Ir al contenido principal

Youjo Senki, Volumen 2, Capitulo 3


Norden II


EL MISMO DÍA, EN ALGÚN LUGAR DEL CUARTEL GENERAL DEL EJÉRCITO IMPERIAL EN NORDEN

El frío de Norden naturalmente urge a la gente a prepararse obsesivamente. Dicho esto, es una fijación agradable. Un fuego que arde en el hogar, su calor llenando la habitación, es una característica indispensable de un invierno nórdico tranquilo.

"Bienvenida a Norden. ¿O supongo que debería decir, 'Bienvenida de vuelta'? Estamos encantados de tenerla, comandante von Degurechaff."

"Sí, regresar a este campo de batalla me trae recuerdos. Estoy ansiosa por servir a sus órdenes, General von Rudersdorf."

Hay algo malo en los oficiales del Estado Mayor y sus expresiones extremadamente serias mientras están teniendo ese intercambio totalmente fuera de lugar. Por supuesto, el General de División von Rudersdorf y la Mayor von Degurechaff simplemente han juzgado que es más fácil hablar pragmáticamente el uno con el otro, por lo que se llevan bien relativamente rápido.

"...Ahora, déjame decirte que es un trabajo maravilloso el que has estado haciendo desde el principio. He oído hablar del coronel von Lergen, es un gran logro".

"Es un honor, señor."

"Ah, pero no esperaba menos. Sabía que hacer que Zettour te enviara aquí era lo correcto".

La relación de cooperación entre estos dos genios dentro del Estado Mayor es realmente increíble. Para bien o para mal, el único que puede salirse con la suya con el subdirector del Cuerpo de Servicio es su compañero o su jefe. Como Zettour tuvo que ser persuadido para que la despacharan, se prepara interiormente para que el subdirector de Operaciones la haga trabajar hasta los huesos.

"Será bueno contar con tu apoyo".

"Haré todo lo que pueda, aunque puede que no sea mucho."

"Eso está bien. Entonces vayamos al grano".

"Sí, señor."

"¿Tiene su unidad experiencia en misiones de ataque en posiciones enemigas?"

"Un puñado de nuestros miembros principales tienen alguna experiencia en el frente del Rin, pero eso es todo. En Dacia, principalmente hicimos ataques aéreos, e incluso entonces no fueron muchos".

"Así que es más o menos como temía... Pero al menos entiende cómo se hace en teoría, ¿verdad?"

"Sí, señor. Aprendí con la Compañía 205 en el frente del Rin".

"Muy bien, entonces seré franco. Quiero que pienses en esto como una operación aérea. Mayor, probablemente haremos que su unidad tome la línea de defensa enemiga".

"¿Se refiere a empujarlos hacia atrás? Cualesquiera que sean sus órdenes, me gustaría empezar de inmediato".

"Es muy considerado de su parte, pero imagino que tendrá que hacer preparativos cuidadosos. Me gustaría que te concentraras en entrenar por un tiempo."

"¡Gracias! Pero, ¿está seguro de que está bien?"

"Está bien, te haré trabajar duro cuando llegue el momento."

"Sí, señor. Le prometo que estaremos listos de todas las maneras posibles.”


«««««««««»»»»»»»»»


EL PRESENTE

El corresponsal especial del Londinium Times, Jeffrey, nos contó una teoría que tenía sobre la Undécima Diosa.

En general, pensó que la noción de su existencia tenía algo de verdad. A pesar de que no era una perspectiva muy agradable, consideraba que la posibilidad era razonablemente alta.

Hoy quería ver si no era más que un rumor del campo de batalla o si tenía alguna base en la realidad.

Toda la gente que preguntamos relacionada con la Undécima Diosa se negó a comentar sobre su existencia.

Normalmente, la mayoría de la gente lo negaría o confirmaría, pero nadie quería hablar de ello en absoluto.

Las negativas eran tan firmes.

"¿Es algo de lo que el ejército se avergüenza?"

Cuando hicimos esa pregunta, un general retirado que había estado callado hasta entonces golpeó la mesa casi lo suficientemente fuerte como para romperla.

Se puso en pie de un salto, y la mueca en su cara le hizo parecerse a un ogro. Nos encogimos de hombros a pesar de todo; la ira del general retirado era así de terrible.

"¡Hay un mundo que la gente como tú no puede entender! No estabas en ese campo de batalla", ladró, pateando su silla como si hablar con nosotros fuera ofensivo.

Curiosamente, los otros oficiales retirados presentes también se pusieron de pie al mismo tiempo.

Era como si todos ellos estuvieran comunicando su acuerdo unánime por medio de su silencio. Confieso que las cosas se pusieron bastante incómodas entonces.

Así que esto es verdad.

Pero si dependemos únicamente de lo que hemos visto en persona para hablar de la verdad, no aprenderemos nada nuevo. Por eso me gustaría discutir los datos y la teoría que Jeffrey nos trajo.

Jeffrey dice que la primera vez que la Undécima Diosa fue vista por el Estado no fue en el oeste sino en el norte.

¿Cómo?

Hasta la gran operación de contraataque en el norte al final de la guerra, El Reino Aliado había concentrado sus esfuerzos en las líneas occidentales.

Entonces, ¿cómo vio El Reino Aliado a la Undécima Diosa en el norte cuando debería haber estado en el oeste?

La respuesta, según Jeffrey, es simple.

Antes de que El Reino Aliado se uniera oficialmente a la guerra, enviaron una unidad expedicionaria a la Alianza Entente de Regadonia en secreto.

Sí, El Reino Aliado ayudó en el combate antes de declarar formalmente la guerra.

La gente siempre ha susurrado rumores, pero aparentemente es verdad. Tenemos la documentación para probarlo. Los archivos nacionales fueron un formidable oponente, pero ya han accedido a publicar los materiales.

¿Qué estaba pasando en ese entonces? Descubrimos esta verdad mientras buscábamos una respuesta a esa pregunta.

Aparentemente, el Reino Aliado había decidido intervenir mientras la República y el Imperio estaban ocupados enfrentándose. El comité de defensa nacional recomendó la recopilación de inteligencia en el combate real con el fin de comprender mejor a un futuro enemigo.

En respuesta, se envió a Regadonia un "ejército de voluntarios" formado principalmente por un pequeño número de unidades de magos. Para esquivar las acusaciones de violar el derecho internacional, la fuerza consistía en su mayoría de oficiales retirados y soldados que se habían reunido "independientemente" y se habían movilizado "bajo su propia autoridad". Los archivos aún se niegan a dar a conocer los detalles. Ahora mismo, lo que sabemos al hablar con los involucrados es que se desplegó un grupo del tamaño de un regimiento de magos. Así que tal vez esto tuvo algo que ver.

En ese momento, el Reino Aliado era un país neutral. A pesar de que la creciente escasez de magos aún no se había convertido en una consideración importante como lo hizo durante la mitad de la guerra, el hecho de que tantos fueron fue sorprendente. Este "ejército de voluntarios" era grande en cualquier medida.

Naturalmente, podemos ver que hubo disputas políticas. Y aparentemente, los voluntarios fueron brutalmente aniquilados. Esa fue la peor parte. Después de sufrir la pérdida de valiosos magos de combate, tuvieron que enterrar la intervención clandestina.

Aquí es donde empezamos a ver referencias a la Undécima Diosa. En su informe, el comandante del ejército de voluntarios dice que eso fue lo que los atrapó. Así que empezamos a preguntarnos: ¿Es la Undécima Diosa una persona? ¿O es un término especializado?

La opinión de Jeffrey sobre este punto es simple.

"Suministrar infierno" son exactamente veinte caracteres cuando se incluye el espacio. En otras palabras, era una forma eufemística de quejarse de la gestión de la dirección en una situación en la que un comentario más abierto no habría sido tolerado. Eso definitivamente sería algo de lo que el ejército debería avergonzarse, ¿no? Por otra parte, el "motín masivo" también funcionaría. En cualquier caso, deben querer ocultar algún tipo de fracaso organizativo.

En resumen, Jeffrey postula que la Undécima Diosa no era una persona sino un fenómeno.

Honestamente, simplemente no puedo estar de acuerdo. Estaba incrustado en el frente occidental, y por lo que recuerdo, los suministros estaban llegando tan bien como se podía esperar. Y la disciplina parecía estar bien por lo que podía ver. Por supuesto, sólo soy un reportero, pero he estado en ello durante mucho tiempo, así que debería ser capaz de darme cuenta.

Más que nada, hubo un número anormal de bajas en el frente occidental. No, se podría decir que lo anormal se convirtió en la norma; era como otra dimensión allá afuera. No sería sorprendente descubrir que un demonio había estado desenfrenado. Así que nuestro debate no ha llegado a ninguna parte.

Bueno, el Londinium Times sirve como un perro guardián que vigila al gobierno. WTN se especializa en ofrecer noticias del extranjero, así que tal vez tengamos puntos de vista diferentes.

De todos modos, me gustaría que siguiéramos investigando esto. Por último, también me gustaría decir lo bendecido que estoy de tener una esposa tan comprensiva.

Bueno, entonces, hasta la semana que viene.

Andrew, corresponsal especial de WTN



«««««««««»»»»»»»»»




16 DE NOVIEMBRE DE 1924, COMANDO DEL GRUPO DEL EJÉRCITO DEL NORTE, SALA DE REUNIONES DEL ESTADO MAYOR

No sé de qué época era, pero un gran hombre nos advirtió una vez: "La victoria es como una droga."

El triunfo militar trae gloria radiante y la más espléndida intoxicación a una nación. Por esa razón, cuando la gente se emborracha de victoria, sólo piensan en conseguir más. Pronto, nadie podrá preguntar para qué es la victoria. El romanticismo militar tiene un efecto violento en los países.

Por eso a nadie le gustan los soldados pragmáticos. Tienen suerte si solo los llaman cobardes.

"Por lo tanto, creo que evitar pérdidas y mantener las bajas al mínimo es lo más conveniente."

Dibujado en el mapa está el Ejército Imperial retirándose. El enemigo está montando una persecución predecible. Es una propuesta de retirada para no forzar demasiado las líneas de suministro. Si un oficial normal sugiriera este plan, tendría que estar preparado para una serie inmediata de nombres peores que cobarde.

Y la sala de reuniones se congeló por un momento. Sin tener idea de cuándo el Coronel General von Wragell podría explotar en su asiento en la cabecera de la mesa, el Teniente General y Jefe de Estado Mayor von Schreise se molestó interiormente, pero al mismo tiempo, el ambiente era tan tenso que quería enterrar su cabeza en sus manos.

"Moviendo las líneas hacia atrás, creo que podemos reducir la inevitable carga de la distancia en la logística, así como simplificar los planes para una ofensiva de primavera."

Pero Tanya, que había ignorado a propósito la atmósfera y había expresado sus pensamientos sobre el asunto, se sienta calmada. Actuando como si hubiera terminado su informe, su impasible cara de presentación es ilegible mientras ignora por completo las miradas del personal.

En realidad, no importa lo tormentoso que se ponga en la sala de reuniones del Grupo del Ejército del Norte, simplemente no puedo verlo seriamente como algo que tenga que ver con ella. Su batallón ha llevado a cabo su misión y ya ha regresado a su base por el momento. Sólo está presente porque el general von Rudersdorf le ordenó que asistiera, ya que tenía tiempo.

Cuando se trata de eso, Tanya es parte del Ejército Central, sirviendo directamente bajo el Estado Mayor, así que no tiene un lugar en la cadena de mando del Grupo del Ejército del Norte. Y es precisamente por eso que propuso, como un pequeño consejo, que aprovechen este tiempo para acortar y consolidar sus líneas.

En realidad, no quería interferir tanto al principio. Pero Rudersdorf estaba allí como representante de la División de Operaciones del Estado Mayor - así que pensó que ser agresiva era su trabajo.

Un general importante en el Estado Mayor sirviendo como jefe de sección tiene mucha más influencia de la que el rango indica, así que pensé en escucharle educadamente. Pero luego, antes de la reunión, declaró que le gustaría escuchar las opiniones de los oficiales de campo, y varios comandantes de brigada fueron seleccionados para comentar. ¿Quizás sus informes no le satisfacían? A pesar de que sería más fácil contar hasta su rango desde abajo, la pelota le había sido pasada.

En ese caso, sentí que probablemente debería mostrarles a estos imbéciles, que no pueden ofrecer un comentario directo, cómo se hace. Los únicos que no dan su opinión en las reuniones son los ineptos o los idiotas demasiado preocupados por lo que piensen los demás. Dicho esto, también hay veces en que alguien tiene que ponerse de pie y soportar el peso de la frustración reprimida de la mayoría silenciosa. El hecho de que haya que forzar a alguien a desempeñar este papel, que recuerda al barco que aleja el fuego del resto de la flota, es un problema que sin duda afectará a todas las organizaciones para siempre.

Y si el jefe del grupo enviado desde Central va a mantener la boca cerrada, entonces el papel del chivo expiatorio recae en mí, otra persona que proviene de Central, con logros en el campo por si fuera poco. Es agravante pero cierto.

En primer lugar, rechacé un ataque del tamaño de un regimiento. Es una hazaña sólida que nadie puede negar. Además, mis considerables logros en Dacia como especialista en ataques móviles deberían dar algo de peso a mi comentario.

Mi batallón hizo lo que pudo. Son un puñado de fanáticos de la guerra, pero lo dieron todo. Retrocedimos a un regimiento y derribamos sus bombarderos. Podemos estar orgullosos del serio golpe que le dimos al enemigo.

"Hmm, la propuesta de la Mayor von Degurechaff es bastante novedosa... ¿Cuál es el punto de vista del Grupo del Ejército del Norte sobre la logística involucrada?"

"¿"Bastante novedosa"? Tiene la piel más gruesa de lo que pensaba.

Pero supongo que Central no puede decir que las líneas de suministro están peligrosamente sobrecargadas. Nuestros ahora destituidos predecesores, soñando con aplastar el cerco, movilizaron al Gran Ejército con el equipo apropiado para luchar en el norte, sólo para que se desplegaran apresuradamente al frente del Rin. No es sólo el general von Rudersdorf, nadie podría preguntar de quién fue la culpa las sucias líneas de suministro, porque la culpa es de los errores de sus predecesores.

Por otro lado, si fue simplemente un fracaso organizacional, el problema no debería requerir que Central lo maneje con tanta delicadeza. La cuestión es que el Imperio está entrando en pánico, y el enemigo se está aprovechando de ello. El invierno ya está en camino, y en parte debido a que el Grupo del Ejército Imperial del Norte carece de los suministros que necesita para resistir el frío de Norden, los movimientos del Imperio se están limitando severamente. La Alianza Entente, por supuesto, está en su territorio, por lo que sus comandos dominan y constantemente llevan a cabo ataques guerrilleros contra las bases de abastecimiento del Imperio. La seguridad en los pequeños depósitos ya está en ruinas y es cada vez más difícil de mantener. Pero los soldados todavía necesitan pan si van a marchar a la base logística enemiga.

