Ir al contenido principal

DanMachi, Volumen 11, Capitulo 2

CAPÍTULO 2
LÍNEAS DIVERGENTES, PLANES QUE SE ENTRECRUZAN


Después de despedirme de Syr, vuelvo solo al lugar donde dejé a la diosa.

Aquí también, todos los que me cruzo en la calle están emanando hostilidad. Syr puede haberme animado, pero este no es el tipo de cosas a las que te acostumbras.

Me apresuro, con los ojos en el suelo.

"Bell Cranell".

Alguien está diciendo mi nombre. Se han burlado mucho de mí, pero hasta ahora nadie ha intentado detenerme en la calle. Me detengo en seco, sorprendido.

Cuando me doy la vuelta, veo...

"¿Sr....Finn?"

Es el rubio de pelo dorado.

Con armadura y una larga lanza, el capitán de la familia Loki me mira fijamente.

"Sólo un cuchillo para defensa propia, ¿eh...? Es un armamento muy ligero el que tienes ahí, dada tu situación actual".

MI corazón se salta un latido ante su comentario, el cual entrega con una sonrisa que arruga sus ojos azules.

No llevo armadura alguna, porque sé que los Xenos no son peligrosos. Pero los otros aventureros no lo entenderían. Dado lo descuidado que debo parecer a todos los que me rodean, me pregunto qué estará pensando Finn.

No es que no tuviera tiempo para prepararme adecuadamente, sólo estaba siendo estúpido. Estoy haciendo una mueca de dolor por mi error, pero Finn continúa como si nada estuviera mal.

"Veo que estás solo. Me alegro, porque quería hablar contigo en privado sobre algo".

Yo, junto con los demi-humanos que han estado observando nuestro encuentro, empezamos sorprendidos.

Al momento siguiente, me miran de forma extraña. Algunos incluso dirigen miradas críticas a Finn, pero el aventurero de clase alta sólo me sonríe.

Pero... ¿está mal que me esté armando de valor contra esa sonrisa amistosa?

"¿Qué dices?", pregunta.

"...Oh, uh, vale," respondo con una voz que es más rígida de lo que pretendía.

La mirada en esos ojos azules me hace sentir que "no" no es una opción.

Sigo la pequeña figura del prum mientras busca un lugar libre de transeúntes. Finalmente llegamos a un callejón sin salida que parece ser una especie de almacén apilado con cajas de madera y barriles.

“…”

Hemos estado en una situación similar antes. La última vez, el capitán me pidió consejo sobre su propuesta de matrimonio. Esta vez, las cosas son completamente diferentes.

¿Por qué querría hablar con alguien como yo que lo trató como a un enemigo?

Como si adivinara mis pensamientos, Finn me mira y empieza a hablar.

"Tengo la intención de hacer la vista gorda a lo que hiciste ese día. La prioridad ahora es resolver la situación actual. Quiero tener una conversación productiva", dice, mirando mi cara de sorpresa.

"¿Una conversación...?"

"Sí. Sabes algo de esos monstruos armados que nosotros no conocemos, ¿verdad?" Para ir un poco más lejos, supongo que sabes todo sobre el incidente reciente".

Siento como si la punta de su lanza me hubiera atravesado el corazón.

Finn Deimne, El valiente. Aparte de su capacidad de lucha, es famoso por sus habilidades de liderazgo, incluso cuando se enfrenta a los Irregulares de las profundidades del Calabozo, en otras palabras, por su aguda mente.

¿Qué parte de la verdad ya ha discernido? ¿Qué sabe y qué información quiere? ¿Es un enemigo o podría ser un aliado?

Mi corazón latiendo salvajemente me impide pensar con claridad. Conmocionado, lo miro fijamente.

"Considero que lo que pasó el otro día fue un pequeño malentendido. Si hubiéramos estado compartiendo información, las cosas habrían sido diferentes".

Me froto la mano derecha sobre el pecho. Finn tiene razón en que podría haber habido una forma más sabia de enfocar esa situación. Si les hubiera contado todo a los miembros de la familia Loki durante nuestro encuentro, el resultado podría haber sido diferente.

Pero en el instante en que decidí rescatar a Wiene, mi cuerpo se movió por sí solo. Instinto es la única palabra para eso.

Y no importa lo que digan, estoy seguro de que Finn fue quien la masacró durante su alboroto.

Sin piedad, sordo a cualquier súplica.

Cuando vi esos ojos azules que nos miraban desde el techo mientras tiraba su larga lanza, inmediatamente descarté la opción de negociar.

Como capitán, Finn es de otra raza. Aún más realista que Lilly, es capaz de evaluar objetivamente cualquier situación y llegar a una decisión sin dejar que sus sentimientos personales se interpongan en el camino. Pesa sus opciones de manera neutral, despiadada y cruel.

Si fuera por una causa mayor, me descartaría sin pensarlo dos veces.

"Además, las cosas son diferentes ahora", dice Finn.

Él tiene razón. Las cosas son diferentes ahora.

No hay ningún Wiene fuera de control. No hay amenaza inminente para los civiles comunes. No tenemos ninguna razón para oponernos. Dejando a un lado el resto de la familia Loki, si tan sólo Finn me demostrara de alguna manera que entiende a los Xenos....

Empiezo a darme cuenta de que Finn tiene el control total de nuestra conversación actual. Aún así, confío en él, y estoy indeciso sobre si abrir o no sobre los Xenos.

"Bell Cranell. Si sabes algo, quiero que me lo digas".

"Yo, uh..."

Si puedo pedir su cooperación... ¿no estaría bien decírselo?

Mis labios que han sido sellados y cerrados comienzan a agrietarse... cuando repentinamente somos interrumpidos.

"¡Oye, Bell! ¡Qué coincidencia!"

““!””

La voz alegre resuena en el callejón sin salida.

"¿Lord Hermes...?"

"Sí, sí, soy yo, Hermes. ¿Qué haces aquí atrás? ¿Perdido, quizás? ¿O tal vez el joven Bell también está recogiendo información en la calle Dédalo?"

Con su gorra alada de viaje, Hermes se nos acerca con un paso ágil.

"Oh ho, Valiente. ¿Estaban ustedes dos en medio de algo?", dice, como si acabara de notar que Finn se esconde bajo mi sombra.

"...No, no, estamos terminando, Dios Hermes," Finn responde, buscando la cara sonriente del dios.

Después de un momento, suspira como si hubiera renunciado a algo y comenzara a alejarse.

Me siento nervioso cuando pasa delante de mí. Cuando se va, me mira a mí.

"Bell Cranell. ¿Tienes la llave?"

“…?”

Al principio, no entiendo lo que Finn quiere decir. Pero un instante después, me estremezco de sorpresa.

La llave... ¿Se refiere al Orbe de Knossos?

Una imagen del objeto mágico flota ante mis ojos. Cuando pienso en la bola inscrita con el glifo D -al que no tengo acceso por el momento- mi expresión se pone tensa. Finn me sonríe.

"No importa si no lo sabes. Olvida que dije algo", dice, y sale del callejón.

Veo cómo su pequeño cuerpo desaparece en la maraña de calles y luego se vuelve hacia Hermes.

"Lord Hermes, ¿qué estás haciendo...?"

"Bell".

Antes de que pueda terminar mi pregunta, él pone una mano sobre mi hombro y acerca su cara a la mía.

"Sería mejor que no le contaras a la familia Loki lo de los Xenos".

“!”

Estoy doblemente sorprendido, primero por la palabra Xenos que sale de su boca y segundo por la naturaleza de sus consejos. Continúa en voz baja.

"O tal vez sería más exacto decir que no hará ninguna diferencia aunque se lo digas. Aunque sepan que los Xenos son inteligentes, al final la familia Loki inevitablemente decidirá aniquilarlos".

“…!”

"E incluso si te piden tu cooperación, sospecho que acabarán usándote."

Continúa con una voz firme y un rostro serio.

"En este punto, no estarás de acuerdo con los mandos de la familia Loki. Estaría dispuesto a apostar por ello."

Me trago la declaración del Dios.

Habiendo dicho lo que tenía que decir, da un paso atrás y sonríe amablemente.

"Sabes, yo mismo he estado involucrado en el incidente de los Xenos, a petición de Ouranos", dice Hermes.

“…! ¿A petición de Ouranos?"

"Sí. Estoy tratando de rastrear a dónde han ido los Xenos."

Mi conmoción no disminuye. Hermes parece estar mostrando todas sus cartas.

"Por el momento, Asfi y los demás no han podido localizarlos, aunque he oído que fueron vistos en las alcantarillas. La caída del Sabio, supongo que se podría decir".

La caída del Sabio... ¿Cómo puedo interrogar a Hermes cuando sabe lo de Fels? Decido que él debe compartir mi conocimiento de la situación.

"¿Pero cuando...?"

"Durante bastante tiempo. Creo que sabía lo de los Xenos antes que tú. Hemos estado actuando silenciosamente entre bastidores hasta ahora."

"Entonces, ¿qué hizo tu familia cuando se enteraron de los monstruos parlantes?"

"Como usted podría adivinar, algunos fueron sacudidos por ello. Pero ahora lo consideran parte de su trabajo. Mientras se declaren neutrales, la palabra del cliente es absoluta. Pero más que nada, es porque su líder, yo, es cierto tipo de hombre".

