Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 13, Capitulo 6, Parte 3


Entrar en el castillo de Kalinsha no fue difícil.

Todo lo que tenían que hacer era esconderse en barriles y ser introducidas de contrabando como carga. Habría inspecciones, por supuesto, pero había otros barriles —ocho en total— además de los que habían elegido para esconderse, así que todo lo que tenían que hacer era dejar que los inspectores los comprobaran en su lugar. El hecho de que pudieran pasar la seguridad con tan simples precauciones se debió a la naturaleza diversa de la Alianza Demihumana.

 Todos los demihumanos provenían de culturas diferentes y tenían normas sociales diferentes. Si tenían algo en común, era que la fuerza de combate lo significaba todo. Por lo tanto, cuando un individuo poderoso hacía todo lo que podía, normalmente lo conseguía, y todas las transgresiones menores eran perdonadas. Para los demihumanos, su poder personal determinaba su capacidad de violencia y, a su vez, su rango social. Aquellos que estaban más abajo en el tótem no tenían otra opción que obedecer.

Por lo tanto, un Zern fuerte podría poner fin a la inspección de la carga con la mirada fija en los inspectores.

Eventualmente, hubo un ruido sordo cuando los barriles fueron colocados en el suelo.

Después de eso, alguien golpeó la parte superior del barril.

Esa fue la señal de que habían llegado a su destino. Como estaba previsto, Neia contó tres minutos en silencio mientras escuchaba al Zern responsable del transporte abrir una puerta y salir.

Después de los tres minutos, Neia empujó el separador por encima de ella. Mientras que los trozos más grandes de carne cruda no cayeron cuando el divisor se inclinó, los trozos más pequeños llovieron sobre Neia. Este barril fue construido con un falso fondo. Neia estaba debajo del divisor y la carne fresca estaba encima.

La razón por la que los barriles estaban llenos de carne fresca y no de verduras o granos era para que pudieran usar el olor de la sangre para enmascarar el olor de Neia y CZ.

Mientras que a Neia le resultaba un poco incómodo estar empapada en sangre y en los jugos de la carne, todavía se sentía feliz de que ninguna de las contramedidas que habían preparado se hubiera puesto en práctica.

Neia levantó lentamente la tapa del barril y miró hacia afuera.

Miró alrededor del oscuro interior de la habitación —había una tenue luz que podría haber sido el resplandor de un objeto mágico— y después de verificar que no había nadie alrededor, Neia lentamente salió del barril.

Había todo tipo de alimentos y urnas en los estantes de esta despensa. Había también muchos barriles como los que habían sido recientemente traídos aquí.

Le costó mucho trabajo, pero se las arregló para salir a salvo. Para facilitar el regreso, dejó el separador dentro del barril.

Necesitarían usar estos barriles para escapar después de rescatar al príncipe Zern.

CZ, la otra infiltrada, acababa de salir de su barril. Era más baja que Neia, por lo que salir del barril había sido más tedioso. Sin embargo, sus habilidades físicas estaban muy por encima de las de Neia e incluso de Remedios, por lo que se las había arreglado para salir sola antes de que Neia pudiera ir a ayudarla.

—CZ-san.

—... ¿Hm?

—Hay carne pegada a tu pelo.

CZ parecía infeliz. Aunque su expresión facial no cambió, eso no significaba que no tuviera emociones. Quizás fue porque había estado con CZ todo este tiempo o porque la vista de Neia era excelente, o quizás mirando los rasgos óseos del Rey Hechicero todo este tiempo había perfeccionado su habilidad para escudriñar a otros, pero Neia tenía una idea aproximada de cómo se sentía CZ.

CZ se apresuró a tratar de sacar los pequeños trozos de carne de su pelo, pero estaban pegados a las hebras en la parte posterior de su cabeza y no podía sacarlos.

«Aunque me dijeron que me dejara el pelo corto porque el pelo largo se podía agarrar fácilmente en combate, parece que tiene muchos otros inconvenientes.»

Neia fue al lado de CZ y recogió todos los trozos antes de tirarlos al barril.

—...Gracias.... No quiero infiltrarme de esta forma nuevamente.