Si fuera una desventaja táctica que necesitáramos arreglar, los comandantes todavía tendrían espacio para trabajar. Como si simplemente luchar duro pudiera resolver las cosas. Pero los suministros en un depósito incendiado no pueden ser recuperados. La conclusión a la que llegué es simple. No está claro si el Ejército Imperial tiene suficientes provisiones para sobrevivir el invierno. Los suministros existen, pero deben ser cuidadosamente manejados.

Y ese tiempo podría ser usado para reorganizar las líneas. Ajá, por eso me sugirió que me preparara con cuidado antes del ataque aéreo al enemigo. Si quieres ganar tiempo con ataques de acoso, las operaciones aerotransportadas son una opción efectiva.

Pero Tanya (yo) no está muy bien informada cuando se trata de la psique humana promedio. Por supuesto, ella vendría a esto desde la perspectiva del ataque aéreo de su propia unidad en la ofensiva de primavera.

Pero por eso, si estoy aquí, tengo que hacer sonar la alarma sobre el peligro que representa la preparación de nuestros suministros de invierno, y declarar que aspirar a un rápido final de la guerra es un riesgo demasiado grande.

El general Jekof von Schreise apenas se resiste a perder los estribos mientras revisa a fondo el plan como jefe de estado mayor del Grupo del Ejército del Norte. Al mismo tiempo, la parte de él que permanece fría y racional grita en su mente acerca de lo malo que es esto.

En realidad, esta propuesta es sólo eso y nada más. En otras palabras, es simplemente una opción posible. El general von Schreise es un veterano que se ha abierto camino en la meritocracia del Ejército Imperial. Puede ver que a pesar de tener su fuerza principal, el Gran Ejército, retirado y la inferioridad numérica local de sus magos, el Imperio todavía tiene una clara ventaja sobre la Alianza Entente.

Ciertamente, entiende que la quema de las bases que abastecen a las líneas del frente, incluyendo pequeños depósitos, fue una espina clavada en su costado. Está aliviado de que después de derramar algo de sangre de magos enemigos, las redadas se detengan. Pero al mismo tiempo, está igualmente preocupado por los problemas de suministro en el frente de batalla. No, no es que no sea consciente de los problemas.

Pero que la comandante von Degurechaff, enviado desde Central, lo señale con franqueza es otra cuestión.

"Mayor von Degurechaff, me gustaría confirmar algo." Después de un momento, un oficial de logística habla. "¿Nos imaginas cavando y esperando el invierno?"

"Sí", responde con calma. Su tono es bastante natural. "En este momento, no podemos mantener las líneas de suministro. No estamos obligados a complacer al enemigo malgastando a nuestros compañeros y hombres en una ofensiva inútil".

Schreise miró al personal de Logística y Operaciones. Como él esperaba, Logística se resistió a la necesidad de gritarle con un desagrado obvio y expresiones que parecían decir que no estaban comprando su plan.

Después de todo, hasta el soldado más humilde sabía que no había suficientes suministros; ni siquiera necesitaba autorización de seguridad para darse cuenta de eso.

No era como si este personal de Logística fuera extraordinariamente hábil, sino que era capaz de acercarse a los suministros con sentido común. Entendieron muy bien que no tenían suficiente material. También sabían que aunque el caos se debía a un error por parte de Central, los que cometieron el error en primer lugar ya habían sido desestimados. Su continua insatisfacción tuvo que significar que la apariencia de Degurechaff estaba afectando su juicio. Nadie quería ser el tipo de adulto que le pegaba a un niño. Si Rudersdorf sabía eso y estaba haciendo que Tanya hablara por esa razón, era un tipo bastante astuto.

Pero aunque el personal de Operaciones se estaba conteniendo, sus máscaras estaban comenzando a agrietarse, mostrando los límites de su tolerancia. Esto no sorprendería a nadie, pero su propósito era diferente al de la logística. Todos los días los otros grupos del ejército los presionaban, preguntándoles cuánto tiempo más iban a prolongar el conflicto. Después de todo, Dacia, con el mismo número de tropas comprometidas en el campo de juego, había caído en seis semanas. Las críticas contra el Grupo del Ejército del Norte "que sigue luchando allí arriba" se agudizaban cada día que pasaba.

"Mayor von Degurechaff, si hiciéramos eso, estaríamos perdiendo tiempo."

"¿Eh?"

Había todo tipo de expresiones alrededor de la mesa, pero en general, todo el mundo estaba esperando a ver qué pasaba.

El personal de Operaciones miraba especialmente a Schreise para entender la intención de su jefe.

Schreise asintió y presionó su punto. "Pronto será año nuevo. No queremos una guerra larga. Y no queremos agotar los suministros, ni podemos seguir atando tropas aquí".

Operaciones continuaron, impartiendo detalles internos de las luchas de las fuerzas del norte. El Comandante Ragheno del Grupo del Ejército del Norte expresó su acuerdo con una inclinación de cabeza, y Schreise sintió que parte de la tensión le salía de los hombros. Aparentemente, el deseo de poner fin rápidamente a la guerra no era sólo el deseo de Operaciones, sino también un punto de vista compartido por los altos mandos. Eso debe haber significado que las fuerzas del norte estuvieron de acuerdo en que, al menos en un momento dado, era la principal preocupación. Y por eso miró a Rudersdorf, desvergonzado y alegremente escuchando su debate con una sonrisa pegada en su cara; quería averiguar lo que realmente buscaba el hombre.

"El enemigo se enfrenta a las mismas condiciones." Operaciones había planteado sus objeciones casi con pánico, pero su respuesta fue fría y tranquila. Degurechaff, completamente despreocupada por todos los ojos que la miraban, dio un argumento en contra.

"En lugar de malgastar nuestros recursos en territorio enemigo, deberíamos esperar una oportunidad para resolverlo en un ataque decisivo."

"Logística no puede soportarlo". Su sugerencia se hizo teniendo en cuenta sus circunstancias. Por supuesto, por eso propuso reducir sus líneas. Pero no había llegado a esta solución a tientas en la oscuridad; su actitud decía que creía plenamente que era su única opción. Ella no podía ni siquiera prestar atención a las sugerencias de los Oficiales de operaciones que querían escapar de esta fase de la guerra poniéndole fin rápidamente. No, la expresión de su delicada cara decía que creía que su plan era estúpido.

"En el momento en que salgas, ya habrás llegado lo más lejos posible." Presionando ligeramente sobre su sien derecha, Schreise miró con ira al personal de Logística.

Habían garantizado que los suministros cubrirían una corta ofensiva. El problema era que la garantía era la disponibilidad, y eso era todo. Nadie le había presentado un plan infalible para entregar realmente esos suministros a las unidades que estarían avanzando al borde de las líneas del frente.

"Podemos cubrir una ofensiva corta sin problema. Hemos asegurado casi todas las provisiones que necesitamos para el frente."

Al echar un vistazo, los oficiales de logística mencionaron que tenían suficiente munición estándar para dos batallas y raciones para tres semanas. Tenían valores básicos de combustible de aviación y de uso general. Sus números mostraban que el ejército podía luchar durante tres semanas. Tres semanas. Ahora que el frente norteño había sido reorganizado y las unidades se preparaban para una ofensiva, si lanzaban un gran empuje, podrían envolverlo dentro de ese tiempo. Las fuerzas de reserva del enemigo ya se habían agotado, así que si pudieran ocuparse del resto en el frente con una gran ofensiva...

Pero Degurechaff contestó sin siquiera fruncir el ceño ante sus informes. "Estoy en contra. El enemigo está oponiendo una dura resistencia. No creo que podamos abrirnos paso en tan poco tiempo". Rechazó rotundamente la idea, como si pensara que era simplemente irrazonable. "Una vez que las tropas se alejen más de veinte kilómetros del tranvía, nos veremos obligados a mantener las líneas de suministro con gran cantidad de mano de obra. Un avance constante de invierno está prácticamente fuera de discusión". Ella suspiró con fuerza.

Algunos de los oficiales hicieron una mueca de dolor, pero Schreise se mantuvo firme incluso bajo su crítica mordaz.

Estaba seguro de que la limpieza de los restos del enemigo llevaría una semana como mucho. Incluso en el peor de los casos, no creía que el enemigo pudiera resistir una ofensiva importante durante tres semanas. El único elemento preocupante, el comando de los magos enemigos, había sido neutralizado en su mayoría. Irónicamente, la que había jugado un papel importante en su eliminación era la persona que estaba obstinadamente en desacuerdo con él, la comandante von Degurechaff.

Incluso la situación logística podría mejorar si los ingenieros de campo realizaran el mantenimiento de las carreteras y establecieran más trenes ligeros. Francamente, la incondicional objeción de los oficiales centrales era sólo un dolor de cabeza en este momento. Si pudiera encontrar una manera de deshacerse de ellos, seguiría aguantando.

"Tienes razón, pero el enemigo está demasiado cansado para pelear. Tú eres la que ha conseguido una victoria a pesar de que te superaban en número dos a uno. ¿Realmente crees que necesitas estar tan asustada de la Alianza Entente?"

Después de todo, también en lo que se refiere a las bajas de los magos, el ejército enemigo había sobrepasado sus límites durante mucho tiempo. Aunque las otras potencias intervinieran hasta cierto punto, cuando un batallón de magos imperiales recién formado podía ahuyentar a todo un regimiento de la Alianza Entente, decía algo sobre el estado de los asuntos de su oponente.

La mayor línea de defensa del enemigo sólo montaba ataques esporádicos. Capturar la totalidad de la Alianza Entente era sólo cuestión de tiempo. Algunos miembros del personal de inteligencia intentaron convencer a Tanya.

" Ganaremos con la fuerza y la calidad de nuestras tropas. Deberíamos movernos ahora en vez de quemar nuestros limitados suministros sin hacer nada".

La inteligencia que habían reunido de los prisioneros enemigos indicaba que sus oponentes no sólo estaban necesitados de armas y municiones, sino también de comida. Los servicios de inteligencia ya habían decidido que el ejército enemigo había perdido la capacidad de luchar como un todo cohesionado.

En lugar de acampar al otro lado del camino, el Grupo del Ejército del Norte quería poner fin de forma decisiva al conflicto antes de que comenzara el invierno, pero debido a la obstinación de una Mayor, el debate se había alargado. Qué enorme pérdida de tiempo.

Schreise no podía ser el único que pensara que él la habría echado inmediatamente si ella no fuera una representante del punto de vista del Ejército Central.

"¿En serio? Personalmente, sólo puedo recordar dos batallones desgastados por los esfuerzos de nuestros compañeros soldados y un grupo sin apoyo del tamaño de una compañía aumentada".

La persuasión de Inteligencia sólo les dio una respuesta que arruinó sus planes.

Si no hubiera logrado nada, entonces podrían echarla por ser claramente una mocosa que no sabía nada del campo de batalla. Debajo del exterior digno de Schreise, estaba rechinando los dientes. Los logros de ella eran extraordinarios.

Siempre fue así. El Grupo Central del Ejército estaba constantemente empujando a los grupos regionales del ejército con órdenes que no eran apropiadas para sus circunstancias reales. Pero Rudersdorf, el pupilo de Schreise en la universidad de guerra, le había susurrado al oído lo inútil que era negarse a cooperar con la Central. La cuestión delicada era que el oficial-comandante superior del Grupo del Ejército del Norte de Schreise, el coronel general von Wragell-estaba muy enfadado.

A pesar de que se estaba haciendo viejo, el veterano que durante mucho tiempo había estado defendiendo el norte estaba furioso porque la Alianza Entente estaba tratando de pisotear su hogar, su patria, pero lanzó maldiciones al Estado Mayor en igual medida por sus repetidos errores. Así que cuando Schreise pensó en su jefe, que tanto deseaba aplastar esta amenaza con sus propias manos, se sintió deprimido.

"Eso no cambia el hecho de que venciste a un enemigo que te superaba en número. Destruyó un grupo el doble de su tamaño".

"Los únicos asesinatos confirmados fueron menores al valor de una compañía. Fue menos derrotarlos y más simplemente ahuyentarlos."

El personal mágico frunció el ceño mientras Degurechaff enfatizaba indirectamente que su batallón había ahuyentado al enemigo. Después de eso, el Grupo del Ejército del Norte había perseguido y logrado casi nada. Llegaron al punto de contar a cualquiera que hirieran, incluso ligeramente, como una muerte confirmada, mientras que el Ejército Central no informaba.

Se les había concedido una concesión. Sabía que estaban recibiendo algún tipo de consideración por su reputación. Se decía que habían derribado un batallón, pero el marcador pertenecía en su mayoría a las tropas del Ejército Central. Sólo unas pocas personas estaban al tanto de los tratos entre bastidores.

Por eso, como la mayoría de los presentes parecían perplejos, Schreise le echó un vistazo al personal de magos. ¡Nos lo debes, así que hazla callar!

El trabajo de un oficial de Estado Mayor es elaborar un plan concreto para actualizar las intenciones de los oficiales de más alto rango. Así que intentó persuadir a Degurechaff otra vez. Por favor, comprenda los deseos de sus superiores y relaje su postura!

"Puedes decir eso, pero en nuestra batalla juntos, la verdad es que lograste lo máximo con tu feroz lucha." ¿No había cambiado la marea de la guerra su lucha dedicada? "Dices que era sólo una compañía, pero esa compañía era el núcleo de la única unidad de comandos del enemigo. Eso es lo mismo que eliminar la columna vertebral de todo el regimiento". ¿Acaso no los había derrotado admirablemente ? "Mayor von Degurechaff, agradezco su prudencia, pero creo que usted y su batallón podrían proteger las líneas de suministro." Si alguien puede hacerlo, ¡seguro que el Batallón de los Magos Aéreos 203 puede!

Insinuó indirectamente que las contribuciones de ella y su batallón eran muy apreciadas. Incluso si estoy ignorando sus argumentos de precaución, no estoy fallando en apreciar al Batallón 203 de Magos Aéreos. Un oficial de campo de alto rango que llevaba la insignia del personal estaba, extrañamente, halagando a alguien que todavía era sólo un mayor, aunque llevaba la insignia del personal.

Trabaja conmigo aquí, por favor.

Miró a la Mayor von Degurechaff con el mismo deseo silencioso que todos los demás, con cuidado de no dejarla sospechar cuánta presión estaba tratando de ejercer sobre ella. Pidió permiso para hablar, como si nada fuera extraño, y se quedó de pie con indiferencia.

"Ni siquiera sé qué decir en respuesta a un elogio tan inmerecido."

¿Ella lo entiende?

Sí, fue justo cuando todo el mundo suspiraba aliviado y el ambiente tenso comenzó a relajarse...

"Pero por lo que puedo decir, las unidades de mando de la Alianza Entente son una mezcla de infantería y magos, así que no creo que derribar una sola compañía obstaculice mucho sus actividades."

"...¿Qué quiere decir, Mayor von Degurechaff?"

