Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 13, Capitulo 7, Parte 3


Una semana después de que se hubieran unido al ejército de los nobles del sur, terminaron sus preparativos y comenzaron un nuevo avance.

Su siguiente objetivo era la ciudad de Prart, al oeste de Kalinsha.

Neia no podía ocultar su malestar mientras se tambaleaba sobre el lomo de un caballo.

 Aunque era perfectamente lógico no dejar pasar esta oportunidad de exterminar a los demihumanos mientras las heridas de Jaldabaoth aún no se habían curado, no encajaba bien con sus sentimientos. Ella quería aumentar el número de partidarios y poner sus esfuerzos en finalizar los preparativos para el rescate que se enviaría en busca del Rey Hechicero.

Dicho esto, Neia sabía por experiencia propia con Remedios que la irritación de un comandante agitaría a la gente que estaba debajo de ellos. No podía descargar sus frustraciones en sus subordinados.

Respiró profundamente varias veces para calmarse, y sus pulmones se llenaron de aire fresco.  Mientras la primavera estaba cerca, todavía se podía sentir el invierno en el aire.

Después de recobrar la compostura, Neia inspeccionó el ejército que estaba saliendo.

Había unas 95.000 personas aquí, tantas que tuvo que mover la cabeza para verlas todas. Sus fuerzas estaban compuestas por unos 30.000 hombres de la nobleza sureña y 65.000 hombres del Ejército de Liberación. Por cierto, de los 20.000 hombres restantes del sur, 10.000 fueron asignados para asegurar un punto de retirada y los otros 10.000 descansaban en Kalinsha.

Entre ellos había 2.000 arqueros dirigidos por Neia, todos ellos pertenecientes al Cuerpo de Rescate.

Los restos del ejército demihumano al que se enfrentaban se estimaban en unos 30.000 efectivos, por lo que tenían una ventaja abrumadora en número.

Sin embargo, cada persona demihumana era más fuerte que un ser humano, y lo que es más importante, tenían que estar en guardia contra Jaldabaoth, por lo que no podían ser descuidados incluso con esta disparidad de números.

Se habían embarcado en esta operación partiendo del supuesto de que Jaldabaoth seguía herido y sin poder actuar. Si Jaldabaoth se hubiera recuperado completamente, entonces estarían marchando hacia su muerte.

Su corazón latía como un despertador.

¿Debería haber dado prioridad al rescate del Rey Hechicero sobre todo lo demás?, se preguntó Neia. Sus pensamientos comenzaron a dar vueltas en círculos.

—Baraja-sama. ¿Necesita información de los miembros del cuerpo en otras unidades?

Beldran había paseado su caballo junto a ella antes de hacer su pregunta, y Neia parpadeó en respuesta. Ella no tenía idea de lo que él estaba hablando.

Después de pensarlo un poco, Neia finalmente lo entendió, y rápidamente agitó la mano que no sostenía las riendas de su caballo.

—No, no, no necesitamos hacer cosas de espías como esas. Después de todo, somos camaradas marchando hacia la misma meta.

—¡Ohhh! No esperaba nada menos de usted, Baraja-sama. Como portavoz de Su Majestad, sus palabras son muy amables.

—...aunque su cara da miedo.

Después de que Beldran la elogiara, CZ habló desde detrás de Neia. Cómo CZ no sabía montar, las dos compartieron una silla de montar.

Incluso si CZ era su superior, y una que era digna de su respeto, todavía era un poco molesto escucharla insistir en eso una y otra vez.

Debería hacerla caminar...

El movimiento y la resistencia de CZ superaban a los de un ser humano normal. Sólo cabalgaba porque sería grosero dejar que caminara una de las subordinadas del Rey Hechicero.

Beldran escuchó esto, pero no la ayudó en absoluto. El Secretario General no apoyaba ni rechazaba esa declaración. Probablemente no podía negar esas palabras porque habían sido pronunciadas por una subordinada del Rey Hechicero y porque eran verdaderas.