—Tendremos que hacerlo de nuevo cuando escapemos.

—...

CZ miró desalentada al barril, y luego sacó una toalla de la nada para limpiarse antes de dársela a Neia.

La toalla húmeda tenía una suavidad y finura que Neia nunca antes había sentido. Neia imaginó que debe haber sido muy cara. ¿Cómo había puesto sus manos en algo así? ¿Eran comunes en el mundo de los demonios?

Mientras todas estas preguntas y más corrían por su cabeza, Neia se limpió las manos que habían quedado pegajosas por la carne, y luego limpió el pelo de CZ con las partes limpias de la toalla. Aunque sólo la hacía sentir mejor, era preferible a no limpiarse.

—...Gracias.

—Ni lo menciones.

Mientras Neia estaba haciendo esto, CZ sacó su arma.

Ese dispositivo de forma extraña era aparentemente un arma a distancia llamada pistola de hechizos. Usaba maná para disparar rayos como balas, y se sentía como una ballesta. CZ había dicho algo acerca de que la pólvora no mostraba ningún signo de combustión o algo así, pero Neia no había entendido nada de eso, así que la explicación se desperdició en ella.

Ella había querido probarlo, pero CZ se negó a deshacerse de él, por lo que la capacidad de lucha de CZ seguía siendo una incógnita. Aun así, tenía un nivel de dificultad de 150, así que Neia sintió que no había nada de qué preocuparse.

—...Hm.

CZ sacó el Ultimate Shootingstar Super y un carcaj de flechas de la nada como un mago en escena antes de dárselas a Neia, y a su vez Neia le devolvió la toalla sucia.

Inicialmente, había habido una discusión sobre cómo Neia traería su arco. El cuerpo del arco era muy largo, y cuando se sumaba al camuflaje, no podía cerrar la tapa del barril, y si el barril se abría, quedaría expuesta.

Aunque podrían haber dejado que el Zern lo llevara dentro, el arco era una magnífica pieza de trabajo y habría dejado una impresión en otros. Además, el Zern también se había negado, por temor a verse involucrado en todo esto si la misión de rescate fracasaba.

Al final, cuando todo el mundo le dijo que dejara el arco, CZ dijo que podía guardar sus armas en un espacio misterioso en el aire, así que podía poner el arco allí también.

La intranquilidad de llevar un objeto de valor prestado por el Rey Hechicero en una misión en un lugar peligroso se mezcló con la tranquilidad de no tener que separarse de su arma. Atrapada entre las dos emociones, Neia agradeció a CZ por su amabilidad. Parecería que CZ había aceptado a Neia como su kohai en ese entonces, y después de eso CZ había actuado ocasionalmente como su senpai.

Parte de eso era que Neia tenía que llamar a CZ "CZ-san", porque CZ haría un escándalo si Neia no lo hacía. Sin embargo, CZ era una chica guapa, y cuando ponía cara de puchero — se daba cuenta, aunque CZ no mostraba expresiones— a Neia realmente le parecía lindo.

Después de que cada una de ellas preparó sus armas, CZ fue la primera en moverse.

Neia se destapó los oídos para escuchar cualquier movimiento fuera de la puerta, pero no había nadie allí.

—...Salgamos.

El tiempo era corto, así que Neia asintió.

El Ejército de Liberación se acercaba a Kalinsha mientras la operación para rescatar al Príncipe de Zern estaba en curso, por lo que la batalla por Kalinsha comenzaría pronto.

1: Neia y CZ se infiltrarían en Kalinsha y rescatarían al príncipe Zern.

2: El Ejército de Liberación se acercaría a Kalinsha y comenzaría su ataque.

3: Si el príncipe Zern era rescatado, los Zern actuarían como una quinta columna dentro de las murallas de la ciudad.

4: Si el punto 3 fallaba, entonces en lugar de que el Zern abriera las puertas de la ciudad y guiará al Ejército de Liberación, Neia y CZ tendrían que encargarse de esa tarea. Sin embargo, eso era demasiado para que lo asumieran, por lo que solo harían lo que estuviera dentro de sus capacidades.

Esos eran los puntos clave del plan de batalla.

