Ir al contenido principal

Youjo Senki, Volumen 2, Historia adicional

Un gato prestado

Era un día frío y nublado.

La Subteniente Tanya Degurechaff se sintió más sola que nunca. Llevaba setenta y dos horas oponiendo una resistencia desesperada en solitario sin fin a la vista.

En un rincón de la capital imperial, Berun, donde se reunía el núcleo del Ejército Imperial, estaba sola y sin amigos.

El ataque fue conducido por oponentes terroríficamente inflexibles que nunca habían aprendido a contenerse. Su procesamiento mental se saturó casi inmediatamente, y la situación se deterioró rápidamente hasta convertirse en algo que no podía controlar.

Se suponía que ella era la oficial de campo sobresaliente que regresó de Norden, recibió la Insignia de Asalto de Alas de Plata a pesar de estar viva, y era tan distinguida que le dieron el alias de " Plata Blanca ". Pero en esta circunstancia extrema, la teniente Degurechaff sólo podía defenderse mareada como si fuera una novata y no supiera cómo luchar.

Esta es, en efecto, la vergüenza de ser pisoteado después de una batalla en solitario, cuya resistencia resultó inútil. La impotencia que asaltaba su cerebro dio paso a una sensación de vacío, como si su mente estuviera siendo reducida a nada.

Pero incluso entonces, no podía huir.

Huir sería una gran falta de confianza como soldado imperial; como militar, y cuando se trata de eso, como persona civilizada moderna con obligaciones contractuales. Por mucho que quisiera tomar medidas de evacuación de emergencia, huir ante el enemigo significaba la muerte por fusilamiento.

Continuar era un infierno, pero huir significaba la ruina.

En ese caso... Tanya despertó su tímido corazón, reviviendo su determinación de resistir hasta el final.

En Norden, cuando me enfrenté a toda una compañía, ¿no estaba preparada para morir?

¿No me obligó ese científico loco a realizar todo tipo de experimentos peligrosos? Pero aquí estoy, aún viva. Sí, viva. No me he roto.
Con un espíritu inquebrantable. Con libre albedrío y una obstinada devoción a su dignidad.

Usando todas esas cosas, ella -la Teniente Segunda Tanya Degurechaff- tomó una postura firme con una resolución indomable, preparándose.

"Tanya, cariño, ¿estás aquí?" Tristemente.

"¡Hoy por fin vamos a maquillarte!" Su resolución indomable.

"Es una ocasión especial, así que ¿por qué no, verdad? ¡Tenemos un lindo atuendo para ti! Vamos, ¡pruébatelo!"

Su juramento de resistencia.

"Ponte esto, ¿de acuerdo?" Su sentido de la dignidad.

"Y este es un corsé nuevo. Dijiste que el otro era muy difícil de llevar, así que traje el más flexible. Vamos, vamos, vamos."

Hoy, bajo estas circunstancias, todos serían aplastados.

...Todo comenzó con las órdenes que recibió tres días antes.

Se suponía que iba a ser una misión para ayudar con algunos negocios menores en la retaguardia como parte de su recepción de la Insignia de Asalto de Alas de Plata y ser transferida de vuelta allí. Por supuesto, esto era lo " secundario " no sólo de los militares, sino también de las altas esferas de cualquier organización. Tuvo que ser tomada con un grano de sal.

Pero ella no iba a convertirse en el conejillo de indias de un científico loco y ser volada por su invención; ella no iba a tener que realizar una acción retardada en aislamiento en el frente de batalla; esta vez se suponía que sería simplemente una palabra o dos sobre algunos temas para una pequeña pieza de propaganda.

Nada parecía problemático cuando recibió las órdenes, pero en el momento en que llamó a la puerta de la División de Cultura y Promoción con su uniforme de vestir tipo I, las cosas empezaron a ponerse feas.

Su pelo estaba metido bajo su bien apretada gorra, y su Insignia de Asalto de Alas de Plata brillaba en su pecho de acuerdo a las regulaciones. Podía moverse enérgicamente después de sus lesiones en Norden gracias a un avanzado tratamiento mágico para magos, y pensó que había hecho un saludo ejemplar. Sus botas estaban pulidas a tal perfección que ni siquiera su sargento en la academia hubiera podido meterse con ella.

"Ten en cuenta que como oficial mágico, eres un miembro modelo del Reich." Pensó que había seguido sus órdenes al pie de la letra. Al igual que los héroes del pasado que habían dejado atrás un número ilimitado de fotos propagandísticas, decía cosas hermosas y se veía bien como un oficial.

Las primeras impresiones se pegan en la mente de la gente, así que ella le había dado a su apariencia una atención extra.

Y aún así. Se vio obligada a darse cuenta de que había cometido un gran error.

En el momento en que entró en la habitación y todos se fijaron en ella, suspiraron.

Luego fue arrastrada ante mujeres militares igualmente decepcionadas, que se quejaban de ella tan furiosamente que no supo de qué estaban hablando.

Antes de que se diera cuenta, la despojaron de sus nuevos pantalones de montar, tiraron las botas que se había pasado medio día puliendo, y aunque se las arregló para conservar su ropa interior, perdió su gorra.

Su resistencia fue inútil, se vio forzada a vestirse con un traje tan mortificante que apenas podía soportarlo.

Una falda con volantes hasta el suelo, de diseño incomprensible, y un par de zapatos de mujer con tiras que serían imposibles de llevar.