Bueno, supongo que no puede decir que no.… después de todo, no tendría que usar el visor si yo no fuera así....

Dicho esto, Neia era una chica. Aunque fuera cierto, y aunque la gente lo hubiera dicho lo suficiente como para que se hubiera acostumbrado, el hecho de que la gente dijera que su cara daba miedo seguía doliéndole.

—Ahora bien, Baraja-sama. Un mensajero vino del cuartel general. Nuestros pioneros han avistado al ejército demihumano. Su número se estima en 30.000. Por lo tanto, nos formaremos aquí. El mensajero regresó al cuartel general después de decirnos eso. ¿Qué opina de esto?

—Eso está bien. Si sientes que hay que hacerlo, entonces debería estar bien.

Beldran lo estaba haciendo muy bien como su representante ejecutivo.

—Aun así, ¿los demihumanos realmente quieren pelear una batalla en el campo...

Los demihumanos sólo tenían un tercio de los números del Reino Santo. Aunque cada uno de ellos era un combatiente individual superior, seguramente no tendrían ninguna oportunidad si luchaban en un campo abierto. Si defendieran una ciudad en su lugar, podrían hacer pleno uso de las defensas de la ciudad y compensar la falta de fuerza de combate.

En cualquier caso, la situación sería grave una vez que Jaldabaoth se recuperara. La mejor estrategia de los demihumanos debería ser ganar tiempo.

O eso, o establecer áreas inaccesibles a la caballería y luchar batallas limitadas.

—¿Entonces estamos listos para luchar en un campo abierto?

—Sí. Así es. No hay ningún bosque cerca donde el enemigo pueda esconder emboscadas. Más bien, ni siquiera hay colinas, así que seguramente estarán discutiendo sobre dónde formarse.

—... ¿Por qué en un lugar como ese?

Beldran precedió su respuesta a la pregunta de CZ con "Podría ser".

—Creo que se están preparando para huir...

— ¿Huir?

—Así es, Baraja-sama. Así como los Zerns los traicionaron, no todos los demihumanos son devotos de Jaldabaoth. Si quieren huir, aunque signifique traicionar a Jaldabaoth, entonces la gente que quiere vivir no se escondería dentro de una ciudad, sino que elegiría luchar en terreno abierto. Eso es porque sería difícil escapar si defienden una ciudad.

Una oscura emoción pasó a través de los ojos de Beldran, y la hizo temblar.

Justo cuando Neia se preguntaba si debía usar la habilidad que había desarrollado recientemente, la oscuridad desapareció gradualmente, y sus ojos recuperaron su brillo habitual. Ya que la lucha estaba a punto de empezar, quizás sería bueno sofocar el odio dentro de él.

—...ya veo.

CZ asintió con la cabeza, y Beldran simplemente respondió: "Probablemente sea así”.

Las palabras de Beldran tenían mucho sentido.

Ni siquiera Jaldabaoth podía saber con seguridad si estaban planeando morir en una batalla campal o huir. Si ese fuera el caso, sería mejor esperar hasta el anochecer antes de sondearlos. De esa manera, podrían tener la oportunidad de huir, y así reducir la cantidad de personas que morirían por nada.

Neia lo sabía, pero no lo dijo.

Los demihumanos habían causado demasiadas desgracias a la gente de esta nación.

Mientras que los demihumanos de Su Majestad probablemente podrían ser perdonados, matarán a todos los demás demihumanos que no sean ellos....

Incluso ha habido rumores de que personas que defendían la coexistencia con los demihumanos o que apoyaban a los demihumanos habían sido secretamente asesinadas o linchadas abiertamente.

En verdad, había ciertos campos de prisioneros que el Rey Hechicero había liberado donde ella había presenciado varios cadáveres humanos que parecían haber sido víctimas de la justicia popular. Aparentemente habían sido personas que habían tratado de adular a los demihumanos.

