Ir al contenido principal

DanMachi, Volumen 11, Capitulo 6

CAPÍTULO 6
El ESQUEMA DE LA DEIDAD


Mientras Hestia sostenía el libro empapado en sus manos, la sangre desapareció de su cara.

"La escritura no está desapareciendo... ¡La tinta no está sangrando...!"

Las letras ni siquiera estaban borrosas.

La verdad golpeó a Hestia como una ola de choque.

Incluso había algo extraño en la textura de las páginas, que no había sido deformada en absoluto por el agua. Si el papel de mil años de antigüedad se mantuvo sin cambios después de absorber agua, entonces este diario debe ser-

"¿Es esto un objeto mágico...? No es imposible, y ciertamente no es inimaginable, pero...?"

El maestro artesano Dédalo supuestamente había creado este libro maldito. Hestia había oído que era uno de los pocos hijos de Ouranos y uno de la primera generación de humanos que había sido bendecido con Falna. Pero incluso en la última parte de su vida, que cayó en los primeros años de la Era Divina cuando las deidades descendieron de los cielos, no había manera de que la tecnología para los artículos mágicos pudiera haber sido tan avanzada. Las habilidades para manifestar habilidades, por no mencionar el conocimiento sobre los objetos mágicos, se han acumulado en los últimos mil años. Quizás Dédalo podría hacer una puerta de orichalcum que no hiciera más que abrirse y cerrarse, pero era imposible imaginar que él crearía un libro como este.

Hestia se dio cuenta de que alguien había falsificado deliberadamente el diario para que pareciera de los Tiempos Antiguos-específicamente como un engaño.

"Y esta tinta que no se disuelve... reconozco esto."

Era el mismo tipo de tinta usada en la carta que el búho familiar de Fels había entregado. Esa escritura carmesí tampoco había sangrado bajo la lluvia.

Fels había escrito la carta con una pluma de sangre, un artículo mágico que permitía usar sangre en lugar de tinta. Las plumas rojas eran populares entre los aventureros de Orario en estos días.

¿Y quién las había inventado? Nadie menos que Perseo.

"Por supuesto que no recibí el diario de Ikelos", anunció Hermes a los estupefactos Fels y Xenos.

"Dix Perdix poseía el diario original. Pero ahora está muerto. Lo más probable es que el verdadero esté tirado en algún lugar de Knossos", continuó.

La herencia de Dédalo fue transmitida a sus descendientes. Eso era cierto tanto para el diario como para Knossos. Incluso una deidad patrona no podía quitársela, explicó Hermes, aún sonriendo.

Su sonrisa sólo sirvió para inflamar la confusión y la ira de Fels.

"¿Entonces qué es ese libro?"

"Una falsificación. Uno de mis hijos falsificó el libro que Hestia recibió. Ella también lo hizo muy bien, ¿no estás de acuerdo? Le pedí que usara todo tipo de objetos mágicos para crear la ilusión de un libro milenario".

Una bella mujer de cabello azul aguamarina y círculos oscuros y cansados bajo sus ojos salió por detrás de Hermes. Era Perseo. Ella había respondido a la súplica de su deidad patrona, y en el espacio de unos pocos días, sin dormir, forjó una réplica del libro en el que Dédalo había vertido su loca obsesión.

La única verdad que Hermes había dicho cuando se presentó ante Ouranos era que había inspeccionado completamente a Knossos. Su familia había buscado en los mismos lugares que La Familia Loki. En otras palabras, todo en los planos debajo del primer nivel subterráneo era una tontería y los mapas que Hestia y Fels habían usado estaban entrelazados con mentiras.

El lugar donde estaban ahora los Xenos era una de esas falsedades.

"¡¿Así que dibujaste puertas que no existían y nos atrajiste hasta aquí...?!

"Ponlo de esa manera si quieres. Como La Familia Loki vigilaba todas las otras puertas, sabía que te verías forzado a morder el anzuelo e intentar tu única otra ruta de escape".

Un callejón sin salida con una puerta inexistente.

Fels y los Xenos habían seguido de frente al diario hasta la trampa del dios. Desde ese punto de vista, era natural que Finn hubiera leído la situación de forma incorrecta. Por supuesto, su instinto de peligro no había hecho sonar las alarmas. Los Xenos habían ido por el camino equivocado.

"Mientras supiera si te dirigías al este o al oeste... todo lo que tenía que hacer era confiar en mi plan y esperar. Esperar aquí, quiero decir", explicó Hermes, frotando el borde de su sombrero de viaje. "No culpes a Ouranos por esto. Le pedí su ayuda, por así decirlo, a cambio de todo lo que me pidió en el pasado".

¿Pero por qué Hermes no le había dado el diario directamente a Bell?

La respuesta fue simple. No quería levantar sospechas. Al poner a Ouranos en el medio, había ablandado las dudas de Hestia y Fels. Ouranos había servido como su tapadera. Habían confiado en el libro sin reservas porque provenía de la vieja deidad estrictamente imparcial.

"Espera lo suficiente e incluso La Familia Loki te encontrará aquí, aunque nunca esperarían que entraras en un callejón sin salida por tu propia voluntad."

“…!”

"Pero por favor, no te preocupes. Todavía hay una salida. Si puedes llegar tan lejos, lo más probable es que llegues al Calabozo".

Después de acorralar a Fels y a los Xenos, Hermes se puso delante de ellos colgando desesperanza y esperanza ante sus ojos.

El significado de la situación era claro.

Sus vidas estaban en sus manos.

Los Xenos parecían aún más sorprendidos que Fels cuando la sonrisa del dios los inmovilizó en su lugar. Los dedos enguantados de Fels crujieron mientras se frotaban. Junto a la ira, una abrumadora impaciencia brotó dentro del mago.

Este Sabio que había vivido durante ochocientos largos años se vio forzado a darse cuenta de lo que estaba sucediendo.

El dios estaba jugando con ellos.

"- ¡Fels, algo raro está pasando! Dejé caer el diario en un charco, pero no pasó nada... ¡Es falso! Ouranos-no, Hermes-ha hecho algo...!"

Los gritos de Hestia resonaron a través del óculo y en el aire cargado de miedo del callejón sin salida. Hermes miró el cristal azul, y Fels, obedeciendo su orden tácita, lo aplastó. La voz de Hestia fue silenciada.

"¿Cuál es tu objetivo, Dios Hermes...?" Preguntó Fels con una voz saturada de resentimiento.

"Quiero hacer un trato, o mejor dicho, una petición", respondió Hermes, entrecerrando los ojos.

Los Xenos no podían negarse.

Mientras su seguidor se paraba detrás de él, Hermes miró a los monstruos que tenía ante él y lentamente enroscó sus labios.

"Mueran por mí, monstruos inconformistas."



Bell y Haruhime estaban en la cima de una colina en la sección norte de la calle Daedalus. Después de despedirse de Wiene y de los otros Xenos, abandonaron el jardín trasero del orfanato y se dirigieron hacia aquí.

"La ciudad está más tranquila ahora, ¿no?" dijo Bell.

"Sí, tienes razón. A estas alturas los Xenos deben estar de vuelta en el calabozo..." Contestó Haruhime.

