Ir al contenido principal

DanMachi, Volumen 11, Capitulo 3

CAPÍTULO 3
LA NOCHE ANTES DE LA BATALLA


Detrás de las nubes, una nebulosa luna brillaba tenuemente. 

La lluvia se había disipado, pero el cielo seguía nublado. La ciudad estaba tan oscura como el fondo del mar. Normalmente las calles brillaban como una caja de joyas derramada, pero esta noche se habían encendido menos lámparas de piedra mágica de lo habitual, y el bullicio animado de siempre no se encontraba en ninguna parte.

La diosa de pelo plateado miraba hacia abajo a este tranquilo Orario desde Babel, la enorme torre de piedra caliza que se levantaba en el centro de la ciudad. Ella estaba de pie frente a la enorme ventana de vidrio en el piso superior.

"Lady Freya. ¿Puedo hacerle una pregunta?"

"¿Qué pasa, Ottar?", dijo ella, respondiendo a la voz que venía de detrás de ella.

"¿Cuál es su opinión sobre la información que el Dios Hermes nos presentó?"

"¿Sobre los Xenos? Bueno, coincide con lo que Alfrik y los otros nos dijeron. Me inclino a pensar que podemos confiar en él."

Dos días antes, Hermes había visitado la torre y le había contado a Freya todo lo que sabía sobre los recientes incidentes. Habló sobre los Xenos y Knossos y dijo que Bell estaría muy angustiado si no salvaban a los monstruos.

Se había asustado, pero eso era todo.

La preocupación de la bella diosa, como siempre, residía únicamente en el niño. Comparado con él, el destino de los Xenos y las opiniones de Ouranos le importaban poco. Ella no había dicho nada desde que aprendió la historia completa de Hermes.

Simplemente había estado observando la situación desde su percha en el punto más alto de Orario, hasta el punto de que otras fuerzas de la ciudad estaban empezando a encontrarla siniestro.

"Hermes tenía sus propias razones para contármelo todo, por supuesto..."

Después de sondear a Freya, el dios la había mirado directamente a la cara y le había hecho una petición.

"Lady Freya, estoy ansioso por Bell. Yo también tengo algunos planes, por supuesto, pero me gustaría pedirle su ayuda".

"¿Has olvidado lo que me hiciste durante la disputa con Ishtar?", había respondido ella, con una sonrisa tan bella que podía ganarse el corazón de mil hombres.

Hermes había fruncido el ceño y levantado las manos para rendirse, quizás porque no esperaba mucho con lo que empezar.

"Bueno, en cualquier caso, espero que encuentres alguna forma de cuidarlo."

¿Esto es algo que se le puede dejar a Hermes? se preguntó Freya.

Bell fue el único punto en el que sus intereses se solaparon con los de Hermes. Por eso había venido a sondearla. Aunque cometiera un error, no permitiría que las cosas se desarrollaran en una dirección que Freya encontraba desagradable. Y si ese era el caso, ella sintió que debía dejar las cosas como estaban. Pero al mismo tiempo, ella era la única que debía estar jugando con el niño, y recientemente no había podido prestarle mucha atención. Probablemente lo que ella estaba sintiendo ahora era celos hacia el dios... ¡No, eso no puede ser!

Su expresión no cambió, Freya se enroscó un mechón de pelo alrededor de su dedo.

"¿Qué planeas hacer con Bell Cranell?" Preguntó de nuevo Ottar, adivinando lo que la estaba preocupando. "La gente del pueblo se ha vuelto contra él, y su fuerza parece desvanecerse. Si las cosas siguen así..."

"Considerando que es ese chico, se levantará", dijo Freya, interrumpiendo a su sirvienta en un tono de completa confianza.

En ese momento, miró por casualidad las calles de la ciudad, muy por debajo, y vio una figura iluminada por un claro rayo de sol. Freya sonrió como una jovencita que había estado suspirando por algo.

¿Lo ves? Ha llegado. He estado esperando.

Había llegado el momento de poner fin a su período de observación silenciosa. Freya cerró sus ojos plateados.

Xenos, los monstruos inteligentes; el chico que se lanzó a la lucha aunque estuviera herido; la chispa de la vida que ardía en alguna parte incluso ahora; y-.

Emergiendo de la fuente de sus reflejos, Freya barrió su mirada sobre la ciudad y abrió sus brillantes labios.

"Ottar, me gustaría decirte algo."

"¿Sí?"

"Voy a actuar ahora. Sin embargo, lo que estoy a punto de pedirles que hagan puede ser en vano... no puedo prever cómo se desarrollarán los acontecimientos."

"Sea como fuera, cumpliré su divina voluntad".

"Gracias", dijo ella, sonriéndole en el reflejo del cristal. Entonces la hermosa diosa transmitió sus órdenes.

"Por favor, comunícale a Aren y a los demás lo que voy a decirte."





Tarde en la noche del día renovamos nuestro compromiso de salvar a Wiene y a los Xenos, y en silencio empezamos a actuar.

Estás siendo vigilado desde cada rincón de la ciudad. Nunca olvides eso, nos advirtió Fels. Grabamos esas palabras en nuestros corazones y, siguiendo las instrucciones de la carta, salimos a las oscuras calles de la ciudad.

Lilly y yo nos vamos de casa y nos dirigimos al noroeste. Al instante, numerosos "observadores" nos siguen. Puedo sentir que nos observan, pero hago un esfuerzo por fingir que no me doy cuenta de nada mientras nos dirigimos a Northwest Main Street, el llamado Camino de los Aventureros.

El bulevar principal está lleno de tiendas con sus persianas cerradas. Divisamos un callejón y entramos en varias de las tiendas más cuestionables que están abiertas como de costumbre a pesar de las circunstancias, donde compramos varias pociones y otros artículos. Fingiendo revisar nuestro equipo, paramos frente a cierta tienda. Está al final de un callejón abandonado y bajando unas escaleras, por debajo del nivel de la calle. Puedo ver las palabras en el cartel que cuelga de la vieja puerta: EL ESCONDITE DE LA BRUJA.

La carta de Fels nos ordenó venir aquí.

La tienda está bajo tierra, donde los ojos de los observadores no pueden penetrar. Empujando la puerta que cruje, veo a una anciana humana con una nariz de gancho sentada detrás del mostrador.

"...¿Y qué tenemos aquí? Pensé que no conocía esta cara, pero hee-hee, es el Pequeño Novato quien ha estado causando revuelo últimamente. No eres ni un hechicero ni un mago... ¿Qué podría querer un aventurero como tú en esta tienda?

Desde la túnica hasta el sombrero puntiagudo, ella encaja perfectamente en mi imagen de bruja. Recuerdo las palabras de la carta de Fels.

Habrá una tendera llamada Lenoa en su destino. Dile la contraseña.

Hago lo que se me ordena.

"¿El gato de Altina sueña con la vida eterna?"

Funciona de inmediato. La bruja, que parece que tiene más que unos pocos caprichos, abre bien los ojos y los fija en Lilly y en mí mientras esperamos nerviosamente.

"...un recado para el Honorable Fels, ¿no?"

¿El Honorable Fels...?

No tenemos ni idea de qué decir en respuesta, porque Fels no nos ha dicho cómo están conectados los dos. Ella sacude ligeramente la cabeza.

"No, no, dejaré de husmear. La verdad es que has venido aquí con esas palabras, y no hay nada más. Ven."

Lilly y yo seguimos a la anciana mientras se retira a la parte trasera de la tienda. Pasamos por frascos que contienen serpientes y escorpiones, extrañas ollas burbujeantes de líquido sanguinolento y hoces y cadenas que cuelgan del techo. Finalmente, llegamos a una librería gigante.

La bruja pasa su dedo arrugado por el lomo blanco de un libro y oigo un clic. Uno de los estantes parece sobresalir, pero luego se desliza horizontalmente, revelando un almacén escondido detrás de él.

"Esto es..."

"¡Lo que la carta mencionaba!...Y estos son todos objetos mágicos..."

Pares de cristales gemelos, una copa de color blanco plateado hecha de un cuerno de unicornio, un cofre del tesoro lleno de piedras preciosas de todos los colores, una caja de música decorada con hojas de madera elfico... La cavernosa habitación está repleta de objetos mágicos que nunca antes había visto, cada uno cuidadosamente construido por el Sabio. Lilly y yo nos quedamos boquiabiertos con el almacén escondido, que nos recuerda a una bóveda del tesoro: no, más bien una habitación secreta de mago como la que leí en los cuentos de hadas de la infancia.

La primera petición que Fels hizo en la carta fue que visitáramos este almacén escondido, confiado a un guardia para su uso en circunstancias extraordinarias, y recuperáramos varios objetos mágicos.

"El Honorable Fels sólo tiene tiempo para esos dioses y diosas retorcidos. Ese ser inmortal no tiene amor por aquellos que se marchitan y mueren. En todas las generaciones que mi familia ha velado por este almacén... ustedes son los primeros que han venido trayendo palabras del Honorable", susurra lentamente la tendera desde detrás de nosotros.

Nos habla como si fuéramos nobles dignos de la mayor estima y afecto. Sus palabras están llenas de compasión. Luego se retira, dejándonos solos en el almacén.

