Ir al contenido principal

Overlord, Volumen 13, Capitulo 7, Parte 4


El soldado Robi era un joven de 24 años. Aunque no había recibido una educación completa, comprendía que había muchas cosas en este mundo que no conocía.

Y hoy en especial no era su dia de suerte.

—Humanos. He regresado. ... y veo que se han portado muy mal mientras yo curaba las heridas que me dejó el rey hechicero.

Mientras el rugido de enojo sacudía el centro de su cuerpo, Robi se meó encima.

Ya no podía sentir sus pantalones empapados pegados a su piel.

Después de darse cuenta del poder del monstruo que tenía ante él, tuvo la premonición de que estaba a punto de morir, por lo que sus instintos de supervivencia se aceleraron. Abandonaron sus inútiles sentidos y rápidamente buscaron una forma de sobrevivir.

Sin embargo, antes de que pudieran encontrar algo, Jaldabaoth había desatado su poder.

—Mueran. Ardan en cenizas bajo las llamas de la ira.

El fuego rugió, y una ola de calor golpeó a Robi en la cara. El calor increíble le secó los ojos y lo llenó de un dolor insoportable. El aire caliente que entraba en sus pulmones parecía como si estuviera a punto de prender fuego a todo su cuerpo desde el interior. De hecho, eso fue exactamente lo que pasó

Su piel se quemó y su contenido de agua se evaporó. Su dermis se quemó, y luego la grasa debajo, seguida por sus músculos y luego sus nervios. Donde las capas subdérmicas eran delgadas, como en los brazos, las llamas llegaban inmediatamente a los músculos y nervios. Esto debería haber causado que los músculos se contraigan y hacerlo tomar una pose extraña. Sin embargo, las altas temperaturas le sellaron la piel a su armadura, lo que le impidió hacerlo.

Sus ropas, piel, músculos y grasa de su vientre se incendiaron, y sus entrañas se derramaron intactas.

Los cuerpos humanos tenían un alto contenido de agua.  Si se tratara de un fuego ordinario, las llamas habrían continuado ardiendo hasta llegar al interior del cuerpo, pero como el aura ardiente de Jaldabaoth era calor generado mágicamente, desapareció al alejarse.

Por lo tanto, las tripas esparcidas de Robi no estaban descoloridas por el calor y seguían siendo de un bonito color rosa. La visión de montones de cuerpos quemados y las tripas frescas saliendo a través de océanos de sangre eran suficientes para hacer que los espectadores quisieran vomitar. Parecía el infierno en la tierra.

Jaldabaoth dejó a Robi —a quien le había brotado una guirnalda de entrañas frescas— y a más de 50 cadáveres quemados a su alrededor mientras caminaba hacia adelante.

Jaldabaoth, el recién convocado Evil Lord de la Ira estaba caminando. Incluso eso fue suficiente para matar a la gente que lo rodeaba y que quedó atrapada en su [Aura Ardiente].

—¡Muévete! ¡Fuera de mi camino!

Aunque se escucharon varios gritos de este tipo, el primero en gritar fue el miliciano Francesk.

Él pensó: "¿Por qué soy tan desafortunado?" Gracias al sistema de reclutamiento del Reino Santo, cada ciudadano tenía que hacer su servicio militar obligatorio y alistarse en el ejército.

Ciertamente. Incluso el hijo de un gran comerciante como él, un hombre con un brillante futuro prometido, no era una excepción. Es cierto que su padre había pagado los sobornos apropiados para que lo asignaran a una unidad de holgazanes, pero la vida de un soldado seguía siendo miserable.

Y justo cuando esa miseria estaba a punto de terminar, había estallado esta guerra.

No pasó un solo día en el que no se quejara de su infelicidad y de lo injusto de todo ello. Aun así, todo terminaría pronto, y podría volver a ser el heredero de una gran familia mercante y dedicarse a las actividades lucrativas que tanto disfrutaba...

Las cosas estaban a punto de acabar así.

Sólo había faltado un poco.

Sin embargo, ahora huía desesperadamente del monstruo que tenía delante.

Si lo atrapaba, sin duda moriría.

Movió desesperadamente las piernas, que se negaron a escucharle debido a su miedo.

Estaba rodeado de otras personas que también huían como él. Por eso no pudo progresar mucho a pesar de su pánico.