—Baraja-sama. Aunque no sé cómo nos va a desplegar el cuartel general, ¿reuniremos primero a todos los comandantes de unidad?

—No, sólo necesito una idea aproximada de dónde han sido asignados. No importa dónde hayan sido asignados, creo que todos sabrán qué hacer.

La posición de Neia y los demás estaría determinada por la forma en que los líderes del Reino Santo querían desplegar a CZ, que estaba abrazando a Neia por la cintura.

Si había enemigos fuertes entre los demihumanos, entonces CZ sería enviado al frente. Si se la usaba como arquera, se la colocaría en medio de la formación, o quizás se la colocaría con los otros arqueros. Si no querían dejar que CZ, una subordinada del Rey Hechicero, lograra demasiado, entonces la pondrían en la retaguardia.

Neia predijo que permanecerían en la retaguardia hasta que el ejército terminase de sondear.

Tres horas más tarde, se dio cuenta de que ésta era la respuesta correcta.


***


En contraste con la formación en forma de escamas de los demihumanos, los humanos habían elegido dividirse en dos columnas. El flanco izquierdo estaba compuesto por 30.000 hombres del Sur y 10.000 del Ejército de Liberación, para un total de 40.000 hombres. Los 55.000 miembros restantes del Ejército de Liberación formaban el flanco derecho, y juntos formaron algo así como una formación de ala de grúa.

Ya que los humanos querían exterminar a los demihumanos en esta batalla, habían elegido cercar al enemigo y lentamente cerrar la soga.

Los demihumanos, por otro lado, habían escogido una formación que enfatizaba el poder penetrante, aunque estaba por verse si era para escapar del cerco o para matar a tantos humanos como fuera posible en un combate cuerpo a cuerpo.

Finalmente, Neia y los otros fueron puestos como una unidad separada que se encontraba a cierta distancia del campo de batalla, y que se encargaría de proteger a los constructores que estaban armando el campamento para ellos.

Esto fue menos una orden de Caspond que una petición, lo que significaba que prácticamente se les había permitido el manejo del lugar. Incluso podían descuidar su deber de proteger a los constructores sin consecuencias, lo que significaba que los dirigentes del Reino Santo habían renunciado esencialmente a toda autoridad de mando sobre ellos.

Seguramente, la razón de ello fue la presencia de CZ.

Aunque Neia estaba nominalmente al mando, el hecho de que viajara con CZ -que era prácticamente una ciudadana del Reino Hechicero- significaba que no podían darle las órdenes que deseaban. Un miembro de la realeza del Reino Santo que da una orden a un subalterno del Rey Hechicero podría terminar convirtiéndose en un casus belli.

Neia quería saber por qué estaban haciendo las cosas de manera diferente después de que CZ hubiera hecho tanto durante el ataque a Kalinsha. Sin embargo, la llegada de los nobles del sur había cambiado la recepción que había tenido. Esto se debía a que no podían considerar simplemente el presente, sino también los acontecimientos futuros.

Mientras Neia y los demás se formaban, mantuvo los ojos en el lejano campo de batalla.

Dicho esto, estaba lo suficientemente lejos como para no sentir la tensión de estar en el campo de batalla, porque la sed de sangre de allí no podía llegar a este lugar. El sonido de los constructores golpeando estacas con sus mazos sonaba muy pausado.

—... ¿todavía se miran? ¿Cuándo empezará?

—Nuestra ventaja disminuye con cada momento que pasa. Aunque creo que deberíamos dar el primer paso...

Beldran había respondido a la pregunta de CZ.

La oscuridad de la noche era la aliada de los demihumanos. Mientras que se podía ver claramente en una llanura mientras había luz de luna, el cielo estaba nublado. No había duda de que los demihumanos serían un oponente muy complicado si atacaban en estas circunstancias. Eso se debió a que el campamento que estaban construyendo ahora no era muy robusto.

Por lo tanto, los humanos deberían haber hecho su movimiento antes del anochecer.