"Toma lo que quieras... espero que puedas ayudar de alguna manera al Honorable", dice ella al salir, sin dar la vuelta.

Lilly y yo asentimos a su espalda.

El tiempo es corto. Buscamos en el almacén, llenando apresuradamente nuestras mochilas con objetos mágicos.

"Mikoto, ¿estás seguro de que no nos están siguiendo?"

"No temas, Lady Hestia. La mayoría de ellos parecen haber seguido a Sir Bell y Lady Lilly".

Hestia y Mikoto habían esperado un rato después de que Bell y Lilly se fueran de casa, y luego también se escaparon. Planeaban llevar a cabo otra de las peticiones de Fels, mientras que la mayor parte de la vigilancia se centraba en Bell. Evadiendo a las pocas personas que los seguían con un sigilo que avergonzaría a los ninjas, llegaron a una calle oscura con un letrero que decía CUARTA CALLE. Hestia la había visto antes.

"Estoy seguro de que me trajeron a algún lugar cercano... y la carta decía que también estaba por aquí... ¡Oh!"

Mientras Mikoto miraba cautelosamente a su alrededor, Hestia encontró lo que había estado buscando: una cierta pared cerca de un callejón. Manipuló el patrón tallado en él como la carta lo había instruido y luego lo empujó. Sin sonido, apareció una apertura que conducía al subterráneo.

"¡Bien, Mikoto, ahora vuelvo!"

"Está bien, la estaré esperando."

Tan pronto como Hestia se deslizó por el agujero, la pared de piedra se cerró tras ella. Reconoció tanto el pasillo de piedra que tenía ante ella como el aire frío que flotaba por él.

"Nunca pensé que volvería aquí", murmuró.

Con una linterna de piedra mágica en la mano, bajó por el pasillo hecho por el hombre como si el mago la hubiera secuestrado y la estuviera arrastrando. Al final del pasillo, volvió a seguir las instrucciones de la carta, cantando sin entusiasmo las palabras "Abrete sésamo". Cuando la pared se abrió, vio un gran altar al otro lado.

"...Oh, Hestia, ¿verdad?"

"Hola, Ouranos. Espero que no te importe que haya tomado el pasadizo secreto".

Ella estaba parada en la Cámara de Oraciones debajo del Cuartel General del Gremio según las instrucciones de Fels.

"Oh, ¿ha estado alguien aquí?", preguntó, fijándose en la silla desplazada y el tablero de ajedrez.

"...Sí. Hermes," contestó Ouranos.

Estaba perpleja pero, queriendo terminar su encargo rápidamente, no dijo nada más mientras se acercaba a él.

"Tengo un mensaje de Fels. El mago dice que hay que acelerar la evacuación de civiles de la calle Dédalo. Probablemente ya lo estés haciendo, pero parece que la batalla va a empezar muy pronto".

"Entiendo..."

"Además, debes darnos el mapa de la calle Dédalo que Fels dibujó antes... junto con toda la información que tienes sobre Knossos."

Ouranos cerró los ojos. Luego las abrió lentamente y sacó un viejo volumen. Era el Cuaderno de Dédalo, que Hermes le había dado.

“…”

Miró lo que agarraba con sus manos, y luego se lo extendió a Hestia.

"Toma esto. Es el Cuaderno de Dédalo".

"Oye... ¿estás seguro de que estamos haciendo esto bien?" Preguntó Welf, sin ocultar su inquietud.

"No lo sé, pero... todo lo que podemos hacer es confiar en Fels y esperar..." contestó la nerviosa Haruhime.

Bell, Lilly, Hestia, y Mikoto habían regresado a casa y estaban reunidos con Welf y Haruhime alrededor de un set de cristal sobre la mesa. Habían estado esperando con la respiración contenida en una habitación trasera del edificio, sin cambios en el cristal, cuando de repente comenzó a brillar con una tenue luz.

"¿Puedes oírme, Bell Cranell?"

"¡Fels!"

Al sonar la voz del mago, Bell emitió un alegre saludo. La imagen en el cristal mostraba a Fels y a varios Xenos reunidos en un espacio oscuro que parecía ser una cloaca.

"Primero, permítanme expresar nuestra gratitud. Diosa Hestia, apreciamos profundamente su generosa compasión", dijo Fels.

"Vamos a saltarnos las formalidades, Fels. Esta es sólo la segunda vez que hablamos, pero no había forma de que pudiera dejar a Wiene y a los demás a su suerte. De todos modos, fueron Bell y los otros niños los que decidieron".

De repente, la vouivre asomó la cara al lado del mago de túnica negra.

"¡Bell! ¡Haruhime!"

"¡Lady Wiene!"

Entonces Lido también estaba allí.

"¡Bellucchi! ¡Y Lillicchi también! Siento mucho pedirles ayuda de nuevo..."

"Ese barco ha zarpado."

Estaban usando uno de los oculi de Fels, que eran los objetos mágicos más importantes de todos, según la carta. Cuando Bell y Lilly regresaron de recuperarla y de muchas otras cosas, le habían dado uno de los cristales gemelos al búho familiar para que se lo entregara a su amo.

Mientras Hestia hablaba a la imagen de Fels en el cristal, Haruhime y Lilly hablaban con Wiene y Lido. Las excitadas voces de los Xenos resonaron desde el oculi.

"¡Silencio! Nos descubrirán", regañó la gárgola Gros.

La reunión emocional a través de los cristales fue breve, sin embargo. Pronto, Bell y los demás comenzaron a discutir sus planes para las próximas horas y días.

"Tenemos seis rutas posibles", dijo Fels, sosteniendo el brillante oculi.

Después de pedirle a Bell que apuntara el cristal hacia el plano de Knossos en el Cuaderno de Dédalo, Fels lo había copiado cuidadosamente en un pergamino, que se extendía sobre el suelo de piedra para que el mago pudiera usarlo para explicar el plano a los Xenos y a La Familia Hestia.

"Según el Cuaderno, hay seis entradas a Knossos, que se encuentran debajo de la zona central de la calle Daedalus: noreste, noroeste, oeste, suroeste, sureste y este", dijo el mago, con un dedo con guante negro que traza un círculo en el mapa mientras se desplaza de puerta en puerta desde el orichalcum. Los Xenos estaban inmóviles, mirando el mapa.

"Atravesaremos una de estas seis puertas y nos dirigiremos al Calabozo."

"¿Con 'Atravesaremos' te refieres a...?" Preguntó Lilly, su voz resonando por el cristal.

"Sí", respondió Fels. "La Familia Loki está reforzando sus defensas. Probablemente no seremos capaces de evitar la batalla con ellos."

Un fuerte silencio se apoderó del grupo del lado de Lilly.

Los Xenos estaban igualmente callados. Los monstruos y los humanos compartían un solo terror mientras cada uno imaginaba la lucha que se avecinaba en la calle Dédalo y la terrible destreza de batalla de la facción más grande de la ciudad.

"...Si vamos a hacer esto, primero tenemos que sacar de la ruta a tantos guardias de La Familia Loki como sea posible, ¿es eso lo que estás pensando?" Preguntó Welf.

"Precisamente", dijo Fels. Como Welf había insinuado, necesitarían mantener la escala de combate lo más pequeña posible.

"Bell Cranell, quiero que distraigas a La Familia Loki", continuó Fels.

"¿"M-yo"? Contestó Bell, mirando al oculi que destellaba mientras hablaba el mago.

"Dada tu situación actual, tu eres el más adecuado para este papel. Me gustaría que llamaras tanto la atención como fuera posible."

"Um, disculpe, ¿pero puedo sugerirle algo? En ese caso, parece que Bell no necesitará ir a la calle Dédalo..." Haruhime interrumpió tímidamente.

"No, quiero que venga aquí. Si se va a algún rincón lejano de la ciudad, La Familia Loki enviará a la menor cantidad de gente posible para perseguirlo. Pero si él va directo al corazón de su posición, será un asunto diferente. Además, si es muy conspicuo al respecto, no podrán ignorarlo".

Todos los ojos a ambos lados del cristal estaban fijos en Bell. Sus palmas estaban llenas de sudor.

"¿Podemos contar contigo, Bell Cranell?"

"...Sí. Lo haré. Por favor, permíteme hacerlo".

Empujó el aire de sus pulmones y asintió. Mientras Hestia, sus otros miembros de la familia, y todos los Xenos continuaban observándole, apretó las palmas con sus apretados puños.

"Bell, lo siento... Siempre te hacemos daño..." dijo la sirena.

"Está bien, Srta. Rei. Ya he tomado mi decisión. He decidido ayudarte a ti y a los otros Xenos..."

"Bell..."

"¿Rei? ¿Por qué tienes la cara roja? ¿Te duele algo?"

"¡¿W-Wiene?!"

El dolorido susurro de la sirena había desencadenado una repentina oleada de actividad en el lado Xenos del cristal, empezando por la pregunta de Wiene. Como un tipo diferente de emoción de antes descendió sobre los monstruos, Gros les gritó por segunda vez.

"¡Dije que te calles!"

