Ir al contenido principal

Youjo Senki, Volumen 3, Capitulo 2, Parte 1

La Intervención, Que Fue Demasiado Tarde


25 DE MAYO DE 1925, AÑO UNIFICADO, SALA DE CONFERENCIAS DE ENLACE DEL ALTO MANDO SUPREMO DEL EJÉRCITO IMPERIAL

Ese día, el cambio en la situación de guerra que acompañó al dramático cambio en las líneas fue suficiente para asustar ligeramente a la gente en la reunión del Alto Mando Supremo del Ejército Imperial. Para cualquiera que viera cómo los funcionarios del gobierno de rostro pálido miraban silenciosamente a los oficiales del Estado Mayor, era evidente que la discusión sería tormentosa.

La razón de la reunión fue la situación en las Tierras Bajas resultante de la sorprendente retirada a gran escala del Ejército Imperial.

Así, cuando el general de división von Zettour, del Cuerpo de Servicio, entró en la sala, llamó mucho la atención. Todos esperaban que tuviera una buena explicación y estaban ansiosos por escucharla.

"Muy bien, explicaré nuestra estrategia. Actualmente, nuestro ejército ha tenido éxito en realizar una importante reorganización de las líneas del frente al realizar una retirada a una posición defensiva designada".

Pero se sintieron decepcionados al ver sus expectativas traicionadas cuando Zettour explicó con naturalidad que la operación iba de acuerdo al plan.

Se dice que éste es el general que más sabe de logística y organización en la retaguardia de todo el ejército, pero esto es lo mejor que puede hacer? Los funcionarios y los políticos lo miraron acusadoramente. Así que lograste retirarte. ¿Y?

Pero el mismo Zettour estaba tranquilo. Humedeció lentamente su paladar saboreando su café hasta la última gota, con una sonrisa que parecía decir, Qué granos tan finos.

No sólo eso, sino que tomó la caja de puros y comenzó a examinar la selección una por una para hacer su elección.

"Sí", continuó de mala gana antes de ponerse un cigarro en la boca. "El Estado Mayor siente que estamos en posición de decir que las únicas fuerzas que representan una amenaza para el Imperio son los republicanos. Como tal, me gustaría informar sobre varios acontecimientos relacionados con nuestra fuerza marítima".

A pesar de las miradas insatisfechas que decían, ¿No hay algo más que debería decirnos? Zettour cerró con indiferencia el tema de la guerra terrestre. Luego, con todos los demás mirando en silencio, se lanzó abruptamente a un informe tranquilo sobre su estrategia marítima desde una perspectiva diplomática.

"No ha habido cambios importantes en la fuerza de nuestra flota. Según los últimos informes, la flota de la Alianza Entente está siendo mantenida por el Reino Aliado, pero en realidad están siendo protegidos. No tenemos informes de que el personal a bordo haya sido capturado".

Esta era toda la información conocida que se había discutido previamente en este contexto. Zettour continuó, sin prestar atención a la incredulidad de todos los ojos que lo miraban.

"En cualquier caso, al menos las graves amenazas marítimas se limitan a las armadas del Reino Aliado y la República."

Continuó su discurso aparentemente interminable con un "Por lo tanto..."

Eso, combinado con su increíble compostura ante la crisis, los hizo cada vez más impacientes.

Su compostura en esta crisis fue aceptable. Eso podría explicarse si aceptaban que era un soldado con nervios de acero. Pero fue chocante escuchar a un oficial del Cuerpo de Servicio hablar como si no entendiera la gravedad de la situación.

¿El ejército, el Estado Mayor, no había notado la crisis bajo sus narices debido a su perspectiva puramente militar? Los asistentes a la reunión tuvieron que preguntarse. No tenían idea de lo que el Estado Mayor entendía de la situación. La actitud de Zettour fue increíblemente preocupante.

"¿Puedo decir algo del Ministerio de Finanzas?"

"Adelante."

"Gracias. Como hemos estado advirtiendo durante algún tiempo, y sin duda ustedes saben, ya dependemos casi por completo de los bonos nacionales para los fondos de guerra. Debo advertirle que prolongar la guerra podría provocar problemas económicos, financieros, en una escala que sería difícil ignorar".