En particular, el gordo frente a Francesk era una monstruosidad.

Por lo tanto, Francesk empujó al hombre.

Lo hizo para alejarse un paso más de ese monstruo. Lo hizo por el bien de su alegre futuro.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de empujarlo, Francesk vio que la gente frente a él también tenía la misma idea.

Si el hombre que había sido empujado chocaba con la gente frente a él, era muy probable que se derrumbaran en masa como fichas de dominó. De hecho, eso fue exactamente lo que le pasó a la gente frente a Francesk.

Quizás si solo fueran una o dos personas, podría haberlas evitado. Quizás podría haber saltado por encima de ellos.
Sin embargo, las habilidades físicas de Francesk no eran lo suficientemente grandes como para evitar una gran masa de gente cayendo al mismo tiempo.

Se desplomó sobre el montón.

Se agitó para levantarse, pero no le dieron tiempo para eso.

El aura de fuego centrada en Jaldabaoth le había alcanzado.

Francesk no tuvo tiempo de gritar. Por qué yo, pensó, y luego fue absorbido instantáneamente por la más pura agonía y todo lo que pudo sentir fue dolor.

Aun así, Francesk había tenido suerte. Eso fue porque había muerto inmediatamente.

Jaldabaoth no paró de moverse, pisoteó cadáveres humanos ennegrecidos mientras caminaba, como si estuviera en un páramo vacío.

—¡Corran! ¡Corraaaaaan!

Un hombre gritó lo obvio. Su nombre era Soldado Golka. Era un hombre que tenía fe en sus habilidades con la espada.

Por eso tuvo el valor de gritar esas palabras delante de Jaldabaoth.

Sin embargo, eso fue una estupidez, porque Jaldabaoth cambió de rumbo hacia Golka. Quizás porque había despertado el interés de Jaldabaoth o quizás solo había sido una mera coincidencia.

Aunque fue una bendición para los que Jaldabaoth había estado persiguiendo, fue la peor suerte imaginable para los que estaban en el nuevo rumbo de Jaldabaoth.

Golka vio que sería muy difícil huir del monstruo en medio del caos, y por eso desenvainó su espada.

Los ojos del monstruo se movieron, y menos de un segundo después, pasó junto a Golka.

Eso fue lo que el monstruo pensó de Golka.

Solo valía la pena echarle un vistazo.

Golka rugió y corrió en la dirección opuesta al flujo de personas.

La visión de gente carbonizada colapsando cerca era muy aterradora, pero quizás podría haber alguna esperanza para él. Tal vez podía hacerle algo a ese monstruo.

Golka aprendió la respuesta con su cuerpo.

El dolor lo llenó.

No es posible que se acerque a ese monstruo.

Golka ardió con los otros soldados que eran más débiles que él.

Golka se dio cuenta de algo.

A los ojos de ese monstruo, Golka no era diferente de los civiles que lo rodeaban.

Si tan solo hubiera corrido, se lamentó, antes de que ese pensamiento fuera ahogado por la agonía de ser quemado vivo. Golka se derrumbó con un grito silencioso, retorciéndose en el suelo como todos los cadáveres que le rodeaban.

Jaldabaoth caminó sin pensar en el objetivo. Sin embargo, si los humanos trataban de huir, él los perseguía.

—¡Aléjate!

Ella corrió.

Viviana, que se había unido a la batalla como hechicera mágica divina, corría por su vida.

Su largo pelo rubio se balanceaba salvajemente mientras huía con todas sus fuerzas.

No tuvo tiempo de secarse los mocos o las lágrimas.

Nadie podría vencer a un monstruo como ese.

Alguien estaba diciendo algo.

No tuvo tiempo de preocuparse por eso.

Sólo podía pensar en alejarse de ese monstruo.

No podía hacer a un lado a la gente que corría delante de ella. Todo lo que podía hacer era pasar junto a ellos y seguir corriendo.

Fuera de mi camino.

Fuera de mi camino.

Fuera de mi camino.

¿Por qué había tanta gente en su camino?

No me importa si todos mueren menos yo, pero no quiero morir.

Viviana corrió con ese pensamiento en su corazón.

Mientras corría ostensiblemente, estaba rodeada de gente que huía en todas direcciones. Incluso Viviana, que era más rápida que la persona promedio, era tan lenta como una tortuga. No podía alejarse del demonio.