Las olas de caos parecían estar retrocediendo desde los tugurios que se extendían bajo la barandilla, donde estaban uno al lado del otro. La niebla negra que había llenado el sector occidental había desaparecido por completo, y podían darse cuenta de que la excitación estaba desapareciendo.

Mientras miraban las enredadas calles del Distrito del Laberinto, Bell y Haruhime sintieron una sensación de logro pero también cierta soledad.

"... Los últimos Xenos que aún están aquí... no podemos salvarlos, ¿verdad?"

"Maestro Bell..."

"Están aquí por su propia voluntad, y puede que no sea asunto mío... pero..."

Bell estaba pensando en Wiene y en los otros. Quería que los últimos Xenos sobreviviesen si era posible, pero dudaba en expresar ese pensamiento directamente.

Haruhime se estaba riendo de la evasión del chico más joven cuando la voz de la diosa resonó repentinamente en el óculo de su guantelete.

"¡Bell, Haruhime! ¡¿Pueden oírme?!"

"¿Diosa? ¿Qué pasa?"

"¡Tenemos que hablar! Quiero reunirme con ustedes dos. Me dirigiré hacia ti, ¡así que sigue mis instrucciones!"

"Uh... um, esta bien. Entendido."

La desesperación en la voz de la diosa desconcertó a Bell. Cuando él y Haruhime se miraron, ambos se dieron cuenta de que algo andaba muy mal.

Renunciando a cualquier explicación, Hestia inmediatamente empezó a darles instrucciones. Eventualmente, se encontraron en una plaza en el lado oeste del Distrito del Laberinto.

Hestia se tambaleó hacia ellos bajo una mochila llena del mapa mágico y otros objetos. Sin siquiera detenerse a agradecerles su arduo trabajo, se sumergió en una explicación de lo que había sucedido.

"¡El diario de Dedalo es falso! ¡Y no puedo ponerme en contacto con Fels y los otros!"

"¿falso...? ¿Y no puedes contactar con los Xenos...?"

"¿Qué significa esto, Diosa?"

"¡No lo sé! No lo sé, pero... ¡tengo un mal presentimiento...!"

La diosa torció sus coletas ansiosamente mientras respondía a las preguntas de pánico de Bell y Haruhime. Por su expresión, podían ver lo grave que era la situación.

"Bell, siento preguntarte esto, pero ¿puedes ir al pasillo subterráneo y ver qué está pasando? Sé que La Familia Loki sigue por aquí y que es peligroso, pero quiero que compruebes la situación".

"¡Sí, de acuerdo!"

Sin más explicaciones de Hestia, Bell agarró su Velo Inverso y estaba a punto de huir cuando ella lo detuvo.

"¡Espera un minuto, Bell!"

"¿Qué?"

"Sólo para estar seguros, vamos a actualizar tu estado... No sabemos qué podría pasar."

Hestia crujió entre sus pertenencias, sacó la aguja de su ancla, y llevó a Bell a las sombras donde nadie podía verlos.

"Pero... no creo que haya avanzado mucho..."

"Luchaste con la Princesa de la Espada, así que va a ser realmente... De todos modos, está bien; quédate quieto."

Hestia no quiso decir nada más sobre esa habilidad en particular, así que simplemente ordenó a Bell que obedeciera.

"¡¿Sí, Diosa?!", dijo, y empezó a quitarse el equipo.

"Haruhime, dile a Lilly, Welf y Mikoto que vengan aquí."

"¡Sí, señora!"

Hestia había priorizado reunirse con Bell para que ella pudiera fortalecer su estatus. Ahora terminó apresuradamente el procedimiento mientras daba órdenes a Haruhime.

"¡¿Qué demonios...?! "¿Qué tan mal te golpeó esa pequeña Wallen?"

"¿Pasa algo malo?"

Bell sudó nerviosamente mientras Hestia le miraba a la espalda. Quería saber qué lesiones había sufrido, pero no tenían tiempo que perder. Se volvió a poner el equipo y se tragó varias pociones duales que Hestia le dio para volver a estar en plena forma. Estaba a punto de dirigirse al pasaje subterráneo antes que Welf y los otros cuando-

"UOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO-!!!"

El horrible grito de guerra de un monstruo tronó en el cielo nocturno.

"...Huh?"

Al principio, Bell no entendía lo que había pasado.

Hestia y Haruhime también estaban estupefactas. Miraron hacia arriba en la dirección de donde provenía el grito.

Una forma grotesca se abría camino a través de la luna tras un velo de nubes.




"¿Dónde está? ¡¿De dónde demonios viene ese sonido?!"

Mord Latro se puso rojo y escupió al suelo.

Un empleado del Gremio le había hecho señas a él y a sus compañeros, y ahora se encontraban en medio de cumplir con su tarea asignada a regañadientes. Al sonido del rugido del monstruo -seguramente el más feroz de todo el día- el aventurero bribón de clase alta miró a su alrededor con un ceño fruncido aterrador.

Los dos humanos blancos como fantasmas que estaban junto a él señalaban al cielo.

"Mord..."

"Está ahí arriba..."

"¿Eh?"

Varias formas eran visibles en la dirección que indicaban. Todos tenían alas. A medida que se elevan a través del cielo, sus siluetas se hacen cada vez más grandes.

Se dirigían directamente a Mord y sus compañeros.

Los miró fijamente. En el momento en que las borrosas siluetas se enfocaron y se dio cuenta de que una de ellas era una gárgola, abrió la boca y gritó.

"¡Uaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!”

"¡Gahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!"

Cuando los monstruos se estrellaron contra el suelo con un grito de guerra, Mord y sus compañeros saltaron hacia atrás tan rápido como pudieron.

Los monstruos aterrizaron uno tras otro, enviando una nube de polvo. Sus garras de piedra atravesaron los adoquines con un terrible rugido.

Todos los que miraban se quedaron completamente en silencio.

Mord y sus compañeros estaban en el sector noroeste, en las afueras de la calle Dédalo, cerca de las grandes multitudes de evacuados.

"Uaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!"

"Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!"

Cuando una vez más comenzó a avanzar, gritos de enojo consumieron el distrito.

La gente chillaba y gritaba mientras los atroces monstruos alados invadían desde el cielo. El terror que los indefensos habitantes de la ciudad habían estado reprimiendo estalló de repente, y una oleada de seres demi-humanos trató de huir de la escena.

"¡Aventureros!, Defiéndannos", gritó un empleado del Gremio.

"¡Abajo los monstruos!", gritaron a su vez.

Los aventureros entre la multitud empezaron a correr, con las armas en la mano.

Cuatro monstruos -una gárgola, un águila carmesí, un iguaz y un avispón mortal con armadura- aterrizaron en la gran plaza ovalada. Los aventureros se dividieron en una retaguardia que se amoldo para proteger a la gente del pueblo y una vanguardia motivada por una mezcla de coraje y codicia por las recompensas de las cabezas de los monstruos.

La primera línea de tropas consistía en demihumanos que se movían con la agilidad característica de su raza.

Pero los ojos de piedra de la gárgola no conocían razón alguna cuando los derribó a través de las tropas.

"¡Yaaaaaaah!"