La imagen en el oculi se movió furiosamente, y Bell sintió como sus manos se humedecían de sudor.

"¡¿Ay?!", gritó. Hestia y Lilly le habían pellizcado el trasero.

"Bell Cranell, por favor, absténgase de estallidos innecesarios", dijo Fels.

"Pero no fue mi culpa... Oh, no importa. Lo siento..."

"Volvamos al tema que nos ocupa... No todas las noticias son oscuras. Tenemos el plan de Knossos. Hay una alta probabilidad de que La Familia Loki no esté al tanto de las entradas que conocemos."

Ignorando la expresión ligeramente abatida de Bell, Fels señaló este único rayo de luz para su lado. El Cuaderno de Daedalus explicaba a fondo la estructura de Knossos; al igual que la ariadna que señalaba el camino a través de la calle Daedalus, podría mostrarles una ruta de escape.

Mientras Lilly, Mikoto, y Haruhime escuchaban, expresiones de esperanza se extendieron por sus caras.

"¡Pero pensar que Ouranos obtuvo una copia del Cuaderno de Dédalo!" Es extraordinario... Esperaba que al menos conociera la ubicación de las entradas al laberinto, pero esto nos ha permitido mejorar significativamente nuestro plan", dijo Fels.

"Parece que Hermes fue quien lo obtuvo. Dijo que lo consiguió de Ikelos". Hestia relató lo que el anciano dios le había dicho sobre el cuaderno.

"Ah, ya veo... recuerdo que el Dios Hermes entró en contacto con el Dios Ikelos en ese momento."

Fels parecía bastante satisfecho con esta explicación.

"Hay cosas que me gustaría que el resto de ustedes también hicieran", continuó la figura vestida de negro, exponiendo las estrategias que actualmente tienen a su disposición.

"¡El Sr. Bell estará en peligro, pero parece que el papel de Lilly también es bastante arriesgado...!" Lilly notó cuando el mago había terminado, presionando sus manos contra su cabeza.

"Haz lo mejor que puedas. Contamos contigo, Liliske!" Welf se rió.

"Grr....no actúes como si esto no tuviera nada que ver contigo...!"

"Sir Welf, nuestra posición tampoco es fácil... Debemos centrar nuestra atención”, dijo Mikoto.

"Haruhime y yo estaremos actuando entre bastidores, pero nuestra tarea será difícil a su manera, dijo Hestia, con los brazos cruzados.

"Cierto, ¡pero estoy lista para aceptar el desafío!" Contestó Haruhime, apretando sus manos contra su pecho.

"Bellucchi, todo el mundo... lo siento mucho. Y realmente estamos agradecidos."

"Lido..."

"Hay mucho que me gustaría decirles... Pero nos encontraremos después de escapar de esto y tener una conversación adecuada."

"¡Sí!"

La cara del monstruo flotaba en el centro del cristal. A estas alturas, Bell ya había aprendido a decir si estaba feliz, enojado o triste.

Volvió a sonreír reflejado en los arrugados ojos amarillos del lagarto.




Día y noche, un torbellino de actividad consumía la sede del Gremio.

Los miembros del personal corrían constantemente por los pasillos, mientras que bonitas recepcionistas intentaban calmar a los residentes en la recepción. Algunos de estos visitantes incluso estaban tirados en el suelo en un rincón del vestíbulo que habían ocupado, quizás incapaces de controlar su ansiedad. Sin embargo, esta multitud abrumadora incluía a muy pocos de los aventureros que usualmente poblaban el lobby, aparte de los pocos que venían a obtener información. En vez de eso, estaba lleno de ciudadanos comunes y corrientes, creando una escena inusual.

Y la situación actual era una calma antes de la tormenta. El caos y el ruido que siguió después de que los monstruos armados aparecieran en la superficie habían sido aún peores que las secuelas de la destrucción de Rivira, la ciudad en el piso dieciocho. Cada vez que un aventurero informaba de un avistamiento de un monstruo, las noticias habían alimentado las llamas que envolvían al Gremio.

Ahora, después de un intervalo de varios días, el personal finalmente tuvo tiempo para charlar. Muchos estaban descontentos con la orden de mordaza de la gerencia sobre la información acerca de la existencia de Knossos, y las especulaciones volaban constantemente.

Estos comentarios a menudo expresaban críticas o animosidad hacia el Pequeño Novato.

"-¡Es tan raro!"

En el momento en que Misha Frot regresó a su escritorio en la oficina, no pudo evitar un arrebato de frustración por una conversación que había escuchado por casualidad en el pasillo. Algunos de sus compañeros de trabajo habían estado culpando al niño por la situación actual.

"¡Los miembros de La Familia Ikelos son los culpables! ¿Por qué se comportan como si el hermano pequeño de Eina... quiero decir Bell... fuera el criminal aquí?"

Su voz era totalmente desproporcionada a su pequeño cuerpo de 150 centímetros. Su pelo color melocotón temblaba mientras hablaba. El otro personal y las recepcionistas en el descanso en la oficina todos presionaron sus labios juntos incómodamente.

"Frot, cálmate", dijo su jefe demihumano. Pero la paciencia de Misha había llegado a su límite en los últimos días, y ella ignoró la petición.

"¡Pero Jefe de Sección! Las acciones de Bell pueden haber sido cuestionables, pero todo el mundo sabe que fue La Familia Ikelos quien capturó monstruos!"

Su jefe reconoció la verdad en lo que ella estaba diciendo, pero trató de explicar el otro lado.

"Si piensas en los juegos de guerra, el Pequeño Novato ha atraído demasiada atención, tanto buena como mala. La actual pérdida de esperanza es un signo de cuánto le gustaba antes a la gente del pueblo y probablemente también de su reacción ante la traición de sus expectativas. Añade a eso la envidia de los aventureros y tendrás una eventual explosión".

En otras palabras, no se trataba sólo de expectativas decepcionadas, sino también de un resentimiento de larga data hacia el "súper novato" que salía a la superficie. Ese fue el destino de un aventurero que se hizo un nombre como plusmarquista demasiado rápido.

"Pero más que nada, el pueblo ha sido dañado", continuó su jefe.

“…”

"Frot, lo viste con tus propios ojos, ¿no? Esa parte de la calle Daedalus fue reducida a un páramo quemado. Cuando algo así sucede -incluso si Bell no lo causó por sí mismo- va a irritar a la gente. Ouranos está dirigiendo personalmente la evacuación de civiles y la reparación de las calles, y sin embargo..."

De hecho, la visión de esos montones de escombros humeantes le dio a la gente muchas razones para albergar sentimientos oscuros.

Y si Misha era honesta consigo misma, ella también había estado insegura de cómo se sentía sobre las acciones de Bell. Parecía haber perdido la cabeza y actuó imprudentemente.

Pero ella había visto a su compañera de trabajo y amiga Eina de tan mal humor desde ese día, y Misha había empezado a preguntarse si realmente había hecho algo malo. Ahora se encontró a sí misma corriendo a defender al niño.

"Eina..."

Miró hacia su amiga. Estaba sentada en su escritorio, con la cabeza inclinada sobre su trabajo. Sus flequillos escondían una cara desprovista de su brillo normal, mientras la mano que movía la pluma temblaba como si luchase por soportar algo. Incapaz de aguantar más la vista de Eina en estas condiciones, Misha se acercó a ella, mientras el resto del personal la miraba.

"Oye, Eina, anímate..." dijo Misha, mirándola con tristeza.

"...no ha..."

"¿Qué?" preguntó Misha, incapaz de entender el débil susurro.

"No ha venido..."

Esta vez, la medio-elfo formó las palabras claramente. Ella levantó la vista. Su cara estaba llena de ira.

"¿Por qué? ¿Por qué no ha venido a verme?"

"¿"E-Eina"?

"¡Le pegué, después de todo, y al principio, me sentí miserable por ello! Pero... pero... ¿qué se supone que debo hacer con el hecho de que no haya mostrado su cara aquí ni una sola vez, por no hablar de explicarme lo que pasó? Es raro, ¿no? Totalmente raro. ¡¿Qué se cree que soy?!"

"¿Señorita Eina?"

"¡Y pensar que nunca antes había llorado delante de un hombre!"

Con los ojos esmeralda abiertos de par en par detrás de sus gafas y sus mejillas sonrojadas de color escarlata, Eina ventiló toda la indignación e insatisfacción que se había ido acumulando en su interior. Sonaba como una mujer criticando a un amante con el que se había peleado.

Misha dio un paso atrás reflexivamente. El resto del personal también estaba sorprendido por el cambio repentino en la medio-elfo, que normalmente era amable y sociable.

"Ugh, me está volviendo loca..."

Eina garabateó violentamente su nombre en el fondo del pergamino en el que había estado trabajando, y luego saltó de su silla.

"¡Jefe de Sección, voy a patrullar la ciudad!"

“?!”

Todo el mundo reaccionó con un sobresalto. Todo el personal de la oficina parecía perturbado.

"¡Espera un minuto, Tulle! ¡¿Qué hay de esta montaña de papeles...?!"

"¡¿Sí, Eina?! No sé qué te pasa, pero cálmate".