Pero todo eso era tolerable comparado con los murmullos sonrientes. Antes de eso, ella todavía tenía espacio para el debate.

"¡Es genial que tu piel sea tan clara! Oímos que estabas herida, así que estábamos preocupadas... pero supongo que el cirujano hizo un gran trabajo! Y tus piernas son tan delgadas. Prueba ésta un segundo".

Era otra falda con volantes, pero por alguna razón, esta dejó sus piernas expuestas cuando se sentó. Y para colmo, las correas del corsé estaban imposiblemente apretadas hasta que apenas podía respirar.

Deprisa, deprisa, por favor, sólo acaben de una vez. Tanya sólo podía esperar, pero incluso eso fue en vano; duró medio día. Y cuando tanto su cuerpo como su mente flaqueaban, finalmente las manos de la mujer a cargo dejaron de moverse. Por fin se terminó. Casi había suspirado en voz alta cuando de repente oyó algo que le paralizó el corazón.

"Bueno, este traje sencillo es lo suficientemente bueno para el primer día. Probemos un poco de maquillaje!"

¿El primer día? ...el primer día?!

"¡Oh, Dios mío, tu pelo! ¡¿Lo estás cuidando bien?!"

"¿Eh? Según las normas de higiene..."
Su cabello fue cortado a la longitud reglamentaria. En cierto modo, el Ejército Imperial era bastante tradicional, y esto era un vestigio de un gobierno creado principalmente pensando en los nobles. La extraña norma establecía que "para distinguir los sexos de los miembros jóvenes del servicio" o lo que fuera, las niñas que pasaban por la academia antes de alcanzar la edad de reclutamiento debían mantener el cabello largo hasta los hombros. Cuando ella lo examinó, el imperativo resultó haber sido incluido principalmente por el bien de las mujeres nobles.

Tristemente, el Ejército Imperial se aferró a estas reglas, así que también tuvo que dejarse crecer el pelo así de largo. Pero Tanya podía jactarse de que su deber se cumplía en su totalidad. Era el largo perfecto, ella lo midió.

"Detente justo ahí. ¿Lo cepillas?"

 "Lo siento, uh..."

"¿Qué tipo de peine usas normalmente?"

" La edición estándar..."

No había nada que ella pudiera hacer. Cada vez que abría la boca, la expresión de la señora se volvía más severa y no podía arreglarla.

"Aguanta. Por la edición estándar, ¿te refieres a este... celuloide?"

 "Sí, así es..."

"¡Eso es una locura! ¡Tenemos que enseñarte desde el principio!"

Con eso, sacó varios peines y empezó a hablar voluminosamente de cada uno de ellos, mientras Tanya se quedaba allí y sentía como si le estuviesen raspando físicamente la mente.

...O Ser X, ni siquiera me importaría si fueras tú esta vez....

Si te llamas a ti mismo Dios, entonces deberías ser capaz de al menos arreglar este problema con mi cabello. No, sé que es imposible. Sé que es imposible, pero...

En sus pensamientos, comenzó a hablar de lo absurdo que afectaría la misión de su vida. Pero cuando su mente estaba a punto de escapar de la realidad, de repente fue sacudida por algo que parecía un hierro candente.

"Umm, disculpe, ¿qué podría ser...?"

"¿Oh? Así que estás interesada en algo de esto, ¿eh? Creo que te verías encantadora con una permanente. Hmm, ¿quieres probarla?"

"¿No, uh, er, con esa barra de hierro?"

"Sí, lo usas para hacer ondas, ¿entiendes?"

Ella sonrió y dijo que tenía confianza en sus técnicas para hacer ondulaciones. Pero honestamente, en el momento en que Tanya oyó que se usaría la vara, sólo podía pensar en formular un plan de escape.

"Uhh, no gracias, er, creo que interferiría con mis deberes..."

"Sí. Es una pena, pero supongo que tendremos que posponerlo. Entonces al menos te maquillaré muy bien".

"...no puedo verme como siempre lo hago?"

Ella sabía que era un poco tarde para decir eso. Ella estaba avergonzada de admitir que había sido dominada, pero si no era capaz de hablar, entonces habría sido la innegable verdad. Así que se armó de valor y preguntó. ¿Realmente no funcionaría su uniforme de gala?

"Te ves muy peligrosa así. Y puedes hablar de una manera más suave, más femenina, ya sabes. Sólo porque estés en el ejército no significa que tengas que actuar como un hombre".

"Oh, para mí es más fácil..."

"Oh, bueno, al menos intentemos esto, ¿de acuerdo? Tenemos cuatro días hasta el evento, así que hagámoslo lo mejor que podamos, ¿de acuerdo?"

Por lo tanto, fue derribada.

Si así es como va a ser, elegiré el campo de batalla. Quiero volver...

¿Cuántas veces murmuró tan profundamente?

Duró tres días. Soportó la rareza de la base de maquillaje rozada en su cara, la pegajosidad del lápiz labial, el corsé apretado, todo eso.

...Si relaciones públicas quiere una pequeña y querida patriota y si eso es reconocido como una orden por el ejército...entonces no tengo elección...

Tendre que soportalo.

Esto es trabajo. Sonríe, vamos, sonríe.

"¡Hola a todos! Soy la Plata Blanca, también conocida como Tanya Degurechaff!" (Fin)



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.