"¡Ooof!"

Un simple golpe de sus afiladas garras hizo que los aventureros demihumanos dieran tumbos entre los adoquines. Humanos y enanos corrieron la misma suerte. La retaguardia disparó una ráfaga de flechas, pero la sólida pared de piedra de las alas de la gárgola las desvió a todas. Olvidando que estaban en medio de la ciudad, los hechiceros empezaron a preparar su magia, pero los cánticos se convirtieron en gritos mientras los otros monstruos los atacaban.

La visión de los aventureros siendo vencidos provocó el pánico entre la multitud. Los adultos estaban paralizados de miedo, el personal del Gremio se acobardaba y los niños se abrazaban unos a otros. Mientras la gente corría descalza hacia East Main Street, las carreteras se atascaron y el terreno de evacuación se detuvo.

"¡Capitana Shakti!"

“…!”

La capitana de la familia Ganesha estaba vigilando a la gente del pueblo en el lugar, pero ella estaba nerviosa por una razón diferente a la de ellos.

¡Idiotas! ¡¿Ahora, aquí...?!

Shakti, que sabía lo de los Xenos, no podía creer lo que veían sus ojos. No pudo ocultar su agitación por el extraño comportamiento de estas supuestamente inteligentes criaturas. Parecían monstruos comunes en un alboroto indiscriminado.

Apretó los dientes y gritó una orden a los miembros de su facción, que la estaban buscando.

"¡La seguridad de la gente del pueblo es lo primero! Obedezcan la voluntad divina de Ganesha y sigan ayudando con la evacuación y la protección".

"¡Entendido!"

Esa era su única orden.

Mientras tanto, Ouka gritaba desesperadamente una orden diferente.

"¡Chigusa! Trabaja con Asuka para sacar a esos niños de aquí!!"

"¡Está bien!"

Ouka y varios otros miembros de la familia Takemikazuchi estaban entre la multitud de aventureros totalmente abrumados. Ouka estaba intentando derrotar los ataques de los monstruos alados con el costado de su hacha de batalla, y claramente tenía las manos ocupadas. Siguiendo sus instrucciones, Chigusa protegió a los niños que había traído de vuelta a la plaza y trató de guiarlos hacia la seguridad.

"Uh-uh..."

"¡Lai, tenemos que salir de aquí rápido!"

“…!”

Lai, Fina, Ruu y los otros niños no respondían a las llamadas de Chigusa y María. Se habían congelado al ver a los horribles monstruos.

Los gritos dieron lugar a más gritos, y la plaza sucumbió a la espiral descendente de terror y caos.

"¡¿Qué están haciendo?!"

Bell había subido a una azotea, y gritó con incredulidad mientras observaba la caótica escena.

"Los Xenos se están amotinando en la plaza..."

“…?!”

Haruhime apretó la mano contra su boca, y Hestia se quedó boquiabierta de asombro. No podían entender la escena de pesadilla ante sus ojos. Las criaturas que se agitaban violentamente como monstruos comunes eran inconfundiblemente Gros y varios otros Xenos.

"¡Espera un segundo, Bell!" Gritó Hestia.

El niño la ignoró y, quitándose el velo, saltó hacia la multitud. Se dirigió directamente a la plaza como si los gritos de la gente del pueblo lo empujaran hacia adelante.

"¡Lady Hestia!"

Un instante después, Welf, Mikoto y Lilly llegaron a la azotea. Habían oído hablar del caos, pero cuando lo vieron por sí mismos, quedaron tan conmocionados como Bell.

"Oye, esto debe ser una broma... ¿Qué está pasando?" Welf gritó.

"¡No lo sé! ¡¿Cómo se supone que voy a saberlo?!" Lilly le gritó.

"¡Por favor, cálmense los dos!" Dijo Mikoto, recobrando la calma suficiente como para interrumpir su pelea.

Mientras los miembros de su familia gritaban a su lado, Hestia miraba a los Xenos que atacaban desde lejos. De repente se le ocurrió una idea.

Esto parece una obra de teatro...

La plaza era el escenario, la gente del pueblo el público, y los monstruos y aventureros el elenco. Mientras la audiencia gritaba a la sangrienta y cruel escena de la pelea con un terror cada vez mayor, parecía que esperaban con impaciencia la llegada del punto de inflexión.

En ese momento, la estrella, el héroe de la obra, subió corriendo al escenario.

“—!!”

Hestia levantó la vista. Mientras miraba el cielo vacío, maldijo furiosamente a las deidades que debían estar observando la escena desde alguna posicion lejana.

"¿G-General?”

"Lo sé."

Sin siquiera echar un vistazo a Raúl, que se le acercaba, Finn vio la escena en las afueras del sector noroeste donde los monstruos habían descendido.

"Esto no es diferente del Calabozo..." Finn suspiró. La noche parecía ser una larga cadena de sucesos extraños.

Adivinó que el objetivo del enemigo no era atacar un lugar de evacuación... y sintió la voluntad de un tercero interviniente en el comportamiento totalmente incomprensible e inaceptable de los monstruos. A Finn no le gustaba, pero también sabía que una vez que las cosas habían llegado tan lejos, La Familia Loki no tenía más remedio que enviar una unidad.

Miró su mano derecha. Se sorprendió al sentir que su pulgar palpitaba ligeramente.

¿Está pasando algo? ¿O está a punto de pasar algo?

Mientras se lamía la almohadilla de su pulgar, recordó las palabras de su deidad patrona.

“"Llega al fondo de esto con tus propios ojos", ¿fue eso? Y así lo haré."

"¿Eh? ¿Qué dijo, Capitán?"

Ignorando a Raúl, quien había escuchado sus palabras entre dientes, Finn tomó una decisión.

"Raúl, voy a dirigir una unidad allí."

"¡¿Qué?! ¿El mismo capitán? ¡¿Quién se quedará aquí en el cuartel general y dará órdenes?!"

"Se lo dejaré a Riveria y a ti. Aprovecha esta oportunidad para redimirte".

"¡¿Yooooo?! Chilló Raúl.

Ignorando este aburrido arrebato, Finn rápidamente se puso a trabajar. La criatura que más le preocupaba seguía viva y bien. El líder del premio le dijo a Aiz y a los otros aventureros de primer nivel que permanecieran en alerta, y luego se dirigieron hacia el noroeste, con un grupo de miembros de la familia a remolque.



"¡Por favor, no vayas hacia la calle principal! ¡Por favor, sigue las órdenes de la familia Ganesha!" gritó Eina. Intentaba desesperadamente detener a la gente fuera de control, aunque sus pies pisoteados y sus gritos creaban un rugido como una cascada que ahogaba su voz.

Aunque se había dirigido a la calle Daedalus en gran parte por razones personales, ahora estaba haciendo todo lo posible para garantizar la seguridad de la población aquí en las afueras de la zona noroeste. Al menos, lo había estado hasta un momento antes.

Ahora estaba tratando de guiar a la gente a través de la plaza caótica, pero no estaba segura de que estuviera haciendo algo bueno.

¿Los monstruos terminaron aquí porque los estaban persiguiendo? ¿Pero por qué venir al sitio de evacuación de todos los lugares, dado el tamaño de la calle Daedalus...?