Mientras estoy ante el señor Hermes tontamente sonriente, me imagino a Asfi dando un suspiro de cansancio. No puedo evitar una sonrisa de labios apretados.

"Trabajamos de forma independiente, pero puedes considerarnos aliados", dice el dios que aún sonríe con un guiño.

En la palabra aliados, una sensación de alivio extremo me invade. Supongo que es una señal de lo lejos que he estado acorralado...

"¡Oh, Beeeeell!"

La diosa me está llamando.

"Has hecho todo el camino hasta aquí, ¿verdad? Nunca volviste, así que tuve que ir a buscarte. ¿Esta todo bien?"

"Uh... Lo siento, Diosa. Estoy bien."

"Oh, qué alivio. Estaba preocupada... pero ¿por qué está Hermes aquí?"

La diosa aliviada, que se nos ha acercado, mira a Hermes con curiosidad.

"¡Ja-ja-ja! Lo siento, Hestia, sólo le pedí prestado al joven Bell un momento para tener una conversación". Se ríe como si estuviera bromeando. "Bueno, te dejaré tomar el papel de guardia. Hestia, mantenlo a salvo", dice y se va.

"...Bell, ¿de qué hablabas con Hermes?"

"Bueno..."

Mientras explico nuestra conversación, la diosa se acaricia la barbilla.

"Había oído que Hermes y su familia habían recibido una petición de Ouranos, pero..."

"Oh, ¿en serio?"

"Sí. Supongo que han estado trabajando para ayudar a los Xenos..."

Las palabras de la diosa se desvanecen y mira en la dirección en que Hermes desapareció. Ella parece sospechar del dios por ni siquiera tratar de tener una discusión apropiada con ella. Yo sigo su mirada.

Mientras estamos allí, una sola gota de agua cae sobre mi hombro.

Un instante después, el manto de nubes que cubre la ciudad estalla en el sonido de la lluvia.

Las gotas comienzan a descender, cada una a su destino, cambiando de forma a medida que cae.





"Lluvia otra vez..."

El hombre lobo Bete resopló y agitó la cabeza ante el golpeteo de las gotas de lluvia.

"Si no hubiera llovido después de la conmoción, los Demihumanos ya habría podido usar sus narices para encontrar a los monstruos", dijo la Amazon Tione.

"Esta maldita lluvia ha borrado totalmente el olor... Mierda", contestó Bete.

"Los hombres lobo siempre son inútiles justo cuando más los necesitas."

"Somos mejores que las amazonas, que no hacen nada".

"¿Qué dijiste?"

En su campamento en el Distrito del Laberinto, los miembros de la familia Loki se detuvieron un momento mientras comenzaba el aguacero. Los líderes de la facción se reunieron allí para una reunión.

El enano Gareth suspiró a Tione y Bete, que se miraban con una irritación desvelada. A su lado, la hermana de Tione, Tiona, fue arrojada al pavimento de piedra con los brazos y las piernas extendidos, empapada en la ducha.

"¿Qué te pasa, Tiona? ¿Estás agotada o algo así?"

"No estoy agotado, pero mis manos y mis brazos me están matando por golpear esa pared inflexible durante tanto tiempo. Luego, tan pronto como lo excavamos, nos ordenaron que lo rellenáramos de nuevo. Finn es un verdadero esclavista".

"Esa es la clase de situación en la que estamos. Aguántalo", dijo Finn. Había regresado al campamento justo cuando Tiona agitaba sus manos rojas y se quejaba de él.

"¿Cómo te fue, Finn? ¿Pudiste hablar con Bell Cranell? preguntó Riveria, que le había estado esperando.

"Sí. Nos conocimos, pero nos interrumpieron antes de que termináramos", contestó, entrando en una de las tiendas que se habían instalado.

"No diría nada... pero estoy bastante seguro de que está escondiendo algo. Sabía lo de Knossos, aunque no parece tener la llave".

La sesión de preguntas y respuestas pudo haber terminado sin éxito, pero Finn había estado observando a Bell cuidadosamente, y ahora hablaba con confianza. A diferencia del aún verde capitán de la familia Hestia, el prum pudo llevarse una buena cantidad de información después de un breve intercambio.

"No hay duda de que él está en el centro de este lío", declaró, dirigiéndose a los líderes de las facciones reunidos en la tienda de campaña.

“…”

La Princesa Aiz, de cabellos dorados y ojos dorados, respondió con un silencio pétreo a las palabras de su líder.

"Así que..." dijo Riveria.

"Sí", contestó Finn asintiendo con la cabeza mientras los demás miraban intensamente. "Como planeamos, por favor observen los movimientos de Bell Cranell."

"Los Xenos, y luego Knossos..."

Fuera de las ventanas, la lluvia velaba la calle. La amazona Aisha miró al incesante aguacero antes de volver a mirar dentro de la habitación.

"Así que, ¿estás diciendo que el lío con esas dos cosas forma el quid de los acontecimientos que tuvieron lugar hace cuatro días?", preguntó la elfa Lyu.

"Sí, exactamente", contestó la humana Asfi, con su pelo azul agua brillando mientras asintió.

Las tres mujeres estaban solas en una dependencia de La Amante Benévola que servía como habitación de Lyu. Asfi había llegado con Aisha a remolque, diciendo que tenía algo que hablar con Lyu. Como Lyu no tenía ningún cliente que necesitara su atención en ese momento, había pedido permiso a Mia, y luego los llevó a la habitación donde estaban sentadas. Asfi había empezado por contarles a las otras dos sobre los acontecimientos en el piso dieciocho que provocaron los disturbios.

"¿Pero qué hay de esos círculos bajo tus ojos... estás bien?" Preguntó Aisha, notando las impresionantes y oscuras bocanadas.

"...estoy bien. Es sólo que nuestra deidad egoísta siempre me está presionando tanto. ¡Incluso lo está haciendo ahora mismo! No te preocupes, Aisha, te acostumbrarás", contestó Asfi, una sonrisa nihilista estropeando momentáneamente su hermoso rostro. Inquieta ante su apariencia exhausta, Aisha retrocedió un poco.

Lyu había estado observando su intercambio.

"Entonces, ¿por qué nos dices esto ahora?", preguntó para que la conversación siguiera adelante, con un aspecto grave.

"Hermes está haciendo demandas irrazonables otra vez... Ejem, en cualquier caso, él quiere calmar la situación actual, pero no tiene suficiente gente para hacerlo. Quiere tu ayuda".

"¿Por qué no nos lo contó todo durante la misión?" Dijo Aisha con una mezcla de asco e insatisfacción. La respuesta de Asfi fue directa.

"Con respecto a los Xenos, decidió que era información extraña. En ese momento, los monstruos estaban locos de rabia, e incluso los clientes eran incapaces de controlarlos o averiguar lo que estaba pasando. Incluso si una confrontación era inevitable, los clientes no querían que nadie muriera porque el conocimiento de las criaturas los había distraído. En cuanto a esto último... sólo nos enteramos después del incidente".

Después de todo, la segunda entrada al Calabozo fue el producto de la determinación obsesiva de Dédalo.

Mientras Asfi hablaba de Knossos, Aisha y Lyu escuchaban en silencio. Ambas parecían al menos sorprendidos por esta noticia de monstruos inteligentes que hablaban. Aisha, sin embargo, expresó francamente sus sentimientos, que estaban en línea con la aversión a los monstruos latentes en todos los humanos.

"...Esos Xenos, ¿es así como los llamaste? Pueden ser capaces de hablar y pueden ser inteligentes, pero todavía no puedo entender por qué alguien salvaría a un monstruo. No son el tipo de criatura con la que una persona quiere identificarse... especialmente con los que son como ese minotauro negro", escupió provocativamente.

Aisha se frotó el brazo izquierdo y las costillas. Aunque ya estaba completamente recuperada, los huesos de su brazo habían sido pulverizados en el incidente, y sus costillas también habían sido rotas. Entrecerró los ojos bruscamente. No revelaron ningún terror hacia la brillante criatura negra que la había derrotado aplastantemente, solo ira y humillación.

"...Es el deseo de los clientes, que son también nuestra fuente de información, que ayudemos a los Xenos. Mientras sea miembro de la familia de Lord Hermes, por favor, cumpla sin problemas".

"No estudio muy rápido, y si no me gusta algo, puede que me dé un ataque. Y por cierto, ¿quiénes son esos 'clientes' que sigues mencionando?"

"Digamos que son parte del Gremio", respondió Asfi a la rebelde Aisha. Ella apretó un ojo mientras hablaba, con dolor de cabeza.

"Por cierto, estos monstruos de los que estamos hablando... Bell Cranell también se ha compadecido de ellos", añadió.

"...Ah, ya veo," dijo Aisha, tirando de su largo cabello negro como si el nombre de Bell la hubiera llevado a darse cuenta. La razón de su expulsión del equipo de la misión y sus acciones en la calle Dédalo de repente tuvo sentido.

"Entendido. Haré lo que tú digas", dijo suspirando. La Amazona todavía sentía que no había pagado su deuda con el niño.

