Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 1


Había un total de cuatro personas dentro de la habitación.

Había dos paladines, que habían entrado inmediatamente después de la lucha y estaban cubiertos con una armadura manchada de sangre: Remedios Custodio y Gustav Montagnes. Estaba la persona a cargo de los sacerdotes sobrevivientes, un hombre de mediana edad que podía usar hechizos de tercer nivel: Siliaco Naranho. Y por último estaba el príncipe Caspond Bessarez.

 Dos de ellos habían venido del campo de batalla y uno de ellos había estado a cargo de sanar a los heridos. Como resultado, la habitación del Príncipe Caspond estaba llena de hedor a sangre.

Remedios no se había quitado el casco incluso ahora. Esa no era la etiqueta apropiada para visitar las habitaciones de un príncipe en absoluto —uno podría incluso llamarlo irrespetuoso— pero Caspond no parecía preocupado por ello y parecía muy tranquilo.

Al mismo tiempo, el aire en la habitación era terrible, aunque no por el punto anterior. Era cierto que apestaba aquí, pero la razón era porque el ambiente era hostil. Era tan pesado que incluso parecía opacar la luz del sol que entraba por la ventana.

Así no era como debían estar las personas que habían vencido probabilidades abrumadoramente desfavorables y habían salido victoriosas.

Caspond fue la primera persona en hablar en este profundo silencio. Aun así, ¿quién más podía hablar primero sino él?

—Háblame de nuestra condición de bajas.

—De los 6.000 milicianos que trajimos al campo de batalla, 4.000 de ellos han resultado heridos o muertos.

—...Si se me permite sumarme a las palabras del Vice-Capitán, también hay miles de heridos que están siendo curados por los sacerdotes, pero la mitad de ellos perecieron porque no pudimos llegar a tiempo.

—... Además, solo la mitad de los paladines sobrevivieron y ocho sacerdotes fallecieron.

Caspond cerró los ojos y sacudió la cabeza al escuchar las palabras de Gustav.

—Después de enfrentar a tal ejército demoniaco... si bien no podemos decir que las pérdidas son aceptables, ¿deberíamos estar agradecidos de que sólo fueron esas? ¿O deberíamos estar tristes por el número de bajas...?

—Lo último.

La voz apacible de Remedios interrumpió a Caspond.

—Lo último.

—La Capitana Custodio tiene razón. Deberíamos estar tristes de haber sufrido tales pérdidas.

Gustav y Siliaco miraron hacia abajo al escuchar las palabras de Caspond.

Sabían que contra un ejército de 40.000 demihumanos, era un milagro que el Ejército de Liberación del Reino Santo, lamentablemente superado en número, tuviera tantos supervivientes, —aunque fuera obra de un solo ser—. Sin embargo, también entendieron que decir algo así sería perturbador e improductivo, por lo que no tuvieron más remedio que hacer esto en su lugar.

—¿Fue el Rey Hechicero quien derrotó a las fuerzas demihumanas en sus campamentos?

—Sí. Hubo pocos reportes de testigos en medio del caos defendiendo las murallas de la ciudad, así que no estamos seguros de los detalles, pero se habla de misteriosos seres no-muertos destruyendo el ejército.

—Ya veo. Eso coincide con lo que escuché del rey hechicero. Así que usó a los no-muertos que creó para acabar con un ejército masivo como ese, hm. En ese caso ... podemos concluir que el Rey Hechicero puede derrotar a Jaldabaoth, ¿verdad?

Caspond dirigió su mirada hacia Remedios, pero ella simplemente frunció los labios y permaneció en silencio. El aire altamente volátil alrededor del paladín más fuerte del Reino Santo la convirtió en una figura de terror para los débiles. Caspond se apartó de ella y se dirigió hacia Gustav, quien inmediatamente le devolvió la mirada con una profunda expresión de disculpa e inclinó la cabeza.

—Hahh ... ¿estará bien apostar el destino del reino a él? O, mejor dicho, ¿deberíamos pensar qué hacer si el Rey Hechicero pierde ante Jaldabaoth? ¿Alguien tiene alguna idea de lo mejor que podemos hacer si eso ocurre?

Él fue respondido por el silencio. En medio de todo esto, Remedios habló.

—En ese caso, ¿qué tal si traemos a Momon?

Las otras tres personas además de Remedios se miraron con expresiones severas en sus caras.

Remedios, quien sintió que era una buena idea, frunció el ceño.

—¿Qué? ¿Tienen alguna idea mejor? Es más apropiado que esa maldita criatura no muerta, ¿no?

—Capitana. Ahora estamos discutiendo qué hacer si el Rey Hechicero muere. En tal situación, esperar ir al Reino hechicero para obtener más ayuda sería muy arriesgado.

—No necesariamente, —dijo Siliaco mientras se acariciaba el bigote blanco.

—Un momento por favor, Vice Capitán. La idea de la Capitana es arriesgada, pero no es una mala jugada. ¿Qué hay de mentir acerca de que el Rey Hechicero es capturado por Jaldabaoth y hacer que venga Momon?

—Sacerdote-dono, eso sería demasiado peligroso. Incluso si Momon derrotara a Jaldabaoth, el descubrimiento de la mentira podría desencadenar una guerra. Incluso si todo va bien, la impresión que tiene el Reino Hechicero de nuestro país se hundirá hasta el fondo. Y si las cosas van mal, Momon bien podría convertirse en un segundo Jaldabaoth y dirigir el ejército de no muertos del Reino Hechicero hacia nuestra nación.

—Precisamente. Y lo peor es que el Reino Hechicero tendrá una queja justificada contra nosotros.

Remedios inclinó la cabeza ante la explicación de Caspond.

—No tenemos fronteras junto al Reino Hechicero, así que está bien, ¿no?

—Capitana Custodio, por favor, deje de pensar en cosas peligrosas. No quiero adoptar ninguna política que nos ponga en peligro... dicho eso, no tengo mejores ideas. ¿Qué hay de ustedes dos?

Siliaco y Gustav tampoco podían pensar en nada.

La habitación se sumió en un breve silencio.

Finalmente, Caspond habló en voz baja.

—...Por el momento, pensémoslo cada uno por nuestra cuenta. No habrá problemas si el Rey Hechicero puede vencer a Jaldabaoth. Caspond aplaudió. Entonces hablemos de otro asunto. ¿Qué hay de las raciones que trajeron los demihumanos? ¿Podemos comerlas normalmente? Y si podemos consumirlas, ¿cuánto tiempo pueden durar?

Normalmente pertenecerían al Rey Hechicero, ya que fue él quien derrotó al ejército demihumano, pero él ha dicho que las cederá de forma gratuita.

Gustav respondió. Él estaba a cargo de varias tareas como esa.

—Señor. Parece que hay un montón de objetos duros parecidos al pan y verduras que deberíamos ser capaces de comer. Gracias al ataque de las criaturas no muertas del Rey Hechicero, fueron capturadas intactas, por lo que están en muy buenas condiciones. Además, también hay algunos alimentos que deben investigarse más a fondo, como vegetales con olor agrio, etc.

La comida en conserva era muy común en el Reino Santo. Sin embargo, se trataba de raciones demihumanas, por lo que podrían pertenecer a una especie que comía alimentos podridos, por lo que Gustav dijo que tenían que investigar más a fondo.

—Solo hay un problema. Esa sería la carne.

—¿A qué te refieres?