"Señor, es cierto que en las escaramuzas locales mi batallón salió victorioso. Pero ese grupo era el mismo que nuestras tropas lucharon duro para agotar y aislar. Hemos ahuyentado a un enemigo debilitado por batallas consecutivas, así que no creo que pueda decirse que mi batallón se haya llevado la peor parte de su ataque".

¿Ni siquiera puedes ahuyentar a un enemigo debilitado? Parecía decir con una pizca de maldad. Probablemente no a propósito.

"...Eres muy humilde, ¿no?" murmuró uno de los oficiales, doblando las comisuras de su boca en una sonrisa que era más bien una mueca de desprecio.

Normalmente, la regañarían. Eso es lo que todos pensaban, pero todos dudaron. ¿Regañarla por qué? ¿Por perturbar la armonía del grupo de oficiales? Pero todo lo que había hecho era compartir su opinión sobre una situación militar. Silenciarla iría en contra de las tradiciones del Estado Mayor de las que el Imperio, el Reich, estaba tan orgulloso.

La que rompió el silencio en esa atmósfera incómoda fue la misma persona que había creado el estado de ánimo tenso.

 "No, Coronel. Sólo estoy respondiendo basándome en los hechos." La mayor von Degurechaff miró a los oficiales de alto rango. Bueno, era una etiqueta apropiada mirar a un superior a los ojos cuando se dirigía a ellos.

Pero cuando un mago que había estado empapado de sangre y humo de armas en el campo de batalla hasta hace poco comenzó a mirarte fijamente, esa era una historia diferente.

Unos pocos oficiales mágicos temerarios -sin duda inconscientemente- buscaron sus orbes de computación.

"Ya es suficiente". Más es demasiado, decidió Schreise e interrumpió. Mirando a su subordinado, continuó como mediador entre los dos. "Ahora entendemos la opinión de la mayor von Degurechaff. Y sus temores merecen ser escuchados, en parte, pero nuestro apremiante tema ahora mismo es llevar la guerra a un rápido final."

Ya la dejaron hablar mucho. Comprendían tan bien la posición del Ejército Central que se enfermaron. Honestamente, le molestaba más que nada en el mundo, pero podía entender de donde venía ella. Para que un mero comandante protestara tan obstinadamente en una sala llena de oficiales superiores, debía estar bajo órdenes estrictas. Schreise nunca había visto a un mayor con semejante cabeza sin tomarlo en serio.

Así que la pequeña mensajera necesita callarse. La miró fijamente.

"Es mi deber oponerme firmemente. La meta de disminuir la carga de cada grupo del ejército regional podría resultar contraproducente y resultar en una carga mayor".

Pero sorprendentemente, no tuvo ningún efecto en ella. Sin dudarlo ni siquiera un poco, ella, una mera comandante de batallón, dio su opinión al personal e incluso tuvo la audacia de estar en desacuerdo con ellos.

Incluso con el sagrado e inviolable poder del Estado Mayor detrás de ella, se acercaba a un desafío inexcusable a la autoridad.

Una cabeza sólo puede hincharse hasta cierto punto. Hay un límite a lo que se puede tolerar, ¡incluso para los que han recibido la Insignia de Asalto Alas de Plata! A pesar de que quería gritarle y regañarla, reprimió su furia y dijo: "Nuestra intención es disminuir la carga de las tropas. Mayor, por favor, absténgase de hacer comentarios precipitados".

La comandante, aunque todavía bastante nueva, estaba fácilmente cruzando una línea de la que todos los graduados de la escuela de guerra deberían haber sido conscientes. Ella estaba protestando demasiado. Si no estuvieran en una zona de guerra, no se le permitiría permanecer en pie.

Este tipo de comportamiento sólo podía escapar de la reprimenda en un campo de batalla. Fue prácticamente un escándalo, ¿no? Indignados, los oficiales volvieron su ira hacia ella con miradas violentas.

Pero incluso bajo tal censura silenciosa, Degurechaff hizo un movimiento audaz. Levantó la taza de café que le habían servido para la reunión de personal, miró la leche y el azúcar sobre la mesa y murmuró: "...En el oeste, nuestras tropas beben agua sucia, se mueren de hambre y sufren en el barro. El norte es tan afortunado..."

Para los oficiales que la observaban, colgados de cada palabra, la sonrisa en sus labios era ofensiva y profundamente significativa. Al mismo tiempo, escudriñó la habitación con una expresión que parecía preguntar qué intentaban decir exactamente todos desde sus asientos en esta cómoda oficina. Su cara fue la que habló.

"Naturalmente, no creo que eso afecte lo mucho que te importan las tropas..."

Ese comentario fue la gota que colmó el vaso para Schreise.

El Ejército Central siempre estaba haciendo demandas irrazonables a los grupos militares regionales. No pudo soportar más interferencias.

Sin darse cuenta, había pateado su silla y se había levantado. Él no escucharía más de lo que ella decía.

"...Mayor! ¡Si vas a hablar así, entonces vuelve al oeste! No necesitamos cobardes en el norte".

"¿Es esa la voluntad de los mandos del Ejército del Norte?"

"¡Es suficiente!"

Se dio cuenta de que le estaba gritando a un oficial. Le agarró la necesidad de echarla.

La mayoría de los demás en la habitación momentáneamente silenciosa se mordieron la lengua, pero sintieron lo mismo.

Entonces, con una despreciable calma, Degurechaff hizo una espléndida despedida. "Entonces si me disculpan."

Con eso, se enderezó suavemente y se inclinó. Apenas podían creerlo, pero ella se acercó a la puerta con movimientos fluidos y salió de la habitación. Nadie intentó detenerla.



«««««««««»»»»»»»»»



CUARTEL GENERAL DE NORDEN HQ, OFICINA DEL GENERAL VON RUDERSDORF

Fue después de que la comandante von Degurechaff hubiera tirado educadamente su guantelete y abandonado la reunión sin poder desahogarse. Al enterarse de que había pedido verlo con la mayor urgencia, el General von Rudersdorf asintió con la cabeza. Justo lo que pensaba. Ella nunca decepcionaba, así que él la apreciaba por eso.

Eso es lo que tenía que hacer.

"Sé lo que vas a decir."

Por eso dijo implícitamente que irían al grano. Deshazte de las formalidades vacías y escúpelas.

"Señor, francamente, considerando la situación en la que estamos, una ofensiva es imprudente! ¿Por qué no la detiene?"

"Mayor, quiero que me diga lo que realmente piensa."

Ella plantea estas objeciones indirectas.

Sí, era divertido verla mantener la compostura y dar su opinión con toda la etiqueta correcta a pesar del enojo que sentía en sus ojos. Pero no quería escuchar pensamientos tácticos y formulistas.

"Respetuosamente, señor, soy oficial del Estado Mayor. No creo que esté en posición de decir nada más."

"Ya veo. Eres muy fácil de entender. Habla libremente."

"Gracias, señor."

Él la había instado a que dijera lo que pensaba, así que aceptó su respuesta cortés pero también aguda.




Aha, ¿así que su crítica es tan intensa que sería imperdonable que un oficial de estado mayor le diera voz? Es una forma interesante de transmitir tu punto de vista.

Aunque no decía exactamente lo que pensaba, transmitía sus pensamientos con una sola observación indirecta.

"Por eso Zettour la aprecia tanto, mayor. Espléndido. Ahora vayamos al grano".

Zettour estaría encantado. Ya veo. El trabajo va bien con un mago que tiene la estrategia en su radar y es también un destacado comandante de batallón.

"¿Qué pensaría de esta ofensiva si la considerara una distracción, Mayor?"

"Sería un ataque de apoyo casi perfectamente cronometrado... Ah, ¿pero quiere decir como señuelo, asumiendo otro ataque principal?"

Tiene una cabeza decente sobre sus hombros. Es rápida y, lo que es más importante, tiene la inteligencia para combinar lo que estoy tratando de decir con lo que ya sabe. Es uno de los pocos talentos que tiene la serenidad de un oficial del estado mayor más el coraje de un comandante.

" Evalúe los efectos que tendrá en los distintos frentes".

"Como mínimo, la República y los países que la apoyan vigilarán el intercambio en Norden, pero poder distraerlos de los preparativos ofensivos no nos da un beneficio muy grande... Entonces, ¿hay una verdadera operación en Norden? No, las líneas de suministro no podrían..."

La forma en que se perdió en sus pensamientos, como si hubiese olvidado su ira de hace un momento, mostraba la tranquila sensibilidad que era una cualidad muy deseada en los oficiales del estado mayor. No mucha gente podría pensar en el comando bajo los ojos fríos de un tercero. Y es por eso que esos pocos individuos excepcionales siempre fueron bienvenidos en el Ejército Imperial.

"Y si va bien, tal vez podamos atar los refuerzos enemigos."

"Con el debido respeto, señor... no veo cómo lanzar una ofensiva con el objetivo de atar refuerzos enemigos podría ayudar a otros frentes. No creo que las fuerzas involucradas en este frente envíen suficientes refuerzos para afectar al frente del Rin... lo que significa que la ofensiva debería ser una finta con algún objetivo estratégico en Norden".

Cuando le dijo que averiguara el significado de la ofensiva del Ejército del Norte, a la que se oponía, ella llegó tranquilamente a la idea de una finta en Norden. Impresionante, Rudersdorf pensó y elevó interiormente su opinión sobre ella.

"Hmm, continúa."

"Para ser franca, ¿piensa ocupar territorio tras las líneas enemigas? Me ordenaron que me preparara para un asalto aéreo... así que necesitaríamos algún tipo de distracción y luego... ¿En la retaguardia? ¿Es la parte de atrás?"

Pero una conversación es una calle de doble sentido. Al mismo tiempo que Rudersdorf lee entre líneas, también lo hace Tanya. Ella está pensando que ha visto y oído algo así antes, y finalmente se las arregla para liberar la memoria de los rincones más profundos de su mente.

"¿Qué pasa, Mayor?"

Dejando pasar la pregunta de Rudersdorf en los bordes exteriores de su conciencia, Tanya ensambla los fragmentos de la memoria que ha tomado.

Atando fuerzas enemigas en el frente. Una finta. Un asalto en la retaguardia. Recuerda. Sé que he oído algo así en alguna parte antes. Y era el tipo de noticias que realmente me gustaba oír...

¿Dónde? ¿Dónde lo oí? No, podría haberlo oído o leído. Pero sé que lo he visto antes.

"Detrás, atrás... ¿Líneas de suministro? Sí, su suministro. ¿Cortarlos?" A medida que las piezas se juntan, murmura sin darse cuenta. Ella excluye incluso la forma en que la cara de Rudersdorf se endurece en shock mientras habla y enfoca sus pensamientos.

La parte de atrás, sí, ¿algo por detrás? Fue... Sí, una patada encantadora desde atrás.

De repente, una palabra aparece en su mente. ¿Inchon? Sí, La batalla de Inchon.

...Eso es todo. Esa inmensamente y placentera patada en el culo a los comunistas. MacArthur hizo un milagro con su escaso talento: la Batalla de Inchon. Hicieron un cerco a gran escala y aislaron al enemigo por detrás. Fue un ataque decisivo que provocó el colapso del ejército norcoreano.

Una gran inversión de los anales de la historia mundial, donde el capitalismo derrotó al malvado comunismo!

"Señor, si las principales fuerzas enemigas están concentradas a lo largo de las líneas del frente, ¿una operación terrestre en la retaguardia no sería una forma de acabar con esto?"

Parece que acaba de recordar la existencia de Rudersdorf, pero su repentina pregunta y su tono tranquilo parecen contrarios a su desbordante confianza.

Pensando en la Batalla de Inchon, se da cuenta de que la estrategia vigorizante y admirable de patear a los comunistas por detrás podría emplearse contra otros enemigos además de los comunistas. Después de todo, es una manera de rodear completamente al enemigo y obtener su propia logística organizada. Si hay algo malo con el plan, es que requiere el control absoluto del mar y la ausencia de la fuerza principal del enemigo....

"Una operación anfibia a gran escala en la retaguardia seguida de un cerco para cortar su cadena de suministro. ¿Así que la ofensiva sería una distracción para la operación de aterrizaje?"

Para Tanya, todo lo que ha hecho es redescubrir el hecho histórico, por lo que olvidó que en este mundo, es simplemente un concepto; aún no se ha convertido en historia.

Así que Rudersdorf se sintió conmocionado cuando Degurechaff lo mencionó con tan tranquila indiferencia, como si ya fuera una conclusión predecible. Pero Tanya se lo perdió por completo.

Después de todo, desde el punto de vista de Rudersdorf, el desembarco anfibio era un plan secreto que sólo había mencionado a unos pocos, y ahora un oficial de estado mayor en el extremo inferior de los rangos medios se lo estaba sugiriendo como si fuera una simple respuesta. Evitó que los músculos de su cara se movieran a través del puro poder de voluntad. Aún preguntándose de dónde había sacado esa idea, le preguntó cautelosamente: "¿Oíste eso del general von Zettour?"

"No estoy segura de entender lo que quiere decir, señor."

Pero Degurechaff dio una respuesta desconcertada. No era como si Rudersdorf pudiera leer todas las emociones y pensamientos de sus subordinados, pero según su experiencia, juzgó que era una reacción genuina y fue inmediatamente consciente de su malentendido. La oficial delante de él no lo había oído de Zettour.

Entonces, ¿podría ser?

No, pensó... pero la pregunta surgió dentro de él: ¿Se le ocurrió la idea de hacer una operación de aterrizaje a gran escala en la retaguardia por su cuenta?

"¿Se te ocurrió a ti?"

"Sí, señor. Considerando nuestra situación, pensé que parecía una opción efectiva".

"...supongo que debería decir que es una idea muy interesante."

Ella lo confirmó tan fácilmente. Era todo lo que Rudersdorf podía hacer para ocultar sus emociones. Mientras trabajaba para mantener su fachada, se asombró de que se le hubiera ocurrido, pero al mismo tiempo, ahora podía entender cómo había sido capaz de hacer un argumento estratégico convincente con respecto al transporte incluso de regreso a la academia.

Así que por eso, él lo entendió. ¿Puedes ver tanto? Estaba estupefacto. De cualquier manera, ella era una oficial terriblemente prometedora.

"Muy bien. Sí, vamos a usar su unidad. Mayor, sus órdenes de transferencia. Su batallón debe estar preparado en la base naval".

"Sí, señor. Entendido."

Vio a Degurechaff mientras ella asintió tranquilamente aceptando sus órdenes; parecía como una niña feliz de ser enviada a hacer un pequeño recado. Y le di las órdenes a esta niña con la misma facilidad con la que la enviaba a hacer precisamente eso...

...Ahh, nunca se sabe lo que pasará en una guerra.

"Pasarás por delante del grupo de desembarco y serás la vanguardia del ejército. Espero grandes cosas de usted, Mayor".

Tener a alguien tan inteligente a la cabeza de la vanguardia... No está mal. Deberíamos poder esperar mucho de la punta de esta lanza.

