Ir al contenido principal

Youjo Senki, Volumen 2, Capitulo 5

El Diablo del Rhine


EL PRESENTE, EN ALGÚN LUGAR DE MARZO DEL AÑO UNIFICADO 1925

Es un sueño habitual para el viejo que vivió los horrores del Rhine.

Tendría el mismo sueño otra vez esta noche. Como uno de los soldados que sirvió en la Gran Guerra, todo quedó grabado en su mente.

En ese entonces, en cierto modo, era donde se forjaba el resto de sus vidas. Incluso ahora, los incesantes disparos resuenan en su cabeza como un disco rayado.

Antes de darse cuenta, sus pensamientos regresan a ese campo de batalla lleno de recuerdos. Incluso después de la guerra, las vistas y los sonidos son demasiado crudos en su mente como para desvanecerse. Es el pasado, pero ellos pueden recordar ese mundo tan claramente. El maldito campo de batalla. La cosa más horrible que la raza humana ha creado. Ese campo de batalla donde el barro y las moscas reinaban.

Ahh. Gime al recordar. El Rhine era la entrada al infierno.

El viejo tiene ese sueño una y otra vez y lo recuerda una y otra vez. Probablemente nunca lo olvidará.

Recuerdo los acontecimientos de ese día en detalle. Mientras los proyectiles se cruzaban por encima de nuestras cabezas, yo y el resto de la Compañía G avanzábamos constantemente bajo las órdenes de movernos a una nueva posición de ataque. De los cinco regimientos que componían el frente de batalla, la Compañía E era la que veía los combates más intensos, y nuestra misión era apoyar su flanco.

Estaba en un escuadrón de ametralladoras. Nuestro trabajo consistía simplemente en colocar los cañones en la trinchera cavada por la unidad de vanguardia y crear una posición de tiro. Se suponía que el Ejército Imperial iba a tener al Ejército Republicano bastante bien reprimido en esa área, pero las líneas mismas eran complicadas como siempre. Eran casi fluidas. En otras palabras, el campo de batalla era una mezcla sangrienta y caótica de nosotros y ellos.

El bombardeo había hecho estallar todo menos un árbol en este fango, el tipo de lugar donde se desperdiciaban los recursos, la sangre corría como ríos, y cuando uno miraba por la trinchera para ver lo que podía ver, todo era humo de artillería.

Sin embargo, los malditos artilleros enemigos no aprovecharon la terrible visibilidad y nos bombardearon constantemente a un ritmo variable. El escuadrón de morteros de nuestra compañía devolvió el fuego, pero apenas hicieron mella. A pesar de que el humo oscurecía el campo de batalla, pudimos ver una serie de destellos en las posiciones del Ejército Republicano.

Recuerdo lo mucho que luchamos con los morteros. No tenían un lugar estable desde donde disparar porque las plataformas se hundían en el barro. Las condiciones eran tan malas que ni siquiera los artilleros altamente entrenados podían controlar sus líneas de fuego.

Recuerdo que hasta donde alcanza la vista, eran soldados cubiertos de barro, que hacían todo lo que estaba a su alcance para asegurar sus posiciones de ataque.

Recuerdo muy bien ese día.

Los cañones de artillería instalados en la trinchera estaban probando algunos disparos de observación, y los fusileros designados estaban cavando trincheras con todas sus fuerzas. Mirando hacia atrás, estas fueron acciones sobrehumanas de los pocos que dieron un paso adelante en un rincón del áspero campo de batalla. No dejándose desanimar por los gusanos, la suciedad o las balas que llovían, envueltos en el hedor de la podredumbre y la muerte, sin una cubierta decente, esos hombres avanzaron por el barro. Tenían pie de trinchera. Su despliegue de valentía se quemó en mis párpados, e incluso parecía divino; respeto a esos hombres hasta el día de hoy desde el fondo de mi corazón.

Fue una imagen impactante de un mundo que no puedes entender a menos que lo hayas experimentado; sólo puedes entender estando allí.

"No puedo creerlo. Esos sapos. ¡Debe gustarles mucho el barro!"

"Sí. Los artilleros quieren convertir esta tierra en un pantano y lanzarse al agua".

 "Pero a los que les disparan es a la Compañía H. Lo siento por ellos."

Las bromas del equipo nos calmaron un poco los nervios, pero la charla de los chicos en una trinchera cercana nos recordó la realidad. Los que estaban bajo fuego eran de la Compañía H, que se había adelantado a nosotros. Frustrantemente, los jefes de la época parecían convencidos de que podíamos atravesar la defensa del enemigo con balas humanas.

¡¿Cuántas vidas creen que vale este fangoso terreno?!

"¡¿Aún no ha llegado el apoyo aéreo?! ¡Como vamos a avanzar con esas armas enemigas!"

Alguien emitió un gemido que se hizo eco de los sentimientos de toda la compañía. Se suponía que íbamos a empujar las líneas hacia adelante bajo la superioridad aérea local. Así es como se suponía que iba a funcionar la operación.

Esos despreciables peces gordos dijeron que tendríamos un apoyo aéreo completo, pero queríamos gritar que debía significar una falta total de apoyo aéreo.

"Te lo dije, ¿no? Puedes apostar tu pavo de Pascua a que era una promesa vacía".

Sobre el campo de batalla se lanzaron grandes explosivos. El impacto de uno de esos era suficiente para volar un cuerpo humano en pedazos. En una situación así, el apoyo constante era una quimera. Así que no creo que esperáramos mucho en primer lugar. Independientemente de cómo se sentían los nuevos reclutas que pasaban apresuradamente por el entrenamiento, los veteranos sabían que no había promesa menos fiable que la hecha por los jefes.

Todas terminaron así. Los soldados expuestos al ruido de fuertes bombardeos, enfrentados al dolor ineludible y a la tensión mental de largas horas de combate, no pudieron evitar su eterno escepticismo.

Si no lo hicieran, la espantosa realidad mataría a la hermosa propaganda de un solo golpe, y los soldados se volverían locos. Para sobrevivir a la horrible guerra, no se podía confiar demasiado en la esperanza.

"Ngh! ¡Me dieron! ¡Maldita sea!"

"¡Médico! Médico!"

Recuerdo haber podido escuchar, por alguna razón, los sonidos de alguien en un refugio vecino que se derrumbaba y sus amigos entraban en pánico, incluso sobre el rugido del campo de batalla. De repente me di cuenta de que un bastardo desafortunado había sido asesinado por un tiro errante o un francotirador. Ya que la trinchera no fue volada y no hubo disparos de seguimiento, tuvo que ser un francotirador.

Rápidamente nos agachamos más abajo y rociamos fuego acosador en cualquier lugar donde parecía que podría haber estado al acecho. No queríamos morir.

"¡Envíen una camilla! ¡Cúbranlos!"

Entonces...

Nunca olvidaré a esos cuatro camilleros que salieron a cubierto para tratar de llevar a su hermano herido a la retaguardia. Símbolos de coraje e integridad. Los médicos son los únicos en los que podemos confiar para alejarnos del campo de batalla. Debido a que los médicos, llamados Sanis, estaban con nosotros, nos garantizaron algo de humanidad en ese mundo infernal.

A diferencia de la gente que hacía trabajos más fáciles en la retaguardia, si había un compañero soldado que los necesitaba, siempre corrían hacia el peligro. Incluso cuando se quedaban sin aliento y sufrían un doloroso impacto, más de ellos estaban listos para salir después de la caída de sus compañeros de equipo. Era una prueba de su valor.

Eran los únicos a los que realmente respetaba profundamente. Eran los únicos en los que podíamos confiar pase lo que pase. Sigo sintiéndome así.

" ¡Lancen una cortina de humo!"

"¡Granadas de mano! ¡Tiren todo lo que tengan!"

El escuadrón de morteros disparó proyectiles de humo, los fusileros designados lanzaron granadas y nosotros nos limitamos a disparar. La camilla era un espectáculo para los ojos cuando apareció a salvo. Nuestros amigos de confianza con su magnífica valentía. Sanis tenía que ser protegido como nadie más; ellos eran los únicos que nos salvarían.

Y al mismo tiempo, supongo que se podría decir que, debido a nuestro fuego de cobertura, los republicanos desplegados frente a nosotros parecían recordar el objetivo que se suponía que debían priorizar. Estaban decididos a aplastar no la camilla que se retiraba rápidamente, sino las redes de ametralladoras de cuello elegante. Gracias a eso, quedamos bañados en fuego concentrado, y bajé la cabeza sin pensar, incapaz de soportar todas las ráfagas de polvo que llenaban el aire de los golpes cercanos. Boca abajo en nuestra trinchera con los oídos alerta, sonreímos débilmente ante la idea de saber cuántos artilleros republicanos nos deben estar tratando como si fuéramos objetivos de práctica.

Pero esa extraña calma no duró mucho. Después del silbido de algo cortando el aire vino un gran y pesado boom al que no estábamos acostumbrados. Nos dio escalofríos.

No eran proyectiles de 128 mm; habían sacado sus preciosos cañones de campo de 180 mm.

" ¡Escuchen, tropas! ¡Los refuerzos amigos están en camino! ¡Saquemos eso de aquí!"

En ese momento, nos alegró recibir instrucciones por radio de nuestro comandante de batallón, pero nuestra sensación de inutilidad fue mayor. Nuestro batallón no tuvo escasez de tropas de reemplazo. Casi habíamos perdido nuestra voluntad de pelear, así que supongo que nos lanzaron una línea a la que aferrarnos.

Tal vez esa línea funcionaría con tipos que no sabían lo poco confiable que era, pero entendimos muy bien cómo se mantendría esa ilusión.

"¿Cuándo diablos llegará esa unidad de apoyo?"

Alguien del equipo de ametralladoras expresó lo que todos que conocíamos ese campo de batalla estábamos pensando. Realmente necesitábamos refuerzos. Por como iba, pensamos que todos tendríamos que morir defendiendo ese pantano y cubiertos en su lodo.

Así que queríamos refuerzos lo antes posible.

"Quiero refuerzos... preferiblemente antes de morir." ¿Fui yo quien lo murmuró? ¿O el tipo a mi lado? Todavía no lo sé, pero estoy seguro de que alguien lo hizo.

Fue entonces cuando el operador de radio cercano comenzó a gritar a todo pulmón. Los operadores eran los que monitoreaban las transmisiones enemigas, asegurándose de que no nos localizaran. Normalmente estaban llenos de malas noticias, pero a veces tenían algo bueno para nosotros.

"¡Refuerzos! "¡Los refuerzos están aquí!"

Recuerdo muy bien cómo la gente pensaba que el operador estaba conmocionado y le devolvían miradas de lástima. Pero entonces vimos algo que apenas podíamos creer, así que no hubo tiempo para pensar en ello.

O mejor dicho, lo oímos.

"Oh mi amada Patria, ruego por tu paz."

En cada canal de un área amplia, las palabras eran transmitidas tan poderosamente que incluso un soldado regular sin habilidad mágica podía escucharlas.

Nubes de polvo ennegrecían el cielo, y el barro parecía tragar todo lo que había en el campo de batalla, pero la voz que resonaba sobre el caos era sorprendentemente tranquila.

No es de extrañar que nos preguntáramos por un momento si también nos habíamos vuelto locos. El fenómeno parecía tan irreal.

Era el código de una unidad de refuerzos. Ladeamos la cabeza pensando que el respaldo no podía ser real, que tenía que ser una alucinación auditiva.

"Oh mi amada Patria, ruego por tu paz."

Pero no estábamos escuchando cosas y no estábamos locos; alguien realmente estaba repitiendo esas palabras en el idioma oficial del Imperio. Y era la contraseña de un solo uso para demostrar que eran amigos y no enemigos.

"¡Guardianes del Rhine! ¡Fieles y leales! ¡Ustedes son nuestros salvadores!"

El operador eleva la señal a la salida más alta posible, y la respuesta del equipo de radio fue la más feliz que jamás había escuchado. Por siempre me quedarán grabadas en los tímpanos las palabras que salen de la radio del escuadrón de ametralladoras.

Siempre nos reímos de los códigos tontos que se les ocurrían. Los operadores de radio, especialmente, se burlarían de ellos, pero esta vez, sólo esta vez, creo que todos nosotros nos sentimos realmente consolados por ellos. La interferencia generalizada que sólo los magos podían emplear. Sólo podían ser magos. Solo podían haber sido los magos de élite del Ejército Imperial.

Así que es una suerte que no supieran que sus salvadores, sus refuerzos, eran peligrosos, y que podían traer destrucción total a sus aliados.

Supuestamente ella estaba de su lado, pero incluso los jefes del Ejército Imperial la trataban como a una diosa de la muerte. Era un batallón de locos bélicos y guerreros sin temor y ahora estaban en el campo de batalla.

Entre la neblina de las nubes y el humo de las armas, ella está llena de nerviosismo. La comandante Tanya von Degurechaff, internamente enferma de esto, externamente inexpresiva, dirige su unidad de respuesta al Sector D-5 de la Zona de Identificación de Defensa Aérea del Rhine.

"Código confirmado. Aquí el Batallón 203 de Magos Aéreos, con el indicativo Pixie. Estamos en camino. Llegaremos en 160 segundos".

Tanya no es muy aficionada a la guerra de trincheras. El único trabajo que odio más que esto es el de hacer propaganda.

Después de todo, ahora que me he convertido en una niña, me enfrento a este molesto marco militar en el que los hombres son superiores. El solo hecho de pensar que mis promociones están bloqueadas por un techo de cristal invisible es suficiente para amortiguar cualquier deseo que pueda tener de actuar como una niña con fines propagandísticos. La guerra de trincheras, por otro lado, es demasiado peligrosa.

Aparte de eso, el sistema imperialista de personal ha adaptado principios extremadamente meritocráticos para la guerra, de alguna manera, así que estoy más o menos satisfecha con ello.

Así que aunque es peligroso ajustarse a cada contorno de la tierra para mantener la menor altitud posible a medida que avanza hacia el campo de batalla, está satisfecha porque al menos será valorada.

Dicho esto, está al mando de una misión destinada a atravesar una zona plagada de proyectiles de gran capacidad y asaltar la posición de artillería enemiga en la que el humo de las armas se eleva por los aires. Incluso si venía con una compensación económica en concepto de zonas de peligro y guerra, no se sentía muy bien.

"Tropas, realizarán un combate de apoyo. Artillería anti-superficie lista, hechizos de explosión por difusión, hechizos de engaño óptico y escudos exteriores antibalas. Combatan como quieran". Agarrando con fuerza su rifle y su orbe de cálculo, Tanya da las instrucciones necesarias en un tono natural.

Apoyar el combate es en realidad un dolor para los comandantes. Bombardear al bando equivocado es imperdonable. Si volamos nuestras propias tropas, lo siguiente será una lluvia de balas desde las posiciones de fuego en el suelo, sin duda.

Las trincheras y las posiciones están construidas de tal manera que limitan los daños, pero aún así, nadie está contento de ser bombardeado por accidente. Sólo los EE.UU. pueden bombardear accidentalmente lo que sea. Que de alguna manera tengan suficiente margen para bombardear la embajada china en Belgrado me pone celosa, en cierto modo.

Dejando estas ideas a un lado, la única opción viable para esta misión de apoyo es acercarse a la posición enemiga e ir a por todos. En ese caso, el mejor plan es mantener una velocidad lo más alta y una altitud lo más baja posible e invadir de una sola vez en un ataque furtivo.

Pero eso es teoría. Los que realmente mantienen esa velocidad y altitud ya están hartos. Nadie te dirá que volar rápido cerca del suelo es cómodo.

Aunque esto me permitió escapar de los problemas que rodearon el hundimiento del submarino del Reino Aliado, el ser enviada al frente del Rhine fue una mala suerte.

"CP, esta es Pixie. Envía al objetivo".

"Entendido, Pixie. Elimina el emplazamiento de artillería enemigo de las Compañías G y H".

"Entendido. Me gustaría pedir cinco minutos de apoyo con fuego de supresión a partir de ahora. Los atraparemos durante ese tiempo".

Sin embargo, me alegro de que en este tipo de arena he logrado mantener la medida de autonomía que naturalmente viene con ser un receptor de la insignia de asalto Alas de Plata. Para empezar, puedo elegir mis objetivos libremente.

Y la base trasera puede no haber estado perfectamente ordenada, pero era mucho mejor que enlodarse, recibir la orden de defender una posición y terminar siendo el objetivo de un bombardeo en la confusión.

El lugar apenas cuenta como una base trasera, sin embargo. Las comidas no son las raciones de trinchera portátiles estándar, sino comida caliente apropiada. Además, si me permiten abordar un tema poco delicado, la situación de la gestión de residuos también es mejor. Es sólo nuestra primera primavera. Si el aire cuando vuelo bajo apesta tanto, sólo puedo imaginar que están haciendo exactamente lo contrario de lo que dicta la higiene.

Como el hombre culto con un sentido común de la higiene que era antes de las trincheras, convirtiéndome en una niña pequeña, y lo que sea, sólo puedo decir que es un ambiente difícil de soportar. Es tan malo como estar a bordo de un submarino hundiéndose en un inodoro fuera de servicio.

En lugar de eso, tengo un trabajo acorde con mi paga atacando cañones de campo, con su débil fuego antiaéreo, desde el cielo.

Y mientras no haya magos interceptores, estaremos cazando patos. Serán grandes objetivos. Quiero acumular todos los logros que pueda y cumplir con los requisitos para la licencia. Puede que esté aquí como castigo, pero si no hay nada sobre el papel, se me debe permitir ejercer mis derechos.