La cara de Gustav estaba oscura mientras miraba a Caspond.

—Una porción de la carne parece provenir de humanos. Esa conclusión vino de mirar su forma y no estamos seguros de eso. Quizá sepamos si la probamos, pero prefiero no hacerlo, si no te importa.

—¿De cuánta carne estamos hablando aquí?

Siliaco tenía una mirada de disgusto en su rostro.

—Muchos demihumanos comen carne, por lo que había mucha cantidad. A primera vista, parece que la mitad de las raciones que trajeron fueron carne.

—¿¡Qué!? ¿La mitad de las raciones para un ejército de 40,000 soldados es carne?

Hipotéticamente, si un demihumano comiera un kilogramo de carne al día, eso significaría 40 toneladas. Si tuvieran suficiente para dos semanas, serían 560 toneladas. En ese caso, el Príncipe se agarró la cara.

—¿Cuanta de esa carne es de humanos?

—No lo sabemos. Verificar cada una de las piezas llevaría mucho tiempo, y si no están en sus formas originales...

—Sería una pena tirar tanta comida cuando el futuro parece tan sombrío. Me gustaría separar la carne humana de la otra carne ... Sacerdote Naranho, ¿pueden tus hechizos hacer algo en ese frente?

—Mis disculpas, príncipe. No podemos hacer algo como eso. Siento que mis colegas entre los paladines deberían sentirse de la misma manera.

Caspond vio a Gustav asentir y suspiró profundamente.

—Entonces la magia no puede hacer todo, ¿eh? ¿Qué tal si los demihumanos en cautiverio lo comen para averiguarlo?

—Deberíamos dejar que los muertos descansen en paz. Si hay carne humana, debemos devolverla a la tierra.

—Exactamente, Capitana Custodio ... ¿qué piensa, Vice capitán Montagnes?

—Sí, estoy de acuerdo con la Capitana. Siento que no hay tiempo suficiente para investigar cada barril de carne. Deberíamos usar nuestro tiempo y esfuerzo en otras áreas.

—Ya veo ... muy bien, lo entiendo. Entonces, con respecto a la carne demihumana, nos desharemos de todo lo que parezca cuestionable. En ese caso, ¿qué hay de las armas y la armadura de los demihumanos?

El Rey Hechicero también las entregó sin cargo, pero él dijo que esperaría algo de gratitud, por lo que tendremos que entregar los artículos apropiados cuando llegue el momento.

Si podían derrotar a Jaldabaoth o recuperar la Capital Real, Caspond planeaba anunciar a la gente que entregaría las riquezas de la nación al Reino Hechicero.

—En primer lugar, es necesario tiempo para recuperar el equipo de los demihumanos y enterrar los cadáveres, por lo que ni siquiera tendremos tiempo de comprobar su calidad... Sacerdote-dono, si surge algún no-muerto aquí, ¿se convertirán en súbditos del Rey Hechicero?

Los no-muertos desovan fácilmente en lugares donde mucha gente ha muerto. Un lugar donde murieron más de 10'000 demihumanos encaja perfectamente.

Al ser señalado por Caspond, una mirada profundamente preocupada apareció en la cara de Siliaco.

—¡No lo sé! Realmente no lo sé. Pero cualquier cosa podría pasar, entonces deberíamos tratar con los cuerpos y santificar la tierra lo más pronto posible. Me gustaría confiar solo en nuestra fuerza para eso, pero simplemente no podemos manejar las cosas de esa manera, así que me gustaría obtener un poco de ayuda de los paladines.

—Ahh, déjanoslo a nosotros. Estamos acostumbrados a tratar con los muertos vivientes, después de todo.

—No esperaría menos de la capitana Remedios, me tranquiliza el corazón ... Si tan sólo la Reina Santa-sama o Kelart-sama estuvieran aquí...

Todos se callaron cuando las palabras de Siliaco disminuyeron.

Después de lo que pareció un período de oración silenciosa, Caspond habló.

—Ah, sobre ese punto, Vice capitán Montagnes. El rey hechicero parece querer llevarse los objetos mágicos a su nación, así que los tomó primero. Por supuesto, devolverá todo lo que pertenezca al Reino Santo.

—Entendido. Aun así, aunque puedo saber cuándo se trata de espadas y armaduras, tendré dificultades con otros objetos. Si alguien aquí tiene conocimiento de objetos mágicos, me gustaría que ayuden.

—Podría ayudar cuando se trata de artículos transmitidos a través de la familia real. En cuanto a los objetos religiosos, sin embargo ... —Siliaco asintió cuando Caspond lo miró—. En ese caso, iremos a buscar ayudantes de entre los civiles. Aun así, esto fue realmente inesperado. No, deberíamos decir que fue más de lo que esperábamos. Deberíamos agradecer al poder del Rey Hechicero por superar nuestras expectativas.

Nadie presente expresó ninguna objeción. En medio del silencio, Caspond habló de nuevo, como si fuera su representante.

—Esta ciudad se salvó de la conquista gracias al poder del Rey Hechicero.

Hubo un sonido muy audible de dientes rechinando, y Caspond miró preocupado a Gustav.

—Después de esto, tendré que agradecerle en nombre del Reino Santo. Cuando llegue el momento, espero que todos estén presentes ... en cualquier caso, poder recurrir al poder del Rey Hechicero y lograr la victoria es una ocasión feliz.

—No olvides que hicimos nuestro mejor esfuerzo también.

Las palabras de Remedios parecieron congelar el aire en la habitación. No, fueron dos personas las que se congelaron; Gustav y Siliaco.

La boca de Gustav se abrió y se cerró como un koi. Parecía no tener idea de cómo disculparse por el arrebato de su superiora.

—En efecto. Capitana Remedios, es un hecho que no habríamos ganado esta batalla sin la fiera resistencia que ustedes y la gente pusieron.

Caspond vio a Remedios asentir, y luego continuó hablando.

—Sin embargo, también es un hecho que, sin la ayuda del Rey Hechicero, habríamos perdido, y es igualmente cierto que podría haber ganado él solo. ¿Me equivoco?

Remedios se quitó el casco ferozmente y lo tiró contra la pared, haciendo un fuerte ruido.

—Su Alteza. ¿¡Sucedio algo!?

La puerta de la habitación se abrió de golpe y los paladines que estaban de guardia se precipitaron.

—No ha pasado nada. Continúen esperando afuera.

Los ojos de los paladines iban y venían entre el casco de Remedios y la expresión de su cara, y se dieron cuenta de lo que había sucedido. Después de indicar que entendieron, salieron silenciosamente de la habitación.

—Capitana Custodio, por favor no se preocupe. Te pido que estés tranquila.

—¿¡Cómo quieres que esté tranquila!? ¡Toda la gente que he visto en el camino sólo alaba al Rey Hechicero! ¡Es como si hubiera ganado todo por sí mismo! ¿Acaso no apareció sólo a mitad de la batalla? ¿Cuántas personas murieron antes de ganar? ¡Esa fue una victoria pagada por la vida de la gente, los paladines, los sacerdotes, hombres, mujeres, ancianos y niños!

Remedios miró a Caspond.

—¡No es cierto que él haya ganado solo!

—Capitana... —suspiro Gustav

Gustav ya no podía ocultar su miedo por la forma en que Remedios estaba actuando frente al príncipe. Remedios nunca había sido alguien que pensaba demasiado, pero al menos era lo suficientemente inteligente como para saber quién era su superior. Sin embargo, ahora las cosas eran diferentes, parecía una bestia enloquecida por el dolor.