El calor chispeante acariciaba las puntas de su cabello.

—¡Nooooooooo!

Pensó en la horrible forma en que se veía la gente mientras morían.

—¡No quiero morir!

Era algo perfectamente natural gritar.

Cualquiera hubiera pensado lo mismo.

Era muy difícil aceptar la muerte con calma cuando se avecinaba ante ti. Esto era más cierto cuanto más se acercaba la muerte.

—¡Dueleeeeeee!

El calor increíble significaba que no podía sentir nada más que dolor. Su cerebro fue asaltado por una agonía insoportable. Se dio cuenta de que pronto estaría muerta.

«No, no quiero morir» —pensó Viviana mientras se quemaba hasta morir.

Jaldabaoth siguió adelante en silencio mientras empezaba a aburrirse.

—¡No corran! Peleen, —gritó un hombre valiente a caballo.

Leonzio era el segundo hijo de un vasallo al servicio de un marqués. Se había unido a la batalla con la esperanza de ser reconocido por su habilidad con la espada. A su alrededor estaban los hombres que su padre había puesto bajo su mando, todos los cuales eran personas que conocían sus habilidades.

El demonio caminó tranquilamente, y dejó incontables cadáveres a su paso, cada uno de ellos retorcido en agonía. Quería huir, pero si lo hacía, su futuro sería sombrío y oscuro. Todo lo que podía hacer era apostar por un futuro brillante.

Habiendo tomado esa decisión, gritó una y otra vez —¡No corran!

Sin embargo, su caballo no era como él. Sus instintos gritaban que el demonio que se acercaba era un monstruo aterrador, y por eso quería huir.

¿Qué pasaría si un caballo irrumpiera a galope entre toda esta gente?

Era muy sencillo.

El caballo se enredó entre la multitud y se cayó. La gente sobre la que cayó el caballo gritó. No, algunos de ellos habían muerto.

Leonzio fue arrojado de su silla de montar y tirado al suelo.

Afortunadamente, había aterrizado encima de la gente y no había sido aplastado por la multitud. Sin embargo, un intenso dolor le llenó el brazo mientras intentaba correr. Su brazo se había roto cuando fue arrojado de su caballo.

No tenía ni idea de donde había ido a parar su espada. Debe haber caído por el impacto de ser arrojado del caballo.

Intento buscarla —y en ese momento, se vio envuelto por una ola de dolor. Esta fue la primera vez que Leonzio experimentó tal angustia en su vida.

La agonía le impidió pensar.

En los pedazos de su mente dolorida, el único pensamiento coherente que podía formar era “¿por qué yo?”.

—Hm.

Alguien se paró sobre un montón de cadáveres quemados. El Evil Lord a quien se le había dado el deber de actuar como Jaldabaoth observó a las multitudes que huían.

Era un poco aburrido.

El aura ardiente no era una habilidad asombrosa. Todo lo que hizo fue causar daños por fuego en los alrededores. Uno podría reducir enormemente ese daño con hechizos de resistencia al fuego. Por supuesto, se le había concedido el conocimiento de que el soldado medio no poseía tales habilidades.

Como demonio, no le gustaba simplemente atormentar a los débiles. Más bien, le gustaba jugar con los débiles que pensaban que eran muy fuertes. Por eso esperaba que un estúpido tan arrogante se mostrase, pero desafortunadamente no parecía haber nadie así.

El Evil Lord de la Ira pisoteó un cadáver quemado.

Las entrañas exprimidas por el impacto se carbonizaron en un instante.

El olor de dichas entrañas llenaba el aire.

El Evil Lord de la Ira se alejó.

Si se pusiera serio y se elevara al cielo, habría muchas más víctimas. ¿Ya se habían dado cuenta estos humanos de eso? El Evil Lord de la Ira sostuvo esa pregunta en su corazón mientras caminaba.

Todos observaron en silencio como el demonio caminaba orgulloso y majestuosamente de regreso al campamento demihumano.

Nadie pensó ¿qué era ese monstruo? Tampoco había necesidad de preguntar. Hasta el más estúpido de los tontos sabía la respuesta.

Era el Emperador Demonio Jaldabaoth.

El ser que había pisoteado el Reino Santo e hizo que la gente llorara ríos de lágrimas.

El demonio que había causado estragos en dos naciones demostró un poder que la humanidad nunca podría vencer. Había regresado para llevar la desesperación a la gente que una vez estuvo llena de esperanza.