Vio como los monstruos se enfrentaban a aventureros en el centro de la plaza.

A pesar de todo su conocimiento, el papel normal de Eina se limitaba a esperar en la sede del Gremio a que regresaran los aventureros. Estaba llena de tanto miedo como el resto del personal del Gremio y la gente del pueblo. Intentó voluntariamente estabilizar sus temblorosas manos y pies mientras evaluaba el estado de la batalla.

¡Esa gárgola es extraordinariamente fuerte!

Uno tras otro, no sólo los aventureros de clase baja, sino también los que habían subido de nivel, y el puñado de aventureros de segunda fila presentes en la plaza, fueron expulsados con tanta fuerza que no pudieron levantarse de nuevo. El cuerpo de piedra de la gárgola también era casi impermeable a las armas de largo alcance. Era tan fuerte que sospechaba que no podrían derribarlo sin magia.

Era difícil de creer, pero con la familia Ganesha concentrada en mantener a salvo a la gente del pueblo, este pequeño grupo de monstruos tenía la ventaja.

¡Si al menos La Familia Loki apareciera...!

Eina observó desde el rabillo del ojo a un aventurero que se desplomó por el vómito de sangre y fue arrastrado por una compañera, y rezó para que alguien la rescatara. En ese momento, sus ojos se encontraron con los de la brutal gárgola.

"-¿Huh?"

Estaba segura de que la estaba mirando. Sentía que el tiempo se había detenido. Mientras miraba a los ojos de piedra sin vida, sintió como si algo hubiera llegado al interior de su pecho y le agarrara el corazón.

No se dio cuenta de que las gemas púrpuras del brazalete que tenía alrededor de la muñeca parpadeaban. Tampoco se dio cuenta de que la gárgola estaba escondiendo el mismo tipo de piedra en su mano.

Se puso en pie, arraigada en su sitio, mientras la forma de piedra gris volaba hacia ella con un aullido.

"OHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!"

Los aventureros miraron sorprendidos el repentino movimiento de la gárgola, mientras la gente del pueblo lanzaba gritos que rasgaban el aire como seda rasgada.

Las tropas de retaguardia estaban protegiendo a otras personas y no pudieron llegar a ella a tiempo con sus escudos. Ouka, encerrado en una feroz batalla, quedó mudo. Mientras la gente corría de un lado a otro, desapareciendo detrás de la gárgola, los ojos verdes de Eina se fijaron en las garras de piedra que estaban a punto de perforarla.

"-Aaaaah!!"

Pero alguien bloqueó esas garras.

“?!”

“!”

Justo cuando Eina sintió que se acercaba la muerte, un destello de metal azul púrpura la interceptó.

El chico de pelo blanco había saltado delante de la gárgola, desenvainando la daga de Hestia.

"Bell..."

"¡Señorita Eina, por favor, retroceda!" Dijo Bell con voz fuerte y ansiosa.

La aturdida Eina, la gente del pueblo y los aventureros le miraban fijamente, pero no tenía ni una pizca de atención para ellos. Todo su cuerpo palpitaba con una sola pregunta: ¿Por qué?

Mientras Bell le hacía esa pregunta en silencio al monstruo que tenía ante sí, la horrible gárgola pareció entrecerrar los ojos antes de volver a volar hacia Eina.

"¡Gaaahh!"

"¡¿Qué...?!"

Bell interceptó su embestida. La mano que sostenía su cuchillo tembló ante la fuerza del ataque, y un fragmento de piedra salió volando de la garra de la gárgola.

El monstruo extendió sus alas y una vez más apuntó a Eina.

¡¿Gros?!

Mientras Eina estaba de pie remachada al lugar, las garras se encontraron con el cuchillo una y otra vez.

Tal vez porque el potencial de la gárgola era mayor, el Pequeño Novato fue forzado a una posición inferior. Dejando de lado sus rencores por el momento, otros aventureros intentaron apoyarle, pero los otros monstruos alados no les dejaron acercarse.

Bell no tuvo más remedio que luchar contra los feroces ataques de la gárgola. Los gruñidos amenazantes lo sorprendieron.

¡¿Ha perdido la cabeza por completo?!

Recordó el incidente en el piso dieciocho. En este momento, la gárgola se parecía mucho a la que tenía cuando mataron y se llevaron a sus hermanos. ¿También les había pasado algo ahora?

"¿Por qué?... ¡¿Qué pasó?!"

“…”

El monstruo no respondió a Bell. Sólo sus garras y colmillos respondieron.

Mientras escuchaba la voz desconcertada de Bell, la gárgola-Gros- empujó sus emociones y deslizó sus garras por el aire.

Estaba tan racional como siempre.

Su forma exterior como un monstruo ocultaba un compromiso con un acuerdo.

Dentro de su mano de piedra, agarró una brillante joya que resonaba con el brazalete de Eina.

"Mueran por mí, monstruos inconformistas."

Eso fue lo que el dios siniestro había dicho a Gros y a los otros Xenos.

"¡¿Qué?!" Contestó Lido, sin comprender.

"Dios Hermes, ¿qué estás pidiendo?" Fels agregó después de recuperar la capacidad de hablar.

Hermes respondió como si fuera el asunto más insignificante del mundo.

"Oh, no todo el mundo necesita morir. Yo diría que tres o cuatro de ustedes deberían hacerlo".

Su inquebrantable sonrisa infundió terror en los corazones de los Xenos. Los dioses eran diferentes tanto de los humanos como de los monstruos, y los Xenos la encontraban horripilante sin excepción.

"Soy Hermes. Cumpliré mi parte del acuerdo que hice con Ouranos, al menos la mitad".

Entrecerró sus largos y afilados ojos amarillos-naranja y curvó sus labios hacia arriba.

"En cuanto a la otra mitad, lo consideraré como venganza."

Miró a los Xenos.

"Para salvaros a todos, un chico ha sido puesto en una situación difícil. No me atrevo a tolerar eso".

“…!”

"¿Planeaban irse a casa así después de todo lo que ha hecho por ustedes? Lo sentimos, gracias, realmente nos salvaste. ¿Ibas a escabullirte bajo tierra con unas pocas palabras de agradecimiento? Ahora, ahora, ni siquiera nosotros, las deidades volubles, actuaríamos tan insinceramente."

Sus palabras eran un medio de negociación, y también se asemejaban a las líneas hábiles de un hombre que engaña suavemente a su amante. Pero más que nada, eran un veneno que ensanchó las heridas de los Xenos hasta que se contaminaron con pus.

Los Xenos se pusieron pálidos y gimieron de culpa.

"¡Dios Hermes!"

Los puños de Fels se cerraron con furia.

El mago no estaba enojado por la traición de Hermes, sino indignado porque la voluntad divina del dios estaba pisoteando los corazones de los Xenos y la decisión que Bell había tomado por su propia voluntad. Pero Hermes no tenía ningún interés en tales opiniones.

"Déjame adivinar, amigo, ¿quieres decirme que Bell tomó esa decisión él mismo? Estás equivocado. Tu estas atrapado en tu propia situación y en la voluntad divina de Ouranos. Bell no tenía otra opción".