Lo importante era que, si podían rescatar al príncipe Zern, entonces podían contar con el Ejército de Liberación y los Zern para ayudarlas incluso si se veían obligadas a esconderse y defenderse. Esto también fue bueno para los Zern; si el rescate tenía éxito, podrían liberar al príncipe después de que Kalinsha fuera recuperado.

En otras palabras, si podían o no recuperar a Kalinsha de forma sencilla y con un mínimo de bajas, todo dependía del éxito del rescate del príncipe.

Mientras sentía que el peso se aplastaba sobre sus hombros, Neia gimió mientras le volvía a doler el estómago.

Por lo tanto, no había mucho tiempo. Una vez que el Ejército de Liberación comenzará su ataque contra Kalinsha o si fueran detectadas antes de eso, la postura de seguridad de Kalinsha sería mejorada.

De acuerdo con lo que habían planeado, CZ produjo de la nada un frasco de lo que parecía perfume y se lo roció a Neia y a ella misma. Parecía ser una especie de objeto mágico consumible que contenía el hechizo del primer nivel [Inoloro]. No había mucho de él, así que tuvieron que conservarlo tanto como fuera posible.

CZ abrió la puerta, miró afuera y luego salió.

Habían seleccionado su ruta y decidido cómo hacer frente a diversas situaciones tras consultar el mapa de Kalinsha, y ya habían discutido qué tareas se encargarían cada una de ellas.

Neia también salió de la habitación, luego cerró cuidadosamente la puerta para no hacer ruido antes de correr detrás de CZ.

«Aunque no estoy ayudando mucho…»

Francamente, en las circunstancias actuales Neia no era más que una carga. Eso quedó claro al instante cuando uno se fijaba en la forma de correr de CZ. Ella corría como su padre se movía por el bosque —no, ella era mucho mejor, siendo rápida y silenciosa.

Definitivamente estaba usando algún tipo de técnica allí…

Es un demonio, pero usa técnicas como las humanas... Siempre son las que no se pueden juzgar por sus apariencias las que dan más miedo, ¿eh?

Mientras que podrían haber dejado todo a CZ, la presencia de Neia fue tanto para mantener un ojo en CZ y también para asegurarse de que era un esfuerzo conjunto entre CZ del Reino Hechicero —asumiendo que ella estaba realmente atada al Rey Hechicero— y Neia del Reino Santo quienes rescataran al príncipe. De esa manera, el Reino Santo podía actuar como si hubieran contribuido a ello.

Los pasadizos eran oscuros. Era de noche. La luz de la luna entraba por las ventanas, o, mejor dicho, lo único que entraba era la luz de la luna. No había otras fuentes de luz aquí, ni iluminación mágica ni antorchas.

Esto se debió a que muchos demihumanos eran indiferentes a la oscuridad. Sin embargo, había diferentes grados de poder ver en la oscuridad. Mientras que algunas especies tenían una visión completamente nocturna, la mayoría de ellos simplemente tenían una visión nocturna superior. Por lo tanto, Neia y CZ evitaron la luz de la luna y se escabulleron de sombra en sombra.

Como ser humano, Neia tenía que concentrarse y agudizar sus sentidos. No solo no podía ver claramente debido a la oscuridad, sino que los guardias de patrulla tampoco llevaban fuentes de luz, por lo que no podía verlos desde lejos.

Aunque no entendía muy bien por qué la bodega tenía luces, eso era probablemente por el bien de aquellas especies que carecían de visión oscura.

Las dos mantuvieron sus pisadas lo más calladas posible mientras corrían por el castillo hacia su destino.

Teniendo en cuenta que los atributos físicos de CZ eran muy superiores a los de Remedios, incluso un ritmo que dejaba a Neia jadeando y apenas capaz de mantener el paso era probablemente más lento que un trote de CZ.

Ocasionalmente veían guardias demihumanos, que eran la señal para contener la respiración y esperar en silencio a que el enemigo siguiera adelante. No podían matarlos, porque eso significaría tener que cuidar de los cadáveres y esconder sus rastros. Como estaban en medio del enemigo, sería mejor no ser vistas hasta que el rescate fuera un éxito.