Asfi se acercó a Lyu, que había estado absorta en un pensamiento silencioso.

"Lyu, tengo que hacer un trato contigo."

“…”

"Si cooperas con nosotros, te daremos información sobre los restos de los Evils."

“!”

"Parece que la última escoria se ha estado escondiendo en Knossos. Tan pronto como se resuelva la situación actual, buscaremos en el calabozo y recogeremos la información que quieras".

"...¿De verdad puedes hacer eso?"

"Tarde o temprano, Lord Hermes ordenará una encuesta. Te aseguro que lo haremos", contestó Asfi, empujando sus lentes de plata hacia arriba con un dedo.

Lyu consideró su oferta, y luego asintió en voz baja. Ella creyó a Perseo.

Asfi miró fijamente a Lyu y Aisha.

"Le daré instrucciones detalladas muy pronto. Por el momento, por favor, esperen".

"- ¡Sí, soy Ganesha!

El dios de la máscara de elefante hizo una extraña pose heroica cuando hizo este anuncio.

"Lo sé, Ganesha, contestó Shakti Varma, sonando totalmente acostumbrada al comportamiento excéntrico de su dios. La bella mujer de pelo índigo estaba sentada en la cama en una habitación de la casa de la familia Ganesha, conocida como Yo Soy Ganesha. Tomó la cesta de fruta que su dios le estaba ofreciendo en su pose elegida y la colocó en el aparador.

"¡¿Cómo te sientes, Shakti?! ¡He venido a ver cómo estás!"

"Ya estoy totalmente recuperado. Creo que lo sabes, Ganesha".

Shakti había estado pasando su tiempo en esta habitación desde la reciente serie de incidentes. Había sido gravemente herida durante la misión al piso dieciocho y aún se estaba recuperando.

O al menos, eso era lo que ella les había dicho a los demás.

"Puedo moverme bien. ¿Por qué no me dices por qué me mantienes en este lugar durante días y días?

"¡Porque todo lo que has estado haciendo últimamente es trabajar! No quiero que la gente piense que mi familia es una especie de campo de trabajo. Así que esta vez, pensé que sería mejor que te recuperaras un poco..."

"Ganesha", dijo Shakti, interrumpiendo las peculiares palabras de su líder.

Ante la callada voz del capitán, Ganesha dejó de bromear.

"...sentí que necesitabas tiempo para arreglar las cosas. Especialmente después de que te hablé de los Xenos", dijo.

Shakti era uno de los pocos miembros de la familia a los que había hablado de los Xenos. Cuando la Cofradía le ordenó domar a los monstruos durante la misión, también, ella había obedecido sólo después de tomar en consideración la voluntad divina de su dios.

Ganesha se sentó en una silla y miró a Shakti a los ojos.

"Lo siento."

Puso sus manos sobre sus rodillas y se inclinó profundamente.

"Hice una petición irrazonable, y ha sido una carga para ti."

Shakti agitó la cabeza.

"Ganesha, no te disculpes. Fuimos nosotros los que nos quedamos cortos. No pudimos detener a los monstruos cuando estaban fuera de control".

Ganesha levantó su cabeza y la miró desde las profundidades de la máscara de elefante.

"¿Qué sentiste cuando te enfrentaste a los Xenos?"

"...ira feroz, y también simpatía", explicó Shakti con franqueza, devolviendo la mirada a Ganesha. "Después de oír que la familia Ikelos estaba capturando monstruos y vendiéndolos, lo entendí muy bien: la naturaleza de esa simpatía desconocida que había sentido al tratar de domarlos, quiero decir."

“…”

"Esos monstruos son capaces de enfurecerse por lo que le han hecho a sus hermanos... igual que nosotros, como la gente."

Quizás fue su larga experiencia como domadora lo que le permitió entender los sentimientos de los monstruos y simpatizar con ellos.

Shakti miró por la ventana hacia la lluvia.

"Ganesha, tenías razón en que necesitaba tiempo para arreglar las cosas. Estoy molesta ahora mismo. Sobre la existencia misma de tales monstruos. Y luego el hecho de que cuando Ilta y su grupo se enteraron también, vacilaron sobre qué hacer... Ese momento de duda les costó la vida a nuestros amigos... Me asusta".

Aceptó la actitud de amistad de Ganesha hacia los Xenos, pero aún así, estaba asustada. Tenía razón en estar perdida.

¿Deberían abandonar a los Xenos o salvarlos?

Si se viera forzada a elegir, por supuesto elegiría la primera. No era una tonta.

Ganesha había estado observando en silencio el débil reflejo de su familiar en el espejo mientras bajaba los ojos. Ahora él habló.

"El camino a Neo Ganesha, el dominio del hombre y del monstruo, es difícil."

"...¿De qué estás hablando?"

Sus serias reflexiones fueron interrumpidas abruptamente por una frase absurda que nunca antes había escuchado, Shakti se volvió hacia Ganesha como si acabase de despertar de un sueño.

Su mente en otra parte, continuó con voz solemne.

"Sigo siendo Ganesha, hombre del pueblo."

Shakti abrió los ojos.

"Lamento hacerle esto a Ouranos, pero por el momento, la seguridad de los niños es la prioridad absoluta."

"Ganesha..."

"No participaremos más en la búsqueda de los Xenos. En cambio, si estalla la violencia entre ellos y los aventureros, protegeremos a los civiles. Protegeremos las sonrisas de los niños".

Ganesha se levantó de su silla, caminó hacia Shakti, y la miró como para preguntarle si estaba lista para irse. Ella asintió con energía y se levantó de la cama.

"Aumentaremos el número de personas que trabajan en seguridad para cubrir toda la ciudad. ¡Yo también me uniré a ellos! Voy a disipar sus preocupaciones con mi apariencia alegre y afortunada!" Exclamó Ganesha.

"No, Ganesha, estaremos bien sin ti. Ilta y su grupo siguen en casa, ¿verdad?"

"Cuando los dejé a su suerte, anunciaron con orgullo que iban a perseguir a los Xenos de nuevo. Les dije: "Como Shakti está descansando, ustedes también descansen". Dije que si rompían su promesa, mágicamente remodelaría nuestra casa de nuevo!"

"Por eso han estado tan callados..."

Shakti y Ganesha salieron de la habitación y caminaron por la casa con forma de elefante gigante y peculiar. Mientras se aseguraban de que todos los miembros de la familia estuvieran presentes, incluyendo a la aventurera de primer nivel Ilta, discutieron sus próximos movimientos.

De repente, Ganesha levantó la cabeza y miró por la ventana del pasillo por el que estaban caminando.

"Lo que me preocupa es cómo los otros dioses y diosas están tomando la situación actual", dijo.

"¿Crees que las otras deidades son conscientes de los Xenos?"

Miach dio la espalda a la lluvia que caía por la ventana mientras se dirigía a Hefestos y Takemikazuchi.

Los tres estaban en la tienda de armas de la familia Hefestos en Northwest Main Street. Dejando la recogida de información a los miembros de su familia, Miach y Takemikazuchi habían venido a ver a Hefestos en su oficina del tercer piso.

"Tal vez no claramente... no creo que se hayan dado cuenta todavía de que son monstruos con intelecto. Pero sí sienten que están fuera de lo común..."

"O mejor dicho, esperan encontrar algo diferente en ellos..."

Los tres dioses habían aprendido sobre Wiene, junto con los principales acontecimientos de la semana pasada, de su amiga Hestia. Ahora los tres estaban frunciendo el ceño y hablando con voces preocupadas en diferentes grados.

"¿Y si se enteran de lo de los Xenos?"

"Si lo piensas en términos de quién está actualmente en Orario..."

"No muchas de las deidades son tan inflexibles como Ares, pero tampoco muchos son moderados como Hestia. Estoy pensando que el veinte por ciento llamará para expulsarlos, el diez por ciento para protegerlos, y los otros setenta causarán problemas", dijo Miach.

Takemikazuchi y Hefestos continuaron frunciendo el ceño.

"Quién sabe lo que harán en busca de su entretenimiento personal. Hay una alta probabilidad de que las cosas se salgan de control. Quizá sea mejor ocultar tanta información sobre los Xenos como podamos..."

"Ya veo... Estás diciendo que sólo invitaría al caos innecesario."

La implicación fue que muy pocas deidades en Orario realmente actuaron la parte, aunque estas tres no fueron tan lejos como para afirmar que eran dioses modelo.

"Maldición", refunfuñó Hefestos mientras se frotaba el parche del ojo. Junto a ella, Takemikazuchi cayó cansado, y Miach suspiró.

"Bell es una fuente de preocupación en estos días, también. Estoy seguro de que los otros dioses saben que él sabe algo, y lo están observando", se preocupó Miach. Las otras dos deidades compartían su expresión de preocupación.

"Probablemente sí..."

"Es una mala situación..."

Hefestos pelirroja de ojos rojos hizo a un lado su flequillo.

"Seré honesta contigo. Soy renuente a caer del lado de salvar a los Xenos", dijo, cambiando abruptamente el estado de ánimo en la sala.

"Oye, ¿qué estás diciendo?"