"Si la ausencia de un solo empleado hace que toda la operación se detenga, ¡tenemos un problema entre manos! "¡Quizás es hora de reorganizarse!"

"Lo siento", tartamudeó el demihumano, abrumado por la intensidad de Eina.

"¡Tienes razón!" Dijo Misha, presionando sus manos a ambos lados de su cabeza.

Todo lo que los desconcertados compañeros de trabajo de Eina podían hacer era observar cómo la talentosa recepcionista salía furiosa. Impulsada por sus emociones, Eina se colgó una bolsa con suministros de patrulla por encima del hombro. Luego cruzó el vestíbulo, sus zapatos de cuero golpeando el suelo. La gente asustada del pueblo le abrió un camino, y un momento después, ella estaba en la calle.

"¡Si él no viene a mí, entonces yo iré a él, maldita sea!"




A través de la estrecha brecha en las cortinas, miro al cielo nocturno. Delicadas nubes en forma de abanico aún persisten. Con la tenue luz de la luna que se desliza, siento que la lluvia se ha ido.

"...Hora de irse," susurro en la habitación oscura.

Soy el único que queda en casa. Como Fels instruyó, Hestia y los demás se dirigieron primero a la calle Dédalo, después de pasar el día preparándose. Cerraré las puertas, pero sin duda alguien entrará mientras no estemos. Sin embargo, no encontrarán pistas sobre nuestras actividades recientes. Lilly y la diosa han escondido todo lo de valor en el taller de Welf o en el sótano.

Normalmente, cuando estamos fuera, le pedimos a Miach y a su familia que nos cuiden el edificio, pero en este caso, podrían terminar siendo arrastrados por las cosas. Sería un error confiar en ellos ahora e involucrarlos.

“…”

Me levanto de mi silla y me miro en el espejo de cuerpo entero. Llevo puesta mi conocida armadura y bolsa, y sobre ella un manto que mezclará mi figura con la oscuridad. La diosa dijo que me quedaba bien, pero eso fue probablemente una exageración. Estoy armado con el cuchillo Hestia y Ushiwakamaru. Lo que me recuerda que mi daga carmesí aún yace en Knossos, donde la perdí durante la pelea con los cazadores. Tal vez pueda recuperarla más tarde.

Al salir de la habitación, froto el oculus set en la parte superior de mi guantelete, donde normalmente está el rubí.

El edificio, envuelto en la oscuridad, se despide de mí al pasar por la puerta. Una figura está de pie en el otro lado.

"Lord Hermes..."

"¿De camino, Bell?", pregunta con una sonrisa y una punta de su gorro de viaje. Parece que me estaba esperando.

"Sí", respondo asintiendo con la cabeza.

"Ah, ya veo... Bueno, te apoyo. Haz lo mejor que puedas".

"...Gracias."

Después de este breve intercambio, me escabullí de Hermes. Puedo sentir los ojos de los observadores mientras me dirijo hacia la calle Dédalo.

“…”

Hermes vigilaba a Bell mientras desaparecía en el callejón oscuro de la noche, con una sonrisa en los labios.

Al girarse para irse, vio a una figura acercándose a la casa de Bell. No se trata de un delincuente común que se aprovecha de un edificio deshabitado. La figura golpeó concienzudamente el picaporte metálico de la puerta, y luego frunció el ceño ante la oscura estructura. Tenía el perfil de una hermosa medio elfo, con las cejas levantadas por la ira. Vestida con el uniforme de una empleada del Gremio, se dirigió a Hermes.

"Dios Hermes. ¿Sabes adónde fue Bell... quiero decir, el Sr. Bell Cranell?"

"¿E-Eina? ¿Qué es lo que está mal? Pareces estar de mal humor."

Como líder de una facción neutral, Hermes recibía a veces peticiones del Gremio, y conocía a todas las bonitas recepcionistas por su nombre. Retrocedió un poco ante la expresión desconocida de la popular recepcionista. Pero entonces sus ojos amarillos y naranjas se entrecerraron.

"Eina, creo que eres la consejera de Bell, ¿no?"

"Sí, lo soy. Y por eso me gustaría saber adónde va".

"Sé adónde se dirige. Aparentemente, se ha ido a la calle Dédalo".

"Gracias", dijo secamente Eina. Hermes la llamó cuando se giró para irse.

"Espera un minuto, Eina. ¿Le darás esto a Bell?"

"¿Esto...?"

Hermes sacó de su bolsillo un brazalete con una piedra púrpura engastada en él. Con cuidado de no levantar su ira tocando su piel, él muy indiferentemente la colocó en la muñeca de Eina.

"Bell dejó caer esto. Quería devolverlo, pero lo perdí al salir. Siento pedirte un favor, pero ¿podrías devolvérmelo?"

Al principio parecía sospechoso, pero después de escuchar la excusa del dios, consintió.

"...Está bien. Lo haré."

Hermes sonrió un poco a su espalda mientras se alejaba. Entonces él también desapareció en la noche.





Desde nuestra casa en la parte suroeste de la ciudad, me dirijo a la calle Daedalus, en el sureste.

En el momento en que entro en las enredadas calles del Distrito del Laberinto, los otros aventureros me miran fijamente.

“…!”

Han estado espiando sospechosamente por las calles, y ahora me dirigen esas miradas sospechosas.

...No, está bien. Esto está muy bien. No tengo miedo.

Vagabundeo sin rumbo por la calle, logrando mi objetivo de llamar la atención.

"¡Hola, Pequeño Novato! Si sabes algo, ¿qué tal si nos lo cuentas?"

"...no sé nada."

"Mi Dios no se calla al respecto. Sigue diciendo que debes saber algo sobre los monstruos".

Me involucro en varios intercambios con aventureros mal educados cuyos nombres no conozco. Mi respuesta es siempre la misma.

Toda la calle Dédalo está al límite. Quizás sea porque ahora, cinco días después de que los monstruos aparecieran en la superficie, los aventureros están cansados e irritados después de que sus esfuerzos no hayan conducido a ningún progreso notable.

O tal vez sientan algo.

Tal vez sepan que algo está a punto de suceder.

Después de sobrevivir a varias peleas con otros aventureros sin incidentes, me acerco a un arquero elfo.

"¿Qué está pasando con la evacuación civil?"

"...Ni un alma queda por aquí. El Gremio los sacó a todos. Los que no han evacuado hoy parecen haberse reunido en el lado noroeste de la calle Dédalo", responde cortésmente, aunque con una mirada incómoda. El Distrito del Laberinto está ubicado en la tercera sección de la ciudad, entre las calles East y Southeast Main. Por lo que puedo decir de las respuestas de los elfos, la mayoría de los residentes civiles han evacuado a una sección de East Main Street.

El dolor me atraviesa el corazón cuando pienso en Lai y en los otros huérfanos, pero al mismo tiempo me siento aliviado. Lo más probable es que la batalla en la calle Daedalus tenga lugar entre sus secciones sur y oeste.

Ahora, ¿qué hay de La Familia Loki...?

Cuidando de no dejar que los otros aventureros me distraigan, escudriño mis alrededores. Busco a lo largo del sucio bulevar de ladrillos el emblema del Arlequín... y ahí está. Hombres y mujeres demi-humanos se paran contra una pared susurrando unos a otros, su armadura llevando la cresta. Los miembros de La Familia Loki me miran, y luego salen corriendo.

“…?”

No sé qué hacer con ellos. Me reconocieron claramente antes de moverme, pero no puedo hablar con ellos ni seguirlos. Fingiendo estar buscando información, gradualmente me dirijo hacia el lado sur del Distrito del Laberinto.

Esa gente... ¿fueron a decírselo a alguien? ¿Quién? ¿Finn? ¿O...?

Un momento después, la respuesta a mi pregunta cae desde arriba.

Stomp! Stomp!

El sonido chirriante de las botas cayendo sobre una superficie dura atrae mi mirada hacia arriba.

"...¿Qué...?"

No puedo creer lo que ven mis ojos. En el techo de un edificio alto de esta calle, un hermoso cabello dorado brilla contra el cielo negro de la noche.

Los ojos a juego con el pelo que se balancea en el viento me miran directamente a mí.

Vestida de plata y verde azulado, la Princesa de la Espada, la más fuerte de la ciudad, ha aparecido sobre mí.

¡¿Aiz...?!

“…”

Aiz había escogido al niño entre los muchos aventureros que iban y venían por la calle. Ella le miró fijamente mientras él la miraba asombrado.

“Finn. Si ese chico viene a la calle Dédalo... lo vigilaré”.

Anteriormente, mientras los aventureros se preparaban para tomar sus posiciones después de haber descansado, Aiz había ofrecido sus servicios a Finn.

"¿En serio?...¿Puedes hacerlo? Aiz, has apoyado demasiado a Bell Cranell. Honestamente hablando, me temo que lo perderías de vista a propósito", había respondido.

La vigilancia de Bell era lo único que Finn no tenía intención de entregar a Aiz.

"Seré franco contigo, Aiz. Objetivamente hablando, Bell Cranell es una fuerza desestabilizadora en Orario en este momento. Es un factor de riesgo. Teniendo eso en cuenta, tenemos que hacer dos cosas. Primero, estén atentos, y segundo, si surge la necesidad, deténganlo de actuar."