—¡Ese bastardo volaba por el cielo cuando todo terminó para presumir! ¿Acaso la guerra es un juego para ese canalla?

—... Capitana Custodio, parece que presenciar la muerte de tantos hombres la ha perturbado. ¿Le gustaría tomar un descanso?

En respuesta a la pregunta madura de Caspond, Gustav le lanzó al hombre una mirada agradecida.

—Antes de eso, hay una cosa en la que he estado pensando. Estoy segura de que Jaldabaoth y el Rey Hechicero están unidos.

Las tres personas que no eran Remedios se miraron entre sí.

—¿Tiene un solo hecho para respaldar eso, Capitana?

Siliaco miró fríamente a Remedios. Si uno miraba con calma lo que había hecho hasta ahora, Remedios lo decía claramente porque odiaba al Rey Hechicero y quería desprestigiarlo. Ahora claramente no era el momento de dejar que las preferencias personales dictaran las decisiones.

—¿Acaso no es el único que se beneficia de esto? Tanto los demihumanos como la gente del Reino Santo están muertos. ¡Él —el Reino Hechicero— está desgastando nuestro poder militar para algún día tomar el control de la nación y las colinas! ¡Por eso vino aquí!

—Ya veo. Eso ciertamente tiene sentido desde la perspectiva del beneficio. ¿Qué piensan los dos?

Gustav frunció el ceño al responder la pregunta de Caspond.

—El Rey Hechicero vino aquí porque se lo pedimos. Además, ¿no fue la sugerencia de la capitana que pelearan?

—De hecho, lo fue. Esa perra enmascarada de Blue Rose esta tambien con el enemigo. Si no fuera por lo que ella dijo, nunca hubiéramos ido al Reino Hechicero. Si no fuera por esa sugerencia, habríamos ido al Imperio o a la Teocracia. Y quién sabe, podría haber venido de todas formas, aunque no dijéramos nada.

Haaaaah, —Caspond suspiró profundamente—.

—Capitana Custodio, su lógica no ha sido más que un resentimiento personal desde el principio. Simplemente está torciendo los hechos para que coincida con lo que está diciendo. Recuerdo que el Rey Hechicero exigió tomar bajo su custodia a las sirvientas demonio, ¿me equivoco?

—Por favor, perdóneme por decir estas cosas que son impropias de un sacerdote. Escuché que esas sirvientas demonio son bastante poderosas. En ese caso, puedo entender por qué el Rey Hechicero quisiera obtenerlas. Los demonios no necesitan comer ni beber, y no tienen una esperanza de vida máxima. Ser capaz de dominar a un demonio tan poderoso podría ser mejor que ganar un ejército.

—En ese caso, significaría que el Rey Hechicero está ayudando a nuestra nación porque sintió que había suficiente valor en ellas. Es solo sentido común para un rey que gobierna una nación.

—¡¡Aun así, nadie ha visto a esas sirvientas demonio antes!!, ¿¡verdad!?

Mientras Remedios gritaba como si estuviese loca, Caspond la miraba como si fuera una niña lamentable y triste.

—Capitana Custodio. Me gustaría hablar razonablemente con usted y no hablar con impulsos... pero parece que está cansada. Vaya a descansar, es una orden.

Remedios avergonzada todavía parecía querer gritar algo más, pero Caspond estaba un paso por delante de ella y siguió hablando.

—Vaya a consolar a los hombres heridos. Eso también es parte de sus deberes como comandante de campo, ¿me equivoco?

—Entiendo...

Remedios recogió su casco y salió de la habitación.

No había forma de describir cómo el aire de la habitación se relajó después de eso. Se sentía como la sensación de fatiga que tendría después de una tormenta y todas las piezas habían sido recogidas, mezcladas con una sensación de alivio por el hecho de que habían logrado sobrevivir.

Sin embargo, un hombre tenía asuntos pendientes.

—Su Alteza. ¡Me disculpo sinceramente por las acciones de la Capitana Custodio!

Caspond sonrió amargamente a Gustav cuando este último inclinó la cabeza.

—Tú también lo pasaste mal. Sin embargo, ¿podrías considerar el futuro? Honestamente no tengo ni idea de lo que va a ser de este país después de esta guerra. Si tan sólo pudiéramos encontrar a mi hermana, la Reina Santa... ¿qué le pasó a ella en la batalla de Kalinsha? ¿Has oído algo de la capitana Custodio?

Gustav era el asistente personal de Remedios. Por lo tanto, habría estado presente cuando Remedios se lo contó a Caspond.

El hecho de que él lo supiera, pero preguntaba nuevamente, demostraba una cosa: el príncipe sospechaba que Remedios podría estar mintiéndole.

—...Mi Príncipe, la capitana Custodio me dijo lo mismo que le dijo a Su Alteza cuando nos conocimos por primera vez.

Ella había sido enviada volando por una onda de choque y cuando volvió en sí, la Reina Santa y su hermana —Kelart Custodio— no estaban por ningún lado. Aunque los cadáveres de paladines, aventureros y sacerdotes estaban esparcidos por todas partes, los cuerpos de esas dos no se encontraban por ninguna parte.

—¿Es eso así? Tal vez me estaba preocupando demasiado... La capitana Custodio no parece ser de las personas que dicen una cosa y quieren decir otra. Sería mejor si hubieran sido capturadas por él. En cambio, Si han sido asesinadas... el asunto de la sucesión se volverá muy complicado...

Sobresaltado, Siliaco le hizo una pregunta.

—Caspond-sama, ¿estás cansado de la posición de Rey Santo?

—¿Me estás halagando? En verdad, ese podría ser el caso si mi hermana hubiera fallecido de un accidente en circunstancias normales. Sin embargo, las cosas son diferentes ahora. El norte está cansado y el sur está listo para luchar. En ese caso, es muy probable que el sur apoye a alguien para ser el Rey Santo. Hablando con franqueza, es muy probable que uno de los grandes nobles del Sur termine como el Rey Santo.

—¿¡Qué!?

Caspond sonrió al mirar el rostro conmocionado de Siliaco.

—No creo que eso sea algo tan impactante... en ese caso, con respecto a lo que el Vice-Capitán Montagnes dijo anteriormente, si las cosas van bien, lo primero que los nobles sureños harán es pedir que la Capitana Custodio asuma la responsabilidad de todo el asunto y sea puesta bajo arresto domiciliario.

—¿Por qué harían eso?

—Entonces le preguntaré, Vice-capitán Montagnes, ¿por qué no harían eso? ¿Acaso no sería ese el mejor desenlace para un paladín que no protegió a su majestad? Y esa no es la única razón tampoco. Ella puede vencer a un ejército sola. En ese caso, seguramente privar a tu enemigo de sus colmillos es una táctica básica en la guerra, ¿estoy equivocado?

—¿El enemigo? ¿Quién es el enemigo?

—Los nobles del sur son el enemigo. En otras palabras, la facción de la Reina Santa. Remedios Custodio era confidente de la Reina Santa. Seguramente los paladines que lidera también serían vistos como enemigos, ¿me equivoco?

—En ese caso, ¿qué hay de los sacerdotes, que dirigió Kelart Custodio-sama?