Afortunadamente, Neia y CZ no fueron vistas, y continuaron hacia adelante.

Había pocos guardias dentro del castillo gracias a que la mayoría del personal estaba asignado a las murallas y a las torres de vigilancia, así como a las prisiones de la ciudad. El Rey Hechicero había matado a un gran número de demihumanos, lo que significaba que no podían establecer una red de seguridad estricta. Por lo tanto, la vigilancia dentro del castillo se había vuelto laxa, según el Zern.

La razón por la que pudieron proceder con seguridad fue porque los Zern habían hecho un reconocimiento de la zona con antelación y habían hecho preparativos casi perfectos, pero Neia seguía sintiendo una sensación de malestar.

Había dos desafíos en su camino.

El primero era el largo pasadizo que tenían que atravesar para llegar a la torre.

El segundo era el puente a la torre, la plataforma aérea.

No había escondites allí, y obviamente habría centinelas vigilando también, no solo un guardia, sino varios de ellos. Además, al menos uno de ellos estaría apostado fuera de la línea de ataque para armas a distancia porque estaban en guardia contra ataques desde lejos,

Mientras que habían discutido el asunto en grupo frente al mapa de Gustav, todavía tendrían que pasar por ambos lugares para llegar a la torre.


Si pudiéramos usar [Invisibilidad] para engañar su vista y [Silencio] de los sacerdotes para engañar su oído, seríamos capaces de infiltrarnos perfectamente... es por eso que los aventureros —que forman grupos que pueden asumir todo tipo de situaciones— son tan valorados.

Finalmente, las dos alcanzaron su objetivo.

Este fue el primer desafío, el largo pasadizo. Si trataban de correr derecho hacia abajo, serían vistas antes de poder cubrir la distancia. Para evitarlo, necesitaban llegar a un lugar donde pudieran ejecutar ataques a distancia sin ser vistas por el enemigo.

Por eso habían venido aquí, al nivel sobre el largo pasadizo, la habitación directamente encima de donde estaban apostados los guardias.

Si bajaran una cuerda desde aquí y bajarán por las paredes exteriores, podrían tomar un atajo sin ser detectadas.

—... ¿Este es el lugar?

En respuesta a la pregunta de CZ, Neia consultó el mapa en su cabeza y la ruta que habían tomado, y asintió con la cabeza.

—...Hm. No está mal.

La respuesta de CZ sonó como si estuviera elogiando a una joven, y entonces ella apretó su oído contra la puerta. Entonces, rápida y silenciosamente la abrió.

Aunque la habitación estaba llena de varios artículos diversos, parecía que no se había utilizado en mucho tiempo, y había una capa blanca de polvo en el suelo. Sin embargo, había rastros de que los exploradores Zern habían estado aquí. Se habían movido entre la ventana y un estante muy grande.

CZ produjo una cuerda de la nada. Era del mismo color que la muralla del castillo.

Después de eso, la aseguró a un estante grande. Usó todas sus fuerzas para tirar de él y ver si podía soportar el peso de Neia y de ella misma, pero no se movió, y no mostró signos de deshilacharse.

El tamaño —y el peso— del estante fue un factor, pero las hebras parecidas a telarañas pegadas a los estantes fueron probablemente más importantes. El Zern que había venido a esta habitación de antemano la había fijado en su lugar con hilos pegajosos tomados de los Spidans.

La ventana se abrió fácilmente, y CZ miró las murallas de la ciudad desde afuera. Después de verificar que no había guardias de patrulla a la vista, CZ se puso su arma en la espalda y dijo: "Yo primero".

Se tiró por la ventana y se deslizó por la cuerda hasta la ventana de abajo.

Tomó su peso con una mano y usó la otra para empujar y abrir la siguiente ventana, que se abría fácilmente. Eso también había sido el trabajo de los Zern.

CZ se deslizó hacia el interior. Sus hábiles movimientos solo le habían llevado unos segundos.

Después de confirmar que la habitación de abajo era segura, CZ le hizo una señal a Neia.

Neia agarró la cuerda y se asomó por la ventana.