Hizo a un lado las palabras de Fels antes de que fueran pronunciadas. Para él, eran tonterías de un simple niño de ochocientos años. Él, por otro lado, podía ver la diferencia entre la verdad subjetiva de Bell y la naturaleza real de la situación.

"El mundo necesita héroes, y he apostado todo en esa luz blanca brillante. No se le puede permitir tener tratos con monstruos... Oh no, eso nunca serviría."

Fels se quedó helado de asombro ante la voluntad divina del dios.

"Yo, Hermes, os pido esto, monstruos inconformistas. Salven al niño".

Sus palabras susurradas eran mitad súplica, mitad engaño.

"...¿Nos estás pidiendo que lo ataquemos?" dijo Gros, a los jadeos de los otros Xenos.

"Realmente te das cuenta rápido."

"Iré yo."

"¿Gros?”

"No creo que el chico pelee contra Lido o Rei o contra ustedes. Ya que aborrezco a los humanos, soy mejor para este papel".

"Pero, Gros, eso significa que tú..."

"De cualquier manera que lo mires, no tenemos elección."

Lido y Rei rodearon a Gros, que había sido su compañero desde que los Xenos se unieron por primera vez, pero agitó la cabeza. Hermes los miró de reojo, afirmando en silencio las palabras de la gárgola con su sonrisa.

Los otros Xenos apretaban sus colmillos y colgaban sus cabezas.

"Valiente gárgola, dime tu nombre."

"...Gros."

"Gracias, Gros. Aunque seas un monstruo, te llamaré por tu nombre".

Se quitó el sombrero respetuosamente. Luego le dio a Gros una joya púrpura.

"¿Qué es esto...?"

"Seguros. Es muy probable que Bell, ese buen chico, no levante su cuchillo contra ti aunque lo ataques. Una persona que le importa profundamente activará este elemento. Por favor, atácala primero."

El fabricante de objetos que estaba detrás de su deidad patrona jadeó como si ella le detestase.

Gros miró la joya.

"Entiendo..." dijo, apretando la piel de piedra de su mano.

"La chica de la que estoy hablando está probablemente en la sección noroeste del Distrito del Laberinto. Quiero que lleves el caos allí primero. Habrá muchos de esos humanos que odias tanto... pero te agradecería que no mataras a ninguno de ellos".

"Pides mucho..." Gros escupió. Luego miró a su alrededor, al Lido y a los demás. "Es una promesa. Salva a mis hermanos", le dijo a Hermes.

"Ahora, ahora, soy Hermes después de todo. Cumplo con mi parte de cualquier trato".

"No quiero oírlo", dijo Gros, dándole la espalda al dios y extendiendo sus alas.

Acompañado por otros tres monstruos alados que ofrecieron su vida a su lado, Gros volvió sobre sus pasos a través del pasadizo subterráneo y se lanzó al cielo por encima del Distrito del Laberinto.

Así que así es como se lo pagaré.

Gros se rió para sí mismo mientras volaba hacia Bell y Eina.

A pesar de la anterior hostilidad de Gros, Bell había rescatado a sus hermanos, y ahora Gros estaba pagando con su vida por lo que Bell había hecho. Fue terriblemente irónico. Pero quizás era apropiado que alguien que había detestado a la humanidad como la más vil de las criaturas pagara de esta manera.

Sobre todo si encontró su fin en manos de un humano al que había llegado a gustarle un poco.

No te cuestiones a ti mismo, muchacho.

Le había dicho a Lido y a los demás que no renegaran del chico por esto.

Gros agitó sus alas monstruosamente contra Bell, que hacía muecas como un niño tratando de tolerar el dolor.

Fingiendo estar loco de furia, haciendo el papel de un monstruo violento, la gárgola gritó para que el niño hundiera su cuchillo en la piedra mágica de su pecho.

¡Si no lo haces, mataré a la chica...!!

Rugiendo horriblemente para instar a Bell a una batalla más feroz, Gros bajó sus garras.



"¡Bell...!"

Hestia y los demás habían llegado a la plaza convertida en campo de batalla.

Ahora había menos aventureros luchando duro, pero la plaza aún estaba llena de gente atrapada. Y ahí estaba Bell, en una esquina, encerrado en batalla con Gros mientras protegía a Eina detrás de él.

Eina parecía al borde de las lágrimas mientras veía a Bell sufrir golpe tras golpe. Ella estaba intentando desesperadamente escapar para liberarlo de la carga de protegerla, pero las alas de piedra no la dejaban pasar. Los ataques de la gárgola desde el aire hicieron la batalla completamente impredecible.

"¡Bell...!"

"¡Sr. Bell!"

Welf, Lilly, Mikoto, y Haruhime no sabían qué hacer. ¿Estaba bien ayudar a Bell? ¿Estaba bien atacar a los Xenos? No tenían ni idea.

Hestia, que estaba de pie junto a sus hijos desconcertados, tampoco podía tomar una decisión.

¿Debería contarle a Bell sobre el plan de Hermes? ¡Pero si hago eso...!

Hermes había coaccionado a los Xenos para que hicieran algo. ¿Pero cuál sería el resultado si se lo dijera a Bell?

Parecía probable que si las cosas continuaban como estaban, Gros realmente mataría a Eina. Hestia no sabía los términos del acuerdo que los Xenos habían hecho con Hermes. Si las vidas de sus parientes hubieran sido tomadas como peones, entonces sus palabras sólo sumirían el corazón de Bell en el caos.

"¡Las tropas de apoyo están en camino! ¡Sigue aguantando!"

Las palabras del aventurero sólo estimularon la agitación de Bell.

Hestia agarró el óculo que había sacado de su bolsa.

En casi el mismo momento en que Hestia y su familia llegaron a la plaza, una unidad de La Familia Loki liderada por Finn emergió en una azotea con vistas al área.

"¿Qué está pasando?"

"¡La evacuación de la gente del pueblo aún no ha terminado! Los aventureros de otras facciones están luchando contra los monstruos, y también el Pequeño Novato..."

Cuando uno de los miembros de su familia informó sobre la situación, Finn entrecerró los ojos y los fijó en el niño y la gárgola.

"...Tomen sus posiciones. Tropas terrestres, manténganlos bajo control. Nos quedaremos aquí y evitaremos que vuelen".

"¡Sí, señor!"

Los arcos estaban listos en respuesta a las órdenes del líder de la facción.

Justo en ese momento, un murmullo empezaba a llegar a través de las multitudes atrapadas en el borde de la plaza.

"El pequeño novato..."

"...El Pequeño Novato? ¿Te refieres a Bell Cranell?"

El aventurero al que apuntaban estaba arriesgando su vida para salvar a la medio-elfa. El valiente muchacho había caminado galantemente en la más difícil de las situaciones. Con su propio bienestar en riesgo, la gente dejó caer su malicia y decepción y en su lugar miró la escena que se desarrollaba ante ellos con ojos claros.

"H-hermano mayor..."

Incluso el niño que le había maldecido como traidor ahora susurraba su nombre con asombro.

Un cambio comenzó a barrer a la multitud, que hasta entonces había sido consumida por el pánico puro.