—Si bien hay sacerdotes que escalaron las filas gracias a sus conexiones con los nobles del sur ... ¿no crees que ese sería el caso también? La magia sacerdotal es indispensable en la vida cotidiana. Si bien siento que alguien sabe lo estúpido que es poner a alguien incompetente en un alto cargo, a veces las personas hacen cosas que otros pueden describir como tontas.

—Mi Príncipe ... ¿qué deberíamos hacer?

—Vice-capitán Montagnes, ¿qué quiere decir con eso? ¿Quieres evitar que sea puesta bajo arresto domiciliario? ¿O quieres evitar que los paladines se involucren?

—Quiero decir, ¿qué deberíamos hacer para lograr un futuro mejor para el Reino Santo?

—Necesitamos encontrar a mi hermana. Entonces, necesitamos un logro que todas las personas aceptarían, como haber salvado a la nación. Por ejemplo, expulsando al enemigo sin tener que recurrir a las fuerzas del Sur.

—Eso es imposible ... no podemos ganar sin el poder del Rey Hechicero.

Caspond miró a Gustav, que estaba confesando sus dificultades, y se encogió de hombros.

—Aun así, eso tiene que hacerse. De lo contrario, no habrá forma de detener la presión del Sur después de que ganemos. Hm, sí, o podríamos dañar el sur tan mal como el norte. Todo lo que importa es que el equilibrio de poder se preserve al final. —Caspond miró hacia el techo—. Si hubiéramos hecho un trato con el Sur antes... Ella era demasiado amable por su propio bien. Y entiendo cómo todo esto podría haber molestado a la Capitana Custodio. Después de todo, el único que se mostró bien en esta batalla fue el Rey Hechicero. Si las cosas van mal, el Rey Hechicero podría terminar convirtiéndose en el Rey Santo también, ¿estoy equivocado?

Los otros dos sintieron que era imposible, pero ninguno de ellos podía negarlo.

—En ese caso, debemos comenzar a pensar en nuestros planes a partir de ahora. Aunque me gustaría que la Capitana Custodio esté aquí, ¿desobedecerá una orden directa?

—Siento que estará bien siempre y cuando esté de acuerdo con la justicia de este país.

—Ya veo ... he estado pensando en cómo liberar los campos de prisioneros. La razón para eso es—

Caspond comenzó a explicar.

Aproximadamente 100'000 demihumanos habían atacado a la nación.

Como no habían oído hablar de ningún movimiento de los demihumanos que se enfrentaran a las fuerzas del Sur, estimaron que los 40'000 demihumanos que los habían atacado esta vez eran una gran parte de las fuerzas asignadas para administrar los campos de prisioneros en el norte.

—Estoy de acuerdo con su opinión. Al atacar los campos de prisioneros desprotegidos como estan ahora, podemos destruirlos poco a poco e incrementar nuestras propias fuerzas al mismo tiempo. Podríamos matar dos pájaros de un tiro.

—Vice-Capitán Montagnes, me alegra oír que lo aprueba. ¿Qué hay de ti, sacerdote Naranho?

Siliaco también estuvo de acuerdo con la sugerencia de Caspond.

—El Rey Hechicero está en esta ciudad. Como puede mantenernos a salvo, me gustaría que los paladines ataquen los campos de prisioneros ... ¿puedes hacer eso? Además, una cosa más. Me gustaría que la Capitana Remedios se quede aquí mientras lanza el ataque. Hazle pensar que ella está a cargo de ser mi guardaespaldas.

—¡Muchas gracias, Mi Príncipe!

—No creo haber dicho nada por lo que deba agradecerme, Vice-capitán Montagnes, —dijo Caspond mientras la sonrisa desaparecía de su rostro—. La ausencia del paladín más fuerte del país significa que si hay alguien como el Gran Rey Buser en el campo de prisioneros que están atacando, todos podrían ser aniquilados, ¿me equivoco?

—¿Podemos decidir qué campo atacar?

—Desde luego. Lo dejo en tus manos. No hay necesidad de forzarse a atacar un campamento grande que es más peligroso.

—Entendido. En ese caso, siento que deberíamos irnos ahora mismo.

—Vice-Capitán Montagnes, ¿pueden ir con ustedes algunos de nuestros sacerdotes aptos para la batalla?

—Por supuesto. Entonces saldremos en un par de días.


 ***

Ainz usó [Teletransportación Mayor] para llegar a su destino, que era la cabaña de madera en la superficie de Nazarick. Aunque no sabía cuánto tiempo lo habían estado esperando, Albedo, Demiurge y Lupusregina ya estaban allí.

Albedo y Demiurge habían sido convocados por Ainz, mientras que Lupusregina debería haber estado de servicio en la cabaña.

Como Lupusregina estaba a cargo de todos los asuntos relacionados con La aldea Carne, debería haber sido excusada de la lista de tareas de la cabaña de madera, pero eso no estaba escrito en piedra.

Quizás alguien más podría haber estado de servicio, pero no habían podido venir, por lo que Lupusregina se había apresurado a venir. Si ese fuera el caso, sería genial. Después de todo, eso implicaría que incluso si hubiera una falta de mano de obra después de completar una misión, había un sistema para intercambiar inmediatamente con alguien más para compensar el déficit.

Aun así, ¡espera!

Mientras que las Pléyades tenían habilidades de trabajo completamente diferentes, sus habilidades de limpieza eran todas iguales. Solo tenía sentido que pudieran turnarse entre sí, cuando eran ámbitos profesionales.

Sin embargo, en contraste con eso, también había personal que era difícil de usar. Comenzando con los Guardianes de Piso y el Guardián Supervisor, había algunos NPCs con habilidades altamente especializadas que podrían necesitar que alguien se hiciera cargo de ellos por una razón u otra. Además, Ainz también había estado trabajando duro para establecer un sistema de vacaciones.

Después de todo, dejar que Actor de Pandora sustituya a todos también es peligroso.

Para tomar un caso extremo, ¿qué pasaría si Ainz no estuviera cerca? Por ejemplo, si fuese encarcelado, o si fuera encantado, o alguna otra cosa. Si bien no creía que todo se derrumbaría sin que él tomara decisiones, tenía la sensación de que Albedo y Demiurge dirían: "Ainz-sama nunca dejaría que eso le pase a él" con la misma voz y por lo tanto no pensarían en tales posibilidades.

Necesito evaluar seriamente la necesidad de esto, y rápidamente.

En un tono grave, Ainz ordenó a las tres personas que se inclinaban ante él que levantaran la cabeza.

—Ha pasado un tiempo, Demiurge.

—¡Sí!

Lo cierto es que Ainz tenía dolores de cabeza sobre los asuntos del Reino Santo todos los días, y también pensaba en Demiurge a diario, así que en realidad no se sentía así. Sin embargo, había pasado bastante tiempo desde la última vez que se habían visto en persona.

—Ahora bien, probablemente tengan preguntas sobre mis acciones. Aunque me gustaría responderles, hacerlo en este lugar no es del todo apropiado. Vamos a movernos a otro lugar.

Ainz entró primero en la cabaña.

Podría haber tomado un atajo aquí porque había un [Gate Mirror] instalado, pero no lo usó hoy.

Había una mesa en el centro de la habitación, y había dos sillas enfrentadas a cada lado. Ainz tomó el asiento de honor sin dudarlo, como si estuviera acostumbrado. Ya había experimentado muchas cosas problemáticas que habían sucedido por haberse negado a sentarse allí. Aunque una vez había tenido que pensar qué asiento ocuparía antes de sentarse en él, ahora había llegado al punto en que inconscientemente tomaría su lugar.