Parte 5


Había oído hablar del silencio, pero esto era otra cosa. Neia había sido convocada a esta tienda de campaña, y se sorprendió de lo deprimido que estaba el interior.

La mesa había sido especialmente trasladada aquí, y los nobles del sur sentados a su alrededor estaban pálidos. No, los comandantes del Ejército de Liberación también eran iguales.

Era una reacción natural.

Nadie podría haber presenciado el poder abrumador de Jaldabaoth y no haber sido impactado — no, en ese entonces, el impacto de Neia no había sido tan grande. Sin embargo, eso se debió a que el shock de perder a la gran entidad conocida como el Rey Hechicero había sido aún peor. Eso, además de todo lo que había presenciado hasta ese momento, podría haber subido su listón.

Sin embargo, los nobles del sur no habían experimentado duros combates hasta ahora, por lo que quizás su reacción era de esperar. No habían experimentado un enemigo que pudiera matar a hombres uno tras otro simplemente caminando, sin dejar nada más que cadáveres horribles...,

Además, su ejército de casi 100.000 soldados había entrado en pánico por un solo demonio y se había disuelto mientras huían.

—¿Qué fue eso? ¡¿Qué demonios sucedio?! ¿Cómo llamas a eso, a ese monstruo?

La voz del Conde Domingues se elevó constantemente.

En contraste, Caspond, que conocía el abrumador poder de Jaldabaoth, se encogió de hombros con indiferencia.

—Ese es Jaldabaoth... el verdadero. Ya te he hablado de él antes, conde Domingues.

—¡Nunca he oído hablar de la habilidad de matar gente sólo con caminar!

«¿Ese es el problema?» —Neia se burló en su corazón.

—De hecho, así es como es. Su batalla contra el Rey Hechicero —Su Majestad— fue en una ciudad, así que no pudimos ver todo su alcance. Pero ya te he dicho lo poderoso que es. Así que seguramente una habilidad como esa no debería ser una sorpresa, ¿no?

—¡Incluso así!

—Cuenta. Sé lo que quieres decir. Ver para creer, ¿no?

Fue el Marqués quien habló. Todo lo que se podía decir era que había que reconocerle que no estaba tan nervioso como los demás.

—...Aun así, decir eso no nos ayudará a hacer ningún progreso. ¿No deberíamos discutir lo que tenemos que hacer de ahora en adelante?

—Eso tiene mucho sentido, Marqués-sama. ¿Qué debemos hacer? —Preguntó el vizconde Santz en una rápida ráfaga de palabras.

Su actitud era comprensible, dado que no sabía si su ubicación actual era segura.

Los nobles del sur habían intentado aplastar a unos pocos rezagados con una fuerza abrumadora para convertirse en los héroes que habían salvado a la nación. Debería haber sido así de simple. Sin embargo, eso no iba a pasar. Ahora los cazadores se habían convertido en los cazados.

El marqués tenía los brazos cruzados y permaneció en silencio. Caspond respondió en su lugar.

—Tenemos una ventaja abrumadora en fuerza de combate. El problema es que Jaldabaoth puede voltear esa ventaja por sí mismo. Quisiera hacer una pregunta a todos los presentes en mi calidad de Príncipe. ¿Qué crees que deberíamos hacer para lograr la victoria en estas circunstancias?

Después de un breve silencio, el marqués respondió, —lo único que podemos hacer es luchar— en un tono de confianza suprema.

—Caspond-denka. Como has dicho antes, Jaldabaoth probablemente se retirará una vez que aniquilemos a esos demihumanos, ¿verdad? Entonces no tenemos otra opción que hacerlo.

—¡Marqués-sama! ¿¡Todavía vas a luchar!?

—Exactamente, Conde Randalse. ¿Crees que podemos huir ahora?

—...Marqués-sama, sería muy difícil para todos nosotros huir, ¿pero podría un pequeño grupo escapar?

Remedios resopló ante la sugerencia del Conde Cohen.

—Esa es una respuesta adecuada para un incompetente que ni siquiera puede entender los ideales de Calca-sama.

—¿Qué?

—¿Qué harás después de huir y escapar? ¿Acobardarse bajo un fardo de heno en un granero? ¿No eres un noble? ¿No deberías decir que te sacrificarás por la gente o algo así?