"Justo a tiempo, joven Bell. Ah, esto es muy afortunado."

En una alta torre cerca de la plaza donde aullaba el viento de la noche, Hermes miró con satisfacción la batalla entre la gárgola y el niño de pelo blanco.

Asfi estaba detrás de él. Escondiendo sus ojos cansados detrás de sus gafas de plata, suspiró por enésima vez.

"Puede que seas mi deidad patrona, pero me das náuseas..."

"Ha-ha-ha. Eso es bastante duro, Asfi." Hermes se rió sin girar la cabeza. Ella le miró fijamente.

"Estás usando a los Xenos por el bien de Bell Cranell... te concedo eso. Pero, ¿qué tiene que decir acerca de arrastrar a la gente ordinaria de la ciudad?"

"En cierto sentido, esos ciudadanos ordinarios son la causa de la situación en la que se encuentra actualmente. Un poco de puesta en escena es necesaria, después de todo, ¿no estás de acuerdo?"

Estaba el teatro y el público, el héroe y los jugadores de apoyo encargados de sacar a relucir su mejor actuación. Como Hestia sospechaba, Hermes había creado un escenario a gran escala. Se encogió de hombros y miró por encima de su hombro.

"De todos modos, estás de acuerdo con mi decisión de abandonar a los Xenos, ¿no?"

Después de todo, sólo causarían daño tanto al niño como a la ciudad de Orario.

Asfi permaneció en silencio mientras su deidad patrona buscaba su afirmación con sus ojos.

"...tomaré mi posición ahora", dijo finalmente.

"Correcto. Retaguardia, por si acaso."

Hermes saludó a Asfi, que ahora era invisible después de resbalar sobre la Cabeza de Hermes.

Después de que ella dejó silenciosamente el techo de la torre, Hermes sonrió en la escena de abajo.

"Bueno... mis disculpas, Ouranos. Lo siento, resultó así."

Vio cómo el niño y la gárgola volaban uno contra el otro.

"¿Conviviendo con monstruos, dices? Totalmente absurdo. La amistad con ellos no es más que una quimera", dijo, continuando su conversación imaginaria con el anciano dios.

Hermes siempre había cumplido las órdenes de sus clientes con calma y obediencia, pero aquí, en lo alto de la torre, puso al desnudo sus verdaderos sentimientos.

"¿Qué sucederá si derrocamos miles de años de odio y destino? Hasta Zeus diría que es absurdo".

Miró a Bell y bajó la voz.

"El héroe de los monstruos. ¡Nadie quiere eso!"

Hermes abrió los brazos y sonrió en el escenario donde humanos y monstruos estaban representando su ópera.

"Es hora de volver a lo básico del heroísmo, Bell."

El dios continuó hablando.

"Mata a los monstruos. Mátalos y salva a la gente. Haz tu regreso como héroe".

Como si estuviera ofreciendo un rayo de luz desde el cielo o señalando el camino de la salvación, presionó su atroz voluntad divina sobre el muchacho.

"Olvida a los Xenos".

Ouranos había encargado a Hermes que suprimiera el disturbio. Iba a ser el emisario que calmó el caos en la ciudad y entregó a los Xenos al Calabozo.

Pero Hermes no tenía ningún interés en eso.

Como estaba en posición de usar el caos, lo había manipulado hábilmente. Eso fue todo.

"Si matas a uno solo de ellos, verás la razón. Puede que sufras, pero un día te recuperarás. Lady Freya y yo no dejaremos que te aburras."

La voluntad divina de Hermes fue que Bell cortara sus lazos con los Xenos, quienes lo llevarían directamente a la ruina. Tenía la confianza para conducir a su héroe a la batalla - el egoísmo inquebrantable para conducirlo al final que las deidades anhelaban.

Controlar el destino humano era el juego favorito de los dioses.

Haría que Bell rompiera su conexión con los monstruos y caminara hacia adelante como el héroe de la gente y el favorito de los dioses.

La voluntad divina de Hermes estaba enfocada en esa única meta.

"Si no lo haces, entonces tu querida Eina morirá."

Hermes se rió, entrecerrando sus ojos amarillos-naranja.

La lucha cada vez más intensa empujaba al niño hacia una elección. La única opción posible, la que el dios había preparado para él.

Ante los ojos de Dios, el acto final se desarrollaba en ese grandioso y ridículo escenario.



¡¿Por qué, por qué, por qué, por qué?!

Los colmillos que amenazaban a Bell y las garras que perseguían a Eina volvieron a herir a Bell.

Desvió el siguiente golpe y lo detuvo con su cuchillo, hiriendo a Gros. No había forma de que pudiera contenerse cuando la gárgola intentaba matar a Eina y a él.

Una y otra vez, otros aventureros trataron de apoyar a Bell, pero fueron rechazados. Las alas de piedra de Gros desviaron las flechas y tiraron a cualquiera lo suficientemente descuidado como para acercarse a ellos. Funcionaban como dos brazos adicionales, ambos con armas contundentes y escudos en uno.

"¡Bell...!"

Al sonido de la voz ronca y dolorida de Eina, la cara de Bell se retorció en angustia. Los aventureros, el personal del Gremio y la gente del pueblo estaban observando cada uno de sus movimientos y rezando para que uno de sus golpes derribara la amenaza.

Gros.

Mientras repelía las garras con un cuchillo, la mirada de Bell se encontró con los inescrutables ojos de piedra de la gárgola. Estaba tan confundido y triste que quería gritar. Pero su voz no podía penetrar esos oídos. Su mente corría inútilmente. El Cuchillo Divino tembló.

Tuvo que tomar una decisión. La decisión fue como una maldición, porque si no la tomaba, perdería a una persona a la que quería profundamente. Ni siquiera fue una elección.

Trató de pensar cuidadosamente sobre la situación, pero ante el feroz ataque de Gros, sus pensamientos rápidamente llegaron a un callejón sin salida.

Mientras murmuraba "¿Por qué?" una y otra vez, recordó las palabras de Wiene.

¿Sabes lo que me dijo Lido? Puede que no sea posible en este momento... pero dijo que si la gente como tu existe, entonces nuestro sueño podría hacerse realidad algún día!

Nuestro sueño.

El sueño de los Xenos, de Gros.

...Gracias. Tienes... mi gratitud.

Gros le había dicho eso.

Quizás era solo la imaginación de Bell, pero podía ver al Gros de aquel momento anterior encima del monstruo que ahora se enfrentaba a él con tan genuina sed de sangre en sus ojos. Debe estar equivocado al ver la volición detrás de las garras y los colmillos cayendo sobre él.

Era como si supiera que Bell no quería pelear con él y le dijera que no dudara.

"¡La Familia Loki ha llegado!" gritó un aventurero.

Aventureros de clase alta con el emblema del tonto grabado en su armadura corrieron a la plaza y volaron hacia los monstruos alados.

“!!”

La gárgola comenzó a sentirse ansiosa.

Bell Cranell debe ser el que derribe a los monstruos que atacan a la gente. Así es como saldarían su deuda con el muchacho. No estaría bien que Gros pronunciara sus últimas palabras en un montón de cenizas, con su contrato con el dios insatisfecho.