"Pero, ¿puedo preguntarle algo, señor?"

"¿Qué pasa, Mayor?"

"Si este era su plan todo el tiempo, entonces no necesitaba sugerirme que comprobara la ofensiva del Grupo del Ejército del Norte, ¿verdad?"

Hmm, ella tiene razón. No es que no haya pensado en eso. En realidad no quería pedir que se detuviera la ofensiva del Ejército del Norte y crear mala voluntad, especialmente cuando el Teniente General von Schreise le dijo que el Coronel General von Wragell estaba a punto de explotar.

Pero como Zettour le había dicho, había ventajas y desventajas de hacer todo lo posible para atacar y hacer todo lo posible para evitar atacar. Para Operaciones, menos frentes les facilitarían las cosas, pero el Cuerpo de Servicio tenía que preocuparse de abastecer a las tropas a pesar de todo.

"Bueno, era la condición del General von Zettour."

"¿Qué?"

No creía que necesitara ocultar el hecho. O mejor dicho, pensó que ella se enteraría de todos modos, y decírselo ahora sería un acto de buena voluntad hacia un compañero del Estado Mayor.

"Dijo que deberíamos olvidarnos de la Alianza Entente y centrarnos en la defensa interna. De cualquier manera tiene su lógica, y si el Grupo del Ejército del Norte hubiera estado de acuerdo, te habría enviado al Rin y me habría preparado para sobrevivir el invierno".

"Entendido. Si me disculpa, me iré".


«««««««««»»»»»»»»»



7 CUARTEL DEL EJÉRCITO DEL NORTE
(DONDE EL BATALLÓN SE HABÍA GUARNECIDO)

"¿Mayor?"

El que se encuentra con la Mayor von Degurechaff cuando regresó al cuartel para notificar a las tropas de su reasignación es el Oficial de la Semana, su vice comandante,  el Teniente Primero Weiss. Qué considerado de su parte tener ordenado un abrigo y un café extra, esa eficiencia es habilidad y experiencia. Realmente es un material excelente.

Lo mejor es que no fuma. La nariz de Tanya es sensible al tabaco. Y la reunión de personal siempre está llena de humo. No, no le negaría a nadie los cigarrillos en el campo de batalla, pero me gustaría separar las áreas para fumadores de las áreas para no fumadores. O sólo diles que no me echen humo en la cara. Me pican los ojos y la nariz. Me molesta este asalto a mis conductos lagrimales.

Las limitaciones a los derechos individuales son obviamente opresión y, como tales, difíciles de digerir para la gente. Aún así, estaría bien si asesinara a los oficiales superiores que se niegan a dejar de fastidiarme con su humo en la cara, ¿verdad?

Ni siquiera hacen ningún trabajo, pero los puros que encienden son artículos de lujo. Tanya no puede evitar estar disgustada. El descaro que deben tener para expresar una preocupación inexistente por las tropas. Incluso cuando tengo que soltar alguna mierda sana, mantengo las apariencias mejor que eso.

"Eso fue realmente inútil. Qué pérdida de tiempo y presupuesto".

Podríamos tener una guerra falsa, pero en vez de eso estos locos quieren luchar de verdad. Ni siquiera se necesita un consultor para señalar lo poco que se puede hacer con los escasos y pobres recursos de gestión.

Perdida en sus pensamientos, Tanya deja el maletín sobre el escritorio y comienza a garabatear notas sobre el estado de la guerra en un mapa. Su cubierta de quedarse en el norte no puede mantenerla alejada de las líneas del frente ahora que una unidad de defensa móvil ya no era necesaria para proteger las líneas de suministro que tiraban hacia atrás.

No sólo eso, sino que el Grupo del Ejército del Norte está planeando una ofensiva que huele a marcha de la muerte. Mientras tanto, el Estado Mayor, por su parte, está planeando una operación de aterrizaje secreta alrededor de la retaguardia.

"Estos tipos están demasiado metidos en la guerra."

Desde el fondo de mi corazón, les aconsejo que piensen dos veces antes de rodearse de gente demasiado aficionada a la guerra. No puedo seguirles el ritmo con su idea de pelear apenas con un compañero de armas.

No puedo creer que no quieran construir fortificaciones mientras esperamos y dejar la lucha feroz a los demás.

Me gustaría sospechar que están demasiado empapados en el romance del logro y el militarismo, pero ahora que el Estado Mayor está planeando una operación anfibia importante en la retaguardia, ellos, también, parecen estar más metidos en la idea de luchar de lo que pensaba.

"No puedo entender este mundo."

No quería confesar mi incompetencia, pero decidí que no había nada más que hacer.

Dicho esto, si se trata de una batalla que se puede ganar, entonces debería estar bien abogar en voz alta por el avance. Y si estamos en el aire, podemos volar de vuelta si las cosas se ponen feas. Teniendo en cuenta lo móviles que son los magos aéreos, ella estima que el riesgo es bajo y se entusiasma bastante con el golpe en la parte trasera.

Hasta MacArthur lo logró. El Estado Mayor del Imperio se toma la guerra mucho más en serio que ese tipo, así que estoy segura de que se les ocurrirá un plan ultrapreciso para nosotros. Será la primera vez que luche según un plan de operaciones del general von Rudersdorf, pero cuando intenté hablar con él, me pareció inesperadamente fácil trabajar con él. Esto podría resultar, piensa Tanya, genuinamente deseándolo.

"Tráeme un mapa extra".

 "Aquí tiene, señora."

Pero eso no significa que no haya ningún problema.

Toma el mapa de todo el escenario norteño de su subordinado y lo compara con su mapa de situación anotado.

Ella entierra su cabeza en sus manos y se rompe el cerebro, pero los fiordos realmente tienen una forma óptima para la defensa costera. Podrías bombardear las estrechas masas de agua todo lo que quisieras, así que si pusieras tantas baterías como tuvieras a lo largo de ellas, serían impenetrables.

Lo único que salva a Tanya es la lección de la historia de que a veces una fortaleza construida contra el agua es terriblemente vulnerable a una invasión por tierra, como Singapur. Habiendo tenido ese pensamiento, Tanya intenta mover los peones de acuerdo al escenario que imagina.

Las baterías que protegen los fiordos son sin duda una amenaza para una flota de buques de guerra. Sí, una amenaza, pero para los buques de guerra... Si todos ellos apuntan al mar, probablemente podrían ser volados por detrás con bastante facilidad con explosivos o lo que sea. Y los cañones costeros suelen colocarse frente a la boca de una bahía. No se construyen con la expectativa de bombardeos por detrás.

¿Podemos ganar? Para Tanya, incluso si sus oponentes eran espíritus que se habían desviado del Moominvalley, el factor decisivo es que sus proyectiles defensivos podrían romperse.

"Un ataque por detrás... Supongo que nuestras posibilidades de éxito son bastante decentes."

Es la despedida de un barco que se hunde. Es lo más obvio y con sentido común que se puede hacer. Pero en casos extremadamente raros, el barco no se hunde, y a veces incluso se puede hacer una fortuna. Si esa posibilidad existe, deberíamos contarla como una batalla ganadora. Con ese pensamiento, Tanya enrolla el mapa con el pronóstico de guerra y lo mezcla con los informes para el Estado Mayor.

Después de todo, el Estado Mayor está planeando una operación a una gran escala. Sólo se les puede llamar estúpidos si no tienen un plan de contingencia en caso de fracaso. Es preocupante que la División de Operaciones del Estado Mayor -jefes de sección- esté planeando la operación bajo el supuesto de que las fuerzas del norte ignorarán los "consejos" del Estado Mayor y marcharán hacia el norte. ¿Es la cooperación entre los ejércitos regionales y el Estado Mayor más inestable de lo que pensaba? Este pensamiento ansioso cruza mi mente.

Por otra parte, si pienso en la mala voluntad como un legado de sus predecesores, que encomendaron el Gran Ejército a Norden y luego lo sacaron al instante siguiente, tiene sentido. Ludwig lo estropeó todo. Técnicamente, por supuesto, el Estado Mayor no es más que uno de los comités asesores de Su Majestad Imperial el Emperador -incluso si la autoridad suprema es simplemente el sello de goma para ellos. Cada grupo regional del ejército puede ser nominalmente leal a ese comité, pero si todos no están cooperando bien, eso es un problema.

Pero no, ese es exactamente el punto. Después de darse cuenta, Tanya prácticamente suspira. Probablemente debería estar pensando que si la pequeña aventura de las fuerzas del norte fracasa, el Estado Mayor aprovechará el hecho de que el mundo está observando la incursión al intentar una operación mayor por su cuenta en Norden. Y si eso funciona, el Estado Mayor habrá tomado la iniciativa para dirigir la guerra.

Actualmente, la Alianza Entente puede repeler el avance del Imperio con una estrategia de guerrillas, pero no tienen la fuerza disponible para contraatacar. Hasta que aparezca algún obstáculo para la defensa en Norden, es prácticamente un asunto político considerar algo que no está de acuerdo con los deseos de las élites del Ejército Imperial.

En otras palabras, es un problema de vitamina P. "No quiero mezclarme en esto..."

No, espera. Tranquilicémonos un minuto. Al menos Tanya tiene mucha experiencia. No cometerá el mismo error una y otra vez.

Mi sentido común no siempre es común. ¿Sera que hay algún tipo de religión que enseñe a la gente a amar la guerra y recomiende el suicidio?

"Teniente Weiss, ¿quiere suicidarse?"

"¿Eh? ¿Por qué pregunta eso de repente?" Responde con una pregunta para confirmar su intención. Bueno, a juzgar por su reacción, me preocupo por nada.

Supongo que eso tiene sentido. Después de eso, Tanya toma el café que trajo la teniente segunda Serebryakov. Hace frío en el norte. No hay forma de que pueda soportarlo sin tomar café caliente. La única cosa es que el Comando Norte tiende a tratarme como a una niña y a cargar cada taza con leche y azúcar... Lo odio.

"Es difícil de creer, pero aparentemente habrá una ofensiva total. Qué desperdicio de soldados".

Hasta que llegue la hora señalada para que Tanya abra sus órdenes selladas, le dice a su fiel vice comandante, el Teniente Weiss, sólo lo que puede. No se le puede escapar nada.

En otras palabras, para resumir lo que puede explicar ahora: Habrá una gran ofensiva este invierno. Y con sólo ese contexto, no puede deshacerse de la impresión de que el Grupo del Ejército del Norte está apresurando las cosas con la vista puesta en un avance fácil como el que ocurrió en la guerra con Dacia.

Es como hacer una gran apuesta cuando no se tiene mucho dinero a mano, aunque lo que está en juego es la vida de los soldados, no dañará en absoluto los bolsillos de los oficiales de alto rango. Si la escuela de Chicago la analizara, diagnosticarían una severa falta de incentivos apropiados.

"...¿Hay dinero para la logística?"

Supongo que la reacción incrédula del teniente Weiss es la respuesta de una persona común. A menos que los comandantes del Grupo del Ejército del Norte tengan un concepto extraño de las líneas de suministro, no sé lo que están pensando. ¿Tienen un escondite secreto de dinero en algún lado?

Si es así, esos son recursos fuera de los libros. Tendríamos que despedir a los inspectores. Hablando de pereza. Por eso dicen que no podemos evitar las economías de burbuja. Las auditorías adecuadas son indispensables para que un mercado funcione normalmente!

"¿Cómo podría haber? Una vez que llegue el invierno, los trenes también dejarán de funcionar. No tengo ni idea de dónde planean traer suministros".

Bueno, en cualquier época, también hay mercados en los que sólo los funcionarios que vienen a recaudar impuestos tienen éxito. Para demostrarlo, ni siquiera los creyentes en el sistema de libre mercado piden la privatización de la recaudación de impuestos.

Mientras tanto, hay una fuente de críticas y planes diversos con respecto a los gastos. Mira, incluso la escuela de Chicago está en contra de la privatización de la recaudación de impuestos!

Con ese pensamiento, sin embargo, de repente siento que algo está mal.

"¿Y qué hay de nosotros?"

"Cuando señalé el riesgo de una ofensiva, nos ordenaron ir a la base naval. Así que no creo que podamos esperar fondos para la celebración de la victoria".

Y este es un malentendido absolutamente miserable creado en nombre de la confidencialidad. Incluso si mi intención es ser transferida de acuerdo a la voluntad del Ejército Central, un administrador del Grupo del Ejército del Norte no lo verá de esa manera, así que estoy segura que la sección de Presupuesto rechazará la solicitud de fondos. Pondrán la excusa de que no está bajo su jurisdicción y se negarán a pagar lo que nos prometieron el otro día.

Sólo puedo verlo como intimidación. Incluso si aceptó el traslado, hemos hecho contribuciones aquí y deberíamos tener derecho a una compensación proporcional. De todos modos, tendremos que asegurar los fondos de la celebración con un "préstamo" del Grupo del Ejército del Norte de alguna manera. Hmm...? ¿Encontrar fondos de alguna manera?

"Como tal, Teniente Serebryakov, tendremos que usar los fondos del batallón, así que prepara un presupuesto."

"Entendido. Umm, ¿cuánto debería usar?"

Podría tomar fondos para una pequeña fiesta de la tesorería del batallón, pero tal vez deberíamos evitar tener una gran fiesta en esta situación de guerra...? Cuando considera esto, Tanya piensa que está pensando demasiado y se encoge de hombros. Ha trabajado duro con sus tropas en este frío helado. En lugar de desarrollar una reputación cruel, sería mejor tener un corazón y convencerlos de que ella era amable, incluso si se volvían un poco salvajes.

"Pasémoslo de maravilla y no pongamos un límite máximo para el consumo de alcohol." Justo cuando está a punto de decirle que lo haga.

"Mayor, lamento interrumpir, pero tenemos suficiente alcohol como para nadar."

Fue el teniente Weiss quien interrumpió con una mirada triunfante en su cara.

Después de empezar a preguntar inadvertidamente de dónde había sacado el licor, Tanya cierra la boca, de alguna manera comunicando exitosamente con su expresión de incredulidad.

"Umm, discúlpeme por entrometerme, pero pudimos conseguir este complemento de alcohol gracias a la amabilidad de una unidad local."

La teniente Serebryakov salta para responder a mi mirada sospechosa. En parte porque hemos estado juntas desde hace tiempo, se está volviendo buena para saber de qué tipo de cosas me preocupo.

"Oh, no se preocupe. El Batallón Viper lo compró con su propio dinero como un gesto de buena voluntad, supongo que se podría decir".

Muy bien. Tanya asiente satisfecha. Alguien nos hace regalos porque están contentos con nuestro trabajo. Eso es maravilloso. El único problema es que debido a las regulaciones militares y a mi edad, no puedo beber ni una gota aunque quisiera.

"Genial. Vaya a comprar pollo o algo, Teniente". Me gustaría hundir mis dientes en un poco de pollo asado, al menos.