Quiero apresurarme y que me transfieran a la retaguardia para encontrar un puesto seguro.

"¿Cinco minutos? Eso ni siquiera suprimirá el fuego antiaéreo, mucho menos la artillería".

Después de todo, incluso una misión de ataque, que es comparativamente segura para el frente, te obliga a correr algunos riesgos bastante malos.

Por ejemplo, el equipo de observación está haciendo todo lo posible para apoyarnos. Si los observadores de primera línea están actuando como guías para nosotros, eso significa que la situación no es la ideal. Usualmente, los observadores estarían ahí afuera observando los impactos. Si tienen tiempo para matar, eso debe significar que nuestro bando no tiene mucha artillería.

Si desplegamos los proyectiles de nuestros magos a toda potencia y volamos en formación de asalto anti-superficie, al menos no habrá forma de que nos disparen los nuestros.

Si por alguna milagrosa casualidad sufrimos golpes directos, podremos escapar de heridas mortales gracias al nuevo modelo de orbe. Más importante aún, la defensa contra la artillería se imparte a todos en el campo de entrenamiento.

"No hay problema. Y no te preocupes por nosotros, sigue disparando después de que entremos".

Después de todo, mantener un ojo sobre la superficie es el trabajo del comandante en un ataque anti-superficie. Hacer que una unidad ataque mientras otra unidad proporciona cobertura aérea es una necesidad básica en una batalla desde el aire.

Estoy segura de que no necesito explicar que si vuelo con apoyo directo, el peligro de quedar atrapada en un bombardeo disminuye en un grado increíble. Además, finalmente puedo aumentar mi altitud. Escapar de ese aire pegajoso y espeso hasta se siente un poco bien.

De todos modos, abandonar el olor y la zona de peligro es suficiente para mejorar el estado de ánimo de la Mayor von Degurechaff.

"Teniente Serebryakov, tenemos cinco minutos de fuego de apoyo. Después de todos los ejercicios de artillería que hicimos, no creo que haya ningún tonto en mi batallón que reciba un proyectil amigo en la cabeza".

"Entendido".

Francamente, todavía se siente raro llamar a mi ser "ella", pero de todos modos, esta niña lleva una sonrisa rara. No le presta atención a la calidad bastante tensa de la respuesta y, observando que es hora de trabajar, comienza alegremente una trayectoria ascendente. Ya que estaremos atacando el suelo, no tenemos que escalar a temperaturas frías y heladas, otra ventaja.

Como resultado, la mayor Tanya von Degurechaff está decididamente satisfecha. Su expresión incluso se relaja en una sonrisa.

Y esa escena está grabada en la mente del ex soldado que estaba allí mirándola. ¿Cuántos años han pasado desde la guerra? Sin embargo, sus recuerdos de la época siguen siendo tan claros como el día.

Sorprendidos por la noticia de los refuerzos, nos dimos cuenta de que las cosas iban a salir bien. Dicho esto, el nivel de amenaza al que nos enfrentábamos podría haber caído un poco, pero bajar la guardia también nos haría convertirnos en cadáveres silenciosos.

Así que nuestra compañía usó el poco tiempo extra que nos habían dado sabiamente. Los muertos fueron trasladados a un lado y se prepararon camillas para los heridos. Los cañones de las ametralladoras se acababan de desgastar, así que arreglamos cambiarlos por cañones de repuesto. Para nuestra consternación, sin embargo, aunque tenían muchos de los repuestos más importantes, aparentemente Logística no tenía suficiente personal para llevarlos a la línea de fuego en medio de una batalla a gran escala.

Cuando le dijeron a mi equipo que enviara a alguien, me pidieron que pagara mi cuenta de ese ritual tradicional y sagrado conocido como naipes. En otras palabras, "¡Nos lo debes!" Ahora que lo pienso, creo que los naipes me odiaban en ese entonces. O simplemente no podía ver a través del engaño inteligente de mis compañeros de compañía. Me duele que ahora no tenga forma de saberlo.

Pero en ese momento, esas cosas ni siquiera eran un sueño en mi mente mientras salía, refunfuñando y arrastrándome hacia el banquillo de la base. Allí negocié con el formidable suboficial de logística y terminé cargando las piezas.

La gente tiende a tener este malentendido de que era seguro en la parte trasera, pero en el frente del Rhine en ese momento, la seguridad era una fantasía.

La distancia más cercana entre las líneas de fuego era de sólo unas docenas de metros. Ojalá hubiera estado mirando al enemigo en uno de esos. Debido a que las trincheras estaban tan cerca unas de otras, el riesgo de golpear accidentalmente a los aliados era alto, por lo que normalmente no podían llevar a cabo bombardeos.

Incluso si esa no era su situación, los artilleros aparentemente odiaban disparar a las zonas de combate. áreas donde podrían arrasar con los suyos junto con el enemigo. Ya fuera Imperio o República, todos teníamos el deseo común de evitar la explosión de nuestras tropas.

En lugar de lanzar explosivos en nuestras propias posiciones, dispara al enemigo, incluso si fallas. Era de sentido común para ambos ejércitos, así que si uno tenía cuidado con los francotiradores, las minas terrestres y los rifles en la línea más avanzada, no era probable que fuera una fatalidad instantánea.

Pero probablemente debería añadir que no era raro que la artillería confundiera la posición de la primera línea o que tuviera problemas para distinguir entre amigos y enemigos en la confusión. Una vez estuve en una posición casi invadida por el Ejército Republicano, y vi a todos sus soldados invasores ser aniquilados en un instante por los proyectiles de su propio Ejército. Nuestra respetuosa nominación de la artillería republicana para la Insignia de Artillería de Campo salió en la gaceta oficial como una broma. Aplaudimos la gran demostración de la artillería republicana de su entrenamiento y contribución a la causa de la guerra imperial.

Ese es el tipo de campo de batalla con el que estábamos lidiando, pero sólo había una razón por la que la retaguardia era considerada el lugar más peligroso para estar.

Por las radios. Cualquier onda fuerte que no sea la tuya es obviamente una orden enemiga o un refugio de base. No se necesitan ni dos días para aplastar los delirios de seguridad de un novato debido a nuestras robustas fortificaciones subterráneas.

Si no puedes lograr mucho disparando en la primera línea, entonces apunta una tormenta de acero al aparato de comunicaciones que puedas encontrar, o eso es lo que se piensa. Si las balas pesadas perforan el blindaje, los refugios no tienen sentido.

En un minuto estás encerrado en un sótano, y al siguiente, estás siendo arrollado por proyectiles de artillería, hasta tu fin. Una muerte asfixiante bajo una trinchera colapsada sería terrible. Nadie estaba ansioso por poner un pie en una caseta de radio.

En ese momento, eran tan peligrosas que era tabú mantener la base de comunicaciones en el mismo campo durante más de cuarenta y ocho horas. Nadie hablaba de ello, pero todos evitaban hacerlo.

La razón por la que las radios fueron traídas al frente a pesar de esas condiciones fue porque las necesitábamos. No se puede mantener algo tan grande como un ejército solo con semáforos y trompetas. La tecnología inalámbrica ha demostrado su eficacia en medio de la niebla de la guerra, por lo que no es de extrañar que los ejércitos sigan dependiendo de ella incluso ahora.

Y escuchar la avalancha de mensajes era una segunda naturaleza, no sólo para la radio. sino también a los soldados hambrientos de rumores en las trincheras.

Por eso tenía los oídos abiertos y lo oí. Algo tan increíble que me preguntaba si la pelea me había arruinado las orejas.

"No hay imbéciles en mi unidad que puedan ser alcanzados por un proyectil amigo. Debemos priorizar mantener al enemigo bajo control y retenerlo por encima de todo lo demás".

¿Un comandante pidiendo un bombardeo sobre ellos? Estaba a punto de sacudir mi cabeza, pensando que debe haber algún error, cuando-

"CP a Pixie 01. Son proyectiles explosivos con fusibles programados para explosiones de aire".

"Pixie 01, entendido. Eso está bien."

A pesar de la estática, me di cuenta de que sonaba alegre. Todavía confío en mi capacidad auditiva, incluso a esta edad, pero esa fue la única ocasión en la que no confié en ella.

Sonaba tan emocionada. Su tono era alegre, pero su mensaje era perturbador. Lo que escuché en la radio fue definitivamente la voz de alguien divirtiéndose. No pensó en el impacto directo de una ráfaga de aire. ¿No le preocupaba que la metralla cayera como la lluvia?

Sin pensarlo, miré al suboficial que ni siquiera conocía. ¿Teníamos que hacer que nuestros artilleros bombardearan nuestros propios magos? No podía creerlo. Si los mataban, sería un infierno. Incluso si fueran perdonados, habrían matado a los suyos.

"...¿Habla en serio?"

"No puede ser. ¿Por qué la escuchan los magos?"

Pero o Dios es un pedazo de mierda, o tiene un diseño con visión de futuro que nosotros, los corderos, ni siquiera podemos imaginar. Ella hablaba en serio.

En el caso del fuego amigo, era imposible saber qué emplazamiento había dado en el blanco equivocado, por lo que los incidentes se manejaban en silencio. Fueron accidentes desafortunados, y nadie dijo una palabra.

Pero es una historia diferente si la artillería está ejecutando una misión de fuego observado en un área con nuestras tropas en ella. Su reputación se arruinaría. Nadie perdonaría disparar a nuestras propias tropas, aunque fuera una orden.

"...Mayor, ¿usted...?"

"No te preocupes por nosotros. Continúen el bombardeo".

Aún más vigorosa. Me asustaba que esa alegría viniera por la radio. No, incluso ahora no estoy seguro de a qué le tenía miedo.

El miedo a ser bombardeado durante horas y horas, escondido en una trinchera rezando para sobrevivir. El terror y la necesidad de gritar a todo pulmón, ¡sólo sácame de mi miseria! Sólo alguien que ha experimentado ese horror puede entenderlo. Había algo extraño en alguien que podía reírse del miedo a un bombardeo.

No estaba tan asustado incluso cuando el francotirador nos apuntaba. Tenía frío. Sentí como si mi cuerpo estuviera congelado hasta la médula. ¿Qué demonios es este escalofrío?

"Pixie 03 a Pixie 01! ¡Detectando múltiples señales de maná! Dos grupos de magos enemigos del tamaño de una compañía están subiendo! ¡El tiempo de contacto es de 600!"

Recuerdo que la advertencia que alguien me dio me trajo de vuelta a mí mismo. Y el operador de radio transmitió frenéticamente la información del enemigo a otras estaciones.

Era sólo una nueva unidad enemiga o una unidad interceptora. Aún así, esa era la vida diaria en las líneas del Rhine, así que sentí una extraña felicidad al volver a la normalidad después de tal anomalía.

Recordé que tenía que tomar las piezas de repuesto y las municiones y regresar a la línea de fuego. Tuve que regresar mientras la trinchera de comunicación estaba relativamente tranquila. Así que debió ser cuando le di las gracias al suboficial, tomé las cosas y estaba a punto de salir corriendo.

Definitivamente oí el chasquido de una lengua y un suspiro en la radio, la misma radio de la que venía esa voz alegre hasta hace un momento.

"Primera Compañía, prepárense para el combate de contraataque. Síganme. Estos idiotas no tienen una cita, así que los vamos a rechazar. El resto de ustedes, a la artillería. Terminen eso rápido y únanse a nosotros."

El espíritu en sus palabras era como una ventisca. ¿No sabes que los espíritus pueden morar en las palabras? Es un tema bastante conocido en el campo de batalla, pero, bueno, probablemente es mejor no saberlo. Tal vez será más fácil de entender si digo que fue como el diablo leyendo escritos proféticos al azar.

En otras palabras, caos.

"Pixie 01 a CP. Nos encontraremos con los magos enemigos, pero sin cambios en el plan original. No tienen que tener cuidado con el combate aéreo".

Normalmente, eso sería condescendiente y demasiado confiado. Los que estaban bajo esa comandante deben haber tenido mala suerte. Pero cuando repito los recuerdos en mi mente, no puedo evitar gritar, ¡Monstruo!

Heroe, estrella, una excelente oficial mágica. Usted, señora, fue una gran comandante. Para todos los soldados imperiales que servimos en las líneas del Rhine, usted era una diosa.

" ¿Una nueva comandante con mucho maná y no mucho más? Ella debe tener ganas de morir". Lamentablemente, quienquiera que haya pronunciado ese comentario ya no está vivo.

"¿"Pixies..."? Estoy bastante seguro de que oí hablar de ellos de unos tipos del Gran Ejército. Dijeron que eran la misma muerte".

Los rumores de esos tipos que pensaban que sabían un poco sobre la Mayor von Degurechaff eran ciertos. Sí, es una diosa, una inmensamente poderosa que preside la vida y la muerte.

"Las cosas se están poniendo divertidas ahora, tropas. Se están divirtiendo, ¿verdad?"

Sus palabras, rebosantes de una escalofriante ira, se extendieron por la zona como si estuviese planeando atraer a toda la hostilidad enemiga como polillas a una llama.

La Mayor von Degurechaff había mostrado sus colmillos. Esto provocó una reacción violenta.

La República quería cazar al demonio. En otras palabras, dedicaron toda la sabiduría de la humanidad a matar a la diosa de la muerte. Los dioses no mueren, ¿pero los que estamos a su lado?

...Hicieron bien en llamarla diosa de la muerte.

Ella mataba al enemigo, y el enemigo mataba a nuestros hombres. Entonces la noble comandante, con una mirada a todos los muertos en el barro, se despidió.

Maldito infierno.





24 DE FEBRERO, AÑO UNIFICADO DE 1925, LOS SUBURBIOS DE BERÚN, TRIBUNAL MILITAR DEL EJÉRCITO IMPERIAL

Tanya te diría que un ejército, al fin y al cabo, es el instrumento de violencia de un Estado. No importa qué florituras retóricas se empleen, su naturaleza fundamental no cambia. Los que se indignan y preguntan, ¿Qué quieres decir con "instrumento de violencia"? o no entienden a los militares o entienden a los votantes, uno u otro.

En cualquier caso, independientemente de la definición, el ejército debe ser controlado. Así, por muy confiables que sean los integrantes de la organización, hay que ponerles una correa.

El ejército del emperador, los protectores del Imperio, la vanguardia del pueblo, el escudo de la nación... Incluso el Ejército Imperial, bañado de tanto elogio, no es una excepción.

Los súbditos imperiales están orgullosos de sus soldados. Es por eso que desviarse de ese ideal inspira tal reproche.

El ejército imperial, como uno de sus estándares, desea que todos los oficiales y hombres sean ciudadanos modelo. Estas expectativas se aplican a todos los sectores, incluso a los más humildes.

Una consecuencia natural de esto es que se exige una conducta apropiada de los oficiales honorables con especial énfasis. En cierto modo, en tiempos de paz es aún más importante que su capacidad como soldado. Como resultado, las autoridades militares tienen un amor maníaco por las reglas, lo que significa que tienen un consejo de guerra esperando por ti si rompes una.

Como minoría en la sociedad, los oficiales militares se avergüenzan de ser juzgados en un consejo de guerra. Pero eso es en tiempos de paz. La era pacífica de priorizar el honor y la adoración a las causas ha terminado.

Ahora estamos en guerra. Los asuntos tratados en los tribunales militares también se convierten en cuestiones de si cumplió o no con su deber sin titubeos.

Así que de acuerdo con la lógica militar, es difícil pasar por alto que se trataba de una oficial que sólo cumplía con su deber y que se vio involucrada en un acuerdo político internacional provocado por una legislación mal mantenida.

Por otro lado, en un sentido de asuntos exteriores... algunos de los oficiales de alto rango y la mayoría de los diplomáticos se están tirando de los pelos. "¡Por favor, consideren la política!", exigen. "¿Intenta convertir en chivo expiatorio a una oficial que cumplió con su deber?", dice la réplica. La combinación de estos puntos de vista crea una atmósfera volátil en las salas de audiencia.

Allí se encuentra el tribunal de un juicio según la ley.

"Mayor von Degurechaff, esta corte está desestimando su caso." El jurista que actúa como juez está de pie y lee la decisión, en medio de un bosque de espinas formado por las miradas de uniformes y trajes por igual.

Están desestimando mi caso. Es decir, este arreglo les permite evitar tener que rechazar la demanda al decir que no hay razón para hacerla; están haciendo una llamada judicial al decir que el caso técnicamente no cumple con los criterios para ser considerado.

El juez en funciones no puede hacer otra cosa que leer el documento en sus manos con una expresión como la de un François que ha sido servido con la mejor cocina Albion del mundo tres noches seguidas. Necesitan salvar la cara de ambos lados, pero si las posiciones están en marcada contradicción, la sublimación es la respuesta. En otras palabras, la única opción es archivar la caja.

"El ataque y hundimiento del barco del país neutral fue un desafortunado accidente."

Pero al añadir ese poco más al final, puede expresar su pesar por el asunto. Está claro para todos los que están sentados en la sala que el oficial legal que preside insertó la línea para absorber parte de la conmoción.

Para Tanya, esta es la reconciliación que esperaba. Ella sabe que alguien que es fiel a la lógica de la organización no corre peligro de ser disciplinado a menos que haga algo para dañar al todo.

Y el grupo del Ministerio de Asuntos Exteriores también estaba preparado para esa decisión. Entraron con la pesimista idea de que el ejército probablemente no les daría la decisión que querían, pero lo entendieron. No es que el entendimiento haga algo para suavizar las miradas que estaban enviando a Tanya desde sus asientos en la galería, apretando los puños.