Además, tenían una enorme ventaja en número, así que, si podían lograr una victoria completa aquí, podrían ser capaces de arruinar el plan de Jaldabaoth. En otras palabras, el Reino Santo sería liberado de este largo tormento. No había razón para no avanzar.

Neia también esperaba que los combates terminaran aquí. De esa manera, nada más ataría a Neia. Podría poner todas sus fuerzas en la búsqueda del Rey Hechicero.

Neia levantó la vista.

Su oído agudo había captado un grito explosivo y el trueno de mucha gente corriendo. Beldran pareció oírlo un momento después, porque dijo en voz baja: "Ha comenzado”.

Nadie sabía cómo se moverían estos dos ejércitos que contaban con más de 100.000 efectivos juntos, hasta que chocaron furiosamente.
Las llanuras donde esperaban los demihumanos eran planas, sin ningún terreno elevado desde el que pudiesen ver el campo de batalla.

Si bien este sería el momento de instalar una torre de vigilancia prefabricada, no tenían esa estructura en su campamento.

—... ¿Y ahora qué?

—Nuestra misión es quedarnos aquí y proteger el campamento. Centrémonos en hacer eso.

Era prácticamente imposible que el ejército demihumano, tremendamente superado en número, atravesará las fuerzas humanas y llegará a este lugar. Mantener a CZ -- su fuerza de combate más fuerte -- aquí fue un buen movimiento político, pero fue un mal movimiento militar.

Si la pusieran en primera línea, disminuiría enormemente las pérdidas para las fuerzas del Reino Santo.

Todo el mundo lo entendía, pero nadie podía actuar al respecto. Eso era porque querían evitar aumentar la reputación de CZ.

Que desperdicio de vidas sin sentido, pensó Neia.

30 minutos más tarde, hubo aplausos desde el flanco derecho. No fueron sólo Neia y sus agudos oídos los que lo escucharon, sino que los gritos de alegría fueron tan fuertes que llegaron a los oídos de todo el equipo de Neia. Debieron haber logrado una gran victoria si podían ser escuchados a una distancia tan grande.

10 minutos después, un mensajero del campo de batalla anunció en voz alta lo que había ocurrido.

—La Capitana Remedios Custodios del Cuerpo de Paladines acaba de derrotar al comandante enemigo, uno de los demonios secuaces de Jaldabaoth, el Demonio de Escamas.

El mensajero se fue después de transmitir ese mensaje.

Neia empezó a preguntarse si era verdad.

No, probablemente era cierto que Remedios había derrotado a un demonio. ¿Pero ese demonio era realmente uno de los secuaces de Jaldabaoth?

Neia conocía muy bien el poder del demonio que ella y CZ habían combatido en Kalinsha.

Ella no creía que Remedios hubiera podido vencerla.

¿Es la capitana lo suficientemente fuerte para vencer algo así? O... ¿podría ser una especie de doble? Si no le pregunto a Senpai...

—CZ-senpai, tengo una pregunta. ¿Qué tan fuerte es ese Demonio de escamas?

—...lo suficiente como para que la capitana pudiera vencerlo.

—Pero el Circlet era más fuerte, ¿verdad?

—...La existencia de demonios fuertes implica que hay demonios débiles. El Demonio de escamas es uno de los más débiles.

—Ya veo...

Neia estaba aliviada. Dos de los demonios secuaces que habían entrado en este país ya habían sido derrotados. Aunque eso dejaba al gran demonio en las colinas, no tenía sentido pensar en eso.

—El país se ha salvado... Ya que el comandante enemigo ha muerto, el ejército demihumano debería disolverse. Según el plan del Príncipe, todo debería haber terminado.

Beldran tenía una mirada melancólica, porque había perdido la oportunidad de vengarse con sus propias manos.

—...todavía necesitamos cazar a los rezagados.

—¡Así es! ¡No esperaba nada menos de usted, CZ-sama!