"Tendremos que brindar por el Batallón Viper. Gracias a ellos, puedo cuidar a mi batallón".

"Sí, no podemos agradecerles lo suficiente."

Bueno, son magos. Están bien pagados. Después de todo, hay subsidios de despliegue, subsidios de traslado, prestación por condiciones de vida peligrosas, etc. Cada uno de ellos gana lo suficiente para construir una casa pequeña, así que si se cuentan los fondos de todo el batallón, se suma bastante.

"Ciertamente. Bueno, esta es una buena oportunidad. Enviémosles un mensaje invitándolos a la fiesta".

Eso es lo que haremos. No es tan malo vincularse con nuestros aliados que debilitaron nuestra presa antes de que llegáramos. Más que nada, quiero aclarar el malentendido que debe haber surgido debido a esa repugnante confesión de fe.

Soy normal.

Tengo que evitar que rumores extraños dañen mi reputación.



«««««««««»»»»»»»»»



29 DE NOVIEMBRE DE 1924, PUERTO BASE DE LA FLOTA MARÍTIMA DEL NORTE, MANDO DEL BUQUE INSIGNIA

A lo largo del estrecho, es casi la hora de la batalla decisiva. Una excitante emoción corre por el aire en la base del Ejército Imperial. Por lo general, el ambiente es casi pesado, pero por el momento es tan animado que mantiene el frío a raya. Los oficiales y hombres que corren aquí y allá están visiblemente tensos: nadie está relajado.

Es la emoción que ocurre inmediatamente antes de una operación a gran escala. Los humanos son un verdadero dolor de cabeza; aunque lo suficientemente sabios como para temer pelear, también son fácilmente intoxicados por el romance militar. Este tiene que ser el efecto concentrado del deseo de todos de saborear la dulce victoria.

Los que no pueden compartir este ambiente festivo parecen ser una minoría. Resignándose al hecho, Tanya va a la sala de reuniones de la nave insignia designada. Por lo que ella puede ver de un vistazo a los soldados que van y vienen por los pasillos en su camino, toda la tripulación de la Flota del Mar del Norte parece estar llena de espíritu de lucha. Incluso los barcos que se quedarían atrás parecen estar deseando zarpar lo suficiente como para salir corriendo de allí en cualquier momento.

Y los factores operativos necesarios para aprovechar ese espíritu parecen haber recibido la consideración necesaria. En la bahía se encuentran anclados un gran número de buques de transporte, entre ellos algunos que podrían calificarse como embarcaciones de desembarco después de haber sido equipados para el asalto anfibio. Probablemente tienen embarcaciones de desembarco requisadas como transportes de alta velocidad listos para partir también. Por lo que ella puede ver, el tráfico en la bahía es ordenado, y los barcos están en condiciones de comenzar a operar en cualquier momento, gracias al control realizado con la eficiencia habitual del Imperio.

Tanya es consciente de nuevo del peso de su responsabilidad; se espera mucho de su unidad como vanguardia. Es mejor que la gente espere grandeza de ti que no, pero viene con muchas molestias.

Dicho esto, ella oculta cualquier determinación de estar a la altura de esas expectativas y tranquilamente toma su asiento asignado en la sala de reuniones. Ella ignora la atención que está recibiendo al mirar despreocupadamente las hojas informativas previas a la reunión una vez más. Por supuesto, en parte, ella quiere releerlas para evitar cualquier problema evitable durante la operación.

Al igual que ya ha leído muchas veces, parece que el papel de su unidad es bastante grande. Hacer que su desempeño determine si la operación funcionaría o no es una gran responsabilidad. Entren, capturen los cañones de la costa. Será glorioso, pero un desafío. Si fallamos, todo el ejército quedará atrapado en los fiordos.

"Es la hora, así que me gustaría empezar."

Incluso mientras se pierde en sus pensamientos, las manecillas del reloj siguen corriendo. Luego, cuando llegan a la hora señalada, un miembro del personal de la Armada Imperial anuncia el comienzo de la reunión en voz solemne, y todos se vuelven hacia el comandante de la operación, el comandante de la flota, al unísono.

"Está bien, les explicaré la situación."

Tanya escucha al comandante mientras informa a todo el mundo, sin ser consciente de sus sentimientos sobre el tema y con una expresión sobria, pero las quejas en su cabeza amenazan con desbordarse. Internamente, se queja como una tormenta, quejándose una y otra vez de que hubiera sido bueno que el equipo de descenso hubiera recibido unos cuantos hombres más.

"Realizaremos una misión de apoyo a la operación del Grupo del Ejército del Norte".

...en apoyo al Grupo del Ejército del Norte? Tanya empieza a pensar, pero entonces tiene sentido para ella. Sí, el Ejército Central está dando crédito nominalmente por la operación al Grupo del Ejército del Norte. Supongo que es una muestra de las intenciones o amabilidad del Estado Mayor, se podría decir. Después de la incomodidad entre ellos por los problemas de movilización del Gran Ejército, esta será una reconciliación conmovedora.

En otras palabras, se trata de un plan pésimo, una operación militar cargada de intereses superiores. Pero también se podría decir que lo habían logrado de una manera nominal que no volvería a morder a las tropas en el suelo; en lugar de un compromiso político, se habían dado un espléndido apretón de manos.

Después de todo, el Grupo del Ejército del Norte está pasando a la ofensiva, y como bono reciben el honor de liderar la operación. Incluso si fracasan, nadie en el Grupo del Ejército del Norte se verá perjudicado si el Estado Mayor asume la responsabilidad de implementar el plan de acción. Pero si va bien, la situación de guerra mejorará, así que vale la pena para el Estado Mayor.

El Mayor General von Rudersdorf vino a hacer una inspección, probablemente es su plan malvado. Por un lado, estoy impresionada con la operación, pero por otro, quiero lamentar un poco que cuando perteneces directamente a Central, así es como te acostumbras como herramienta.

"Como todos saben, actualmente tenemos a la Flota del Mar del Norte y a la Flota de Alta Mar desplegadas en una misión de apoyo del norte."

Luego está la situación que se describe. La fuerza principal de la Flota del Mar del Norte es una unidad de apoyo que actúa como una especie de control sobre la Alianza Entente. Su misión es evitar que los buques de guerra de la Alianza Entente escapen a las aguas de la República mientras apoyan simultáneamente las maniobras del ejército en tierra.

Así que ignorar a esas naves para realizar la operación anfibia es casi un ataque estratégico por sorpresa. No se trata de órdenes selladas o de interceptar a la flota - el plan del primero es ignorar a la flota de la Alianza Entente.

La Flota del Mar del Norte está yendo más allá de los parámetros de su misión y salida original con el único propósito de recibir un gran número de refuerzos de la Flota de Alta Mar y realizar la operación de desembarque. Los barcos de la Alianza Entente que seguramente vendrán a detenerlos serán mantenidos a raya por la Flota de Alta Mar. Si la Flota del Mar del Norte puede completar su operación durante ese tiempo, la situación de guerra se invertirá literalmente.

El éxito de un ataque estratégico por sorpresa es tentador. Se podría decir que una batalla ganable está colgando delante de nosotros. Es una oportunidad comparativamente segura para lograr cosas y ser promovido. No soy la única: no hay nada extraño en que un soldado quiera unirse a una batalla ganadora.

En realidad, los que se quedan sin perspectivas de salir se deprimen o buscan una excusa para ir. A todos les gusta la perspectiva de ganar.

Si hay un problema, es el tiempo. La historia nos dice que las unidades que son enviadas a condiciones invernales duras siempre terminan atrapadas en una situación pésima. Y vamos a realizar una operación aérea. Si caemos al océano, nos congelaremos como las víctimas del Titanic.

Incluso el ejército soviético de color rojo brillante se encontró con todo tipo de desastres en las guerras de invierno. El Ejército Imperial no está acostumbrado a estas condiciones, así que si caemos en el océano de invierno, nos convertiremos en paquetes de carne congelada.

"Esto significa que casi toda nuestra fuerza principal va, pero así de grande es el objetivo..." El comandante de la flota lo deja implícito durante un momento, y luego declara solemnemente nuestro objetivo. "...el Osfjord. Vamos a atacar directamente sus líneas de comunicación".

El Osfjord... Cuando todos entienden el significado de lo que se les ha dicho, desciende un silencio momentáneo.

Los fiordos son malas noticias para los buques de guerra. Los detestables estrechos cuerpos de agua con terribles acantilados a ambos lados permiten al enemigo dispararles desde cualquier dirección. Incluso sin contar la amenaza de las minas, si hay armas de fuego en ambos flancos, cualquier barco que huya sólo puede lamentar su destino y ser golpeado hasta la muerte. Los artilleros llenarán las marcas con proyectiles mientras luchan por maniobrar en las angostas aguas.

Y aunque a su armada sólo le quedarían unos pocos destructores, si es así, el espacio reducido nos obligaría a preocuparnos por los torpedos.

Y lo que es más, dada la importancia geográfica de Os, el Osfjord estará más protegido de lo normal.

"Bajo estas circunstancias, necesitamos adelantarnos al avance de la flota y capturar las armas enemigas."

Desde que el general von Rudersdorf le dio órdenes secretas de prepararse para una operación aérea, Tanya ha estado esperando esto. Neutralizar los cañones costeros en un ataque furtivo por parte de los magos aéreos es prácticamente lo mismo que apoyar a la flota mientras ésta se adentra en el fiordo. ¿Por qué otra razón el ejército enfrentaría a sus élites contra un bastión costero en la retaguardia?

Mete los puños dentro de las mangas. Capturar armas enemigas antes de la operación para tomar la bahía... En otras palabras, nuestra operación de lanzamiento es una apuesta que podría decidirlo todo. Y no estaremos caminando tranquilamente por una pasarela con este clima frío, sino saliendo en paracaídas del cielo con nuestros orbes de computación y rifles en la mano. Si fracasamos, será un gran desastre.

"Nuestro objetivo es incapacitar los cañones enemigos en poco tiempo para permitir la entrada de la flota."

Es fácil ordenar a alguien que entre ahí, pero suena bastante escandaloso para el que se le dice que vaya.

El propósito de la operación aérea está bien. Puedo entender la necesidad militar de ello. Al menos, entiendo que hay que hacerlo. ¿Pero qué es eso de asegurar las armas? La operación es de apoyo a la marina, por lo que tendría más sentido que lo hicieran los magos marinos, ya que entrenan de cerca con la flota. Si en vez de eso agarramos las armas y barremos el área, será básicamente como extender una alfombra para que la flota descienda.

"Nuestras tropas tienen dificultades, así que para apoyarlas y asestarles un golpe decisivo, quiero que lo hagamos bien."

...Eso es fácil de decir, ¿pero podemos? ¿Realmente podemos capturar armas enemigas en tan malas condiciones en el fiordo? Si se nos dijera que suprimiéramos las fuerzas enemigas en esa región, bueno, habría que hacerlo, pero la responsabilidad de detener todas las armas enemigas es enorme.

Hablando de misión imposible.

Dicho esto, hay un límite a lo que los magos pueden hacer como apoyo directo a la flota, y si los cañones permanecen, es totalmente posible que las naves no puedan entrar. Así que alguien tiene que cargar con esta desafortunada operación. Es bastante molesto, que ese alguien sea el Batallón de Magos Aéreos 203.

"Y la vanguardia será... Esperamos grandes cosas de usted, comandante von Degurechaff."

"¿Puedo decir algo?"

"¿Qué pasa, Mayor?"

"Mi unidad es un batallón aumentado. Dejando a un lado el tema de la potencia de fuego, puede que no tenga suficientes hombres para tomar todas las armas y cubrir a los refuerzos enemigos que están destinados a atacar".

Odio resistirme a oficiales superiores. No hay nada que yo quiera hacer menos. Pero a veces tengo que ser audaz en momentos como éste.

Cualquiera puede aplastarte si te opones a ellos con una actitud arrogante. Pero si, por el contrario, presentas tu caso con tanta confianza que debe ser lógico, suena más persuasivo. Y si la gente piensa que estás dando una sugerencia constructiva con el objetivo de cumplir tu misión, entonces incluso una excusa se transforma en la verdad genuina. Así que tengo que ser el burro tomando prestada la piel del león. Sólo quiero sondear un poco. Aunque fracase, esto no es tan rebelde como para causarme problemas.

"No se preocupe. Temíamos eso también, así que estamos haciendo arreglos para que dos regimientos de marines la refuercen 30 minutos después de su caída".

"Entendido. Así que en el peor de los casos, ¿tengo derecho a sugerir abortar la operación?"

Su actitud dice que no se siente mal porque enmascara su petición. Cualquier signo de vacilación puede interpretarse como cobardía, pero si una solicitud se formula con convicción, lo más probable es que tenga un cierto poder de persuasión.

No se trata de quién tiene razón o no; se trata de quién hace sus afirmaciones en voz alta con confianza.

"...¿Qué insinúa?"

"Simplemente que si mi unidad falla, la flota puede estar expuesta a un peligro innecesario."

¿Y si, hipotéticamente, fracasamos?

Es evidente que tendríamos que retirarnos. Dicho de otra manera, podríamos evitar órdenes inviables de "hacer algo" para que la flota pudiera entrar. Una vez que decidimos retirarnos, los magos sólo tienen que volar.

Incluso si no se concede el derecho a pedir la retirada, el registro de mi solicitud me permitiría argumentar que hice todo lo posible para evitar riesgos.

"¿Deberíamos priorizar la seguridad de la flota en caso de que no pueda neutralizar las armas?"

Ese es el nivel uno despejado. Si no me han rechazado, demuestra que está dispuesto a escuchar.

Un buen oficial consideraría seriamente los riesgos a los que se enfrentaría la flota si no pudiésemos tomar las armas y éstas estuviesen en condiciones de funcionar. Un oficial preocupado por la auto-preservación estaría inquieto por ser culpado por los resultados de una acusación forzada bajo tales circunstancias.

De cualquier manera, tiene que analizar cuidadosamente lo que he dicho, sopesar los pros y los contras, y ver lo que piensa.

"Si no tomamos lo suficiente en serio la preservación de la flota, podemos dejar entrar a la flota republicana o del Reino Aliado. Eso dejaría el bloqueo sin sentido y crearía una situación muy peligrosa".

Así que le di un pequeño empujón. La preocupación de una patrulla debilitada en nuestras aguas. Sólo le pinchó los instintos como oficial de la marina preguntando si realmente deberíamos llevar a cabo una misión de aterrizaje a riesgo de nuestro mando del mar. Es demasiado razonable. Ya sea que esté buscando la auto-preservación o no, no puede ignorar esto. Por supuesto, no puedo presionar demasiado. El equilibrio en esto también es primordial. Dicho esto, si no estropeo el nivel de presión, puedo persuadirlo sin molestarlo demasiado.

"...Esa es una preocupación razonable, pero no podemos dejar nuestro curso de acción en manos de una sola unidad de avance. Mayor, si fracasa, vuelva a unirse a sus refuerzos e inténtelo de nuevo".

