Ir al contenido principal

Un Juego Justo, Capitulo 2


Capítulo 2

La sensación cálida de los rayos del sol tocando su piel, así como la suave briza del viento que entraba por la ventana hicieron que su conciencia buscará desesperadamente la vigilia.

Madelein se levantó asustada por la aterradora pesadilla que había atormentado sus sueños. Fue algo tan doloroso que aún despierta podía sentir cómo sus músculos se tensaban ante la perspectiva de volver a sentir algo así.

Dando un suspiro de alivio al ver que ella estaba entera y sana, Madelein cambio el foco de su atención a la habitación donde se encontraba. No era un cuarto de hospital como ella esperaba. Ella estaba en una cabaña con pieles de animales muertos colgados a su alrededor junto con muebles de madera y muy mala iluminación siendo una ventana la única fuente de luz.

Al ver el ambiente tan rústico a su alrededor, Madelein no pudo evitar sentirse asustada. Ella no recordaba nada que la pudiera haber traído a estas condiciones. Incluso si algo le hubiese pasado en el juego, lo lógico era que la hubieran llevado a un hospital, no a una extraña cabaña a quien sabe dónde. Esto era más como si su pesadilla continuará y ella solo había pasado de un sueño a otro.

Caminando con precaución de que no hubiese nadie, ella tomó un hacha que vio justo al lado de la chimenea. Con la sensación de tener un arma como respaldo, ella se sintió lo suficientemente segura como para poder explorar los alrededores. Si bien el peso ultraliviano del hacha le parecía extraño, Madelein no tenía cabeza para preocuparse por eso, así que, con cuidado de no revelar su forma, ella examinó por la ventana para asegurarse de estar lista para todo. Al no ver nada más que vegetación, ella decidió salir por la puerta.

Una vez salió hacia el exterior en busca de respuestas. Lo que vio, aunque era lo lógico, no era una vista de su agrado, ya que significaba que estaba muy alejada de la ciudad donde ella vivía.

Estaba en una granja. Había un jardín de flores amarillas cultivadas en el frente y fuera de este se podía ver a un grupo de ovejas y caballos pastando por los alrededores. Pero no había nadie quien respondiera a sus preguntas.

Caminando con cuidado de no asustar a los animales, Madelein se acercó al pozo de agua que se encontraba cerca de estos. Su garganta estaba seca y su cara se sentía pegajosa como si la sangre que había sentido en su sueño hubiese traspasado la realidad y la hubiese salpicado.

Una vez llegó al pozo y sació desesperadamente su sed tomando agua de una jarra cercana, Madelein procedió a limpiarse el cabello y la cara.

Tomó bastante esfuerzo hacerlo ya que su cabello a la altura del cuello estaba pegado con algo pegajoso que se parecía a la sangre coagulada.

Una vez se sintió limpia, ella trato de esperar que el agua se calmara lo suficiente como para poder ver su reflejo. Una vez sintió que era suficiente, ella se acercó hacia adelante y lo que vio eran los mismos ojos lilas y el cabello rosa, propios al personaje que ella misma tenía en el juego.

El impacto de esto solo hizo que ella retrocediera y se tropezara bajo el pasto.

Una vez superada la sorpresa, ella examinó mejor su cuerpo. La ropa que traía se parecía a una pijama blanca, algo que ella no reconocía. Eso significaba que alguien la había cambiado. Además, su cuerpo se sentía diferente. Muy alejado al débil y delgado cuerpo de su yo real, acostumbrado a pasar largas horas de tiempo inactiva debido a su tiempo en el mundo virtual.

Este cuerpo estaba tonificado y se sentía poderoso. Casi como si ella tuviera el cuerpo de su personaje.

No tardó en juntar las pistas. Aunque era confuso, esta era la única conclusión lógica.

Ella seguía estando en el juego.

Un alivio invadió su ser. A Pesar de que esto era extraño, no se comparaba al miedo de haber sido secuestrada de alguna manera por algún asesino serial o acosador.

Ella finalmente sonrió y dando un salto de alegría, ella subió a más de 5 metros de altura dándole una vista panorámica de los alrededores. Solo había árboles y unas montañas que se veían a lo lejos. Ninguna señal de civilización.

—    Quizás este sea un nuevo mapa. No recuerdo nada de esto.