“…”

"¿De verdad puedes hacer esas cosas?"

Aiz había mirado hacia abajo por un momento a los ojos de su líder, lo que no toleraba la deshonestidad. Luego asintió con firmeza.

"Si intenta algo... lo detendré. Si alguien tiene que detenerlo, quiero que sea yo".

“…”

"Y si aparece un monstruo... lo derribaré."

Las palabras de Aiz fueron un reflejo sin adornos de la mezcla de deber y deseo personal en su corazón.

Finn le había mirado a los ojos sin titubear, y luego asintió.

"Muy bien", había dicho.

"No confía en mí..." Murmuró Aiz, volviendo de su ensueño y mirando por encima de su hombro. "Pero no hay nada que hacer al respecto."

La verdad es que Aiz no pudo evitar sentir debilidad por el chico.

Persiguiendo estos pensamientos ociosos, Aiz centró su atención en el paisaje urbano debajo de ella.

...Como Olba y los otros miembros de bajo nivel de la familia me dijeron, él está solo por ahora....

El chico todavía la miraba. Ella había dejado deliberadamente que él la viera para mantenerlo bajo control. Y así comenzó su vigilancia.

¡¿Aiz está aquí sola, mirándome...?!

Esto es lo peor. Estoy perdido.

Los pensamientos me vienen a la mente sin invitación en el momento en que la veo. Han soltado el arma más fuerte de la facción contra mí, y no tienen la intención de dejarme hacer nada estúpido.

Planean cortar nuestros pequeños trucos con un golpe de su espada. La Familia Loki ha dejado mi vigilancia totalmente en manos de Aiz.

Mientras estoy de pie congelado en medio de la calle, los otros aventureros siguen mi mirada hacia arriba y notan a la Princesa de la Espada. Un hilo de sudor frío se desliza por mi mejilla. Fingiendo limpiarlo, susurro en el oculi del dorso de mi mano izquierda.

"Diosa... la Srta. Aiz está aquí."

"Ugh, ¿en serio?"

La voz agitada de la diosa vuelve a mí a través del cristal azul, que está apagado para no mostrar una imagen.

"Bueno, en cierto sentido, significa que serás capaz de mantener a ese pequeño Wallen-algo pegado a tu lado... Pero si lo necesitas, ¿crees que serás capaz de sacudirla?"

"Eso podría ser...""No, eso definitivamente no será posible."

Mi papel es atraer la atención y, si surge la necesidad, encontrar a los Xenos que se separaron del grupo. Es una posición guerrillera que capitaliza mi movilidad. Pero ese plan se ha esfumado. Se suponía que era una distracción, pero sólo han asignado a una persona para que me vigile: Aiz. Y eso significa que no importa cuánto me mueva, la formación de batalla de La Familia Loki en la calle Dédalo no se moverá. Esto debe ser trabajo de Finn.

Mientras Aiz esté conmigo, todos nuestros trucos serán frustrados.

¿Debería aprovechar la confusión para perderla?

No, no se puede hacer. Incluso si uso uno de los objetos mágicos de Fels...

Me rozo la mano contra el hinchazón de la bolsa escondida bajo mi manto, conteniendo la respiración. Justo entonces...

"¡Hey!"

"¡¿Eeeek?!"

Emití un grito de asombro mientras las manos golpeaban mis hombros. Mi corazón latiendo con fuerza, salto en el aire.

Los aventureros que me rodean se sorprenden. Conmocionado, me doy la vuelta.

"¿Eh? ¿Nahza?"

Sus ojos adormecidos, sus orejas de perro colgando al lado de su cara, y sus mangas desiguales escondiendo su airgetlám -su brazo falso-, la capitán de la familia Miach se dirige a mí con su habitual voz plana y levanta ambas manos.

"Hola..."

"¿Qué estás haciendo aquí?"

"Bueno, supongo que estoy aquí para ayudarlos."

Las palabras de mi conocido chienthrope me sorprenden una vez más.

"Estás en problemas, ¿no? Seguro que te reprimes. Hubiera estado bien que me pidieras un favor, considerando nuestra relación..."

"No, pero... Nahza, ¿no sabes... lo que hice?"

"No conozco los detalles... Pero déjame adivinar, te metiste en problemas otra vez persiguiendo el trasero de una chica. ¿Verdad?"

"¡No, eso no es...!"

...Pero, ¿está realmente equivocada?

En el sentido de que corrí detrás de Wiene, tengo que admitir que ella no es...

Nahza asiente con la cabeza y me da palmaditas en la espalda. Siento que el sudor se me cae.

"De todos modos, esto es lo que Lord Miach me dijo que hiciera..."

"¿Qué?"

Nahza le explicó que le había dicho que yo le había causado algunos problemas, pero que ella me ayudaría de todos modos sin hacer preguntas.

"Creo que la familia del Señor Takemikazuchi también está por aquí. Hermes parece haberles dicho que fuiste a la calle Dédalo... Bell, voy a decirlo una vez más. Eres demasiado reservado".

Miach y Takemikazuchi eligieron salvar... no a los Xenos, sino a mí, que estoy tratando de salvar a los Xenos. Confían en mí, aunque he intentado ayudar a los monstruos.

Mi visión se vuelve borrosa al pensar en su respuesta y en la amabilidad de Nahza, que ha depositado su confianza en mí en un momento como éste.

"...Bell, eres un llorón."

"¡Lo siento!"

Rápidamente me enjuago los ojos para evitar que caigan las lágrimas. Aún así, Nahza, que es mayor que yo, me acaricia el pelo cariñosamente. Me ruborizo cuando los otros aventureros me miran con curiosidad.

"Entonces, ¿hay algo que pueda hacer? Soy yo ahora, con Daphne y Cassandra fuera, por supuesto..."

"Um, bueno... si insistes..."

Consciente de la mirada de Aiz, siento bajo mi manto la bolsa que allí se esconde. Al retirar uno de los objetos y dárselo a Nahza, le murmuré algunas instrucciones al oído.

"¡Bien, lo tengo... y Bell, será mejor que me compres un montón de pociones la próxima vez!", dijo con una sonrisa.

"¡Ja ja... lo haré!"

Ella se aleja, saludando mientras se va. Me ha dado una sacudida de energía y coraje.

Una mujer... un chienthrope...

Desde el techo del edificio, Aiz vio la reunión de Bell con Nahza.

...le acaricia el pelo.

Inconscientemente, su propia mano acarició el aire confortablemente, como una niña cuya mascota le había sido arrebatada.

Un instante después, se dio cuenta de lo que estaba haciendo y agitó la cabeza como para despejarla.

¿Le está dando algo? No puedo verlos a los dos... Mejor se lo digo a Raúl, pensó, mientras Bell y Nahza se separaban.

Ella continuó monitoreando a Bell.

La ayuda de Nahza puede resultar crucial... Me pregunto si debería decírselo a Lilly.

Después de despedirme del chienthrope, me dirijo a la sección más meridional del Distrito del Laberinto. Veo a Aiz por el rabillo del ojo unas cuantas veces -por supuesto que me está siguiendo- y empiezo a llevar el oculi de mi guantelete a mis labios, con la intención de ponerme en contacto con la diosa. Pero antes de que pueda hacerlo, una estridente voz femenina suena en mi oído.

"¡Bell Cranell!"

"¡¿Eek?! ¿Aisha?"

"¿Por qué gritas? Suenas como si un monstruo te persiguiera. ¿Me confundiste con esa gran mujer sapo?"

"¡Lo siento! Y Lyu, también-Ergh!"

Parpadeo sorprendido cuando Lyu extiende un dedo y me lo lleva a los labios. Ella lleva una capucha y una máscara que esconde su rostro, mientras que Aisha está vestida como una corista.

"Saludos, Sr. Cranell. Pero por favor, evite gritar mi nombre".

"¿Qué están haciendo aquí?" Pregunto, repitiendo la pregunta exacta que le hice a Nahza.

"Andrómeda nos lo contó todo. Hemos venido a ayudarte", dice Lyu con calma.

"No te lo dije, pero me he unido a la familia Hermes. Aparentemente, allí no existe el poder de veto", agrega Aisha encogiéndose de hombros.

No me he dado cuenta de lo que está pasando, pero... ¿Hermes otra vez?

Dado nuestro tema de conversación, estamos juntos como si tuviéramos una conferencia secreta. Los aventureros machos en la calle chasquean sus lenguas con asco al ver mi cara a sólo un pelo de distancia de la enmascarada Lyu y la preciosa y encantadora Aisha. Sus ojos son lo suficientemente fríos como para congelarme...

"Andrómeda tenía algunas peticiones..."

"Yo me encargaré de eso. ¿Hay algo que necesites? Sólo di la palabra."

"Bueno..." Hablar con aventureros talentosos de segundo nivel me pone nervioso, pero hago mi petición.

"...Esa es una orden bastante difícil," dice Lyu. Sin embargo, Aisha es menos restringida.

"¡Tienes valor!"

"¡Lo siento! Incluso si pudieras conseguirme un poco de tiempo... ¿o es demasiado difícil?"