"Entendido, señor. Pero debido a una peculiaridad de la estructura de mando, no puedo comandar ni ser comandada por magos marinos..." Habiendo llegado hasta aquí, sólo necesito darle una excusa. Debe saber cómo funcionan las cosas. El trabajo original de la marina es sólo proporcionar escoltas a la desembocadura de la bahía y tal vez disparar a sus cañones. Estoy segura de que no quiere agravar los problemas con la estructura de mando de los magos. "A la luz de eso, quisiera permiso para aconsejar abortar si los comandantes del regimiento de marines están de acuerdo."

Es un paso ajustado para salvar las caras de todos y evitar cualquier disputa molesta. No le lleva nada de tiempo estar de acuerdo.

"...Está bien. Lo tienes."

Pocos días después, la operación se llevará a cabo según lo previsto, y Tanya y los valientes miembros del 203º Batallón Aéreo de Magos están en un avión de transporte que será llevado a la zona de lanzamiento como vanguardia.

El plan es saltar al amanecer y aprovechar la confusión del enemigo para apoderarse de las armas. La operación parece arriesgada, pero las fortificaciones costeras son extremadamente vulnerables a los ataques desde atrás, así que tiene su lógica.

"¿Supongo que podemos ser capaces de hacer esto...?" Tanya murmura, buscando interiormente consuelo en la razón.

Las fortificaciones costeras se establecen para estar listas a los ataques de los barcos y unidades enemigas. Cuando se dice a sí misma que no hay razón para que la parte trasera esté protegida porque todo lo que hay son las líneas de comunicación hacia la retaguardia, se siente como si tuvieran una oportunidad de tener éxito. Incluso si el enemigo está en guardia contra un ataque furtivo, es probable que sus unidades sólo estén ligeramente equipadas.

Las fortificaciones costeras dirían que el ejército debería proteger la retaguardia y que su propósito era prevenir ataques por mar. Y hace un siglo, no se habrían equivocado.

"¡He apagado los motores! " ¡Estamos planeando!"

El anuncio del piloto les avisa de que han entrado en la fase de preparación final.

Sin traicionar ni siquiera el sonido del motor, hacemos nuestra cuidadosa aproximación a la compuerta. Naturalmente, nuestro lanzamiento se realizará con equipo aerotransportado y no dependerá de la magia. Si no podemos descender sin ser detectados, el destino de Tanya está sellado.

"Muy bien. Todos, prepárense para saltar".

Sólo puede esperar que las tropas que ha entrenado exhiban todo su talento. Su única tarea ahora es aumentar la probabilidad de éxito y eliminar obstáculos.

Y un comandante no puede llevar una expresión de ansiedad momentos antes de una operación. Por eso les ordena que se preparen con el tono despreocupado de alguien que anuncia planes de picnic.

Es un poco surrealista ver a los magos en plena marcha moviéndose en el estrecho avión, pero se están preparando, de todos modos, así que eso es bueno.

"Ya han oído esto antes, pero nuestros objetivos son las armas y las minas que protegen el fiordo. "Capturarlos es óptimo, pero si eso resulta difícil, incapacitarlas o dañarlas para inhibir su funcionamiento efectivo está bien". No insiste en que cree en ellos, sino que reconfirma sus objetivos con toda naturalidad. "Creo que lo saben, pero si fallamos, la unidad de desembarco quedará atrapada en el fiordo."

Las armas no son fortalezas, lo que significa que no son imposibles de capturar. Lo más importante, sus cañones están apuntando al mar. No están preparados para luchar contra los magos que se les acercan por detrás, pero aún así tienen el poder de atrapar a la flota. Por eso esta operación depende de nosotros.

"No hay mucho margen de maniobra en la agenda. Treinta minutos después de que caigamos, los magos de la marina llegarán antes que la flota para respaldarnos, pero el plan es que se ocupen de los refuerzos enemigos en tierra. Básicamente, tenemos que hacerlo nosotros mismos".

Si las cosas se ponen mal, puedo hacer una sugerencia conjunta con los comandantes de las tropas que vienen más tarde para abortar la operación, pero las consecuencias serían el sacrificio de mi carrera y cosas peores. Estaría arruinada. No tengo ningún interés en hundirme sola, pero evitar la ruina por completo, si es posible, es sin duda el modesto deseo en la raíz de todas las emociones humanas.

" Destruyan todas las posiciones lo mejor que puedan en 30 minutos. Espero que todos ustedes pongan en exhibición el verdadero poder de los magos aéreos".

Así que Tanya espera mucho de sus subordinados.  No, ni siquiera esperar, todo lo que puede hacer es confiar. No arruinen esto. Por favor, demuéstrenme que tienen más de lo necesario.

"Teniente, dirija la captura de la batería Albert. Tomaré la batería de Narva como estaba planeado."

"Entendido. ¿A qué hora levantaremos el silencio de radio?" El vicecomandante Weiss lo confirma por tercera vez.

"Si no toma el puesto, contácteme inmediatamente. De lo contrario, el plan es mantener silencio de radio hasta que lleguen nuestros refuerzos".

"¿Qué hay de los refuerzos enemigos?"

"Ven llorando a mí si no puedes manejarlos. De lo contrario, aplástalos".

"Sí, señora."

Reconfirmando todo para asegurarnos de que no nos perdemos nada y manteniendo a las tropas al tanto de la información relevante, somos comunicadores modelo. De todos modos, no podemos decir con seguridad que tendremos éxito, ya que hay razones evidentes por las que podríamos fracasar, así que no hay mejor manera de prepararnos que deshacernos de ellas.

"De acuerdo, Teniente Serebryakov, usted es nuestra comandante de reserva. Si el teniente Weiss y yo caemos en la oscuridad, ordena la retirada".

"¿Retirada, señora?"

"La operación es un fracaso si se pierden nuestras señales. Si aparecen enemigos bien equipados, no tienes ninguna posibilidad de ganar. Somos como canarios".

Un canario en una mina de carbón advierte muriendo. El punto de vista que dio lugar a este método es ejemplar en su sentido práctico. Por supuesto, nos enfrentamos a la inquietante realidad de que el ejército nos valora a nosotros y a los canarios por igual.

Dicho esto, aunque Tanya hizo este preocupante símil, no tiene absolutamente ninguna intención de sacrificarse noblemente. Si es necesario, hará una escena gritando sobre el peligro para todos mientras se escapa por el aire; así de lejos llega su lealtad al Reich.

"Entonces intentaré cantar mi más dulce melodía."

Tengo que reconocérselo a Weiss por esa broma.

"No me interesa oírte cantar, teniente. ¡Prepárate para salir!"

"¡Sí, señora!"

Mientras cada soldado revisa enérgicamente su equipo, Tanya agarra su paracaídas, hace las últimas comprobaciones de pre-salto y asiente con la cabeza con satisfacción.

Si no tengo otra opción que ir, al menos debería hacer un buen trabajo.

"¡Está bien! ¡Adelante!"

Cuando se trataba del cuidado por el trabajo propio, el coronel Anson Sue del Ejército de la Alianza Entente era como Tanya, el tipo de persona que se preparaba rigurosamente para la batalla.

"¡Ataque enemigo!"

"¡Eso es una locura! ¿Podemos detectar sus señales de maná desde tan lejos? ¿Qué hace el escuadrón de supresión...?"

La unidad del Coronel Sue acababa de ser estacionada allí por la necesidad de proteger el mar, y aunque no estaban en perfectas condiciones de combate, ya estaban en guardia -sin duda porque había aprendido el horror de perder completamente la iniciativa en la batalla.

Y sobre todo teniendo en cuenta su situación actual... Desde que comenzaron la guerra por descuido, la presión había ido en aumento.

"¿Fueron atacados mientras dormían? ¿El ejército está entrenando a la gente apropiadamente?"

Por eso Sue no podía ocultar su descontento con el caos que caía sobre sus cañones en la costa y chasqueaba su lengua enfadado. La disciplina fue probablemente tan mala porque estaban convocando a reservas desde la retaguardia.

"... ¿Situación del enemigo?"

En ese momento, consideraba el ataque como un mero acoso. Pero incluso un ataque de hostigamiento contra las armas fue un movimiento desagradable que podría llevar a la dispersión de sus fuerzas en nombre del despliegue de tropas adicionales en una ciudad de la retaguardia como Os. Se podría decir que todavía tenía los medios para lamentar tales cosas en ese momento.

No, más exactamente, suspiraba mientras mantenía un ojo esperanzado en la situación. El coronel Sue probablemente no entendió el núcleo de sus emociones.

Pero hasta entonces, al menos... no se dio cuenta de lo grave que era la situación.

"No está claro. Tengo informes de que las unidades costeras están comprometidas... y parece que las patrullas no han hecho sus registros regulares."

"¿Qué? Pregúntale a vigilancia qué está pasando. Podría ser un ataque furtivo de magos saliendo de un submarino".

Acercarse en secreto y atacar. En ese sentido, un comando y un submarino iban perfectamente juntos. Por eso Sue persistentemente apeló a los militares para que adoptaran submarinos, pero tristemente, la Marina de la Alianza Entente era en realidad sólo una versión un poco más gruesa de una guardia costera. No tenían los recursos para asignar submarinos para operaciones mágicas. Los pocos que tenían, lo suficientemente frustrante, habían ido a su ejercicio periódico en alta mar antes del comienzo de la guerra y luego terminaron desarmados como buques de guerra en un país neutral. Esa vergonzosa situación significaba que no tenían ningún submarino operativo.

Reflexionando celosamente, Sue se preguntó si quizás podrían capturar a uno mientras sus hombres se preparaban para salir. Hizo que el operador de radio lo conectara con una patrulla.

"Los he estado llamando, pero ninguna de las naves responde..."

"¿Crees que hay algún tipo de error y no pueden conectarse?" Fue entonces cuando entendió la situación.

Las naves de vigilancia se habían quedado a oscuras. Si sólo fuera una de ellas, podría haber estado cerca del submarino y haber sido atacada, pero si toda la línea de advertencia de la superficie se hubiera quedado en silencio, ese no sería un problema menor. No, significaba que la raíz del problema estaba en la superficie.

"...¡Mierda! ¿Están apuntando a las armas? ¡Nos vamos a mover! ¡Dispérsense!"

Los magos enemigos atacaron sigilosamente las baterías. Y habían perdido contacto con los barcos en el mar.

"¿Eh?"

"¡Los cañones están todos mirando hacia adelante!"

Era el enemigo. Un ataque enemigo. ¡Un ataque metódico! La patria, mi país... el hogar que debo proteger...

"¡Al aire ahora! ¡Andando! ¡Motores encendidos!"

La unidad de Sue, despegando con determinación en sus pechos, fue una sorpresa inesperada para el Ejército Imperial. El Estado Mayor del Ejército Imperial pensó que era una unidad recién organizada que acababa de ser estacionada allí. También habían comprendido que las tropas enemigas no estaban muy contentas y tendían a tener un apoyo logístico insuficiente. Así que el oficial de estado mayor que había analizado los datos llegó a la conclusión con sentido común de que se trataba de una guardia estática con cierta capacidad defensiva que estaba protegiendo la ciudad de Os.

Y por eso pensó que las tropas podrían ser limpiadas con la fuerza de su vanguardia sin problemas.

Se había imaginado que para cuando esa unidad se hubiese reunido para contraatacar, la fuerza imperial principal ya habría aterrizado.

Y no estaba del todo equivocado. Sólo que su conclusión lo fue.

Después de todo, a primera vista, la fuerza del Coronel Anson era un batallón de magos insignificantes, una mezcla de trigo y paja que estaba poco entrenada y carecía de unidad.

Pero el Imperio no sabía por qué estas tropas estaban luchando. Porque aún no era necesario.

Sin embargo, desde un punto de vista totalmente objetivo, la verdad inevitable es que... La comandante del Ejército Imperial, Tanya, murmurando principalmente maldiciones a Dios o al diablo sobre la llegada de estos enemigos imprevistos, tiene que encontrar una manera de manejar la situación.

"¡Mayor! ¡Nuevos enemigos!"

La formación que se aproxima rápidamente es un grupo de magos del tamaño de un batallón. Tanto su velocidad como su altitud son impresionantes. Sin duda alguna, son una unidad de interceptación de primera clase y una horrible pesadilla para el 203º Batallón de Magos Aéreos que suprimían enemigos en tierra.

"¡Ya los veo! ¡Teniente Serebryakov, tome el mando de la Primera Compañía. Los detendremos!"

"¡Mayor, es demasiado peligroso con una sola compañía! Compartiré algunas tropas de mi grupo."

"¡Teniente Weiss, capture esa batería! Encontraremos una forma de manejar esto".

Tanya decide sin dudarlo un instante ir a su encuentro.

No sé qué hacer, pero no puedo huir. Si envío a mis subordinados y les dan una paliza, no tendré adónde huir. Si así es como va a ser, Tanya se siente más a gusto interceptándolos desde el principio y preparándose para los problemas.

Es cierto que no le gusta mucho enfrentarse a un batallón enemigo que parece de élite con una fuerza del tamaño de una compañía, pero es mejor que el miedo a tenerlos encima de ella. Si no quiere que la conviertan en un objetivo, tiene que superarlos.

"R-roger!"

"¡Primera Compañía, síganme! Lo estamos interceptando!"

En el momento en que termina su corto intercambio, Tanya acelera para subir con fuerza. A medida que asciende rápidamente, con el objetivo de ocupar una altitud de combate que sea igual o superior a la de su oponente, descubre los pequeños puntos que se acercan cada segundo.

Y a medida que un lado recibía confirmación visual, el otro también la recibía.

"¡No podemos llegar tarde!"

"¡Tengo imagen del enemigo! ¡Vienen de camino para encontrarse con nosotros!"

Mientras el batallón del Coronel Sue cruzaba el cielo en una formación desordenada y llegaba al Osfjord, la situación era como él temía. Las baterías habían caído en el caos debido a un ataque furtivo.

No solo eso, sino que los magos enemigos estaban ganando altitud sin problemas mientras maniobraban en formación de combate, como si hubieran estado hábilmente al acecho.

Instantáneamente pudo deducir por su impresionante aptitud y limpia formación que eran adversarios formidables, en otras palabras, del tipo que odiaba.

"¡Son rápidos!"

"¿Una compañía? ¡Deben pensar que somos unos debiluchos!"

"Estos tipos se lanzaron en paracaídas. No subestimen su entrenamiento! Aprovechen nuestra ventaja numérica! ¡Vamos!"

Dicho esto, no podían acobardarse. La parte realista de su cabeza se burló, pero él la suprimió y animó a su unidad a alejar a los atacantes de las baterías.

" ¡Golpéenlos!"

¿Qué más podría decir?

"¡Vamos! ¡Atrápenlos!"

Todo lo que podía hacer era gritar y liderar sus tropas en el ataque.

Eligió hacerlo, pero también fue su única opción. Probablemente debería decirse...