Cuando Zettour asintió con benevolencia, cediendo ante el funcionario del ministerio de finanzas, el hombre mantuvo los modales formales, pero todos jadeaban ante la franqueza de su declaración.

Esa es una advertencia terriblemente seria para que la dé el ministerio de finanzas! O mejor dicho, ¿es tan mala la situación?

"General von Zettour, ¿tiene algo que decir el Estado Mayor sobre este punto?"

"En respuesta a su comentario, permítame decir que soy consciente del arduo trabajo y sacrificio que se está llevando a cabo en el frente nacional para mantener el frente. Estamos tremendamente agradecidos con el frente interno por su apoyo, y estamos totalmente comprometidos con nuestro objetivo más apremiante, la destrucción del Ejército Republicano".

Pero la respuesta que recibieron del representante del Estado Mayor fue tan despreocupada e insustancial que fue difícil verla como algo que no fuera una equivocación.

La mirada en su cara lo decía todo.

Zettour pronunció cada palabra cuidadosamente en voz baja y dejó claro que su respuesta había llegado a su fin. Después, se sentó y volvió a examinar la selección de puros con una clara confusión en su cara ante las miradas expectantes de todos.

No dudamos de su comprensión de la situación en el frente interno, pero la rigidez estructurada de su respuesta nos hace preguntarnos si comprende la gravedad de la misma. Aunque sabían que era grosero, los asistentes fruncieron el ceño y se vieron obligados a preguntar qué diablos estaba pasando.

"No quiero tener pelos en la lengua. El Ministerio del Interior señala que no sólo habremos perdido la región industrial de las Tierras Bajas, sino que el enemigo tiene la región industrial occidental al alcance de su artillería pesada. Si el ejército no puede resolver esta crisis, nuestro poder de producción industrial será destruido. ¿Qué piensa el ejército de eso?"

No, esto es intolerable.

El funcionario del Ministerio del Interior proyectó ese sentimiento con todo su cuerpo. Después de calmarse con un par de respiraciones profundas, pronunció sus palabras lentamente, como saboreando cada una de ellas, y todos los funcionarios presentes asintieron de corazón. La región industrial de las Tierras Bajas -bueno, la región industrial occidental- fue verdaderamente la base manufacturera del Imperio y, por lo tanto, su clave para continuar la guerra.

"El Ministerio de Asuntos Exteriores entiende que debemos consultar con el ejército sobre los pasos a seguir. En cuanto a nuestro entendimiento de que tendremos que tomar algunas medidas políticas desafortunadas, nos gustaría que nos indicara qué es apropiado".

"El Ministerio de Finanzas duda en decirlo rotundamente, pero..."

No puedo creer que descaradamente hicieras algo tan tonto como reorganizar las líneas y abrir la región industrial de las Tierras Bajas a la crisis. Su susurrada voz dudó en decirlo, pero el humor de la reunión giró claramente hacia lo negativo. Sin embargo, el hombre en medio de la vorágine, Zettour, no parecía ni un poco molesto. De hecho, parecía completamente relajado, sorbiendo su café sobre la caja de puros, completamente absorto en hacer su selección. "¿Debería elegir este Doble Corona? No, debería pensar un poco más."

Después de todas las exhortaciones y opiniones francas, finalmente pidió permiso para responder, en un tono que decía que le molestaba. Sirvió para avivar la ira de todos.

"He oído las mismas preocupaciones en la corte. Deseo disculparme en nombre del ejército por preocupar a Su Majestad Imperial. Pero tengo plena confianza en que pronto lograremos un gran avance".

El resultado, sin embargo, fue que hizo un movimiento que o bien era audaz o bien estaba fuera de su alcance y se lanzó a pedir disculpas a la corte imperial.

Todo el mundo estaba muy irritado por haber perdido tanto tiempo en este intercambio improductivo, pero alguien susurró que tenían que dárselo, en cierto modo, por su piel impresionantemente gruesa. Incluso había pedido una segunda taza de café.

De repente, Zettour pareció ser consciente de la hora y echó un vistazo a su reloj de bolsillo, lo que llevó la paciencia de toda la habitación a su límite.

"...Debe ser casi la hora."

Cuando mencionó esto en un tono tranquilo, todo el mundo miró como si quisiera empezar a preparar sus cosas para irse.

"¿La hora?"