Mientras tanto, siento que recibir estas miradas asesinas como si hubiera matado a sus padres es bastante injusto. Por supuesto, entiendo lo que piensan los chicos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Desean desesperadamente un chivo expiatorio para apaciguar a la opinión pública en el Reino Aliado.

Para bien o para mal, debido a que los tipos del Ministerio de Relaciones Exteriores valoran a todo el estado, aparentemente no consideran los intereses de un individuo con el mismo marco que las preocupaciones nacionales.

Bueno, eso es molesto. Tanya quería suspirar, pero al ver que ya estaban hirviendo internamente, pensó que mantener la boca cerrada era el plan más inteligente y permaneció en silencio.

"Es una cruda realidad que las relaciones internacionales se han visto perjudicadas por este accidente, pero a la luz de los precedentes, de las leyes y regulaciones, aunque es nuestra obligación moral debatir la negligencia de la Mayor von Degurechaff, encontramos que en términos de autoridad legal, el asunto está fuera de nuestra jurisdicción".

La declaración que él lee está, en cierto modo, declarando una posición ambigua. Al hablar de obligación moral y todo eso, expresan, de manera indirecta, que pretenden eludir la responsabilidad a través de la respuesta burocrática de que el asunto no cae bajo su autoridad legal. Dicho esto, Tanya no es la única que puede entender que no juzgarla significa lo mismo que no culparla.

"Además, teniendo en cuenta la legalidad del mandato conferido a la comandante von Degurechaff, reconocemos que en aquel momento tenía muy poco margen de discreción y que actuó fielmente de acuerdo con sus órdenes. En cualquier caso, desestimamos el juicio".

Pero parece que el Estado Mayor o alguien de arriba los presionó. Incluso para Tanya, esa última parte de la conclusión fue una adición extrañamente favorable.

Ella sonríe. Sin darse cuenta, sus labios brillantes se han convertido en una leve sonrisa. Con esto, ella es tan buena como inocente.

Pero en el tribunal, la única que se ve tan alegre es la chica en el centro de todo. Entre la mayoría de las personas que reprimen voluntariamente sus expresiones, la sonriente acusada no puede evitar llamar la atención, sobre todo porque la felicidad de la gente es una de las razones principales por las que la gente no se siente bien. la cara pertenece a la Mayor von Degurechaff, quien se rumorea que tiene rasgos poco emotivos.

"Por las razones mencionadas, levantamos la orden de detención de la comandante von Degurechaff." Todos los involucrados piensan que es mejor no mencionar que ella nunca estuvo ni siquiera cerca de serlo.

Dicho esto, frente a su sonrisa, muchos de los asistentes se preocupan y se preguntan si esto era realmente lo correcto. Pero la decisión ya estaba tomada. Y la poderosa maga que tanto desea las líneas del frente será liberada de la custodia... exactamente como el Estado Mayor deseaba.

Las líneas del Rhine exigen urgencia. Tener un mago utilizable detenido por una cuestión política sería intolerable.

Pueden priorizar la asignación de proyectiles y otros suministros al Gran Ejército, pero no de magos.

Si pudieran pelear la guerra así, entonces nadie tendría que preocuparse. ¡Dennos más magos! ¡Incluso uno más! Cuando llegan de las primeras filas súplicas como esa, el Estado Mayor no tiene los recursos -en ninguna parte- para dejar que una Named condecorada holgazanee por ahí. ¿Y cómo podrían hacerlo? Si tuvieran esos recursos, la guerra seguramente se habría decidido hace mucho tiempo.

La necesitamos en el Rhine. No se puede evitar. Sólo por ese tipo de razones, el asunto se decidió desde el principio. Bueno, no, si ella hubiera sido negligente, las cosas habrían sido diferentes.

Esas son las únicas razones. Está orgullosa y visiblemente aliviada de que su juicio previo haya sido correcto.

Según las normas del derecho militar e internacional, amenacé a un submarino de nacionalidad desconocida que estaba violando o desviándose de las normas establecidas. Aunque desafortunado, el accidente fue causado por disparos de advertencia disparados de acuerdo a procedimientos que no fueron creados con submarinos en mente.

Si hubiera habido un solo error en la ejecución, los diplomáticos probablemente podrían haber recibido el duro castigo que tanto deseaban. ¿Pero cuando no hubo ni un solo error? Así es, si no hay motivos para un sacrificio, ¿qué creen que sucederá?

Si me obligaran a tomar medidas disciplinarias en estas circunstancias, esto se convertiría en un escándalo en el que estarían implicados todos los miembros del Ministerio del Interior y del ejército y la marina que redactaron el reglamento para los miembros del Ministerio de Asuntos Exteriores. Mi logro militar más importante ha sido complicar las cosas.

Soy una maga prometedora y ganadora de la Insignia de Asalto Alas de Plata. En otras palabras, no pueden permitirse el lujo de cortarme el paso. Y el análisis de Tanya es correcto.

El Departamento de Ferrocarriles del ejército, el Cuerpo de Servicio, Operaciones en el Estado Mayor e incluso la División de Tecnología habían estado presionando, aunque informalmente, a los oficiales legales. La persona encargada de los asuntos prácticos en cada departamento había ido directamente e insinuado que estaban profundamente preocupados por la posibilidad de que se arruinara la reputación de una oficial sobresaliente. Probablemente fue tanta la presión que les causó dolor de estómago a los oficiales legales.

Soy tan importante que varios departamentos se unieron para protegerme. No es que alguien haya hecho amenazas directas, pero las expectativas que múltiples organizaciones militares tienen para mí presionan mucho a los oficiales legales para que no los decepcionen.

Así que el logro que tanto les costó conseguir a los especialistas legales fue demostrar que estaban dispuestos a hacerme un consejo de guerra y a deliberar. Puedo decir que es un trabajo bien hecho.

Pero eso es sólo un asunto interno. Alguien dentro de la organización puede haberse resistido, pero para un extraño, el resultado final no sería diferente.

Por supuesto, en términos de derecho internacional, el asunto entre el Imperio y el Reino Aliado está oficialmente resuelto. Fue un desafortunado accidente. El acuerdo es que el Imperio expresa su pesar, el Reino Aliado hace un anuncio en el sentido de que espera que esto se evite en el futuro, y hay que señalar con el dedo donde cada uno echa la mayor parte de la culpa al otro.

Pero eso es entre diplomáticos. Dudo mucho que el pueblo lo acepte sólo porque el gobierno lo haga. El pueblo del Reino Aliado está furioso porque uno de sus buques de guerra se hundió y hubo personas que murieron como resultado; no tienen ninguna razón para ocultar el hacha de guerra tan fácilmente.

...Encima de eso, y lo diré sin pelos en la lengua, las autoridades del Reino Aliado están felizmente incitando a tales opiniones.

El atroz Ejército Imperial.

Para alguien que conoce su geopolítica, sus acciones son realmente naturales. Es obvio lo que pasaría si el Imperio derrotara a todos sus oponentes en el continente. Tener que enfrentarse a un país gigante tendría que ser una pesadilla. Así que si la gente no está de acuerdo con la participación en la guerra, no hay nada extraño en que las autoridades empiecen a agitarlos.

A esa situación llega un acontecimiento, un desafortunado accidente, perfecto para la propaganda. No importa lo sucio que sea, gritarán sus puntos de vista anti-imperio sin parar. Y leer los complicados detalles legales de la discusión en los periódicos es demasiado molesto.

Oficialmente, por supuesto, ambos países lo declaran un accidente y hablan de él como un desafortunado malentendido.

La línea oficial de ambos lados es que el equipo de comunicaciones y navegación del submarino del Reino Aliado no funcionaba bien desde el principio y se había averiado, por lo que el submarino se perdió en aguas imperiales, no pudo captar el contacto por radio de la unidad imperial de magos en guardia en el área y comenzó una inmersión de entrenamiento como parte de su ejercicio programado. Luego, como resultado de los disparos de advertencia efectuados de acuerdo con la ley de la guerra, se aplicó un alto nivel de presión de agua al casco del submarino. A punto de ser aplastado, realizó una maniobra de emergencia.

Entonces ambas partes, insinuando que la culpa es del otro, llegan a la ambigua conclusión de que como resultado de las operaciones de salvamento llevadas a cabo por los magos imperiales, muchos miembros de la tripulación heridos fueron tratados en un hospital imperial, pero para aquellos con heridas graves, el rescate fue en vano, y perecieron. También se confirma que los mecanismos de emergencia no funcionaron a tiempo y el submarino se hundió debido a las inundaciones. Además, ambos países están de acuerdo en que la pérdida de vidas es lamentable y que será necesario discutir cómo prevenir accidentes similares en el futuro.

Así que según esa historia, fue más un naufragio que un hundimiento por ataque. Lo que eso significa políticamente es que ambas partes admiten sus errores, pero están de acuerdo en buscar juntos una forma de prevenir futuros accidentes.

Pero si el Reino Aliado quisiera, podría pintar un cuadro muy simple.

Imperio hunde buque del Reino Aliado.

Eso animaría a su población más que suficiente. Sería como echar gasolina en un fuego ya humeante. Es precisamente por eso que el Ministerio de Asuntos Exteriores del Imperio está tan ansioso por evitar un mayor deterioro de la situación.

No, para ser más precisos, todo el mundo lo sabe. Todo el mundo sabe que, en esta fase, el mundo se pregunta si las otras potencias permitirán que el Imperio sea el único vencedor e invitarán al nacimiento de un Estado hegemónico o intervendrán para impedir que eso ocurra en aras del equilibrio de poderes.

Así que esto es una excusa. Nada más y nada menos. En realidad, todo el mundo se ha preparado. Si tienes facultades de juicio con sentido común, es evidente.

Los responsables políticos tanto del Imperio como del Reino Aliado son conscientes de que el choque entre los dos países es sólo cuestión de tiempo.

Como tal, el manejo de la mayor von Degurechaff, una pequeña oficial mágica, no es la máxima prioridad.

Básicamente, es política. Pero también es cierto que como resultado de todo esto, su presencia es un poco complicada. Así que ser enviada al Rhine es comprensible. En un sentido, aquí es donde los generales de división von Zettour y von Rudersdorf estaban presionando para ponerla de todos modos, por lo que se puede hacer ahora sin ninguna incomodidad.

El Estado Mayor me envía y espera resultados. Los diplomáticos esperan que no cause más problemas. Si es posible, les gustaría que muriera ahí mismo. Entonces los especialistas legales pueden escapar de este dolor en el cuello.

De todos modos, ahora que todos y cada uno de sus hermanos querían enviarla a ella y a sus tropas al oeste, el Diablo del Rhine no pudo evitar reírse.

Y así la situación en ese frente se volvió aún más infernal.






5 DE ABRIL, AÑO UNIFICADO DE 1925, FRENTE DEL RHINE

Las balas se la pasan sonando desde el desayuno hasta la cena. Despertarte para encontrar a tu amigo que estaba durmiendo junto a ti muerto era una rareza que ocurre todo el tiempo en la línea más avanzada del frente. Si te relajas en las trincheras, te quemas. Es por eso que tienes que sonreír, mantener tu mente sana y cuidar tu salud. Dicen que no se puede pelear una guerra con una sonrisa, pero las guerras sin sonrisas son peligrosas.

Si las tropas pierden la capacidad de sonreír, es una mala señal. En tiempos como esos, tienes que asegurarte de que no están bebiendo demasiado. Si no quieres que te ataquen, tienes que dejar de fumar.

Cuando se le ocurre ese pensamiento, Tanya se da cuenta de que le gustaría darse una palmadita en la espalda por no querer beber a pesar de tener decomisado mucho alcohol. Las únicas en el batallón que están recibiendo suficiente bebida y comida a pesar de no tener raciones somos la Teniente Serebryakov y yo. Alguien tiene que preocuparse por nosotras, incluso tenemos naipes y caramelos.

Ladeando la cabeza, preguntándose si las niñas son inesperadamente más aptas para este tipo de guerra, a Tanya se le recuerda una vez más por la fuerza lo dura que es la vida en las trincheras. Incluso los soldados más leales a sus naciones podrían volverse traidores si se les quitaran las cartas, una de sus únicas actividades de ocio. Hay decenas de miles estacionados en primera línea en este delicado estado mental.

Incluso en los días más tranquilos en esas trincheras, el clima es lluvioso con la posibilidad de que te salpiquen las balas. Aparte de cuando tratamos con francotiradores y fuego acosador, podemos quedarnos tumbados en la humedad y el barro, pero probablemente sólo podamos hacer eso porque los magos son muy escasos.

Los magos tienen margen para hacer una pausa en la retaguardia y limpiarse. Pero cuando volvemos, trabajamos mucho más duro, por supuesto.

En los días soleados, la visión es buena, y libramos grandes y feroces batallas donde la sangre exige sangre. En este mundo, el número de proyectiles volando ha llegado al punto en que una sola división consume mil toneladas en un día. ¿Cómo se puede decir que la artillería limpia y la infantería avanza? Claro, es una verdad a medias, pero no podemos avanzar.

De todos modos, tanto el material como los hombres están siendo usados como si no valieran nada, y cuando Tanya da un paso atrás y piensa en ello, es inusual; cuanto más lo piensa, más quiere fruncir el ceño. Es un desperdicio tan grande que no puede imaginar uno peor. Incluso yo creo que los activos humanos deberían ser mejor atendidos.

Una vez que las tropas reciben sus boletas rojas y son llamados a filas, cuesta dinero entrenarlos, vestirlos y alimentarlos, pero aquí está esta guerra en la que estamos malgastándolos como si se vendieran con descuentos por volumen. Puede que nuestras reuniones no sean con accionistas, pero es un milagro que no te critiquen.

Estamos disparando con un desenfreno tan salvaje que quiero reprenderlos durante una hora para ver cuánto dinero ahorramos del grupo únicamente en balas.

Tanya no duda de la importancia de una cortina de fuego. Por supuesto, ella entiende eso sin los puntos de vista de sus estimados superiores.

Pero les ha dicho que al menos deberían recortar gastos. La parte trasera es tan desordenada que tiene que preguntarse sinceramente por qué se necesitan siete u ocho calibres diferentes sólo para los cañones de infantería.

Olvídate de los cañones de 20 cm y todo eso. ¿Por qué tiene que haber tanta variedad entre los cañones de 80 cm utilizados por miles de hombres? Como alguien con malas experiencias con un ingeniero, sospecho que los ingenieros imperiales las hicieron porque querían. Yo no lo pasaría por alto.

Sin embargo, ¿no deberían estar al menos un poquito interesados en la producción en masa?

De todos modos, frente a esta escena, puedo ver por qué el complejo militar-industrial prefiere la guerra.

Por eso Japón estaba en pleno auge durante la Primera Guerra Mundial. Lo mismo sucede con las "compras especiales" durante la Guerra de Corea.

No hay manera de que las ventas no suban cuando los consumidores se abalanzan sobre los suministros a este tremendo ritmo. Es un ejemplo perfecto de oferta y demanda. El mercado es tan atractivo que casi me dan ganas de crear una empresa militar privada.

Ah, la crueldad. Si van a malgastarnos así, al menos deberían aumentar nuestros salarios. Tienen el dinero para disparar estos proyectiles a la República como si fueran agua, pero cuestan quién sabe cuánto dinero. Deberían pensar en el bienestar de los empleados. Me gustaría recibir algo más que dulces y bocadillos.

Tanya está perdida en estos pensamientos totalmente normales que un empleado debe tener cuando la Teniente Serebryakov la interrumpe con un aviso administrativo.

"Mayor, hemos recibido noticias de que los nuevos magos han llegado al puesto de mando. Dicen que les gustaría que usted pasara a verlos..."

"¿Nuevos magos? ...Aunque quisiera reconstruir el batallón, no hemos perdido a nadie". Cero bajas. Tanya tiene la intención de realizar la gestión más rentable en el demente frente del Rhine, por lo que no entiende la relación entre su batallón y los nuevos reclutas. "¿Estás segura de que no fueron destinados aquí por accidente? ¿O el mensaje fue a la persona equivocada?"

"Aunque es presuntuoso, lo he comprobado yo misma... y no hay ningún error, señora."

Estoy confundida. Ni siquiera pedí ningún reemplazo. Pero la teniente Serebryakov dice que no escuchó mal, que confirmó que no hay ningún malentendido. Así que Tanya tiene que pensar. Su ayudante entiende que un batallón sin bajas no necesita reemplazos. El Comando entiende esta lógica mejor que Serebryakov, así que no podrían ser ellos.

Además, el batallón ya es un batallón ampliado. Para una unidad bajo el mando de un Mayor, eso es lo más grande que se puede. Y es difícil imaginar ser promovida y recibir nuevo personal tan repentinamente bajo estas circunstancias.

La única conclusión lógica es que estamos en problemas.

¿Por qué? ¿Por ser tan buena persona, consciente de los costos?, deberían recordar lo exigente que soy con el cumplimiento. Si el destino existe, puedo garantizarles que es una idiota. Bueno, probablemente esté aliado con Ser X.

"Esto no es seguro... es sólo un rumor... pero oí que el Comando podría querer que actuáramos como una unidad de instructores."

"¿Qué? ¿Y dónde escuchaste eso?"

"Bueno, una compañera de clase del Cuerpo de Cadetes está asignada al Mando como observadora en el Rhine. Ella está en un sector diferente, pero... en una carta personal, dijo, `He oído que vas a ser profesora. Buena suerte´".