—¿Y usted, capitana Custodio? ¡Eres una paladín con una espada sagrada, pero ni siquiera puedes vencer a un solo demonio! —El Conde Randalse gritó.

Los ojos de la fantasmagórica Remedios parecieron brillar por dentro mientras ella se giraba hacia él.

—Ciertamente. No puedo ganarle. El único que puede luchar contra él es esa criatura no-muerta. Pero si ganara algo de tiempo, aunque sólo fuera para dejar que la gente viviera un segundo más, ¡entonces lucharía hasta la muerte contra él! Y tú, ¿qué harías?

Cuando una guerrera que se había decidido a morir miraba fijamente a los ojos a un noble que quería huir, el resultado era una conclusión predecible.

El Conde Randalse miró hacia otro lado, y Remedios resopló burlonamente hacia él.

—Mi Príncipe. Aunque me gustaría mucho ordenar a los paladines que mueran, ¿aún desea continuar?

—Aunque decidir es muy difícil... bien, ¿podrías ir? No te importa dejar atrás al Vicecapitán Montagnes, ¿verdad?

—Ya veo. En ese caso, te dejaré el resto a ti, Montagnes.

Con eso, Remedios salió lentamente de la tienda. Lo último que hizo fue mirar a CZ, que estaba sentada junto a Neia.

—Todos, pido disculpas en nombre de nuestra Capitana, —dijo Gustav mientras miraba a los nobles sorprendidos antes de continuar—, Sin embargo, esa opinión es la misma de todos nosotros. Los paladines estamos listos para morir como escudos para el pueblo. Esperamos que ustedes, caballeros, por ser nobles de nacimiento, estén igualmente decididos. Después de todo, no podemos luchar si no hay comandantes.

—¿Qué?

Antes de que Neia supiera quién había exclamado sorprendido, el marqués Bodipo habló.

—No estamos planeando cómo morir gloriosamente, estamos planeando cómo ganar. ¿Estoy en lo cierto, mi Príncipe?

—No hay forma de ganar, ¿verdad? ¡¿No viste el poder de ese demonio?! —Gritó el conde Granero mientras se ponía en pie— ¡Si hubiera usado magia o atacado o algo así, aún podríamos encontrar alguna forma de detenerlo! ¡Pero todo lo que hizo fue caminar! ¡Puede convertir el área a su alrededor en un infierno con sólo caminar!

—Ahora que lo pienso... Conde Granero, usted sabe un poco de magia, ¿verdad? ¿Tienes...

—Nada de lo que aprendí cubría poderes como ese...

—¿Es así... entonces, supongamos que aún quedan 10.000 enemigos demihumanos? ¿Podríamos huir de Jaldabaoth mientras los aniquilamos al mismo tiempo?

El Marqués pareció aprobar la propuesta de Caspond.

—Parece que no hay otra manera... Aunque será difícil, creo que sería más difícil intentar derrotar a Jaldabaoth con nuestras fuerzas.

—Un momento, por favor, —interrumpió el Conde Cohen levantando la mano— Protesto. Jaldabaoth podría no irse incluso después de matar a los demihumanos. O, al contrario, podría matarnos a todos como recuerdo antes de irse.

Él tenía razón. Por lo tanto, Caspond siguió con una pregunta perfectamente razonable.

—Entonces, ¿qué debemos hacer?

—Deberíamos negociar.

Pocas personas lograron resistir la tentación de reírse del Conde Cohen mientras daba esa sugerencia con una cara perfectamente seria.

La cara del Conde Cohen se puso roja mientras los otros se reían de él. Antes de que pudiera continuar, Caspond preguntó:

—Conde, ¿qué clase de trato piensa hacer con ese demonio?

—Sí, sí. Por ejemplo, tal vez podríamos darle algo a cambio de dejarnos ir a salvo...

—¿Qué le daremos? ¿No sería más simple matarnos y quitárnoslo de encima? ¿O quieres decir que deberíamos darle algo que no está aquí? ¿Qué sería eso?

—¡Un momento, Su Alteza! ¡Todo lo que digo es que pelear no es nuestra única opción! Sólo quería decir que hay una posibilidad de que podamos negociar con él, ¡eso es todo!

—Conde, su forma de pensar es un poco, sí, un poco demasiado optimista. Para empezar, a quién enviaremos a negociar con ese monstruo...