"Admítelo, tengo razón. Conociendo la personalidad de Hestia como yo, puedo entender cómo no pudo dejar morir esa vouivre huérfana. Pero mientras estén en la superficie, los Xenos son un veneno, simple y llanamente. En este preciso momento, no están haciendo nada más que causar caos, ¿verdad?"

"Eso es..."

"Vamos, Takemikazuchi, no has hablado con tus seguidores sobre los Xenos, ¿verdad?

Takemikazuchi había interrumpido a Hefestos con voz sorprendida, pero ahora apretaba los labios.

Cualquier movimiento para integrar a los Xenos encendería la lucha, aún más entre los niños. Takemikazuchi lo sabía, y por eso no había compartido la verdad con Ouka o Chigusa.

Por otro lado, los hijos de Hestia -que habían aceptado la presencia de los Xenos- eran rebeldes, y por eso precisamente estaban en este precipicio.

"Honestamente, ¡ni siquiera sé si vale la pena salvar a los Xenos!" Dijo Hefestos, sin ocultar sus sentimientos sobre los irregulares monstruos del Calabozo cuya existencia ni siquiera los dioses habían previsto.

Miach, que había estado escuchando con los ojos cerrados, extendió las manos y miró a los otros dos.

"...Hmmm. Bueno, vamos a llegar a alguna conclusión."

Agitó el pelo azul marino de su cintura, su voz derritiéndose en el sonido de la lluvia.

"Nuestra decisión es..."

"Así que lo has asignado a la familia Loki, ¿verdad?"

La severa voz del anciano dios resonó por el altar.

Al oír el ruido, la gordita figura arrodillada ante él se acurrucó como un lechón.

"¡Sí, señor, eso es lo que hice! me tomé la libertad de determinar que eran los más adecuados para proteger la calle Dédalo en este momento!"

El sonido de la lluvia no penetró el templo subterráneo construido bajo la sede del Guild. En el Salón de Oraciones, iluminado por cuatro antorchas, Ouranos se quedó quieto como una estatua mientras miraba a Royman, jefe de la Cofradía, que goteaba sudor sobre el suelo de piedra.

"Con respecto a Knossos, le hice prometer que no sólo evitaría cualquier filtración sobre su existencia, sino que también nos proporcionaría información. ¡El valiente cumplirá su palabra! ¡Es prácticamente como si estuviera bajo nuestro control!"

"...¿Qué me estás ocultando, Royman?"

El elfo dio un comienzo a las palabras del verdadero maestro de la Cofradía, que tan fácilmente había visto a través de su engaño.

"¿Es la llave?"

"...olvidé mencionarlo. Les he ordenado que entreguen la llave a Knossos a la Cofradía si la encuentran..."

Royman estaba empapado de sudor frío, pero la voz de Ouranos no cambió.

"Asegúrate de que te den toda la información sobre Knossos. Una vez que tengamos la clave, encontraremos el momento adecuado y luego organizaremos una encuesta. Es la Cofradía, no los individuos o las familias, la que supervisa la herencia de Dédalo".

"¡Sí, señor!"

"Pasaré por alto el asunto de la familia Loki. ¡Ahora sal!"

El tembloroso Royman cumplió.

Mientras salía inestable de la habitación, un dios con pelo del color de las llamas descendió por las escaleras que salían de la superficie. Le dio una palmadita en el hombro a Royman cuando se cruzaban.

"Royman es astuto, ¿eh?" Hermes dijo una vez que había entrado en la Cámara de Oraciones.

"Posee el doble de avaricia que cualquier otro. Pero es capaz, y su deseo de ver el desarrollo de la ciudad es sincero", contestó Ouranos con una ligera sonrisa.

"Así que parece que la familia Loki se quedará en la calle Dédalo, ¿eh? "Mientras Lady Freya acampe en Babel, la opción obvia para El Valiente y su gente es quedarse y esperar a los Xenos en su único camino alternativo de retiro".

"Sí... Y mientras las cosas permanezcan en este estado, Ganesha probablemente actuará para proteger las vidas de los residentes antes que todo lo demás", dijo Ouranos. Aunque no lo dijo en voz alta, había aceptado que sería imposible en este momento reorganizar los distintos grupos.

Debido a que estaba en una posición de liderazgo, dar una orden demasiado fuerte para que la familia Loki se retirase socavaría la confianza en él. Su continuo reinado era un símbolo de paz en la ciudad, por lo que necesitaba evitar tal situación.

Además, si los monstruos que habían emergido a la superficie necesitaban ser derribados, nadie era más apto para el trabajo que la familia Loki.

"Bueno, por ahora me gustaría que informaras sobre la situación actual, ya que has asumido la tarea de suprimir el disturbio."

Hermes procedió al centro del altar, donde la deidad del Gremio se sentó en una silla, y se quitó su sombrero de viaje.

"Los Xenos se mueven actualmente por las alcantarillas debajo de la ciudad. Los informes de avistamientos están aumentando, pero... gracias a las recompensas, los aventureros no están cooperando entre sí. Esa puede ser nuestra única suerte".

"¿Qué hay de los Xenos que fueron separados de Fels?"

"No he averiguado nada sobre ellos, ni siquiera cuántos se separaron. Algunos de ellos pueden haber sido capturados por aventureros o dioses menos escrupulosos".

Mientras nadie se presentara diciendo que lo había hecho, sería imposible saberlo con seguridad.

"Bueno, varios aventureros encontraron al minotauro negro y pretendían matarlo, sólo para ser atacados ellos mismos... Pero incluso ahora que se han recuperado, siguen temblando como si hubieran tenido una terrible pesadilla, y parece que no contarán toda su historia".

Suspirando, Hermes levantó dos dedos.

"Las opciones son limitadas para los Xenos."

En las circunstancias actuales, las fugitivas tenían dos objetivos. Primero: reunirse con sus hermanos que habían sido separados de ellos. Segundo: llegar a la entrada del calabozo. Este último era el más importante. Si los Xenos iban a sobrevivir, de alguna manera tenían que volver al Calabozo.

Había dos rutas posibles para llegar allí.

El primero era a través del centro de la ciudad hasta Babel, donde se utilizaba el gran foso que conducía al Calabozo. La segunda fue a través de la calle Daedalus en la parte suroeste de la ciudad, donde se encontraba Knossos.

"Si se dirigen a Central Park, inevitablemente habrá una batalla con los aventureros... y nadie sabe cómo actuará la familia Freya. Fels probablemente no les deje elegir esa opción".

"Intenté negociar con Freya de varias maneras, pero como sospecharías, ella no parecía inclinada a escuchar lo que tenía que decir."

Hermes suspiró y sonrió amargamente ante la mención de Ouranos de la reina de pelo plateado que reinaba sobre Babel.

"En ese caso, los Xenos probablemente se dirigirán a la calle Dédalo, donde podrán usar el terreno a su favor..."

"Pero la familia Loki bloqueará su camino a Knossos."

En otras palabras, si hicieran uso del Distrito del Laberinto -que era tan enrevesado como el Calabozo- quizás podrían evitar los ojos vigilantes de los aventureros. Pero una vez que hubieran pasado, la mayor dificultad sería esperar.

"Lo sabía antes, pero esta es una situación realmente difícil", dijo Hermes con una risa desapegada.

"¿Y qué puedes decirme de Knossos?" dijo Ouranos, dirigiendo a Hermes de vuelta a su informe.

"Según los aventureros de Rivira, los monstruos que atacaron en el piso dieciocho se unieron a los que aparecieron en la superficie. Muchas familias se han dado cuenta de que hay una segunda entrada al Calabozo".

"¿Y los aventureros se reúnen en la calle Dédalo?"

"Sí. Algunos de ellos parecen estar tomando la iniciativa para buscar la entrada por su cuenta, pero... Bueno, esa área es creación de Dédalo, y hasta ahora sólo la familia Loki la ha encontrado."

"Hermes, ¿qué hay de tu familia...?"

"Ya hemos investigado a fondo el asunto."

“!”

Como para ofrecer pruebas, sacó un libro.

"Se llama El Cuaderno de Dedalo".

Por primera vez, el normalmente autodominado Ouranos abrió los ojos de par en par.

"Antes de que Ikelos dejara que la familia Loki lo atrapara, le pedí que me diera esto. Tiene un plano de la distribución de Knossos, incluyendo, por supuesto, la ubicación de las entradas".

“…”

"Hice que mis hijos investigaran para asegurarse de que la información del dibujo no fuera incorrecta. Tuvieron que usar tanto la Cabeza del Hades como la bolsa apestosa... Asfi se quejó conmigo de que temía por su vida eludiendo a la familia Loki para hacer la investigacion. Incluso me pegó."

Fue Hermes quien olfateó a Ikelos desde su escondite. Según él, había acorralado a la otra deidad y le había obligado a ceder a una serie de demandas, una de las cuales incluía la entrega del Cuaderno de Daedalus. Durante los cuatro días transcurridos desde el incidente, sus hijos habían estado inspeccionando el área alrededor de Knossos por orden suya, guardando silencio y permaneciendo en las sombras para que la Familia Loki no se diera cuenta de ellos.

Habiendo explicado las cosas hasta este punto, Hermes se acercó al dios Ouranos. Luego sacó el libro.

"Te dejaré esto a ti. Lo necesitas, ¿no?"