Al escuchar este rumor plausible a través de una conexión personal al azar, Tanya se encuentra a sí misma pidiendo una aclaración.

"Teniente, las orejas de su amiga son demasiado afiladas. No es que sea algo por lo que estar molesta".

El deber de instruir a los reclutas que aún no están acostumbrados al campo de batalla... Es un poco tarde, pero alguien debe haber notado el ritmo al que caen las nuevas tropas. Todo eso está muy bien, pero ¿cómo llegaron a la conclusión de que nosotros debíamos ser los instructores?

"¿Pero una unidad de instructores? Si eso es cierto... No, con la guerra yendo como está, dudo que nos hagan retroceder. ¿Así que nos dicen que entrenemos novatos en el frente?"

Uno de mis hombres resopló como si no pudiera creerlo. Exactamente. Los nuevos reclutas en un campo de batalla son un peso muerto que ni siquiera puede ser utilizado para desviar las rondas entrantes. Honestamente, deberían ser transportados a otro lugar.

No quiero que nadie se interponga en mi camino, ¿y aún así me asignan reclutas para entrenar? Francamente, quiero gritarles para que se acerquen al frente y vean por sí mismos si eso es posible.

Pero justo cuando pienso eso, el Teniente Primero Weiss lo grita. "Increíble. Supongo que creen que podemos hacer de niñeras mientras luchamos en una guerra".

Todos empiezan a gritar sin forma de expresar su indignación. Bueno, son tipos honestos. Y como alguien que ha pasado tiempo temblando en una trinchera, puedo simpatizar.

"¿Así que se supone que debemos mantener los proyectiles alejados de ellos? ¿Has oído alguna vez algo tan estúpido?"

"Bueno, umm, todo el mundo fue un recluta novato una vez..."

Aún así, el comentario de la teniente Serebryakov es correcto. Ver a los novatos entrando en pánico es un verdadero dolor en el culo, pero todos fuimos novatos una vez. Yendo un paso más allá, Tanya ya ha luchado en el Rhine mientras hacía de canguro una vez.

Tal vez es porque ella tiene esa experiencia que los jefes la están presionando de nuevo. "Sí, es verdad. Yo te enseñé en el Rhine, Teniente".

"Sí, Mayor, he llegado hasta aquí gracias a usted."

Considerando que, en contra de mis expectativas, he logrado encontrar una subordinada útil, tal vez tengamos que hacer todo lo posible para ver si podemos encontrar a alguien bueno.

"Esto puede ser grosero, pero el entrenamiento de la Mayor fue bastante duro. No puedo creer que..."

"¿Qué es, teniente Weiss? Si tienes algo que decir, dilo".

 "No importa... ¡disculpe!"

Por las caras de mis subordinados discutiendo, parece que se encargarán de los reclutas. Y es una orden, después de todo. Tanya se prepara sin querer. Resignada, tiene que forzarse a aceptar la tarea.

La razón por la que todavía no puede pensar positivamente es porque conoce la realidad.

Están lanzando nuevos reclutas a un mundo en el que te volverás loco si no puedes soportar la miseria de los disparos de proyectiles supresores. Ella querrá arrancarse el pelo el día que un novato sin entrenamiento haga una escena en las trincheras o en los alojamientos de la base. Al menos si es en la base, ella puede empujarlos sobre el personal médico en la retaguardia, pero si entran en pánico en las líneas del frente, no tendremos tiempo para eso. No sabré qué hacer.

Más importante aún, el pánico es contagioso. Si la cara de un novato se desmorona en llanto y los valientes que lo han soportado todo empiezan a armar un escándalo, no podré controlarlo. Si alguien vomita en todas partes, comenzará una horrible cadena de náuseas para todos. En el peor de los casos, no tendré más remedio que producir silencio con una pala.

Las palas son fantásticas para la educación de novatos: podemos enterrar sus productos de desecho, callarlos y, si es necesario, enterrarlos también. Son útiles sin importar dónde estés: en una zanja, en una base o en un cementerio.

"Bueno, está bien. Caballeros, si ese es nuestro deber, no tenemos más remedio que hacerlo". Dicho esto, las órdenes son órdenes, y no es como si esta ya hubiera sido emitida. Es importante confirmar estas cosas.

 "De todos modos, primero hay que confirmar la orden con el Comando. Si es verdad, será difícil, pero tendremos que hacerlo. ¡Daremos lo mejor de nosotros mismos!"

Si pido confirmación sobre el rumor, sabré si quiero hacer esto o no. Si es cierto que vamos a criar novatos, entonces tendremos que hacerlo de una manera que no nos rompa la espalda. Tanya se prepara. No se puede esperar que les tomemos de la mano a cada paso del camino.

Por supuesto, sé que malgastar valiosos recursos humanos es una locura que hay que evitar. Por eso también creo que me gustaría hacer esto siempre y cuando no me suponga una carga excesiva.

" Esta es la Mayor von Degurechaff. Sobre los nuevos magos..."

Así que Tanya se arriesga a una simple conjetura y recibe confirmación de inmediato.

En pocas palabras, la misión que se nos ha encomendado es darles la bienvenida a los novatos. De la conversación telefónica, Tanya hace una conjetura bastante segura de que su unidad los entrenará.

Entonces lo primero que hay que hacer es que observen la línea del frente lo antes posible. Me encantaría que el batallón no fuera arrojado a ningún lugar peligroso.

Las líneas del frente les enseñarán la realidad mucho mejor que un millón de palabras de explicación. Aparentemente, mis tropas están de acuerdo.

De acuerdo, necesito planear un horario de entrenamiento, eso es lo que debería haber pensado. Sí, lo que debería haber estado pensando.

"¡Caballeros, bienvenidos al frente del Rhine!"

Los nuevos reclutas fueron enviados más eficientemente de lo que esperaba. Tanya se quedó totalmente perpleja cuando les dio una palabra de bienvenida. Cuando el Comando hace algo con rapidez, las cosas no son normales. Es una anomalía, y necesitas prepararte para lo peor.

En el ejército, no tener que preocuparse por el lío de los procedimientos administrativos del Comando es el tipo de aberración que debería ponerte en guardia. Los suministros se retrasan, los refuerzos se retrasan, pero enviarán problemas de inmediato. En otras palabras, ser eficiente es una mala noticia.

Es por eso que hasta Tanya quiere arrancarse el pelo por el grupo de novatos que le han puesto. Aunque sabe que no le sienta bien, se pone de mal humor y frunce el ceño.

Ella se preparó, pero... ¿por qué este personal de reemplazo es tan completamente verde? El teniente Weiss y los demás se quejan mientras revisan las carreras de los reclutas que han sido asignados.

No están aquí para volver a entrenar o cambiar de armas, son literalmente pedazos de carne fresca de novato. Nos están dando reclutas crudos, cuyo único uso es el forraje para la trituradora de carne, y nos dicen, ¡No los hagan picadillo! ¡Haz que se conviertan en filetes!

"Soy su instructora, la Mayor von Degurechaff."

Si esto era lo que iba a pasar, nunca debí haber sido asignada a la unidad de instructores de la Central. La investigación técnica tampoco era un lugar de trabajo adecuado, y el Elinium Tipo 95 es una razón más por la que me duele la cabeza. Supongo que no he podido aprovechar adecuadamente mis oportunidades de ascenso. Acabo con más y más conexiones desafortunadas. Tanya no puede evitar lamentar sus circunstancias.

"Como saben, el Rhine es el infierno. Es un cementerio, por así decirlo".

Ella sonríe débilmente, pensando cómo no hará que toda la carne fresca caiga como moscas, y les describe el campo de batalla en términos francos como una advertencia. Sería mejor si hubieran recibido un poco más de entrenamiento que es realmente útil para su situación; los soldados que no entienden son peso muerto. Por otra parte, pensándolo bien, es exactamente por eso que alguien pensó en hacer de ellos una fuerza de combate adecuada con esta misión de entrenamiento.

"Para explicarlo mejor, este es el maravilloso frente del Rhine, donde el Ejército Republicano dará periódicamente fiestas de bienvenida a los cuerpos inútiles que merecen ser eliminados, y puedes ascender a dos rangos en poco tiempo."

Sin embargo, la alta tasa de desgaste en las líneas del Rhine sólo puede lamentarse. Es un problema fundamental. Sólo soy Mayor, pero todos los oficiales superiores aquí cuando llegué estaban ocupados consiguiendo sus dobles ascensos póstumos o, si tenían suerte, siendo transferidos o enviados a la retaguardia.

Antes de darme cuenta, como comandante, estaba más cerca de la parte superior de la estructura de mando que de la inferior.

La competencia es tan feroz en el mercado laboral del Rhine que te hará palidecer. ¿Qué diría Darwin si viera esto? ¿Es esta la última progresión de la teoría de la evolución? ¿O es un lugar desolado donde la teoría de la evolución se rompe? Definitivamente es una pregunta fascinante.

"Así que cualquiera que quiera ser un héroe debería ir a jugar con algunos francotiradores."

Cada vez que uno habla con idiotas que no escuchan es inútil, y hacer que anden por ahí usando suministros es un desperdicio.

Lo mejor que pueden hacer es hacer que un francotirador enemigo use una bala. Si puedo deshacerme de idiotas y tiradores enemigos al mismo tiempo, no es un mal trato.

"El resto de ustedes. Hagan lo mejor que puedan para no estorbar".

Bueno, si siguen las instrucciones al menos deberían ser capaces de actuar como repelentes de balas.

"Bien, caballeros, probablemente sólo estaremos juntos por un corto tiempo, pero vamos a llevarnos bien." Supongo que eso es todo. Ahora bien, es hora de trabajar tanto como me paguen.

Las palas son geniales. Las palas son la quintaesencia de la civilización.

Con una pala, puedes cavar un hoyo lo suficientemente profundo como para esconderte. O si juntas a un montón de gente con ellas, puedes cavar una zanja fina.

Si cambias tu punto de vista un poco, puedes incluso cavar un túnel. Puedes aplastar una trinchera enemiga robusta con tácticas mineras (no es que se usen a menudo).

Una pala es un buen amigo para cualquier tipo de soldado. Y una pala es el mejor equipo para una pelea cuerpo a cuerpo en una trinchera.

Más larga que una bayoneta, más fácil de manejar que un rifle, más robusta que cualquier otra herramienta. No sólo eso, sino que son extremadamente baratas de fabricar, por lo que son perfectas para la producción en masa. Además, no tengo que preocuparme mucho por los daños al equipo.

Este es el equipo ideal. Este es el punto que la humanidad debía alcanzar. La civilización ha desarrollado la pala como su instrumento.

Sobre todo, no depende de la magia, por lo que es óptima para matar con sigilo. Con una pala, es posible educar a los tontos que dependen del escaneo mágico: ¡Klang! Podemos decir que es un elemento indispensable para las redadas nocturnas. Por supuesto, es una excelente herramienta de uso general a cualquier hora del día.

"La pala es verdaderamente un instrumento nacido de la civilización", murmura Tanya, llevando a una unidad a desear buenas noches al enemigo con sus palas. En esta excursión nocturna, se llenan de barro mientras se arrastran sobre el suelo boca abajo. Su objetivo es claro, es parte de la educación que ha recibido.

Tanya no tiene ningún problema en obligarles a escabullirse a través de este pantano si ella puede inculcar en ellos que los únicos que pueden vestirse bien en el Rhine son los tontos o los cadáveres de héroes siendo enviados a la retaguardia. Ella no quiere, pero cuando es una orden, no tiene elección. Y así, se arrastra a regañadientes a la cabeza del grupo, mordiéndose el labio.

Si fuera posible, querría volver ahora mismo, pero está avanzando por tierra de nadie. Desde que los francotiradores han renunciado a su día libre y van a por el premio de asistencia perfecta, ella y su tropa, vestidos con el camuflaje gris del código de vestimenta de la trinchera, se arrastran centímetro a centímetro hacia el campamento enemigo.

Adelantarse a hurtadillas, nerviosa como un ratón, con un pesado casco de acero en la cabeza es el colmo de la humillación. ¡Qué tortura que no podamos hacer otra cosa que escabullirnos así cubiertos de barro! Este lugar es totalmente insalubre; el olor pútrido de los cadáveres no recuperados de ambos lados me ha adormecido completamente la nariz. ¡Agh, qué extraordinario asco! Aunque las condiciones son tan severas que me lamento como tal, el trabajo es el trabajo. Maldigo la infructuosidad de este trabajo sucio, peligroso y degradante desde el fondo de mi corazón.

...¿Por qué los superiores siempre piden lo imposible?

Para saber cómo empezó todo esto, tenemos que retroceder varias horas hasta el principio.

Si lo ves como una comedia o una tragedia dependerá de tu punto de vista. Sin embargo, el incidente se ha convertido en el impulso para mejorar notablemente la cadena de mando y los canales de comunicación del Ejército Imperial.

"Me gustaría oír su opinión sobre cómo mejorar las capacidades de batalla en el campo". El miembro del personal de Operaciones adscrito al Comando que había venido a visitar a Tanya ese día le entregó un aviso en circulación. En él estaban las tasas de pérdida de nuevos soldados estacionados en las líneas del Rhine como reemplazos, separados por la rama de servicio. Lo que le llamó la atención cuando escaneó la página fue lo altos que eran los números. Se podría decir que los nuevos soldados del Imperio caían literalmente como moscas.

Como oficial de primera línea, puso el aviso en su escritorio y se sentó con un suspiro.  Estas son las tarifas que se aplicarán en caso de que tenga que desplegar nuevos reclutas que no tengan suficiente formación o experiencia.

"Si se me permite ser sincera, esto se debe seguramente a una formación insuficiente y a una educación acelerada. Deberían pensar que, en lugar de aprender a marchar en formación, necesitan ser entrenados para yacer en una trinchera. Aparte de eso, quizás también deberían ser bautizados en las partes más difíciles de la guerra de trincheras bajo condiciones que minimicen bajas".

"Ciertamente hay maneras útiles de hacerlo, pero... tampoco podemos pararlos frente a las ametralladoras."

Al ver al importante coronel suspirar, llevarse el café a los labios y hacer una mueca, la cara de Tanya se endureció. En el frente, no hay manera de proporcionar la hospitalidad adecuada. Le había dado a la teniente Serebryakov órdenes estrictas de preparar la mejor taza de café que pudiera, pero probablemente no había suficiente combustible para hervir la taza. El coronel había bebido un poco, así que ella también, pero sabía muy mal.

"...¿No le gusta, señor?"

Dicho esto, ella le mostró cómo era en el frente de batalla al insinuar que así es como sabe allí.

"No quiero molestarla por las condiciones en el frente, pero... esto es horrible. Me recuerda al comedor de la oficina central del Estado Mayor".

"Deben tener mejor suerte con el agua allí, sin embargo. Este es el frente de ataque", murmuró Tanya, mirando tristemente a su café masacrado, rezumando un poco de impotencia. Incluso el sabor de estos artículos de lujo no era el mismo en el frente. Estaban en otro mundo, alejados de la vida civil cotidiana. No sería tarea fácil incorporar nuevos reclutas con un entrenamiento acelerado y aclimatarlos.

"¿Dices que deberíamos darles una muestra de esta experiencia en la retaguardia?"

"Si es posible, se les debe informar de las realidades de las trincheras para hacer añicos sus ilusiones sobre la guerra. Los tontos que quieren ser héroes acaban matándose no sólo a sí mismos sino también a sus compañeros".

Los novatos que intentan ser héroes en las trincheras son unos imbéciles. Si uno de ellos sucumbe a la adrenalina y hace algo imprudente o hace una carga inútil, al menos el daño puede ser minimizado para afectarlo sólo a él, pero a menudo tienen el valor de involucrar a otros.

Además, aunque no se les puede culpar por un fenómeno fisiológico, también estoy harta de que contaminen las trincheras con toda clase de incontinencia y creen semilleros para todo tipo de enfermedades infecciosas.

" Es por eso que no soporto a los jóvenes..." Tanya gimió, enterrando su cabeza entre sus manos.

"...Hmm? ¿Qué fue eso, señor?"

"Me pareció extraño, dada su juventud, mayor".

" Cualquiera con una carrera militar sin experiencia es inútil. Por supuesto, estoy segura de que es una historia diferente si pueden sobrevivir dos meses en el Rhine".

"Ahh, no...uh, olvida lo que dije. Volvamos al tema que nos ocupa".

No estaba segura de por qué el coronel estaba indeciso. Los caprichos de los oficiales superiores no siempre tienen sentido. Tanya amablemente hizo lo que se le dijo y cambió a su tema principal sin preguntar nada más.

La edad de Tanya puede ser extraña desde una perspectiva objetiva, pero subjetivamente, ella sólo podía pensar en años de servicio, similar a la forma en que alguien diría cuánto tiempo había estado trabajando en una compañía.

"Sí, señor. En este momento, no podemos esperar batallas móviles a gran escala. Todo lo que podemos hacer es que se escondan en las trincheras y disparen sus armas".

De todos modos, la idea de Tanya sobre los índices de pérdida, de que mejorarían un poco una vez que los soldados se aclimataran, era violentamente realista, es decir, así es como funciona en la guerra de verdad, en la que se compite literalmente por triturar los recursos humanos. Incluso si tenía sentido preocuparse por las elevadas pérdidas, ella piensa que están demasiado preocupados por el efecto que tales pérdidas podrían tener en las líneas. Para Tanya, es posible pasar por alto las pérdidas que no son lo suficientemente grandes como para afectar la capacidad de la organización para seguir luchando.