Madelein se sentía insegura sin su armadura puesta, ya que era peligroso andar sin nada más que ropa, incluso si no podía ver a nadie alrededor, siempre había una manera de esconder la presencia. Ella no quería ser víctima de algún entusiasta en busca de fama aprovechando su estado debilitado para matarla, por lo que procedió a solucionar esto lo más rápido posible.

Ágilmente y como lo había hecho innumerables veces, ella movió su mano para abrir el menú de su inventario, pero al ver que no pasaba nada, no pudo evitar sentirse molesta por esto.

—    ¿Qué pasa, será que todo este lugar esta bugeado o algo por el estilo?

Sintiendo desconfianza por todas las cosas extrañas que le estaban sucediendo, ella no quería seguir más en el mundo virtual. Ella se había hartado de todo esto. Llevaba por su frustración hizo lo más lógico que pudo hacer en ese momento. Intentar salir del juego.

Lamentablemente para ella, ninguna opción del sistema o de su inventario estaba disponible. Ni siquiera la llamada de emergencia a un GM que siempre se mantenía a disposición de los jugadores, no estaba disponible.

—  ¿Qué sucede?

Para ella estaba claro que seguía en el juego. Su cuerpo, así como el salto que había hecho fue suficiente para respaldar esta teoría. Pero ella no podía acceder a ninguna de las opciones de usuario. Lo más sospechoso al final fue que todo se sentía demasiado vivido para ella.

Si bien Yggdrasil era un juego sumamente realista, no llegaba al punto donde ella pudiera confundirse con la realidad misma. Los rayos del sol, la fría suavidad el pasto bajo sus pies, así como la textura de su ropa y del hacha, eran signos de que no estaba dentro del juego. Era imposible, incluso si hubiesen sacado otra versión del juego o puesto parches o mejoras. Madelein solo pudo sentirse confundida ante esto.

Su desconcierto finalmente fue cortado por la sombra de dos figuras que se acercaban entre los árboles.

Madelein se puso en guardia. Sea lo que sea que le pasara no iba a dejarse matar por nada ni nadie.

Agradeciendo los puntos de fuerza que se había puesto para poder usar el equipo pesado, ella tomó el hacha ágilmente y la apuntó a las dos figuras que se acercaban.

—    Deténganse y respondan. ¿Quiénes son ustedes?

Ella amenazó con todo la gloria y esplendor que pudo demostrar. Haciendo uso de la confianza de una de las ganadoras del torneo World Champion ella preguntó con toda la autoridad de alguien legendario.

Las dos figuras se detuvieron y lentamente como si tuvieran miedo de la chica frente a ellos, respondieron con todo el cuidado que pudieron reunir.

—    Disculpe señorita. Solo somos una anciana y su nieto.

Madelein desconcertada, bajo el hecha, pero aun así ella siguió en guardia. No por nada era una leyenda. Ella no sería tan fácilmente convencida.

—    Acérquense lentamente para que pueda verlos mejor.

La anciana asintió de acuerdo y lentamente se acercaron hasta que el sol los vislumbro lo suficiente como para que Madelein viera sus caras y formas con claridad.

—    Está bien, les creo. Ahora explíquenme donde estamos y porque estoy aquí.

Antes de que la anciana pudiera contestar, el niño que no parecía tener más de 11 años declaró como si fuese algo obvio.

—    Caíste desde el cielo. Mi abuela te vio y te curamos. Así que no deberías ser tan malagradecida, chica rosada.

—    ¿Que?

Madelein no pudo evitar recordar la pesadilla de haber caído desde Avalon hacia el suelo. El solo pensamiento hizo que su piel se erizara y un escalofrío recorrió su espalda.

—    ¿D-dóonde estamos?

La anciana se aclaró la garganta y puso una mano encima del joven niño para que la dejara hablar.

—    Mi señora. Estamos en el reino de Re-Estize, cerca de las fronteras con el Reino Santo.

Madelein no puedo evitar girar su cabeza en señal de aturdimiento. Ella no conocía ninguno de los reinos nombrados. Incluso los NPCs del juego sabrían el nombre de las regiones más importantes y nombrar las direcciones con respecto a ellas.

—    Lo-lo siento. No sé dónde queda eso. ¿Qué tan alejada estoy del árbol del mundo Yggdrasil?

Madelein lo pregunto, ya que se suponía que el árbol estaba ubicado en el centro del mundo. Era la referencia por excelencia cuando se intentaba descubrir un sitio nuevo.