“…”

Ouranos cerró los ojos mientras Hermes entrecerró los suyos de color amarillo-naranja.

Las llamas de las antorchas de pino crepitaban ferozmente. Rodeado por un torbellino de chispas, el debilitado dios extendió la mano para aceptar el antiguo volumen, junto con todas las consecuencias que conllevaba, y se lo metió en el bolsillo.

Hermes mostró una sonrisa y se echó hacia atrás desde el altar.

"Hermes... ¿Qué planeas hacer ahora?"

"Bueno. Como dije antes, mi preocupación es Bell".

Hermes había planteado el asunto a Ouranos dos días antes en esta misma sala. En ese momento, había declarado muy claramente su voluntad divina como deidad. Sintió que sería un error que Bell perdiera su nombre y honor y luego se retirara de la acción, y por lo tanto Hermes estaba apostando todo por el muchacho. La decepción de la gente en Bell y el hecho de que lo calificaran de "enemigo del pueblo" sólo se interpondría en su progreso por el noble camino.

Por eso Hermes estaba actuando ahora entre bastidores.

"He ordenado a Asfi y a los demás que hagan una serie de cosas. Más allá de eso, depende de cómo reaccione el niño..."

Hermes estaba seguro de que Bell sería incapaz de sentarse y no hacer nada. Se rió un poco, como si estuviese mirando la situación desde lejos.

"Déjame hacerte una pregunta, Ouranos. Los Xenos, y el sabio arruinado que los lidera... ¿Qué crees que harán ahora?"

“…”

Al principio, Ouranos no dijo nada en respuesta a la pregunta sobre el asistente con el que había pasado incontables siglos. Finalmente, tras una larga pausa, contestó.

"En cuanto a lo que Fels probablemente hará a continuación..."

"Lido, ¿me das un poco de tu sangre?" preguntó Fels.

Incluso en la oscuridad subterránea, el mago vestido de negro podía escuchar el sonido de la lluvia.

"¿Sangre?"

"Sí. Si estuviera físicamente entero, no necesitaría preguntarte, pero..."

"Bueno, eres un esqueleto, después de todo."

"No digas eso", respondió el mago con una mirada de reojo. Lido se arañó el brazo con sus afiladas garras.

Fels sacó un bolígrafo de plumas de su bolsillo y lo sumergió en la sangre roja de la herida.

Mientras la sangre se empapaba, la pluma se tornó roja, y un líquido de color similar salió de la punta.

"¿Es un objeto mágico?" preguntó Lido, observando con interés los movimientos de Fels.

"Sí, aunque yo no lo inventé".

Fels comenzó a escribir en una hoja de pergamino con el artículo, lo que permitió utilizar sangre en lugar de tinta.

"¿Quién se separó de nosotros?"

"Aruru, Helga, Lett, Fia, y luego Asterios... Fia estaba con nosotros, pero cuando las cosas se volvieron demasiado intensas, cayó del cielo... y Lett fue tras ella", dijo la sirena Rei, enumerando los nombres del al-miraj, sabueso, duende de la gorra roja, arpía y minotauro.

Estaba sentada en el suelo a una ligera distancia de Lido y Fels, hablando con Wiene. Estaban en un túnel de alcantarilla. Más allá de sus paredes que se desmoronaban, el túnel se conectaba con lo que parecía ser un pozo olvidado, con barriles rotos, cubos y cuerdas deshilachadas esparcidas en una esquina. Una suave lluvia cayó a través del agujero que conectaba con la superficie. Otros Xenos que habían estado vagando por la ciudad estaban descansando cerca.

"Así que... ¿no sabes dónde están Fia y los otros?" preguntó el vouivre, preocupado por sus hermanos.

"No. Hemos caminado por esta alcantarilla de punta a punta, pero no hay rastro de ellos... Pueden estar escondidos en algún lugar de la superficie", contestó la gárgola Gros.

El estómago de Wiene hizo un bonito sonido retumbante.

"Tengo hambre..."

"Es natural. Casi no hemos comido nada en los últimos días..."

Naturalmente, los monstruos también tenían hambre. Para los Xenos, que nunca se comerían a un humano, su situación actual significaba que no habían podido comer adecuadamente. Envuelta en una túnica que había dejado caer uno de los aventureros que huían, Wiene se frotó su delgado estómago blanco azulado.

Gros se volvió hacia el mago vestido de negro, preocupado por su fuerza que se desvanecía y por los hermanos desaparecidos, especialmente sin ninguna señal de que serían capaces de reunirse.

"Fels. No vamos a llegar a ninguna parte corriendo de un lugar a otro como este. Necesitamos... Hey, ¡¿qué estás haciendo?!" exclamó.

"Estoy escribiendo una carta", contestó Fels sin detener la pluma carmesí.

El mago terminó su trabajo sin más explicaciones. En el momento en que se completó, una sombra se precipitó por el viejo pozo, como si Fels hubiera planeado el momento oportuno.

Lido y los otros instantáneamente tomaron posiciones defensivas, pero Fels extendió un brazo y los refrenó.

"Así que finalmente has conseguido encontrarnos."

Un búho con un ojo falso había aterrizado en el brazo extendido del mago. Era un espíritu familiar.

"Si mi óculo no hubiera sido destruido en esa batalla, te habría convocado antes..."

Expresando su pesar por el feroz combate con la familia Ikelos en Knossos, Fels ató la carta completa alrededor del pie del búho.

"Fels, ¿es esa carta quizás...?"

Fels asintió en respuesta a la pregunta de Lido y dejó ir al familiar. El búho extendió sus alas y se adentró en el cielo lluvioso, esparciendo sus alas blancas.

"Nuestra última esperanza".





Como el final de la temporada de monzones, la lluvia cae torrencialmente sobre Orario. Pero dudo que incluso esta lluvia pueda lavar el enrevesado y desesperado estado de ánimo que aferra a la ciudad.

Miro por la ventana de mi habitación las calles que se extienden bajo un cielo ceniciento.

“…”

Aunque he regresado a casa con la diosa, todavía no puedo escapar de cierto sentimiento.

Como si me estuvieran vigilando.

En el momento en que salí de casa, sentí que muchos ojos me miraban. Al principio pensé que era la gente del pueblo... pero a medida que fui siendo más sensible a las miradas, otra posibilidad comenzó a susurrarme al oído.

Algo mucho menos orgánico que la ira o la burla... ¿Podría ser la vigilancia?

¿Me están vigilando? Si es así, ¿es en mí en quien están interesados? ¿O a la familia Hestia en su conjunto?

He estado de pie al lado de la ventana para esconderme, pero ahora me asomo a medio camino y escudriño el área alrededor del edificio. Fuera de la cerca de hierro que rodea nuestra casa, veo una figura corriendo a la vuelta de la esquina de la calle y fuera de la vista.

"Agh."

Me alejo de la ventana y salgo de la habitación. Espero estar equivocado. Mi corazón latiendo inestablemente en mi pecho, me dirijo al lugar donde la diosa y los otros están reunidos para decirles lo que he estado sintiendo.

“…?”

Después de apresurarme por el pasillo, me recibe un espectáculo inesperado.

Fuera de una ventana que da al patio, empapada de lluvia pero aparentemente esperando a alguien, hay un búho en medio del jardín.

El búho mira hacia arriba cuando me detengo en el pasillo y veo su ojo. Una luz sale del brillo del orbe de cuarzo.

Me pongo mis botas y bajo corriendo las escaleras. Cuando entro en el patio y me acerco al búho, éste revolotea en mi brazo.

"¿Qué demonios...?"

Una carta está atada a la pata del búho.

"Un mensaje secreto de los Xenos..."

El reloj de la pared del salón indica una hora por la noche. Toda la familia Hestia se ha reunido aquí para ver la carta que recibí del familiar de Fels.

"El código es increíblemente difícil de descifrar, pero... no hay duda; esta carta es una llamada de ayuda de Fels y los Xenos."

Lilly tiene un diccionario sacado de la biblioteca en una mano. Como ella dice, la carta está salpicada de palabras demi-humanas, y a primera vista, las frases parecen ser incoherentes. Sólo se pueden descifrar reorganizando y recombinando palabras de dos idiomas diferentes: el idioma de los prums, que incluye la palabra irregular, y el idioma de los renarts, que incluye la palabra fool. Sólo alguien que supiera la naturaleza de los Xenos y Fels podría leer el código.

Con expresiones serias y tensas en sus rostros, la diosa, Lilly, Welf, Mikoto, y Haruhime se reúnen alrededor de la mesa y miran la carta.

"'Intentaremos llegar a la calle Dédalo mañana por la noche.'" Parece que se han visto obligados a tomar medidas extremas...", dice Welf, que acaba de salir del taller, donde ha estado encerrado desde el incidente.

"Y, bueno, estoy bastante seguro de que ahora mismo, en la calle Dédalo..." dice Haruhime, apretando su mano contra su pecho. Mikoto confirma sus temores.

"Sí, Srta. Haruhime. Está lleno de aventureros, sin mencionar que es el campamento de la familia Loki".

