que normalmente lo
    conocemos en el anime

    encantada de poder leer tu novela Bryan. Eres un grande por poder hacernos
    disfrutar de todo esto. si pudiera darte un abrazo te lo daria.

    desde aqui te mando un grande e inmenso abrazo sos grande.

    ResponderEliminar
  6. Yo pienso que ainz aparece junto a los otros 41 pero en forma de sueños o epifanía dándole consejos y lecciones a nuestra pelirosa propensa a ser violada por la loli vampiro. Gracias por la historia

    ResponderEliminar
  7. A mi me gustaria la posibilidad igual q con saito de ir al mundo de los humanos ( la tierra xd ). ;v

    ResponderEliminar
  8. como siempre gracias por el capitulo estuvo interesante aunque se sintio corto, pero me gustaria que en algun momento apareciera aura y mare xdxdxd
    me gustaria ver sus reacciones al saber que shalltaer conoce elfos ademas que son fuertes

    ResponderEliminar
  9. Acabo de encontrar esta novela y me encanto.
    No pare de leerla incluso a pesar de que tengo una prueba mas tarde xD.
    Espero mas capitulos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 5

—Deprisa...

—¡Uooooohhhhh!

Un fuerte ruido resonó alrededor de Neia mientras las piedras volaban. El sonido parecía barrer con la ansiedad de su corazón.

Las piedras lanzadas golpearon a los demihumanos, que aún dudaban. Aunque distaba mucho de ser fatales, parecía que habían causado cierto daño.