En otras palabras, si estuvieran cayendo tan rápido como en "Sin novedad en el frente", las cosas serían más o menos como el título de la película, todo tranquilo.

Aunque las divisiones fueran atacadas de noche, como en la guerra ruso-japonesa, sería fácil repelerlas con ametralladoras y apoyo de magos. Bueno, tendríamos que ser prácticos y esperar bajas dentro de un rango permisible, ya que los novatos todavía estarían aprendiendo.

Después de todo, yo no era la que iba a morir. No es que quisiera que murieran si pudiéramos evitarlo.

"Ciertamente. Es difícil imaginar el estallido de una batalla móvil a gran escala. Probablemente tengas razón en que deberíamos centrar nuestra formación en otras áreas, pero..."

Al final, el coronel no dijo nada que negara lo que Tanya había dicho.

Lo que surgió en su angustiosa respuesta fueron las emociones que no podía sacudir, el sentimiento de injusticia y odio por esta forma de lucha que implicaba enviar a morir a tantos jóvenes.

"...tampoco podemos ignorar el daño que se está haciendo en estos pequeños combates. El problema es que aunque las pérdidas sean pequeñas, se acumulan. Lo peor de todo es que la moral comenzará a decaer."

"Pero si un enfrentamiento es pequeño, no debería resultar en demasiadas pérdidas."

Espera un momento. Tanya parecía ser la única presente que pensaba que esas pérdidas estaban dentro del rango permisible. En comparación con la tasa de bajas en la Primera Guerra Mundial, estas pequeñas refriegas eran adorables. Pero una persona normal no usaría las muertes en la Primera Guerra Mundial como vara de medir, aunque lo supiera, y si no lo supiera, sin duda se estremecería ante los números inconcebibles.

"A lo sumo, una redada de acoso sólo mataría a los que morirían de todos modos, así que no parece tan grave."

Una incursión importante sería demasiado arriesgada, así que lo máximo que el enemigo puede hacer es tomar una compañía de infantería para un ataque sorpresa. El límite para los magos sería un ataque de acoso del tamaño de un batallón. Si eso es todo, las bajas que el bando imperial podría esperar no serían excesivamente altas.

Hablando en extremos, por supuesto. Con ese pensamiento, Tanya drenó su horrible café y buscó un caramelo de menta como limpiador de paladar.

La gran diferencia de experiencia entre los veteranos y los novatos sólo puede explicarse por la cantidad de combate real que han pasado. El índice de pérdida de mi unidad era el más bajo, pero los reemplazos de otras unidades estaban empezando a lesionarse, aunque gradualmente. Los soldados que probaron por primera vez el combate en la fácil Guerra Daciana tuvieron suerte. Si su primera vez es tan dura, debe tomar mucho tiempo acostumbrarse a ella.

"Mayor von Degurechaff, ¿no cree que con su instrucción y dirección se podría reducir el índice de pérdidas?"

"Si me ordenas que lo haga, haré todo lo posible, pero nuestra única opción para estos nuevos combatientes es enseñarles paso a paso."

En un campo de batalla con francotiradores, señalar a un imbécil al que le dispararon es mucho más persuasivo que decirles, ¡No saques la cabeza! Mientras que las trincheras disminuyen la efectividad de los cañones de campo, el fuego concentrado de la artillería pesada de gran calibre reduce incluso el hormigón armado a escombros, ¡así que no todos se escondan en el mismo lugar! Lo entenderán bien si les haces recuperar los cuerpos de los pobres operadores de radio que se asfixiaron cuando fueron enterrados vivos en un búnker.

Por ejemplo, la escritura del alfabeto. Si no sigues A-B-C paso a paso y realmente enseñas cómo escribirlo, no tiene sentido. Cuando se le ocurrió, Tanya se dio cuenta de que su batallón todavía no había experimentado algunas cosas en el Rhine.

El obstáculo de las trincheras ciertamente cambió la forma en que se libraban las batallas nocturnas. También cambiaron la forma en que se realizaba la tarea de guardia, y las tropas de reemplazo definitivamente no estaban acostumbradas a ello. Tanto los novatos como los veteranos tenían que lidiar con las advertencias que recibían de un momento a otro. Y tal vez esto se vio agravado por los magos no teniendo mucha oportunidad de estar en las trincheras durante el día.

"Dicho esto, parece ser como usted dice. Por lo que he visto, estoy de acuerdo en que deberíamos ser capaces de mejorar un poco más", dijo Tanya tras reflexionar.

En otras palabras, necesitaba educar a los nuevos reclutas bajo el supuesto de que no estaban familiarizados con las trincheras. El cambio en el entorno y los locales requiere una nueva formación.

"Sí, así es. Su combate en ambientes donde no pueden confiar en la magia es particularmente espantoso".

Tanya asintió en respuesta a la observación del coronel. Los magos fueron entrenados bajo la suposición de que desplegarían tanto sus escudos como proyectiles ofensivos, así que realmente apestaban en el combate furtivo. La visión vergonzosa de novatos protegiéndose inconscientemente y luego siendo atacados por el enemigo la molestó.

"Es cierto que aunque tienen órdenes estrictas de no usar magia en las trincheras, hay demasiados ejemplos de gente filtrando señales sin darse cuenta y siendo capturados por el enemigo."

Dicho esto, realmente comenzó a sentirse como en casa. Oh, cierto, también hubo un incidente donde una unidad entera fue volada porque un idiota delató su posición mientras se preparaban...

Había habido una investigación, pero ¿alguien intentó reevaluar la capacitación de reemplazo como resultado? Ajá, realmente es un problema cuando el error de una persona multiplica el daño. Habiendo saltado a esa conclusión a través de una lógica incomprensible para otros, se sintió conmovida, pensando que era bueno que los superiores se preocuparan por mejorar la situación.

"¿Te preocupan las batallas a pequeña escala con reclutas tan poco entrenados?"

Sí, la ley de Heinrich. Siempre existe el riesgo de que los pequeños errores se conviertan en un gran problema. Y la Ley de Murphy nos enseña sobre los peligros de ignorar la posibilidad del fracaso. Los humanos son tontos. Si hay una manera de fallar, alguien descubrirá cómo hacerlo en algún momento.

En ese caso... Tanya, conmocionada por su propio orgullo, sintió que su corazón se paraba. Los altos mandos deben estar preocupados por los temblorosos nuevos reclutas, no por alguna razón sin fundamento, sino porque han descubierto algún riesgo que los oficiales de todo el frente han pasado por alto descuidadamente.

Qué perspicaz. Tengo que reconocerlo, desde el punto de vista de los recursos humanos. No hay garantía de que estos problemas no empeoren si las cosas se convierten en una batalla masiva, así que si hay pequeñas maneras de mejorar, tenemos que trabajar en ellas.

"Esa es exactamente la cuestión. A pesar de los compromisos a gran escala, estas pequeñas escaramuzas..."

Incluso si la suposición actual es que una batalla a gran escala no estallará... El personal de Operaciones enfatizó que incluso las pérdidas humanas actuales no pueden ser ignoradas y sintió (como lo haría una persona decente) que este nivel de daño, esta producción masiva de cadáveres, estaba equivocada de alguna manera.

Mientras tanto, Tanya asintió con la cabeza -con toda la razón- a todo lo que dijo el coronel, pero sin embargo no tuvo ningún problema particular con las pérdidas como tales. Más bien, pensó que el mayor problema era que muchas de sus unidades eran inferiores debido a que se formaban principalmente con reemplazos.

Ciertamente, aunque la posibilidad de una pelea a gran escala era insignificante, en la actualidad estaban dejando abierta la posibilidad de fracasar y acumular pequeños errores.

En realidad, después de habérselo señalado, su preocupación más seria eran los casos muy reales (aunque esporádicos) en los que el error de una persona había causado daños catastróficos. Le preocupaba que los novatos que no podían funcionar sin depender de la magia pudieran ser un componente importante del fracaso en una misión de alto riesgo.

"Estuviste en una operación en Norden donde no podías confiar en la magia, ¿verdad? Me imagino que tienes una idea de lo esencial".

"Como usted diga, señor. Me avergüenza decir que no he estado pensando en ello, pero lo tendré en cuenta cuando esté enseñando".

La idea de solicitar medidas de prevención de errores indica, en cierto modo, el buen funcionamiento de la organización. En la vida civil, los problemas generalmente se pueden resolver despidiendo a la persona que cometió el error. En el ejército, sin embargo, el error de una persona puede significar que todos mueran. Uno para todos. Todos para uno. Es un dicho realmente sabio. Si una persona falla, todos mueren, y si todos los demás se equivocan, la lucha feroz de una persona no será suficiente para ganar al final.

"Sobre eso..."

Aprecio que la instrucción esté ocurriendo, pero está lejos de ser suficiente. El problema es la falta de experiencia en combate. El coronel estaba entusiasmado, pensando que había conseguido que ella entendiera su opinión. Por lo tanto, él y Tanya entraron en un extraño malentendido sin darse cuenta de la incongruencia de sus puntos de vista porque solo veían su acuerdo de que había que hacer algo.

"Sí, ¿qué pasa, señor?"

"¿Puedes darles algo de experiencia?"

Lo que necesitaban más que una experiencia protegida en una operación de gran envergadura era una repetición y revisión a fondo en las batallas a pequeña escala. Eso es lo que Tanya creía, así que aunque no quería, decidió hacer una incursión no mágica.

Sí, la experiencia de combate debe adquirirse junto con una unidad bien entrenada con tasas de pérdida extraordinariamente bajas. La experiencia supera a la educación.

" ¡Sí, señor! ".

No tenía sentido entrenar cadáveres. No había forma de saber sobre el terreno cuándo se presentará la oportunidad de realizar una batalla móvil a gran escala o un gran avance o una operación difícil como un ataque de infiltración. Mientras ese fuera el caso, las tropas deberían mantenerse entrenadas para poder responder a las órdenes en cualquier momento; Tanya se reprendió a sí misma por su descuido.

No quería pérdidas en mi unidad, así que pensé que si ponía a los novatos a pastar, el campo de batalla los convertiría en soldados maestros, pero esa era la manera equivocada de hacerlo.

"Sí, si hay una oportunidad de entrenarlos en las trincheras por un tiempo, me gustaría que pelearan con tus tropas."

Es cierto que hacer que su batallón vaya a las trincheras con los nuevos reclutas como una unidad de instructores reforzaría el frente. El Imperio saca todo lo que puede de su gente. Tanya acababa de darse cuenta de que en la anormalidad de la guerra ella había caído en la irracionalidad y la pereza. Por eso la guerra es mala, pensó ella. La guerra adormece a la humanidad y a la razón y te vuelve loco con fantasías podridas.

Cuando ese pensamiento cruzó por su mente, había estado a punto de resistirse, diciendo, ¿Me estás diciendo que deje la retaguardia y me arroje a las trincheras? Y no sólo eso, ¿pero llevar un montón de peso muerto conmigo y entrenarlos? Estaba aterrorizada al ver lo manchados que estaban sus propios pensamientos. Aunque sé que ser precipitada y miope es lo más probable que cause un fracaso, una vez que lo experimenté, tuve una buena idea de lo fácil que es caer en esa trampa.

"¡Entendido! Haré lo que pueda para instruir a la unidad".

"Genial. Prepararé las órdenes escritas inmediatamente. Disculpe la presión, pero contamos con usted".

"Sí, señor. ¡Déjenmelo a mí! Tendré resultados en poco tiempo".

Y así, ninguno de ellos se dio cuenta de que había una contradicción definitiva en sus puntos de vista, y Tanya siguió adelante con el cumplimiento de sus órdenes.

Tomándose su tiempo para disfrutar de la cena, tiene a los comandantes de la compañía a su cargo para preparar una batalla nocturna y consultar con el líder de los reclutas. También le señala a su ayudante que las patatas son inexcusablemente viejas. Cuando él le responde que la unidad de suministros está dando prioridad a los productos enlatados, ella se ve obligada a retroceder a regañadientes... porque siente que sus superiores se centran en la red de logística, su mantenimiento y eficiencia.

El tren ligero está manejando la mayor cantidad de tráfico posible, por lo que es probable que estén priorizando los productos enlatados, ya que estos se conservan por mucho tiempo y pueden ser transportados de acuerdo a un plan preestablecido. En otras palabras, no debería esperar verduras crudas o carne fresca o pescado en un futuro cercano. Las calorías, por lo menos, deben estar a la altura de las regulaciones. Sin embargo... Cuando se encuentra con esa perspectiva, tiene que aceptar la realidad de que su mesa, ya de por sí sencilla, se volverá aún más sombría.

Bueno, supongo que los únicos que esperan una comida decente en la guerra son la marina. O tal vez sólo los escuadrones de submarinos, he oído que los tratan bien. Por supuesto, todo lo demás sobre su situación es lo peor...

Básicamente, están empezando a priorizar la facilidad de transporte, y eso tiene sentido para ella. Ella ciertamente no puede argumentar en contra, así que sin nada más que hacer, deja su espada sobre el tema de la comida y continúa su reunión.

Así de esencial será la estrecha cooperación y el mantenimiento del liderazgo en la próxima operación. Después de todo, la disciplina en una batalla nocturna normal del batallón de magos se manejaría a través de la magia. Pero si lanzaran hechizos de interferencia en medio de tierra de nadie, serían detectados; tampoco se distribuirán radios individuales. Luchar una batalla nocturna en estas condiciones con nuevos reclutas es increíblemente temerario.

La Operación Uña de Águila que se dirijió a Irán probablemente tenía más posibilidades de éxito.

¿Deberíamos dividirnos en pelotones autónomos para la incursión? Se dice que sólo un pelotón de magos imperiales tiene la misma potencia de fuego que una compañía de infantería regular. Bueno, prácticamente hablando, una compañía de infantería y un pelotón de magos probablemente puedan causar la misma cantidad de daño.

Además, es una batalla nocturna. Si les damos con tanta potencia de fuego bajo el velo de la oscuridad, probablemente podamos esperar una confusión generalizada. Pero para seguir luchando, tendremos que confiar en la magia. Eso significa que en el momento en que lancemos hechizos de interferencia, es posible que el enemigo se retire y toda el área sea bombardeada indiscriminadamente.

O bien, podríamos aceptar comprobar el fuego de las ametralladoras.

Entonces, ¿deberíamos infiltrarnos como compañías? Es realista, pero en una escala completamente nueva de dificultad. No es una mala idea que cada grupo realice una finta y luego ataque desde cuatro lugares totalmente diferentes. Pero enviar las cuatro compañías significaría que incluso como un batallón aumentado, no tendríamos ningún músculo en reserva. Quiero quedarme en la retaguardia bajo el pretexto de comandar las reservas, así que no puedo aceptar ese plan.

Tomaré la más altamente entrenada Primera Compañía. Hacer que todas las otras compañías realicen la redada sería lo mejor para mí, pero mis subordinados están abogando por un plan donde la Primera Compañía es la principal fuerza atacante. Quieren ir sin reservas y hacer que los demás sean la finta.

El objetivo de nuestra batalla nocturna es el secuestro de soldados enemigos, que es relativamente menos difícil. Básicamente, invitaremos a centinelas enemigos de una trinchera de alerta para que sean amigos de Inteligencia.

"En otras palabras, todos deben evitar comprometerse tanto como sea posible."

"Sí, Comandante. Honestamente, será imposible luchar con esos reclutas".

...supongo que es importante evitar el combate. Mis órdenes son simples. "Dales experiencia de batalla nocturna". Punto.

Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no debes temer el resultado de cien batallas. O esforzarse por entenderse unos a otros de una manera avanzada y civilizada. Con ese fin, un poco de caminata nocturna para invitar a los soldados enemigos no es tan malo.

No, no está mal. Bueno, tampoco es bueno. Supongo que las cosas no pueden ser declaradas simplemente buenas o malas.

"Me preocupa la velocidad. Más que nada, esto exigirá una retirada rápida". Sin pensarlo, ya he expresado mi preocupación. Bueno, como la responsable, tengo que considerar y prepararme para todas las eventualidades.

No puedo salirme con la mía diciendo, Oops, no pensé en eso.

Si digo que es posible y fallo, se reirán de mí. Si digo que es imposible, seré reprendida como inepta.

Me veo obligada a plantear preocupaciones; tenemos que pensar seriamente sobre esto. Los soldados enemigos que se resistan no morirán, sino que serán noqueados. Bueno, eso es fácil de hacer para un mago. Nosotros obtuvimos mucha experiencia práctica sobre cómo dejar a las personas ni vivas ni muertas en la academia militar y en el entrenamiento básico. Los venerables Daigongen y Zusho son sorprendentemente útiles.

Nos enfrentamos a los soldados en lugar de a los agricultores, pero en términos de teoría de gobierno, el resultado es el mismo. Bueno, no, en realidad me sentiría mucho más cómoda haciéndolo con civiles.

También podríamos golpearlos ligeramente con el lado plano de una pala. Si mueves una pala de lado, corta, pero si golpeas con ella, es un golpe directo hacia el piso. Son realmente convenientes, tanto que casi me gustaría que todos los reclutas participaran armados sólo con palas.