La anciana y el niño la vieron desconcertados.

—    Lo siento señorita. No sé a qué árbol se refiere. Aunque si busca en este bosque es seguro que encuentre algo parecido. Yo soy herbolaria, así que quizás pueda ayudarla si me habla un poco más de sus características.

Madelein solo pudo fruncir el ceño ante esto. Los lugareños no parecían entender que ella hablaba del árbol del mundo, no un árbol normal con su mismo nombre.

—    No me refiero a una planta común. Hablo del centro del mundo. El árbol que soportar los cielos. El árbol de la vida.

Los ojos del niño se abrieron con asombro.

—    ¿De verdad existe un árbol así? Wow, eso es increíble abuela. ¿Podemos ir a verlo por favor?

La anciana solo pudo negar con su cabeza como si lamentara estar escuchando la charla de dos niños y sus aventuras imaginarias.

—   Tranquilo Gazef. Ese árbol no existe. Quizás la señorita aún sigue confundida por la caída o quizás este cansada.

Madelein a quien no le gusto que se refirieran a ella como si estuviese loca, solo pudo gruñir.

—    No estoy loca.

¡Ahhhhhhhhh!

Solo pudo gritar con desesperación.

La anciana y el niño se asustaron y no pudieron evitar temblar y protegerse de ella.

Al ver esta escena, Madelein solo pudo avergonzarse de sí misma. Ella no quería asustarlos así. No cuando habían sido ellos quienes la habían salvado.

—    Lo siento. Es solo que estoy perdida y no sé cómo llegar a casa.

La anciana al escuchar esto, solo pudo sentir lastima por la pobre chica de pelo rosado.

—    Está bien hija. Podemos descansar un momento y el resto se resolverá de una manera u otra. Más importante aún, cuando la encontramos ayer estaba muy herida. ¿Está segura de que está bien estar de pie?, porque podemos ayudarla a regresar a la cama si lo desea.

Madelein al escuchar las reconfortantes palabras de la anciana solo pudo negar con amabilidad.

Agradezco la preocupación, pero estoy bien. A pesar de que no me siento completamente recuperada, tengo la suficiente fuerza para no sentirme enferma. Creo que la recuperación pasiva de mi personaje hizo su trabajo durante el tiempo que estuve inconsciente.

La anciana no pudo evitar extrañarse de que la chica estuviera bien considerando sus heridas, pero verla levantar el hacha tan fácilmente hizo bien en convencerla.

Está bien. Aun así, insisto en que entremos a mi casa y tomemos una taza de café o dos.

Madelein asintió educadamente y tratando de esconder el hacha, puso su cara más amable. Si bien ella era conocida por ser una jugadora orgullosa, temible e incluso despiadada dentro del juego. En la vida real era todo lo contrario. Ella era una simple estudiante de medicina, con una familia normal que la quería mucho y salvo una que otra materia que a veces le daba problema en la universidad, su vida era perfecta. Es por eso que al verse perdida ella no pudo evitar volver a su yo real y dejar de aparentar su personalidad en el juego.

—   Muchas gracias. Por cierto, mi nombre es Madelein de Eve. Gracias por tratarme y me disculpo si los asuste.

La anciana se alegró de que la chica no fuera una salvaje, así que asintió complacida.

—   Me alegra conocerla señorita Eve. Mi nombre es Maya Stronoff y este es mi nieto Gazef.

El niño se inclinó feliz de ver a una extraña en tan raras circunstancias. Madelein solo pudo sonreír como cortesía.

—   Es un gusto.

Habiéndose saludado, los tres entraron juntos a la cabaña.

Lamentablemente Madelein no conseguiría ninguna respuesta que pudo haberle dado la tranquilidad y seguridad que ella tanto anhelaba.

Esto se debió al comprobar la comida de este mundo. La anciana como buena anfitriona que era, le ofreció una bebida que se parecía al café, y al tomarla, Madelein pudo notar que el sabor y textura era tan parecidos a la vida real que era imposible que ella siguiera en el juego.

Madelein no solo intento con el café. Con un poco de vergüenza le pidió a la anciana diferentes alimentos y todos fueron como ella esperaba. Todos sabían reales.

Al final ella intentó hacerse daño para probar si esto era un sueño, pero al ver como el hacha que fácilmente cortaba leña, no le hacía nada a su piel, Madelein finalmente optó por olvidarlo y solo el recuerdo de ella siendo lastimada por la caída fue suficiente para saber que ese dolor no era propio del juego.