—Ahora que lo pienso, escuché que Su Majestad puso a una de las sirvientas Demonio bajo su control, y resultó muy útil para retomar Kalinsha. Seguro que esa doncella demonio podría hacer algo, ¿verdad?

El Conde Granero se giró para mirar a CZ.

—...no puedo vencer a Jaldabaoth... Incluso ganar tiempo sería difícil.

—Aun así, si luchas junto a la Capitana Custodio, podrías ganar algo de tiempo.

Su sugerencia tenía mucho sentido. Necesitarían a alguien que mantuviera a Jaldabaoth en su lugar mientras llevaban a cabo el plan de Caspond, en cualquier caso.

Sin embargo, eso sería esencialmente enviarlas a la muerte.

—...Hmm~ —CZ inclinó la cabeza para mirar al techo— ...Hmm, No lo sé...

—¿Qué te parece? De esa manera, podemos profundizar la relación entre el Reino Hechicero y el Reino Santo.

—...Hmm... ¡hm!

—¿Eso es un sí?

«¿Debería interrumpir ahora?» —Neia estaba pensando, cuando CZ respondió.

—...No.

—Podría, ¿Podría saber la razón?

—... No hay razón.

—¿No hay ninguna razón?

CZ asintió al Conde Domingues, quien estaba congelado en su lugar.

—¿Es Jaldabaoth realmente tan aterrador?

—¿...Hm?... Esa es una razón entonces. Da miedo y no quiero hacerlo.

—Guh. —El Conde Domingues se quedó sin palabras.

Ahora que ella había dicho eso, él no podía responderle a ella. Porque si lo hacía, CZ diría algo como: "Si no tienes miedo, ve tu a ganar tiempo", y el estaría acabado. Si ella hubiese rechazado la propuesta basada en algún tipo de argumento, entonces todo lo que él tendría que hacer era separar ese argumento, pero como ella se había negado basada en sus sentimientos, superar eso sería muy difícil.

Mientras el silencio reinaba en la tienda de campaña, el alto mando del Ejército de Liberación, una persona que comandaba a miles de soldados y milicianos, dijo lentamente:

—¿Por qué no escapamos antes de que Jaldabaoth gane por completo? No creo que podamos vencer a un monstruo así. Solíamos tener al Rey Hechicero en el pasado, pero ya no está aquí... ¿alguien sabe de alguien que pueda derrotar a Jaldabaoth? No, ¿verdad? Si huimos al sur...

Junto a él otro comandante dijo en voz baja,

—...no hay garantía de que Jaldabaoth no nos persiga al sur, ¿verdad?

Con un fuerte golpe de la mesa, bramó el orador anterior:

—En ese caso, ¡todo lo que podemos hacer es seguir la sugerencia del Príncipe y matar a los demihumanos! ¡Si no podemos correr, entonces debemos luchar! ¡Es así de simple!

—Así es. Es la única forma de seguir viviendo. No quiero doblegarme y pasar por ese infierno otra vez. Empecemos por poner una formación juntos...

La cortina de la tienda de campaña se abrió por la fuerza, y un soldado que informaba directamente a Caspond entró corriendo.

—¡Su Alteza! ¡Los demihumanos se están moviendo! ¡Están reformando sus líneas!

No tenían una formación adecuada en la batalla anterior. ¿Tenían uno ahora por orden de Jaldabaoth?

—Es así... Caballeros, el enemigo atacará pronto. ¡Necesitamos prepararnos para la batalla tan pronto como sea posible!

Después de que Caspond terminó, toda la gente que había sido llamada aquí se puso de pie como uno solo. Neia y CZ también.

Los otros salieron corriendo de la tienda primero, deseosos de ahorrar tiempo.

Los últimos que quedaron en la tienda fueron Neia y CZ. La unidad de Neia ya estaba junta, así que no había necesidad de ir a buscarlos.

De repente, Neia sintió que algo andaba mal en la sombría expresión de la cara del mensajero que había irrumpido en la tienda de campaña, pero no pudo hacer nada al respecto, por lo que ella y CZ regresaron a su unidad.

503/552 Paginas Traducidas

Comentarios

  1. Respuestas
    1. aunk para mi gusto están tardando mucho en que vuelva a aparecer Ainz-sama

      Eliminar
    2. de hecho. yo ya quiero ver que resulta de todo este desastre.