¿Pero qué hacemos una vez que capturamos a nuestros invitados? Si la trinchera de alerta envía una advertencia, nuestras únicas opciones serán pelear o correr. Mientras nuestro objetivo sea tomar prisioneros, la lucha no tiene sentido. Cuando todo lo que tienes es el músculo de un grupo de reconocimiento militar, lidiar con la unidad de contraataque en una pelea de trincheras es una batalla de desgaste completamente inútil. Y si perdiéramos la oportunidad de retirarnos, literalmente moriríamos en vano. Por eso, después de alcanzar nuestro objetivo, no hay razón para quedarse.

Cuando terminas tu trabajo, no hay nada mejor que ir directo a casa.

Es por eso que podemos priorizar la velocidad sin preocuparnos por las señales de maná que hemos estado ocultando hasta entonces y salir literalmente volando de allí con hechizos de vuelo. No hay mejor manera de dejar que tu señal de maná se suelte y se aleje de las líneas de batalla que con un hechizo de vuelo. Hurra por los hechizos de vuelo.

Tendremos que correr por nuestras vidas por un par de minutos, pero si no podemos escapar, explotaremos en una lluvia de fuego.

Bueno, otra forma de verlo es que siempre y cuando consigamos lo que nos propusimos, no tendremos que sufrir.

Dicho esto, todo el mundo quiere disfrutar de la vida.

Ni siquiera las personas suicidas nacen en un estado tan apasionado de desesperación por su existencia que quieran suicidarse. Si son capaces de creer en el futuro, todos los humanos tienen el maravilloso potencial de construir un mañana brillante y pacífico. Los humanos somos irremplazables; todos somos únicos.

No sé sobre otras personas, pero en mi caso no tengo sustituto. Por eso quiero sobrevivir, cueste lo que cueste. No, yo sobreviviré. Con ese fin, incluso alabaré al diablo como Dios por esos dos minutos para ir a toda máquina.

Digo que nos vigilaremos el uno al otro mientras nos retiramos, pero definitivamente no voy a parar. Quedarse atrás significa ser tomado prisionero si tienes suerte o morir en batalla si no la tienes.

"...Bueno, parece que están apropiadamente nerviosos."

Aparentemente, todos mis subordinados tienen tornillos sueltos. Mencioné una preocupación, así que ¿por qué están hablando de "apropiadamente nerviosos"? ¿Fue un error reunir a un grupo de adictos a la guerra cuando formé mi unidad?

Quiero tomar un poco de espacio. Así que busco a alguien con alguna otra opinión normal. Cuando escaneo mis tropas, veo a la teniente Serebryakov levantando la mano.

"Mayor, los últimos minutos son la parte peligrosa, aunque tenemos que dar apoyo a los nuevos reclutas en nuestro camino de regreso."

Este es un punto de vista mucho más sensato. Estaremos bien en la aproximación a menos que alguien haga un sonido o que un idiota emita una señal de maná.

"Teniente, usted y yo hemos visto suficientes novatos en el Rhine como para enfermarnos. Puedes manejarlos, ¿verdad?"

"...si es necesario. Pero, mayor, voy a hacer todo lo que pueda por cubrirlos para que no sea necesario".

"Hmm. Bueno, repasemos las opiniones que hemos presentado." Reunamos las conclusiones más sensatas que tenemos.

1. Hagamos todo lo posible para evitar el combate.

La paz es lo mejor, por supuesto. No hay razón para oponerse a eso.

2. Enviar a la unidad más fuerte.

Esto es irritante, pero en términos de sentido militar, no puedo discutirlo. Aceptado por su prudencia.

3. Si no nos descubren, el acercamiento es posible. Retirarse será peligroso.

Estos son los puntos que obtuvimos. Probablemente sea el plan más seguro. Es decir, si conseguimos un avance constante y una retirada rápida, supongo que no deberíamos tener ningún problema. Y si las tropas hacen un desastre, tendrán oficiales y suboficiales con mucha experiencia en el Rhine para respaldarlos. La teniente Serebryakov y los demás que han ascendido en las filas probablemente harán un buen trabajo al respecto.

"Bien. Les notificaré del plan".

¿A cuál de los magos frescos llevaré en nuestro primer picnic?


La cena eran patatas. Y un poco de carne fresca. Todo lo demás estaba enlatado. Los magos suelen ser tratados bien, e incluso soy una oficial, pero esto es lo que consigo. Esta sigue siendo la base trasera, así que me han dicho que está en el lado bueno; me pregunto cuál es la situación en el frente. He oído que el Gran Ejército está presionando a las líneas enemigas, pero Logística probablemente sigue luchando.

Con esas cosas en la cabeza, el Subteniente Mágico Warren Grantz, que finalmente acababa de ser designado, comió su comida rápidamente como lo hacen los soldados. La comida era mejor que las raciones en el campo de ejercicio.

Al menos satisfacío su apetito, y su lengua no lo rechazó. Pero incluso si la comida estaba mejor, se había sentido deprimido durante unos días. Después de todo, estaba siendo enviado al distrito con la lucha más feroz.

No, cuando dejó la academia, incluso temblaba de emoción al ser enviado a veces al Rhine. Incluso pensó que acumularía proezas brillantes y se convertiría en un héroe.

Pero ese entusiasmo se marchitó cuanto más se acercaba el tren militar al distrito del Rhine en su camino hacia el frente.

Lo que vio eran cráteres y cosas quemadas y ampolladas. Todo en su campo de visión era gris. Todo eso, campos chamuscados. Para cuando el olor acre comenzó a invadir su nariz, su espíritu estaba desinflado. Y el trueno de un gran cañón, tal vez un cañón imperial de riel, intensificó sus preocupaciones.

Antes de que se diera cuenta, él y los demás estaban mirando sin descanso a su alrededor, notando que muchos de sus compañeros llevaban las mismas caras ansiosas.

Durante ese viaje, una de las pocas maneras de pasar el tiempo fue compartiendo rumores. Como él había oído, los hombres se dormían, jugaban a las cartas o esparcían rumores. Grantz se quedaba dormido de vez en cuando, de lo contrario charlaba mientras el tren se movía. También escuchó algunos rumores que conocía.

Por ejemplo, una leyenda en la academia dijo que un estudiante de segunda clase había murmurado una vez que la cadete Degurechaff era más aterradora que el campo de batalla. Ciertamente da miedo. Tales eran los pensamientos que corrían por su mente mientras se presentaba en el Comando del Rhine.

Cuando llegó, escuchó que sería asignado a una unidad en formación, lo cual fue un alivio.

Según el Comando, sería reentrenado como reemplazo antes de obtener su asignación, así que lo primero que había que hacer era acostumbrarse al frente de batalla.

¡Quizás pueda hacer esto! Fue hace varios días que él había pensado eso. "¡Caballeros, bienvenidos al frente del Rhine!"

Si el diablo existe, tiene que ser nuestra instructora, la comandante del 203º Batallón de magos Aéreos, la legendaria Mayor von Degurechaff.

La forma en que sonrió. La forma en que nos miraba como si fuéramos gusanos. La forma en que parecía sedienta de sangre.

Parece que intentó matar a un rebelde de su clase o abrirle el cráneo. Si lo arruino en el campo de batalla, definitivamente me matará. Así de amenazado me sentí por la instructora que también tenía que ser mi supervisora.

...quiero llorar.

De todos los reemplazos, yo era el único que había pasado por la academia. En otras palabras, todo el mundo o bien no conocía el rumor de que ella era un demonio disfrazada de niña o se rieron de eso. Creyeron que podrían manejar la guerra si esa niña podía.

Sólo pensar en las consecuencias de los que la subestimaron hizo que mi estómago se revolviera. Nunca he odiado tanto las palabras responsabilidad colectiva.

Esa noche estaba fuera de servicio. Debería haberme acostado temprano, pero sucedió justo como yo pensaba.

Fuimos convocados. Se ordenó que el Batallón de Magos Aéreos 203 apareciera en la sala de reuniones, agrupado por pelotón, en un plazo de tres minutos.

"¡Date prisa! ¡Corre!"

Insté a mi pelotón, que había estado terminando de cenar, corrí a la sala de reuniones y apenas llegué a los dos minutos y cincuenta y un segundos. Ningún otro pelotón había llegado aún. Bueno, no, el Séptimo Pelotón, habían estado compitiendo con nosotros el Cuarto Pelotón. Llegaron faltando un segundo, de los tres minutos que habían terminado.

Y al segundo siguiente, los oficiales superiores sonrieron y fueron a buscar a los pelotones que llegaban tarde. ¿Los otros se sintieron mal por llegar tarde?

En cualquier caso, todos nos reunimos rápidamente. Y nuestra sonriente comandante de batallón anunció un plan de picnic nocturno. No es que involucrara algo como un picnic.

"Desafortunadamente, caballeros, creo que aparte del Cuarto y Séptimo Pelotón, todos los demás merecen castigos."

Esta era la comandante que había dicho una vez durante un discurso en la academia que había que matar a los pesos muertos. Sentí lástima por los grupos que no habían podido llegar en tres minutos porque pensé que los echarían al infierno, pero eso no estaba bien.

"Para enseñarles la importancia de la prisa, los enviaré a las trincheras. Como parece que no entienden cuando se los digo, experimentarán de primera mano lo que les pasa a los lentos".

En realidad estarían enterrados en las profundidades del infierno. Los magos impactados fueron inmediatamente asignados a la trinchera de advertencia. La trinchera de advertencia en las primeras líneas del distrito con los peores combates... Serían lo que comúnmente se llama "canarios", los primeros en ser atacados en la línea más avanzada. La tasa de mortalidad era naturalmente la más alta; era una posición en la que no se podía descansar ni un momento.

Por cierto, se llaman canarios por las aves enjauladas que se llevan a las minas. La comparación se hace debido a la crítica de que la razón de ser de cualquiera en este puesto es dejar de responder.

Pero no debería haberme aliviado.

"Ahora bien, chicos buenos y puntuales, tengo una recompensa."

Nos miró uno por uno como si fuera a decirnos algo maravilloso. Mis compañeros de pelotón a mi lado parecían estar esperando una recompensa, pero yo no.

Tuve un mal presentimiento.

" Tendrán un poco de recreación amigable. Iremos de picnic, haremos un brindis e invitaremos a nuevos amigos a que vuelvan con nosotros. Supongo que puedes llamarlo una fiesta".

Tan pronto como ella dijo eso, alguien nos entregó un folleto que decía Guía de Excursión. ¿Procedimiento de picnic?

"Primero, equipen las granadas de mano y la pala; luego preparen el rifle y el orbe de cómputo. Vístanse de camuflaje nocturno para CQB. Por cierto, si usan su orbe o rifle de computación sin permiso, les dispararán o golpearán hasta la muerte. Los soldados republicanos también son personas. ¿Eso significa que puedes hacer amistad con ellos”?

¿Entonces por qué tuvimos que noquearlos con palas?

"...En la antigüedad, la gente hacía amigos hablando con los puños"

"La gente civilizada del presente usa el instrumento nacido de la civilización, la pala..."

Esto es una locura. Nadie lo dijo en voz alta, pero era la mirada en las caras de todos. Se trataba de una misión nocturna para secuestrar a soldados enemigos, una misión de inteligencia, pero extremadamente peligrosa. Si íbamos a arrastrar a los enemigos con nosotros, era evidente que tendríamos que acercarnos a las trincheras enemigas.

Básicamente, teníamos que acercarnos sigilosamente a la posición enemiga -donde nos esperaban ametralladoras, todo tipo de artillería pesada, pistolas de infantería, francotiradores y toneladas de soldados- y secuestrar a los enemigos de la trinchera de advertencia, que era el lugar que estaba en alerta máxima.

"...vamos a morir."

Fue a partir de ahí que las cosas se pondrían muy intensas. "Después de usar sus palas para mezclarse con muchos amigos, vamos a invitar a algunos a nuestra casa. Pero creo que todos nuestros amigos intentan evitar que nos vayamos de varias maneras. La excursión dura hasta que se los quiten de encima y lleguen a casa"

"Por cierto, no me preocupan demasiado los puntuales, pero una cosa..." Ella se desvaneció. Oh Dios, por favor, sálvanos.

 "Si eres demasiado lento, te dejaremos atrás. Sí, cualquiera que quiera un ascenso doble rápido puede quedarse ahí. No queremos obstaculizar su éxito en la vida".

Dijo lo mismo cuando la conocí. ¡No me di cuenta de que era palabra por palabra la verdad!

El Subteniente  Warren Grantz se dio cuenta de que estaba temblando.

Mi instinto de supervivencia estaba gritando. Quería evitar la guerra, el combate, el asesinato. Estaba dudando.

Pero una mirada de la Mayor von Degurechaff fue suficiente para subyugar ese instinto. Era mucho más aterradora. Salimos como corderos pastoreados por un perro ovejero. Nadie se quejó. Avanzamos al amparo de la noche, arrastrándonos en silencio.

La comandante fue la primera en atacar. Oímos el golpeteo de su pala seguido de los gruñidos de varias personas. También golpeamos a los soldados enemigos atrapados con la guardia baja, como si nuestras vidas dependieran de ello.

¿Cuánto tiempo pasó después de eso?

Sentí que la experiencia duró toda la vida, pero en realidad, fueron sólo unas pocas docenas de segundos.

Fue un momento corto. Durante esa minúscula cantidad de tiempo, todos los soldados enemigos en el área especificada de la trinchera de advertencia estaban incapacitados o profundamente dormidos de un sueño del que nunca se despertarían.

Todavía podía sentir el impacto de la pala en mi mano; era diferente del retroceso de disparar como nos enseñaron en la academia. Esa sensación en particular, la sensación de aplastar algo, todavía estaba impresa en mi cuerpo.

Si me hubieran dejado así, me pregunto qué me habría pasado.

"Es la hora. Compañía, lleven a los prisioneros. Novatos, ustedes son el apoyo. En treinta segundos, se levanta la prohibición mágica. Nos vamos de aquí. Sincronicen sus relojes, tres, dos, uno, empiecen".

Pero las órdenes entregadas en un susurro tranquilo e imperturbable me devolvieron a la realidad. Combinado con mi entrenamiento, lentamente hicieron que mi cuerpo se moviera. Para eso me habían entrenado. Mi entrenamiento me salvó.

Como se me ordenó, treinta segundos más tarde puse en marcha mi orbe de cálculo a toda velocidad y despegué.

Volvimos a nuestras propias líneas defensivas. Sólo me llevó unos minutos. Todo lo que teníamos que hacer era volar-sencillo. Pero fue horrible. Mi corazón se aceleraba con cada disparo de artillería. Me dolía respirar.

Estaba tan aterrorizado que ya casi no me sentía yo mismo.

Cuando subimos a lo alto para evitar que nos dispararan accidentalmente y establecer un curso seguro hacia la base trasera, todo el estrés se fue de mi cuerpo al mismo tiempo, y el cansancio me bañó.

...¿Cómo pudo la comandante cantar un himno con calma?


Hoy, después de completar sus ejercicios matutinos y desayunar, la comandante von Degurechaff toma su pluma como si estuviera decidida.

En la base trasera, el correo puede pasar. Naturalmente, es posible enviar una carta si es necesario.

Es correo militar, así que a veces hay retrasos, pero en general, las cosas se pueden enviar y recibir como cualquier carta normal.

Por supuesto, alguien como ella sin parientes no tiene ninguna carta personal que escribir.

Sólo escribe en asuntos oficiales o extraoficiales.

Lo que está escribiendo esta vez es oficial. Dicho esto, en un raro caso, saca su material de papelería con indecisión, y su pluma se mueve sobre el papel con torpeza.

Ya ha escrito un montón de estos documentos. Ella sólo acepta que son trabajo y los hace. Pero hoy la punta de su pluma se siente pesada.

Bueno, sería más extraño si una persona pudiera escribirlo sin problemas.

A la querida familia del Suboficial Anluk E. Kahteijanen,

Soy la Mayor Tanya von Degurechaff, su oficial superior.

Lamento informarle que su único joven, Anluk E. Kahteijanen, está siendo dado de alta con una discapacidad.

Se enfermó repentinamente durante una operación, y el cirujano ha juzgado que sería difícil para él soportar un largo servicio militar.

Lo más probable es que su recuperación requiera un largo período de recuperación en casa o en un hospital militar.

La División de Personal ha acordado seguir adelante con este plan de tratamiento. Por favor, hable con él y asegúrese de que tenga una convalecencia reparadora.

Y por favor perdónenos por devolver a su hijo en estas condiciones.

Es un mago excepcional, nuestro irremplazable compañero de armas, valiente y confiable para todos. Nos entristece profundamente no tener más a Anluk E. Kahteijanen en nuestras filas.

Aunque debe ser un pequeño consuelo, lo recomendé para la Insignia de Servicio de Campo de Primera Clase y la Medalla de Discapacidad, ambas aprobadas.

Espero que se recupere completamente. Sinceramente,
[xxx] Comandante de Unidad, Mayor del Ejército Imperial Tanya von Degurechaff

...Pensar que llegaría el día en que perdería a un hombre por unas patatas podridas. Aparentemente, el legendario comentario de un piloto americano de Thunderbolt de que incluso un veterano no puede vencer la intoxicación alimentaria no era una broma.

Así que esas patatas estaban realmente podridas después de todo. Tanya guarda su pluma, irritada por el empeoramiento de la situación logística.

Enviar una carta a la familia cuando algo le sucede a un subordinado es responsabilidad del oficial superior, y yo no estoy en contra de escribir... pero ¿intoxicación alimentaria con papas? Tanya ha terminado la carta, pero tiene sentimientos complicados sobre el incidente y no puede superarlo.