Mientras se acercaba a la silla, Lupusregina inmediatamente se la acomodo para que él pudiera sentarse.

Lo cierto es que opinaba que el mismo debía tirar de la silla. Sin embargo, sus observaciones de Jircniv le hicieron comprender que era muy importante para un gobernante dejar que sus subordinados trabajaran. Aun así, dejar que se encargasen de tareas tan triviales como esta le daba a Ainz el plebeyo algunos problemas.

Después de sentarse en su silla, Albedo y Demiurge no se sentaron, sino que se arrodillaron en el suelo. Detrás de ellos, Lupusregina también cayó de rodillas.

—Les permito a ustedes dos tomar asiento.

Los dos Guardianes se negaron cortésmente al unísono. Ainz concedió una vez más su permiso a los dos Guardianes, con lo cual finalmente se sentaron frente a Ainz después de expresarle su gratitud sobreabundante. Lupusregina, por otro lado, estaba de pie detrás de ellos dos.

«Esto lleva tanto tiempo y es una pérdida de tiempo. ¿No podría ser más simple como en aquel entonces ... ugh?»

—Entonces continuemos nuestro tema anterior. Aunque dije que no había nadie que necesitara ser salvado, rescaté a la gente del Reino Santo, no obstante. Estoy seguro de que tienen sus preguntas sobre eso, ¿verdad?

—No. en absoluto.

—Er ... p-por qué?

Demiurge negó con la cabeza suavemente, como si no pudiera resistir el impulso de suspirar de admiración.

—Todo lo que hace es correcto, Ainz-sama. Siento que la razón por la que actuó fue porque vio un valor que no podía imaginar.

—Eso es correcto. Si siente que es necesario hacerlo, entonces debe ser correcto, Ainz-sama.

—¿Eh?

Las palabras de Albedo congelaron la expresión de Ainz en su rostro. Pero, por supuesto, Ainz no tenía expresiones faciales.

La forma en que los dos guardianes —que también eran los guardianes más sabios de Nazarick— asintieron al unísono ante él, lo llenó de varios sabores de terror y ansiedad.

—Espera espera… De hecho ... sí, es verdad. —Ainz comenzó a entrar en pánico— La conversación había recorrido un camino que era ligeramente diferente de lo que había previsto, por lo que se había confundido y no podía pensar claramente en lo que quería decir. Sin embargo... —De hecho, en circunstancias normales habría actuado como lo habías imaginado.

«¿Eh?» Ainz estaba un poco desconcertado por cómo el tema comenzaba a desviarse. Por supuesto. Había estado luchando por juntar algunas palabras y tirarlas con la mano, pero, aun así, los dos asentían vigorosamente, y Ainz lo encontró un poco extraño. Sin embargo, continuó orando por un milagro de último momento mientras continuaba.

—Pero, er, pero. Esta vez fue un poco diferente. No hice esto porque estuviera planeando algo. —Habiendo encontrado una manera de enmendar sus palabras, Ainz continuó entusiasmado— Esta vez, deliberadamente introduje un defecto en el plan.

—¿Cuál sería la razón para eso, Ainz-sama?

Ainz se apoyó lentamente en el respaldo de la silla con un "Hm". Luego adoptó una postura largamente entrenada que era propia de un rey, era la postura que un maestro debería tener, y luego habló.

—Demiurge. Albedo. Ustedes dos siempre han sido más inteligentes que yo.

—¡Noo—

Ainz levantó la mano para evitar que los dos hablaran.

—Sólo digo que siempre me he sentido así. En ese caso, ¿qué pasaría si algo inesperado ocurriera durante partes del evento descrito en su plan? Si todo procediera según lo planeado, entonces todo sería perfecto y terminaría de maravilla.

«Dicho eso, tu plan era realmente exagerado» Ainz refunfuñó en su corazón. «Me diste todos los detalles en tu libro de jugadas y tuve la sensación de que lo arruinaría todo.»

—Por lo tanto, una pregunta repentinamente vino a mi mente, Demiurge. Una mente táctica perfecta no sólo puede funcionar cuando todo va por buen camino; también debe ser utilizable cuando la situación cambia drásticamente o cuando se aparta de sus expectativas. Es decir, quería saber si tu adaptabilidad era igual de buena.

—Ya veo, ¡Así que se trataba de eso!

«¿Eh? ¿¡Ya lo entendió!? ¡Y parece que él también lo comprende!»

Ainz resistió la tentación de protestar, debido a la sobrenatural velocidad de procesamiento de demiurge, diciendo algo así como --Sí ya eres tan inteligente... ¿¡Por qué crees que yo soy más inteligente!? ¡¿Es esta una nueva forma de intimidarme ?!—

—Como se esperaba, ah ... eres tan impresionante como esperaba, Demiurge.

—¡Muchas gracias, Ainz-sama!

—Aun así, yo, ah, me disculpo, porque debiste sentir que te estaba probando...

—Por supuesto que no, Ainz-sama. Para mí, el hecho de que desees evaluar mis habilidades es un honor que no conoce igual. ¡Seguramente devolveré resultados que coincidan con sus expectativas, Ainz-sama!

—Umu. Te lo dejo a ti, Demiurge. En ese caso, durante el curso de nuestras actividades en el Reino Santo, causaré problemas según sea necesario y tú enmendarás el plan en respuesta. ¿Lo comprendes?

—¡Sí! ¡Entendido!

«¡Looo logree...!» Ainz se regocijó en su corazón. Estaba tan feliz que la emoción fue reprimida.

Aun así, la excitación aún permanecía dentro de él.

«Muy bien, muy bien. De esta manera, incluso si me equivoco, ¡puedo decir que lo estaba haciendo a propósito! No, por supuesto, tengo que tener cuidado de no arruinar las cosas en circunstancias normales. Si lo hubiera sabido que esto era posible, debería haber dicho algo así hace mucho tiempo.»

Si bien no tenía la mala costumbre de regodearse cuando el plan de un subordinado salía mal, era posible que accidentalmente pudiera hacer algo para que se preocupara. De esta forma, no tendrían que adivinar si tenía alguna intención en mente, sino pasar a revisar el plan según sea necesario. Ainz sintió la sensación de felicidad que le brindaba el quitarse un peso de encima de los hombros.

—Su sirviente entiende sus preocupaciones, Ainz-sama. Entonces, ¿eso significa que evaluarás simultáneamente las habilidades de cada Guardián de Piso y Área también?

Al escuchar la pregunta de Albedo, Ainz se sorprendió por un momento y pensó: "¿A qué se refiere?" Sin embargo—

—No hay necesidad de precipitarse. Lo estoy haciendo por Demiurge porque debe trabajar fuera de Nazarick por períodos prolongados. En cuanto a los demás, los probaré cuando sea necesario.

—Ya veo.

—Umu. Ahora, en cuanto al siguiente tema... el plan inicial era llevar a la gente del Rey Santo que estaba cautivada conmigo y proceder a la parte oriental del Reino Santo, a las colinas de Abelión donde vivían los demihumanos. Sin embargo, voy a modificar esta parte del plan. Iré allí primero. A partir de ahí, quiero que comiencen a difundir noticias sobre mi muerte.

Parecía que el tiempo se había detenido por un momento. —Y entonces

—¿eh...? ¿Qué está diciendo, Ainz-sama? ¿Cómo podríamos anunciar la muerte de Un Supremo, Ainz-sama?