Si bien, ella ahora tenía un cuerpo más resistente, el dolor que sintió esa vez era una prueba más segura que cualquier cosa que ella pudiera intentar.

Sintiéndose deprimida, Madelein no pudo evitar llorar. Después de todo, ella tenía una vida a la que regresar. Una buena vida. Ella no quería estar atrapada en el juego o haber sido teletransportada o revivida en otro mundo.

La anciana y el niño al ver esta reacción, sólo pudieron consolarla.

Madelein lloro todo el día y el resto del siguiente hasta que finalmente pudo calmarse.

Cuando finalmente sintió que no servía de nada llorar, ella decidió tomar parte de la valentía que ella normalmente tenía cuando actuaba como su personaje.

Ella tenía que buscar una manera de regresar a su mundo.

Tenía que haberla. Ella no podía rendirse tan fácilmente.

Sintiendo que las fuerzas le regresaban poco a poco, Madelein decidió que la única manera de investigar era salir y explorar ese mundo nuevo donde ella se encontraba. Ya sea un juego u otra realidad, ella encontraría la salida.

Despidiéndose del niño y de la anciana. Madelein no pudo evitar sentir que les debía más que la vida a ellos dos. Así que, agradeciéndoles profundamente, ella les prometió volver a visitarlos en cada oportunidad que se le presentara.


Comentarios

  1. He de suponer que Medelein se terminó curando sola, pero la anciana andaba como si nada, en vez de pensar que era imposible que ella se pudiera parar tan rapido cuándo supongo que solo usó hierbas medicinales para curarla, rapidamente descarto las pociones porque son caras.
    Tambien hay que recordar que el mundo del que viene Satoru Susuki, está super contaminado y Medelein debio notar que ese lugar para nada se veía así.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias. No me habia dado cuenta de que no explique esto. Lo arreglare con un par de lineas extras.
      y no sabia o recordaba que ese mundo estaba contaminado, aunque quizas era de suponer. Gracias por informar de estas faltas, era justo lo que queria.

      Borrar
    2. en la pequeña historia que hizo Maruyama en colaboración con el autor de Youjo Senki, decia que incluso ya habia pasado la tercera mundial, asi que solo es de imaginarse que tan contaminado estaría el mundo

      Borrar
    3. Piensas ubicar las historia ante o durante de los 13 heroes de re-tize o algo medio cercano a los tiempo de overlord original?

      Borrar
  2. los jugadores no aparecen cada 100 años? entonces satoru susuki aparecerá cuando Gazef este bien muerto ..?

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

OVERLORD, VOLUMEN 14, La bruja del Reino caido

Sinopsis Un transporte del Reino hechicero ha sido ataco por los nobles del reino de Re-Estize. ¿Acaso fue una casualidad o se trata de un plan enemigo? Por esta razón, Nazarick decide que el Reino ha elegido luchar de frente en contra del Reino Hechicero. El príncipe Zanack, Blue Rose y Brain se encuentran en el reino de Re-Estize, aun catatónicos debido a la masacre ocurrida  en la llanura de Kazze y ahora con la amenaza de guerra en contra del mismo enemigo, todos se encuentran desesperados ante la perspectiva de luchar una guerra sin posibilidades de victoria. El reino está al borde del colapso y solo un milagro podría salvarlos.  Tabla de Contenido Prologo Parte 1 Parte 2 Parte 3 Capítulo 1: Un movimiento inesperado Parte 1-2 Parte 3 Parte 4 Parte 5 Parte 6 Parte 7 Parte 8 Capítulo 2: El principio del fin Parte 1 Parte 2 Parte 3 Parte 4 Parte 5 Parte 6 Parte 7 Parte 8 Parte 9 Capítulo 3: El último rey Parte 1 Parte 2 Parte 3 Parte 4 P

Overlord, Volumen 14, Epilogo

        Elias Brandt Dale Raeven bajó de su carruaje, solo para encontrarse estupefacto, mirando aterradoramente la escena frente a él.           Extendida frente a sus ojos había una montaña de escombros.

Overlord, Volumen 14, Capitulo 4, Parte 6

        "Raramente llegamos a beber esto ... Ustedes están siendo seriamente desagradecidas".         ¿Podría realmente considerar que la oferta de té es un acto de buena gracia? Algo simplemente no estaba bien con esa definición.