Había comido, participado en una redada nocturna y me sorprendió a nuestro regreso vomitando y quejándose de un terrible dolor de estómago. Me quedé estupefacta. Un veterano retorciéndose así, estaba segura de que había sido golpeado por un arma NBC. Esas funcionan incluso en los magos. Apresuradamente lancé un hechizo medico, pero sólo alivió el dolor. Los escudos protectores proporcionan una cobertura completa de los NBC, y recuerdo que estuvimos a punto de entrar en pánico al saber que se había desarrollado una nueva arma que no estaba en esa lista.

NBC:  Armas Nucleares, Biologicas, o Chemical .

Cuando el cirujano se apresuró a examinarlo, finalmente pudimos suspirar aliviados. En otras palabras, fue una repentina y aguda intoxicación alimentaria. Y sólo afectó al desafortunado Anluk E. Kahteijanen.

Era un buen mago, maldita sea. Nunca pensé que enviaría a alguien lejos del frente de esta manera.

Pero es genial que Personal tratara su condición como una discapacidad. De esta manera, obtiene su pensión, y su honor como soldado permanece intacto. Y yo, como oficial, no tendré la mancha en mi expediente de un subordinado deshonroso.

Sólo puedes reírte de un oficial que pierde a un hombre por culpa de las patatas fritas. ¿Quién iba a pensar que tenía a un tipo en mi unidad que sería eliminado por su propio estómago...? No, ni siquiera es gracioso.

Los bombardeos republicanos llegan como siempre, sacudiendo nuestra posición como un reloj, pero debo sentirme extrañamente reflexiva en este día auspicioso porque envié a un hombre a la retaguardia por una razón difícil de verbalizar.

Dicho esto, lo que aprendimos de esta lección se aplicó rápidamente. Como tal, el desayuno de esta mañana fue tocino, galletas duras, y café ersatz. La sopa de verduras con las patatas culpables fue eliminada apresuradamente. Personalmente, me preocupa que mi dieta esté desequilibrada sin verduras, pero no hay nada que pueda hacer al respecto.

Tuve a alguien que fue a buscar suministros a primera hora de la mañana, así que me imagino que tal vez consigamos un oportunidad de comer verduras enlatadas con el almuerzo. Y bueno, incluso si estamos en un campo de batalla, no podemos escapar de caer en las rutinas, y estoy un poco harta de ello. Sería genial si pudiéramos comer algo que no sea parte de la rotación.

Aparte de estas cosas, nuestras batallas diarias en las trincheras se parecen al mundo de "Sin novedad en el frente". Básicamente repetimos el mismo patrón día tras día. La única novedad para mantener mi atención es si los reclutas que están entrenando en el frente de batalla lo están haciendo bien o no.

Bueno, las puse ayer. Tanya espera que después de una semana de bautismo de guerra en las trincheras averigüe si son utilizables o no.

Si no, todo lo que tiene que hacer es enviarlos de vuelta y solicitar su reentrenamiento.

Así que aunque lamenta la visión de túnel de la guerra, se dedica a instruir a sus tropas. Primero, como dijo su jefe, ella les hizo la prueba más difícil primero; a pesar de los riesgos, a regañadientes los llevó a una batalla nocturna, pero para su sorpresa y deleite, sólo perdieron dos.

Aunque ella le había dicho a todo el mundo que se marchaban en treinta segundos, esa pareja no pudo seguir el ritmo y fueron volados en un bombardeo de artillería, un hecho confirmado por uno de sus subordinados. Eso fue todo. Aparte de eso, todos los novatos siguieron instrucciones, y nadie se volvió loco. A medida que Tanya reflexiona sobre la desgracia de los reclutas de ser volados juntos en su unidad de dos hombres, se encuentra en un estado de ánimo algo filosófico y comienza a preguntarse sobre el papel de la suerte en la intoxicación alimentaria.

En cualquier caso, está haciendo lo que tiene que hacer.

Pero en realidad, a pesar de que está haciendo lo que tiene que hacer, a veces tiene miradas dudosas.

Por ejemplo, ella reportó, "Los estoy instruyendo de acuerdo a sus órdenes."

Y la respuesta que recibió fue "ROGER. BUENA SUERTE.”

Pero cuando fueron a la redada nocturna y perdieron sólo dos hombres, los superiores le dijeron que tuviera más cuidado la próxima vez. Empezó a preguntarse si tal vez querían que lo hiciera con cero pérdidas.

Pero esto es un campo de batalla, argumentó, y fuimos a una operación de alto riesgo. Perder dos novatos bajo esas circunstancias no es malo.

Pero cuando se trata de suerte, parece que Tanya tiene que admitir que necesita tener en cuenta ciertas cosas.

Sin embargo, le parece lamentable que sólo porque no quieren ninguna pérdida y su unidad tuvo mala suerte, la culpa es de ella como la comandante que estaba presente.

Sé que la historia se repite un poco, desde las compañías privadas hasta los militares yanquis. Por ejemplo, cuando MacArthur ordenó a su subordinado Eisenhower que planeara un desfile y luego insistió en que no lo recordaba -hay una serie de incidentes podridos como ese a lo largo del tiempo.

Aún así, Tanya se siente muy triste. Ahh, podría empezar a llorar. Quiero decir, ¡soy una chica, sabes!

…??

Cuando sus pensamientos se desvían, de repente se da cuenta de que se siente mal.

Su mente se inunda con el horror de la contaminación psicológica.

Se escapa en busca de algún tipo de ayuda como si su vida dependiera de ello.

¡Un doctor! ¡Necesito ver a un médico!







28 DE ABRIL, AÑO UNIFICADO DE 1925, OFICINA DEL ESTADO MAYOR DEL EJÉRCITO IMPERIAL, REUNIÓN CONJUNTA DEL CUERPO DE SERVICIO Y OPERACIONES

"Bueno, es la hora señalada, así que me gustaría comenzar la reunión conjunta entre el Cuerpo de Servicio y Operaciones sobre los pros y contras del plan ofensivo del Rhine."

El oficial que presidía la reunión habló, pero nadie lo siguió, y reinó el silencio.

En contraste con el espléndido exterior del edificio, las expresiones de los hombres de alto rango en la sala de reuniones eran duras.

Algunos de los oficiales estaban prácticamente arrancándose el pelo con incesantes preocupaciones, inseguros de qué hacer, y entre ellos estaba el General de División von Zettour. La situación cambió de un momento a otro, y el simple hecho de controlar lo que estaba sucediendo era increíblemente difícil. Además, el Imperio estaba aprendiendo de la creciente pila de cadáveres, cortesía de los Republicanos, lo fundamentalmente imposible que era un avance frontal en la guerra de trincheras.

Es decir, el precio de un ataque frontal a las trincheras era demasiado alto. Por otro lado, una ofensiva a gran escala de potencia de fuego pondría demasiada tensión en las líneas de suministro.

Acababan de mejorar la línea de suministro del tren ligero hacia el frente, pero ya había pedidos de refuerzos de todos los puestos que llegaban día tras día.

La carga que pesaba sobre la oferta había desaparecido de las estimaciones de antes de la guerra hacía mucho tiempo.

La Alianza Entente estaba esencialmente colapsando, y era necesario asignar alguna fuerza militar a la zona por un corto tiempo para asegurarla, lo que también pesaba mucho en Logística.

Incluso el grupo del ejército local era suficiente para asegurar una abrumadora superioridad del Ejército Imperial en el norte, pero el duro clima invernal los había detenido. No se encontraban en una situación en la que pudieran prescindir de tropas para reforzar las principales líneas de combate en el Rhine. Estas líneas probablemente estarían congeladas hasta la próxima primavera. En otras palabras, pasaría un tiempo antes de que pudieran esperar que el norte aliviara la carga de la línea de suministro.

Mientras tanto, la marina estaba en proceso de ganar superioridad en el canal contra la República, pero la marina y el ejército no estaban de acuerdo en si eso era algo bueno o no. Las fuerzas aéreas y mágicas estaban preparadas para apoyar a cualquiera de las partes si se les pedía, pero las preocupaciones del ejército y la marina eran muy diferentes.

Aparentemente, la marina no podía esperar para atravesar el canal. Después de todo, su ambición era acabar con la flota republicana en una batalla de barcos de guerra. Incluso propusieron hacer una operación anfibia después, como con la Alianza Entente, para aniquilar completamente el país.

Por lo que Zettour pudo ver, tomar el mando del mar para una operación de desembarque parecía más probable que mantuviera a las bajas mucho más efectivamente que avanzar rompiendo las trincheras. La cuestión era la seguridad de la ruta si iban por mar. Si quisieran irrumpir en el canal entre la República y el Reino Aliado, tenían que estar preocupados por cómo reaccionaría el Reino Aliado (superficialmente) neutral. ¿Podría quedarse quieto?

Ya había hablado de estas cuestiones con el general von Rudersdorf. Ambos fueron forzados a concluir que si entraban al canal, el Reino Aliado probablemente interferiría para mantener el equilibrio de poder. Si eso sucediera, los temores que hicieron las rondas en la oficina sobre " Predicciones sobre la Forma y Dirección de la Guerra Actual " y " Teoría de la Guerra Total ", se harían realidad.

Sí, la guerra mundial. La expansión de la guerra sería como una interminable reacción en cadena, y no podrían evitarla. Si eso sucediera, podrían terminar con un escenario similar al del Rhine en todos los frentes.

El Ejército Republicano en las líneas del Rhine era un puñado. Sin embargo, si sólo fuera la República, aún tenían posibilidades de ganar.

¿Pero qué pasaría si algunas unidades del Reino Aliado aparecieran? Podrían encontrarse en la posición opuesta a su superioridad actual.

Mientras fuera dudoso que la Marina Imperial pudiera detener a la Marina del Reino Aliado, si los remanentes de la Marina Republicana se unieran, lo único que podría hacer la flota imperial seria protegerse.

Por supuesto, tampoco podían girar los pulgares demasiado tiempo. Si esperaban para actuar, incluso el Imperio se quedaría sin fuerzas. Entonces perderían los efectos estratégicos de haber derribado a Dacia y a la Alianza Entente.

Y no podían soportar la idea de ser golpeados por el Reino Aliado o por algún otro poder involucrado. ¿Qué podemos hacer ante este dilema?

Sin embargo, cada vez estaba más claro que si toleraban la situación actual, cualquier cosa que afectara a las líneas de suministro podría significar un desastre. Ese era su problema irritante.

Desde la fundación de la nación, el Gran Reich había obtenido sus tierras históricas, pero también estaba acosado por conflictos territoriales, por lo que nunca faltaron chispas para la siguiente guerra.

De ahí su angustia. Nadie con una solución simple a un problema sufre. Para bien o para mal, había gente presente que conocía el plan.

Zettour lo sabía. Sabía que todo lo que tenían que hacer era no perder. Zettour creía, en un grado bastante sorprendente para un miembro de las fuerzas armadas, que no había necesidad de que ellos atacaran. En pocas palabras, el status quo estaba bien.

Y Rudersdorf también lo sabía. Sabía que no había necesidad de que atacaran seriamente las trincheras. Sin embargo, a diferencia de Zettour, no podía aceptar la idea de que esta guerra de desgaste estaba bien. Tenía la lúcida determinación de un soldado: Si podían controlar las pérdidas y ganar, ¿por qué no hacerlo?

Finalmente ambos se decidieron y recibieron permiso para hablar. "Creo que deberíamos cambiar la forma en que vemos este problema."

Zettour no se consideraba tímido, pero dado el significado de lo que estaba a punto de decir, incluso él estaba nervioso. Había solo una pizca de rigidez en su voz, demasiado pequeña para que casi nadie la notara, pero hablaba con la mayor calma posible.

Su plan secreto para desenmarañar estos hilos enredados de un solo golpe sería sangriento. El nudo gordiano es sólo una historia. Una espada afilada es afilada sin importar a quién esté cortando.

"Con nuestra doctrina y valores existentes, probablemente no lo lograremos. Necesitamos un cambio de paradigma".

Lograr la victoria atacando el castillo enemigo y obligándoles a firmar una capitulación era ahora imposible. Sería difícil exigir una rendición total fuera de instancias como el Imperio y Dacia o la Alianza Entente, donde había una brecha abrumadora en la fuerza nacional. Mirando a la terrible guerra actual, parecía que el derramamiento de sangre tendría que continuar hasta que uno u otro de los poderes no pudiera aguantar más.

"No apuntemos a la victoria, basta con evitar la derrota. Si no lo hacemos, será muy difícil ser el último en pie".

"...General von Zettour, ¿quiere decir que se opone a la ofensiva?", le preguntó perplejo un miembro de Operaciones. Eso fue todo lo que pensaron.

No, eso fue probablemente sentido común. Para ellos, la ofensiva era la forma en que vencerían y pisotearían al enemigo y pondrían fin a la guerra. Pero estaban equivocados.

"No, apoyo la ofensiva como tal, pero creo que deberíamos modificar sus objetivos operativos."

"¿Cambiar sus objetivos?"

Vamos, no, detente. La pregunta podría significar ambas cosas, y Zettour respondió soltando una bomba en términos sencillos.

"El objetivo de la operación no debería ser entrar. Debería ser el desangramiento del enemigo. Dicho de otro modo, nuestro plan ofensivo debería ser desgastar tantos soldados enemigos como sea posible".

Conclusión: Agota al enemigo.

"Realizamos un derramamiento de sangre y aplastamos la capacidad del enemigo para seguir luchando."

El comentario de Degurechaff.

Aún podía recordar todas y cada una de las palabras que la joven soldado le dijo en la biblioteca de la escuela de guerra. La conmoción de oírla hablar tan desapasionadamente de un mundo tan horrible fue difícil de olvidar. Y ahora que todo estaba progresando como ella había dicho, él estaba aún más sorprendido. ¿Cuánto predijo esa chica Degurechaff?

Predecir el futuro de una guerra es extremadamente difícil.

La única regla constante es que el sentido común puede cambiar en un instante y un nuevo principio de guerra puede conquistar el campo de batalla. No hay muchos soldados que puedan adaptarse a esos cambios, así que pensar que hay una que puede predecirlos es...!

"En otras palabras, desangramos al enemigo hasta que se derrumbe. Esta es la única manera de resolver esto."

Alguien se movió inconscientemente, y el crujido de la silla sonó muy fuerte en la silenciosa habitación. Era completamente silencioso.

Zettour en realidad se sentía calmado ante ello. No, en sentido estricto, simpatizaba con Degurechaff. Él sintió ahora que ella había sido capaz de hablar con tanta calma en la biblioteca porque ella lo entendía.

Entendía que el costo de abrirse paso sería demasiado alto. Incluso si pudieran lograrlo, sus pérdidas serían grandes. Y si el Reino Aliado, preocupado por el deterioro de la situación de guerra, decidiera intervenir, se verían obligados a retroceder. Ese sería el peor resultado posible para el Imperio.

Si derramaran toda esa sangre por nada, sino por un empujón en la dirección equivocada, la voluntad de lucha de los soldados se desmoronaría.

Al menos no podía enviar de vuelta a hombres en ese estado para que se abrieran paso de nuevo. Dar la orden sólo llevaría a más desperdicio. ¿Por qué no dejar que el enemigo cometa ese error?

Esperaremos a que la República se ahogue en su propia sangre.

Zettour creía que esta era la única opción viable para el Ejército Imperial. En otras palabras, en última instancia, la guerra no se trata de héroes o de la expresión de la caballerosidad, sino de la eficacia con la que puedes matar a tus enemigos.

Dicho de otro modo, era inevitable que este conflicto se convirtiera en una guerra mundial.

"Así que golpearemos a los soldados y suministros enemigos. Pido que elaboremos un plan ofensivo con esos objetivos, y eso es todo lo que quiero decir en este momento".

Seguramente, casi definitivamente, nuestro futuro está decidido. Las expresiones congeladas en las caras de sus colegas y subordinados hablaban de eso.

Estás loco, pensaron.

La operación que propuso era lo opuesto a la idea de sentido común de casi todo el mundo. Dejar partes de su territorio indefensas y priorizar la aniquilación del ejército enemigo. ¿Y terminarlos con una puerta giratoria? ¿Harías que el ejército que existe para defender la patria llevara a cabo esta operación? Nadie podía evitar pensar estas cosas.

Pero tarde o temprano, los miembros del personal que estaban allí sentados entendían que no había otro camino. No sabía cuándo, pero sabía que aceptarían el plan por su mérito militar, en todos los sentidos excepto emocionalmente.

"Estoy de acuerdo. Claramente, debemos enfocarnos en aniquilar al ejército enemigo". A pesar de las dudas de los otros, Rudersdorf hizo una declaración clara de su fuerte apoyo a la idea de Zettour. Era consciente de que la posteridad los juzgaría con dureza, pero compensó su mente y declaró su posición con confianza.

Es un mundo loco en el que los jóvenes prometedores se enfrentan entre sí en batallas a muerte para ver quién saca la mayor cantidad de sangre... Y es probable que grabemos nuestros nombres en la historia como los cabecillas. Si ese es el caso, al menos mejoremos un poco la situación poniendo fin a la guerra con nuestras propias manos.

"Tengo una idea... Avanzamos. En otras palabras, creo que el mejor plan es escapar hacia adelante!"

Y por lo tanto, hizo una propuesta que carecía de racionalidad: Combate la guerra apuntando no al territorio sino al ejército.



...Oh Dios, ¿por qué dejas que estas cosas pasen?

Después de vomitar el contenido de su estómago, incluyendo todo lo que había comido la noche anterior, el subteniente Warren Grantz se lamentaba hasta el cielo en un rincón de su alojamiento. Incluso el recuerdo de lo que acababa de experimentar le horrorizaba.