Esa protesta vino de Albedo. Esta podría haber sido la primera vez que había visto la expresión de Albedo desmoronarse así. Al menos, la expresión de su rostro lo hizo sentir de esa manera. Pero antes de que Ainz pudiera explicarle sus verdaderas intenciones a Albedo, Demiurge tomo el turno para hablar.

—Albedo. Dado que Ainz-sama ha declarado esto, debe tener en mente un objetivo que no podamos imaginar. ¿No crees que rechazarlo con bases emocionales es inapropiado?

—Demiurge. Me pregunto de dónde viene tu calma. ¿Podrías reaccionar de la misma manera si te dieran noticias como esas acerca de Ulbert Alain Odle-sama? ¿O acaso...?

—Fufu ... Albedo. ¿Podrías decirme qué intentas decir con eso? ¿Acaso hay algo más que estés intentando decir?

Los dos Guardianes dirigieron gélidas miradas frías y ardientes miradas mutuas, y una extraña atmósfera comenzó a gestarse entre los dos. Esta sensación de asfixia era exactamente como la que había sentido cuando lucho contra Shalltear. Tal vez era miedo o tensión, pero incluso Lupusregina estaba empezando a jadear pesadamente.

—Suficiente.

El estado de ánimo peligroso en el aire desapareció instantáneamente cuando Ainz gritó. El cambio repentino hizo que Ainz se preguntara si todo lo que acababa de suceder había sido una ilusión. Sin embargo, la respiración dificultosa de Lupusregina demostró que no había sido una ilusión.

—Cálmense ustedes dos. Esta es la razón por la cual debo fingir mi muerte. Hay una actividad llamada simulacro de desastre. Debemos prepararnos mentalmente y planificar de antemano en caso de una emergencia. En ese caso, ¿qué harían si muriera? Comenzaré contigo, Albedo. Dime lo que tienes en mente.

—¡Sí! ¡Inmediatamente sometería a la persona que se atreviera a faltaros el respeto a todo el sufrimiento de este mundo, y luego me prepararía para resucitaros, Ainz-sama!

—Ya veo. Tu turno, Demiurge.

—¡Sí! Mientras me preparara para su resurrección, fortalecería las defensas de Nazarick y luego obtendría información sobre la persona que se atrevió a ofenderle.

Albedo miró a Demiurge por el rabillo del ojo.

—Meramente reunir información es muy laxo. Independientemente de quién se atreva a ofender al Supremo, deben ser capturados con todas las fuerzas que Nazarick puede ejercer y luego ser atormentados hasta el punto en que su ego se descomponga.

—Albedo, siento que lo que dices es muy sensato. Sin embargo, el enemigo es alguien que puede matar a Ainz-sama. Por lo tanto, no podemos ser descuidados. Aprender los movimientos y fortalezas del enemigo es vital. Si el enemigo es más fuerte de lo que podemos imaginar, entonces el lugar en el que resucitaremos a Ainz-sama será muy importante.

Antes de que la expresión de Albedo se volviera aún más sombría, Ainz golpeó su bastón en el suelo. El duro impacto fue como derramar un balde de agua helada sobre los dos, y sus caras recuperaron la calma de inmediato.

—No dije que fui asesinado por alguien. Si las cosas van mal... no es imposible que termine muriendo naturalmente por alguna circunstancia imprevista.

Lo cierto es que no podía pensar en ninguna causa natural por la que pudiese morir, por lo que estaba usando términos tan vagos.

—Sin embargo, parece que incluso las dos personas que considero las más inteligentes de todas tienen opiniones diferentes. Eso me angustia. Es por eso que debemos llevar a cabo esta capacitación, para que no haya problemas si este escenario desafortunado llega a suceder.

Los dos inclinaron la cabeza.

—Por supuesto, no soy el único al que le podría pasar algo así. Demiurge, como comandante defensivo de Nazarick durante un momento de ataque, si ocurre una situación inesperada y eres derrotado, ¿Nazarick podría seguir funcionando normalmente?

—¡Sí! He hecho preparativos minuciosos respecto a eso. Recuerdo haber enviado un informe sobre eso en el pasado, Ainz-sama.

«Eh, ¿recibí algo así?» Ainz decidió que sería mejor confiar en la memoria de Demiurge que en la suya.

—Umu. Aun así, eso solo está en la documentación, ¿no es así? La razón por la que estoy preguntando es porque me gustaría saber si se ha verificado para ver si se pueden continuar las operaciones normales.

—¡Me disculpo sinceramente! ¡No ha sido llevado a cabo!

Demiurge inclinó la cabeza, su rostro parecía una máscara de profundo arrepentimiento y su voz estaba temblorosa.

—¡Mis más sinceras disculpas, Ainz-sama! ¡Fui totalmente tonta por firmar ese documento, pero no hacer esa sugerencia!

Albedo tenía la misma expresión en su rostro que Demiurge mientras inclinaba la cabeza.

Ainz estaba lleno de un tremendo sentimiento de culpa. ¿De quién era la culpa? La respuesta fue que era suya. Si Ainz hubiera sido más confiable, los dos no tendrían que disculparse de esta manera. ¿No era él un jefe despreciable?

—No hay necesidad de que ustedes dos se disculpen. Fue mi culpa por no explicar adecuadamente las cosas. Yo fui quien no se dio cuenta de que no se había realizado ninguna prueba de este tipo antes. El error es mío. —Ainz inclinó la cabeza hasta que su frente tocó el escritorio— Todo esto se debió a mi inutilidad, y busco el perdón de todos.

—¿¡Qué!? —¡Ainz-sama!

—¡Por favor, no haga eso!

Los dos intentaron detener a Ainz apresuradamente. Sin embargo, Ainz no levantó la cabeza. Estaba demasiado avergonzado para mostrarles su rostro, porque sabía que era tan superficial que ni siquiera podía hablar cuando se disculpaba.

—Lu-Lupusregina! ¡Apúrate y levanta la cabeza de Ainz-sama!

—¡Eh! ¿¡Yo!? Por favor, por favor, perdónenme, ¡no me atrevería a levantar la cabeza de Ainz-sama por la fuerza!

—¡Por favor, levante su cabeza!

Fue solo después de que los tres —Demiurge en particular— comenzaron a mirar, especialmente nerviosos, que Ainz alzó la vista rápidamente. Después de eso, escuchó suspiros de alivio de los tres.

—Estoy agradecido de que hayan aceptado mi disculpa. Ahora bien, cuando llegue a Las Colinas Abelion, usaremos mi muerte como base para un ejercicio. Si. Dado que esta es una oportunidad única, ¿por qué no realizamos otros simulacros también? Por ejemplo, si Demiurge y yo fuéramos asesinados por alguien, ese tipo de cosas...

En este punto, Ainz comenzó a sentirse incómodo con sus propias sugerencias.

—Dicho esto, ni siquiera yo he planificado completamente los detalles de esta formación. Por lo tanto, si se les ocurre un plan aún mejor, entonces háganlo. Ahh, no hay necesidad de pedir mi permiso. Después de todo, este es un ejercicio basado en la premisa de que estoy muerto.

Los dos sonrieron amargamente.

—Ainz-sama, tener que considerarlo muerto desde el comienzo de la fase de planificación del ejercicio es un poco...

—Es como dice Demiurge, Ainz-sama.

Hahahahaha, la risa de tres personas resonó a través de la cabaña.