Para ser honesto, sé muy bien que he pedido mucho. Pero también sé que ahora no es el momento de contenerse.

Si no les pido ayuda, no podré hacer nada.

"No, no, lo haremos. Si eso es lo que quieres. Haremos todo lo que podamos".

"Lyu... lo siento. Muchas gracias."

Un sentimiento de profunda gratitud brota de mi pecho mientras miro a los ojos azul cielo en las profundidades de su capucha.

La sensación del brazo de Aisha rodeando mi cuello me asusta de este humor pensativo.

"Uh...!"

"Los problemas te rodean, muchacho. ¿O debería decir, que no puedes evitar meter la cabeza en ellos?"

Los brazos de Aisha están alrededor de mi cuello ahora, y ella me está jalando hacia ella.

Estoy rodeado de una suave piel marrón y el aroma del almizcle. Me ruborizo al sentir sus grandes senos contra mí mientras suspira dentro de mi oído.

"Cuando todo esto termine, quiero mi recompensa".

"¡¿Eh?!"

Se lame los labios y me da una sonrisa ferozmente coqueta. Puedo sentir la sangre drenando de mis mejillas cuando--

"¡Pensé que te había dicho que le quitaras las manos de encima!"

Lyu empuja su espada de madera hacia Aisha con una fuerza aterradora.

Aisha esquiva el punto como si lo estuviera esperando, y yo sigo presionando su escote. Desde las sombras de su capucha, los ojos de Lyu arden de ira.

Esto no es un espectáculo. ¡Está realmente furiosa!

"Suelte al Sr. Cranell ahora mismo. Si no lo haces, te haré papilla".

"¡Sólo inténtalo! No soy de los que se quedan sentados mirando a mi presa con la boca cerrada".

¡¿Por qué la situación se ha vuelto violenta de repente?! ¡¿No dijeron que iban a ayudarme?!

Intento desesperadamente librarme de mis suaves restricciones marrones, pero no puedo liberarme de esos brazos de Nivel 4. Estoy atrapado entre la ira de un elfo y el cuerpo de una amazona. Encima de eso, los ojos de los otros aventureros están llenos de una mezcla de resentimiento y malicia...Ahhhhhhhhhhhh.......!

¡Espera, me están vigilando ahora mismo!

Miro hacia arriba y justo ahí.

Aaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!

¡Aiz me está mirando!

¿Más mujeres...? Una amazona y... ¿quién podría ser?

Aiz miró hacia el Amazonas y a la figura enmascarada mientras interactuaban con el niño.

Acaba de presionar sus dedos contra los labios de él.

...Y está siendo... ¡abrazado!

Aiz observó en silencio desde el borde del techo mientras la Amazona presionaba a Bell contra su pecho. Aparentemente por su propia voluntad, las piernas de Aiz se agacharon para acercarla un poco más a la escena de abajo.

Se envolvió los brazos alrededor de las piernas y miró fijamente a Bell.

Si la vigilancia de Aiz fuera lluvia, esto sería un aguacero.

¡Esto es malo, esto es malo...! ¡Quiero correr hacia ella y explicarle todo...!

Cuando Lyu, Aisha y su discusión finalmente me dejan, empiezo a sudar como una cascada.

Los otros aventureros parecen estar al borde de un motín, y no me gustan sus miradas asesinas, pero es Aiz y su mirada constante lo que más me molesta!

Y su expresión no ha cambiado nada. ¡Ni un poquito!

Es como si me estuviera regañando por algo. Mi corazón no deja de latir.

¿Es otra de tus estrategias para socavarme, Finn? Grito dentro de mi cabeza, aunque mi miedo y temor por el aventurero de primer nivel son casi seguramente injustificados.

Será mejor que vaya a algún sitio con menos gente...

O eso pensaba yo.

"¡Ahí estás! Bell!!"

Llega el asesino final.

"¿E-Eina?"

"¡Finalmente te encontré! ¡He estado buscando por todas partes!"

Vestida con su uniforme del Gremio, se dirige directamente a mí. Oigo susurros maliciosos de "¿Otra vez?" a mi alrededor. Mi sudor está subiendo como la marea.

"¿Qué está haciendo aquí?" Lo digo por tercera vez esta noche.

"Oí que estabas en la calle Dédalo. Y cuando pregunté a los otros aventureros, amablemente me señalaron en tu dirección!" Eina dice apasionadamente.

Tengo que admitir que dada la cantidad de atención que llamo, pedir a otros aventureros podría ser una buena manera de encontrarme.

Pero... ¿está enfadada Eina?

Pensé que cuando nos viéramos sería más... ¿incomodo?

Ignorando mi pánico, ella camina hasta la punta de mi nariz.

"Ya que no viniste después de tanto tiempo, ¡tenía que venir a ti!"

"¡¿Disculpa?! Um, yo, uh, me sentí avergonzado y demasiado avergonzado para mostrar mi cara, así que...?!"

"Apuesto a que sí. ¡Eres ese tipo de hombre! No importa lo grave que sea la situación, eres tan gallina que hasta a mí me sorprende. Pero, ¿no crees que hubiera sido una buena idea al menos ponerse en contacto conmigo o verme una vez?"

"¡Lo siento...!" Digo, temblando.

Nunca había visto a Eina tan feroz.

La culpa es enteramente mía: soy yo quien le causó problemas y la preocupó, así que todo lo que puedo hacer es disculparme profusamente. Está enfadada conmigo desde lo más profundo de su corazón, y me reprende como una hermana regañando a su hermano menor.

"Así que sólo soy una mujer que usaste cuando te convenía, ¿eh?"

"¡¿Señorita Eina, señorita Eina?! ¡Alguien podría malinterpretarte...!" Le grito mientras suelta la bomba más grande hasta ahora.

Las miradas de los otros aventureros se han vuelto aún más agudas. Ya había tocado fondo, pero ahora un pedazo de basura tendría mejor reputación que yo. Puedo oírlos lanzar insultos y maldiciones a mi manera.

"Es el peor."

"¡Un enemigo de las mujeres en todas partes!"

"¡Vete a la mierda, Conejo!"

Ahhhhhhhhhhh...!!!

Estoy demasiado asustado para mirar en la dirección de Aiz.

"¡No te dejaré ir hasta que hayas respondido a cada una de mis preguntas!"

"¿Qué? ¡¿Eso es...?!"

Eina toma mi brazo, y una vez más me encuentro presionado contra el cuerpo de una mujer.

Me pongo rojo remolacha, entonces mi codo blanco toca el pecho de Eina y todos los aventureros me miran fijamente. Pero también por la mirada de mi ídolo ardiendo en la parte de atrás de mi cabeza.

Es como una especie de castigo divino. Este debe ser el precio de hacer llorar a Eina ese día.

¿Es... otra mujer otra vez...?

Aiz estaba muy al tanto de la reunión de Bell con Eina.

...Todas mujeres, no hombres.

Se sumergió en un silencio que llegó hasta lo más profundo de su corazón. Mientras se sentaba con los brazos alrededor de las rodillas, sus ojos se concentraban implacablemente en la blanca cabeza del niño. Podía distinguir frases como las de “una mujer que usaste”.

Se volvió rojo, luego blanco, tan rápido como un artista de cambio rápido. Parecía inquieto.

Aiz ladeó la cabeza hacia un lado, su pelo dorado derramándose sobre su hombro.

"¿Es Bell... un idiota?", se susurró a sí misma.

Un momento después, el grito de Bell partió el cielo nocturno.




"Llevo un rato oyendo a Bell gritar...", dijo Haruhime irritada.

"Lo sé. Quiero advertirle que no haga tanto ruido, pero como estamos separados, no hay nada que pueda hacer -respondió Hestia, cruzando los brazos sobre su pecho-.

Los lamentos del chico venían del oculi. Hestia y Haruhime vestida de kimono estaban en la sección suroeste de la Calle Daedalus, prácticamente en su frontera con el Barrio del Placer. Habían tomado una posición en la cima de una torre vacía con una buena vista de la ciudad.

"Y, Haruhime, por favor, ten cuidado al hablar cerca del cristal porque captará el sonido."

"¡Oh, lo siento mucho!", dijo la chica renart, apretando ambas manos contra su boca y saltando desde el oculi.

Varios oculi estaban alineados en el techo, y a su lado había un mapa del tamaño de una alfombra. EL LEGADO DE DAEDALUS -su nombre- estaba inscrito en una esquina. El Sabio original había caminado el área sobre pies huesudos para crear el dibujo del Distrito del Laberinto. No pude salir mucho, pero me las arreglé para inspeccionar el área, había dicho el mago. A pesar de esta modesta afirmación de haber pasado por alto algunos de los callejones y puertas ocultos, el mapa incluía rutas que ni siquiera los residentes de la calle Daedalus conocían. Los cientos y miles de figuras que se observan en la hoja -desde el ancho de las calles hasta el número de posibles cuellos de botella- hicieron que Hestia se sintiera débil la primera vez que puso los ojos en ella.

Había un punto más importante en el mapa.

Había varios nombres escritos en él, y se movían como si estuvieran vivos.