Mientras que la ventana en el piso de abajo estaba a sólo cuatro metros de distancia, ahora estaban a más de 100 metros del suelo. Si Neia se caía, era seguro que quedaría destrozada. Era incluso peor si no muriera. Seguramente sería torturada hasta que renunciara a lo que sabía y entonces sería asesinada. Caer hasta su muerte sería una alternativa misericordiosa.

La cuerda tenía nudos uniformemente espaciados a lo largo de su longitud —en otras palabras, podía sujetarse con fuerza— y no había habido problemas durante las varias sesiones de práctica que habían llevado a cabo. Sin embargo, el entrenamiento se sentía completamente diferente de lo real.

«Ahh, realmente no quiero ir…»

Pero no tenía elección. Si tan sólo hubiera algo como un balcón en el que pudiera saltar—

Neia agarró fuertemente la cuerda mientras empujaba todo su cuerpo por la ventana. Cruzó las piernas para sujetar firmemente la cuerda entre los muslos.

Después de esto, todo lo que tenía que hacer era descender lentamente.

El suelo está un poco más abajo. El suelo está un poco más abajo.

Lentamente bajó por la cuerda, recordándose a sí misma que no debía mirar hacia abajo una y otra vez.

Cambió su peso de su mano derecha, y luego a la izquierda, justo lo que había practicado. El viento soplaba y hacía temblar su cuerpo a una intensidad que no podía compararse en absoluto con el entrenamiento.

«¡Vamos, vamos, vamos, vamos, yo! ¡CZ debería haber estado más asustada que esto!»

La ventana estaba abierta por la ayuda de los Zerns.

Sin embargo, si alguien hubiera cerrado la ventana después de que los Zerns la abrieran, entonces CZ habría tenido que volver a subir. Con eso en mente, Neia, que sólo necesitaba hacer un solo viaje, lo tuvo fácil en comparación.

Finalmente se acercó a la ventana, y CZ extendió la mano para agarrar el cuerpo de Neia. Así, tiró de Neia con una fuerza increíble.

—Gracias, gracias.

—...Mm. Pero, mucho tiempo... La estoy tomando, sostén esto.

—Sí.

CZ se asomó por la ventana y levantó su pistola mágica. Neia agarró la cuerda como se le indicó. Hubo un estallido de aire expulsado y Neia sintió una fuerza tirando de la cuerda. CZ lo había cortado con su arma.

Tiró de la cuerda cortada de vuelta a la habitación y la tiró a la esquina. No usarían esta ruta en el camino de regreso, así que ella la había jalado en lugar de dejarla colgando libremente, pero había méritos e inconvenientes en eso.

El mérito era que minimizaba el riesgo de ser visto por los centinelas en las paredes.

El inconveniente era que, si pasaba algo y no podían salir por la ruta planeada, no podrían subir al piso superior con esta cuerda.

Al final, las dos decidieron que los inconvenientes de ser descubiertas superaban los méritos.

—Está hecho, CZ-san. Luego tenemos que pasar el primer obstáculo...

—...Mm. Vamos... tenemos que matarlos. ¿Puedes hacerlo?

—Mm. Creo que puedo.

Una vez que salieron de esa habitación, estarían en posición de disparar a los centinelas apostados a lo largo del pasillo.

Si no podían matarlos antes de que dieran la alarma, todo su esfuerzo sería en vano.

Neia sacó su arco y colocó una flecha. CZ también levantó su arma mágica.

—Yo tomaré la derecha, tú toma la izquierda, CZ-san.

CZ formó un círculo con el pulgar y el índice.

Los dos intercambiaron miradas, y luego CZ abrió la puerta.

Neia hizo contacto visual con un demihumano cercano, a unos 1,5 metros de distancia. No sabía qué estaba pasando ni quiénes eran. El demihumano estaba tan sorprendido que no pudo analizar la situación, pero Neia no dudó y le clavó una flecha.

Con un katsun, la flecha atravesó su cráneo por la frente.

«¡Lo hice!»

Aunque las habilidades de Neia habían jugado un papel importante, la mayor parte del trabajo había sido realizado por el Ultimate Shootingstar Super

«¡Gracias, Su Majestad!»

Así como la flecha de Neia atravesó al demihumano en la cabeza, la pistola de hechizos de CZ voló la mitad de la cabeza del otro demihumano.