La carta, cuya letra roja no ha sangrado a pesar de la lluvia, comienza con una disculpa y luego explica la situación en la que se encuentran Fels y los Xenos y su plan para regresar al calabozo. Termina con una llamada de ayuda. La frase final nos suplica que de alguna manera encontremos una manera de ayudarlos de nuevo.

Al principio, Haruhime, Mikoto, y yo nos sentimos aliviados al leer que Wiene recuperó la conciencia... pero ahora todos estamos en silencio.

Miramos fijamente la carta en la mesa.

"...Es como una invitación a la destrucción de algún dios malvado", murmura Lilly dramáticamente. Pero no es una exageración.

Dada la situación actual en Orario, salvar a los Xenos es sinónimo de poner a todas las familias de la ciudad en nuestra contra.

Siento como si el silencio momentáneo que cae sobre la habitación fuera a aplastar mi corazón.

La diosa rompe el silencio.

"Vamos a dar una respuesta clara ahora mismo. ¿Vamos a salvar a los Xenos o no?"

“…!”

No me mira a mí, sino a Welf y a los demás. Antes de que alguien más pueda abrir la boca, disparo mis palabras a la cara apartada de la diosa.

"¡Diosa!!...Esto es algo que sólo me incluye a mí..."

"Bell, este ya no es sólo tu problema. En el momento en que tu, nuestro capitán, tomó acción, se convirtió en un problema de la familia también. Así que eso es suficiente doble discurso de tu parte."

Siento que mi corazón se apodera de su aparente crítica de mi comportamiento como líder.

Ella cambia su mirada de mi forma congelada y plantea su pregunta a Lilly y a los demás una vez más.

"Todo el mundo, por favor hagan su elección. ¿Seremos aliados de los Xenos y viviremos como parias? ¿O los abandonaremos y volveremos a nuestras vidas ordinarias?"

Esta es la misma elección a la que me enfrenté. Estaba atrapado entre Wiene y la familia Loki, forzado a tomar una decisión binaria. Ahora la diosa está poniendo esa elección a los otros.

No quiero que elijan ninguno de los dos caminos. Ese es el verdadero sentimiento en mi deplorable corazón.

Me quedo ahí como un criminal a la espera de su veredicto, y mis recuerdos del Distrito del Laberinto se mezclan con la culpa por actuar inmoralmente.

"Diosa Hestia", dice Welf, levantando la mano. "¿Puedo añadir una opción más?"

"¿Qué sería eso?"

"Nos movemos a escondidas para traer a esos tipos de vuelta al calabozo. Así no nos regañarán ni se burlarán de nosotros".

Al principio, estoy tan asombrado por sus palabras que no las comprendo.

Welf está sonriendo, y la diosa también está sonriendo como si lo hubiera captado todo completamente.

"Mira aquí."

Welf saca una daga de la vaina de su cintura, con su pelo rojo fuego rebotando.

"Esta es una hoja mágica. Tengo tres más en el taller".

"Creí que eso era lo que hacías cuando estabas escondido ahí todo ese tiempo..." Lilly dice, suspirando. Mira la hoja de Aqua Profundo como si ya lo supiera todo.

"Sabía lo que tendríamos que hacer, y sabía que no teníamos mucho tiempo. Para salvar a los Xenos... Sí, tuve que dejar a un lado mi estúpido orgullo. Si no tenemos algo así, no podremos esquivar a los otros aventureros".

Todavía estoy congelado en el lugar, aunque ahora es por pura sorpresa.

No puedo creer que Welf haya anunciado tan claramente su intención de salvar a los Xenos.

"¿Por qué esa cara extraña, Bell?" Welf dice con una mirada interrogativa.

"¡¿Qué quieres decir, qué...?!" No puedo evitar gritar. "¡Te abandoné e hice todo eso sin preguntarles!" ¡Y le causé a nuestra familia todo tipo de problemas y dolor como resultado! Yo... estaba tan seguro de que todos ustedes me detestaban..."

Todos los sentimientos y dudas que he mantenido encerrados en mi interior hasta ahora se escupen incontrolablemente.

Lo siento mucho. No es que espere que me perdonen, pero lo siento.

Mientras intento desesperadamente sacar esas palabras, Welf se me adelanta.

"Bell, te lo dije antes. No te disculpes."

Me viene a la mente un recuerdo.

Esto es lo que hacen las familias, ¿verdad? Apoyarse los unos a los otros.

Muévase todo lo que quiera. No tengo lugar para quejarme.

Eso fue lo que Welf me dijo en esta misma sala durante la misión de escoltar a Wiene hasta el piso veinte. Cuando los recuerdo, no puedo evitar sentirme conmovido.

"Pero si me dejas regañarte un poco... La próxima vez, no nos dejes atrás, ¿de acuerdo?"

Welf sonríe. Junto a él, Mikoto arruga sus ojos azul-violeta.

"Sir Bell, no hay nada malo con usted. Porque no importa cuánto lo pensáramos, definitivamente habríamos tomado la misma decisión... Todo lo que hiciste fue adelantarte al resto de nosotros".

No tengo respuesta a eso. Luego, Haruhime se acerca sigilosamente a mi lado.

"Estuviste sufriendo todo este tiempo, ¿verdad? Mis más sinceras disculpas. Debería haber hablado contigo antes."

"Haruhime..."

"Muchas gracias por rescatar a Lady Wiene. Estoy verdaderamente feliz", dice con los ojos húmedos, su sonrisa y sus palabras desplegándose como flores de cerezo.

Sus expresiones son un reflejo de las sonrisas llorosas que Lido y los otros me mostraron mientras sostenían al dormido Wiene en sus brazos y me daban las gracias.

Lilly me ha estado observando mientras hablaba con Welf y Mikoto e intercambiaba miradas sinceras con Haruhime.

"- ¡Cielos, todos ustedes son tan bondadosos! No me avergüenzo de decirlo: ¡me siento diferente a ti! Todavía estoy completamente en contra de rescatar a los monstruos", grita, como si hubiera llegado al límite de su tolerancia.

Su rostro se volvió hacia otro lado, pero ahora lentamente abre los ojos y nos mira.

"Pero... no hay nada que hacer si la mayoría ha decidido lo contrario."

"Lilly..."

Una sonrisa se extiende sobre la cara de la chica como un girasol.

"La idea de abandonar al Sr. Bell o de que el Sr. Bell nos abandone a cualquiera de nosotros... Bueno, no me gusta. De todos modos, estoy acostumbrado a ser una marginada. No le temo a un montón de miradas decepcionadas", dice.

“…”

No he sido capaz de mirarlos directamente desde el día que fui a sus espaldas, y ahora lentamente me vuelvo hacia cada uno de ellos. Lilly, Welf, Mikoto, Haruhime.

Syr tenía razón.

He perdido algunas cosas, pero otras permanecen.

Una sola lágrima se desliza de mi ojo.

¿Cuántas veces me han salvado? ¿Cuántas veces me he sentido así?

Estoy tan feliz de haberlos conocido... y de que nos hayamos convertido en una familia.

"Lo siento... Gracias", digo con voz ronca, presionando mi brazo contra la punta sonrojada de mi nariz.

"...Así que está decidido. ¡Salvaremos a los Xenos, todos juntos!"

Nuestra diosa, que nos ha estado observando con ojos bondadosos, borra la atmósfera sentimental con su brillante anuncio. Todos asentimos al unísono y sonreímos mientras ella da voz a su voluntad divina.

"Sin embargo, diré que la situación no es mejor de lo que era antes. Moverse entre los otros aventureros, sin mencionar a la familia Loki... Bueno, va a ser aún más difícil que despejar un nivel profundo en el Calabozo."

"Así que estás diciendo que si podemos hacer esto, conquistar los niveles profundos será pan comido", dice Welf con una sonrisa.

"No te dejes llevar ahora", responde Lilly, mirándolo fijamente.

Y con ese típico intercambio, la vieja familia Hestia ha vuelto.

"Tenemos buenos rivales, eso es seguro... De hecho, pueden ser un poco demasiado poderosos", dice Mikoto.

"Cualquier cosa por el bien de Lady Wiene y los Xenos", responde Haruhime.

Ambos parecen decididos.

Todos ya están alineados hacia la misma meta.

"¡Bien, Bell, ponnos de humor! ¡Danos unas palabras!" dice Welf, volviéndose para mostrarme una sonrisa sin miedo.

Aprovechando su estado de ánimo, la diosa se excita de repente.

"¡Sí, Welf, buena idea! Pongámonos todos en círculo!"

"Ese tipo de cosas son vergonzosas...", dice Lilly.

"Ja, ja, partidaria. Esta es una orden de su líder. ¡Debes obedecer!"

"¡Por supuesto, ahora más que nunca...!"

Mikoto y Haruhime se ríen al ver a la diosa engreída y a la gruñona Lilly.

En cuanto a mí, ya no lloro tanto. Me limpio la cara y me apresuro a unirme al círculo.

La diosa extiende sus brazos hacia el centro, y todos los demás hacen lo mismo, superponiendo sus manos en el centro. Sigo su ejemplo.

"Ok, entonces... Adelante."

Dudé un segundo antes de decidir lo que iba a decir, y luego asentí con la cabeza a las caras sonrientes que se volvieron hacia mí. Bajo el ojo del búho posado en el respaldo de una silla, mi voz se hincha junto con mis pensamientos.