      Eliminar
    3. pos derrotando a Jaldabaoth y convirtiendose en el rey del Reino Santo xD

      Eliminar
    4. ¿Aqui acaba el volumen?, porque luego sigue el epilogo no?, osea saldrá ainz en el volumen 14

      Eliminar
    5. queda una parte mas y el epilogo

      Eliminar
  2. Aquí está la dosis del día...me tenían asustado hoy publicaron algo tarde...por un momento llegue a xreer que no lo harias........casi me suicido

    ResponderEliminar
  3. Genial hora de esperar la traduccion

    ResponderEliminar
  4. Como puede una novela hacer que me emocione tanto?

    ResponderEliminar
  5. Esta parte se redujo a solo ver el sufrimiento de las victinas y la desesperacion de los nobles jajaja me encanta ver su miseria.

    ResponderEliminar
  6. ese demonio mata con solo caminar!!! , vaya pobe de ese quipo sintio quele podian ganar y ni un golpe pudieron dar, este reino por la mayoria de los nombre, lo asocie con la españa medieval, hor a esperar el siguiente episodio

    ResponderEliminar
  7. dudo que ains aparesca anmtes que empieze la segunda parte del volumen 14 nisiquiera lo fueron a buscar y no se como mierda va a sabrevivir neia CZ es obvio que se puede rajar a la mierda pero neia esta obligada a quedarse o arma una revelion o no se

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainz se supone q si aparece en este volumen, de hecho se supone q Ainz queda como el gobernador de el Reino Santo después de derrotar a Jaldabaoth

      Eliminar
    2. pero cuanto quedan nada de hojas aparece en el epilogo asumo

      Eliminar
    3. Seguramente, la batalla empezara en el capitulo de mañana y el epilogo lo dejarán para el tema de Ainz convirtiendose en el rey del Reino Santo

      Eliminar
    4. no se con las hojas que deben quedar cuando 100 80 hojas para mi maruyama nos trolea con una explicacion del ecenario como en el volumen 12 "Ainz miró hacia la ciudad, que estaba aterrorizado por la aparición del ejército demihumano y lentamente se desplomó.

      Esto no era una metafora.

      El corazón y alma de Ainz fueron agobiados hasta sus límites por la fatiga y a pesar de su naturaleza no-muerta, cayó de rodillas por el agotamiento espiritual y agarró su rostro.

      ¿Qué debo hacer... qué debo hacer después de esto...?"

      Eliminar
    5. no no, lo q he dicho de Ainz ganando a Jaldabaoth y convirtiendose en el rey lo leí en una pagina de spoilers asik se supone q eso es lo q pasará xD

      Eliminar
    6. yo sigo esperando la imagen donde muestra las stadisticas de neia donde muestran su niveles de lider religioso y labado de cerebro religioso

      Eliminar
    7. creo q esta es la unica imagen q hay https://aminoapps.com/c/overlord/page/blog/chicos-es-oficial/w6g0_Q2CouBgElPbXRkg0vWZ1YYZwRrzNq

      Eliminar
    8. When uno viene a leer las opiniones de la gente y lo primero que hacen estos es sporliarte y quejarse de que por no aparece el fucking Ainz xd

      Eliminar
    9. jajaj yo leo los spoiles a las 4 am melevanto solo para eso y me vuelvo a dormir despues vuelvo a leer completo en ingles y spoileo antes de que salga en español deci que no lo encontre en chino por que sino lo hago mas antes putos chinos y sus navegadores me entere mas de sus novelas de tv que de overlord

      Eliminar
    10. A mí no me importa los spoiler, aunque no sé de dónde eres pues aquí la traducción en inglés hoy salió tarde.

      Eliminar
  8. Ty ahora la traducción a español xD se que chrome lo traduce pero me gusta mas la traducción original gracias por el cap..........

    ResponderEliminar
  9. Cuanta sangre derrama ainz sama xD como q ya se esta volviendo un no muerto de verdad. Gracias x el cap .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no creo seria mas un habito que otra cosa simplemente evita pensar en ello y se la suda

      Eliminar
  10. Hola alguien me puede decir como puedo hablar con los q son dueños de la pagina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces responden a los comentarios asik sigue preguntando en los capítulos hasta q t lean

      Eliminar
  11. alguno de aca sabe programacion o diseño grafico ?