En el ala izquierda, justo en medio de las fuerzas nobles, de hecho, de repente brotó una columna de fuego. El rugido del infierno era lo suficientemente alto como para que pudieran verlo claramente incluso desde esta distancia, y parecía que iba a quemar el cielo.

Todo el mundo miraba con preocupación a CZ.

Sólo podían pensar en un ser que pudiera hacer algo así. Justo después de eso, CZ confirmó sus sospechas.

—...Oh no...es Jaldabaoth.


***


—La Capitana Remedios Custodios del Cuerpo Paladín acaba de derrotar a un comandante enemigo, uno de los demonios secuaces de Jaldabaoth, el Demonio de Escamas.

El ala derecha estalló de alegría al escuchar lo que el mensajero de Caspond les había dicho. La cara del marqués Bodipo se iluminó con una sonrisa.

—¡Ja, ja, ja! ¡Ella lo hizo! ¡Derribó al general enemigo! Cualquiera que sea el cerebro de esa mujer, su destreza con la espada es de primera clase. Eso debería debilitar el impulso del enemigo. Ordeno a todos que hagan un gran avance. ¡Mata a todos y cada uno de esos demihumanos! ¡En nombre del Príncipe, que nadie sobreviva!

—¡Señor!

Los soldados se desplegaron inmediatamente después de recibir las órdenes del Marqués.

—Verdaderamente espléndido, Marqués-sama. Somos verdaderamente afortunados de que el comandante de la unidad que nos enfrenta en esta batalla -- en la misma batalla que nosotros -- haya sido eliminado.

El Conde Cohen, un hombre que era muy apreciado en su propia facción, sonreía mientras lo decía.

—Así es, Conde. Ahora estamos un paso por delante de ellos.

Eliminar al comandante enemigo que había combatido repetidamente con las fuerzas de la Alianza Noble del Sur durante su larga confrontación fue un golpe masivo. Era sin duda una carta importante que podían jugar cuando negociaran con los otros nobles del sur.

Comparada con Remedios Custodio, su hermana Kelart Custodio había dejado recuerdos mucho más amargos en sus mentes. Sin embargo, este fue un logro que podría borrar esos rencores.

Además, esto también era un acierto para Caspond. En pocas palabras, si lograba sobrevivir a todo esto, la posición del próximo Rey Santo era prácticamente suya. Incluso los demás nobles sureños con cualquier poder no podrían quejarse de ello, y con su propio apoyo incondicional, no habría ningún problema.

Si hubiera algún elemento incierto en este escenario, serían los otros miembros de la familia real. No habría problemas si todos ellos estuvieran muertos. Sin embargo, aún no estaba preparado para mancharse las manos, así que todo lo que podía hacer era orar.

El marqués imaginó alegremente el futuro balance de poder en la sociedad noble.

Si quería que su familia se convirtiera en la más influyente del Reino Santo, no podía permitirse ningún error en la operación de limpieza que seguiría a esto. Hasta ahora todo había sido perfecto. Todo lo que tenían que hacer era seguir así.

—Conde. ¿Crees que podemos llevar a los demihumanos al sur?

—Marqués-sama, ¿por qué haríais eso?

El Conde pareció sorprendido, y parecía confundido mientras hacía su pregunta. El marqués se burló de él en su corazón.

No había forma de que no pudiera entenderlo. El marqués no le daría su favor a nadie que fuera tan incompetente. El Conde fingía sorpresa, aunque sabía lo que el Marqués tenía en mente.

Debía de estar tratando de dar la impresión de que el gran y poderoso Marqués-dono estaba planeando algo que no podía entender. Fue un intento aburrido de hacerle la pelota.

El marqués decidió seguir la corriente. Si hizo creer al Conde que podía ser tan fácilmente manipulado, sería más fácil usarlo.

—¿Me estás escuchando? Los demihumanos son una excelente herramienta para debilitar a los nobles que no son de nuestra facción.