"Veamos... parece que Bell y Lilly están en la sección sur como planeamos..."

"Pero en el oeste, parece que la Dama Mikoto y el Maestro Welf aún no se han encontrado con los Xenos."

Hestia estaba a cuatro patas sobre el mapa, mientras que Haruhime se inclinaba sobre él con las manos sobre las rodillas. Estaban siguiendo los distintos nombres mientras se movían, y Hestia los siguió con su dedo.

El mapa había sido rociado con Polvo de Buscador, uno de los objetos mágicos de Fels.

El polvo se guardaba en un frasco grande. Para usarla, uno gotearía sangre sobre ella y rociaría la sustancia rojiza sobre el mapa. Si el donante de la sangre estaba en el área mostrada en el mapa, aparecería su nombre, junto con su ubicación. Hestia y todos los miembros de su familia habían goteado su sangre en la tinaja antes de dársela a la lechuza, junto con los oculi, para entregarla a los Xenos. Después de que los monstruos añadieron su sangre, el búho trajo el frasco de vuelta a Hestia. Esparció el polvo sobre el Legado de Dédalo que había recibido de Ouranos, y el mapa mágico estaba completo. Le permitió ver de un solo vistazo dónde se encontraban los miembros de su familia y los Xenos.

El único inconveniente era que el polvo sólo se podía utilizar con mapas que Fels había creado con papel especial hecho a mano. Este papel mágico tenía que ser instruido en las rutas apropiadas. Un mapa descuidadamente dibujado no serviría.

El enorme mapa del Distrito del Laberinto mostraba el nombre de todos con sangre Koine, a excepción de Fels y Gros, que no tenían sangre para donar. Quizás Fels se había sentido juguetón, ya que las palabras parecían haber sido escritas con un bolígrafo de plumas y movidas como piezas de ajedrez.

Haruhime cogió al gemelo del oculi de Welf.

"Maestro Welf, Dama Mikoto, eh... Por favor, girad en la tercera esquina", dijo.

"Habrá un desagüe de aguas residuales a lo largo del lado izquierdo de la carretera. Ahí es donde se esconden los Xenos", añadió Hestia.

"Lo tengo."

"¡Gracias, Lady Haruhime y Lady Hestia!"

El poder del Polvo Buscador y los oculi -que juntos permitieron a Hestia y Haruhime determinar instantáneamente la ubicación de todos y comunicarse con ellos- habían convertido la azotea en un centro de operaciones de mando y combate al aire libre. Lo que ocurriese aquí determinaría el destino de los Xenos, que tendrían que abrirse camino a través del enrevesado laberinto de la calle Dédalo y luego hacia los Knossos subterráneos.

Como Hestia no tenía ninguna capacidad de lucha, se le encargó dirigir la operación desde detrás de las escenas. Haruhime era su ayudante y, en caso de emergencia, salía para dar a Bell y a sus otros combatientes un empujón de nivel.

"Ahora bien, si esto nos dijese también dónde está el enemigo, sería perfecto", dijo Hestia.

"Eso es verdad... Si ese fuera el caso, podríamos pasar por todo esto sin toparnos con La Familia Loki."

Hestia se apartó del mapa, se sentó con las piernas cruzadas, y miró hacia la parte central del Distrito del Laberinto, donde sospechaba que la Familia Loki había localizado su cuartel general.

Claro que no podemos pedirles su sangre...

La imagen de la cara de cierta diosa flotaba en su mente, y sus pensamientos saltaban hacia atrás en el tiempo.

"Loki. Quiero hablarte de los monstruos armados".

Era el día anterior, y Hestia y Bell acababan de separarse en la calle Dédalo. Esas fueron las primeras palabras que salió de su boca después de que él se fuera.

"Ahora, y solas."

"...Claro, lo que sea. Siempre y cuando no lleve mucho tiempo".

Quizás había algo en la seria expresión de Hestia que hacía que Loki estuviese de acuerdo; la siguió hasta un patio ovalado con una fuente dentro.

"Los monstruos que aparecieron en la superficie se llaman Xenos. Son inteligentes," dijo Hestia.

Ella continuó explicando todo lo que sabía sobre los Xenos y la conexión de su familia con ellos. Fue una apuesta. Conociendo a Loki, era muy posible que encontrara divertida la información y la transmitiera a toda la ciudad. Pero si ella supiera la verdad sobre estos recientes eventos, seguramente tendría algún impacto en La Familia Loki. Hestia habló con la esperanza de que Loki actuaría con alguna apariencia del carácter de una diosa.

"Guau... Monstruos que pueden comunicarse."

Loki no parecía especialmente sorprendida por las palabras de Hestia. Entrecerró sus ojos bermellón.

"Así que ahora que has derramado los frijoles, ¿qué quieres de mí?"

"...quiero que nos ayudes a vivir en paz con los Xenos. Tal vez sea demasiado, si los ignoras por el momento..."

Loki la interrumpió con una risa burlona.

"¿Qué eres, una idiota?"

Con esas cinco palabras, defraudó las esperanzas de Hestia.

“…!”

"Niña pequeña. ¿Sabes quién es el líder de nuestra facción?"

"...El Valiente, Finn Deimne?"

"¿Y cuál es el nombre de nuestra facción?"

"...La Familia Loki, la facción más fuerte de la ciudad?"

"Tienes toda la razón. Finn es la esperanza de los prums y la estrella de Orario. Es un poco doloroso, pero somos la mejor familia de la ciudad. ¿Tienes idea de lo que haría la gente si nos pusiéramos del lado de los monstruos?"

Hestia no pudo encontrar nada que decir.

"Si tratara de forzar a mis lindos hijitos a hacer algo así, se reirían de mí fuera de la ciudad. Dirían: 'Loki, has llevado tus bromas demasiado lejos. Es hora de dejar de jugar y divertirse''. Incluso podrían volverse contra mí y marcharse. En cuanto a Finn, ha estado en esto por sus propios intereses desde el principio, no se lo pensaría dos veces antes de abandonarme".

Contrariamente a su comentario sobre la actitud fríamente calculadora de Finn, Loki parecía estar disfrutando.

"Lo que Finn quiere es fama por revivir una familia. No va a hacer nada para arruinar su propia reputación. Él no puede. Tus hijos son prueba suficiente de lo que pasaría si la gente se enterara".

“…”

"Las ambiciones de Finn nunca van a coincidir con lo que quieres."

No había manera de que La Familia Loki bajo el liderazgo de Finn y La Familia Hestia buscando proteger a los monstruos llegaran a un entendimiento. Por extraño que parezca, Loki estaba diciendo exactamente lo que Hermes le había dicho a Bell.

"De todos modos, Finn ya tiene una idea bastante buena de lo que son esas cosas Xenos".

“!”

"Pero no le ha dicho mucho a Aiz y a los demás. ¿Sabes por qué?"

Desde que Hestia dudó, Loki continuó.

"Porque eso los retrasará. Podría hacer que sus lindos subordinados duden antes de actuar. Y sobre todo... si la verdad sobre los Xenos saliera a la luz, sacudiría los cimientos de Orario".

Contarle a todo el mundo sobre los Xenos podría ser su salvación, pero también representaba un riesgo para la vida de la gente.

¿Podría Hestia decir honestamente que todos los aventureros que se enteraron de los Xenos seguirían siendo capaces de matar a otros monstruos sin dudarlo un instante? Ella no podía. Y un momento de vacilación pondría sus vidas en peligro. Eso podría ser fatal para Orario, la ciudad que floreció gracias a la existencia del Calabozo. Finn lo sabía.

Hestia también lo hizo. Cuando estalló la lucha entre La Familia Loki y los Xenos en el Distrito del Laberinto, ni ella ni Fels habían transmitido el hecho de que se trataba de monstruos inteligentes. Temían correr el riesgo irrevocable de causar caos en todo el mundo de los mortales.

Fels también sabía que Finn no escucharía ninguna de sus súplicas. Si algún habitante del pueblo estuviera observando, sin duda mataría a los "monstruos", aunque supiera que eran inofensivos. Ese era el tipo de espíritu inquebrantable y ambición extrema que tenía.

"Básicamente, es imposible, ¿verdad? La idea de que nuestros hijos convivan pacíficamente con monstruos", dijo Loki.

"Eso depende..."

"Muchos de nosotros, dioses idiotas, probablemente lo veríamos como un misterio o un poco de entretenimiento. Pero los niños son una historia diferente. Odian a los monstruos con sus corazones y almas. Por eso tengo miedo".

Loki suspiró antes de continuar.

"¿Cuál fue esa enfermedad que mató a un montón de niños...?" Ah, sí, la peste negra. Si esa enfermedad causara estragos y luego apareciera diciendo: "Quiero hacerme amigo de la humanidad; te prometo que no mataré a nadie más", ¿crees que nuestros hijos se darían la mano y se harían amigos?".

“…”

"De ninguna manera. Estarían demasiado asustados. Sabrían que aunque la enfermedad no quisiera, podría hacerlos sufrir y matar a todos. De improviso, tan fácil como respirar".