Dándose cuenta de que no podía demorarse más, Gros extendió sus alas y aleteó. Volando paralelo al suelo, lanzó su ataque especial. Sorprendidos, Eina y Bell no pudieron escapar ni defenderse, forzando al niño a responder y tirando por la borda su propia vida en el proceso.

"¿Bell?”

"¡Tul!"

Hestia y el personal del Gremio gritaron al unísono.

"¡Asuman sus posiciones!" gritó Finn. Mientras otros miembros de su tropa se preparaban para disparar sus flechas a los monstruos alados, preparó su lanza para perforar la gárgola.

"¡Ahora, Bell!"

De pie sobre la multitud de personas que contenían la respiración, Hermes tiró de la cuerda de la marioneta, su voluntad divina.

Fue el instante antes de que el golpe mortal de Gros aterrizara.

Bell bajó la mano sosteniendo el cuchillo.



"¿Estamos haciendo lo correcto, Fels?" Gritó Lido.

Estaban dentro de Knossos, el laberinto que Dédalo había soñado.

Hermes había cumplido su promesa. Después de que Gros y los otros volaron, había llevado a los Xenos a través de la puerta de Knossos, haciendo uso de fintas y rutas clandestinas para que La Familia Loki no los descubriera por el camino.

"Si sólo estamos pensando en Bell, entonces esta puede ser la mejor opción. ¿Pero cómo podemos abandonar a Gros y a los otros? "¡Siento que está mal que volvamos sin ellos!" Lido lloró a pleno pulmón. Había dejado de caminar mientras el grupo se dirigía desanimado hacia el Calabozo del que habían salido.

Rei y los otros no respondieron.

"Te equivocas, Lido. Creo en él", dijo Fels.

En un intento de ocultar la ira en la voz que emanaba de las profundidades de la capucha, el mago no se volvió hacia el Lido.

"Creo que ese chico tonto puede vencer la trivial voluntad divina de un dios..."



“—!!”

La gárgola corrió hacia Bell y Eina con un rugido tan poderoso que la gente que la observaba se encogió al oírlo. Sus abiertas alas rompieron el viento mientras se deslizaba hacia ellas.

Bell miró a la gárgola que se acercaba y a sus retorcidas garras que parecían lanzas gigantes de piedra. Todo ante sus ojos parecía alternar entre quedarse quieto o acelerarse. Los gritos que resonaban hacia él desde el mundo exterior sonaban muy lejanos.

Escuchó a Eina jadeando aterrorizada detrás de él, impotente para defenderse del ataque del monstruo.

La intención de la gárgola de matar era real.

Si las cosas continuaran así, esas garras de piedra ahogarían a Bell y Eina en un mar de sangre.

Sus instintos le gritaban que cortara al monstruo con su cuchillo, que clavara su punta en la piedra mágica de ese pecho que estaba tan perfectamente expuesta como cargada hacia él, que transformara la intención del monstruo de matar en un montón de cenizas.

Los gritos de los aventureros y los gritos de las masas también lo instaron a matar al monstruo.

La voluntad divina del dios tirando de los hilos afirmó la voz de su instinto.

Fue el instante antes de que el golpe mortal de Gros aterrizara.

Bell bajó la mano sosteniendo el cuchillo.

Pero.

La conciencia del niño se apartó del monstruo ante sus ojos y se concentró en una escena en lo más profundo de su corazón.

Era como si estuviera siendo guiado por un rayo de luz -quizás agarrando un rayo en lo más profundo de sí mismo y tirando de él hacia arriba.

La puerta de un descolorido recuerdo de la infancia se abrió de golpe.

No dejes tus decisiones en manos de otras personas.

Era la voz de su abuelo.

Lo mismo sucede con los fantasmas y los dioses. Yo, por mi parte, nunca te diré que hagas nada.

El consejo de su abuelo le estaba hablando.

No aceptes órdenes. Decide por ti mismo.

Los ojos de su abuelo le suplicaban.

Esta es tu historia.

La sonrisa de su abuelo le había enseñado eso hace mucho tiempo.

"¡¡¡Errrgh!!!"

Bell gritó en rebelión contra la absurda realidad que lo rodeaba.

Sin ni siquiera saber lo que estaba haciendo, arrancó las cuerdas de la divina voluntad del dios que se habían envuelto alrededor de él sin su conocimiento. Su corazón, lleno del recuerdo del sueño de Wiene y de la gratitud de Gros, hizo a un lado la elección que se le había impuesto.

"UOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!"

El tiempo, que se había estirado hasta el límite, volvió a su ritmo normal, y el mundo recuperó su color.

Las garras del monstruo estaban a punto de atravesar a Eina y a él.

Él tomó su decisión.

Eligió creer.

“—”

Metió su cuchillo en su vaina, extendió sus brazos, y esperó.

Hermes miró desde arriba. Gros abrió de par en par sus ojos de piedra, asombrado.

Al instante siguiente, enfrentado a la forma indefensa de Bell, la gárgola abortó su carga y se alejó volando de ellos.

"- ¡Espera!"

Finn reaccionó más rápido que nadie. En lo alto de la plaza, para gran sorpresa de sus tropas, les gritó que detuvieran el ataque. Sus ojos azules estaban pegados a la gárgola que había detenido su carga. Su conmoción pareció extenderse a la gente que observaba desde abajo en la plaza, pues el mismo sentimiento se apoderó de sus corazones.

Hestia, Lilly, Welf, Mikoto, Haruhime, Ouka, Chigusa, Shakti, e incluso Eina sintieron la misma emoción.

Bell no había matado al monstruo ni permitido que Eina muriera. En vez de eso, había elegido un tercer camino, excesivamente insensato.

Los ojos del niño empapado de sudor se encontraron con los de la gárgola aturdida. Por un instante, el tiempo se detuvo.

“…”

En cuanto a Hermes, que miraba desde su posicion en la torre, se puso el dedo en el borde del sombrero y se lo bajó, como para ocultar sus amplios ojos amarillos-naranja.

"Aah, así es como va a ir... Realmente es un idiota."

Un silencio extraño e incomprensible había descendido sobre la plaza.

La emoción en los innumerables ojos fijos en Bell estaba pasando del shock a la sospecha de que, después de todo, tenía algún tipo de conexión profunda con los monstruos. Era una chispa que podía encender el fuego etiquetándolo como "enemigo del pueblo".

En el momento en que la multitud despertó de su aturdimiento colectivo, una tormenta de gritos indignados y caos probablemente estallaría.

"Bueno, entonces. Asfi, hazlo".

Hermes no aceptaría este resultado.

En un rincón de la plaza donde cayó su susurro, una sombra acechaba. La invisible Asfi sacó una aguja voladora inscrita con una espiral, tan roja que parecía formada por sangre.

Era una Crizea, un objeto mágico diseñado por Perseo para provocar en los monstruos un frenesí excitado y brutal. Durante las expediciones a las mazmorras, corría el riesgo de aumentar su fuerza, pero también hacía que se atacaran entre sí. No era difícil imaginar lo que haría en un lugar como éste.

Hermes se había preparado para la situación actual. Había predicho que el niño podría actuar de la misma manera estúpida que lo había hecho cinco días antes.