"¡Salvemos a Wiene y a los Xenos!"

"¡Sí!"

La lluvia sin fin ha desaparecido.





"Nos dirigimos a Knossos, donde nos moveremos de acuerdo con Bell Cranell y su familia."

Fels se dirigía a los Xenos, que estaban reunidos en el desmenuzado túnel de alcantarillado que conducía al pozo.

"Los aventureros... y la familia Loki pueden descubrirnos, pero la única ruta posible es infiltrarse en el legado de Dédalo. Probablemente también podríamos tomar la ruta subterránea que sale de la ciudad, pero lo más probable es que sea una sola carretera sin bifurcaciones. Sin duda, la familia Loki habrá fortalecido sus defensas, y si nos acechan, estaremos indefensos".

"Dices que nos moveremos de acuerdo con Bell, ¿pero eso será realmente posible? No creo que podamos improvisar..."

"Si están de acuerdo con lo que escribí en la carta, tarde o temprano Bell Cranell y su familia se unirán a nosotros. Por ahora, quiero que confíes en mi decisión y en la de ellos".

"¿Y qué hay de los que se separaron?"

"Todo lo que podemos hacer es enviarles una señal. Los aventureros ya habrán adivinado nuestros planes, pero enviaremos un mensaje y todos empujaremos hacia la calle Dédalo de una vez".

Mientras la sirena Rei, la gárgola Gros y los otros Xenos preguntaban a Fels sobre el plan que determinaría su destino colectivo, el mago respondía a cada uno sin dudarlo.

Durante este intercambio, Lido solo se quedó mirando sombríamente a sus pies.

"¿"Lido..."? ¿Qué pasa?" Preguntó Wiene, notando su desaliento.

"No es nada, sólo me siento mal porque dependemos mucho de Bellucchi y su familia... Les estamos causando muchos problemas", dijo, y luego añadió un murmullo entre sus colmillos: "Me siento muy avergonzado".

"Lido. Entiendo cómo te sientes, pero mientras Ouranos sea incapaz de actuar abiertamente, hay muy pocas personas a las que podemos acudir en busca de ayuda. Todo lo que podemos hacer es aferrarnos a l familia Hestia..." Fels dijo.

"Lo sé, lo sé... pero aún así."

"Lido".

Wiene extendió una mano y acarició el brazo del lagarto, sus dedos suavemente agarrando las escamas escarlatas.

"¿Sabes qué me dijo Haruhime? En la superficie, hay una historia llamada "El espíritu agradecido de la nieve".

"¿"Agradecido..."?

"Sí. Para agradecer a la gente que la salvó, el espíritu les trajo todo tipo de cosas. Así que un día, nosotros también..."

La piedra roja granate en su frente destellando, Wiene resplandeció de alegría.

"...nosotros también podemos dar mucha ayuda a Bell y a los otros que nos ayudan, ¿verdad?"

Lido miró sorprendido a los ojos inocentes que le sonreían. La niña que había llorado incesantemente después de haber sido separada de Bell no se veía por ningún lado.

"Wiene... has cambiado."

“?”

Convertirse en cenizas y caer en el abismo de la muerte parecía haberla despertado -aunque inconscientemente- a la crueldad de la humanidad y también a la belleza igualmente poderosa de su potencial de bondad. Ella había sido sostenida y cumplida por el humilde sueño en el corazón del niño. Había sido salvada por la bondad -quizás la tonta bondad- de una sola persona. La vouivre había sido sacado del sueño que había tenido a lo largo de muchas vidas y había encontrado un nuevo deseo: el deseo de tomar la bondad que la había envuelto y devolvérsela a alguien más que a ella misma.

Sí, había cambiado desde que conoció al chico.

De pie ante el desconcertado Wiene, Lido entrecerró los ojos, de un amarillo brillante, como cegado por la luz.

"Sí, tienes razón... ¡Si superamos esto, tendremos muchos favores para volver con Bellucchi y su familia!"

"¡Sí!"

Rei, Gros, y los otros Xenos miraron suavemente como Lido y Wiene se sonreían el uno al otro. Incluso la túnica negra de Fels temblaba, como si el esqueleto interior se riera.

"...Volvamos a hablar de cómo llegar a Knossos", dijo el mago, sacando un objeto mágico grabado con una D de las profundidades de la túnica oscura.

"Nuestra única ventaja es que poseemos esta llave."

Las manos sostenían el Orbe de Knossos, incrustado en el lingote y pasaban a través del linaje de Daedalus.

Este orbe les permitiría abrir y cerrar la puerta de orichalcum.

"¿Es el que le robé al hombre que maté...?" preguntó Gros.

"Si Asterios está vivo, debería tener la otra..." dice Rei.

La llave que Fels tenía era la que había pertenecido a Glenn de la familia Ikelos. Después de que Glenn arrojara la lanza maldita a Wiene durante su alboroto, Gros lo mató y Fels le quitó la llave de la mano. La otra llave -la que Bell había tomado de la bolsa de Lyu- había regresado al minotauro negro.

"Los aventureros cazando y la familia Loki probablemente no han sido capaces de poner sus manos en una de estas."

"En otras palabras..."

"Sí. Siempre y cuando sepamos la ubicación de las entradas, podemos entrar a Knossos desde cualquiera de ellas. Y una vez que cerremos la puerta, ni siquiera la familia Loki podrá seguirnos".

En otras palabras, si Fels y los Xenos llegaran a Knossos, sería su victoria.

Iluminados por un tenue rayo de luz que atravesaba la oscuridad, una lamia y un troll aplaudían excitados.

"Todo lo que queda es hacer lo que dije al principio. Confíe en Bell Cranell y su familia para que nos ayuden a llegar a Knossos".

"Cuando dices que nos ayuden, ¿quieres decir que se reunirán con nosotros?"

"No-Bell actuará como nuestro señuelo."

En el instante en que Fels lo dijo, los Xenos levantaron sus ojos hacia el mago uno tras otro. Lido, Rei, e incluso Gros fruncieron el ceño, y las lágrimas llegaron a los ojos de Wiene.

"Fels. ¿Planeas usar a Bell y a su familia otra vez...?"

"Qué escoria."

"Vieja sucia bolsa de huesos."

"¡Te odio, Fels!"

"¡Espera un minuto, deja de calumniarme! ¡Mis huesos no tienen nada que ver! Y, Wiene, tus lágrimas me están matando, ¿así que por favor escucharás todo lo que tengo que decir primero? El desprecio de la sirena, las duras palabras de la gárgola y del lagarto y, sobre todo, la mirada lacrimógena del vouivre eran demasiado para soportar.

Una explicación más detallada de señuelo pronto siguió.

"Debido a la reciente serie de eventos, Bell Cranell sobresale demasiado. Incluso ahora es objeto de críticas y envidias en toda la ciudad, y probablemente también de sospechas. Pero usaremos eso a nuestro favor".

"...creando una distracción?" Murmuró Gros.

"Sí. Actuando independientemente de nosotros, llamará la atención de los aventureros."

Los dioses y algunas de las otras fuerzas de la ciudad muy probablemente habían sentido que Bell Cranell estaba en el centro del asunto actual, explicó Fels. Mientras su atención se dirigía hacia el joven aventurero, Fels y los Xenos se moveran sigilosamente hacia Knossos.

Lido y los demás parecían satisfechos con esta explicación, pero Wiene parecía triste.

"¿Eso significa que no podremos ver a Bell?"

"Así es. Por favor, encuentra una manera de aceptarlo, Wiene", le instó Fels.

El mago de negro entonces explicó el núcleo del plan.

"Desviaremos la atención de la familia Loki hacia Bell Cranell."

"...Y eso es probablemente lo que nuestro oponente está pensando."

Líderes y miembros de bajo nivel de la familia Loki por igual se habían reunido en su campamento en una esquina del Distrito del Laberinto, donde Finn estaba llevando a cabo una reunión.

"Los monstruos armados probablemente usarán a Bell Cranell como distracción e intentarán entrar en Knossos, así que fingiremos que hemos caído en su truco y tenderemos una trampa en un lugar diferente. Pero lo importante será prestar atención a lo que pasa en la dirección opuesta a Bell Cranell".

Ahora que se había levantado la lluvia, la cortina de la noche había caído sobre la calle Dédalo. Las caras de los aventureros estaban iluminadas por la fosforescencia de las lámparas de piedra mágica que habían colgado alrededor del campamento. Mientras Finn explicaba sus siguientes movimientos, un zumbido pasó por sus filas.

"Oye, Finn, ¿ese conejo sarnoso está realmente trabajando con los monstruos?" preguntó el hombre lobo Bete con una mirada amarga.

"De mal humor, ¿eh, Bete?" Dijo Riveria.

"¡Cierra la boca!"

Finn miró a Bete mientras le devolvía el golpe al elfo. Aunque le miraba fijamente, sin embargo, redactó su respuesta pensando en la silenciosa Aiz.

"Como mínimo, Bell Cranell está en condiciones de ser utilizado, ya sea por su propia voluntad o porque lo están engañando. En cualquier caso, Bell Cranell no puede ser nuestro aliado esta vez... Por favor, tenlo en cuenta".