Sue miró al cielo. Supongo que Dios no me sonríe.

"¡¿Ngh?! No puede ser..."

"¿Coronel Sue?"

Dios mío, ¿por qué...? ¿Por qué está ella aquí?

" Ella es tan molesta como el óxido. Tomen distancia y disparen para suprimirla. ¡No dejen que se acerque!"

Es esa odiosa Plata Blanca o como se llame. Esa chica que luchó amargamente contra mi propia unidad y obtuvo un premio por sobrevivir. Con toda la sangre que tiene en sus manos, ¿su alias es Plata Blanca? El Imperio no tiene talento para inventar nombres.

Podrían llamarla Plata Oxidada, con ese aspecto.

Un demonio salpicado y oxidado en la sangre de sus compañeros soldados. No había forma de que confundiera a esa detestable chica, su enemiga jurada.

Dios mío, te lo ruego. Dame la fuerza para destruir a ese demonio.

Sue incluso oró mientras le disparaba un hechizo, y así como un ataque lleno de fervientes esperanzas debería hacerlo, se estrelló contra la formación enemiga.

O mejor dicho, las cosas sucedieron como él esperaba.

Se dispersaron, apenas sufriendo daños, y se dirigieron hacia él sin dudarlo. Aún así, eso no significaba que pudiera echarse atrás. No había forma de que pudiera retirarse.

Llevaba una ametralladora. Si esa maga se acercara, la convertiría en un panal. Con ese pensamiento en mente, Sue se lanzó con entusiasmo.

En términos de incapacidad para retirarse, la unidad de la Mayor von Degurechaff está en el mismo bote. Tanya en su interior siente que está siendo seriamente sobrecargada de trabajo por su salario, pero incluso si ella quiere declarar, "Esto no estaba en mi contrato" y renunciar, así no es como funciona el ejército.

Hay que seguir las reglas.

Si un regimiento de magos se hubiera movido para atacar, quizás podría haber usado los números como excusa para huir. Pero cuando tanto los magos enemigos como los tuyos son grupos del tamaño de un batallón, no puedes salirte con la tuya con excusas, aunque ella quiera huir, no puede. En un caso como este, el ejército dice que hay que luchar.

"Tch! Estos tipos son duros. ¡Ataquen en formaciones de pelotón!"

Mientras piensa lo mucho que quiere correr, se da cuenta de que si lo hiciera, la carrera que ha pasado todo este tiempo construyendo desaparecería, y no podría evitarlo. A regañadientes, incluso a su pesar, tiene que asumir algún grado de riesgo y luchar.

La única manera de frustrar las brechas en la potencia de fuego y los números es lanzarse en busca de una pelea cuerpo a cuerpo. A corta distancia, existe un mayor peligro de fallos de disparo; como resultado, el desequilibrio en la potencia de fuego derivado de la disparidad en el número de efectivos disminuye ligeramente. Más importante aún, si llevan la lucha a un nivel individual en lugar de organizacional, los magos imperiales definitivamente tendrán la ventaja.

" ¡Póngase por encima de ellos!"

"¡No dejen que se les acerquen!"

Disparos entrecruzados y hechizos. La escena muestra la esencia misma de la tecnología de la ciencia del maná, una fantasía donde los avances modernos y prácticos de la civilización están en su apogeo. Lamentablemente, es un cuadro pintado sólo con sangre y hierro.

Al final, sin embargo, se sentirá el impacto de la superioridad numérica. Si se convierte en una batalla de desgaste, el bando con más recursos y hombres será declarado vencedor.

"Oh, ¿los refuerzos están aquí?"

"¡Mierda! ¿Otra vez? ¿Más refuerzos?"

Se acerca un regimiento. Abiertamente jubilosa al notar las indicaciones de su llegada, Tanya está segura de su victoria, mientras que el Coronel Sue está devastado. Como tal, sus voces reflejan sus situaciones: la primera es muy alegre y el segundo suena impotente y amargo.

"Mayor von Degurechaff, ¿cuál es el estado de la operación de ataque?"

"Abajo están limpiando, pero estoy luchando contra una unidad enemiga. Solicitó refuerzos".

"¡Entendido! Ustedes dos, batallones, apoyen a la Mayor. El resto de ustedes, diríjanse al interior."

Y en su intercambio directo con el comandante de los refuerzos, sus comentarios son prácticos para asegurar que la operación se desarrolle sin contratiempos. Ambos están tan en control de la situación, que ya no les preocupa si tendrán éxito o no; en cambio, están pensando en lo que vendrá después.

Los cañones costeros están siendo capturados, la unidad enemiga puede ser eliminada, y los barcos de transporte imperial están llegando a la vista a través de la bahía. La escena de abajo hace que todos los soldados del Ejército Imperial sientan que se están acercando paso a paso a la victoria.

Victoria... Será un hecho establecido en el futuro cercano del Ejército Imperial. La amada patria del coronel Sue ya no tenía el poder de objetar.


«««««««««»»»»»»»»»


EL MISMO DÍA, LA REPÚBLICA, FLOTA DEL CANAL

"¡Alerta de la línea de advertencia temprana!"

Las unidades de observación a lo largo de la línea de advertencia tenían una alerta. Lo que eso significaba estaba claro:

La flota imperial estaba en movimiento.

Esta era la oportunidad de una batalla naval que habían estado esperando. La tensión en el Comando alcanzó su punto máximo de una sola vez.

" Orden DEFCON 1. Así que finalmente están saliendo."

Hemos estado esperando.

Eso es prácticamente lo que el comandante estaba diciendo, y sus sentimientos eran compartidos por todos los demás miembros de la Marina Republicana. Mientras el ejército libraba una dura batalla en las líneas del Rin, la marina era ridiculizada como holgazana. Esta era una oportunidad para limpiar su nombre; habían estado esperando esta oportunidad para apoyar a sus tropas.

"Er, tienen... ¿barcos de transporte con ellos? ¡¿Por qué?!"

Pero los movimientos enemigos que habían anhelado traicionaron completamente sus expectativas. La última actualización sobre la flota imperial indicaba que, contrariamente a sus esperanzas, no tenía intención de participar en una batalla naval. La maniobra de la flota que habían anticipado estaba ocurriendo, pero los buques de guerra salían del puerto acompañados por varios buques de transporte.

A menos que el viaje fuera largo, era difícil imaginar una unidad de acorazados navegando con naves de transporte lentas y vulnerables, razón por la cual, al enterarse de la existencia de esas naves, los inteligentes de entre ellos especularon inmediatamente sobre lo que podría haber dentro y fueron atacados por una especie de presentimiento.

...¿Qué podría haber ahí? El sentido común diría que carbón, petróleo, comida para las tropas, municiones, piezas de repuesto, etc., cosas que la unidad necesitaría en una operación larga. Pero no había forma de que la Armada Imperial hiciera un crucero tranquilo alrededor del mundo en este momento. En ese caso, los barcos tenían que llevar algo importante a donde se necesitaba.

El personal del Comando esperó con la respiración contenida el siguiente informe. La atmósfera era tan tensa que su inquietud los quemaba por dentro.

"Spike 04 a HQ. La flota imperial se dirige hacia el norte. Repito, rumbo al norte".

"Ngh! ¿Una operación anfibia?"

Por supuesto, todos ellos sintieron como si hubieran sido golpeados en la parte posterior de la cabeza cuando lo entendieron.

Después de todo, este fue el peor desarrollo posible para la República. Había sido su peor pesadilla desde que un rincón del cerco, Dacia, se había derrumbado: ahora estaba presente el temor de que la Alianza Entente se derrumbara también. Y ahora que podían ver al Grupo del Ejército Imperial del Norte planeando una ofensiva, las principales fuerzas de la Alianza Entente estaban atadas en el frente.

...Si la base logística de retaguardia fuera capturada en una operación de aterrizaje, significaría que no podrían evitar otro Dacia. La guerra ya no podía librarse sólo con fuerzas terrestres superiores, y si se cortaban las líneas de suministro traseras, el destino del ejército sería una tragedia.

En el fondo de sus mentes, algunos oficiales de alto rango recordaban los planes para la operación anfibia del Ejército Imperial, entregados en secreto al Reino Aliado. Si la Alianza Entente cayera como Dacia, ¿cuánto aumentaría eso la carga sobre su amada patria?

"¡Preparen a la flota y a los magos de la marina para salir de inmediato!" Planean aterrizar en la retaguardia de la Alianza Entente". Llegó otro informe sobre el estado del enemigo. Cada vez más agitados, el Comando les notificó que debían apresurarse y enviar la flota. Pero un informe los congeló a todos. Todo el alboroto se desvaneció en un instante y se disipó.

"...¿Estás seguro?"

"¡No hay ningún error! "Los submarinos y los magos enemigos están formando una línea de contención".

La misión principal de la Flota Republicana era enfrentar y aniquilar a la Flota Imperial de Alta Mar. Pero mientras la República tenía que dividir sus fuerzas principales entre el norte y el sur, el Imperio podía concentrar su poder naval en el norte. Con las flotas del Mar del Norte y de Alta Mar combinando sus fuerzas, la flota del Canal de la Mancha Republicana se vería forzada a una posición desventajosa.

Una pelea que una vez fue siete contra siete acababa de ser secundada por tres refuerzos enemigos. Luchar una batalla de diez contra siete no era imposible, pero estaba lejos de los números que les gustaría ver.

Incluso si obtuvieran apoyo de la Alianza Entente, probablemente no ayudaría mucho. Mientras tanto, la Flota del Mar del Norte puede haber sido pequeña, pero tenía una alineación de modelos relativamente nuevos. Su buque insignia, el Helgoland, fue el primero de la clase Helgoland de vanguardia. En cuanto a los buques de guerra, la flota del Canal de la Mancha se vería desbordada.

Si bajo esas circunstancias, el Imperio les hubiese elegido como su oponente, aunque acabasen siendo eliminados en el proceso, probablemente podrían haber frustrado sus objetivos.

Pero esa esperanza sólo era factible si la flota imperial elegía reunirse con ellos para una pelea a puñetazos. En vez de eso, era inútil porque las naves enemigas no les prestaban atención y se dirigían en una dirección diferente. Estaban escoltando tranquilamente las naves de transporte hacia el norte. Era cierto -totalmente cierto- que si aterrizaban con éxito, la Alianza Entente caería. Así que el único momento para arriesgarse era ahora. Habían tenido la suerte de descubrirlos tan pronto.

Si hubieran salido ingenuamente a desafiarlos a una batalla naval sin saberlo, probablemente habrían sido atacados a escondidas y forzados a huir en pánico. Descubrirlos primero fue una verdadera suerte. El problema ahora era cómo manejar la situación.

"¡Solicito refuerzos de los magos del ejército! Envíen las lanchas patrulleras y hagan lo que sea necesario para llegar a la nave principal".

¿Lo lograremos? Solo duró un momento, pero la duda que surgió en la mente del personal del Comando de la Flota del Canal era seria. Si la pesadilla de la República del colapso de la Alianza Entente se hizo realidad o no dependía de que llegaran a tiempo. Sólo tenemos que hacerlo. Estaban decididos.

"¡Envíen cualquier nave disponible! ¡Salida a toda potencia!"

Lamentablemente, no tuvieron suerte.

Cuando levantaron los puños y estaban a punto de avanzar hacia el enemigo, recibieron malas noticias del agregado militar de la Alianza Entente y lo entendieron. Habían llegado demasiado tarde. Y así juraron con todas sus fuerzas que la próxima vez... La próxima vez, los atraparian.



«««««««««»»»»»»»»»




4 DE DICIEMBRE, AÑO 1924, REINO ALIADO, LONDINIUM, LUGAR NO REVELADO

Después de la espeluznante noticia de que la Armada Imperial había llevado una fuerza anfibia al Osfjord y lanzado una operación de aterrizaje decisiva, la atmósfera en la sala era insoportablemente amarga.

La agonía del deterioro de la situación fue tan terrible que incluso frustró toda esperanza de que se acercara el permiso de Navidad. Contrariamente al inútil deseo del Reino Aliado de que el Imperio, la República y la Alianza Entente se destruyeran mutuamente, el Imperio continuó acumulando victorias. En virtud de su visión compartida de la situación, todo el grupo de personas relacionadas con la agencia de inteligencia del Reino Aliado ha caído en la penumbra. Pero la oficina en sí no estaba de mal humor. Lo desagradable de la situación se debió al mal humor del jefe de los ocupantes de la oficina, el General de División Donald Habergram, que impregnaba la sala de manera absurda. Tenía una personalidad difícil al principio, y ahora estaba especialmente irritado.

Rodarían cabezas ante el primer comentario descuidado. El operador de radio que vio la siguiente notificación que llegó fue realmente afortunado. Normalmente, entregar un informe era tan estresante como ser empujado a un campo minado, pero esta vez fue diferente.

Para ser franco, ¡no fueron malas noticias! ¿Cuántos días habían pasado desde que casi había corrido así para informar a su superior? ¿Desde que Dacia había caído? Por supuesto, como era su trabajo, no podía ser influenciado por gustos o disgustos, pero era cierto que no había nada que odiara más que reportar malas noticias.

"Mensaje urgente de la nave auxiliar Lytol."

"Oigámoslo."

Sin acobardarse ante el tono descontento, relató los hechos de una manera directa. Habían recibido informes de sus barcos recolectores de inteligencia disfrazados de buques civiles, así como de sus cruceros mercantes armados, pero de todos los mensajes, éste fue enviado con la más alta prioridad de emergencia, incluso usando un método de una sola vez.

Pensó que sería una noticia excepcionalmente horrible, pero cuando la descifró, para su sorpresa, al menos no fue mala. Bueno, no estaba seguro de si era algo por lo que ponerse muy feliz, pero de todos modos.

"La Alianza Entente solicita el transporte de un VIP."

El contenido de la petición era el transporte de un VIP. Más específicamente, la persona en cuestión era uno de los diez concejales del estado que, en términos prácticos, tenía la mayor autoridad en la nación. Esencialmente, la Alianza Entente, ya no preocupada por las apariencias, se despojó de decoro para establecer un gobierno en el exilio. Eso era mucho mejor que la obediente rendición del país al Imperio. Y tampoco fue necesariamente un mal desarrollo en términos de los intereses nacionales del Reino Aliado.

"...¿no es eso asunto del Ministerio de Asuntos Exteriores?"

Pero para el que reciba el mensaje, parecía que el asunto estaba fuera de su jurisdicción. El trabajo de la División de Estrategia Exterior era la planificación y el análisis. Definitivamente no eran un punto de contacto. De hecho, querían evitar, en la medida de lo posible, cualquier acción que pudiera comprometer su recopilación de información. Honestamente, eran reacios a involucrarse.

Normalmente, era el Ministerio de Asuntos Exteriores el que aceptaba las solicitudes diplomáticas. En el caso de la Alianza Entente, el canal oficial fue a través de la embajada en el país. ¿Intentarían realmente los jefes de un país negociar el asilo directamente con una sala de la división de estrategia de la agencia de inteligencia? No era impensable asumir que sólo habían contactado con el lugar equivocado.