Los demihumanos hicieron más ruido del que ella esperaba cuando colapsaron. Neia se pinchó las orejas apresuradamente. Afortunadamente, no podía oír a nadie correr hacia este lugar. Parece que nadie las había visto todavía.

—...Date prisa.

Ya habían asignado sus tareas de antemano. Mientras CZ arrastraba los cadáveres a la habitación en la que acababan de entrar con la cuerda, Neia usó el objeto para eliminar el olor que CZ le había prestado. Después de eso, tomó la bolsa de líquido de su cinturón y derramó el poderoso vino por todo el lugar, lavando los trozos de carne, cerebros, cráneos y manchas de sangre en el suelo. Mientras el olor a alcohol llenaba el aire, CZ emergió de la habitación, luego produjo una jarra de vino vacía y vertió un poco del vino de la jarra dentro antes de rasgarla silenciosamente y dejarla en su lugar.

—...Vamos.

—Sí.

Aunque habían tratado de encubrirlo, era muy probable que en el siguiente turno sintiera que algo estaba pasando cuando llegaran a tomar el control. Ella podría relajarse si pudieran poner los cuerpos en la misteriosa dimensión de bolsillo de CZ, pero CZ dijo que no lo haría, por lo que dejaron los cadáveres en la habitación. Por supuesto, también habían hecho preparativos allí, pero no había forma de asegurarse de que no fueran encontrados.

Tuvieron que asumir que no tenían el lujo de disponer de tiempo suficiente.

Finalmente alcanzaron el segundo obstáculo, la plataforma aérea. De los varios escenarios que se les habían ocurrido, éste era el más cercano a ser ideal. Todavía tenían tiempo y nadie los había visto todavía.

—...es una carrera contra el tiempo ahora.

—Lo sé. Si me resbalo, no te preocupes por mí".

El camino desde el castillo hasta la torre era de aproximadamente dos personas de ancho.

No había muros a ambos lados, estaba abierto al aire. Aparentemente, varias personas se habían caído del costado antes, y después de ver esto, todo en lo que podía pensar, era en que era de esperar.

Esta plataforma aérea fue la razón por la que este lugar fue el último reducto a la hora de enfrentarse a los invasores durante un asedio.

Una gran fuerza no podría pasar por aquí, por lo que una ventaja en número sería anulada. Al mismo tiempo, también existía el riesgo de caerse. Si hubiera una línea de lanzas al final del camino, sería muy difícil atravesarla. Este diseño era del tipo que los atacantes odiaban. Se necesitarían hechiceros con hechizos de ataque como Bola de Fuego para vencer los obstáculos.

El uso de armas de largo alcance para un ataque sostenido era desventajoso para el equipo de Neia, que estaba operando sigilosamente y con limitaciones de tiempo. Por lo tanto, todo lo que podían hacer era disparar a corta distancia y acabar con el enemigo, mientras que el enemigo podía golpearlos con armas a distancia y tenían el beneficio de la cobertura.

En ese caso, necesitarían cerrar la brecha antes de que los centinelas los vieran. Pero al mirar más de cerca, el camino era desigual. Fue diseñado para ralentizar a cualquiera que intente cruzarlo y forzarlo a resbalar y caerse por los costados.

«Esto es peligroso... si un enemigo corre hacia mí y me agarra... Me caeré y moriré. ¡Si no tengo cuidado...!»

Después de arruinar su determinación, Neia se dio cuenta de que CZ la estaba mirando. A pesar de que eran del mismo sexo, al ser vista por CZ, que era tan bella como una muñeca, Neia se sintió un poco avergonzada.

—¿Qué?

—...debería usarlo... Neia, espera aquí.

—¿Eh?

—...yo me encargaré de los guardias de la puerta. Pase lo que pase, no salgas.

—¿Eh?

Antes de que pudiera obtener una respuesta, CZ desapareció.

Ella había desaparecido. Esto no fue un movimiento de súper alta velocidad. CZ había estado aquí de pie hasta ahora y luego se había desvanecido en el aire como si hubiera sido una ilusión.