Dos de ellos se estaban riendo desde el corazón, pero solo uno estaba fingiendo.

—Aun así, no es necesario que se lo tomen demasiado en serio, ¿saben? Después de todo, el objetivo de este ejercicio no es propagar la mala voluntad a través de Nazarick, como lo que acaba de suceder con ustedes dos. Sin embargo, me gustaría llevar a cabo varios tipos de entrenamiento y recopilar conocimientos en ese campo, para que cada Guardián pueda cambiar de turno según sea necesario — bueno, sé que lo que he dicho no tiene sentido dados sus respectivos intelectos. Hagan lo que crean que se debe hacer, en la medida en que lo consideren necesario. ¿Pueden encargarse de eso?

Ahora que lo pensaba, Suzuki Satoru nunca había sido el tipo de persona que había llevado a cabo simulacros de desastres en serio, entonces, ¿era realmente convincente cuando alguien así les decía a otros que hicieran lo mejor? Por eso no podía olvidarse de decirles que se lo tomaran con calma.

Después de ver que los dos habían inclinado profundamente la cabeza, Ainz dijo: Ahora bien, aunque este es un asunto diferente...

«¡lo diré!»

La razón por la que había elaborado todos estos diagramas de flujo y simulado formas de hablar con los dos Guardianes era para este fin.

—Deben detener todo progreso de mi estatua gigante en construcción.

—Entendido. Haremos lo que usted ordene.

La única oración de Albedo parecía poner fin a todo el tema.

¿Eh? —La actitud de Ainz pasó de desconcertada a temerosa mientras nerviosamente preguntaba qué tenía en mente.

—¿Está eso bien? la estatua fue idea tuya, ¿no es así, Albedo?

—¿Cómo podría alguien contradecir una decisión que el Ser Supremo ha hecho, Ainz-sama? Si dice que es blanco, será blanco, aunque sea negro. Eso es todo, Ainz-sama.

Ainz tragó saliva. Esa línea de pensamiento lo asustó, y él tembló.

—No me gusta esa forma de pensar, Albedo. Eso es como abandonar todo pensamiento, e incluso yo cometeré errores en algún momento.

Sería más justo decir que "con toda seguridad", pero parecía que había estado sucediendo todo el tiempo.

—Y en ese caso, ¿no se terminará todo si me capturan? La persona que le lavó el cerebro a Shalltear todavía está por ahí, ¿sabes? Si bien no hay necesidad de cuestionar todos y cada uno de mis objetivos, si yo sugiero algo y tú piensas en algo, deberías mencionarlo.

—Lo comprendo.

Albedo y Demiurge se miraron brevemente con ojos entrecerrados.

—Entonces, ¿puedo preguntar por qué quiere detener la construcción? ¿El objetivo de esa estatua no era dejar que el mundo entienda mejor su gloria, Ainz-sama?

—Umu —Ainz rió en su corazón— Mi grandeza no es algo que solo pueda expresarse a través de objetos materiales.

Recordó que esta línea había recibido la aprobación de Neia.

«¡Es perfecta!»

—¿No sería mejor enseñarles objetos materiales? Los tontos, como dicen, son aquellos que solo pueden entender lo que ven ante sus ojos.

Las palabras de Albedo congelaron a Ainz en su lugar. Era como si un pitcher lanzara una bola a un bateador, pero en lugar de que lo golpearan, el bateador atrapaba la bola y era golpeada con toda su fuerza.

—Ya veo. Tienes razón, Albedo, pero...

Cuando Ainz agradeció a su voz por no temblar, luchó por poner a trabajar su cerebro, y luego se dio por vencido cuando nada le vino a la mente. Mientras casi doblaba sus hombros, no podía permitir que su imagen como gobernante se derrumbara ante sus subordinados.

——No olvídalo. Estoy seguro de que Albedo puede detectar al menos cinco de los defectos que he detectado, y los méritos son mayores que ellos. En ese caso, no hay nada más que decir.

—C-Cinco, ¿cinco defectos? ...Demiurge, necesito hablar de algo más tarde. ¿Puedo tomar prestado tu intelecto por un tiempo? —Dijo Albedo

—Pero, pero por supuesto. Yo, no esperaba nada menos de usted, Ainz-sama, incluso si usted afirma que nuestras mentes son superiores... en verdad, es usted demasiado humilde.

Los dos comenzaron a ponerse nerviosos, y Albedo inclinó la cabeza profundamente.

—Yo, realmente lo siento, Ainz-sama. Si bien mi plan para construir su estatua ya recibió su aprobación, permítame suspender temporalmente la construcción. Me disculpo sinceramente.

—hm, mm. Bueno, no se puede evitar entonces... Procede, Albedo.

Ainz simplemente había lanzado un comentario improvisado, pero Albedo y Demiurge parecían anormalmente sacudidos por eso. Incluso pudo escuchar a Lupusregina susurrar "increíble" desde atrás.

Ainz desvió la mirada, sintiéndose culpable porque los había confundido al hablar tonterías. Sin embargo, estaba contento de que el plan para construir la estatua gigante sería brevemente detenido.

«A continuación, tengo que hacer algo sobre los cuatro festivales con mi nombre, como El Gran Día de Acción de Gracias del Rey Hechicero, el Cumpleaños del Rey Hechicero, etc. Si el Gran Día de Acción de Gracias del Rey Hechicero se cancelase porque la estatua también ha sido cancelada, ¡eso solo me dejaría tres de ellos! Además, si fueran festivales normales, ¡supongo que no tendría que cancelarlos!»

En realidad, Ainz una vez fingió inocencia y sugirió un plan para organizar festivales. Sin embargo, eso condujo a la formación de un comité de fiestas extraño y vergonzoso. Ainz suspiró largo y fuerte en su corazón, y luego miró a Demiurge.

—Bien, eso deja los detalles que necesito discutir con Demiurge. Después de esto, usaras al demonio que invocaste, es decir, Jaldabaoth, y atacaras esa ciudad, ¿verdad?

—Sí. De hecho, así será.

—Por lo tanto ... Tengo un par de solicitudes. La primera se refiere a un proyecto personal que estoy llevando a cabo y que no va muy bien, para el que necesitaré tu ayuda. Ah, no te preocupes, no hay necesidad de ser demasiado llamativo con eso. Y la segunda cosa es, ¿puedes ordenarle a ese demonio que pelee una batalla seria conmigo?


Comentarios

  1. ay dioh mioh q sarga ya en españolo q no aguantoh máh

    ResponderEliminar
  2. Oye si que sabrosoooo 7u7 ya falta poco para la "derrota" de Ainz!!

    ResponderEliminar
  3. menudo caracter mas explosivo tiene remedios esas reacciones son mas propias de una cria cuando tiene una rabieta que de una mujer de su edad. a ver si se contiene un poco si fuera una cadete pues vale pero no es una cadete es la mano derecha de la princesa y lider del ejercito no puede comportarse como una niña chica delante del heredero a la corona y el resto de autoridades. acaso los años que ha estado sirviendo a calca no ole han servido para aprender a comportarse en publico? que clase de imagen esta dando del reino? la gente va a pensar que estan gobernados por una panda de inutiles que no saben ni llevar un pais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo digo que los lectores ingleses le llaman "Retardios" xD

      Eliminar
    2. alguien a notado que en medio de todos los defectos de Remedios, ella es la unica sensata al no confiar? y que cada una de sus CORAZONADAS esta en lo correcto?