Siguiendo las órdenes de su deidad patrona, Asfi fijó sus ojos verde-azules en la gárgola.

"...no te pediré perdón."

Por un instante, su mirada aterrizó sobre el niño que miraba hacia la gárgola.

Como si sintiese su presencia, se puso en marcha y miró hacia el lugar donde estaba la mujer invisible.

Estaba a punto de disparar la aguja carmesí.

Instado por el instinto, los pies del niño se prepararon para correr.

En ese momento, las únicas figuras que se movieron fueron Asfi, Bell-y Finn.

“—”

El pulgar de Finn nunca había palpitado tan fuerte.

Estaba sonando una alarma de que algo se acercaba.

Finn solo levantó la cabeza. El siguiente instante-

"UOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!" El grito de batalla de un monstruo rompió el aire en calma.



Sin previo aviso, el hombre apareció ante él.

“—”

Se detuvo en el callejón oscuro. Fue forzado a hacerlo.

La figura del comandante sostenía una gran espada. Era un guerrero en perfecta forma física.

Lo supo inmediatamente.

Con un solo brazo, perdería. No, ni siquiera con dos brazos, podría no prevalecer. Así de poderoso era el hombre anterior a él. Más poderoso que los soldados que le habían hecho hervir la sangre y quizás incluso más poderoso que la espadachina de pelo dorado y ojos dorados que le había cortado el brazo.

Al mismo tiempo, había algo familiar en el hombre que estaba ante él. Tenía el pelo rojo oxidado y ojos del mismo color, que brillaban como los de un jabalí feroz. No era tanto un recuerdo como un latido de su corazón, aunque no podía recordar lo que era. Pero estaba seguro de una cosa. Este guerrero lo mataría.

Mientras estaba ante esta extraordinaria figura, sonrió.

Estaba agradecido por esta reunión, aunque sabía que conduciría a una cierta derrota. Todo su cuerpo estaba zumbando. La lucha era la única manera de superar el hambre. Más aún si su oponente era tan poderoso como esto. Incluso si fue cortado en pedazos, bueno, ese era uno de sus deseos. No había razón para acobardarse y no tenía sentido dar la espalda.

Blandió su hacha y se adelantó sobre sus fuertes piernas.

“…”

En respuesta, el guerrero levantó lentamente un brazo y señaló.

"Lo que buscas está por venir", dijo el hombre.

Se detuvo.

Abrió los ojos de par en par.

Miró hacia atrás, hacia donde había señalado el guerrero. El cielo se extendía sobre la tierra, y voces resonaban desde lejos. Era el sonido de la batalla. Entre ellos, sintió que podía escuchar la voz de la cosa que lo impulsaba.

Volvió a mirar hacia delante. Inesperadamente, el guerrero se había ido. Pero eso era un asunto trivial ahora.

Comenzó a correr, como si hubiera encontrado su dirección. Se precipitó hacia delante.

No pensó en ocultar su demasiado grande presencia. Dejando a un lado a los cazadores que gritaban en su camino, sólo obedeció a su corazón palpitante y a su hambre.

Aplastando los adoquines bajo sus pies, se dirigió a la cima de un edificio al lado de la carretera.

“—”

En medio de la plaza, luchando en medio de gente de todas las razas, estaba el niño de pelo blanco.

Un destello de luz atravesó su corazón en la escena ante sus ojos. Fue un brillante flash blanco que restauró todas las demás escenas.

Fue despertado. Fue devuelto a la vida. Se estremeció.

¡¡Ah!!

¡Eso es todo! ¡Eso es todo! ¡Su sueño, su deseo, su anhelo!

¡La respuesta que había estado buscando!

Por fin lo había encontrado. Tomó todo lo que lo rodeaba.

Había muchos cazadores, y estaba cara a cara con un hermano.

No, no había ninguna posibilidad de que pudiera aceptar esto. Esto solo no podía permitirlo.

¿Podría darle esta oportunidad a alguien más? ¿Podría dejárselo a otro? Este era su oponente único en la vida. Revancha. Revancha. Revancha.

Nació para esto y sólo para esto.

Su sangre subió. Su cuerpo se llenó de rabia. Su hambre provocó un tremendo poder dentro de él.

Una gran alegría y un hambre aún mayor de batalla brotaron dentro de él. Soltó un grito de guerra.

"UOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!"

Un tremendo rugido que rompió toda vacilación, toda tristeza y todo artificio resonó por el aire.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 14?, Palabras del Autor

El rincón de expresión del autor conocido como el Afterword ha comenzado.

Y así debo decir que, este es el decimocuarto volumen del libro para mí. Por lo tanto, mientras pido disculpas a las personas que esperan el Volumen 14, el corazón de Maruyama está lleno de la sensación de que ha terminado el Volumen 14. El siguiente será el Volumen 15~

¿Cómo te sientes después de leer esta historia?

¿Crees que Suzuki Satoru, como MC de una LN, se siente diferente de lo que ha sido Overlord hasta ahora?

La escena de la batalla en este libro podría haber terminado siendo confusa. Originalmente, tal vez hubiera sido necesario decir algo como "por eso lo hizo y así lo hizo", pero yo lo omití deliberadamente. Esta obra realmente supone una gran carga para sus lectores. Tal vez haya fracasado como autor de LN, pero como he dicho muchas veces, personalmente creo que "no importa si no lo entiendes".

Por cierto, mientras mi editor sigue diciéndome "por favor, hazlo más fácil de…

ARIFURETA SHOKUGYOU DE SEKAI SAIKYOU

Novela Web Autor: Chuuni Suki Traductor: jke-translations & unknowntrns
Géneros: Acción , Aventura , Fantasía, Harem, Psicológico, Romance
Volumenes: 9/10


SINOPSIS

Entre la clase transportada a otro mundo, Nagumo Hajime es un estudiante varón ordinario que no tiene ambiciones ni aspiraciones en la vida, y por lo tanto, es llamado «incompetente» por sus compañeros de clase.

La clase fue llamada para convertirse en héroes y salvar a un país de la destrucción. Los estudiantes fueron bendecidos con stats tramposos y clases geniales, sin embargo, no fue el caso para Hajime. Con su profesión de «Transmutador», y estadísticas muy mediocres.
«Synergist», para decirlo en una palabra, es la clase artesanal. Siendo el más débil, cae en las profundidades del abismo, cuando él y sus compañeros de clase estaban explorando una mazmorra. ¿Qué encontró en las profundidades? ¿Podrá sobrevivir?




Overlord, Volumen 14?, Epilogo

Epílogo
Había un desierto al suroeste del centro del continente.

Se llamaba el Desierto del Dolor, o tal vez el Desierto de Di Gavorsa, según el gran imperio que una vez estuvo aquí.

Aunque era un desierto bastante extenso, algunas regiones recibían lluvias, por lo que varias razas - y monstruos - vivían aquí. Estaba el Gran Reino de los escorpiones Pabilsag, la pequeña nación de los Genios de Slutarn, y el grupo religioso que veneraba al Dragón de la Luz como su deidad principal -cuya fe era generalizada entre los nómadas- tenía su santuario principal en este lugar.