Golpeé con la pala a un soldado republicano cuyo nombre no conozco por la cabeza y seguí bateando como un loco. Entonces las órdenes me devolvieron a la realidad, y poco después se nos ordenó que nos fuéramos.

Derramé maná en mi orbe de cómputo como si mi vida dependiera de ello para poder correr a través del cielo por todo lo que valía la pena.

En cuanto despegué, varias ametralladoras empezaron a dispararme.

Formé frenéticamente mi caparazón defensivo y mi capa protectora. Pase lo que pase, tenía que irme. Con eso en la cabeza, me olvidé por completo de la asistencia y salí corriendo.

Ahí fue cuando ocurrió. Ya sea por algún truco del destino o por el trabajo del diablo, vi a la comandante del batallón subiendo a un ritmo vertiginoso. A pesar del velo oscuro de la noche, ella cantaba un himno con una voz vigorizante: la comandante del batallón. No podía creer lo que estaba viendo, pero tenía miedo de que escapara sola y me dejara atrás, así que intenté seguirla.

No quiero quedarme atrás fue lo que estaba pensando cuando empecé a ascender, pero justo en ese momento, el Primer Teniente Weiss pareció salir de la nada para agarrar mi brazo y tirar de mí hacia abajo. ¿Por qué te acercarías a la comandante mientras ella actúa como nuestro señuelo? ¿Estás loco? Pero si no me hubiera salvado, me habrían convertido en carne picada como esos otros dos tipos que siguieron subiendo al mismo tiempo que yo.

En ese momento, lo único en lo que pensaba era en volver, así que mis recuerdos antes de llegar a una ruta de vuelo segura son realmente confusos.

Mirando las escenas grabadas en mi orbe de computación, quiero agradecer a Dios que de alguna manera fui capaz de regresar de una lluvia de fuego tan densa.

Fueron sólo unos segundos. Las reacciones de la pareja del Séptimo Pelotón se retrasaron por unos instantes, pero lo pagaron con sus vidas.

Un momento de descuido. Pero significó mucho.

En el momento en que llegué a la base trasera, la sensación de golpear la cabeza de alguien regresó a mis manos y me sentí mal. No, no fui sólo yo. Todos los reclutas sentían lo mismo.

La culpa era como si de repente me hubiera convertido en un criminal imperdonable.

Y justo al lado nuestro y las preocupaciones que nos atormentaban, los oficiales superiores comenzaron a interrogar a los prisioneros con frialdad.

"Di la verdad. Si no lo haces, mi mano podría resbalar."

"Relájate. Seguimos la ley de la guerra. Si hacen el juramento del prisionero, tendrán sus derechos".

"No te preocupes. No somos torturadores. Somos humanos adecuados y sensatos".

...no podía creerlo.

No podía creer que los humanos fueran capaces de esto. Este campo de batalla.

Pensaba que entendía que se harían todo tipo de cosas brutales e inhumanas.

Yo también soy un soldado. Pensé que mientras estuviera en el ejército, no dudaría en cumplir con mi deber.

...Palabra clave: pensamiento. Pero, ¿qué fue esto?

¿Era este el deber de un soldado, qué se debe hacer para proteger a la patria?

¿Mi deber?

No podía soportar esa sensación. Fue una sensación extraña, como si me estuviera perdiendo para siempre. No quería recordar mi primera vez... mi primera vez matando a alguien con mis propias manos.

La gente muere muy fácilmente en el campo de batalla. La gente con la que cenas una noche desaparece para el desayuno.

En poco tiempo, mato gente y matan a mis amigos. El frente del Rhine es realmente un infierno.

El impulso de correr revoloteó por mi mente. Pero entonces-
Los guardias vinieron a decirnos que el desayuno estaba listo. Como estábamos en una base trasera, como oficial, tenía derecho a usar el comedor provisional de oficiales.

Dicho de otra manera, tengo que comer en el comedor de oficiales.

Mientras enjuagaba mi boca y enderezaba mi uniforme, el espejo reflejaba mi cara demacrada. En sólo un día, me había transformado en un monstruo. No podía creer que fuera yo.

"...Ahora he visto la guerra." Silenciosamente dije.

Mis pensamientos internos se me escaparon de la boca por sí solos.

Apoyado en el fregadero, me las arreglé para contener el aumento de las náuseas, y luego miré hacia el cielo.

En serio, ¿cómo puede todo el mundo actuar normal en este loco mundo de guerra?

En el momento en que entré en el comedor de oficiales, el sentimiento se intensificó.

Estaba lleno de oficiales de mi batallón. Escuché que la comandante había comido y ya estaba en el trabajo. Y los oficiales se tomaban su tiempo y charlaban.

A pesar de lo que acababa de ocurrir, incluso oí risas. Todos sonreían y hablaban, relajados. Algo acerca de la brecha entre la locura que se apodera del campo de batalla y esta escena me disgustó.

El mesero me sirvió, y mi comida salió, pero ¿cómo podría tener apetito? Aún así, todavía tenía el hábito que había aprendido en mi carrera militar de forzar la comida en mi garganta si tenía que hacerlo.




Utilicé café para romper las galletas duras y me hice comerlas junto con algo de tocino. No había manera de que los sabores se registraran, pero pensé que mi cuerpo los necesitaba para mantenerse vivo, así que me los tragué.

Los humanos tienen que comer, incluso en momentos como éste. Es lo mismo que meterme comida por la garganta cuando estaba agotado en la academia. Eso es lo que me dije a mí mismo, pero me tomó mucho tiempo terminar mi comida.

Luego me encontré dirigiéndome al pequeño auditorio para la sesión habitual de la mañana.

Mi mentalidad era seguir órdenes debido a la fuerza del hábito de las repeticiones perforadas, una y otra vez. Incluso en momentos como éste, cuando no tenía fuerza de voluntad, seguía siendo un soldado.

Entonces me di cuenta de que quería reírme a carcajadas.

"...Espera un minuto, ¿qué pasó?"

Puedo reírme. Fue un descubrimiento sorprendente y refrescante.

Supongo que no me lo esperaba por mi situación. Aparentemente, el espíritu humano es ridículamente resistente.

"Oh, no puedo llegar tarde."

Tardé mucho en desayunar, a pesar de que se supone que los soldados, alabados por su incesante vigilancia, deben terminar con esto rápidamente.

Como resultado, no tuve tiempo que perder esa mañana. Si me quedara pensando, no llegaría a tiempo a la conferencia. Cuando me di cuenta de la hora que era, salí corriendo al pasillo.

"Viene el subteniente Grantz".

"¿Grantz? Claro, pasa".

Pero cuando llegué allí, los escritorios estaban vacíos, aparte de unos pocos comandantes de compañía y oficiales clave que me miraban perplejos.

¿Llegué demasiado tarde? La preocupación revoloteó en mi mente, pero cuando miré el reloj en la pared, acababa de llegar cinco minutos antes.

Se suponía que todo el mundo estaría allí para entonces.

Normalmente, yo nunca sería el único que se apresuraría a venir aquí.

"¿Qué pasa? Se supone que hoy se tomarán un descanso".

El teniente Weiss debe haber entendido por qué estaba confundido, y finalmente me di cuenta después de que dijo algo.

"Señor, por vergonzoso que parezca, pensé que teníamos clase hoy."

Supongo que el shock de anoche fue tan grande que nada de lo que nos dijeron se registró. Con una mueca de dolor, el teniente Weiss explicó que después de regresar nos habían concedido el permiso. Con la cabeza llena de otras cosas, me había levantado inestable esta mañana, pero aparentemente pensaron que me tomaba mi tiempo con el desayuno para disfrutarlo. En otras palabras, los oficiales superiores pensaron que estaba tomando un desayuno relajante en mi día libre, así que no me controlaron.

Debería haberme dado cuenta antes. "Lo siento."

"¿Qué? No pasa nada. Pero ya que está aquí, cuéntame qué te pareció la redada -dijo el teniente Weiss, señalando un asiento-. A los otros oficiales no pareció importarles, así que decidí unirme a ellos... Bueno, fue una buena oportunidad. Después de todo, cosechas lo que siembras.

"Honestamente, estaba en trance. Antes de darme cuenta, estaba de vuelta en la base."

No quería morir, así que estaba completamente absorto en tomar acción. Sin embargo, si me preguntas qué hice en realidad, mis recuerdos son confusos.

Fue vergonzoso, pero fui honesto con ellos. "Sí, así es como funciona, supongo."

"Bueno, buen trabajo superándolo. Con eso como tu primera experiencia de combate, la próxima será mucho más fácil".

Pero los oficiales no parecieron culparme. En la academia, me hubieran machacado, ¡mantén tu cabeza atornillada ahí fuera!

Pero parece que en el frente, son más realistas; reconocieron que yo había sobrevivido.

Fueron muy amables conmigo, como si ser considerado fuera la norma.

"Todo el mundo tiene que llevar ese guante. Bueno, si sobrevives al entrenamiento de la comandante, considérate más o menos bien".

" La teniente Serebryakov se endureció con sólo estar junto a ella".

"Bueno, sí, es verdad... ¿Alguien quiere cambiar conmigo?"

"Ha-ha-ha-ha-ha. Soy el segundo al mando, así que no puedo volar con ella".

"No estaría bien que los comandantes de compañía se amontonaran, así que desafortunadamente la realidad de mis deberes me impide intercambiar con usted, Teniente."

"Realmente es una lástima." La teniente Serebryakov hinchó sus mejillas e hizo pucheros como si estuviera realmente furiosa.

La colección de individuos que crearon esta atmósfera de paz fueron los antiguos veteranos que habían estado trabajando tan furiosamente el otro día.

De repente sentí que podía suspirar aliviado. Hasta hace un momento, estaba muy conmocionado, pero estaba empezando a calmarme un poco.

Nadie lo dijo, pero estoy seguro de que todos estaban alterados la primera vez que dispararon y mataron a alguien.

Pero ahora tienen esos recuerdos, y no están molestos por ellos.

"No lo piense demasiado, teniente. Sólo concéntrate en seguir vivo".

Alguien me dio una palmadita en el hombro, y me dejaron ir. Era la prueba de que los oficiales más experimentados me aceptaban como un poco más duro que un pollito recién nacido.



Al día siguiente...

Para Tanya, todo está yendo demasiado bien. Para empezar, cuando se despertó ya había desayuno y café preparados para ella.

No hay bombardeos acosadores ni enemigos deambulando por su espacio aéreo, así que después de comer en paz, sus primeras tareas administrativas del día transcurrieron sin problemas. Terriblemente suave. Una solicitud que normalmente tardaría semanas en satisfacerse es aceptada de un solo intento, y los suministros se entregan de inmediato.

¿Cuán horripilante puede ser? La parsimonia es el trabajo del oficial de suministros, pero él entrega las balas especiales para cargar con hechizos de interferencia y los detonadores de lanzamiento con una sonrisa. Conocer a un cobrador de deudas o auditor sonriente se sentiría más real- No, en realidad, todos son impensables.

Esta es la primera vez que todo ha ido de acuerdo con el procedimiento; nunca me hubiera imaginado que la entrega de suministros y la inspección del papeleo se pudieran hacer tan amablemente. Tanya no tiene más remedio que estar atenta a esta eficacia inesperada.

Después de todo, las inspecciones de suministros y papeleo funcionan de acuerdo con las reglas de hierro de los precedentes y no mecer el barco. En otras palabras, se pueden describir prácticamente como un fenómeno natural.

Si están actuando de manera inusual, tiene que ser un signo de condiciones anormales. Supongo que debería evitar salir por un tiempo, si no tengo que hacerlo, piensa Tanya; ella no es reacia a prepararse para cualquier eventualidad.

Hoy definitivamente va a ser un día problemático. Convencida de ello, Tanya se refuerza a sí misma. Dará órdenes estrictas a las tropas en las trincheras para que estén en guardia. Tendrá a su unidad en el nivel dos de preparación para el combate. Ella vigilará al enemigo y hará los preparativos para asegurar que una respuesta rápida sea posible.

Entonces, por alguna razón, no sucedió nada y es hora de almorzar. La comida está servida. Es un filete de verdad con sauerkraut. Incluso hay zumo de ruibarbo de postre.

Todo acaba de llegar a través de las inusualmente suaves líneas de suministro.

Todos los miembros de su unidad se entusiasman, pero ella todavía no puede creerlo e inspecciona la comida un poco antes de comer.

Estoy celosa del tipo que encontró oro con esa condición de patata y tuvo que volver a un área segura.

Me pregunto si querrán enviarme a la retaguardia debido al empujón que le di a la política exterior con respecto al Reino Aliado. Si me intoxico con la comida, con gusto me sacrificarían, así que no puedo enfermarme descuidadamente.

Por supuesto, ver a mis subordinados devorando la carne es una tortura.

Ser la única que tiene que esperar es triste, indescriptiblemente así que si resulta que no pasa nada. No puedo soportarlo más. Equilibrando a regañadientes la razón con el deseo, estoy a punto de empezar con mi carne, y ahí es cuando sucede.

El teniente Weiss viene corriendo con un telegrama, y Tanya termina perdiendo su oportunidad de comer.

"Mayor, es del Comando".

Sin más remedio que dejar el cuchillo y el tenedor para intercambiar saludos, Tanya es la definición misma de descontento.

Si no fuera tan sensata, lo echaría ahora mismo.

Al menos lee la situación. Será mejor que sea muy importante si estás obstruyendo mi oportunidad de tener una buena comida en el frente, donde no tenemos casi nada que desear. Increíblemente indignada, no puede evitar responder gruñonamente, aunque sabe que es una reacción emocional.

"...estoy comiendo, Teniente Weiss."

Su tono no se desvía hacia la crítica, pero su descontento es débilmente audible. La mayoría de los subordinados dudarían si su superior les hablara con esa voz. Nadie quiere provocar la ira de su líder. Pero en circunstancias inusuales, no ceden. Y esta es una de esas raras situaciones.

"Mis disculpas, pero es muy urgente."

Y por el hecho de que él no presenta un tubo de mensajes, sino simplemente una breve cifra, ella huele problemas.

"¿Hmm? ¿No son órdenes?"

Normalmente los pedidos vienen por telégrafo.

Mientras esté dirigida al comandante, nadie puede leerla antes que ellos, excepto el operador de radio.

Así que los cifrados cortos son usados cuando no necesitan ser telegrafiados o no pueden serlo. Básicamente, va a ser estúpido o totalmente molesto y estúpido.

"No, ha sido convocada para presentarse inmediatamente."

"¿Invocada para aparecer inmediatamente? Entendido."

Agh, qué día.

Va a ser horrible.



Comentarios

  1. una dosis del fin de semana eso es bueno....

    ResponderEliminar
  2. Gracias por traducirlo y subirlo lo mas pronto posible :,) . Ahora a esperar el cap 6 :v

    ResponderEliminar
  3. un excelente trabajo.... como siempre.
    no me habia leido la novela por que simplemente nunca la encontre xD
    ahora tengo el vol 1 y estoy leyendo el 2 y me doy cuenta que.... wao que cortaron cosas de la novela en el anime xD
    solo el vol 1 da para todo el anime, aun asi, aqui a penas van a hacer lo de la puerta giratoria.... realmente resumieron demasiado el anime xD (en la novela hay un monton de cosas que hubieran quedado muy bien animadas....¿por que carajo no lo hicieron? T.T)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad, en el anime se ha omitido muchas cosas que debieron estar, con todo ello hubiera sido
      aun mucho mejor el anime del que ya esta.

      Eliminar
  4. Genial, les ruego que no abandonen está genial novela que ya no se ni cuanto llevo esperando a que se traduzca
    Les agradezco de todo corazon

    ResponderEliminar
  5. Que bueno que ya este traducido esta novela, lo
    estaba buscando por mucho espero que no lo abandones. .
    Si pudiera darte un beso lo haria Bryan C... Por el buen trabajo
    que haces. Te has ganado una admiradora de las tantas que ya tienes
    que dios te de salud...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Youjo Senki, Novela Ligera, Volumen X

Sigue a Tanya Degurechaffen en su camino por reestablecer la gloria del imperio, que tras multiples batallas ahora es una sombra de lo que fue.

No hace falta haber leído los anteriores volúmenes de Youjo senki, ya que esta es un After War. Solo deben haberse visto el anime, manga o tener un poco de interés por la segunda guerra mundial.

NOTA: Antes de seguir leyendo, recomiendo que refresquen su memoria mirando la entrada de "Personajes", asi podran relacionar bien los nombres cuando se mencionen.

Overlord, Volumen 13, Epilogo

Después de la victoria del Rey Hechicero, las cosas se resolvieron de manera muy sencilla. Los demihumanos ya habían perdido la voluntad de luchar, así que todo lo que quedaba era eliminarlos. Prácticamente no hubo bajas del Reino Santo, pero el suelo estaba lleno de cadáveres demihumanos.

Overlord, Volumen 13, Capitulo 4, Parte 1

El asedio Parte 1

Faltaba mucho para el final del invierno, por lo que el aire era muy frío. Sin embargo, eso no fue una dificultad para él, gracias a la piel que cubría su cuerpo. Su torso estaba envuelto en una brillante piel negra, y otra capa de ropa encima de ella que hacia un excelente aislante. No temblaría de frío, aunque llevara una armadura completa de metal.

Sin embargo, ahora estaba temblando por una razón diferente.

Esa razón era la ira.