    ResponderEliminar
  12. Por fin la traduccion, que poco queda para el final que triste

    ResponderEliminar
  13. PODRIAN TAMBIEN TRADUCIR LA NOVELA DE :
    YOUKOSO JITSURYOKU SHIJOU SHUGI NO KYOUSHITSU E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, pero y tengo otros planes. Despues de Overlord, comenzare la traduccion de la novela Youjo Senki Volumen 2 y despues de esa Psyco Love Comedy volumenes 5 y 6 ya que parece que nadie mas lo ha hecho y eso que llevan meses en circulacion.

      Eliminar
    2. noah si de verdad quieres leerla aqui traducen las novelas con deepl principalmente asi que si pones el texto que quieras traducir ahi y lo vas leyendo borrando cada 5000 caracteres que es el limite lo tendras hecho bastante bien (aunque algunas veces traduce algo extraño por lo general va de maravilla)

      Eliminar
  14. gracias por su trabajo me impresiona mucho teneis mi apoyo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por la traducción. Aq hora regresa Ainz-sam

    ResponderEliminar
  16. jjajaja ya que la gente pide traducciones yo no seré menos :V
    Gracias a Overlord me enganche muchísimo a las historias de mundos mágicos con un prota mamado o parcialmente desde el inicio(casi nunca es humano) así que me gustaría ,si es que pueden ,que traduzcan "Re:Monster" .
    A por cierto es cosa mia o todavía no han traducido el crossover de "OverlordxAltina"
    Me encantarpia leerlo pero solo lo veo en Ingles
    Bueno gracias por la traduccion y no los aburro mas XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. El Crossover ya fué traducido por AkatNovels, el mismo que se tradujo todo lo de Altina hermano.

      Eliminar
  17. Gracias por el cap. aunque ya se viene lo bueno se me esta haciendo muy lento :/

    ResponderEliminar
  18. Overlord y después Youjo Senki, simplemente genial, muchas gracias

    ResponderEliminar
  19. ohhhhh sii estoy muy feliz y triste x,d que diferencia de póder esta que con el solo caminar mates a mucha gente :v

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por la traducción, es genial saber q cada día tenemos la oportunidad de leer esta entretenida obra

    ResponderEliminar
  21. Respuestas
    1. el proximo tomo va de la teocracia y el reino elfo

      Eliminar
    2. Mennnn donde sacaste esa info pasa el link que me muero de ganas

      Eliminar
  22. Vaya no me esperaba que apareciera tan rapido, seguramente cuando tenga a todos al borde del colapso mental y resignados Ainz aparecerá como un Super Heroe

    ResponderEliminar
  23. Gracias por la traducción y capítulo estuvo muy bueno y haber cuando aparece ainz-sama.

    ResponderEliminar
  24. trankilo tomate tu tiempo no tengo afan aun tengo que comezar a leer las otras varioaciones de eta novela que se encuentrna en esta paguina dame algo de tiempito no me molestaria una por semana no tengo afan asi puedo leer las otras novelas de overlor y poerme totalmente al dia

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. 503/552 Paginas Traducidas

    La felicidad no es efímera

    ResponderEliminar
  27. la primera parte del cap fué intensa, ojala el tomo 13 termine bien y no nos deje en ascuas

    ResponderEliminar
  28. Muy agadecido por la traduccion .
    No puedo esperar a leer la continuacion y conclusion de este tomo.
    Felicitasiones a los que hacen posible el poder leer esta obra en español.
    GRACIAS!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  29. El próximo tomo sera en 2019 esto es triste

    ResponderEliminar
  30. Tal vez no es el lugar...depronto a Bryan no le guste pero si te interesa leer re:monster puedes leerlo en el blog de princescans que va por el día 301 hasta el momento....

    O también podrían hablar con ella para que permita que ustedes puedan colgarlo en esta página

    (Prefiero leer lo editado por ustedes y por alguna razón me siento mucho más como leyendo en esta página

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 5

—Deprisa...

—¡Uooooohhhhh!

Un fuerte ruido resonó alrededor de Neia mientras las piedras volaban. El sonido parecía barrer con la ansiedad de su corazón.

Las piedras lanzadas golpearon a los demihumanos, que aún dudaban. Aunque distaba mucho de ser fatales, parecía que habían causado cierto daño.