Levantó un dedo, adoptando el aire de un viejo que no podía resistir la tentación de explicarse.

—Ahora que los nobles del Norte se han debilitado, el equilibrio de poder entre el Norte y el Sur se ha roto. Siendo las cosas lo que son ahora, es inevitable que los nobles del Sur acaben teniendo una mayor voz en los asuntos... Sin embargo, eso sería problemático para la familia real. En otras palabras, esto es a lo que se enfrentará la familia real a la que estamos ayudando.

—No esperaba menos de usted, Marqués-sama. ¡Y pensar que sus consideraciones llegaron tan lejos!

La adulación era evidente en ese momento, pero el Conde aún la entregó con un tono alegre y una voz fuerte.

—Ciertamente. Nada sería mejor que asolar las tierras de los nobles que no nos hicieron ningún bien.

Mientras miraba al conde mirar a su alrededor a toda prisa, el marqués se acarició la barba y pensó, este hombre es realmente un buen actor.

—Relájese, Conde. Estamos rodeados de gente de confianza. No se correrá la voz. Además, ¿quién lo creería?

—¿Es, es así? Pero, hay demasiados elementos inciertos si dejamos que los demihumanos huyan al Sur. En ese caso, ¿por qué no presionarlos hasta el final y luego forjar un pacto secreto con los demihumanos...?

—¿Empleando demihumanos, entonces? Una buena idea.

Aunque el Conde parecía disgustado con la idea de usar demihumanos, probablemente eso también era un acto. Era el tipo de hombre que usaría todo lo que pudiera hasta que no quedara nada.

Conseguir a un hombre tan excelente en su propia facción también era para mantener un ojo en él.

En realidad, ya había metido a varias personas en la familia del Conde. También había usado a gente de otras facciones para que no lo descubrieran, aunque uno usara hechizos de encanto.

—Conde, ¿iría usted también si hubiera una oportunidad de hacer un trato con los demihumanos?

El marqués era muy consciente de que el conde tramaba todo tipo de cosas a sus espaldas.

—Yo, yo realmente no quiero ir, pero si tenéis intención de ir, entonces ciertamente os acompañaría, Marqués-sama.

Probablemente lo estaba haciendo para poder decir "el marqués dijo eso" y así obtener una carta de triunfo para usar contra el marqués. Sin embargo, sólo ir allí con él significaría ensuciarse con la misma brocha. Era demasiado débil para ser usado como una carta de triunfo.

—... ¿Es así? Entonces, ¿no deberíamos decirle a Su Alteza que deje de atacar a los demihumanos? No hay necesidad de sacrificar más gente en la lucha. Después de esto, lograremos la victoria en la mesa de negociaciones.

—Es como decís, Marqués-sama. Sin embargo, los otros Condes parecen estar montando un ataque total, así que deberíamos detenerlos lo antes posible para un mejor efecto.

—Ciertamente.

Si bien detenerlos mientras intentaban hacerse un nombre les perjudicaría, sería mejor mantener las cosas como estaban cuando uno consideraba el futuro. El Marqués se alegró de poder influir pronto en el futuro del Reino Santo. Por supuesto, nunca dejaría que eso se viera en su cara.

—Contacta con los Condes...

La columna de fuego que estalló cortó la mitad del camino al Marqués.

El Marqués no estaba completamente desorientado sobre la magia. Puede que no pueda usarlo él mismo, pero el conocimiento de la magia divina era común entre la nobleza del Reino Santo. Sin embargo, eso era de importancia secundaria, y no estaba ligado al conocimiento de la magia de otras tradiciones.

Aun así, entendió que la columna de fuego ante sus ojos era una magia increíblemente poderosa.

— ¿Acaso podría ser magia del llamado cuarto nivel? ¿De la clase que Kelart Custodio y Su Majestad podrían usar?

—Yo, no lo sé. ¿Qué, qué debemos hacer, Marqués-sama?