Una ola de confusión asaltó a Neia. Sin embargo, CZ ya le había dicho que esperara, así que debería quedarse aquí y esperar.

Neia se ocultó en la entrada de la plataforma aérea y escuchó atentamente la torre y el sendero detrás de ella para detectar cualquier cosa fuera de lo común.

Unos segundos después... algo pasó en el puesto de guardia.

Oyó un grito y luego el sonido de un guardia derrumbándose.

Neia asomó la cara para ver lo que estaba pasando y vio a CZ salir del puesto de guardia. CZ hizo señas a Neia para que viniera.

Cuando Neia comenzó a entrar en pánico y a preguntarse qué estaba pasando, el gesto de CZ se hizo más grande, hasta que todo su cuerpo se movió.

¿Cómo no ir, ahora que CZ había hecho tanto?

Neia se inclinó hacia abajo, y luego corrió por el sendero aéreo, barrida por el viento, mientras prestaba atención a su equilibrio.

Después de cruzar, podía oler la sangre del puesto de guardia. Varios demihumanos muertos yacían en el suelo, y CZ estaba dentro, con su habitual expresión en blanco. Tenía en su mano derecha lo que parecía un cuchillo muy afilado y grande. La espada estaba manchada de rojo brillante, y tenía su pistola de hechizos en su mano izquierda.

—...Despejado. Entra.

—Eh, eh...

—...no puedo desaparecer más hoy. Ten cuidado.

—Lo tengo.

Parecería que no había necesidad de explicarlo, así que Neia no preguntó, sino que simplemente la siguió.


Comentarios

  1. sii x fin salio y gracias por traducir todos los dias :v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. alguien sabe donde puedo leer del ingles

      Eliminar
    2. http://overlordvolume10.blogspot.mx/2018/04/volume-13-paladin-of-holy-kingdom.html
      Aqui

      Eliminar
  2. gracias por el capitulo, se les ama n.n

    ResponderEliminar
  3. ES MUCHA DEDICACION, GRACIAS POR TU TRABAJO NO ME LO PIERDO NI UN DIA...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por traducir el capitulo.

    ResponderEliminar
  5. Nooooooo muy corto ........pero de todas formas gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias! Todo el día ando pendiente de las actualizaciones!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, demaciado corto, quede con ganas de mas conocer como son todas las abilidades de CZ me gusta como se desarrolla en el campo y la impresion que esta dejando en Neia.

    ResponderEliminar
  8. Este capitulo se sintió al estilo de misión imposible. Por cierto vaya necedad de ainz de querer hacer propaganda de las armas rúnicas xD.

    ResponderEliminar
  9. ya me imagino estas escenas animadas :3

    ResponderEliminar
  10. grandioso, gracias por este volumen :)

    ResponderEliminar
  11. Gracias por la traducción aunque fue muy cortó pero gracias

    ResponderEliminar
  12. Siento que en esta parte no avanzo mucho D:, pero gracias por subirlo, son heroes sin capas :D

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. ya esta! nacio mi nuevo shippeo! ❤️ Neia x Cz ❤️ 😂 me encantan!

    ResponderEliminar
  15. Uff mi dosis de CZ,
    Gracias por la traduccion

    ResponderEliminar
  16. AAAAA QUIERO MAS DE CZ !!! ME ENCANTO EL CAPITULO GRACIAS

    ResponderEliminar
  17. Gracias por la traducción y buen capítulo algo corto pero buen capirulo.

    ResponderEliminar
  18. muchass gracias por la traducciones siempre las veo contigo saludos desde mexico

    ResponderEliminar
  19. Como que me dan ganas de comprar armas runicas con tanta propaganda

    ResponderEliminar
  20. muchas gracias por traernos la mejor novela del mundo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 5, Parte 1

Había un total de cuatro personas dentro de la habitación.
Había dos paladines, que habían entrado inmediatamente después de la lucha y estaban cubiertos con una armadura manchada de sangre: Remedios Custodio y Gustav Montagnes. Estaba la persona a cargo de los sacerdotes sobrevivientes, un hombre de mediana edad que podía usar hechizos de tercer nivel: Siliaco Naranho. Y por último estaba el príncipe Caspond Bessarez.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.