Los participantes de la reunión lo miraron con ojos que decían: No esperes irte si no nos gusta tu respuesta, pero Zettour los ignoró y miró hacia la puerta.

Como si alguien hubiera apelado al cielo, la puerta de la enorme sala de conferencias fue atacada por un violento golpeteo, causando revuelo entre todos los participantes además de uno.

"¡Siento mucho interrumpir su conferencia!"

Pero cuando las miradas curiosas de todos los presentes aterrizaron sobre el soldado recién llegado, él, a diferencia de Zettour, retrocedió varios pasos y miró a uno de los hombres en la sala en busca de ayuda.

"Oh, ¿tienes el código?"

Eso es todo lo que se dijo.

Pero una frase, una pregunta, del hombre que había estado haciendo interminables conversaciones ordinarias fue suficiente para sacudir al hombre y devolverlo a la realidad, y desplegó una hoja de papel que sacó de su bolsillo, listo para anunciar su contenido en la sala de conferencias.

"¡Señor, telegrama recibido! ¡Somos el Reich, la corona del mundo! ¡Repito, somos el Reich, la corona del mundo!"

"Muy bien... Ahora, todos, les explicaré. A partir de este momento, la primera fase de la Operación Choque y Pavor, está completa, y simultáneamente hemos lanzado la siguiente fase, la Operación Bloqueo".

Lo que el oficial había leído, con voz de barítono, era un verso del himno nacional.

Todos en la reunión estaban tan desconcertados al escuchar las letras en este escenario que cuando Zettour saltó ágilmente, cambiando su actitud 180 grados, y sin pedir permiso al presidente para hablar como lo había hecho antes, lo miraron con incredulidad como si hubieran sido engañados.

"Todavía estamos confirmando, pero según el código de la unidad que envió el telegrama, hemos logrado destruir el cuartel general del Ejército Republicano del Rhine y dejarlos completamente indefensos."

"¿Qué acaba de decir?"

El susurro de alguien lo dijo todo.

"¿El cuartel general del Ejército Republicano del Rhine está destruido?"

Cuando alguien repitió el informe aturdido, finalmente comenzó a entender lo importante que era.

Acabamos con el cuartel general... del ejército enemigo.

"El objetivo principal de la Operación Bloqueo es destruir las unidades del Grupo del Ejército Republicano del Rhine por delante de nuestra línea defensiva. El Estado Mayor cree que las unidades desplegadas en esa zona son las principales fuerzas de la República, así que estamos trabajando para la destrucción completa del ejército republicano".

Y en respuesta a sus dudas, Zettour rápidamente se acercó como si su anterior languidez hubiese sido una artimaña. "Nuestro ejército ya ha destruido la cadena de mando del enemigo como primera fase. Por favor, esperen los próximos informes".


Anterior - Indice - Siguiente

Comentarios

  1. Gracias por el arduo trabajo. Me encantó esta parte xD

    ResponderEliminar
  2. Gracias por todo el trabajo, se va prender está cosa. Jejejeje

    ResponderEliminar
  3. Haa es tan corto pero muy bueno aun así.
    Gracias por el cap !
    y una pregunta, que tan largo es el volumen, para saber si va a la mitad, digo por numero de paginas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Aquí te dejo el link donde podes descargar el volumen 3 en ingles, allí podes revisar por donde va la traducción. https://mp4directs.com/forums/youjo-senki.93/

      Eliminar
  4. Gracias por el capitulo, es una de las escenas sin batallas mas épica de la serie

    ResponderEliminar
  5. Y nos estamos acercando al final del anime; esto se va al poner épico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, volumen 12, capítulo 1 Parte 1

El Emperador Demonio Jaldabaoth
Parte 1
El Reino Santo era una nación que ocupaba la península al suroeste del Reino de Re-Estize.

Era un país altamente religioso, dirigido por una Reina Santa que podía usar la magia divina y que estaba íntimamente ligada a las iglesias. Dicho esto, no eran tan religiosos como la Teocracia Slaine.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 12, Capitulo 3, FINAL

Parte 4

Tanto la recuperación de la ciudad como la liberación de sus ciudadanos eran algo triviales ante el poder del Rey Hechicero.

Los paladines y reclutas atacantes estaban virtualmente ilesos y aunque algunos de los residentes encarcelados perdieron la vida en el caos, fue una cantidad sorprendentemente pequeña.