—Er, hm. No estoy muy seguro, pero retrocedamos un poco y vayamos a un lugar más seguro.


Comentarios

  1. Ese predicamento entre traducirlo por google o esperar no mas :v ...esperare no mas u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen el link para leerlo en ingles??? Aun no lo encuentro :c

      Eliminar
    2. Donde está en inglés? 🙂

      Eliminar
  2. Asumo que lo van a traducir al español, no?

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la traducción, ahora a leerlo :D

    ResponderEliminar
  4. Despues de esto, sigue el epílogo? O sea lo dejarán inconcluso hasta el próximo volumen? :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun quedan 40 paginas del capitulo 7 y 28 paginas del Epilogo. Asi que la historia deberia concluir en ese tramo.

      Eliminar
  5. gracias por la traduccion

    :D estamos a menos de 80 paginas del final :c que sad

    ResponderEliminar
  6. que genial, no puedo esperar para la siguiente parte >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es genial, la espera es eterna

      Eliminar
  7. ya se acerca el final, puedo sentirlo... puedo sentir el vacío existencial acumulándose en mi corazón

    ResponderEliminar
  8. no puedo mas con este shippeo! necesito un beso entre CZ y Neia 😍 jajajaa lo se es imposible pero me encantan, por otro lado me gustaria q esos putos nobles muera , Caspond es inteligente y estoy seguro q se subyugaria al reiko Hechizero si Ainz le promete dominar todo el reino santo incluyendo el norte y sur 🤔

    ResponderEliminar
  9. Bueno me disgusto el repoio del final pero aun asi toda la primera parte estuvo buena. gracias por el cap.

    ResponderEliminar
  10. Alfin aparecera mi alumno el no muerto Ains

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasen el link y yo les paso el pack.

      Eliminar
    2. Por alumno te refieres en la magia, o porque al igual que Ainz, llegas a asustar con tu cuerpo.
      XD

      Eliminar
    3. En la conspiracion y la magia ¶∆¥¢^£

      Eliminar
  11. tan poco queda pero esta bien me deja picado xd

    ResponderEliminar
  12. creo que deverias cambiar la imagen, ya que a diferencia de las otras imagenes esta no dice nada del capitulo, cuando vi la imagen esperaba que finalmente encontraran a ainz pero no, la imagen no concuerda con el capitulo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por la traducción y el capitulo algo corto pero muy bueno esperando el otro capítulo.

    ResponderEliminar

  14. Los palestinos están haciendo lo mismo que los demihumanos. Uso de niños en la vanguardia.

    ResponderEliminar
  15. Noooo
    Acaso soy yo en que lee muy rápido o esta parte fue muy corta ?
    No puedo esperar el siguiente \>.</

    ResponderEliminar
  16. Me acabo de retirar todo el volumen 13. ¿Qué es está sensación de vacío en mi interior? Ah, cierto que es el vacío que se siente cuando te terminas un anime, manga o novela. ¡POR QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!

    ResponderEliminar
  17. Salve general enri y salve comandante neia...todo bajo el poderoso plan ya trazado de ainz sama 😝

    ResponderEliminar
  18. Chingado esqueleto todos ganando puestos y el es el único que no se entera de nada 😝

    ResponderEliminar
  19. —...Oh no...es Jaldabaoth

    La mejor parte del capitulo

    ResponderEliminar
  20. Pero que cbron pense que Ainz iba a aparecer al fin en este capitulo por la imagen del comienzo pero bueno igual estuvo bueno.

    ResponderEliminar
  21. Me late que no aparece en este tomo Ainz, o aparece y se acaba el tomo

    ResponderEliminar
  22. se puso interezante !! bueno a esperar el proximo capitulo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 7, Parte 5

—Ahora bien, creo que aún quedan algunas malas noticias, ¿verdad?

—¡Sí! ¡Mi Príncipe! ¿Es realmente aconsejable dejar que esos señores se marchen?

—Eso dependerá de tu informe.