      Eliminar
    3. Nadie puede contrariar al todopoderoso Ainz-sama

      Eliminar
    4. Pues sí, lo que Remedios tiene de mente cerrada también lo tiene en instinto.

      Eliminar
  4. ulalala, yo esperaba que pudiera terminar su frace que le dijo a neia pero como siempre sale todo mal xD interesante capitulo. Quiero ver como termina las cosas... ahh necesito mas de esta droga ?)

    ResponderEliminar
  5. si mis pensamientos se sincroniza con los de ainz-sama creo entender o almenos tener una remota idea de los planes que circulan por su mente. ainz tendra una batalla a muerte con Jaldabaoth en la cual ambos pereceran, en ello ainz solo tendria que fingir que esta muerto (despues de todo es un esqueleto que no respira ni anda, con quedarse inmovil en el suelo deberia bastar) esto pondra en un aprieto al reino santo pues su glorioso salvador el rey hechicero habia perecido dando muerte al demonio Jaldabaoth. por lo que ainz se convertiria en un santo ante los ojos del reino y esto detonaria una guerra interna en el pais, pues pondria en una situacion complicada a los gobernantes pues estos no tendrian interes en revivir a ainz PERO ainz en este momento se habria ganado el corazon de navaja, los soldados y el reyno entero, lo que conllevaria a una confrontacion entre navaja y remedios, un lado queriendo revivir a ainz y el otro siendo todo lo contrario, negandoce a devolver a la vida a dicho no-muerto, lo cual llevara a que ainz se gane el corazon de todo el pueblo.....esto es solo una suposicion de los pensamientos del magnifico ainz-sama pero seguro su plan es aun mas brillante de lo que yo podria pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y comprobar la lealtad de su reino siervo

      Eliminar
    2. interesante, y es posible que pase eso.

      Eliminar
    3. estoy de acuerdo, creo que esto lo había pensado Ains

      Eliminar
    4. :v Pues ami me parece que Demiurge le entienda mal (contodo eso del simulacro de desastres )y crea que si quiere pelear a muerte con el y se los carge la flaca a los dos en el proceso por ke demiurgue crea que el plan de Ainz es dejarse matar para poner a prueba a los integrantes de Nazarick al fin y alcabo CREEN que lo pueden reevivir y o sorpresa lo reviven pero solo al No-Muerto vacio sin el alma de Satorou Suzuki y el No muerto se los quiera cargar a todo por que odia la vida :v digo
      eso seria genial

      Eliminar
    5. todo eso sera solo un bono ya que sus planes salen siempre bien de una forma descabellada, es SATORU rey de la buena suerte

      Eliminar
  6. En donde puedo leer la traducción en inglés alguien sabe ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En reddit la suben, pero van igual que aqui practicamente (tal vez hay 4 horas de diferencia solo). Nuestro traductor es DIOS

      Eliminar
  7. gracias por el capitulos <3 n.n

    ResponderEliminar
  8. Los amo!! Gracias por el cap hqber que tal sale el plan del Supremo xD

    ResponderEliminar
  9. Joder porque tenia que acabarse tan pronto ......ni modo tendre que esperar a mañana continuar con tal sublime lectura ....... gracias por el trabajo que hacen sigan publicando

    ResponderEliminar
  10. Tengo espectativa acerca de la muerte de ainz, osea no es tan facil como lo hablan aqui supongo que sera de una manera que todos aqui no lo esperabamos

    ResponderEliminar
  11. Ya quiero ver la segunda parte, esto se va a descontrolaaaar

    ResponderEliminar
  12. En este link podrán ver todas las ilustraciones del volumen 13.

    https://imgur.com/a/OkL2G

    ResponderEliminar
  13. El traductor de acá es realmente bueno felicitaciones y gracias por su trabajo.

    ResponderEliminar
  14. espere un buen rato para leerlo en español :,v no se gringo srry. gracias por el cap. PD:Remedios, o me parece, o tiene algo asi como el síndrome de itsuki? al igual como el estaba muy afanado con la justicia para llenar su ego, Remedios tambien lo esta con la reina santa, pues al final si ella cae tambien caen los paladines a su cargo, ella misma, y todo lo que creia, es decir su ego. me equivoco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ohhh alguien mas se leyo la novela web del hombre del escudo... estaba buena esa historia... me parece que es algo parecido... pero creo que itsuki era un poco mas sereno.... remedios es muy radical :s
      solo quiere que todos en su control mueran por un ideal que no vale la pena... si bien ella creyo y cree en ese ideal, ahora es que no lo necesita, si de verdad quisiera salvar el reino santo se olvidaria de eso.... pero bueh...
      solo resta ver como sigue, pero creo que la teoria del franco tejera no estan muy lejos de la realidad

      Eliminar
  15. También sienyo que será de esa manera amigo... la muerte de ainz ocasionará que el reino santo se vea envuelto en una intensa batalla civil...y creo que el capítulo 6 lo confirma..."artillero y arquero" el primero creo que es el bando de remedios y el segundo el de neia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el artillero se refiere a una de las sirvientas de ainz la que es un robot cz delta o algo asi.

      Eliminar
    2. Viendo las imágenes del volumen, creo que se refiere a Shizu y a Neia

      Eliminar
    3. Por lo que acabo de ver de las imagenes es por shizu Delta lo de "artillero" y la otra la escudera de ainz "arquera"

      Eliminar
    4. Entoxnws suena mejor todavía....delta es una de las pocas pleyades que todavía no ha salido a escena...creo que solo falta pestonya y ya...

      Eliminar
  16. Muchas Gracias al traductor esta genial este volumen sin duda la espera valio la pena

    ResponderEliminar
  17. no se porque pero siento que esa copia de demiurge (jaldabaot) la va a cagar y lo va a matar de verdad me reire mucho cuando pase ajajajjjajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible hermano... Yq que el demonio invocado no es nivel 100... Y ya que ni shlatear pudo contra el supremo... Siendo la guardián de piso mss fuerte... Veo imposible que un demonio de menor nivel lo mate..

      Eliminar
  18. Gracias!!!!! Son los mejores traductores!!!!

    ResponderEliminar
  19. Buen capítulo y que tenacidad sobre esa reunión todos tienen ideas muy buenas y gracias por la traducción esperando el nuevo capitulo.

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja Pobres Albedo y Demiurge, no pueden seguirle el paso a la mente de Ainz XD
    Me hizo recordar la escena de las sombrías aventuras de Billy y Mandy cuando Billy discute con una super computadora y de tantas tonterías que decía el kbron la máquina término suicidándose XD

    ResponderEliminar
  21. Gracias por la traducción sus teorías son buenas , la rebelión de bajara pero están olvidando a los países vecinos que harán tras la muerte de ainz atacaran la reino hechicero

    ResponderEliminar
  22. Todos bailan en las palmas huesudas del supremo....
    Todo esta fríamente calculado 🤣

    ResponderEliminar
  23. Me deja intranquilo pensar en que albedo podría traicionar a ains. Todas sus acciones me animo estado perturbando un poco desde volúmenes anteriores

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 5

—Deprisa...

—¡Uooooohhhhh!

Un fuerte ruido resonó alrededor de Neia mientras las piedras volaban. El sonido parecía barrer con la ansiedad de su corazón.

Las piedras lanzadas golpearon a los demihumanos, que aún dudaban. Aunque distaba mucho de ser fatales, parecía que habían causado cierto daño.