Aiz y Tiona -ambas de las cuales habían acompañado a Bell durante su entrenamiento especial para los juegos de guerra- parecían creer que eso sería difícil. Sentada al lado de la muda Princesa de la Espada de ojos dorados y cabellos dorados, la ingenua niña amazónica cerró sus manos detrás de su cabeza.

"No lo entendí, pero básicamente, ¿estás diciendo que si dejamos que el Argonaut nos distraiga, todo se va por el desagüe?".

"Sí. Por supuesto, no podemos dejarle hacer lo que quiera, así que ahora mismo Cruz y un par de los otros lo están vigilando."

"Mejor aún, Capitán, ¿por qué no capturarlo antes de que tenga la oportunidad de hacer algo?" Tione sugirió con su típica inclinación amazónica por las ideas salvajes.

Finn respondió con una sonrisa irónica.

"Bueno, a pesar de cómo todo el mundo está tratando a Bell Cranell como un villano en este momento, no hay pruebas definitivas en su contra. Si hiciéramos algo así, creo que acabaríamos siendo criticados. El Gremio ya nos ha echado el ojo. Sería aterrador si nos pusiéramos en el lado equivocado de la diosa Hefestos, ya que es amiga de la familia Hestia".

Tione frunció el ceño antes de continuar sin inmutarse.

"Parece un desastre complicado. Pero, Capitán, una pregunta más. Sé que los monstruos armados son muy inteligentes, pero ¿son lo suficientemente inteligentes como para idear una estrategia como esa...?"

"Tienen un líder de algún tipo... ¿no es así, Gareth?"

"Así es, en efecto. Cuando la batalla tuvo lugar aquí, miré desde lo alto de un edificio. Vi a alguien con una bata negra. No estoy seguro si era un monstruo o una persona... pero parecía ser algún tipo de domador", respondió Gareth a la pregunta de Finn. Esta respuesta satisfizo a Tione.

De repente, Tiona habló como si acabara de recordar algo.

"Hablando de eso, ¿estás seguro de que no necesitamos buscar en las alcantarillas? Los otros aventureros han visto a los monstruos ahí abajo unas cuantas veces".

"Eso dividiría nuestras fuerzas. Si nuestras defensas aquí en Orario son demasiado delgadas y los monstruos se abren paso, todo habrá terminado. Probablemente han estado dejando que la gente los vea intencionalmente en los últimos días, precisamente con ese objetivo en mente".

El sabio que dirigía la familia Loki había analizado correctamente los planes de Fels. Para los monstruos, su poder de intuición era una pesadilla.

"Más que nada, debemos ser cautelosos con el minotauro negro... Incluso si ha sido herido, no podemos bajar la guardia", continuó. Esta era su preocupación más profunda.

Al mencionar a la bestia, el ambiente en la habitación se puso tenso. Bete y Tione levantaron las cejas, e incluso Aiz se puso rígida.

"Bueno, si no hubieras perdido los estribos, Tione, podríamos haberlo bajado muy rápido", refunfuñó Tiona a su hermana, que había entrado en un frenesí durante la batalla, socavando por completo cualquier intento de trabajar juntos.

"¡¿Qué?!" Ladró Tione.

"Sus técnicas no son la gran cosa. Si podemos acercarnos lo suficiente, no tendremos problemas en combatirlo. Pero... es mucho más poderoso que cualquier monstruo que hayamos aplastado en el pasado".

Bete ignoró a las hermanas que discutían y habló con irritación.

Él juzgaba las estrategias y técnicas del minotauro como subdesarrolladas, pero admitió que su salvaje poder latente excedía con creces el de ellos.

Al monstruo no le habían importado ni un ápice sus contraataques; de hecho, cuanto más desesperadamente luchaban, más abrumadora había sido su respuesta.

"Tienes razón. Su capacidad para resistir nuestra ofensiva fue increíble. Por muy fuerte que Tione y los demás lo golpeasen, no mostraba signos de estar herido. Sólo ese golpe directo del viento de Aiz finalmente hizo algo", dijo Riveria con calma.

"Si asumimos que es una de esas subespecies de rinoceronte negro, entonces su piel será dura, para empezar. Y si ha sido mejorado, bueno, es extraordinariamente peligroso. Creo que deberíamos considerarlo un jefe de piso, no sólo un monstruo común y corriente. Pero si lo manejamos bien, como dice Tione, podemos derribarlo", añadió Gareth en un tono igualmente tranquilo y objetivo.

Finn asintió con la cabeza.

"Pero..."

Aiz finalmente había hablado.

"Ese monstruo... se va a volver aún más fuerte."

Cada miembro del liderazgo de la familia Loki cerró la boca. Sus palabras expresaban lo que todos los aventureros de primer nivel habían intuido: El monstruo negro estaba todavía en pleno desarrollo.

Los otros aventureros tragaron audiblemente.

"Mataremos a ese minotauro negro si es lo único que hacemos. Si todavía se está desarrollando, entonces es bastante peligroso. Tarde o temprano se convertirá en una amenaza", anunció Finn al grupo antes de lamerse la almohadilla de su pulgar derecho.

"Considerando la ruta que tomó el enemigo, desde el piso dieciocho hasta la superficie, no hay duda de que tienen una llave. Defenderemos hasta la muerte todas las entradas a Knossos que hayamos descubierto", ordenó, mirando hacia arriba.

"Los miembros de la familia estarán apostados por toda la calle Dédalo. Así es como ponemos nuestra trampa."

"...eso es probablemente en lo que El Valiente y su familia están pensando ahora mismo."

En la Cámara de Oraciones iluminada con antorchas bajo la sede del Guild, Hermes se dirigía a Ouranos, que estaba sentado en el estrado en el altar subterráneo.

"Así que si hacen los movimientos estándar, no serán capaces de superar a El Valiente. Es un poco demasiado listo. Si se tratara de una cuestión de experiencia, entonces ganaría el sabio original... Pero desafortunadamente, han peleado diferentes tipos de batallas", dijo.

"Fels es un oficial civil, por así decirlo. La verdad es que, en el campo de batalla, el sabio es un mal partido para un líder militar como El Valiente", contestó Ouranos.

Hermes tiró de la silla junto a él hasta el altar, se sentó y comenzó a tallar un trozo de madera. En cuestión de minutos, el hábil dios había tallado dos piezas de ajedrez: un prum con una lanza en la mano y un mago con túnica. Los colocó en un tablero de ajedrez que se sentaba en un pedestal. Se había tomado la libertad de traer la comida de su habitación.

Mientras hablaba con Ouranos, tallaba una pieza de ajedrez tras otra.

"El Guild ha recogido los restos de los golems, pero El valiente probablemente se dio cuenta de que no eran monstruos", dijo Ouranos.

"Cuando El valiente desarrolle su estrategia, tendrá en cuenta el hecho de que el mago está ayudando a los Xenos. La intuición de El Valiente es tan buena que hasta nos da escalofríos a las deidades".

Junto al prum, Hermes puso a un esgrimista con una espada en la mano, a un hada blandiendo una varita larga, y a unas berserkers levantando cimitarras y enormes cuchillos. Alrededor del mago, colocó un lagarto y una gárgola.

Finalmente, los campamentos de humanos y monstruos en el tablero de ajedrez estaban completos. Como si miraran a sus hijos desde el cielo, Hermes y Ouranos miraron a las fuerzas opuestas y evaluaron infaliblemente la situación.

"El sabio tiene un número de cosas mágicas que van más allá de lo que El Valiente espera... Si hay una salida para los Xenos, eso es todo."

"Y si hay un elemento impredecible... probablemente sea Freya, ¿no crees?"

Después de pensarlo un momento, Hermes esculpió ceremoniosamente a una mujer de pelo largo y la puso a un lado de la tabla.

"Sin embargo..."

Mientras el anciano dios lo miraba, Hermes entrecerró repentinamente sus ojos amarillos-naranja.

"Al final, el que realmente importa es él", dijo, comenzando a tallar una pieza final.

"Hemos discutido muchas cosas, pero al final, todo depende del chico."

En un rincón del túnel de la alcantarilla donde ni siquiera la oscuridad de la noche penetró, crujieron las túnicas negro azabache de un sabio caído.

"Si algo va a provocar a Irregulars, es él. No bajes la guardia y no lo pases por alto. Ese aventurero superará nuestras expectativas. Lo ha hecho en el pasado, y lo volverá a hacer".

En el momentáneamente callado Distrito del Laberinto, El valiente podador entrecerró sus azules ojos.

"Todo el mundo te está mirando. Así que baila alegremente, con humor, como todos esperan. Estaré ahí para ti."

Mientras las chispas volaban de las antorchas de pino en el antiguo altar, el dios colocó el conejo tallado en el centro del tablero de ajedrez.

Sí, él tenía la llave.

En diferentes lugares pero en el mismo momento, el tonto, el héroe y el dios alzaron sus voces al unísono.

"Bell Cranell.”




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.

Overlord, Volumen 13, Palabras Finales

Gracias por su arduo esfuerzo, queridos lectores que han hecho todo el camino hasta aquí. La mano con la que sostuvieron el libro debe estar cansada, ¿verdad?