Los monstruos habían dejado una franja de destrucción por todo el mundo, matando a cientos de millones. Incluso ahora, estaban matando gente. Tenían cuerpos amenazadores, garras y colmillos que eran símbolos de derramamiento de sangre, llamas que invitaban a la muerte y voces bestiales. Todo en ellos encarnaba la masacre. Loki estaba insinuando que para los habitantes del plano mortal, los monstruos eran lo mismo que una enfermedad devastadora o un desastre natural.

En este caso, la "enfermedad que causó estragos" serían los Xenos. Y dejar entrar esta "enfermedad" sin una vacuna a mano podría llevar a nada más que a la autodestrucción.

"Así que estoy sorda a tus peticiones. Todo depende de Finn, todas nuestras decisiones y todas nuestras acciones", dijo Loki.

Hestia había estado mirando hacia abajo y mordiéndose el labio, pero ante las siguientes palabras de Loki levantó la cabeza.

"A cambio, mantendré la boca cerrada sobre lo que me dijiste hoy."

"¿Eh?"

"Digo que fingiré que nunca oí nada de ti. No le diré a Finn lo que tu familia está planeando hacer. Me quedaré mirando".

"...¿Qué es lo que buscas?"

"Oh, esto y aquello... supongo que soy uno de esos dioses que ama un poco de misterio y diversión", contestó Loki burlonamente antes de alejarse.

"¡Espera, Loki!"

"Adiós, Itty Bitty. Gracias por ayudarme a matar el tiempo".

Con una ola a medias, la diosa de pelo bermellón desapareció de la vista de Hestia.

No sé lo que Loki está pensando... pero parece que no necesitaremos vigilarla.

En cierto modo, ella era el embaucador más molesto de todos, y ahora no tendrían que preocuparse de que se interpusiera en su camino. Al menos algo útil había salido de la conversación.

Esa fue la conclusión de Hestia cuando volvió a concentrarse en el presente.

"El resto depende de Bell y los otros..." murmuró.

Ella levantó la vista. Nubes finas velaban el cielo nocturno.

El reloj roto que yacía junto al mapa junto a ella hizo tictac. La hora señalada había llegado.




Lido miró hacia el cielo azul profundo.

Ya no escondido por las nubes, era un mar interminable de estrellas.

"Por fin puedo ver el cielo que anhelaba... pero sólo escondiéndome así." Después de todo, quizás seamos criaturas de las sombras", dijo suavemente a través de sus colmillos, burlándose de sí mismo.

Los dos pies deformes y escamosos del guerrero lagarto fueron plantados al borde de la oscura cloaca. Se quedó mirando al cielo.

Buscaba una pequeña esperanza, más débil que una estrella, en los cielos infinitos.

"Siento haberte hecho esperar."

"¡Welf! ¡Mikoto!"

"Mucho tiempo sin vernos... Bueno, no ha pasado tanto tiempo... pero me alegro de que te veas bien, Wiene."

Lido se giró al sonido de la feliz voz de Wiene, justo a tiempo para verla reunida con Welf y Mikoto. Llevaban un gran saco lleno de bolsas apestosas para cubrir el olor del Lido y de los otros.

Con sus hermanos, formó un círculo alrededor de la alegre vouivre y de los humanos. La visión de sus sonrisas despreocupadas no tenía precio. Eran la esperanza de los Xenos.

Cada vez que Lido veía sus sonrisas, un impúdico deseo surgía de su cabeza. ¿Qué más se puede pedir que esto? Una voz interior le advirtió... pero aún así se sintió buscando algo más.

Quiero un futuro en el que caminemos codo con codo.

"...Lido, es la hora. ¡Contamos contigo!"

"Ah, sí."

A instancias de Fels, que miraba el reloj roto, Lido salió de la alcantarilla. Luego, con una agilidad que sorprendió por su enorme cuerpo, escaló un edificio y saltó al techo.

Miró hacia la ciudad sumergida en la oscuridad y se disculpó en silencio ante todos sus habitantes desconocidos. Entonces tomó su decisión.

Se llenó el pecho de aire y, con una sola prisa, lo dejó salir todo.

OWOOOOoooooooooooooooooooooo...................

El aullido del monstruo sacudió la noche negra.

El largo y bajo grito resonó por cada rincón del Distrito del Laberinto y se extendió hasta los bordes de la ciudad.

Los aventureros de todas partes levantaron la cabeza al unísono. La gente del pueblo temblaba de miedo. Todos ellos dejaron de hacer lo que sea que estuvieran haciendo. Sabían que había llegado el momento.

Una vez más, el grito de guerra de los monstruos resurgentes sonó como la llegada de la agitación a la ciudad.

OHOOooooo.............

"Han respondido", dijo Fels, apartándose rápidamente del sonido.

El aullido estridente que rasga el cielo nocturno justo después de Lido se asemeja al grito de una joven. La sirena entrecerró los ojos con concentración.

"Puedo oír a Fia y Lett pero no a Aruru..."

"Definitivamente la oiríamos si estuviera aullando. O se está callando o algo le impide hacer ruido..." dijo la gárgola.

El aullido continuó resonando de un lado a otro del cielo. Era un lenguaje que sólo los monstruos entendían. Los humanos y las deidades no podían discernir el verdadero significado de esos aullidos. Eran una especie de informe que comunicaba la ubicación de cada monstruo, el destino del objetivo y toda otra información importante.

"Lo máximo que podemos hacer es confiar en ellos e irnos."

A las órdenes de Fels, los Xenos se alejaron de la alcantarilla, derritiéndose en la oscuridad.

"¡¿Sir Royman?!

"¿Qué es eso? ¿Qué es eso? ¿Va a pasar algo?"

El pálido jefe del Gremio emergió al último piso del Panteón y se inclinó hacia delante sobre la barandilla.

"¿Vienen? ¿Vienen?"

"¡Es un festival! ¡Una fiesta!"

"¡Quiero ir a la calle Dédalo! ¡Quiero "iiiirrrrrrr"!

Los dioses y las diosas se habían entregado a la excitación. Mientras sus hijos se acobardaban, bailaban y saltaban.

"¡Capitán!"

“…”

El comandante de las mejores tropas de la ciudad miró tranquilamente hacia el Distrito del Laberinto.

“…”

La bestia negra como el azabache miró al cielo y comenzó a caminar, sus pies guiados por las estrellas.

Hermes entrecerró sus ojos naranjas y habló en la oscuridad.

"Así que el juego ha comenzado."

En silencio, se levantó el telón de la guerra.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

ARIFURETA SHOKUGYOU DE SEKAI SAIKYOU

Novela Web Autor: Chuuni Suki Traductor: jke-translations & unknowntrns
Géneros: Acción , Aventura , Fantasía, Harem, Psicológico, Romance
Volumenes: 9/10


SINOPSIS

Entre la clase transportada a otro mundo, Nagumo Hajime es un estudiante varón ordinario que no tiene ambiciones ni aspiraciones en la vida, y por lo tanto, es llamado «incompetente» por sus compañeros de clase.

La clase fue llamada para convertirse en héroes y salvar a un país de la destrucción. Los estudiantes fueron bendecidos con stats tramposos y clases geniales, sin embargo, no fue el caso para Hajime. Con su profesión de «Transmutador», y estadísticas muy mediocres.
«Synergist», para decirlo en una palabra, es la clase artesanal. Siendo el más débil, cae en las profundidades del abismo, cuando él y sus compañeros de clase estaban explorando una mazmorra. ¿Qué encontró en las profundidades? ¿Podrá sobrevivir?




Overlord, Volumen 14?, Palabras del Autor

El rincón de expresión del autor conocido como el Afterword ha comenzado.

Y así debo decir que, este es el decimocuarto volumen del libro para mí. Por lo tanto, mientras pido disculpas a las personas que esperan el Volumen 14, el corazón de Maruyama está lleno de la sensación de que ha terminado el Volumen 14. El siguiente será el Volumen 15~

¿Cómo te sientes después de leer esta historia?

¿Crees que Suzuki Satoru, como MC de una LN, se siente diferente de lo que ha sido Overlord hasta ahora?

La escena de la batalla en este libro podría haber terminado siendo confusa. Originalmente, tal vez hubiera sido necesario decir algo como "por eso lo hizo y así lo hizo", pero yo lo omití deliberadamente. Esta obra realmente supone una gran carga para sus lectores. Tal vez haya fracasado como autor de LN, pero como he dicho muchas veces, personalmente creo que "no importa si no lo entiendes".

Por cierto, mientras mi editor sigue diciéndome "por favor, hazlo más fácil de…

Overlord, Volumen 14?, Epilogo

Epílogo
Había un desierto al suroeste del centro del continente.

Se llamaba el Desierto del Dolor, o tal vez el Desierto de Di Gavorsa, según el gran imperio que una vez estuvo aquí.

Aunque era un desierto bastante extenso, algunas regiones recibían lluvias, por lo que varias razas - y monstruos - vivían aquí. Estaba el Gran Reino de los escorpiones Pabilsag, la pequeña nación de los Genios de Slutarn, y el grupo religioso que veneraba al Dragón de la Luz como su deidad principal -cuya fe era generalizada entre los nómadas- tenía su santuario principal en este lugar.