El operador de radio comprendió inmediatamente la sospecha del oficial de mayor rango. Tenía las mismas dudas. Sin embargo, tuvo que dar una breve explicación, incluso al general Habergram, que odiaba perder el tiempo.

"Alguien de la Marina de la Alianza Entente se puso en contacto personalmente."

"¿Nos descubrieron? Si es así, todo lo que puedo pensar es que tenemos una gran fuga de seguridad en alguna parte".

"No, parece que han contactado con todas nuestras naves."

No habían llamado a un barco de la agencia de inteligencia del Reino Aliado. No, la nave era la nave auxiliar Lytol. En realidad, habían probado todos los barcos que hacían escala en la Alianza Entente.

Aunque estaban profundamente preocupados por la posibilidad de una fuga de inteligencia, en en este caso, la petición fue simplemente el resultado natural. Seguramente la persona que llamó sólo estaba probando su suerte. En ese caso, sin embargo, se trataba de un molesto aficionado.

"Sin tener en cuenta las apariencias, ¿eh? Qué mala jugada. ¿Tienes la lista?"

"Aquí está. Parece que los otros eran ferries normales".


Esta tenía que ser la peor manera de hacerlo. Si buscas ayuda indiscriminadamente, definitivamente se correrá la voz de alguna manera. A medida que más personas se enteran de un secreto, el riesgo de que se filtre aumenta exponencialmente. Y su oponente en este caso es el Imperio, que libra una guerra seria como potencia mundial. No podía imaginar que la inteligencia imperial estaba holgazaneando. Así que si estos tipos estaban tratando de llevar a cabo una operación secreta de asilo, probablemente deberían proceder con un poco más de precaución. Bueno, tal vez no podía esperar tanto del gobierno de la Alianza Entente, ahora en estado de pánico y disfunción.

Aunque no planeaban hacerlo en secreto, el hecho de que los jefes de gobierno se prepararan para huir desmoralizaría sin duda a los ciudadanos... aunque es muy posible que se vuelvan una resistencia nacionalista, por lo que también era posible imaginar un resultado esperanzador.

El momento era delicado, ya que esperaban una ofensiva imperial a gran escala en las líneas del norte en cualquier momento. Honestamente, si se corriera la voz de esto ahora, podría debilitar la resistencia de la Alianza Entente. Pero si resistiera heroicamente y el gobierno llamara a la resistencia... podría tener una oportunidad.

Si eso sucediera, el Imperio se vería obligado a amarrar tropas en territorio de la Alianza Entente, a diferencia de Dacia.

"¿Qué debemos hacer, señor? Si vamos a aceptar, tenemos que darnos prisa".

En realidad, en el caso de Dacia, las cosas habían sucedido tan rápido que la idea del gobierno en el exilio no funcionó. Con ese fracaso detrás de ellos, sabían que esta cuestión exigía una respuesta rápida. Estaban recibiendo el mensaje justo cuando sintieron la necesidad de jugar una carta. Un oficial de Operaciones hizo una pregunta, tomando la iniciativa para sugerir que no sería prudente pasar este turno: "¿No deberíamos hacer un movimiento?"

"Me opongo. No creo que nada bueno resulte de llamar la atención sobre nuestros cruceros mercantes armados".

De otros lugares surgió una propuesta para manejar la situación con cautela. Después de todo, Los cruceros mercantes armados ya estaban violando el derecho internacional así como las leyes de varios estados. Si se expusieran sus órdenes de reunir inteligencia y desbaratar el comercio, se produciría un escándalo. Disfrazar los barcos armados como barcos mercantes para llevarlos al puerto era un problema legal. En el peor de los casos, todos los miembros de la tripulación serían declarados piratas y detenidos.

Incluso si la violación de la ley internacional no molesta a su conciencia, toda organización malvada necesita una reticencia calculada basada en las ganancias y las pérdidas.

Se suponía que no se debían romper los tratados; se suponía que se debía obligar a la otra parte a romperlos.

Al menos, el General Habergram tenía la intención de seguir la línea de lo que podía conseguir en los límites del derecho internacional.

"Quiero evitar ser abordado de cualquier manera. ¿Cómo va la carga?"

Aunque compartían el mismo pensamiento, la idea del líder era algo diferente. Después de todo, sabían un poco más que los demás que Inteligencia estaba trabajando proactivamente para limpiar su mal nombre después de Dacia y habían aprendido varias cosas interesantes.

"Creo que está casi listo..."

"...Entonces en este punto un poco de carga extra no hará mucha diferencia. ¿Quién es el VIP?"

Después de todo, los agentes de los servicios de inteligencia habían contado sus gallinas antes de que salieran del cascarón y sugirieron que fue porque Dacia se derrumbó tan fácilmente que la República y la Alianza Entente tuvieron más tiempo para construir terceras líneas. Pensaron que este sería un buen momento para redimirse. La recopilación y el análisis de inteligencia avanzaba a un ritmo fantástico en las líneas del norte, y realmente estaban obteniendo resultados.

La inteligencia que la nave auxiliar había adquirido tan rápidamente y la maquinaria que habían utilizado estaban secretamente a bordo. Incluso se habían enterado de que la Armada Imperial estaba planeando una operación de desembarco.

Así que no hace falta decir que una inspección de esa nave sería malo. Dicho esto, ya tenían tanta carga peligrosa que añadir algo nuevo no haría nada.

No pensó que arrojar un cargamento un poco más problemático cambiaría la situación.

"Un concejal".

Uno de los diez concejales del estado que establecería un gobierno en el exilio en el Reino Aliado estaba lleno de implicaciones políticas. Los oficiales no podían trabajar en Inteligencia a menos que tuvieran olfato para entender la política, así que era evidente para todos ellos. Eso probablemente fue para cualquier oficial de estado mayor sobresaliente.

No era poca cosa que un político a nivel de ministro de Estado fuera reconocido como un gobierno en el exilio por el gobierno anterior con la autoridad adecuada.

Y el general Habergram estaba lejos de ser inepto, y por eso dudó. "...Espera un momento."

Es cierto que si logran conseguirle asilo, ese logro eclipsará su fracaso anterior. Podrían ser capaces de evitar que la pesadilla del Imperio de construir organizaciones gubernamentales sin problemas, como estaba haciendo en Dacia, ocurriera en la Alianza Entente. Así de bien entendió el hombre a cargo los asuntos.

Pero todo eso sólo sucedería si la oferta de asilo tuviera éxito. Si fracasaba, los riesgos políticos y diplomáticos eran enormes. Además, las consecuencias fueron de tal alcance que este asunto estaba muy por encima de lo que el General Habergram podía decidir por sí mismo.

Y era una persona que conocía el alcance de su autoridad. Entendió muy bien lo que no estaba a su discreción. Precisamente por eso fue seleccionado para tomar las riendas. Su habilidad para hacer juicios tranquilos y no descarrilarse fue valorada.

En realidad, la razón por la que habían arrojado a alguien tan tóxico allí era para tener el departamento bajo control. Rápidamente preparó un documento, lo tomó y se puso de pie. Este era un asunto que exigía una atención especial a la confidencialidad. Y así, llevando algunas escoltas, se fue de inmediato a la Oficina del Almirantazgo.

"Habergram aquí. ¿Está el Primer Señor del Almirantazgo?"

Un policía militar vigilaba la oficina. Habergram tuvo que aguantar la mirada sospechosa del oficial de guardia, dado el trabajo del hombre.

Él mismo siempre había estado terriblemente nervioso cuando tuvo que detener a oficiales de alto rango cuando era más joven. Con eso en mente, hizo una nota mental de que este oficial tenía que ser un joven bastante serio.

" Él está. ¿Tiene una cita?"

"No. Hay un asunto urgente que me gustaría preguntarle."

Después de que el oficial de guardia confirmara algunas cosas, el general fue llevado a la oficina.

Tan pronto como entró, les pidió a todos que se fueran. Después de que todos los asistentes habían sido enviados lejos, se aseguró de que no hubiera nadie más alrededor y luego dio su informe.

"General, confío en que pueda hacer esto rápido."

"Señor, algo que no puedo manejar a mi sola discreción ha ocurrido."

Le pasó al Primer Señor el resumen que había preparado. Al mismo tiempo, le dio el esquema verbalmente. Mientras observaba a su superior examinar el documento, le proporcionó explicaciones más detalladas para ayudarle a entenderlo.

De todos modos, cada segundo contaba. No podía haber vacilación, pero al mismo tiempo no podían actuar desconsideradamente. Por ello, la base de la decisión, el informe, debe darse lo antes posible. La Alianza Entente se derrumbaba con cada momento que pasaba. La vida del país, medida por un reloj de arena, había comenzado a desvanecerse. Si querían salvar sus invalorables frutos políticos, tenían que actuar básicamente ahora mismo.

"Un concejal de la Alianza Entente solicita transporte por nuestra nave auxiliar."

"Qué situación tan complicada. ¿No hay ninguna embarcación civil de nacionalidad del Reino Aliado anclada en el área?"

Desde el punto de vista político, crear el gobierno en el exilio e interponerse en el camino del Imperio fue una opción prometedora. Pero era la dificultad de la tarea que estaba considerando y por la que preguntaba.

La razón estaba muy clara. Cualquier logro político importante que llegara sin correr riesgos era un sueño. Mientras que un gobierno en el exilio sería una excelente manera de acosar al Imperio, sacar a los miembros principales del país en secreto y luego llevarlos a casa a un país supuestamente neutral fue tan difícil que llamarlo "complicado" parecía desdeñoso.

Sí, la cuestión era cómo transportarlos. ¿Cómo podían llevarlos a territorio del Reino Aliado? Incluso si el Lytol estaba disfrazado, era incuestionablemente sospechoso.

Al fin y al cabo, no estaba registrado como un buque transbordador, sino simplemente como un buque de carga. No sería extraño para ellos hacer escala en cualquier puerto, pero cualquiera que observara la entrada de la bahía definitivamente se daría cuenta.

Era un riesgo demasiado grande llevar a alguien tan importante en un barco así.

"Cuatro o cinco. Pero todos son de línea regular. Estoy seguro de que el Imperio los está observando."

El problema es que la mayoría de los buques de nacionalidad del Reino Aliado han evitado atracar en los puertos de la Alianza Entente. Más exactamente, desde el comienzo de la guerra, todo lo que se intentaba hacer en las instalaciones de la bahía de la Alianza Entente se estaba volando por los aires. No era tanto una cuestión de neutralidad; El Reino Aliado simplemente estaba preocupado por involucrarse en una pelea.

Así que los únicos barcos en los puertos en este momento eran las líneas regulares de ferry programadas de antemano. Pero estaban casi completamente llenos de ciudadanos comunes tratando de evacuar y obtener asilo. Aparte de una pequeña minoría de buques de alquiler, no había otros buques anclados aparte de los transbordadores. Sería más raro si la nave auxiliar no destacara.

No podía imaginar que el Imperio lo pasase por alto. Aunque no estuvieran vigilando deliberadamente, era un barco del Reino Aliado en el puerto que lo encontraría una vista rara, y los civiles esperanzados estarían literalmente rogando embarcar. El Imperio tenía que saberlo de alguna manera.

La nave destacó tanto que la Oficina del Almirantazgo estaba considerando enviar a un diplomático para recuperar la inteligencia.

Al menos el Lytol no estaba armado de manera llamativa. Pero se movía a 29.5 nudos, lo que era más rápido de lo que un barco de carga jamás necesitó ir, y encima de eso, incluso llevaba en secreto un hidroavión, nominalmente para vuelos turísticos, y una medida de potencia de fuego. Al menos estaban disfrazados y equipados con equipos recreativos.

Si no fuera por los materiales confidenciales, incluso si el barco fuera abordado, no habría ningún problema bajo la ley internacional. La tripulación puede estar formada por magos, pero eso era una decisión que un negocio podía tomar libremente. Después de todo, el Reino Aliado era un país libre.

Pero si los pillaran ayudando con el asilo de un país en guerra, las cosas se pondrían difíciles. Se plantearía la cuestión de si deberían entregar al refugiado sin resistencia... La Alianza Entente probablemente querría que estuviera vigilado; se enfadarían si simplemente lo entregaran.

¿Qué pasaría si la tripulación se enfrentara a la unidad de abordaje imperial? La respuesta era obvia. Les morderían el trasero.

"Lytol puede moverse a una velocidad bastante rápida, ¿pero puede correr más rápido que las lanchas patrulleras imperiales?"

Incluso si el Lytol era rápido, tenía sus límites. Y considerando que los magos marinos o los aviones podrían estar presentes, era imposible decir si podría hacer una escapada limpia. Para ir un paso más allá, ¿era realmente un barco el mejor método de transporte en este caso?

"Muy bien. Los transferiremos a un submarino en alta mar".

Debe haber sido por eso que el Primer Señor del Almirantazgo tomó una decisión audaz. El barco podría hundirse. O las habitaciones podrían ser atacadas.

Pero si usaban una nave que pudiera operar bajo el agua, podrían permanecer ocultos.

 "¿Un submarino? ¿Tenemos uno que podamos usar?"

"El Almirante Meyer lo garantiza. En cualquier caso, necesitamos consultar con el escuadrón de submarinos."



Comentarios

  1. Gracias por tu trabajo es tubo lindo xD

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su arduo trabajo. Ahora puedo inyectarme morfina de loli nazi .

    ResponderEliminar
  3. no entiendo como me gustan estas cosas pero para mi esto es un gusto leerlo :v

    ResponderEliminar
  4. Youjo senki es diferente a los otras novelas isekai :v . Bueno eso supongo xq nada mas me he leido y estoy leyendo algunas otras novelas ligeras . ( un total de 5 novelas . Se q es poco peeo esa es mi sincera opinion , "por ahora " . )

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

DanMachi Volumen 11 en Español

Sinopsis Después de salvar a la joven dragona Wiene, el nombre de Bell se ha convertido en sinónimo de "codicioso", "despreciable" y "traidor". Él y su familia han perdido completamente la confianza y el respeto de todos los que viven en Orario. No hay tiempo para que sienta pena cuando sus nuevos amigos monstruos, los Xenos, necesitan su ayuda para volver a casa. Pero ahora que el mayor obstáculo en su camino es la Familia Loki, ¿tiene Bell lo que hace falta para levantar el puño contra su amado ídolo, la Princesa de la Espada Aiz Wallenstein?

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.

Zero no Shalltear, Capitulo 8

Capítulo 8
Louise se sentía optimista en ese momento. Había solucionado lo que ella suponía era su inminente expulsión de la academia, había convocado a su familiar que no solo era bella y poderosa sino que incluso parecía quererla por alguna razón que ella misma desconocía y por sobre todo, ahora se encontraba en su cuarto comiendo elegantemente pastel de fresa, su favorito, en cantidades que ella misma nunca había pensado en comer antes.